La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 35

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 (Salmo de David) Contiende, oh Jehovah, con los que contienden contra mí; combate a los que me combaten.

 2 Echa mano de escudo y defensa; levántate en mi ayuda.

 3 Saca lanza y jabalina al encuentro de mis perseguidores. Di a mi alma: "Yo soy tu salvación."

 4 Sean avergonzados y afrentados los que buscan mi vida; vuelvan atrás y sean humillados los que planean hacerme daño.

 5 Sean como el tamo ante el viento, y acóselos el ángel de Jehovah.

 6 Sea su camino tenebroso y resbaladizo, y persígalos el ángel de Jehovah.

 7 Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; sin causa pusieron trampa para mi vida.

 8 Alcáncele la destrucción que no imagina, y préndale la red que él mismo escondió. Caiga él en aquella destrucción.

 9 Entonces mi alma se gozará en Jehovah, y se alegrará en su salvación.

 10 Todos mis huesos dirán: "Oh Jehovah, ¿quién hay como tú? Libras al pobre del más fuerte que él; al pobre y necesitado, del que lo despoja."

 11 Se han levantado testigos falsos, y me interrogan de lo que no sé.

 12 Me han pagado mal por bien. ¡Desolación para mi alma!

 13 Sin embargo, cuando se enfermaron, yo me vestí de aflicción. Me afligí a mí mismo con ayuno, y mi oración se volvía a mi seno.

 14 Como por mi compañero, como por mi hermano actuaba; como el que hace luto por una madre, enlutado me humillaba.

 15 Pero cuando yo tropecé, ellos se alegraron y se reunieron. Se reunieron contra mí los calumniadores, sin que yo lo supiera. Me despedazaban y no cesaban.

 16 Con impiedad se dedicaron al escarnio; crujieron sus dientes contra mí.

 17 Oh Señor, ¿hasta cuándo consentirás esto? Rescata de sus destrucciones mi alma; libra mi única vida de los leones.1

 18 Te confesaré en la gran congregación; te alabaré en medio de un pueblo numeroso.

 19 No se alegren de mí los que sin razón son mis enemigos, ni guiñen el ojo los que me aborrecen sin causa.

 20 Porque no hablan paz, y contra los mansos de la tierra traman engaños.

 21 Ensanchan contra mí sus bocas, diciendo: "¡Ajá, ajá, nuestros ojos lo han visto!"

 22 Tú lo has visto. Oh Jehovah, no calles; oh Señor, no te alejes de mí.

 23 Despierta y levántate para hacer justicia a mi causa, Dios mío y Señor mío.

 24 Oh Jehovah, Dios mío, hazme justicia conforme a tu rectitud. Que no se alegren de mí,

 25 ni digan en su corazón: "¡Ajá, esto es lo que queríamos!" Ni digan: "¡Lo hemos devorado!"

 26 Sean avergonzados y humillados a una los que se alegran de mi mal. Vístanse de vergüenza y confusión los que se engrandecen contra mí.

 27 Canten y alégrense los que están a favor de mi justa causa, y digan siempre: "¡Sea ensalzado Jehovah, que se complace en el bienestar de su siervo!"

 28 Mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza, todo el día.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 cuando yo tropecé, ellos se alegraron y se reunieron. Se reunieron contra mí los calumniadores, sin que yo lo supiera. Me despedazaban y no cesaban. Con impiedad se dedicaron al escarnio; crujieron sus dientes contra mí. Oh Señor, ¿hasta cuándo consentirás esto? Rescata de sus destrucciones mi alma; libra mi única vida de los leones. David era rey; nadie podía estar calumniándolo o tramando quitarle la vida, a menos que no fueran hombres de esta tierra; sino que más bien sus enemigos eran enemigos sobrenaturales — demonios que lo afligían; demonios a quienes Dios usa para disciplinar y castigar a todos aquellos que él acepta como hijos, Heb 12:6.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo