La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 40

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 (Al músico principal. Salmo de David) Pacientemente esperé a Jehovah, y él se inclinó a mí y oyó mi clamor.

 2 Y me hizo subir del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso. Puso mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos.

 3 Puso en mi boca un cántico nuevo, una alabanza a nuestro Dios. Muchos verán esto y temerán, y confiarán en Jehovah.

 4 Bienaventurado el hombre que pone su confianza en Jehovah, y no vuelve la mirada a los soberbios, ni a los que se enredan con la falsedad.

 5 Oh Jehovah, Dios mío, tú has multiplicado tus maravillas y tus pensamientos para con nosotros. No hay nadie comparable a ti. Si intentara referirme y hablar de ellos, serían demasiados como para ser contados.

 6 El sacrificio y la ofrenda no te agradan; tú has abierto mis oídos. Holocaustos y sacrificios por el pecado no has pedido.

 7 Entonces dije: "He aquí, yo vengo. En el rollo de pergamino está escrito acerca de mí:

 8 'El hacer tu voluntad, oh Dios mío, me ha agradado; y tu ley está en medio de mi corazón.1'"

 9 He anunciado justicia en la gran congregación; he aquí, no he detenido mis labios. Oh Jehovah, tú lo sabes.

 10 No he encubierto tu justicia dentro de mi corazón; he proclamado tu fidelidad y tu salvación. No he ocultado tu misericordia ni tu verdad en la gran congregación.

 11 Tú, oh Jehovah, no detengas de mí tu compasión; que tu misericordia y tu verdad me guarden siempre.

 12 Porque me han rodeado males incontables; me han alcanzado mis iniquidades, y no puedo levantar la vista. Son más numerosos que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me ha fallado.

 13 ¡Ten a bien, oh Jehovah, librarme! ¡Oh Jehovah, apresúrate a socorrerme!

 14 Sean avergonzados y humillados a una los que buscan mi vida para cortarla.

 15 Vuelvan atrás y sean confundidos los que desean mi mal. Sean desolados a causa de su vergŁenza los que dicen: "¡Ajá, ajá!"

 16 Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan. Digan siempre los que aman tu salvación: "¡Jehovah sea engrandecido!"

 17 Aunque yo sea pobre y necesitado, Jehovah pensará en mí. Tú eres mi ayuda y mi libertador; ¡Oh Dios mío, no te tardes!


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Tu ley está en medio de mi corazón. Los mandamientos de Dios, que nosotros oímos cuando estamos escuchando, si creemos en ellos, están escritos en nuestro corazón. Ellos nos guían en nuestros pensamientos, palabras, y acciones. A menos que él haya escrito toda su ley en nuestros corazones, no hemos recibido la salvación. Esto es recibir un corazón nuevo, un corazón circuncidado, un corazón purificado. Como Dios dijo: "Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo." Jer 31:33.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo