La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 19

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Después de estas cosas, oí como la gran voz de una enorme multitud en el cielo, que decía: "¡Aleluya! La salvación y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios.

 2 Porque sus juicios son verdaderos y justos; pues él ha juzgado a la gran ramera que corrompió la tierra con su inmoralidad, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella."

 3 Y por segunda vez dijeron: "¡Aleluya!" Y el humo de ella subió por los siglos de los siglos.

 4 Y se postraron los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes y adoraron a Dios que estaba sentado sobre el trono, diciendo: "¡Amén! ¡Aleluya!"

 5 Entonces salió del trono una voz que decía: "¡Load a nuestro Dios, todos sus siervos y los que le teméis, tanto pequeños como grandes!"

 6 Oí como la voz de una gran multitud, como el ruido de muchas aguas y como el sonido de fuertes truenos, diciendo: "¡Aleluya! Porque reina el Señor nuestro Dios Todopoderoso.

 7 Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su novia se ha preparado.

 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, resplandeciente y limpio." Porque el lino fino es los justicia [rectitud] de los santos.

 9 El ángel me dijo: "Escribe: Bienaventurados los que han sido llamados a la cena de las bodas del Cordero." Me dijo además: "Éstas son palabras verdaderas de Dios."

 10 Yo me postré ante sus pies para adorarle, pero él me dijo: "¡Mira, no lo hagas! Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que tienen el testimonio de Jesús. ¡Adora a Dios! Pues el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía."

 11 Vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero. Y con justicia él juzga y hace guerra.

 12 Sus ojos son como llama de fuego. En su cabeza tiene muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino él mismo.

 13 Está vestido de una vestidura teñida en sangre, y su nombre es llamado LA PALABRA DE DIOS.1 [Haga clic para ver las 105 escrituras que afirman que la Palabra de Dios "vino, diciendo".]

 14 Los ejércitos en el cielo le seguían en caballos blancos, vestidos de lino fino, blanco y limpio.

 15 De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y él las guiará con cetro de hierro. Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.

 16 En su vestidura y sobre su muslo, tiene escrito el nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

 17 Vi a un ángel que estaba de pie en el sol, y él gritó con gran voz a todas las aves que volaban en medio del cielo, diciendo: "¡Venid! ¡Congregaos para el gran banquete de Dios!

 18 Para que comáis la carne de reyes, de comandantes, y de los poderosos; y la carne de caballos y de sus jinetes; y la carne de todos, tanto de libres como de esclavos, tanto de pequeños como de grandes."2

 19 Y vi a la bestia y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, congregados para hacer la guerra contra el que estaba montado sobre el caballo y contra su ejército.3 [Esto ocurrió a principios de la Iglesia de los Apóstoles y poco después; ver las diez persecuciones. Durante el tiempo de los primeros cuáqueros, cada secta protestante y los católicos romanos todos en conjunto y masivamente persiguieron a los cuáqueros. Hoy en día, los ejércitos de miles de millones de cristianos, liderados por los falsos profetas y liderados por el Diablo, están listos para perseguir nuevamente a los santos de Jesús,  donde quieran que ellos aparezcan en Su Espíritu, denunciando al cristianismo como la ramera de Babilonia.]

 20 Y la bestia fue tomada prisionera, junto con el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con que había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y adoraban a su imagen. Ambos fueron lanzados vivos al lago de fuego ardiendo con azufre.

 21 Los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que estaba sentado sobre el caballo, y todas las aves se hartaron de la carne de ellos.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 El nombre de Jesucristo es la Palabra de Dios. Es una blasfemia tan grande llamar a l aBiblia "la palabra de Dios." Es un insulto para aquel a quien testifica. Es más que ignorancia. Es un engaño deliberado para mantener sus ojos en la Biblia, y sus oídos cerrados a la voz del Señor de los cielos. Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones. Hebreos 4:7.

Permítame ilustrar el problema con sólo tres de los muchos versículos que serán completamente mal aplicados, si usted piensa que la Palabra es la Biblia:
Jesús dijo: Más bien, bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios y la guardan. Luc 11:28
Jesús dijo: Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la hacen. Luc 8:21
Pablo escribió: a fin de santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua con la palabra. Efe 5:26-27.
Si usted piensa que esto significa oír a alguien leer la Biblia, usted se está perdiendo la posibilidad de buscar oír a Dios por sí mismo.
Usted habrá perdido la bendición. Usted habrá perdido la salvación. Usted debe
buscar, escuchar, y obedecer para recibir alguna bendición de Dios.
Pablo no está hablando acerca de que Cristo santifica a su iglesia con la Biblia, a fin de santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua con la palabra.

