La Cruz Perdida de la Pureza



Continuación de las Cartas de Esteban Crisp

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente o detalles por escrito.

LA NEGLIGENCIA AL BUSCAR LLEVARÁ A FALLAR EN LO SIGUIENTE:

  1. Tener cuidado de conformarse con una formalidad, sin poder.

  2. Tener cuidado de que el espíritu de este mundo no beba sus espíritus.

  3. A cumplir su palabra, y que su sí siempre sea sí.

  4. A no confiar mucho a la educación, etc..

  5. A amarse los unos a los otros.

Escrito por una persona que se esfuerza por la prosperidad de Sión,

Esteban Crisp

Muy estimados amigos, hermanos y hermanas,

El saludo de mi estimado amor, en el flujo de vida en el Señor Jesucristo, nuestra única cabeza, los alcance a todos ustedes, en la manera espiritual de comunicación, en la cual ustedes son partícipes en el Espíritu Santo, para alcanzar este amor y vida que hemos recibido del Padre de Vida. Soy llevado a visitarlos a todos ustedes con una epístola de tierno consejo; y especialmente ustedes, mis estimados Amigos, entre quienes yo he viajado en esta y otras naciones. Oh el recuerdo de la gloria y poder de Dios que ha aparecido entre nosotros en los días pasados, afecta mucho mi alma en este tiempo, sabiendo que el Señor es el mismo para aquellos que se aferran a las cosas que ellos han oído y aprendido desde el principio. Mi espíritu está preocupado entre ustedes, ya que me preocupa y oro por la estabilidad y continuidad de ustedes en la verdad, aunque mi hombre externo hasta ahora está decaído porque no puede viajar tanto como solía hacer, (al punto que yo sé que muchos de ustedes, entre quienes he viajado en el evangelio de nuestro Señor Jesús, ya no verán mi rostro), sin embargo mi esfuerzo en el espíritu no ha disminuido, ni mi amor por ustedes, que son el pueblo del Señor; pero mis clamores son día y noche al Señor, para que ustedes sean guardados sin falta hasta el día de su venida, y que ustedes puedan ser armados con poder, y se les suministre sabiduría, y puedan estar preparados con todo buen don del espíritu para permanecer en contra de las trampas y sutiles artimañas del diablo, vuestro adversario, quien está vigilando para ver la manera de destruirlo, y quitarles su heredad, preparada para ustedes en Cristo Jesús nuestro Señor. Para este propósito él establece toda su sutileza para obrar, e inspira a muchos a quienes él ya a cazado en sus trampas, y los pone como trampas para atraparlos a ustedes; de modo que por medio del ejemplo de ellos, ustedes que todavía permanecen, también puedan caer de su firmeza, y ser presa para él.

Por lo tanto, mis estimados Amigos, ciñan los lomos de sus entendimientos, y vístanse con toda la armadura de luz, entonces ustedes verán alrededor de ustedes y de cualquier manera que el enemigo venga a asaltarlos, ustedes estarán preparados para resistirlo. Porque su suficiencia está en la luz, y en la verdad, de la cual el diablo está fuera; y si sus ojos se mantienen en la verdad en sus partes interiores, todo el engaño del diablo y todos sus instrumentos no podrán seducirlos; sino un cierto sentido les será dado de sus misteriosas obras.

Mis estimados Amigos, yo no quisiera que ustedes olvidaran que hay muchas maneras de debilitarlos y ensombrecerlos, contra lo cual todos ustedes deben vigilar. Por lo tanto, caminen prudentemente, manteniendo sus ojos en su cabeza, esperando sentir su fortaleza renovada diariamente. Porque tengan la seguridad que sus pruebas y tentaciones serán renovadas, y si ustedes están destituidos del pan diario celestial, habrá un debilitamiento diario, el cual aparecerá cuando ustedes sean vencidos por tales cosas, como una vez ustedes tuvieron poder para estar en contra de ellos, lo cual es una gran aflicción para contemplar en muchos.

