La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 51:6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 He aquí, tú quieres la verdad en lo íntimo; hazme conocer la sabiduría en lo más interno.1 [Para recibir sabiduría, usted debe mirar hacia el interior, para esperar en Dios en humilde silencio, escuchando, velando, oyendo, y después obedeciendo. Usted le oye hablar Su palabra desde el interior de su corazón, la cual es la palabra que los apóstoles predicaron. De la Palabra del Señor en el interior: "Vuélvete hacia tu interior para descubrir los misterios." Porque lo que se conoce acerca de Dios se revela en ellos, Rom 1:19. Conocer sabiduría en lo más interno no es un conocimiento que está en la cabeza; es entendimientos y enseñanzas recibidas de Dios, lo cual, si le prestamos atención, las palabras son implantadas y escritas en su corazón, fortaleciendo el hombre interno, lo cual es la vida de Dios, Cristo en su interior; porque las palabras que Él le habla a usted son Espíritu y dan vida. Debido a que Cristo es la verdad y la sabiduría de Dios, ambas cosas están escritas en su corazón.]

Romanos 10:8,17

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Más bien, ¿qué dice? "La palabra está cerca de tí, en tu boca y en tu corazón [para que la puedas oír y obedecer];" esta es la palabra de fe que predicamos:1 [Esto hace referencia a Deut 30:14, que dice: Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la obedezcas. Los apóstoles predicaron que Cristo habla palabras desde el interior de su corazón, para ser oídas, creídas, y después obedecidas en fe; por eso es llamada la palabra de fe. Los apóstoles predicaron las palabras que ellos oyeron habladas en sus corazones, y predicaron que la fe viene por el oír la palabra en su corazón, Rom 10:17. Aquel que va a Él comes para escuchar la palabras que Él habla (desde el interior de su corazón), y después las obedece, edifica su fe sobre la roca sólida. Lucas 6:47. Usted viene a Él al sentarse en humilde silencio, esperando en Él, a medida que usted oye las palabras que Él habla y vela esperando sus revelaciones.]

 17 Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios.5 [La fe viene por la revelación: Cristo, la palabra en su corazón, hablándole desde el interior de su corazón; Rom 10:8. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63. La fe es una serie de revelaciones. No asuma que una revelación de parte de Dios es la evidencia de que usted es salvo; más bien es el llamado de él para que usted lo busque con todo su corazón y su alma, como la primera prioridad de su vida. El cristianismo enseña incorrectamente que la fe viene por la creencia en el mensaje de la Biblia; si es así, entonces ¿cómo tuvieron fe Enoch, Noé, Job, Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, etc., cuando las escrituras todavía no se habían escrito? De la Palabra del Señor en el interior: "Una vez más, mi palabra está en tu corazón y tu boca, la cual está allí para obedecer. La fe es oír la Palabra de Dios y obedecer. Sólo aquellos que quieren ser limpios pueden oír. Sólo me alcanzan aquellos que tienen un corazón penitente. El Espíritu da la vida con cada palabra que es oída. Escucha y vive."]

Romanos 1:19,2:29

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 Porque lo que se conoce acerca de Dios se revela en ellos, pues Dios se lo manifestó.3 [Revelaciones vienen, no de leer acerca de Dios, no por escuchar a alguien hablar acerca de Dios, porque Dios es conocido por medio de la revelación en su corazón, donde usted lo oye y lo ve a él enseñándole acerca del pecado, la justicia, y acerca de sí mismo.

De la Palabra del Señor en el interior: "Vuélvete hacia tu interior para descubrir los misterios."

Jorge Fox escribió: "El reino de los cielos está en ustedes, el Padre está en todos ustedes, y Cristo está en ustedes; allí, en su corazón, es donde los encontrará a todos ellos. Veánlo allí escudriñando sus corazones, y encuéntrenlo allí probando nuestras mentes y corazones; inclinen sus oídos, y denle oído a él allí, quien dará a cada uno conforme a sus palabras y sus obras, sean buenas o malas."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 29 sino más bien, es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, por el espíritu5 y no por la letra. La alabanza del tal no proviene de los hombres, sino de Dios. [El Espíritu circuncida su corazón, cortando los pecados a medida que usted espera a Dios para recibir su gracia que tanto culpa de pecado como después quita el pecado, purificando a un pueblo peculiar, ferviente para buenas obras. Leer acerca del pecado en la Biblia no quita el deseo de pecar de su corazón; sólo el Espíritu hace eso.]

Hechos 15:9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 y no hizo ninguna diferencia entre nosotros y ellos, ya que purificó por la fe sus corazones.2 [Poco a poco cada palabra hablada de Él que usted oye está implantada en su corazón y le imparte la vida de Dios haciéndolo un poco más puro.]

Santiago 4:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones,2 vosotros de doble ánimo. [Santiago le dice a aquellos que están en las iglesias, quienes todavía están pecando, que purifiquen sus corazones al acercarse a Dios; lo cual ocurre al persistente y pacientemente esperarle a Él, escuchando y obedeciendo lo que usted oye al Señor mandarle.]

1 Juan 3:3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro.2 [¿Cuál esperanza? La esperanza de ver a Jesús venir a su corazón, es la esperanza que lo salva y lo purifica. Usted debe tener la esperanza de que el poder de Dios será liberado en usted para que pueda ser purificado. Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoralidad sexual ni impuro ni codiciosa, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Efe 5:5. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mat 5:8. — Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.]

Tito 2:14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado] y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente para buenas obras.1 [Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne  (la naturaleza pecaminosa) con sus pasiones y deseos  (concupiscencias y afectos). Gal 5:24. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27. De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.