La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 8

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,1 los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. [Andar conforme al Espíritu es ser llevado por el Espíritu en pensamientos, palabras, y acciones. Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Gal 5:19. Andar conforme a la carne es caminar de acuerdo a su mente carnal y corazón impío, antes de haber sido limpiado y purificado; hasta entonces usted no está en Cristo Jesús porque todavía está caminando en la carne — en sus deseos, afectos, placeres, orgullo, enojo, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc. Cualquier persona que diga estar en Cristo cuando no está crucificada está tomando su nombre en vano; o hacer cualquier cosa mientras declara hacerlo en su nombre o en el nombre de Jesús también es tomar su nombre en vano.]

 2 porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.2 [Cuando crucificado, experimentamos el Ministerio de Justicia, el cual consiste en aprender cómo caminar y hablar justamente, caminar por medio de la Luz de la Vida, caminar según el Espíritu. Usted no es libre de la ley del pecado y la muerte, hasta que haya recibido el fruto del Espíritu, caminando en amor, muerto a la ley del pecado y la muerte, habiendo sido crucificado en la cruz interna de la negación propia.]

 3 Porque Dios hizo lo que era imposible para la ley, por cuanto ella era débil por la carne: Habiendo enviado a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; [Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. 1 Juan 3:8.]

 4 para que la justa exigencia de la ley fuese cumplida en nosotros que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. [A menos que estemos caminando, pensando, hablando, y actuando de acuerdo a la manera en la que el Espíritu nos dirija, no hemos cumplido la justicia de la ley, y por lo tanto todavía estamos sujetos a la Ley de Pecado y Muerte. Cuando un hombre de Dios que es ordenado y vigorizado por Dios, quien le dice qué decir y qué hacer, de manera que todas sus acciones y palabras sean provenientes de una obediencia amante a Dios; verdaderamente un hombre tal ama a Jehová su Dios con todo su corazón, y toda su alma, y todas sus fuerzas. Deut 6:4-5; un hombre así cumple la ley y establece la ley, incluso grandemente sobrepasa la ley. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley."]

 5 Porque los que viven conforme a la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu.

 6 Porque tener una mente carnal es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. [No cometa el error de pensar que usted es una persona con mente espiritual a menos que el Señor haya destruido su mente carnal, liberándolo del pecado, y liberándolo de caminar de acuerdo a los deseos de su carne y los pensamientos de su mente. Cuando usted está caminando con el Espíritu que suple sus pensamientos, sus palabras para que hable, y sus obras para que realice — sólo entonces usted tiene una mente espiritual, poseyendo la mente de Cristo como su guía. La vida que incluye tener una mente espiritual es seguir la luz de Cristo a medida que Él lo guíe; la paz de tener una mente espiritual es la quietud de la mente con una seguridad incuestionable y confianza para siempre.]

 7 Pues la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede.3 [y por lo tanto la mente y la imaginación deben ser destruidas por la gracia de Dios, hasta que usted tenga una mente nueva, la mente de Cristo. La cruz es para la mente carnal del hombre y para la voluntad del hombre. De la Palabra del Señor en el interior: "Hacer decisiones es vivir en tu mente carnal. Aquellos que siguen sus propias mentes llorarán y se lamentarán; habrá gran dolor. La mente es una cosa terrible. Nosotros trabajamos con una mente maldita. Tú recibirás un nuevo corazón y una nueva mente. Crece en la mente de Cristo, de la cual proceden todos los pensamientos buenos. Aquello que vive en la enemistad debe ser destruido." Debido a que su mente no puede ser sujeta a la Ley de Dios, obviamente debe ser destruida; llevar la cruz destruye su naturaleza carnal. Hasta que su mente carnal sea destruida, lleve la cruz diariamente, siga obedeciendo todos los mandamientos, y continúe su vida haciendo las mejores decisiones que usted pueda.]

 8 Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. [¡Tome nota! Si usted está viviendo para sus deseos y placeres, si usted está caminando según su mente carnal, si usted todavía está sin la guía continua del Espíritu de Dios, usted está en la carne. Si usted no ha crucificado la carne en la cruz interna de la negación propia, usted no es de Cristo: porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos [lujuria y afectos]. Gal 5:24.]

 9 Sin embargo, vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo [para que lo gobierne como rey, haciendo su voluntad], no es de él. [Pablo ha dicho claramente en los versículos anteriores que a menos que su naturaleza pecaminosa haya sido destruida, incluyendo su mente carnal; que a menos que usted ya no camine de acuerdo a sus deseos, pasiones, y placeres; que a menos que usted esté caminando bajo el control del Espíritu en pensamiento, palabra y acción; entonces usted no es parte de Cristo — usted no está en Cristo — usted no pertenece a Cristo — todavía. Primero usted debe hacer morir su naturaleza carnal y pecaminosa en la cruz interna de la negación propia... Aquellos que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos]. Gal 5:19-24. Haga clic aquí para ver más información acerca de estar "en Cristo."]

 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto a causa del pecado; pero el Espíritu es vuestra vida a causa de la justicia. [Si el Espíritu de Cristo mora dentro de usted, entonces las obras del cuerpo, (la carne, la naturaleza pecaminosa), se hacen morir, versículo 13, a continuación; entonces el cuerpo está muerto, sus deseos y pasiones carnales y pecaminosas ya no controlan su vida. Pero el justo Espíritu de Cristo dentro de usted que ha sido formado a medida que usted carga su cruz interna de la negación propia, no muere.]

 11 Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos mora en vosotros, el que resucitó a Cristo de entre los muertos también ha restaurado la vida en vuestros cuerpos mortales mediante su Espíritu que mora en vosotros. [Después que nuestra naturaleza carnal y pecaminosa ha sido destruida por el Espíritu, lo cual resulta en que el cuerpo está muerto a sus deseos y pasiones, el Señor es resucitado en nosotros para ser nuestro verdadero Señor de modo que nosotros somos una nueva criatura en nueva vida con la justicia imputada de Cristo. En este versículo el tiempo del verbo ha restaurado la vida no fue especificado en el original griego; por lo tanto los traductores de Babilonia para todas las Biblias tradujeron "también restauró la vida en sus cuerpos mortales" a "restaurará la vida en sus cuerpos mortales," pero su cuerpo no puede estar muerto a menos que el Señor también haya restaurado la vida en su cuerpo por medio de su Espíritu. Los traductores cometieron este error porque sus doctrinas sólo definen el cielo después que el hombre ha muerto físicamente y ha dejado este mundo; ellos no creen que el hombre puede ser trasladado al reino de Dios en unión con Dios mientras todavía está vivo en la tierra, ni creen que Jesús puede ser resucitado en un hombre que camina en la tierra.]

 12 Así que, hermanos, somos deudores, pero no a la carne para que vivamos conforme a la carne.

 13 Porque si vivís conforme a la carne [la naturaleza pecaminosa], habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis.4 [Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5. Despojaos de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño. Efe 4:22]

 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. [Ser guiados por el Espíritu de Dios es oír la palabra dentro de su corazón inspirándole con pensamientos, palabras, y acciones. Ser guiado por el Espíritu es caminar en amor, cumpliendo la ley. Esto sólo ocurre después que usted ha crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia para después recibir el fruto del Espíritu. Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Gal 5:19. De la Palabra del Señor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte. Un hombre perfecto oye lo que debe hacer — un tiempo de gran gozo."]

 15 Pues no recibisteis el espíritu de esclavitud para estar otra vez bajo el temor, sino que recibisteis el espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos: "¡Abba, Padre!"

 16 El Espíritu mismo da testimonio juntamente con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. [Jorge Fox escribió acerca de este testimonio por el Espíritu: El espíritu da testimonio en la tierra, que los hace morir, que los circuncida, que los lleva a toda la verdad; y en este espíritu está su comunión, y un vínculo de paz, que apacigua aquello que los aflige; y por medio de este espíritu los creyentes son bautizados en un cuerpo; sacados de los muchos cuerpos; y así por el espíritu ellos son llevados a la única cabeza, que es Cristo Jesús, (aunque hay muchas cabezas en el mundo), y por este espíritu ellos son santificados, por este espíritu ellos son instruidos, por este espíritu ellos adoran a Dios, por este espíritu ellos son cubiertos, por este espíritu ellos oran, y por este espíritu ellos cantan alabanzas a Dios que es un espíritu, por este espíritu ellos tienen un entendimiento, el espíritu de la sabiduría y el conocimiento, que es conocer a Dios y a Jesucristo a quien él ha enviado, que es vida eterna.]

 17 Y si somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él,5 para que juntamente con él seamos glorificados. [Puesto que Cristo ha padecido en la carne por nosotros, armaos también vosotros con la misma mentalidad, porque el que ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2. Parte de la cruz interna es el sufrimiento interno, por el cual el Señor lo guiará, cuando él considere que su fe es suficiente para sobrevivir la tribulación.]

 18 Porque considero que los padecimientos del tiempo presente no son dignos de comparar con la gloria que será revelada en nosotros. [Aquellos que prestan atención y obedecen lo que oyen a medida que esperan a Dios persistente y pacientemente verán a Jesús aparecer para traerles su salvación. Heb 5:9, Heb 9:28.  Y cuando se manifieste Cristo, vuestra vida, entonces también vosotros seréis manifestados con él en gloria. Col 3:4. Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Col 1:27 ]

 19 Pues la creación aguarda con ardiente anhelo la manifestación de los hijos de Dios.

 20 Porque la creación ha sido sujetada a la vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sujetó, en esperanza

 21 de que aun la creación misma será librada de la esclavitud de la corrupción, para entrar a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

 22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora.

 23 Y no sólo la creación, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, aguardando la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. [Note, ellos están esperando la redención. ¿Cómo esperamos? Esperar a Dios es sentarse persistentemente en humilde silencio, escuchar su voz y sus palabras, velar para ver sus revelaciones, oír sus mandatos, y después obedecerle; sólo aquellos que prestan atención y le obedecen reciben eterna salvación, Heb 5:9; la redención ocurre cuando recibimos la salvación eterna que debe ser vista, presenciada.]

 24 Porque fuimos salvos con esperanza;6 pero una esperanza que se ve no es esperanza, pues ¿quién sigue esperando lo que ya ve? [La salvación debe ser experimentada, vista, no asumida. Esperamos aquello que no hemos visto todavía, la salvación (en el versículo siguiente), pero la esperamos con paciencia, para ver que es traída a nosotros. En esta vida presente somos salvados por la esperanza de: ser enseñados por Dios, ver a Dios, ser liberados por el pecado, ser limpiados, purificados, perfeccionados, llevados a la santidad, y después a la unión con Dios, entrar en el reino, y más. De la Palabra del Señor en el interior: " La esperanza libera el poder de Dios para cambiarte. No hay esperanza para ninguno fuera del poder de Dios."]

 25 Pero si esperamos lo que no aun vemos, entonces lo aguardamos [la salvación] con paciente perseverancia. [Note, Pablo les dice que si ellos no han visto su salvación, ellos deben esperarla con paciente perseverancia. Esta es otra prueba de que la salvación viene a aquellos que prestan atención y obedecen los mandatos de Dios y le esperan persistente y pacientemente, Heb 5:9, 9:28. Leer acerca de ser salvo, o que los predicadores nos digan que somos salvos, o decir que somos salvos, no es ver o experimentar la salvación; por lo tanto, ¿cómo vemos la salvación? — cuando vemos a Jesús traer nuestra salvación en la vida presente. Así como nosotros, a través del Espíritu Santo, por fe, pacientemente aguardamos la esperanza de justicia, Gal 5:5, también esperamos la salvación. De la Palabra del Señor en el interior: "Usted debe esperar en el Señor para recibir la salvación."]

 26 Y asimismo, también el Espíritu nos ayuda en nuestras debilidades; porque cómo debiéramos orar, no lo sabemos; pero el Espíritu mismo intercede con gemidos indecibles.

 27 Y el [Jesús] que escudriña los corazones7 sabe cuál es el intento del Espíritu, porque él [Jesús] intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios.

 28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito.8

 29 Sabemos que a los que antes conoció, también los predestinó9 para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo; a fin de que él sea el primogénito en muchos hermanos.

 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. [Ustedes que piensan que están justificados porque creen que Jesús es el Hijo de Dios, ¿están glorificados? ¿Han ustedes experimentado a Jesús declarando su nombre a sus hermanos, en medio de la congregación [del cielo] y cantándole alabanzas a usted? Sal 22:22. Si su respuesta es sí, entonces de seguro usted está justificado. Jorge Fox escribió: "Aquel que le tiene a Él, tiene vida, justificación, santificación, y redención;.. ellos poseen justicia, gloria, sustancia, el fin de su fe, y Cristo su esperanza, que se queda y permanece.]

 31 ¿Qué, pues, diremos frente a estas cosas? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

 32 El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará gratuitamente también con él todas las cosas?

 33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? El que justifica es Dios.

 34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, es el que también resucitó; quien, además, está a la diestra de Dios, y quien también intercede por nosotros.

 35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación? ¿angustia? ¿persecución? ¿hambre? ¿desnudez? ¿peligros? ¿espada?

 36 Como está escrito: Por tu causa somos muertos todo el tiempo; fuimos estimados como ovejas para el matadero.

 37 Más bien, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

 38 Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo porvenir, ni poderes,

 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. ¡Note! Si usted está caminando tras los impulsos de la carne, caminando de acuerdo a su propia mente carnal, usted no está en Cristo Jesús. Usted no puede agradar a Dios si vive de acuerdo a los impulsos de la carne. Rom 8:8. Caminar por la vida de acuerdo a su propia mente es peor que adorar ídolos porque usted se hace a sí mismo un dios. Caminar de acuerdo a su propia mente es exactamente lo que Satanás le prometió a Adán y Eva — que ellos llegarían a ser sabios como Dios y conocer el bien y el mal; que ellos podrían decidir por sí mismos lo que era bueno y lo que era malo. Su primera decisión fue que ellos estaban desnudos y eso era malo. Cuando camina de acuerdo a su propia mente, usted está haciendo sus propias decisiones, basadas en sus racionalizaciones egoístas — en el mejor de los casos, usted sólo es capaz de hacer la decisión menos mala; sin la dirección de Dios, usted no tiene idea de cual es su voluntad y lo que es verdaderamente bueno.

Usted no puede estar todavía en la carne, todavía pecando, caminando según la carne, y estar en Cristo; estas condiciones son mutuamente excluyentes. El creer otra cosa supone que Cristo acepta el pecado dentro de los miembros de su cuerpo, supone que él se uniría en matrimonio con una persona pecadora, supone que la luz tiene compañerismo con las tinieblas y la justicia con la injusticia. Porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gal 5:24.

Pero en el que guarda su palabra [obedece los mandamientos que él le da], en éste verdaderamente el amor de Dios ha sido perfeccionado. Por esto sabemos que estamos en él. 1 Juan 2:5.
Note, esto es estar "en Cristo" — tener el amor de Dios que ha sido perfeccionado en usted. Pablo también nos dice: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Cor 5:17. Por lo tanto muchas personas en el cristianismo dicen estar "en Cristo" pero no tienen idea que lo que ellos dicen es una abominación porque el pecar todavía y decir ser parte de Cristo, ¡es en efecto estar diciendo que Cristo es parte del pecado! Los incrédulos, que ven a aquellos que están "en Cristo" pecando y diciendo que son parte de Cristo, asocian su comportamiento hipócrita con Jesús mismo — ellos llegan a ser piedras de tropiezo para otros que por consiguiente no pueden oír la verdad acerca de Jesús ni la esperanza de su evangelio verdadero.

2 la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Esto significa que Pablo había sido liberado del pecado. Ya no tiene el pecado obrando la muerte en su cuerpo, sino que tiene la ley del Espíritu de la vida obrando la vida en él. Pablo nos dice en los siguientes versículos que él no anda tras las cosas de la carne (deseos y el orgullo), sino que anda tras las cosas del Espíritu, lo cual es caminar de acuerdo con la dirección y la guía del Espíritu. Ya no camina de acuerdo a su mente carnal, sino que camina en la dirección de Dios — esta es la Ley del Espíritu de la Vida. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida.." Para ser libre de la ley, usted debe ser primero restaurado a la imagen espiritual de Dios, quitando el cuerpo de pecados de la carne por la circuncisión de su corazón, la circuncisión de Cristo; para ellos, la ley está muerta. Esto no se puede hacer a menos que haya sido liberado de la esclavitud del pecado, que es el evangelio que Pablo predicó: para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados y una herencia entre los santificados por la fe en mí. Hechos 26:17-18.

No debáis a nadie nada, salvo el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo ha cumplido la ley.
Porque los mandamientos--no cometerás adulterio, no cometerás homicidio, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento-- se resumen en esta sentencia: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el amor es el cumplimiento de la ley. Rom 13:8-10


Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Gal 5:14

Cuando el Señor aparezca para completar nuestra salvación, seremos llenos de amor y ustedes caminarán totalmente por el amor y la luz de Dios.

Ahora bien, las obras de la carne son evidentes. Éstas son: adulterio, inmoralidad sexual, impureza, desenfreno, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, ira, contiendas, disensiones, divisiones, envidia, homicidios, borracheras, orgías [fiestas] y cosas semejantes a éstas,
de las cuales os advierto, como ya lo hice antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fe, benignidad [o mansedumbre, o humildad ], y dominio propio.
Contra tales cosas no hay ley.
Gal 5:19-23

La ley fue dada a los descendientes caídos de Adán, quien había perdido la guía y la vida de Dios; cuando el hombre ha sido cambiado por el poder de Dios para caminar en el amor a medida que es inspirado por Dios, no hay ley necesaria y no hay ley que se aplica. Cuando usted camina de la manera en que es inspirado por Dios, usted está cumpliendo la ley; usted está caminando más allá del cumplimiento total de la ley porque:

3 La mente carnal es enemistad contra Dio; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Debe ser destruida por el Espíritu de Dios.  La mente carnal tiene deseo de cosas, deseo de personas, vive en orgullo,mentiras, busca el honor de los hombres en vez de Dios — deseando ser su propio Dios como Satanás le prometió a Adán y Eva. Debido a que la mente carnal no puede ser sujeta a la ley de Dios, obviamente debe ser destruida; de la Palabra del Señor en el interior: "aquello que vive en la enemistad debe ser destruido." La cruz es para la voluntad del hombre y para su mente carnal, la cual debe ser negada, de manera que hagamos más bien la voluntad de Dios, hablando solamente lo que Él nos dice que digamos, y obrando de acuerdo a sus órdenes. La mente carnal debe ser destruida por el Espíritu de Dios para ser reemplazada por la mente de Cristo. Cuando la mente carnal muere, usted está en reposo y tiene paz.

Caminar de acuerdo a sus propias decisiones es peor que adorar ídolos de piedra o de madera:

Vuestros padres me abandonaron, se fueron en pos de otros dioses y les rindieron culto; porque se postraron ante ellos, mientras que a mí me abandonaron y no guardaron mi ley. Y vosotros habéis actuado peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros os vais cada uno tras la porfía de su malvado corazón, sin escucharme a mí. Jer 16:11-12. De la Palabra del Señor en el interior: "Cada hombre era su propio rey."

Porque el instinto del corazón del hombre es malo desde su juventud. Gen 8:21.

Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde que anda por un camino que no es bueno, tras sus propios pensamientos. Isaías 65:2

"Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos, dice Jehovah. Como son más altos los cielos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más altos que vuestros pensamientos." Isaías 55:8-9.

Esto digo e insisto en el Señor: que no os conduzcáis más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes, Efe 4:17

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo [deje] sus pensamientos; Isa 55:7

Todos son impíos e injustos hasta que el Espíritu ha destruido su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia, la cual destruye la mente egoísta, vana y carnal con sus pensamientos. La operación básica de la gracia es enseñarnos a negar la impiedad y los deseos del mundo, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente. Tit 2:11-12.

Los pensamientos del injusto son una abominación (repugnante, asqueroso) a Jehovah, pero las palabras de los puros son palabras agradables. Prov 15:26

Nadie es justo antes de ser purificado, porque nosotros, por medio del Espíritu, por fe, pacientemente esperamos la esperanza de justicia. Gal 5:5. Nosotros persistente y pacientemente esperamos en humilde silencio al Espíritu por medio de la gracia para que nos enseñe cómo vivir justamente, Tit 2:11-12, y para que el Espíritu destruya la naturaleza pecaminosa, incluyendo nuestra mente carnal.

Jehovah conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad. Sal 94:11 

sea vuestro hablar, 'sí', 'sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del mal [el espíritu de Satanás dentro de usted]. Mat 5:37.

Pablo, dirigiéndose a los creyentes crucificados, escribió: "en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire [Satanás],.. nosotros tuvimos nuestra conducta entre ellos en la lujuria de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y los pensamientos de nuestra mente." Efe 2:3.

¡Tome nota! A menos que usted haya hecho morir (mortificado) la naturaleza pecaminosa dentro de usted en la cruz interna de la negación propia, usted está caminando de acuerdo a los caminos del mundo y de Satanás, satisfaciendo los deseos de la carne y los pensamientos de su mente, ambos de los cuales deben ser destruidos por el Señor.

