La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 22

Capítulo Anterior

 1 Después me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que fluye del trono de Dios y del Cordero.

 2 En medio de la avenida de la ciudad, y a uno y otro lado del río, está el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto. Las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones.

 3 Ya no habrá más maldición. Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le rendirán culto.

 4 Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.

 5 No habrá más noche, ni tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos.

 6 Me dijo además: "Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que tienen que suceder pronto.

 7 ¡He aquí vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro."

 8 Yo, Juan, soy el que he oído y visto estas cosas. Cuando las oí y las vi, me postré para adorar ante los pies del ángel que me las mostraba.

 9 Y él me dijo: "¡Mira, no lo hagas! Pues yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. ¡Adora a Dios!"

 10 Y me dijo: "No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.

 11 El que es injusto, haga injusticia todavía. El que es impuro, sea impuro todavía. El que es justo, haga justicia todavía, y el que es santo, santifíquese todavía.

 12 He aquí vengo pronto, y mi recompensa conmigo, para pagar a cada uno según sean sus obras.

 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin."

 14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras, para que tengan derecho al árbol de la vida y para que entren en la ciudad por las puertas.

 15 Pero afuera quedarán los perros, los hechiceros,1 los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.

 16 "Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana."2 [De la Palabra del Señor en el interior: "La luz viene de la fe en la voz. Mi palabra está en tu corazón y en tu boca. Escucha bien mis palabras; pon atención a ellas. Y a aquellos que obedecen, él aparecerá como una estrella magnífica en su corazón. El surgimiento de la luz será inconfundible."]

 17 El Espíritu y la esposa dicen: "¡Ven!" El que oye diga: "¡Ven!" El que tiene sed, venga. El que quiere, tome del agua de vida gratuitamente.

 18 Yo advierto a todo el que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, Dios le añadirá las plagas que están escritas en este libro;

 19 y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la santa ciudad, de los cuales se ha escrito en este libro.

 20 El que da testimonio de estas cosas dice: "¡Sí, vengo pronto!" ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!

 21 La gracia de nuestro Señor Jesús sea con todos.


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Pero afuera quedarán los perros, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira. Los perros y hechiceros son los líderes de la cristiandad y los sacerdotes de las religiones del mundo.

En el Antiguo Testamento, los perros lamerán la sangre de los hombres muertos. Los perros eran predicadores que se alimentaban a sí mismos, pero eran insaciables. Son perros ciegos, mudos, ignorantes, centinelas (predicadores) que no pueden dar una advertencia, que están echados, durmiendo. En el Nuevo Testamento Pablo se refirió a los perros judaizantes que predicaban de la circuncisión, cuya confianza estaba en las obras de la carne. Los perros eran aquellos que predicaban la forma externa y la observanza de la religión, tratando de conservar y justificar al hombre de pecado que continúa su naturaleza egoísta, pecadora, y carnal. De modo que hoy, los perros son los predicadores y maestros del cristianismo. Ellos también pueden ser los partidarios de Hare Krishna, o el hinduismo, o el budismo. Si usted les habla de su santo entendimiento, es una pérdida de tiempo, porque todo lo que ellos quieren hacer es convertirlo a usted a su manera de pensar. De modo que quédese en paz. No trate de educar a los sabios o corregir a aquellos que piensan que pueden ver pero no pueden: No deis lo santo (lo sagrado) a los perros, Mat 7:6. De la Palabra del Señor en el interior: "Los líderes de la cristiandad son perros; que profesan saberlo todo, pero no saben nada."

Como hechiceros, ellos practican la brujería con rituales y ceremonias (oraciones especiales, cambiar el pan y el jugo de uva en el cuerpo y la sangre de Jesús, el bautismo de los niños pequeños, la supuesta comunicación con Dios al comer el pan y beber el jugo de uva), que supuestamente hacen al hombre aceptable ante Dios; pero todo lo cual deja a sus seguidores como esclavos del pecado, sirviendo así a Satanás, no a Dios, e inaceptables ante Dios. Penington escribe de estas hechicerías en Babilonia la Grande:

Hechicerías, brujerías, adivinaciones, y encantos, (no me refiero a las hechicerías o brujerías externas; ellas no son sino las sombras o figuras del misterio interior de engaño de este espíritu negro y oscuro, que aparece como un ángel de luz, para poder hechizar y engañar). "Y no se arrepintieron de sus hechicerías." Apoc 9:21. Esta iglesia falsa, esta mujer adúltera, tiene una copa de oro, y su vino está mezclado; y con esta copa ella hechiza al ojo, con su vino ella inflama el corazón, e intoxica el cerebro. Ella inventa caminos y adoraciones que son como los verdaderos, o imita los caminos verdaderos y las apariencias de la vida; y cuando el hombre pobre y sencillo busca a Dios, por toques verdaderos de su vida, antes que él llegue a conocer el espíritu de la vida, antes que él pueda llegar a estar desposado con el Cordero, ella llega con su copa de oro, y con su vino tentador, y hechiza al pobre corazón en su interior, y así lo lleva a alejarse para irse hacia su cama pintada. ¿Disfrutaría usted a Dios? dice ella. ¿Lo adoraría correctamente? ¿Tendría comunión con él? He aquí está el camino; aquí está l iglesia; aquí están las ordenanzas; aquí está el ministro; aquí están los medios. Usted debe esperar a Dios con respecto al uso de los medios, y éstos son. ¿Acaso los santos no hicieron lo mismo anteriormente? ¿Acaso no se encontraron con Dios aquí? ¿Acaso no sirvieron y adoraron a Dios en esta forma? ¿Acaso usted no viene aquí también, no hace lo que ellos hicieron y disfruta lo que ellos disfrutaron? Sí, pero tú mujer adúltera, ¿acaso Dios designó algún camino sin su espíritu? Tú dejas las cosas necesarias, sí, en verdad, la única cosa que dejas detrás, que es lo único que es aceptado, y sin lo cual nada es aceptado. Y esta es la trayectoria de la ramera; en todas sus transformaciones, en todos sus anzuelos, en todas sus tentaciones, ella todavía deja al espíritu atrás. Tal vez ella hable del espíritu, para esconderse aún más, (porque la letra de la escritura es expresada así en el interior); y enseña a la gente a buscar y esperar al espíritu, pero de la manera que nunca se debe obtener; porque aquel que comienza en la religión ya sea para orar o adorar, o buscar el conocimiento de Dios, sin el espíritu, nunca se encontrará así con el espíritu; sino que ese tipo de conocimiento, religión y adoración suya, primero debe ser derribado, y la persona debe llegar a ser un necio, y recibir el espíritu como un necio, (para alejarse de todo el conocimiento y sabiduría religiosa que había acumulado anteriormente); y después, siguiendo el espíritu que es recibido así, la persona es llevada hacia la verdadera sabiduría. Ahora, tomen nota de lo que sigue, ustedes que tienen el deseo de entender.

Este espíritu de engaño, este espíritu de adulterio, este espíritu de adivinación y hechicería, ("que por sus hechicerías engañó a todas las naciones," Apoc 18:23), llegó curiosamente adornado al principio, con toda clase de engaños de injusticia. Tenía la forma exacta de la vida, (la apariencia verdadera de la piedad), y un espíritu vivo en su interior: tenía la apariencia del conocimiento, y la apariencia de la adoración, y con todas estas llegó a tentar, y a alejar de la vida y el poder a aquellos que estaban en la vida y en el poder; y prevaleció sobre aquellos que no se mantuvieron cerca del ungimiento. Pero después que había vencido, y ganado los territorios de la iglesias, entonces pudo corromper con seguridad la apariencia; y así lo hizo, y se fue hacia las multitudes de inventos y presunciones, (como puede ser visto en estos días entre los papistas). Ahora, éstos son fácilmente descubiertos, y son vistos por cualquier ojo simple, sencillo y honesto, con un poco de luz. Por lo tanto, el espíritu adúltero, cuando percibe que ha sido descubierto, cambia su forma y su atavío, y vuelve otra vez de a poco, (como lo requiere la necesidad), a las formas de conocimiento y adoración, con los cuales la mujer estaba vestida cuando engañó al principio: sin embargo ella todavía es la misma, y hace esto para mantener a los corazones pobres y simples que todavía de su lado, alejándolos de la vida y del espíritu. Y pintada así, adornada así, y sosteniendo así el conocimiento de la escritura y las formas de adoración de las escrituras, ella es la adivina más sutil, la hechicera más sutil, y es capaz de engañar a cualquier ojo, excepto al que está abierto en la luz. Con su declaración: "He aquí que está Cristo, o he aquí, que está allá," ella engañaría aún a los escogidos, si fuera posible; pero no es posible. Porque el espíritu les enseña a ellos a no ir, y el ungimiento en su interior los guarda. Y aquel que no conoce que el espíritu nos guarda así, es encantado por ella; y su temor de Dios es como el que puede ser enseñado por los preceptos de los hombres, y practicado sin el conocimiento de la ley del espíritu de la vida en Cristo Jesús, lo cual es la regla, guía y conservación de los santos. Porque como los apóstoles eran "ministros competentes, no de la letra, sino del espíritu del Nuevo Testamento," 2 Cor 3:6, así también aquellos que recibieron su ministerio, (o lo que ellos ministraban), no sólo recibieron la letra, sino el espíritu; y no fueron guardados por la letra, sino por el espíritu, y fueron hechos capaces de probar palabras, cosas, y espíritus, no por la letra, sino por el espíritu. Pero el espíritu del adulterio se aparta de esto, y encanta a otros para que se alejen también; primero poseyéndolos para que el espíritu no sea buscado, y después persuadiéndolos para hacer el mejor cambio que puedan sin él; y después, (habiendo preparado así a la gente), ella trae sus artefactos. Miren ustedes, dice ella, éste es el camino; así practicaron los santos; hagan así también ustedes. Pero ustedes deben recibir el espíritu de los santos antes que conozcan o adoren; de otra manera conocerán o adorarán fuera de él; y en ese camino de hechicería y adivinación que aleja de la vida, ustedes nunca se encontrarán con la vida; sino que mientras más procedan hacia su interior, estarán más alejados de ella, y llegarán a ser enemigos más grandes de ella, y estarán más enamorados de la ramera, y sus formas y caminos placenteros de devoción, por los cuales el espíritu falso en ustedes se levanta y es alimentado; no con el pan de vida de la mano del espíritu, sino con palabras, o apariencias de conocimiento, o caminos inventados o imitados de adoración; los cuales no hacen nada más que estimular el entendimiento, o la parte afectiva del hombre, pero no alcanzan la vida; de modo que aquello que debería servir al Señor, no es levantado allí, sino que todavía está atado con las cadenas de la iniquidad.

Como los impuros. La cristiandad niega la posibilidad de la pureza. Los corazones de los miembros de la cristiandad no están limpios, no están purificados, no están lavados — son impuros. Lo peor es que los así llamados líderes de la cristiandad enseñan que la pureza es imposible - ellos enseñan la aceptabilidad del pecado sin consecuencias.

Como asesinos. Al prometerles la libertad de pecar sin consecuencias, ellos asesinan a la simiente de Dios en sus seguidores, diciéndoles que todos sus pecados son excusados y pagados por Jesús; o en el caso de los católicos, oyen sus confesiones hasta que mueren, sin ninguna idea acerca de cómo dejar de pecar. Por lo tanto, el hombre en la cristiandad es llevado a pecado tras pecado, y en el proceso él alivia su conciencia y la luz de Cristo dentro de él, hasta que finalmente ha crucificado al Hijo de Dios otra vez. Porque es imposible que los que fueron una vez iluminados, que gustaron del don celestial, que llegaron a ser participantes del Espíritu Santo, que también probaron la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero,  y después recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento; puesto que crucifican de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y le exponen a vituperio. Heb 6:4-6. Por lo tanto el cristianismo se ha convertido en la sinagoga de Satanás, el campo de muerte de la semilla de Dios, la matanza del justo, y la habitación de demonios, llena de aves inmundas; como dijo William Penn en No Cruz No Corona: ellos lo besan como Judas, lo llaman Maestro como Judas, lo venden para continuar sus deseos y placeres del mundo, y después lo arrastran por el lodo y el polvo a medida que continúan pecando.

Jorge Fox escribe en su Diario acerca de una visión que él tuvo de los sacerdotes que mataban a sus seguidores como perros comiendo la carne de sus huesos.

Yo estuve bajo grandes sufrimientos en este tiempo, más allá de lo que las palabras pueden declarar. Porque fui llevado hacia lo profundo, y ví todas las religiones del mundo, y la gente que vivía en ellas, y los sacerdotes que las sostenían; quienes eran como una compañía de come-hombres, que se comen a la gente como pan, y roen la carne de sus huesos. Pero con respecto a la verdadera religión y la adoración, y los ministros de Dios, ¡ay! yo ví que no había ninguno entre aquellos que son del mundo que lo pretendían. Porque aquellos que pretendían ser la iglesia, pero no eran más que una compañía de come-hombres, hombres de apariencia cruel, y de dientes largos; quienes, aunque habían hablado en contra de los come-hombres (los indios) en Norteamércia, vi que eran de la misma naturaleza. Y así como los grandes judíos profesantes 'comieron al pueblo como si fueran pan,' y los falsos profetas y sacerdotes quienes en ese entonces predicaban paz al pueblo, mientras ellos 'pusieran algo en sus bocas y los alimentaran;' pero ellos no los alimentaron, sino que hicieron guerra en contra de ellos; 'ellos se comieron la carne de sus huesos, y los desmenuzaron para echarlos a la olla;' así estos que se profesan a sí mismos como cristianos ahora (tanto sacerdotes como profesantes), no están en el mismo poder y espíritu en que estaban Cristo y los santos profetas y los apóstoles. Más bien están en la misma naturaleza en la que estaban los antiguos judíos profesantes, y son come-hombres igual que ellos.

Ellos son idólatras porque trabajan por dinero y la admiración de los hombres; ellos aman el mundo más que lo que aman a Dios. Penington nos recuerda acerca de la idolatría en la adoración, escribiendo en Babilonia la Grande:

"Idolatría es adorar a Dios sin su espíritu, (esta es la pura y simple verdad del asunto). Inventar cosas de la mente carnal, o imitar cosas, que otros que tenían el espíritu, hicieron en el espíritu, por el mandato del espíritu, que usted imite y practique estas cosas sin el espíritu, es idolatría. Una iglesia inventada, un ministerio inventado, una adoración inventada; una iglesia imitada, un ministerio imitado, una adoración imitada, sin la vida, sin el espíritu, todas estas cosas son las obras de las manos de los hombres, y son ídolos, y todo lo que es realizado en el interior es idolatría. Apoc 9:20. Esta es una religión sin vida, una adoración sin vida, una estructura para la idolatría; y el trayecto entero de adoración, y servicio en ella, es idolatría. Porque el Dios viviente, el Señor Dios de vida y poder sin fin, sólo él es adorado por su espíritu, y en la verdad de esa vida que él engendra en el corazón; y toda otra adoración, aunque parezca siempre muy espiritual, es idolatría. ¡Ah! ¡creyentes, creyentes! Si ustedes supieran con cuántas oraciones y servicios a los ídolos ustedes han sobrecargado al Señor, y cómo ustedes han cometido adulterio y se han alejado de él, mientras ha parecido que ustedes se han acercado a él, ustedes bajarían sus cabezas y se lamentarían! Porque lo que ustedes han hecho en la adoración a Dios, sin la inspiración y la presencia de su espíritu, ha sido idolatría. Ya que la alabanza a Dios, bajo el evangelio, "es en el espíritu y en la verdad," y es necesaria en aquellos que están en el espíritu y en la verdad, y no en otros. Juan 4:23. Porque el Señor sólo los busca a ellos para que le adoren; y el Señor no admitirá a nadie en su alabanza, sino a aquellos a quienes él busca. Y si algún otro se lanza en esta alabanza, no será aceptada; ni ellos adoran al Dios verdadero, sino que "adoran lo que no conocen;" y toda la trayectoria y el estado de ellos es un estado y una trayectoria de idolatría."

Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad. Juan 4:23-24.

Ellos mienten y engañan, habiendo vendido a sus congregaciones a la destrucción en sus enseñanzas ciegas mientras recolectan dinero por sus mentiras - una verdadera traición. Los ministros del cristianismo: no son enseñados por la voz y la luz del Señor, no son perfeccionados por el Señor, no son dotados con un ministerio autorizado, no son enviados por el Señor, y no hablan palabras del Espíritu del Señor; más bien ellos hablan con sus mentes carnales, la naturaleza de la muerte, y predican sus vanas opiniones de la imaginación de sus corazones impíos. Sin ningún temor de Dios, los ministros del cristianismo ignoran las enseñanzas de Jesús, sus mandamientos, y sus advertencias; así ellos lo niegan como Señor y Maestro. Para crear su cristianismo falso, los guías ciegos del cristianismo han tomado unos pocos versículos bíblicos fuera de contexto, mientras ignoran muchos otros en la Biblia, incluyendo aquellos que declaran específicamente las excepciones, requisitos, y condiciones para calificar para la salvación; ellos también pasan por alto el hecho de que cada hombre será juzgado por sus obras y sus palabras.

Siguiendo las doctrinas de los mercaderes de la muerte del cristianismo, que se hacen pasar por ministros de Cristo, usted puede ser un asesino en serie, un ladrón de tiempo completo, un adúltero habitual, un violador de niños, un mentiroso crónico, engañandoa a su prójimo, odiando a su madre y su padre, y todavía ser cristiano siempre y cuando usted crea en Jesús.
¿Es de extrañar que el cristianismo sea despreciado tanto hoy en día?
Y por lo tanto, los líderes religiosos falsos son advertidos severamente por el Señor:

2 Yo, Jesús soy... la estrella resplandeciente de la mañana. Tenemos la palabra profética que es aun más firme. Hacéis bien en estar atentos a ella, como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que aclare el día y el lucero de la mañana se levante en vuestros corazones. 2 Pedro 1:19. Al que venza, ..yo le daré la estrella de la mañana. Apoc 2:26-28. Porque así como el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre. Mat 24:27.

De la Palabra del Señor en el interior:
"Si aquellos que oyen obedecen, su progreso será rápido.
Ustedes son mis discípulos si hacen lo que yo digo.
Escuchen y obedezcan mi voz, y yo seré su Dios.  
Si ustedes me aman, me obedecerán.  
Y a aquellos que obedecen, él aparecerá como una estrella maravillosa en su corazón.
"

_______________________________________

Capítulo Anterior