La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 7

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 (Sigayón de David, que cantó a Jehovah con respecto a las palabras de Cus el benjaminita) Oh Jehovah, Dios mío, en ti me he refugiado. Sálvame de todos los que me persiguen y líbrame.

 2 No sea que arrebaten mi alma como el león que despedaza, sin que haya quien libre.

 3 Oh Jehovah, Dios mío, si yo he hecho esto, si hay en mis manos iniquidad,

 4 si recompensé mal al que estaba en paz conmigo, si despojé sin razón a mi adversario,

 5 entonces persiga el enemigo a mi alma, y que la alcance; pise en tierra mi vida, y mi honor eche por tierra. (Selah)

 6 ¡Levántate, oh Jehovah, con tu furor! Álzate contra la ira de mis angustiadores,1 y despierta el juicio que has ordenado para mí.

 7 Entonces te rodeará la congregación de los pueblos, y hacia ella vuélvete en lo alto.

 8 Jehovah juzgará a los pueblos; júzgame, oh Jehovah, de acuerdo con mi justicia y mi integridad.

 9 Acábese ya la maldad de los impíos, y establece al justo; pues el Dios justo pone a prueba los corazones y las conciencias.

 10 Mi escudo está en Dios, quien salva a los de recto corazón.

 11 Dios es el que juzga al justo; es un Dios que emite sentencia cada día.

 12 Si el impío no se arrepiente, afilará su espada; ha dispuesto su arco y lo ha preparado.

 13 También ha alistado para sí armas de muerte y ha hecho incendiarias sus flechas.

 14 He aquí que gesta maldad, concibe afanes y da a luz mentira.

 15 Cava un pozo y lo ahonda; pero en la fosa que hace caerá.

 16 Su afán se volverá contra su propia cabeza; y la violencia que ha practicado recaerá sobre su coronilla.

 17 Pero yo alabaré a Jehovah por su justicia, y cantaré al nombre de Jehovah el Altísimo.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 sálvame y líbrame de aquellos que me persiguen, levántante en ira en contra de mis enemigos. David era rey; él no fue perseguido por los hombres, a quienes él puede desterra o matar en un instante. Él estaba siendo perseguido por los demonios, lo cual el Señor permite para castigar y azotar a cualquier hijo que él acepte.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo