La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 140

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 (Al músico principal. Salmo de David) Líbrame, oh Jehovah, del hombre malo; guárdame del hombre violento.

 2 Ellos maquinan males en su corazón, y cada día entablan contiendas.

 3 Agudizan sus lenguas como una serpiente; veneno de víbora hay debajo de sus labios. (Selah)

 4 Guárdame, oh Jehovah, de manos del impío; protégeme del hombre violento, quienes han planeado trastornar mis pasos.

 5 Los arrogantes me han escondido trampa y cuerdas; han tendido red junto a la senda y me han puesto lazos. (Selah)1

 6 Dije a Jehovah: "¡Tú eres mi Dios!" Escucha, oh Jehovah, la voz de mis ruegos.

 7 Oh Jehovah, oh Señor, fortaleza de mi salvación, tú cubres mi cabeza en el día de la batalla.

 8 Oh Jehovah, no concedas al impío sus deseos; ni saques adelante sus planes, no sea que se enorgullezca. (Selah)

 9 En cuanto a los que me rodean, la maldad de sus propios labios cubrirá sus cabezas.

 10 Sobre ellos caerán brasas ardientes. Dios les hará caer en el fuego, en profundos hoyos de donde no podrán salir.

 11 El hombre suelto de lengua no será firme en la tierra; al hombre violento el mal le perseguirá a empujones.

 12 Yo sé que Jehovah amparará la causa del pobre y el derecho de los necesitados.

 13 Ciertamente los justos darán gracias a tu nombre; los rectos morarán en tu presencia.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Los hombres malignos y violentos que rodean continuamente a David haciendo guerra en contra de él, con lazos y trampas, con insultos y planes malignos, son demonios, a quienes Dios les permite que humillen a los hombres para hacer que dejen su egoísmo, para que teman a Dios, y para que odien el mal que los lleva al sufrimiento. David está perdiendo la paciencia y deseando que le ocurra algún mal a sus perseguidores; para liberarse de ellos, él tendrá que resignarse al castigo de la mano de Dios, y perder el resentimiento en contra de sus perseguidores.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo