La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 38

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 (Salmo de David. Para conmemorar) Oh Jehovah, no me reprendas en tu furor, ni me castigues en tu ira.

 2 Porque tus flechas han penetrado en mí, y sobre mí ha descendido tu mano.1

 3 No hay parte sana en mi cuerpo a causa de tu ira; no hay paz en mis huesos a causa de mi pecado.

 4 Porque mis iniquidades han sobrepasado mi cabeza; como carga pesada me agobian.

 5 Hieden y supuran mis heridas a causa de mi locura.

 6 Estoy encorvado y abatido en gran manera; ando enlutado todo el día.

 7 Porque mis lomos están llenos de ardor, y no hay parte sana en mi cuerpo.2

 8 Estoy debilitado y totalmente molido; gimo a causa de la conmoción de mi corazón.

 9 Oh Señor, delante de ti están todos mis deseos, y mi gemido no te es oculto.

 10 Mi corazón palpita fuertemente, y mi vigor me ha abandonado. Aun la luz de mis ojos ya no está conmigo.

 11 Mis amigos y compañeros se han apartado de mi plaga; mis parientes se han mantenido alejados.

 12 Los que buscaban mi vida armaron trampas, y los que procuraban mi mal profirieron amenazas. Maquinaban fraudes todo el día.3

 13 Pero yo, como si fuera sordo, no escuchaba, y era como un mudo que no abre la boca.

 14 Actué como un hombre que no oye, y en cuya boca no hay amonestación.

 15 Pues en ti, oh Jehovah, he esperado; tú responderás, oh Jehovah, Dios mío.

 16 Porque dije: "No sea que se alegren de mí, y cuando resbale mi pie, se enaltezcan sobre mí."4

 17 Porque yo estoy a punto de caer, y mi dolor está delante de mí continuamente.

 18 Por eso confesaré mi iniquidad; me acongojaré por mi pecado.

 19 Porque mis enemigos están vivos y fuertes; se han aumentado los que me aborrecen sin motivo.5

 20 Los que pagan mal por bien me son hostiles, por seguir yo lo bueno.

 21 No me desampares, oh Jehovah. Dios mío, no te alejes de mí;

 22 apresúrate a socorrerme, oh Señor, salvación mía.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 tus flechas han penetrado en mí, y sobre mí ha descendido tu mano. Este salmo, junto con otros, muestra las aflicciones sobrenaturales que él ha recibido de los demonios por órdenes del Señor. David describe su dolor, sus heridas, su dolor, sus enemigos; ellos constantemente le ponen trampas, le mienten constantemente, y celebran sus errores, mofándose de él. Puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con la misma actitud. Porque el que ha padecido en la carne ha roto con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2. Amados, no os sorprendáis por el fuego que arde entre vosotros para poneros a prueba, como si os aconteciera cosa extraña. 1 Ped 4:12.

2 mis lomos están llenos de ardor. Esto se refiere al sufrimiento sobrenatural que el Señor permite que sea infligido sobre nosotros a medida que lo buscamos. Este estruendo doloroso y continuo en nuestras partes privadas es la tribulación. El Señor, hablándole a los que él afligió, dice: Preguntad, pues, y mirad: ¿Acaso un varón da a luz? ¿Por qué he visto a todo hombre con las manos sobre las caderas como una mujer que da a luz, y todas las caras se han vuelto pálidas? Jer 30:6. Y David se refiere a esto otra vez: Nos metiste en la red, y pusiste apretura sobre nuestros lomos. Sal 66:11. E Isaías: Por tanto, mis lomos [de Isaías] se han estremecido de dolor; convulsiones se han apoderado de mí, como las convulsiones de una mujer que da a luz. Estoy tan entristecido que no lo puedo oír, y tan espantado que no lo puedo ver. Isa 21:3. Y Lamentaciones lo menciona: Hizo penetrar en mis entrañas las flechas de su aljaba. Lam 3:13.

3 Los que buscaban mi vida armaron trampas, y los que procuraban mi mal profirieron amenazas. Maquinaban fraudes todo el día. Los demonios están poniéndole trampas, mintiéndole contínuamente, y celebrando sus fallas, mofándose de él.

4 Cuando resbale mi pie, se enaltezcan sobre mí. Los demonios son capaces de leer sus pensamientos. Con cada pensamiento incorrecto que usted tiene, ellos le dejan saber por medio de sansaciones corporales de ruidos en la habitación que han oído su error. Ellos se regocijan con sus fallas.

5 Porque mis enemigos están vivos y fuertes; se han aumentado los que me aborrecen sin motivo. Los demonios están allí noche y día. Ellos lo siguen a todos lados. Nunca se les escapa ningún pensamiento. Se le aparecen a muchos. Mientras más errores usted cometa, más se aparecen. Pero son restringidos por el Señor, quien nunca les permite que le produzcan dolor insoportable o alguna cosa muy terrible. El Señor los mantiene bajo su control: He aquí, yo he creado al herrero que sopla los carbones en el fuego y que saca una herramienta para su trabajo; también yo he creado al destructor para destruir. Isa 54:16

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo