La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 5

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Siendo declarados justos, pues, por la fe,1 tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, [La fe no es creer que Jesús es el Hijo de Dios, basado en la veracidad histórica de la Biblia; sino que la fe es escuchar la palabra de Dios dentro de su corazón, Rom 10:8,17, porque la fe es un don de Dios y es traída por revelación de Jesucristo, Efesios 2:8, Hebreos 12:2, Romanos 1:19. A menos que usted sea guiado (dirigido, ordenado, enviado) por el Espíritu, la ley es su tutor, Gal 5:18. La justicia imputada de Cristo no sólo viene a usted después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra de lo cual no hay ley, para entonces caminar en amor, obedeciendo los mandatos continuos de Cristo. Hasta entonces, nosotros por medio del Espíritu, por fe, esperamos pacientemente la esperanza de justicia, Gal. 5:5]

 2 por medio de quien también hemos obtenido acceso por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

 3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce perseverancia, [Pablo le está hablando a creyentes maduros, aquellos que han experimentado tribulaciones, para producir paciencia. Las tribulaciones y el sufrimiento impuestos por el espíritu son parte de la cruz, y son la única manera con la que usted se liberará del pecado. Amados, no os sorprendáis por las pruebas de fuego que arden entre vosotros para poneros a prueba, como si os aconteciera cosa extraña, 1 Pdt 4:12. Puesto que Cristo ha padecido en la carne por nosotros, armaos también vosotros con la misma mentalidad, porque el que ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, 1 Ped 4:1.]

 4 y la perseverancia produce carácter probado, y el carácter probado produce esperanza.

 5 Y la esperanza no acarrea vergüenza, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado;

 6 porque aún siendo nosotros débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos.

 7 Difícilmente muere alguno por un justo. Con todo, podría ser que alguno osara morir por el bueno.

 8 Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

 9 Luego, siendo ya declarados rectos por su sangre,2 cuánto más por medio de él seremos salvos de la ira.

 10 Porque si, cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, cuánto más, ya reconciliados, seremos salvos por su vida.

 11 Y no sólo esto, sino que nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, mediante quien hemos recibido ahora la reconciliación.

 12 Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

 13 Antes de la ley, el pecado estaba en el mundo; pero como no había ley, el pecado no era tenido en cuenta. [Esto fue traducido como "como no hay ley." Sin embargo el contexto del versículo anterio y el siguiente dice "como no había ley;" el griego puede ser traducido de cualquiera de las dos maneras. Los traductores, obviamente hombres que todavía estaban empapados de pecado, sin idea de cómo ser liberados de la esclavitud del pecado, escogieron traducir este versículo para apoyar su esperanza que no hay pecado porque no hay ley; lo cual contradice completamente lo que dice Romanos 2:9-16  and Romanos 7:1: Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive? Rom 7:1. A menos que usted pierda su vida al crucificar su naturaleza pecaminosa, su mente carnal, y su espíritu impío, usted todavía está vivo y todavía es sujeto a las leyes morales. Las leyes morales sólo terminan cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. Vea la nota 3 de Rom 3:28 para más información acerca de por qué las leyes morales todavía deben ser observadas y son su tutor hasta que sus pensamientos, y palabras y acciones están bajo el control completo del Espíritu Santo. Los guías ciegos del cristianismo señalan este versículo y dicen que ya no hay ningún pecado porque la ley supuestamente ha sido eliminada para cualquiera que crea en Jesús; ellos convenientemente pasan por alto las muchas advertencias del Nuevo Testamento con respecto al pecado que lo descalifican completamente para la salvación o el cielo, haga clic aquí para verlas. Ellos también pasan por alto que cada hombre será juzgado por sus obras y sus palabras, haga clic aquí para ver. Sí, hay una diferencia entre el bien y el mal; sí, todavía hay pecado;sí, hay una ley interna de Dios sobre el corazón de cada hombre que debe ser obedecido, cuales incluye algunas de las viejas leyes morales mosaicas como: ama a tu prójimo como te amas a tí mismo, no robar, no cometer adulterio, no mentir, no codiciar, no matar, y honra a tu padre y a tu madre. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."]

 14 No obstante, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, aun sobre los que no pecaron con una ofensa semejante a la de Adán, quien es figura del que había de venir.

 15 Pero el don no es como la ofensa. Porque si por la ofensa de aquel uno murieron muchos, cuánto más abundaron para muchos la gracia de Dios y la dádiva por la gracia de un solo hombre, Jesucristo.

 16 Ni tampoco es la dádiva como el pecado de aquel uno; porque el juicio, a la verdad, surgió de una sola ofensa para condenación, pero la gracia surgió de muchas ofensas para justificación de muchos.

 17 Porque si por la ofensa de uno reinó la muerte por aquel uno, cuánto más reinarán en vida los que reciben la abundancia de su gracia y la dádiva de la justicia mediante aquel uno, Jesucristo.

 18 Por lo tanto, debido a que la desobediencia de un hombre llevó a todos los hombres a la condenación, así también el acto de justicia de un hombre exculpa (pronuncia como sin culpa de las ofensas) a todos los hombres para llevarlos a estar bien con Dios y a la vida eterna.3 [Jesús murió para que todas las personas sean reconciliadas con Dios; pero cada persona debe primero experimentar la dolorosa extracción del pecado porque la reconciliación sólo puede ocurrir entre objetos que son puros; porque ¿qué comunión tiene la justicia con la injusticia? ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas? 2 Cor 6:14. Todos serán reconciliados con Dios: los pocos que son crucificados, purificados, y perfeccionados mientras están en la tierra con gran recompensa; y los muchos que son purificados en el infierno. "Y por medio de él [Jesús] reconciliar consigo mismo [el Padre] todas las cosas, tanto las cosas en la tierra y las cosas en los cielos, habiendo hecho la paz mediante la sangre de su cruz." Col 1:20. "Confiamos en el Dios viviente, quien es el salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen." 1 Tim 4:10.]

 19 Porque como por la desobediencia de un solo hombre, los muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos. [Los muchos es todos. El versículo inmediatamente antes muestra todos. Jesús dijo que pocos serían salvos, lo cual es verdad para "en esta vida;" pero los muchos y todos serán salvos en la próxima vida.]

 20 La ley entró para agrandar [el entendimiento de] la ofensa, pero en cuanto se agrandó el pecado, sobreabundó la gracia;

 21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, por medio de Jesucristo nuestro Señor.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Siendo declarados justos, pues, por la fe. Este es otro caso de error de traducción. La mayoría de las traducciones bíblicas dicen: Siendo justificados, pues, por la fe. Nuevamente la palabra griega en la Net Bible es dikaiwyentev, (1344) de la cual la raíz es dikaioo, y más comúnmente significa hacer recto. "Justo" es una opción remota para los traductores, pero la mayoría la utilizaron. Este versículo está simplemente declarando nuevamente la justicia imputada de Cristo que viene a usted sólo después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra del cual no hay ley, para después caminar en amor, obedeciendo los mandamientos continuos de Cristo. Hasta entonces nosotros, por medio del Espíritu, por la fe, esperamos pacientemente la esperanza de justicia, Gal. 5:5. Vea la nota 2 en Romanos 3 para los detalles de la justicia imputada.

tenemos paz para con Dios. Habiendo crucificado nuestra naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia, estamos en paz con Dios por medio de Jesucristo y su justicia imputada en nosotros. Varios de los primeros cuáqueros enfatizaron que como esclavos del pecado no tenemos el favor de Dios ni existe paz entre nosotros. A menos que nuestro espíritu y mente hayan sido crucificados, estamos en enemistad en contra de Dios; y podemos tener paz mientras estamos en la tierra por medio de la muerte de la naturaleza pecaminosa en la cruz, o hacemos paz con Dios por medio de nuestro sufrimiento y purificación en el infierno, lo cual es la manera difícil.

Con respecto a la justificación, comúnmente atribuída a este versículo de manera errónea, Jorge Fox escribió que la justificación ocurre al mismo tiempo que usted experimenta la santificación y la redención:

El que le tiene a Él [Cristo] tiene vida, y el que no le tiene a Él, no tiene vida. Aquellos que testifican [ven y oyen] a Cristo en el interior, testifican el fin de la imputación, testifican la cosa misma, el fin de su creencia, y ellos poseen la santificación, y los tales llegan a conocer la fe y el amor. Aquellos que pueden tener todas las escrituras, y predicar de la justificación y santificación fuera de ellas, y no dentro de ellas, son como los judíos, son como las brujas y los reprobados. Ellos son reprobados, los que no testifican [ven] a Cristo en su interior, ni la santificación allí, y por lo tanto no testifican [experimentan la recepción de] la fe, y el amor, ni la fe que obra por amor; y ellos están en el error. Aquel que le tiene a Él, tiene la vida, la justificación, santificación, y redención.

Sí, somos justificados por la fe, así como nuestros corazones son purificados por fe, así como nuestras almas son purificadas por la obediencia a la verdad. Pero la fe tiene que funcionar, produciendo obras de arrepentimiento, incluyendo llevar nuestra cruz; la fe que funciona, de la cual Pablo dice que es la obediencia que lleva al Espíritu.

La fe en el interior justifica; la fe en el interior purifica. La fe es el proceso de seguir los mandamientos que escucharmos y oímos de Jesús desde el interior de su corazón; por medio de la obediencia la persona es limpiada, purificada, justificada y salvada de sus pecados. Pablo habla de la fe que viene a liberarnos de la ley como nuestro tutor. En Gal 5:18, él dice: si (y cuando) sois guiados (inspirados, ordenados, mandados) por el Espíritu, no estáis bajo la ley. De modo que él define la fe como estar en obediencia a la guía del Espíritu. De modo que la fe es seguir los mandamientos que hemos oído del Espíritu de Dios, del Señor. Esta es una aclaración importante de la definición de la fe, como nos dice Pablo además, que él le predica al mundo de la fe que está en nuestros corazones y nuestras bocas, y la fe viene por el oír la palabra; y Jesús dijo: Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios y la "guardan". Por lo tanto la fe es oír la palabra en el interior, y creer que es el hijo de Dios que le habla, y después guardarla [obedecerla, practicarla], repetidamente.

¡Note! Gálatas 2:17 Pero si es que nosotros, procurando ser justificados en Cristo.. Como creyentes, debemos procurar ser justificados. Sólo con creer en Jesús, no somos justificados automáticamente. De la misma manera por la fe uno es justificado; pero obviamente al creer en Jesús, uno no llega a ser puro instantáneamente. Debemos creer y obedecer lo que oímos a Jesús que nos dice que hagamos; eso es creer en Jesús. Nosotros no somos instantáneamente justificados, purificados, o salvados. Como dijo Pablo, buscamos ser justificados por Cristo y debemos ocuparnos en nuestra salvación con temor y temblor, Fil 2:12; y es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cercana de nosotros que cuando creímos. Rom 13:11.

2 siendo ya declarados rectos por su sangre. Así como la nota 1 anterior, este es otro caso de error de traducción. La mayoría de las traducciones bíblicas dicen: siendo ya justificados por su sangre. Nuevamente la palabra griega en la Net Bible es dikaiwyentev, (1344) de la cual la raíz es dikaioo, y más comúnmente significa hacer recto. "Justo" es una opción remota para los traductores, pero la mayoría la utilizaron. Este versículo está simplemente declarando nuevamente la justicia imputada de Cristo que viene a usted sólo después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra del cual no hay ley, para después caminar en amor, obedeciendo los mandamientos continuos de Cristo. Hasta entonces nosotros, por medio del Espíritu, por la fe, esperamos pacientemente la esperanza de justicia, Gal. 5:5. Vea la nota 2 en Romanos 3 para los detalles de la justicia imputada.

La fe en el interior justifica; la fe en el interior purifica. Somos justificados por su sangre; somos limpios de todo pecado por su sangre; pero no somos justificados o limpiados instantáneamente. La justificación, la limpieza (para ser puros), y la circuncisión del corazón ocurren simultáneamente, cuando el viejo hombre de pecado ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y esta circuncición quita el cuerpo de pecado de la carne. Col 2:11.

3 El Señor una vez me dijo "si los pecados de un hombre pueden traer maldición a toda la raza humana, entonces cuánto más justo es que la justicia de un hombre pague por todos los pecados del mundo." Suena lógico, ¿no es así? ÉL ES LÓGICO. Y la prueba bíblica de la declaración que él me dio está en las notas del versículo Rom 5:18:

Debido a que la desobediencia de un hombre [Adán] llevó a todos los hombres a la condenación; así también el acto de justicia de un hombre [de Cristo]
exculpan (pronuncian como sin culpa de las ofensas) a todos los hombres para llevarlos a estar bien con Dios y a la vida eterna.

zzzAll will be reconciled to God: the few who are crucified, purified, and perfected while on earth with great reward; and the many who are purified in Hell. "And, having made peace through the blood of his cross, to reconcile by him [Jesus], all things to himself [the Father]; by him [Jesus], I say, whether they are things on earth, or things in heaven." Col 1:20. Todos los hombres son cambiados eventualmente para estar bien con Dios. Todos los hombres son salvos eventualmente: esperamos en el Dios viviente, quien es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen. 1 Tim 4:10. (¡Tome nota! Todos los hombres, no sólo todos los creyentes). Jesús hizo posible que todos los hombres sean salvos eventualmente: Porque Dios encerró a todos bajo desobediencia, para tener misericordia de todos [los hombres]. Rom 11:32. Pero todos los hombres deben pasar por el fuego antes de ser reconciliados con Dios, ya sea como: 1) las primicias, como conclusión del arrepentimiento de la cruz interna, pasando por el fuego insaciable del bautismo de muerte del Espíritu Santo para morir a la naturaleza pecaminosa, o 2) aquellos que mueren en sus pecados, deben todos pasar por el lago de fuego, comúnmente llamado infierno. Vea Hay Esperanza Para Todos para más información. Y el propósito de Dios era que por el servicio, la intervención de Él, todas las cosas sean completamente reconciliadas consigo mismo, ya sea en la tierra o en el cielo, habiendo hecho la paz mediante la sangre de su cruz.

De la Palabra del Señor en el interior:

Aquellos que no mueren al yo a través de la cruz mientras están en la tierra, pasan por un arrepentimiento forzado hasta que están bajo control y son gobernados por el Señor, (por lo tanto Él es verdaderamente su Señor), pero ellos: a) no son reyes y sacerdotes, b) no viven en la dimensión más alta de la corte interior donde habitan los reyes y sacerdotes, c) vivirán para siempre en la dimensión más baja mientras están completamente conscientes de la dimensión más alta, d) se arrepentirán para siempre de que ellos malgastaron su tiempo en la tierra en ocupaciones necias, y e) para siempre sufren ese arrepentimiento más la privación de la dimensión más alta.

¡Tome nota! Si usted toma este versículo fuera de contexto con el resto de las excepciones de la Biblia, y sus requisitos, y las condiciones para calificar de la salvación y para no ser excluído del cielo, usted podría concluir erróneamente que todos los hombres en la tierra, de todas las religiones, o no religiones, están viviendo rectamente con Dios y la justicia de la vida. Dése cuenta que esta clase de errores es aquello sobre lo cual las doctrinas del cristianismo moderno están edificadas ? arena. Todo ocurrirá, pero no todo en esta vida.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo