La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 4

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Oíd, hijos, la enseñanza de un padre; estad atentos para adquirir entendimiento.

 2 No abandonéis mi instrucción, porque yo os doy buena enseñanza.

 3 Pues yo también fui hijo de mi padre, tierno y singular delante de mi madre.

 4 Y él me enseñaba y me decía: "Retenga tu corazón mis palabras; guarda mis mandatos y vivirás."

 5 ¡Adquiere sabiduría! ¡Adquiere entendimiento! No te olvides ni te apartes de las palabras de mi boca. [La sabiduría no viene de leer las escrituras; la sabiduría viene del Maestro, (el Espíritu de Dios), enseñándole de las palabras de su bocaCristo le habla a aquellos que esperan en Él en humilde silencio a medida que ellos escuchan, velan, oyen, y obedecen.]

 6 No la abandones, y ella te guardará; ámala, y te preservará.

 7 ¡Sabiduría ante todo! ¡Adquiere sabiduría! Y antes que toda posesión, adquiere entendimiento.

 8 Apréciala, y ella te levantará; y cuando la hayas abrazado, te honrará.

 9 Diadema de gracia dará a tu cabeza; corona de hermosura te otorgará.

 10 Escucha, hijo mío, y recibe mis dichos, y se te multiplicarán años de vida.

 11 En el camino de la sabiduría te he instruido, y por sendas de rectitud te he hecho andar.

 12 Cuando camines, tus pasos no hallarán impedimento; y si corres, no tropezarás.

 13 Aférrate a la disciplina y no la sueltes; consérvala, porque ella es tu vida.

 14 No entres en el sendero de los impíos, ni pongas tu pie en el camino de los malos.

 15 Evítalo; no pases por él. Apártate de él; pasa de largo.

 16 Porque ellos no duermen si no han hecho mal; pierden el sueño si no han hecho caer a alguno.

 17 Pues comen pan de impiedad, y beben vino de violencia.

 18 Pero la senda de los justos es como la luz de la aurora que va en aumento hasta que es pleno día.

 19 El camino de los impíos es como la oscuridad; no saben en qué tropiezan.

 20 Hijo mío, pon atención a mis palabras; inclina tu oído a lo que yo digo. [De la Palabra del Señor en el interior: "Aquel que no busca oír mi voz tantea en la oscuridad."]

 21 No se aparten de tus ojos; guárdalos en medio de tu corazón.

 22 Porque ellos son vida a los que los hallan, y medicina para todo su cuerpo.

 23 Guarda tu corazón [en contra del pecado y del mal] con toda diligencia; porque de él emanan los manantiales de vida.

 24 Aparta de ti todo discurso falso y deshonesto, y las palabras tercas y contrarias aleja de ti.

 25 Que tus ojos miren derechamente [de acuerdo con tu fijo propósito], y diríjase tu vista a lo que está frente a ti.

 26 Considera cuidadosamente la senda de tus pies, y sé firme en todos tus caminos.

 27 No te apartes ni a la izquierda ni a la derecha; aparta tu pie del mal.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________