La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 8:7-8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Pues la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede.3 [y por lo tanto la mente y la imaginación deben ser destruidas por la gracia de Dios, hasta que usted tenga una mente nueva, la mente de Cristo. La cruz es para la mente carnal del hombre y para la voluntad del hombre. De la Palabra del Señor en el interior: "Hacer decisiones es vivir en tu mente carnal. Aquellos que siguen sus propias mentes llorarán y se lamentarán; habrá gran dolor. La mente es una cosa terrible. Nosotros trabajamos con una mente maldita. Tú recibirás un nuevo corazón y una nueva mente. Crece en la mente de Cristo, de la cual proceden todos los pensamientos buenos. Aquello que vive en la enemistad debe ser destruido." Debido a que su mente no puede ser sujeta a la Ley de Dios, obviamente debe ser destruida; llevar la cruz destruye su naturaleza carnal. Hasta que su mente carnal sea destruida, lleve la cruz diariamente, siga obedeciendo todos los mandamientos, y continúe su vida haciendo las mejores decisiones que usted pueda.]

 8 Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. [¡Tome nota! Si usted está viviendo para sus deseos y placeres, si usted está caminando según su mente carnal, si usted todavía está sin la guía continua del Espíritu de Dios, usted está en la carne. Si usted no ha crucificado la carne en la cruz interna de la negación propia, usted no es de Cristo: porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos [lujuria y afectos]. Gal 5:24.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

3 La mente carnal es enemistad contra Dio; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Debe ser destruida por el Espíritu de Dios.  La mente carnal tiene deseo de cosas, deseo de personas, vive en orgullo,mentiras, busca el honor de los hombres en vez de Dios — deseando ser su propio Dios como Satanás le prometió a Adán y Eva. Debido a que la mente carnal no puede ser sujeta a la ley de Dios, obviamente debe ser destruida; de la Palabra del Señor en el interior: "aquello que vive en la enemistad debe ser destruido." La cruz es para la voluntad del hombre y para su mente carnal, la cual debe ser negada, de manera que hagamos más bien la voluntad de Dios, hablando solamente lo que Él nos dice que digamos, y obrando de acuerdo a sus órdenes. La mente carnal debe ser destruida por el Espíritu de Dios para ser reemplazada por la mente de Cristo. Cuando la mente carnal muere, usted está en reposo y tiene paz.

Caminar de acuerdo a sus propias decisiones es peor que adorar ídolos de piedra o de madera:

Vuestros padres me abandonaron, se fueron en pos de otros dioses y les rindieron culto; porque se postraron ante ellos, mientras que a mí me abandonaron y no guardaron mi ley. Y vosotros habéis actuado peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros os vais cada uno tras la porfía de su malvado corazón, sin escucharme a mí. Jer 16:11-12. De la Palabra del Señor en el interior: "Cada hombre era su propio rey."

Porque el instinto del corazón del hombre es malo desde su juventud. Gen 8:21.

Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde que anda por un camino que no es bueno, tras sus propios pensamientos. Isaías 65:2

"Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos, dice Jehovah. Como son más altos los cielos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más altos que vuestros pensamientos." Isaías 55:8-9.

Esto digo e insisto en el Señor: que no os conduzcáis más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes, Efe 4:17

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo [deje] sus pensamientos; Isa 55:7

Todos son impíos e injustos hasta que el Espíritu ha destruido su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia, la cual destruye la mente egoísta, vana y carnal con sus pensamientos. La operación básica de la gracia es enseñarnos a negar la impiedad y los deseos del mundo, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente. Tit 2:11-12.

Los pensamientos del injusto son una abominación (repugnante, asqueroso) a Jehovah, pero las palabras de los puros son palabras agradables. Prov 15:26

Nadie es justo antes de ser purificado, porque nosotros, por medio del Espíritu, por fe, pacientemente esperamos la esperanza de justicia. Gal 5:5. Nosotros persistente y pacientemente esperamos en humilde silencio al Espíritu por medio de la gracia para que nos enseñe cómo vivir justamente, Tit 2:11-12, y para que el Espíritu destruya la naturaleza pecaminosa, incluyendo nuestra mente carnal.

Jehovah conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad. Sal 94:11 

sea vuestro hablar, 'sí', 'sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del mal [el espíritu de Satanás dentro de usted]. Mat 5:37.

Pablo, dirigiéndose a los creyentes crucificados, escribió: "en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire [Satanás],.. nosotros tuvimos nuestra conducta entre ellos en la lujuria de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y los pensamientos de nuestra mente." Efe 2:3.

¡Tome nota! A menos que usted haya hecho morir (mortificado) la naturaleza pecaminosa dentro de usted en la cruz interna de la negación propia, usted está caminando de acuerdo a los caminos del mundo y de Satanás, satisfaciendo los deseos de la carne y los pensamientos de su mente, ambos de los cuales deben ser destruidos por el Señor.

Si usted espera hacer la voluntad de Dios, debe dejar que la gracia destruya su mente carnal, que es enemistad contra Dios. La mente carnal es la mente de la serpiente, la mente de Satanás. Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies. Rom 16:20. Cristo llama a los fariseos: "¡Serpientes! ¡Generación de víboras!" Mat 23:33; ellos eran serpientes porque estaban controlados por sus mentes carnales, lo cual es enemistad contra Dios. (La serpiente es otro nombre para el diablo o Satanás.) Pero cuando Cristo hiere su mente (la cabeza de Satanás) bajo sus pies, él destruye la enemistad que se originó en el jardín, cuando la serpiente se convirtió en el dios del hombre. Por lo tanto a medida que Cristo destruye la mente carnal y destruye la imaginación, todo pensamiento llega a ser cautivo a la obediencia a Cristo, 2 Cor 10:5. Por medio del arrepentimiento en la cruz interna de la negación propia, a través de la gracia Dios nos da una mente, corazón, y espíritu nuevos; él escribe su ley en nuestra mente y nuestro corazón, Jer 31:33; de modo que tenemos la mente de Cristo. 1 Cor 2:16; de modo que nosotros ya no satisfacemos los deseos de la carne ni los pensamientos de la mente. Efe 2:3.

De la Palabra del Señor en el interior:

Una vez estaba muy abatido por el mal de mi mente carnal, y le pregunté al Señor por qué se nos había dado una mente tal; la respuesta del Señor fue muy rápida: "para la sobrevivencia hasta que tú me encuentres." Hasta que su mente carnal sea destruida, lleve la cruz diariamente, obedecer todas las órdenes, y continuar por la vida haciendo las mejores decisiones que usted puede.

Jorge Fox escribe cómo la mente carnal debe ser destruida por la gracia:

Esa mente, la cual habla de Dios, pero no vive, no mora, ni permanece en el temor de Dios, esa mente debe sufrir, y pasar bajo el juicio de Dios, porque la maldición de Dios está sobre esa mente; porque esa mente es terrenal, y de la tierra, sobre la cual está la maldición de Dios. Y esa mente puede hablar de Dios, y decir cosas de Dios, pero no lo hace en unión con Dios, ni a partir del gozo de Dios en el espíritu,ni de haber comprado el conocimiento de él por medio de la muerte y los sufrimientos [del yo]; sino de rumores acerca de él, y de la costumbre y tradición. Pero el verdadero temor de Dios destruye esa mente, la cual habla de él, pero no vive en su temor; y esa mente es elevada, y permanece en su temor; y este es un sacrificio aceptable, el cual es puro, limpio, santo, y sin mancha. Entonces aquello que conoce a Dios, habla de él, quien ha comprado el verdadero conocimiento de él por medio del sufrimiento; y para los tales no hay condenación, sino gozo y paz. Y esta mente canta alabanzas verdaderas a Dios, la otra está en hipocresía, y por lo tanto sufre aflicción. Y esta mente permanece en Dios, y la otra vaga por las calles tras las criaturas, cometiendo fornicación con otros amantes; y habla de Dios, pero no está sujeta a Dios, y debe pasar por la condenación.

Más de Fox Carta # 19

Porque la cruz es para la mente carnal; yendo sus mentes carnales a las cosas carnales y terrenales, o yendo sus ojos y sus deseos a la tierra, donde están la ligereza, la imprudencia, la contrariedad, la amargura, y la presunción, y entonces la lengua correrá al azar, y estará en libertad; y aquel que no tiene poder sobre su propia lengua, su religión es vana, y es gobernado por la mente ligera. Pero la luz interior, que los convence, les mostrará, cuando la mente salga adelante; y les mostrará la cruz diaria, que debe crucificar la mente carnal; porque la mente carnal se ocupa de cosas carnales; y la cruz es para la voluntad del hombre, porque nunca entrará ... pero la mente carnal debe ser sacada y destruida.

Por lo tanto la mente y la imaginación deben ser destruidas por la gracia de Dios, hasta que usted tenga una mente nueva, la mente de Cristo:

Echad de vosotros todas vuestras transgresiones que habéis cometido, y adquirid un corazón nuevo, una mente nueva y un espíritu nuevo. ¿Por qué habréis de morir,1 oh casa de Israel? Eze 18:31

 "Porque éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días," dice el Señor. "Pondré mis leyes en la mente de ellos y en sus corazones las inscribiré." Heb 8:10

No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Rom 12:2

Haya en vosotros esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús: Filip 2:5

Porque, ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo. 1 Cor 2:16

Por lo tanto en humilde silencio nosotros persistente y pacientemente esperamos en Dios, de manera que por medio de su gracia recibida, nuestra mente impía es reemplazada por la mente de Cristo.

_______________________________________