Usted debe ir a él, escuchar, oír y obedecer de manera continua, para ser limpiado o poder ser sanctificado.

Mirad que no rechacéis al que habla.
Porque si no escaparon aquellos que en la tierra rechazaron al que advertía,
mucho menos escaparemos nosotros si nos apartamos del que advierte desde los cielos. Hebreos 12:25


Para leer más acerca de escuchar la verdadera Palabra de Dios, Jesucristo — no la Biblia, lea Jesús quiere enseñarle él mismo.

2 El Señor ha dicho que si él ha destruído al pueblo de Jerusalén, que es llamado por su nombre, ¿pensamos nosotros que quedaremos impunes? Jer 25:29. Por medio de Jeremías, Él nos ha dicho que caminar tras la imaginación de nuestro corazón es peor que inclinarse y adorar ídolos de piedra o de madera. Jer 16:12.

Anda, oh pueblo mío, entra en tus habitaciones; cierra tras de ti tus puertas. Escóndete por un breve momento hasta que pase la ira. Porque he aquí que Jehovah sale de su lugar, para castigar la maldad de los habitantes de la tierra contra él. Isa 26:20-21. Más profecía del Señor que finalmente habla acerca de la iniquidad de la tierra, para destruir a todos los que no oyen su voz y le obedecen, después que todo hombre oye la voz del Señor y le da la espalda al Señor. Esto es como cuando los primogénitos en Egipto fueron destruídos; aquellos que comieron la cena de la Pascua y que habían marcado sus puertas con la sangre del cordero, fueron perdonados. El equivalente espiritual es que todos aquellos que son del primer nacimiento serán destruídos; aquellos que realmente han muerto a la carne, al crucificar su vida egoísta y carnal, serán perdonados; teniendo sus conciencias rociadas con la sangre de Jesús para ser purificados de las obras muertas, viviendo sólo en obediencia para servir al Dios viviente.

Antes que esto suceda, como dijo Jeremías en Jer 25:31, "él tiene juicio contra las naciones." Y el Señor razones de manera anónima con toda carne que abandonar sus malos caminos.

Los primeros cuáqueros escribieron que esto era una experiencia personal.

3 vi a la bestia y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, congregados para hacer la guerra contra el que estaba montado sobre el caballo [el Cordero] y contra su ejército. La bestia y el rey de la tierra no hacen guerra en contra de Cristo; él ha ascendido hacia los cielos, mucho más arriba que todos los principados y potestades. Pero ellos hacen guerra con el Cordero, quien está en sus santos, y gobierna en ellos; ellos hacen guerra con el Cordero al pelear contra ellos en sus santos. Pero el Cordero los venció; el poder del Cordero reina en sus santos, y cuando el Cordero destruya la religión impía y bestial de la tierra, vencerá a la bestia, los reyes, y sus ejércitos — sus santos tienen la victoria.

Esto ocurrió a principios de la Iglesia de los Apóstoles y poco después; ver las diez persecuciones. Durante el tiempo de los primeros cuáqueros, cada secta protestante, (incluyendo la episcopal, la presbiteriana, bautista, congrecionalista, puritana, etc.) y los católicos romanos. Todos en conjunto y masivamente persiguieron a los cuáqueros; las sectas cristianas fueron los ejércitos del diablo y los reyes de la tierra fueron las autoridades de las iglesias y los estados quienes juntos persiguieron a los cuáqueros, matando a miles en las prisiones, encarcelando a miles de miles, quitándole la propiedad a decenas de miles y enviando a doscientos de los cuáqueros a la esclavitud. Los puritanos incluso colgaron a tres hombres cuáqueros y a una mujer cuáquera en Boston, llamándolos brujos blasfemos. Aseí como Jesús fue muerto por la gente religiosa, Jesús les dijo a sus verdaderos discípulos que ellos también serian muertos por la gente religiosa:

Y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2.

Hoy en día, los ejércitos de miles de millones de cristianos, liderados por los falsos profetas y liderados por el Diablo, están listos para perseguir nuevamente a los santos de Jesús,  donde quieran que ellos aparezcan en Su Espíritu, denunciando al cristianismo como la ramera de Babilonia.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo