La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 6:16

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 ¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia?5 [La obediencia lleva a ser justos. Sin obediencia, escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios en su corazón, usted es un esclavo del pecado. Jesús confirma esto decididamente: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Nosotros,por el Espíritu aguardamos pacientemente por la fe la esperanza de la justicia [rectitud]. Gal 5:5]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

5 sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia. ¿Obedece usted el deseo a pecar, u obedece los mandatos de Dios? Usted es esclavo del pecado, o esclavo de Dios. Jesús dijo: Si pecan, son esclavos del pecado. Juan 8:34. Usted sí tiene control de sus manos y pies; usted puede alejarse del mal; usted puede dejar de cometer actos de impureza sexual. Usted no puede hacer que su mente deje de pecar, usted no puede controlar su lengua para que no peque, pero puede controlar sus pies y manos; y puede aprender a controlar sus ojos, al practicar mirar hacia otro lado cuando algo lo tiente. El temor de Dios es alejarse del mal. Si usted no puede dejar de pecar, estirando su mano para cometer un mal, y corriendo hacia el pecado con sus pies, usted no está buscando sinceramente a Dios — usted no se ha arrepentido de las cosas básicas que están bajo su control. La obediencia a lo que usted entiende, lo que es capaz de hacer, lo lleva hacia la justicia. Si usted peca deliberadamente, cuando hubiera podido escoger no hacerlo, entonces está traicionando su sinceridad al buscar a Dios; y puede esperar recibir poco o nada de ayuda, hasta que usted muestre que de verdad se ha alejado del mal del cual usted es capaz.

obediencia que lleva a la justicia. ¿Qué obediencia? Al comienzo, la obediencia al centro moral de la ley: no robar, mentir, codiciar, cometer adulterio; hacer por otros lo que quisiéramos que hicieran por nosotros; honrar a nuestro padre y madre; no oprimir a otros. Entonces, a medida que usted espera y escucha al Señor, usted obedece lo que él le manda a hacer; por lo tanto, de la Palabra del Señor en el interior: "poco a poco progresa la voluntad de Dios." Usted sigue obedeciendo sus mandamientos hasta que él finalmente lo libera de todos sus pecados, y entonces usted es justo; su obediencia entonces lo ha llevado a ser justo por medio de su gracia. A menos que usted haya escuchado al Espíritu Santo enseñarle acerca del pecado y la justicia, usted ni siquiera sabe qué pecados está cometiendo, y usted no sabe lo que es la justicia. El hombre natural no puede aceptar las cosas de Dios y no puede ver la profundidad de la injusticia, que es el pecado.

La justicia de Dios es revelada de fe en fe, Rom 1:17
; fe, revelación, más fe, revelación, más fe...etc. Nadie conoce bien al Hijo, sino el Padre. Nadie conoce bien al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. Mat 11:27. Porque lo que se conoce acerca de Dios se revela en ellos, pues Dios se lo manifestó; Rom 1:19. Aprender acerca de Dios no es leer acerca de Dios, ni oír a alguien hablar acerca de Dios, porque Dios es conocido por medio de la revelación en su corazón, donde usted le oye y lo ve a él enseñándole acerca del pecado, la justicia, y acerca de sí mismo. Los así llamados cristianos de hoy en día piensan que son justos porque "creen en Jesús" o han sido bautizados. Hay una justicia imputada que viene con la medida de la fe recibida con el fruto del Espíritu, el cual es dado a aquellos que han crucificado su espíritu egoísta e impío en la cruz interna de la negación propia, pero no antes. Creer en Jesús no es la fe que imputa la justicia; vea la nota 2 de Romanos 3 para detalles acerca la justicia imputada. 

Juan nos advierte: Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia es justo, como él es justo. 1 Juan 3:7. Toda injusticia es pecado. 1 Juan 5:17. Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le inspiró y ordenó; para practicar justicia también debemos ser capaces de sólo hablar lo que le oímos a Él ordenarnos a que digamos y sólo hacer lo que Dios nos ordene hacer. Esta habilidad sólo viene después de que hemos crucificado nuestro espíritu egoísta y el pecado ha sido destruído por el Espíritu por medio de llevar la cruz interna de la negación propia; entonces estamos caminando por el mismo camino que Él caminó y estamos en el mundo como Él estuvo con perfección, pureza, y santidad. Debemos ser restaurados a la imagen de Dios que Adán perdió en el jardín del Edén; para ponernos la naturaleza recién creada [de Cristo], quien es creado a la imagen de justicia y santidad verdaderas de Dios. Cuando somos justos, todo lo que decimos y hacemos es justo, moralmente correcto, perfecto, verdadero, santo, virtuoso, bueno, y puro. Cuando somos justos, todo lo que decimos y todo lo que hacemos es correcto — justicia.

_______________________________________