La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 25

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 (Salmo de David) A ti, oh Jehovah, levantaré mi alma.

 2 ¡Dios mío, en ti confío! No sea yo avergonzado. No triunfen sobre mí mis enemigos.1

 3 Ciertamente ninguno de los que confían en ti será avergonzado. Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

 4 Muéstrame, oh Jehovah, tus caminos; enséñame tus sendas.

 5 Encamíname en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación. En ti he esperado todo el día.

 6 Acuérdate, oh Jehovah, de tu compasión y de tu misericordia, que son perpetuas.

 7 No te acuerdes de los pecados de mi juventud ni de mis rebeliones. Conforme a tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh Jehovah.

 8 Bueno y recto es Jehovah; por eso él enseñará a los pecadores el camino.

 9 Dirige a los mansos en lo que es justo y enseñará a los humildes su camino. 2

 10 Todas las sendas de Jehovah son misericordia y verdad para con los que guardan su pacto y sus testimonios.

 11 Por amor de tu nombre, oh Jehovah, perdona también mi iniquidad, porque es grande.

 12 ¿Qué hombre es el que teme a Jehovah? Él le enseñará el camino que ha de escoger.

 13 Su alma reposará en bienestar, y sus descendientes heredarán la tierra.

 14 El secreto de Jehovah es para los que le temen; a ellos hará conocer su pacto.

 15 Mis ojos están siempre puestos en Jehovah, porque él sacará mis pies de la red.

 16 Mírame y ten misericordia de mí, porque estoy solitario y afligido.

 17 Las angustias de mi corazón se han aumentado; sácame de mis congojas.

 18 Mira mi aflicción y mis afanes; perdona todos mis pecados.

 19 Mira cómo se han multiplicado mis enemigos, y con odio violento me aborrecen.3

 20 Guarda mi alma y líbrame; no sea yo avergonzado, porque en ti me he refugiado.

 21 La integridad y la rectitud me guarden, porque en ti he esperado.

 22 Redime, oh Dios, a Israel de todas sus angustias.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 No triunfen sobre mí mis enemigos. Nuestros enemigos son nuestros deseos, avaricia, ira, inmoralidad, odio, borracheras, fiestas, placeres, afectos, etc. También tenemos enemigos sobrenaturales, ángeles caídos, enviados a sacar nuestros deseos a la superficie, y enviados para afligirnos con tribulaciones.

2 Bueno y recto es Jehovah; por eso él enseñará a los pecadores el camino. Dirige a los mansos en lo que es justo y enseñará a los humildes su camino. Jesús quiere enseñarle él mismo y le enseñará si usted es humilde. La gracia (Jesús) le enseñará a renunciar a la impiedad y las pasiones mundanas, y a vivir sobria, justa, y piadosamente, en este siglo; Tit 2:12.. Como David dijo también: He comprendido más que todos mis instructores, porque tus testimonios son mi meditación. He entendido más que los ancianos, porque he guardado tus ordenanzas. De todo mal camino contuve mis pies, para guardar tu palabra. No me aparté de tus juicios, porque tú me has enseñado. ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras, más que la miel en mi boca! Sal 119:99-103. El Espíritu Santo os enseñará todas las cosas. Juan 14:26, 1 Juan 2:20,27.

3 David es aflijido con dolor por sus enemigos que son muchos y lo odian con odio cruel. David era rey. David podría haber matado, o encarcelado, o exiliado a cualquier hombre. Él no está hablando de los hombres. Él está hablando de muchos seres espirituales que lo odian y le infligen dolor — demonios, que son usados por Dios para discliplinar y castigar a cualquiera que reciba como hijo, Heb 12:6.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo