La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 97

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 ¡Jehovah reina! ¡Regocíjese la tierra! ¡Alégrense las muchas costas!

 2 Nube y oscuridad hay alrededor de él; la justicia y el derecho son el fundamento de su trono.

 3 El fuego avanza delante de él y abrasa a sus enemigos en derredor.

 4 Sus relámpagos alumbran el mundo; la tierra mira y se estremece.

 5 Delante de Jehovah los montes se derriten como cera, delante del Señor de toda la tierra.

 6 Los cielos anuncian su justicia, y todos los pueblos ven su gloria.

 7 Avergüéncense todos los que sirven a imágenes de talla, los que se glorían en los ídolos. ¡Todos los dioses póstrense ante él!

 8 Sion escuchó y se alegró; las hijas de Judá se regocijarán a causa de tus juicios, oh Jehovah.

 9 Porque tú, oh Jehovah, eres supremo sobre toda la tierra; eres muy enaltecido sobre todos los dioses.

 10 Los que amáis a Jehovah, aborreced el mal. Él guarda la vida de sus fieles; los libra de manos de los impíos.

 11 La luz está sembrada para el justo,1 la alegría para los rectos de corazón.

 12 Alegraos, oh justos, en Jehovah; celebrad la memoria de su santidad.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 La luz es sembrada para el justo y esparcida en su camino. La luz es plantada en los corazones de los justos. Dios es luz. Dios es plantado en los corazones de los justos. Con la luz de Dios en el corazón, el hombre ve por medio de la luz de Dios, no la luz del sol o de la luna. La luz siempre le muestra al hombre cómo hacer lo que es noble; el hombre ve sólo lo que Dios quiere que vea, y ve lo que se necesita hacer. YO SABRÉ cuando yo esté en la Luz, caminando en la luz, cuando:

Yo pueda caminar por la luz de Dios, en vez de la luz del sol o de la luna. Entonces mi oscuridad será como el sol del mediodía. La luz será tan brillante, nunca más podré ver al mundo como lo veo ahora; el mundo que he visto y he conocido habrá pasado.  

Cuando yo sea la Luz, tendré comunión con el Padre y el Hijo; si no contínuamente, ciertamente por gran parte del tiempo.

Cuando esté en la Luz, habré recibido la luz que brila en mi corazón, y así veré a Dios, resplandeciendo en el rostro de Cristo Jesús.  Habré recibido un corazón puro, para ver a Dios. Él vendrá por segunda vez trayendo salvación a aquellos que lo han estado esperando ansiosamente. Y sabemos que cuando él sea manifestado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro.

Cuando no estoy en la Luz, debo esperar a Dios lo más que pueda, y escuchar y velar. Cuando oigo un mandamiento, debo obedecerlo para crecer. Cuando él me muestre mi debilidad en la luz, que brilla en un lugar oscuro por un momento, entonces debo lamentar esa debilidad, y hacer todo lo que esté en mi poder para evitar caer en esa debilidad en el futuro; si hago esto, obtendré su poderosa ayuda. Cuando obedezco estos momentos de luz, y la palabra que oigo, me acerco al lucero de la mañana que se levanta en mi corazón pureza, unión, y el reino.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo