La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 5

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Hijo mío, pon atención a mi sabiduría, y a mi entendimiento inclina tu oído;

 2 para que guardes la sana iniciativa, y tus labios conserven el conocimiento.

 3 Los labios de la mujer extraña gotean miel, y su paladar es más suave que el aceite;

 4 pero su fin es amargo como el ajenjo, agudo como una espada de dos filos.

 5 Sus pies descienden a la muerte; sus pasos se precipitan al Seol.

 6 No considera el camino de la vida; sus sendas son inestables, y ella no se da cuenta.

 7 Ahora pues, hijos, oídme y no os apartéis de las palabras de mi boca.

 8 Aleja de ella tu camino y no te acerques a la puerta de su casa,

 9 no sea que des a otros tu honor y tus años a alguien que es cruel;

 10 no sea que los extraños se sacien con tus fuerzas, y los frutos de tu trabajo vayan a dar a la casa de un desconocido.

 11 Entonces gemirás al final de tu vida, cuando tu cuerpo y tu carne se hayan consumido.

 12 Y dirás: "¡Cómo aborrecí la disciplina, y mi corazón menospreció la reprensión!

 13 No escuché la voz de mis maestros, y a los que me enseñaban no incliné mi oído.

 14 Casi en todo mal he estado, en medio de la sociedad y de la congregación."1

 15 Bebe el agua de tu propia cisterna y de los raudales de tu propio pozo.

 16 ¿Se han de derramar afuera tus manantiales, tus corrientes de aguas por las calles?

 17 ¡Que sean para ti solo y no para los extraños contigo!

 18 Sea bendito tu manantial [de la semilla humana], y alégrate con la mujer de tu juventud,

 19 como una preciosa cierva o una graciosa gacela. Sus pechos te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.

 20 ¿Por qué, hijo mío, andarás apasionado por una mujer ajena y abrazarás el seno de una extraña?

 21 Los caminos [pensamientos, palabras y acciones] del hombre están ante los ojos de Jehovah, y él considera todas sus sendas.

 22 Sus propias maldades apresarán al impío, y será atrapado en las cuerdas de su propio pecado.

 23 Él morirá por falta de disciplina. y a causa de su gran insensatez se echará a perder.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Casi en todo mal he estado, en medio de la sociedad y de la congregación. De la Palabra del Señor en el interior, "Así como el enemigo llegó a tener control del judaísmo, también fue así con la cristiandad." Por lo tanto, la sociedad y la congregación se convierte en un grupo de transgresores, pecados, obradores de iniquidad — quienes han sido engañados por sus líderes para que crean que están en el favor de Dios; y cualquiera que sea parte de un grupo así, sigue siendo esclavo del pecado y del mal, sirviendo al pecado y al pecador principal, Satanás. Así como los judíos fueron engañados para que aceptaran el pecado en sus congregaciones, así también los cristianos han perdido de vista la completa desaprobación de Dios hacia el pecado, incluyendo: adulterio, fornicación, impureza, desenfreno, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, ira, contiendas, disensiones, partidismos, envidia, borracheras, orgías [fiestas], y cosas semejantes a éstas ...los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gal 5:19-21. Todos los que practiquen inmoralidad sexual, orgullo, odio, mentira, envidia, querer más, orgías, necedad..etc., serán excluídos de la presencia de Dios en el cielo.

Así como fue predicho en el Apocalípsis, el mundo entero adora al diablo, incluyendo a la cristiandad de hoy en día, quienes adoran a la segunda bestia que tiene dos cuernos como un cordero, (imitando a la verdadera cristiandad); y esta bestia aprueba a aquellos que todavía son esclavos del pecado, sustituyendo rituales por el poder de Dios que produce cambio hacia la pureza. Vea las notas en Apocalípsis 13 para más detalles.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo