La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 119:9,11,43

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Al hacer caso y velar por tu palabra.1 [Uno no vela por las escrituras, pero uno sí escucha y vela por la palabra del Señor dentro de su corazón para hablar y/o proveer una visión con perfectamente claro entendimiento. Leer las escrituras no lo limpia; pero cuando usted se sienta en humilde silencio y espera al Señor, escuchando y velando por su palabra, cada palabra que usted oye lo limpia un poco más porque cada palabra que Él le habla a usted le imparte la vida de Dios a medida que es implantada en su corazón.]

 11 En mi corazón he guardado tus dichos [los mandatos que me has dicho] para no pecar contra ti.

 43 En ningún momento quites de mi boca la palabra de verdad, porque en tu juicio tengo puesta mi esperanza.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Al hacer caso y velar por tu palabra. No guardamos las palabras de la Biblia, guardamos y oímos las palabras que el Señor nos habla en el interior de nuestro corazón: Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. Deut 30:14. El escuchar la palabra que Dios nos habla, y obedecer, es fe. No hay progreso espiritual a menos que usted oiga las enseñanzas del Espíritu Santo, las escuche, y después las obedezca completamente; pero las palabras que oímos y obedecemos resultan en que somos limpiados:

Esposos, amad a vuestras esposas, así como también Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, a fin de santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua con la palabra, Efe 5:25-26.

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Juan 15:3.

Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia de todo pecado. 1 Juan 1:7.

Jesús le respondió: --Si no te lavo, no tienes parte conmigo. Juan 13:8.

_______________________________________