Si usted espera hacer la voluntad de Dios, debe dejar que la gracia destruya su mente carnal, que es enemistad contra Dios. La mente carnal es la mente de la serpiente, la mente de Satanás. Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies. Rom 16:20. Cristo llama a los fariseos: "¡Serpientes! ¡Generación de víboras!" Mat 23:33; ellos eran serpientes porque estaban controlados por sus mentes carnales, lo cual es enemistad contra Dios. (La serpiente es otro nombre para el diablo o Satanás.) Pero cuando Cristo hiere su mente (la cabeza de Satanás) bajo sus pies, él destruye la enemistad que se originó en el jardín, cuando la serpiente se convirtió en el dios del hombre. Por lo tanto a medida que Cristo destruye la mente carnal y destruye la imaginación, todo pensamiento llega a ser cautivo a la obediencia a Cristo, 2 Cor 10:5. Por medio del arrepentimiento en la cruz interna de la negación propia, a través de la gracia Dios nos da una mente, corazón, y espíritu nuevos; él escribe su ley en nuestra mente y nuestro corazón, Jer 31:33; de modo que tenemos la mente de Cristo. 1 Cor 2:16; de modo que nosotros ya no satisfacemos los deseos de la carne ni los pensamientos de la mente. Efe 2:3.

De la Palabra del Señor en el interior:

Una vez estaba muy abatido por el mal de mi mente carnal, y le pregunté al Señor por qué se nos había dado una mente tal; la respuesta del Señor fue muy rápida: "para la sobrevivencia hasta que tú me encuentres." Hasta que su mente carnal sea destruida, lleve la cruz diariamente, obedecer todas las órdenes, y continuar por la vida haciendo las mejores decisiones que usted puede.

Jorge Fox escribe cómo la mente carnal debe ser destruida por la gracia:

Esa mente, la cual habla de Dios, pero no vive, no mora, ni permanece en el temor de Dios, esa mente debe sufrir, y pasar bajo el juicio de Dios, porque la maldición de Dios está sobre esa mente; porque esa mente es terrenal, y de la tierra, sobre la cual está la maldición de Dios. Y esa mente puede hablar de Dios, y decir cosas de Dios, pero no lo hace en unión con Dios, ni a partir del gozo de Dios en el espíritu,ni de haber comprado el conocimiento de él por medio de la muerte y los sufrimientos [del yo]; sino de rumores acerca de él, y de la costumbre y tradición. Pero el verdadero temor de Dios destruye esa mente, la cual habla de él, pero no vive en su temor; y esa mente es elevada, y permanece en su temor; y este es un sacrificio aceptable, el cual es puro, limpio, santo, y sin mancha. Entonces aquello que conoce a Dios, habla de él, quien ha comprado el verdadero conocimiento de él por medio del sufrimiento; y para los tales no hay condenación, sino gozo y paz. Y esta mente canta alabanzas verdaderas a Dios, la otra está en hipocresía, y por lo tanto sufre aflicción. Y esta mente permanece en Dios, y la otra vaga por las calles tras las criaturas, cometiendo fornicación con otros amantes; y habla de Dios, pero no está sujeta a Dios, y debe pasar por la condenación.

Más de Fox Carta # 19

Porque la cruz es para la mente carnal; yendo sus mentes carnales a las cosas carnales y terrenales, o yendo sus ojos y sus deseos a la tierra, donde están la ligereza, la imprudencia, la contrariedad, la amargura, y la presunción, y entonces la lengua correrá al azar, y estará en libertad; y aquel que no tiene poder sobre su propia lengua, su religión es vana, y es gobernado por la mente ligera. Pero la luz interior, que los convence, les mostrará, cuando la mente salga adelante; y les mostrará la cruz diaria, que debe crucificar la mente carnal; porque la mente carnal se ocupa de cosas carnales; y la cruz es para la voluntad del hombre, porque nunca entrará ... pero la mente carnal debe ser sacada y destruida.

Por lo tanto la mente y la imaginación deben ser destruidas por la gracia de Dios, hasta que usted tenga una mente nueva, la mente de Cristo:

Echad de vosotros todas vuestras transgresiones que habéis cometido, y adquirid un corazón nuevo, una mente nueva y un espíritu nuevo. ¿Por qué habréis de morir,1 oh casa de Israel? Eze 18:31

 "Porque éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días," dice el Señor. "Pondré mis leyes en la mente de ellos y en sus corazones las inscribiré." Heb 8:10

No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Rom 12:2

Haya en vosotros esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús: Filip 2:5

Porque, ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo. 1 Cor 2:16

Por lo tanto en humilde silencio nosotros persistente y pacientemente esperamos en Dios, de manera que por medio de su gracia recibida, nuestra mente impía es reemplazada por la mente de Cristo.

4 Porque si vivís conforme a la carne [la naturaleza pecaminosa], habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Pablo nos dice que para vivir debemos hacer morir los actos de la carne por medio del Espíritu. Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5. Lo que el Espíritu le muestra es pecado, y cuando hay pesar y determinación de ser diferente, el Espíritu lo quita de su corazón. Usted recibe inmediatamente fortaleza para ser diferente, la cual crece hasta que el pecado ha sido totalmente eliminado.

5 Y si somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él. ¡Note! Usted no puede ser hijo o heredero de Dios, a menos que sufra con Cristo, a menos que sufra en la cruz interna de la negación propia. Hebreos dice lo mismo: Sin la disciplina de Dios, usted es un hijo ilegítimo. Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. 1 Ped 2:21. Si morimos con él, también viviremos con él. Si perseveramos, también reinaremos con él. 2 Tim 2:11-12. Puesto que Cristo ha padecido en la carne por nosotros, armaos también vosotros con la misma mentalidad, porque el que ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2. Parte de la cruz interna es el sufrimiento interno, por el cual el Señor lo guiará, cuando él considere que su fe es suficiente para sobrevivir la tribulación.

Del Diario de Jorge Fox:

Usted debe tener comunión con Cristo en sus sufrimientos; 1 Ped 4:12-13
si usted quiere reinar con él, debe sufrir con él; 2 Tim 2:12
si usted quiere vivir con él, debe morir con él; 2 Tim 2:11

y si usted muere con él, debe ser sepultado con él, Rom 6:4
y al ser sepultado con él en el verdadero bautismo, usted también resucitará con él. Col 2:11-12

Debe haber "una venida a su muerte, un sufrimiento con Cristo;" y esta es una necesidad para la salvación;
y no temporalmente, sino contínuamente: debe haber una "muerte diaria."

6 fuimos salvos con esperanza. La salvación no se debe asumir, la salvación se debe experimentar y ver.
Somos salvos por la gracia que purifica el corazón y el alma a través de nuestra fe en las promesas de Dios, pero debemos tener la esperanza de poder asegurarlas:

¿Y cómo demostramos nuestra esperanza? Sentarnos a los pies de Jesús y escuchar su palabra es lo único que es necesario en cualquiera que desee experimentar las promesas de la Biblia:

Prosiguiendo ellos su camino, él entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.
Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual se sentó a los pies del Señor y escuchaba su palabra.
Pero Marta estaba preocupada con muchos quehaceres, y acercándose dijo: --Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado servir sola? Dile, pues, que me ayude.
Pero respondiendo el Señor le dijo: --Marta, Marta, te afanas y te preocupas por muchas cosas.
Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10:38-42
.

Jesús no le estaba leyendo las escrituras a María, él le estaba hablando; debemos oírle hablarnos a nosotros también: porque las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63. Nosotros debemos ir a él. Debemos esperar en él escuchar en silencio, con la humildad de un pecador en necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Debemos escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21. Diariamente debemos esperar, velar, escuchar, oír, obedecer... esperar, velar, escuchar, oír, obedecer..... buscar, escuchar, obedecer. Debemos perseverar hasta el fin, cuando Cristo nos trae la salvación.

Sentarse en silencio, luchando con su mente para oír, es una cruz para su voluntad; obedecer es una cruz para su voluntad — negar su voluntad, y ceder a hágase tu voluntadesta es la cruz interna de la negación propia. De la Palabra del Señor en el interior: "Poco a poco la voluntad del Señor será progresada." Haga esto, y usted estará siguiendo a Jesús.

Ciertamente él ama a los pueblos; Todos sus santos están en sus manos. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3

De la Palabra del Señor en el interior: " La esperanza libera el poder de Dios para cambiarte. No hay esperanza para ninguno fuera del poder de Dios." Sin el poder de Dios obrando en usted, no hay victoria, no se puede vencer. Hay tres fuentes para que el poder de Dios sea liberado para purificarlo: 1) la verdadera esperanza y el evangelio, 2) la cruz interna de la negación propia, y 3) el poder en el nombre de Jesús. Este poder de Dios obra en nosotros, y nos mantiene a través de la fe en la salvación, lo cual es ser liberado del pecado. Hoy el cristianismo está sin la cruz y sin la verdadera esperanza; y así, sin el poder de Dios, dejado sólo como una apariencia (cascarón vacío) del cristianismo original, sin la nueva vida de la nueva criatura, sin santidad, revolcarse en el pecado, haciendo alarde de su imperfección, pereciendo, cuyo fin es la destrucción. Porque sin el poder de Dios liberado para cambiar al hombre, su corazón está lleno de pecado y es inaceptable para Dios, independientemente de lo que sus labios puedan decir en forma de culto. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho por medio del cuerpo, sea bueno o malo. 2 Cor 5:10

7 El Espíritu escudriña todas las cosas en el corazón del hombre. Jesús dijo: yo soy el que escudriño la mente y el corazón, mostrándole sus pecados, dándole la motivación para arrepentirse. Cuando usted se ha arrepentido, el espíritu después hace morir (mata, quita) ese pecado de su corazón. Haga esto de manera repetida, y usted llegará a estar sin pecado gracias a la eliminación por parte del Espíritu. Y cuando usted ve al Espíritu quitando el pecado de su vida, aún el deseo de pecar, esta llega a ser seguridad innegable de la salvación venidera, siempre y cuando usted siga su camino hasta el fin. Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5; esto es hecho también por el Espíritu de Dios: Porque si vivís conforme a la carne, habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:13. Por lo tanto el Espíritu le muestra al hombre sus pecados y después los destruye.

8 Sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito. Mientras estamos buscando, el creador del universo nos está cuidando, protegiendo, planeando por nosotros, moviendo el mundo para nuestro beneficio, y siempre está allí por nosotros. Con esta seguridad, sabemos que todo lo que venga es su voluntad para nosotros; y cualquier cosa que suceda, aunque parezca ser un problema en esos momentos, sabemos que como está escrito: todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito. Rom 8:28; y debido a que guardamos sus mandamientos, él sabe que lo amamos, Juan 14:23. Por lo tanto sabemos que todo lo que nos suceda es la voluntad de Dios, para ayudarnos a crecer, y tenemos una paz que está basada en el amor de Dios por nosotros. Podemos echar sobre él toda nuestra ansiedad y temor 1 Pedro 5:7, y dependemos de él para que obre toda cosa para nuestro beneficio. Tenemos confianza de que él está obrando por nosotros, aún cuando no podemos ver cómo eso está sucediendo; sabemos que él controla todo el universo, y no es esfuerzo para él unir nuestras vidas con la de él.

Todas las cosas incluye lo que está vivo y lo que no está vivo; todas las cosas incluye personas. Él puede controlar los pequeños detalles de las vidas de los hombres sin violar su libre albedrío y confianza propia. Aquellos elegidos por Dios, están protegidos por El mientras completen su camino de búsqueda; como está escrito, “todas las cosas ayudan para el bien de aquellos que aman a Dios (o como se dice, a quienes Dios ama) a los que son llamados conforme a su propósito”, pero el solamente provee protección a aquellos que lo están buscando en amor y a quienes ha llamado; de la Palabra del Señor en el interior: "Todas las otras personas destinadas para la reconciliación después de esta vida, viven sin protección”. Nosotros tenemos libre albedrío pero con los pequeños detalles, Él nos puede mover como piezas de ajedrez sin violarlo, porque los detalles insignificantes que controla, no violan los principios de nuestro corazón o nuestra confianza en nosotros mismos; las decisiones que siguen los principios de nuestro corazón y afectan nuestra confianza propia son hechas por nosotros independientemente, y Él no anula esas decisiones en ninguna persona. Esto no se trata de hacer algo bueno de una mala situación, sobre la cual Él no tiene control; Él está en control de todo lo que está alrededor de aquellos a quienes ha llamado de acuerdo a su propósito y quienes lo aman! ¿Para qué? De la Palabra del Señor en el interior, "la tierra existe para los santos”. La tierra es la oportunidad de todos para ser uno con Dios, como uno de sus hijos pero, para aquellos que no están tan motivados, hay solamente obstáculos, pruebas, pulido de piedras, en las ilusiones de esta vida, lo cual pareciera que uno elige todo de manera independiente pero, como la Voz del Señor dijo: "todo hombre es puesto en este lugar por Dios”. La ilusión es que no hay un Dios. La ilusión es que Dios no controla nada. La ilusión es que todos somos independientes, bajo ningún control. Es una ilusión necesaria*; la tierra que nutre para permitir que el amor crezca sin opresión. Vea Porque al Diablo se le Permite Más.

* La física cuántica recientemente ha descubierto que el mundo entero es una ilusión; que no hay un mundo material como la ciencia tenía pensado previamente. Más bien los átomos, que previamente se pensaba que eran el material básico para formar todo lo demás, ahora se sabe que están compuestos de vórtices que son como torbellinos de energía; y la energía es considerada como espíritu. Esto está de acuerdo con las escrituras: "Sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas, y nosotros vivimos para él; y un solo Señor, Jesucristo, mediante el cual existen todas las cosas, y también nosotros vivimos por medio de él." 1 Cor 8:6. Dios es luz. Dios es un fuego consumidor. Dios es un espíritu. Debido a que todos somos seres creados, creados de la energía infinita que es Dios, obviamente él puede controlarnos cuando Él lo desee. A continuación hay dos versículos más para mostrar la verdad de que todo es creado y existe dentro de Dios: (porque todo es energía, no la ilusión de la materia o sustancia).

De uno solo ha hecho toda raza de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra. Él ha determinado de antemano el orden de los tiempos y los límites de su habitación, para que busquen a Dios, si de alguna manera, palpasen y le hallasen. Aunque, a la verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros; porque "en él vivimos, nos movemos y somos". Hechos 17:26-28

Un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en usted todos. Efe 4:6

¿Acaso podrá alguien ocultarse en escondrijos para que yo no lo vea?, dice Jehovah. ¿Acaso no lleno yo el cielo y la tierra?, dice Jehovah. Jer 23:24

Aquí no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre; sino que Cristo es todo y en todos. Col 3:11

Cuando usted está comprometido a seguir al Señor, oyéndole a medida que usted le espera, todo lo que le sucede es permitido por el Señor para llevarle a la perfección. Él permitirá que aquellos que están alrededor de usted le abusen para enseñarle a dejar su enojo, resentimiento, y esperar venganza; y para que más bien los perdone, así como Él perdonó a aquellos que lo golpearon y lo crucificaron. Debemos sufrir con Él para reinar con Él. 2 Tim 2:11-12. Tenemos que confiar que todo es de parte de Él, y esta confianza es fe; ellos vivirán por fe, Hab 2:4.

De la Palabra del Señor en el interior: "vive en la fortaleza de la fe donde no importa si alguien te da un beso o te pega un bate de beisbol," sabiendo que todo lo que le pasa a una persona que está buscando verdaderamente, está completamente bajo su control y su dirección. Así que si alguien me pega con un bate de béisbol, Dios espera que yo practique el perdón: a ignorar lo que pasó a pesar del sufrimiento y de la maldad de la persona que tiene el bate. Su vida es una carrera de obstáculos, diseñada por Dios, para que usted pase por arriba y a través de ellos, aprendiendo a perdonar y a amar a pesar del dolor y la injusticia. Esta vida es un campamento de entrenamiento que produce un soldado de amor, cuya arma es la espada del Espíritu, la palabra viviente de Dios. Cuando usted se da cuenta de que es Dios quien ha permitido, (permitido pero no motivado), que la persona sea grosera, desagradable, e hiriente con usted, usted puede personar a esas personas fácilmente porque ellos sólo son un obstáculo de resentimiento potencial, cuya ofensa debe ser pasada por alto (o si no es pasada por alto, para producir el dolor del resentimiento), siendo así usado por Dios para ayudarle en su progreso espiritual.

No hay coincidencias. Las que parecen ser coincidencias son planeadas a propósito.

9 a los que antes conoció, también los predestinó. Con Dios no hay tiempo: Aquello que fue ya es, y lo que ha de ser ya fue. Dios recupera lo que ya pasó, Ecl 3:15. Dios conocía a todos de antemano: aquellos que no irían a él, como también aquellos que lo harían. De modo que todo lo que todavía tiene que suceder en nuestra dimensión del tiempo, ya ha sucedido en la dimensión sin tiempo de Dios; por lo tanto Pablo puede decir a los que antes conoció, los predestinó, llamó, justificó, y glorificó. Rom 8:29-30. Todo hombre en el mundo tiene su oportunidad de acercarse a Dios porque el evangelio ha sido predicado en todo hombre y a todo hombre a través de la historia; vea la nota para Col 1:23 para obtener una explicación detallada de cómo eso ocurre. Todo hombre tiene su día de visitacióntodo hombre oye la voz anónima del Señor rogándole que se aparte del mal; y si a esas palabras no se les hace caso, todo hombre recordará aquellas palabras que él ignoró cuando en el juicio esas palabras le juzguen a él.

El siguiente es un pequeño pasaje de los escritos detallados de Jorge Fox que desaprueban la doctrina de la predestinación y la doctrina de la elección y reprobación:

"Si Dios ha ordenado la mayor parte de la humanidad al infierno, de acuerdo con la falsa doctrina de ustedes, entonces ¿cómo envió Dios a su Hijo? ‘Quien amó de tal manera al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino tenga vida eterna.’ Y Cristo ilumina a cada hombre que viene al mundo, con su luz, quien es la vida en sí mismo, la palabra; y él dijo: 'crean en la luz;’ y dijo: 'aquel que cree, es salvo; y no será condenado; y aquel que no cree, ya está condenado.’...Y Cristo envía a sus discípulos, y les da poder, y su Santo Espíritu, a todas las naciones, para predicar el evangelio a cada criatura bajo el cielo.... Ahora, ¿no son éstas buenas nuevas y alegres de salvación a toda criatura bajo el cielo, este evangelio de salvación? Entonces, ¿dónde están esas criaturas o personas que han sido predestinadas para la condenación, de las cuales ustedes hablan? Porque ¿acaso no es debido a que ellos no quisieron recibir el evangelio eterno de salvación, las buenas nuevas a toda criatura bajo el cielo, que ellos perecen? Ellos no fueron y dijeron, como ustedes que están en el error han dicho y hablado, van y dicen a las naciones, que Dios ha predestinado la mayoría de ellos para el infierno y la condenación. Ése no es el evangelio de salvación que predicaron los apóstoles a cada criatura; quienes dijeron: ‘aquellos que creen son salvos; y aquellos que no creen, ya están condenados.’ Por lo tanto está claro que es la incredulidad que trae la condenación.
....
También la gracia de Dios, que trae salvación, [¡Tome nota!, trae salvación,] esta gracia y favor de Dios ha aparecido a todos los hombres, [pero no trae salvación a todos]. Ahora si Dios había predestinado a tal número de personas (como ustedes dicen y predican), para la reprobación y condenación, ¿cómo entonces aparece esta gracia y favor a todos los hombres? ¿y cómo se puede decir que ‘Cristo probó la muerte por cada hombre?’ Porque por la ofensa de Adán y Eva, ¿acaso no entró el pecado y la condenación en el mundo, y no vino acaso el juicio sobre todos los hombres, porque todos han pecado? Y así por la justicia de Cristo el don gratuito vino a todos los hombres para justificación de la vida; y entonces, ¿dónde está la predestinación de las personas para la condenación, viendo que todos están en condenación? porque por la justicia de Cristo, el don gratuito vino sobre todos los hombres para la justificación de la vida. Y así, ¿acaso no viene la condenación y el juicio por no recibir a Cristo, y no creer en él? ¿Y acaso no vino la primera condenación sobre Adán y Eva por no creer, y por desobedecer a Dios?"

Dios no desea la muerte del pecador, sino que se arrepienta, regrese, y viva:’ Eze 33:11,18:30-32 .... todas las naciones son benditas en Isaac, y todas las familias de la tierra en Jacob, Gen 26:3-5,28:13-14;... Y Jesús le habló a sus discípulos, diciendo: ‘Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, (no algunas naciones, sino todas las naciones), bautizándoles (es decir, sumergiéndoles o bañándolos), en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado.’ Mat 28:20 ....Dios quiere que todos los hombres sean salvos, y que lleguen al conocimiento de la verdad. 1 Timoteo 2:1-4. Esperamos en el Dios viviente, quien es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen. 1 Timoteo 4:9-10. Porque Dios encerró a todos bajo desobediencia, para tener misericordia de todos. Rom 11:32... Cristo murió por los pecados de todo el mundo, no sólo de algunos predestinados. 1 Juan 2:2, Rom 5:18-19, 1 Tim 2:6, Juan 1:29, Heb 2:9.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo