La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 86

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 (Oración de David) Inclina, oh Jehovah, tu oído y escúchame; porque soy pobre y necesitado.

 2 Guarda mi alma, porque soy piadoso; salva tú, oh Dios mío, a tu siervo que en ti confía.

 3 Ten misericordia de mí, oh Jehovah, porque a ti clamo todo el día.

 4 Alegra el alma de tu siervo, porque a ti, oh Señor, levanto mi alma,

 5 porque tú, oh Señor, eres bueno y perdonador, grande en misericordia para con los que te invocan.

 6 Escucha, oh Jehovah, mi oración; atiende a la voz de mis súplicas.

 7 En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes.

 8 Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, ni hay nada que iguale tus obras.

 9 Vendrán todas las naciones que hiciste y adorarán, oh Señor, delante de ti. Glorificarán tu nombre,

 10 porque tú eres grande y hacedor de maravillas. ¡Sólo tú eres Dios!

 11 Enséñame, oh Jehovah, tu camino, y yo caminaré en tu verdad. Concentra mi corazón para que tema tu nombre.

 12 Te alabaré, oh Jehovah, Dios mío, con todo mi corazón; glorificaré tu nombre para siempre.

 13 Porque tu misericordia es grande para conmigo; tú has librado mi alma de las profundidades del Seol.

 14 Oh Dios, los arrogantes se han levantado contra mí, y una congregación de violentos busca mi vida, y a ti no te toman en cuenta.1

 15 Pero tú, oh Señor, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad,

 16 mírame y ten misericordia de mí. Da tú fuerzas a tu siervo; guarda al hijo de tu sierva.

 17 Haz conmigo señal para bien; véanla los que me aborrecen y sean avergonzados, porque tú, oh Jehovah, me ayudaste y me consolaste.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 los arrogantes se han levantado contra mí, y una congregación de violentos busca mi vida; David era rey. No había congregaciones de hombres violentos que se levantaban para quitarle la vida. David está hablando de los ángeles caídos, los demonios, que están en una dimensión paralela, a quienes Dios usa para afligir y castigar a sus escogidos. Note, él también le dice: tú has librado mi alma de las profundidades del Seol. El Señor lleva al hombre al borde del infierno y después lo trae de vuelta. En el proceso, el hombre aprende que no hay nada bueno dentro de sí mismo, que él es un animal ante su Dios: Pues yo era ignorante y no entendía; yo era como un animal delante de ti, Sal 73:22. El hombre debe llegar a saber que sólo en Dios hay esperanza para ser liberado de este yo egoísta y satánico. Este es un proceso humillante y necesario; humildad antes de la honra: Antes del quebrantamiento se enaltece el corazón del hombre, y antes de la honra está la humildad. Prov 18:12,15:33.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo