La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 5

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono, un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.1

 2 También vi a un ángel poderoso que proclamaba a gran voz: "¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos?"

 3 Pero ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro; ni siquiera mirarlo.

 4 Y yo lloraba mucho, porque ninguno fue hallado digno de abrir el libro; ni siquiera de mirarlo.

 5 Y uno de los ancianos me dijo: "No llores. He aquí el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos."

 6 Y en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y de los ancianos vi un Cordero de pie, como inmolado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados a toda la tierra.

 7 Él fue y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

 8 Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos.

 9 Ellos entonaban un cántico nuevo, diciendo: "¡Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos! Porque tú fuiste inmolado y con tu sangre has redimido para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y nación.

 10 Tú los has constituido en un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra."

 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era millares de millares (100,000,000) y millones de millones (más millones).

 12 Y decían a gran voz: "Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza."

 13 Y oí a toda criatura que está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, diciendo: "Al que está sentado en el trono y al Cordero sean la bendición y la honra y la gloria y el poder por los siglos de los siglos."

 14 Los cuatro seres vivientes decían: "¡Amén!" Y los veinticuatro ancianos se postraron y adoraron.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 sellado con siete sellos. sealed with seven seals. En sus Memorias, William Dewsbury, quien habitó en el reino de Dios, describe la apertura del libro de los siete sellos como una experiencia personal que es parte de la revelación de Jesús, (la revelación), dentro de usted.

Estimados amigos, cuyas mentes están enfocadas en la luz eficaz que viene de Cristo, todos ocúpense de su propia medida, y estén contentos en aquello que el Señor les ha encargado. Con la luz, juzguen aquello que llevaría sus mentes a mirar la condición de otros, y con impaciencia a codiciar lo que el Señor les ha dado, antes de que les sea manifestado a ustedes. Sean todos fieles en su propia medida, y con paciencia esperen el espíritu ilimitado de Cristo, su vida, para que abra los sellos del libro, y les manifieste el misterio de la vida eterna. Él revelará esto diariamente en ustedes que son fieles en su propia medida, para seguir al Señor en lo que él les manifieste, a quienes él ha llamado a su viña a la hora novena y la hora undécima. Sean fieles al Señor, al caminar en obediencia a él en la luz. Él hará una obra corta en la tierra por causa de su Simiente, y su recompensa será reposo y paz en la presencia de Dios en Cristo, con aquellos que vinieron a la viña en la hora tercera y sexta, y trabajaron en el calor del día.

Que Dios Todopoderoso esté con ustedes, sus siervos e hijos escogidos; y todos en su medida manténganse en su poder, audaz, valiente, y fiel hasta el fin, y [él] los coronará con gloria eterna en Cristo, nuestro Juez, Señor y Rey; ¡Dios sobre todo, bendito para siempre! Amén.

A medida que cada sello es abierto, el hombre individual es probado por la reprensión de Dios, que produce sufrimiento en el hombre, el cual es necesario para limpiar el pecado del corazón del hombre; esta es una experiencia personal, necesaria para la purificación del corazón y el alma, requisito previo para la revelación de Cristo en el corazón del hombre. El corazón del hombre es limpiado de la iniquidad por la misericordia y la verdad, y el temor del Señor es apartarse del mal. Proverbios 16:6. Antes de que el mal sea limpiado o se reciba el miedo (que es un regalo), el hombre debe conocer la verdad acerca su propio yo terrible, lo cual se manifiesta bajo la aflicción sobrenatural. El hombre debe aprender el horror de sí mismo antes de que él aprenda la maravilla y el poder de Dios; ambos constituyen la verdad; el Espíritu Santo nos reprende de nuestro pecado, nos convence de la justicia de Dios, y nos juzga ... Puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con la misma actitud. Porque el que ha padecido en la carne ha roto con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Pedro 4:1-2.

Porque siete veces cae el justo y se vuelve a levantar, pero los impíos tropezarán en el mal. Pro 24:16.
Las palabras de Jehovah son palabras puras, como plata purificada en horno de tierra, siete veces refinada. Sal 12:6
procederé contra vosotros con ira hostil y os castigaré siete veces más por vuestros pecados. Lev 26:28
En seis tribulaciones te librará; y en siete no te tocará el mal. Job 5:19

Porque el Señor disciplina al que ama y castiga a todo el que recibe como hijo.
Permaneced bajo la disciplina; Dios os está tratando como a hijos. Porque, ¿qué hijo es aquel a quien su padre no disciplina?
Pero si estáis sin la disciplina [reprensión para corregir] de la cual todos han sido participantes, entonces sois ilegítimos, y no hijos. Heb 12:6-8

Con la poderosa ayuda del Espíritu de Dios, la Revelación, (la revelación de Jesús quien ha sido escondido en los corazones de los hombres), es una experiencia personal que toma lugar en los corazones de los creyentes que paciente y persistentemente han estado quitando el cuerpo de pecado y muerte; haciendo morir su naturaleza egoísta y pecaminosa; destruyendo las obras del diablo en sí mismos; crucificando sus mentes carnales e imaginaciones impías; circuncidando sus corazones; y purificando sus corazones y sus almas — todo esto al cargar la cruz interna de la negación propia que crucifica al creyente para el mundo y el mundo es crucificado para el creyente.

Así como se revela en el destacado documento escrito por Jorge Fox titulado Una Palabra del Señor, a todo el mundo, que indica que no sólo está la semilla del reino de los cielos dentro de su corazón, sino que el mundo (una copia de la tierra tal y como la conocemos), está allí también; y el Señor purifica esa tierra de todo mal para crear un nuevo cielo y una nueva tierra. Así como somos trasladados al reino de los cielos, cuyo trono está en nuestros corazones, la tierra también es restaurada hasta llegar a ser un paraíso (como lo era antes de la caída de Adán) en nuestros corazones, conciencias, y mentes. También existe una cita de La Gran Ramera, parte 5, que nos muestra aún más cómo la revelación es una experiencia personal que ya ha ocurrido en muchos de los corazones de los creyentes verdaderos y persistentes, quienes mueren al yo en la cruz interna de la negación propia.

Pero ahora están saliendo las copas, y truenos, y plagas, y trompetas que suenan y surgen, y los siete ayes; y ahora se están reuniendo los reyes de la tierra, y los falsos profetas, y los anticristos, y la madre de las rameras, y la bestia, y sus nombres y cuernos, con el antiguo engañador el diablo, para pelear en contra del Cordero, y los santos del Cordero. Pero el Cordero y los santos han obtenido la victoria, y los ríos de aguas vivientes se están abriendo hacia todos los que tienen sed. Canten y regocígense, demos gloria a Dios, porque ahora han llegado las bodas del Cordero.

Las siguientes líneas son de la carta 91 de Jorge Fox, la cual muestra que los siete truenos y las siete copas, or plagas, también son una experiencia personal de tribulaciones en la revelación de Cristo dentro de usted:

En el espíritu del Dios vivo esperen a Dios,
para aprender de él y ser enseñados por él.
Porque ahora la bestia abre su boca en blasfemia,
hablando con grandes palabras infladas.
Y ahora se ve la jaula de las aves impuras, y los espíritus inmundos,
los cuales se han ido hacia la tierra, se han visto.
Y ahora se ven las langostas, y se conocen las orugas.
Y ahora los siete truenos hacen sonar sus voces.
Y ahora está cayendo el granizo,
y las copas de la ira de Dios se están derramando sobre la bestia y el falso profeta.

Hablando más acerca de cómo la revelación es una experiencia personal, Jorge Fox testifica en su documento acerca de Por qué el silencio:

Aquel que tenga oído para oír, que oiga: los que conocen los siete sellos, conocerán el silencio en el cielo. Y cuando ví los siete sellos, hubo un silencio de media hora en el cielo; aquel que pueda leer, lea esto y entienda.

De su Diario George Fox relata su experiencia:

Edward Burrough también escribió de los eventos en Apocalipsis como una experiencia personal, como se muestra en en los siguientes pasajes de su autobiografía:

Entonces le agradó al Señor enviar a su fiel siervo y mensajero, quien es llamado de acuerdo a la carne J. Fox; él habló un idioma que yo no conocía, a pesar de todas mis palabras altaneras, porque era más alto y sin embargo más bajo. Y le agradó al Señor hablarme por medio de él, que yo estaba en el estado pródigo, y por arriba de la cruz de Cristo, y no en el temor puro del Señor, sino lleno de corrupción y la vieja naturaleza, aunque yo había profesado libertad, sin embargo era como los judíos profesaron; porque yo me ví a mí mismo en la esclavitud de mi propia voluntad y de mis propios deseos; y a través de la Palabra del Señor pronunciada a mí por medio de él, comencé a verme a mí mismo, (el testigo fue elevado), donde yo estaba, y lo que yo había estado haciendo, y ví que había estado haciendo una imagen de la primera bestia, la cual tenía la herida de espada pero vivió, cuya herida mortal fue sanada, y lleno de nociones livianas e imaginaciones, y estaba adorando a la imagen que yo había hecho; y entonces yo me ví a mí mismo como hijo de la ira, y que el hijo de la esclava vivió, y las rameras habían sido mis compañeras, y yo no era digno de ser llamado hijo.

.........................................................

Yo era lascivo, y vivía en la naturaleza lujuriosa, entre paganos, crucificando al Señor de Vida; pero la sangre de aquello que yo había destruído clamaba continuamente, y el testigo que estaba destruído no me daba descanso, con lo cual se alegran los terrenales; y yo llegué a estar cansado de oír a cualquiera de los sacerdotes aunque nunca tan altanero, porque algo que brillaba profundamente en mí me mostró que era ignorante en todas las profesiones, y fui puesto en una posición muchas veces en mí mismo acerca de esas cosas que habían pasado.
......................................

En tí, oh tierra, el Señor manifestará su poder y voluntad y estirará su brazo para la libertad de sus escogidos, y para la redención de sus dos testigos, que han estado destruídos en la gran ciudad en esta tierra, por la cual aquellos que moran en la tierra se han regocijado y alegrado, y triunfado por su destrucción;

Edward Burrough también escribió que las muchas sectas del cristianismo junto con los gobernantes del mundo, fueron reunidas en el tiempo de los primeros cuáqueros para hacer batalla en contra de los santos, la cual se llama comúnmente Armagedón, cuya batalla era, es, y ha de venir, (como Jesús, quien es, quien era, y quien ha de venir, así es Su revelación, así es la batalla; todos son experimentados por aquellos en el pasado, aquellos en el presente, y aquellos en el futuro):

Por fe con Abraham, ustedes han salido de su país natal, de su familia, y fuera de la casa de su padre: con Moisés, ustedes han abandonado la gloria de la casa del faraón, y más bien han escogido sufrir aflicción entre la gente pobre y despreciada, en vez de disfrutar los placeres del pecado. Grande será su recompensa, ustedes los condenados; gloria, honor y felicidad eterna está preparada para ustedes si permanecen fieles hasta el fin. El Señor está con ustedes como un Dios poderoso y terrible; y por lo tanto todos sus perseguidores serán avergonzados y confundidos. El sonido de una trompeta es oído entre ustedes, el cual hace que todas las naciones lleguen a una posición, y todos los paganos se asombren, y todos los gobernantes, nobles, y principales sacerdotes estén en consulta, juntándose para reprimir a la hueste del Señor, que él está reuniendo; no teman ni desmayen, porque el sonido de su trompeta causa alarma, y hace que todos los habitantes de la tierra tiemblen, y todos se inclinan ante su sonido, porque el sonido de ella es terrible para las naciones, para todos los reinos y dominios. El Señor de los cielos es su capitán, quien se monta sobre las nubes, y cuya gloria está por encima del mundo; y por lo tanto ustedes obtendrán la conquista en la batalla, y todos sus enemigos escaparán, y uno de ustedes perseguirá a mil, porque aquel que tiene todo el poder en sus manos está con ustedes; y todos sus enemigos son limitados por él.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo