La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Tito 2:11-14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 [La gracia, (el Espíritu, la Luz), es dada a todo hombre para que pueda hacer caso a su aparición suave y anónima y el llamado al arrepentimiento de sus malos caminos, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos.]

     Porque la gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres,[Para obener acceso a la gracia, uno debe esperar a Dios, escuchar, velar, y obedecer lo que uno oye. Por gracia por medio de la fe interna el Espíritu nos encarga que neguemos la impiedad y los deseos, enseñándonos cómo vivir justa y piadosamente en este mundo. A medida que oímos, la gracia entonces quita los pecados de nuestro corazón. La salvación es llevada a aquellos que le hacen caso y le obedecen a medida que le esperan persistente y obedientemente. Heb 5:9, 9:28.]

 12 enseñándonosa negar la impiedad y a los deseos mundanales, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente, [La gracia está en el corazón de cada hombre, esperando a que él vaya hacia su interior para ser enseñado y cambiado, para que llegue a ser justo, puro, y santo. Un "creyente" que muere mientras todavía está pecando está contaminado y es expulsado del cielo; la gracia no es una exucsa para pasar por alto el juicio o el infierno; todo hombre es juzgado por sus palabras y sus obras.]

 13 y recibimos la esperanza bienaventurada, la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo,

 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado] y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente para buenas obras.1 [Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne  (la naturaleza pecaminosa) con sus pasiones y deseos  (concupiscencias y afectos). Gal 5:24. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27. De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Romanos 8:13

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 Porque si vivís conforme a la carne [la naturaleza pecaminosa], habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis.4 [Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5. Despojaos de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño. Efe 4:22]

Colosenses 3:5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Por lo tanto, mortificad [haced morir] las obras del cuerpo que son de la vida terrenal: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos de la carne, y la codicia, que es idolatría.4

Efesios 4:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 y vestíos de la naturaleza que es creada nuevamente [de Cristo] que ha sido creado a la imagen de Dios en justicia y santidad de verdad.7

Colosenses 2:11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 En él también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha con manos, al despojaros del cuerpo de los pecados de la carne mediante la circuncisión que viene de Cristo.2 [Cristo es la unción, que nos enseña todas las cosas y que circuncida nuestro corazón, cortando el prepucio del pecado y el egoísmo para que lleguemos a ser judíos en lo interior, circuncidados interiormente.]

1 Juan 3:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.