Warning: mysqli_query() expects at least 2 parameters, 1 given in /nfs/c12/h04/mnt/220383/domains/hallvworthington.com/html/getverses.php on line 644

Warning: mysqli_fetch_array() expects parameter 1 to be mysqli_result, null given in /nfs/c12/h04/mnt/220383/domains/hallvworthington.com/html/getverses.php on line 646
La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 6

Capítulo Anterior

 1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia?1

 2 ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?2 [Pablo le está hablando a aquellos que están muertos al pecado y son libres de él. Mire el versículo 6:18 más abajo: y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia. Él está hablando a los cristianos bien maduros, que han sufrido enla cruz para terminar con el pecado; pero ellos todavía pueden caer en la tentación si no tienen cuidado porque no han recibido el segundo paso a la perfección: nacer de Dios y ser incapaz de pecar otra vez porque el Padre los protege. 1 Juan 3:9, 1 Juan 5:18, Juan 10:29. Vea la nota más abajo.]

 3 ¿Ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte? [Ser bautizado en Cristo Jesús es el bautismo del Espíritu Santo. El bautismo del Espíritu Santo, Mat 3:11-12, es un bautismo de fuego que no se puede apagar al final de la caminata hacia Dios, que quema completamente todo el pecado y los deseos impíos restantes (la paja) en el corazón del hombre que ha sido limpiado (la era), conservando el cambio de la vida de Dios en el corazón del hombre (el trigo en el granero), dejando al individuo limpio y purificado, que entonces es capaz de tener unión con Dios, para compartir la naturaleza divina de Dios. Este bautismo ocurre después que el hombre ha crucificado su naturaleza egoísta y pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Este bautismo es por fuego, el bautismo de la muerte a la naturaleza pecaminosa del hombre, es el único bautismo que es necesario: un Señor, una fe, un bautismo. Efe 4:5.]

 4 Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros deberíamos andar en novedad de vida. [El ser sepultado, el bautismo en la muerte, y la novedad de vida no deben ser imaginados, asumidos, o presumidos: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; as cosas viejas pasaron; he aqui, todas son hechas nuevas. 2 Cor 5:17. De la Palabra de Dios en el interior: "La nueva vida es tan radicalmente diferente como un hombre que ha vivido en un subterráneo toda su vida, y que de repente sale a la superficie para ver el sol, el cielo, la vegetación, el viento, las estrellas, los colores."]

 5 Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección. [Los romanos habían muerto en la cruz interna de la negación propia, para ser libres de pecado; pero ellos todavía no habían experimentado a Cristo resucitado en ellos para llegar a ser una criatura completamente nueva, en unión con Dios como un hijo nacido de Dios. Vea la nota número 2 más abajo para obtener detalles acerca de los dos pasos para la perfección.]

 6 Y sabemos esto, que nuestro viejo hombre ha sido crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no sirvamos al pecado; [Los cristianos, sin tener conocimiento de cómo cargar una cruz, asumen que han sido crucificados con Cristo por imputación, lo cual es un cristiansimo supuesto. Usted debe hacer morir su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia para que pueda ser liberado del pecado.]

 7 porque el que ha muerto [habiendo crucificado sus deseos y afectos en la cruz interna de la negación propia] ha sido justificado del pecado. [Pero si usted todavía está pecando, usted no está libre del pecado: "De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado." Juan 8:34.]

 8 Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él.

 9 Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.

 10 Porque en cuanto murió, para el pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, vive para Dios.

 11 Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús.

 12 No permitáis que el pecado reine como rey en vuestro cuerpo mortal, de modo que cedáis a sus deseos y sirváis su lujuria y pasiones impías. [Los romanos habían sido liberados del pecado, pero todavía podían caer en la tentación si no tenían cuidado; ellos tenían la perfección como la de Adán y Eva. Todavía debían avanzar hacia la unión con Cristo como un hijo de Dios para ser protegidos de poder pecar otra vez.]

 13 Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino más bien presentaos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.3 [Cuando usted ha sido liberado del los pecados y del mal en su corazón, Dios guiará sus pensamientos, palabras, y obras. Entonces somos un instrumento apto en sus manos para mostarle al mundo el amor de Dios, sacudir a las naciones, y extender la palabra de vida. Caminando bajo el completo control del Espíritu, caminamos como Jesús caminó, y hacemos las obras de justicia como Jesús obró justicia; entonces, y sólo entonces, somos justos. Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia es justo, como él es justo. 1 Juan 3:7]

 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros, ya que no estáis bajo la ley,4 sino bajo la gracia. [A menos que usted sea guiado por el Espíritu, el núcleo moral de la ley es su tutor. Ser guiado por el Espíritu es oír lo que la Palabra desde el interior de su corazón le mande y después obedecer. Pablo dijo en Gal 5:18, si (y cuando) usted sea guiado (dirigido, ordenado, enviado) por el Espíritu, no estás bajo la ley.]

 15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

 16 ¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia?5 [La obediencia lleva a ser justos. Sin obediencia, escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios en su corazón, usted es un esclavo del pecado. Jesús confirma esto decididamente: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Nosotros,por el Espíritu aguardamos pacientemente por la fe la esperanza de la justicia [rectitud]. Gal 5:5]

 17 Pero gracias a Dios porque, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón6 a aquella forma de enseñanza a la cual os habéis entregado; [Ellos obedecieron las enseñanzas del arrepentimiento y negaron su voluntad en la cruz interna a medida que caminaron en los pasos de la fe para llegar a ser libres de pecado; su fe era operacional, no sólo de la boca para afuera como los hipócritas.]

 18 y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia.7 [Él le está hablando a cristianos muy maduros, que han sufrido enla cruz para ser libres del pecado; pero todavía pueden caer en la tentación si no tienen cuidado porque no han recibido el segundo paso de la perfección: ser nacido de Dios y ser incapaz de pecar porque el Padre los protege. 1 Juan 3:9, 1 Juan 5:18, Juan 10:29. Un esclavo de la justicia hace sólo lo que se le ordena hacer y dice sólo lo que escucha del Espíritu inmediatamente antes de hablar. ]

 19 Os hablo en términos humanos, a causa de la debilidad de vuestra carne. Porque así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y de iniquidad a iniquidad, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad.8

 20 Porque cuando erais esclavos del pecado, estabais libres en cuanto a la justicia.

 21 ¿Qué recompensa, pues, teníais entonces por aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.

 22 Pero ahora, siendo libres del pecado y habiendo llegado a ser siervos de Dios, tenéis por vuestra fruto [recompensa] a la santidad, y al fin la vida eterna.9 [Ser esclavo de Dios no significa que usted va a una universidad religiosa y un seminario; eso sería totalmente contraproducente. Ser esclavo de Dios es seguir la guía contínua del Espíritu y los mandamientos que usted oye y ve — pero su gozo supremo es compartir en sus obras de amor. Cada palabra y cada acción es virtuosa y perfecta porque Dios las ordena; usted está haciendo su voluntad en la tierra así como es hecha en el cielo por los ángeles, a medida que permanece en cualquiera sea su ocupación actual y honesta. Vea la nota más abajo para obtener una explicación más detallada.]

 23 Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro. [Cerca de tí está la palabra, en tu boca y en tu corazón [para que la obedezcas]; esta es la palabra de fe que predicamos. Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios [desde el interior de su corazón]. Rom 10:8,17. Recibir el don de la vida eterna es haber oído las muchas palabras habladas por Cristo en el interior de su corazón, y estas palabras que usted oye están implantadas en su corazón, Santiago 1:21; y estas palabras que usted le oye hablar dan vida, Juan 6:63; y esta vida que es dada es Jesús, quien es la vida; formando de ese modo a Cristo en usted, Gal 4:19; hasta que Cristo sea formado completamente y sea incluso resucitado en usted para ser su verdadero Señor en pensamiento, palabra y acción. Recibir a Cristo, la vida eterna de Dios, es como dijo Pablo: "Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí." Gal 2:20.

Esta es la vida que Adán perdió en su caída en el Edén, cuando su acceso al árbol de la vida fue cortado; los hombres entonces llegaron a estar muertos a la vida de Dios. Usted entra en el paraíso para una vez más comer del árbol de la vida, siendo transladado al reino de los cielos mientras todavía está en la tierra. Si usted sigue velando, usted avanza a la segunda etapa de la perfección (vea la nota 6 a Gálatas 5:24). Usted llega a tomar parte de la naturaleza divina, llegando a ser un Hijo de Dios en unión con Dios, poseyendo a Jesucristo, la vida de Dios, y esta vida eterna no tiene comienzo ni final. Usted llega al comienzo y ve más allá. Todo esto debe ser experimentado, no presumido en altas nociones.]


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________
Warning: mysqli_query() expects at least 2 parameters, 1 given in /nfs/c12/h04/mnt/220383/domains/hallvworthington.com/html/getverses.php on line 869

Warning: mysqli_fetch_array() expects parameter 1 to be mysqli_result, null given in /nfs/c12/h04/mnt/220383/domains/hallvworthington.com/html/getverses.php on line 870