Ahora, yo vengo a advertirles de unas pocas cosas que por un tiempo he tenido en mi mente de enviar a ustedes; lo cual yo con fidelidad recomiendo al testigo puro de Dios en todas las consciencias, no como si yo juzgara a alguno; pero esto yo les debo decir: hay uno que juzga, y le dará una respuesta a todo aquel que lo oye, por lo cual él podrá saber qué tanto cualquiera de estas cosas han prevalecido sobre él; y aquel que juzga, también por juicio liberará a aquellos que están atrapados en las trampas de Satanás, si ellos oyen y se someten a su guía.

Primero. Presten atención, mis estimados Amigos, de sostener la verdad en una formalidad vacía, satisfaciéndose a si mismos de que ustedes han sido dueños por mucho tiempo del camino de la verdad, y de las asambleas del pueblo de Dios, que aparecieron como lo han hecho en todas las cosas externas, y han así obtenido la reputación de uno de ellos.* Bajo estas consideraciones ustedes se sientan en comodidad, como para el hombre interno, no familiarizados con los esfuerzos internos, ya sea para ustedes mismos u otros; despreocupados de si la planta noble crece, ya sea en ustedes mismos, o en otros. ¡Oh! Mis Amigos, este es un estado poderoso, sí, más peligroso de lo que mi lengua o pluma pueden declarar; aunque tanto como para absolverme a mi mismo, y para advertir a los tales, Dios me dará voz.

*Esto describe una forma, o cascarón de todo, que se ve igual desde afuera, pero está vacío en el interior. Desafortunadamente, como con todas las advertencias de los primeros cuáqueros a los miembros más jóvenes, esta carta de advertencia fue ignorada. Hoy en día muchas sectas cuáqueras son un cascarón vacío de la gloria anterior de la verdadera iglesia de Cristo.

Por lo tanto consideren como sus pobres almas son seducidas en esta condición. En primer lugar ustedes son privados de ese gozo diario que otros gozan, al esperar al Señor. Otros sienten su presencia refrescante, la cual ya sea los llena con gozo y consuelo, o abre sus entendimientos en la luz hacia un cierto conocimiento de tales cosas, y un testimonio en contra de ellas, de que todavía están en el camino, y dificultan el gozo de su salvación en ellos. Pero ustedes, quienes se sientan en una formalidad seca sin un esfuerzo interno en sus espíritus, ustedes no conocen ninguna de estas cosas, sino salen hacia la oscuridad, sin saber hacia dónde van. Por lo tanto con el tiempo, ya que ustedes son tan extraños a la obra poderosa de la verdad en si mismos, esta crece en ustedes para cuestionar si otros realmente dan testimonio de tales poderosas obras. Porque todo lo que no se experimenta es vulnerable para ser cuestionado; como aquel que nunca ha visto no sabe lo que es ver, y aquel que nunca ha olido algo no sabe lo que es oler.

Por lo tanto ellos, quienes a través de una larga continuidad en esta manera formal de ir a las reuniones, continúan todavía sin estar familiarizados con el poder, serán al final fácilmente llevados a cuestionar si realmente hay un poder así o no. En este estado el poder sombrío obrará insensiblemente, y prevalecerá sobre el espíritu de ustedes, y los hará aptos para su propio propósito, y ministrará una libertad secreta en sus mentes, y una soltura, incluso para la formalidad seca de ustedes poco a poco. De esta manera, el poder sombrío los prepara por un tiempo para alguna prueba aguda e inteligente que llegará a probarlos, ya sea al tener algo, o desprenderse de algo, lo cual se puede tener o quitar, si ustedes le dan la espalda a la verdad. Cuando este tiempo de prueba venga sobre ustedes, entonces la fortaleza y ventaja que el enemigo a obtenido sobre ustedes en el tiempo de su profesión tibia y suelta, serán evidenciados. Entonces ustedes estarán en grandes dificultadas por algún tiempo.

Si la tentación es tener una esposa, o esposo, o una porción o legado, o ganar una demanda, o recuperar una deuda, o cosas por el estilo; y las cosas no pueden tenerse sin dejar caer el testimonio de su profesión, al jurar, o ir a un sacerdote, o algún otro asunto completamente contrario a su profesión, ¡oh! qué lucha hay en sus almas para obtener lo que ustedes desean, a medida que ustedes lo comparan con su deseo de ser aun considerados como Amigos, siendo reacios a ser públicamente contados entre los reincidentes y apóstatas. Lo mismo ocurre si la tentación o prueba es para abandonar algo por causa de su profesión, tal como deshacerse de cualquier cosa que ustedes aman, como su esposa o hijos, su libertad, su dinero, su ganado, su casa o tierra, o cualquier otra cosa que sea preciado para ustedes. Oh, como trabaja el yo para salvarse a si mismo, y es reacio a dejar el nombre y reputación de un amigo de la verdad, mientras que es reacio a deshacerse de cualquiera de estas cosas por causa de la verdad; sin recordar las "cien veces en este tiempo", de lo cual Cristo habló, ni la vida eterna tampoco.

Este es un día de gran dificultad y angustia, que ha venido y está viniendo sobre muchos de estos creyentes descuidados por medio de una forma. Ellos permanecen con la necesidad de ayuda del poder divino de Dios para apoyarlos y darles la victoria; pero ¡ay! ellos están separados de él. Por lo tanto la forma no los apoyará en la hora de esta gran prueba, sino que los razonamientos de la carne y sangre se han fortalecido por falta de vivir en la cruz diaria; y esa naturaleza clama a gran voz en los oídos de sus almas, lo cual ustedes han consentido y han permitido que viva.

Si ustedes consideran la verdad, y comparan el testimonio de ella en contra de su propia voluntad y deseo, entonces fácilmente pueden ver lo que es de más importancia para ustedes. Porque un peso falso, y una balanza falsa, y un juicio falso habrá surgido en el tiempo de sus profesiones descuidadas, y el antiguo engañador entonces vendrá, y les dirá que no hay mal en él, o que por lo menos es menos malo que la alternativa. De modo que de dos males es sabiduría escoger el mal menor. Esta clase de racionalización llena sus mentes, hasta que al final, siendo que la voluntad egoísta de ustedes es fuerte, y su entendimiento está ensombrecido, ustedes escogen arriesgar sus almas, y se deshacen de su testimonio seco y atrofiado que ustedes han por mucho tiempo dado sin vida, y aceptan el precio que es ofrecido por él, como lo hicieron Esaú (por un guisado) y Judas (por dinero). Por lo tanto ustedes venden la verdad que una vez siguieron, y la entregan (tanto como ustedes la poseen), en las manos de sus enemigos, para que sea burlada, y reprochada y pisoteada. Este es el fruto y efecto de un largo descuido y fracaso, lo cual ustedes una vez creyeron que sucedería. Cuando los siervos del Señor han declarado qué tristes efectos tal negligencia producirá con el tiempo, ustedes han estado aptos para bendecirse a sí mismos, y para creer que ustedes nunca irían tan lejos como para públicamente traer reproche sobre el camino que ustedes han declarado que les pertenece. Pero, ¡ay! ustedes no tenían idea que el enemigo de sus almas era todo eso mientras los preparaba para el día de su prueba más grande; y por así decirlo, desarmarlos en contra del día de la batalla, para que él pueda más fácilmente vencerlos. Pero ahora ustedes se ven a si mismos como caídos, cuando otros quienes han sido probados con las mismas tentaciones permanecieron y vivieron en sus testimonios. Ustedes también podrían haber permanecido si hubieran esperado a Dios como debieran haber hecho, con diligencia para la renovación de su fortaleza; pero ahora, ¡ay! hombre o mujer miserable, ¿qué harás? Tu manto ahora ha sido quitado, tu profesión de hoja de higuera es quebrantada, y no tienes ahora más que dos alternativas; y bien si es que son tantas:

  1. alejar sus mentes del objeto de su deleite, hacia la verdad por la cual ustedes lo han vendido. Por medio del arrepentimiento y a través del juicio, para esperar para ver si Dios será misericordioso con ustedes o no. Para pasar sus días en dolor y lamentación y para darse por vencido por fin ahora a esa obra que ustedes despreciaron tanto anteriormente; o de otra manera
  2. tomar el otro camino, y esto es, continuar en su rebelión en contra de la luz de Cristo Jesús, y añadir pecado sobre pecado, hasta que la costumbre del pecado pueda quitar el sentido del juicio, y así ustedes puedan crecer en una comodidad carnal, y abandonar el cuidado de su futuro bienestar. Pero como la bestia que perece, pongan sus corazones sobre las cosas de esta vida por un corto tiempo, y entonces vendrá el fin; y ustedes que fueron una vez llamados por Dios a una herencia en su luz, ahora deben tener su porción en la completa oscuridad; y ustedes que una vez fueron llamados a ser una vasija de honor, ahora han llegado a ser una vasija de ira apta para la destrucción.

¡Oh! Mi alma lamenta la condición de los tales, y yo estaría feliz si cualquiera de estos descuidados profesantes de la verdad pudieran ser despertados antes de que sea muy tarde; pero, sin embargo, yo estoy hasta ahora absuelto de la sangre de ellos, y si ellos perecen, la culpa será de ellos.

Segundo. Una segunda cosa que está sobre mi para advertirle a todos ustedes, mis estimados Amigos, es velar en contra del espíritu de este mundo, por temor a que este beba demasiado de sus espíritus en una búsqueda ansiosa y codiciosa de las cosas de este mundo, lo cual le sucede a muchos de varias maneras para su gran sufrimiento y daño; y la trampa es profunda y está escondida bajo una cubierta sutil. Primero, es el deber de todo hombre cuidar de su familia, y ser diligente en el llamado en el que Dios lo ha establecido, y a mejorar esas oportunidades que le complace a Dios poner en su mano. Sin embargo, aquí el enemigo sutil trabaja para hacer el cuidado inmoderado, para convertir la diligencia en esclavitud. El enemigo también trabaja para cambiar sólo mejorar oportunidades que Dios le da, para llegar a ser encontrar y buscar nuevas oportunidades, a veces por causas indirectas, y a veces para el prejuicio de su prójimo. Estas búsquedas excesivas son promovidas para satisfacer un deseo codicioso, amontonando tesoros mundanales, y por medio de una búsqueda seria el deseo crece constantemente; de modo que con el tiempo el aumento o disminución de ellos son la fuente de su gozo y dolor. Entonces él es miserable porque el gozo y el dolor son las facultades más altas de la mente, y deben ser dirigidas a los objetos más altos, y no a las cosas transitorias bajo el cielo, por las cuales ni el amor ni el odio pueden ser conocidos. Pero ¡ay! cómo muchos son derribados con las pérdidas, y elevados con los beneficios y las ganancias. Oh mis Amigos, tengan cuidado de este estado caprichoso e inseguro, porque mientras algunos tienen sus mentes demasiado puestas sobre las cosas del mundo, ellos han errado de la fe, y han puesto su confianza en riquezas inseguras; y cuando ellos han tomado sus alas y volado, su esperanza se ha ido con ellos. Por lo tanto, yo les suplico, estimados Amigos, tengan cuidado de permitir que sus espíritus sean refinados y estén inquietos con respecto a estas cosas externas. Tengan cuidado de aumentar sus comercios y tráficos más allá de sus habilidades y más allá de su capacidad, porque ambos males han sido la ruina de algunos. No todos los que tienen habilidad, tienen la capacidad de hacer grandes cosas; y no todos los que tienen capacidad, están sin habilidad; y cuando estas dos cosas hacen falta, ellos deben estar contentos con esas cosas bajas y pequeñas de manera que son capaces de manejar, y capaces de alcanzar, y no sobrecargarse demasiado sobre uno y después buscar por medios indirectos hacer al otro responsable. Porque ningún hombre conoce el asunto antes de tiempo; y por lo tanto aun en estas cosas todos deben esperar para conocer la guía del Señor, y estar sujetos a su voluntad, aunque en una cruz de ellos; como el apóstol dijo con respecto a los que dijeron Iremos hacia una ciudad allá, y compraremos y venderemos, y tendremos ganancia. Todas estas cosas eran lícitas en sí mismas; sin embargo por esto, dice él, ustedes deben haber dicho "si Dios quiere". Por lo tanto él que dice "Yo aumentaré mi comercio, y engrandaré mis aventuras, para que así mi ganancia pueda aumentar"; aún en esto él debe decir si Dios quiere.

Oh Amigos, esperen para sentir la mano gobernante de Dios en estas cosas, para gobernarlos a ustedes en sus asuntos, para que él de verdad pueda ser reconocido por ustedes, el Señor de la tierra, como también del cielo, el gobernador de sus comercios y negocios, como también de su religión y profesión.

Tercero. Y, Amigos, yo deseo que ustedes recuerden que la corona de nuestra profesión era que nuestro sí era sí, y nuestro no era no, y así también es con todos los fieles seguidores de la verdad. Sin embargo, muchos han dejado que entre en ellos una libertad falsa desde que fueron convencidos por primera vez, y no tienen ese respeto por sus palabras que deberían tener, lo cual trae un gran deshonor a Dios, y aflicción a los rectos, y hiere sus almas. ¡Oh! mis Amigos, que esto sea modificado por todos los que lo han sido vencidos, dañando así el honor de Dios, la prosperidad de ustedes mismos, y el bien de otros. Al tomar una libertad falsa muchas piedras de tropiezo han sido puestas en el camino de algunos que han estado cerca de la verdad, y ellos han caído y se han perdido; pero aquellos que pusieron las piedras de tropiezo no serán absueltos de la sangre de ellos en el día de la inquisición del Señor.

Por lo tanto, que todos se aseguren de que llegue el tiempo para ser fieles a su palabra. Porque de cierto modo todos los que profesan la verdad la empeñan, tanto como está en ellos, o por lo menos su parte en la verdad, cada vez que ellos hacen su promesa, o firman un recibo o una obligación de algún pago que debe ser hecho en ese momento como es mencionado en dicha promesa, recibo u obligación, y una persona tal ahora no tiene poder para dispensar con el pago en el tiempo señalado, sin el consentimiento de la parte con quien él está así comprometido; y si él por sí mismo retrasa o niega algún pago, pierde lo que empeñó, es decir, su verdad. Ahora, ¿quién de ustedes habiendo empeñado su abrigo o manto por la mitad del valor de redimirlo otra vez en tal día, o perderlo, no sería cuidadoso de observar el día? Pero ¡oh! ¿de cuánto más valor es esta promesa, cuando la verdad está en juego? Y yo estoy seguro de que aquellos que realmente la aman, tendrán más cuidado de ella que de un manto, abrigo, o alguna cosa terrenal.

Por lo tanto los caminos para prevenir todos estos errores, deben ser notados; y en primer lugar, que nadie se lleva a si mismo hacia las necesidades por cursos indirectos, como por cobrar demasiado por si mismos en el comercio, ni por comprar más que lo que ellos son capaces de maquinar, ni por garantía,* la cual garantiza una supuesta deuda, aunque incierta, y por lo tanto más peligrosa, porque puede venir sobre ustedes de manera inesperada, antes de que ustedes estén preparados para ella. En sabiduría estas cosas deben ser prevenidas antes de tiempo.

*Una garantía para una persona por la deuda incurrida por otra persona (fuertemente prohibida por las escrituras, Prov 22:26).

También todos los que sobre una ocasión justa toman prestado,* y ponen su palabra sobre la reputación de la verdad, por promesa, factura u obligación, deben al mismo tiempo tener algo en vista de la certeza más grande, por la cual ellos serán habilitados para llevar a cabo su palabra, y no confiar en remuneraciones de aventuras, aumentos de cultivos, ganancias del comercio, u otros que guardan su palabra con ellos, o cualquier incertidumbre por el estilo. Porque si alguien hace esto, ellos pueden caer en esta trampa de ser infieles a su promesa antes de darse cuenta. Pero aunque hay un tipo de incertidumbre en todas estas cosas de abajo, sin embargo donde está la verdad y la profesión del hombre así empeñada, y cuando debe ser llevada a casa o abandonada, debe, como dije antes, haber algo más cierto ante la vista de una persona, por lo cual puede salvar su palabra; como el dinero que él sabe que está a su disposición, o bienes que posee, o tierras que son libres, y pueden ser involucradas si viene lo peor. Porque ustedes encontrarán más paz en la consciencia, y una mejor respuesta de la verdad para hacer un nuevo compromiso con tierras y bienes, que romper un antiguo compromiso de verdad y profesión.

*Los cristianos son aconsejados: Manténganse fuera de las deudas y no deban nada a ningún hombre, excepto amarse los unos a los otros. Rom 13:8. Los únicos préstamos permitidos usarían crédito como una conveniencia de comercio, como tomar términos de 30 días en una factura, pero con suficiente dinero en la mano para pagar. O, usar un tarjeta de crédito por conveniencia; pero siempre pagando el balance mensual, y así, sin deuda.

Estimados Amigos, mi corazón está muy lleno con este asunto, y puedo escribir mucho acerca de esto, pero yo los dejo en amor y buena voluntad, creyendo que una palabra para el sabio es suficiente; porque si un insensato es machacado en un mortero, él no se apartará de su insensatez. Por lo tanto, estimados Amigos, sean sabios en todas estas cosas, de modo que ustedes no estén en servidumbre ni esclavitud a las cosas de esta vida, sino que puedan tener dominio y reino sobre eso de acuerdo al llamado en Cristo Jesús, que todos ustedes puedan usar su corona, y nadie puede tener causa justa en contra de ninguno de ustedes, para decir que el de una persona tal es no. Porque entonces él toma su corona y su promesa, la cual es difícil de ganar otra vez. Oh Amigos, yo les escribo estas cosas a ustedes en verdadero amor, y en un respeto santo para el nombre santo de Dios, que es dado a conocer entre nosotros. Por lo tanto no dejen que una sabiduría evasiva se levante en contra de esta palabra de exhortación para aplicarla injustamente; sino que sea recibida en amor y mansedumbre, como uno que se esfuerza por su prosperidad, y les advierte de las trampas del enemigo de sus almas.

Cuarto. Amigos, el siguiente asunto que está en mi mente es con respecto a los que han sido criados y educados entre nosotros, y han crecido, y hacen profesión del mismo camino y verdad en la cual ellos han sido educados. Que todos ellos tengan cuidado de no reposar en una forma educacional vacía de la verdad, sin tener consideración de los esfuerzos internos de sus almas, y de su crecimiento en el poder de la piedad. Porque las trampas del enemigo de sus almas yacen profundamente en este asunto, y su obra es llevar sus mentes hacia el mundo, mientras sus cuerpos y su profesión pública permanecen entre los Amigos; y mantenerlos cómodos y libres de la cruz diaria, y del poder crucificador, por el cual ellos deben esforzarse para reprimir esa naturaleza en si mismos que ha crecido en su juventud, y también bajo esta profesión como bajo cualquier otra donde el poder no es considerado diligentemente. Por este medio muchos son inhabilitados para el testimonio de la verdad y permanecen así, al no estar arraigados y fundamentados en ella, a través de una guerra en su propia experiencia particular. Porque, mis Amigos, yo les digo en la palabra del Señor: "A menos que ustedes nazcan otra vez, no pueden ver el reino de Dios;" y si no lo pueden ver, ¿qué valor hay en lo que ven? Porque toda mirada, visión, o entendimiento de otras cosas no salvará ni librará sus almas en el día que vendrá sobre ustedes para probar su fe. Entonces si la fe de ustedes permanece sólo en palabras y términos, aunque las palabras son verdaderas, ella les fallará en ese día, y no podrán sostenerse. Por lo tanto, estimados Amigos, sumérjanse en modestia y humildad, y esperen para sentir el poder que les es revelado a ustedes, que nos fue revelado a nosotros en el principio. Unan sus mentes con él, en una fe viviente, para que ustedes puedan llegar a experimentar su poder condenador, para juzgar todo pensamiento vano y deseo exaltado, y toda palabra ociosa y acción impía. De modo que por el juicio puro de la verdad ustedes puedan llegar a ser testigos de una limpieza y una represión de esa naturaleza que obra con lujuria en desobediencia a la ley justa de Dios en sus corazones. A medida que esa naturaleza es mantenida bajo la cruz diaria, se debilitará y morirá diariamente en ustedes; y mientras más débil sea, más ustedes sentirán el poderoso despertar de la palabra de Dios en sus almas, y una vida sensible surgirá en ustedes, para su gran consuelo, la cual será afectuosamente cuidadosa para la gloria de Dios, y el honor y reputación de su profesión. A medida que ustedes se unen con esta vida, serán familiarizados con los esfuerzos de la verdadera Sión, la madre de todos nosotros, quien nos lleva adelante sólo por medio de profundos ejercicios. Aunque esto los alejará de los deleites, placeres, y nobleza de este mundo, al final se les repagará todo su dolor y esfuerzo. Porque esto los llevará a conocer el valor de la verdad, y les enseñará a darle un valor, y a todo el testimonio de ella, más allá de todas las cosas transitorias y debilitadas; mientras que otros que han venido ligeramente por medio de su profesión, la estimarán ligeramente, y la dejarán ir ligeramente otra vez. Por lo tanto, mi esfuerzo y clamor es que ustedes puedan ser sabios para salvación; y para ese fin yo les envío esto para que ustedes puedan ser llevados a probar sus fundamentos, todos en sí mismos, antes de que sean probados por ustedes; porque entonces será muy tarde para llegar al verdadero fundamento, o por lo menos será por medio de adversidad más grande. Cuando el clamor en la medianoche sea oído, y venga el tiempo de entrar, será muy tarde para comprar aceite para sus almas, y entonces los que tienen lámparas pero no aceite serán dejados fuera. Por lo tanto, aprecien su tiempo, y examínense a sí mismos, qué razón ustedes tienen en si mismos para hacer una profesión del nombre y el camino de Dios, más de lo que ustedes han sido educados y criados para eso por sus padres, tutores o amos. ¿Han sentido alguna vez la virtud celestial de esto ensombreciendo sus almas? Si ustedes la han sentido, ¿retienen ustedes y guardan el sabor de ella todavía sobre sus espíritus? ¿Acaso ustedes sienten que están poseídos con un asombro, temor y reverencia de la presencia del Señor, lo cual el pueblo del Señor sintió al comienzo de sus días, y los fieles todavía sienten? ¿Acaso es el gozo interno de la vida de verdad un gozo más grande para ustedes que todos sus gozos externos? Si es así, entonces ustedes no lo venderán, ni se separarán de él por ninguna cosa en este mundo; y los testimonios que conducen a la verdad no serán tradicionales, sino de un convencimiento sensible en si mismos para que ellos sean capaces de decir: Estas cosas hemos recibido del Señor, y ellos son los testimonios de Dios manifestados en nosotros en la luz de su hijo Cristo Jesús, en quien hemos creído. Oh Amigos, ¿cómo retrocederá esto la tormenta de tentaciones que vendrá, tanto en el interior como el exterior, en el tiempo de angustia? Cuántos hay que, por falta de esta seguridad experimentada en sí mismos, han sido llevados a grandes cuestionamientos y dudas, y no saben donde ir, si para atrás o para adelante. Muchos se han detenido y han tambaleado, y algunos han caído, y no se levantarán ya más, para la ruina de ellos mismos y de otros. Por lo tanto, mis estimados Amigos, no confíen en las resoluciones de sus propios espíritus, sin un sentido del poder, ni un recibimiento de la verdad por su educación, sino todos esperen para ser hechos testigos vivientes y verdaderos del levantamiento del poder en sus propios corazones, y la continuación de la obra del poder en si mismos, para su regeneración, y para llevarlos a ese nacimiento que confía en nada más que en el Señor, y lo tiene a él por su apoyo en los ejercicios más grandes. Entonces ustedes permanecerán, y serán una generación escogida de Dios, para llevar su nombre y testimonio, y a comprometerlo para la siguiente generación.

Quinto. Y, Amigos, que el amor fraternal que fue sembrado en sus corazones, como una semilla preciosa en su primer convencimiento, continúe y aumente diariamente, a medida que ustedes son hechos partícipes de una esperanza de salvación en Cristo Jesús, de modo que ustedes puedan continuar siendo de una mente y un corazón, de acuerdo a la obra de su Espíritu en ustedes; teniendo un respeto sensible los unos de los otros, como hijos de un padre, y como los que se alimentan en una mesa. Porque Cristo ha ordenado, y ordena en todas sus iglesias, que nosotros debemos amarnos los unos a los otros, que nosotros debemos rehuir todas las ocasiones de ofensa y aflicción, que debemos caminar ordenadamente, y como corresponde a su santo evangelio; que nosotros podamos ser un honor para el evangelio y una fortaleza y consuelo los unos para los otros. Esta es nuestra gran ordenanza, nuestro nuevo mandamiento, que también existía desde el comienzo, y siempre permanecerá igual a través de todas las generaciones. Por lo tanto, mis Amigos y hermanos, que todos los frutos de amor sincero y fraternal abunden entre ustedes tanto en palabra y acción, y que nadie deje de cumplir la ley de amor, sin la cual toda profesión no será nada más que bronce que resuena, y címbalo que retiñe.

Pero si esta ley es guardada, se sentirá la vida de religión, y por ella a cada uno se le enseñará su deber y comisión con respecto a otros; y sabrán cómo consolar con caridad, amonestar en amor, reprobar en amor, y también recibir todas estas cosas en amor. Esto excluirá para siempre todos los murmullos y chismes, y llevará a todos a tratar a otros de manera clara y justa, sin permitir que el pecado repose sobre el alma de su hermano, sino lidiando con él rápida, clara y sensiblemente, como ustedes quisieran ser tratados. No importa cómo esta clase de trato sea recibido, ustedes no perderán su recompensa, sino su paz permanecerá con ustedes. Porque mientras los ojos de los Amigos están fijos sobre el poder de Dio, como su guía y líder en todas estas cosas, y su designio es simplemente la gloria de Dios, absolver sus propias consciencias, y el bien de su hermano, ellos no serán desanimados en su esfuerzo. Porque ellos saben que el poder ciertamente vendrá sobre cualquier cosa que se oponga, y esto mantendrá las mentes de ustedes en quietud y libre de disturbios cuando ustedes vean a los hombres, y las cosas, y las partes que se levantan en contra del poder, sabiendo que el poder es una roca eterna. Pero con respecto a aquellas cosas que aparecen en contra de él, es sólo por un tiempo, y en este tiempo la paciencia debe ser ejercida, y es necesario estar sobre el consejo de la sabiduría, y entonces ustedes serán guardados para no tambalear, o para desperdigarse por todos los espectáculos justos que el espíritu de oposición puede hacer.

Porque aquellos que disfrutan de la vida y la sustancia, y se alimentan diariamente del pan que desciende de los cielos, tienen un sentido rápido y un discernimiento de las cosas que les son presentadas, y distinguen a los que son de la tierra como terrenales, por su sabor terrenal, de aquellos que son del cielo con su sabor celestial. Ellos saben lo que alimenta la cabeza y el ingenio, y el razonamiento carnal, y lo que alimentará el alma inmortal; y así llegaron a estar fijos, y no están listos para alimentarse con comida desagradable, ni a ser fácilmente movidos, ni a ser molestados con noticias malas. Ni ellos pueden ser llevados hacia una cosa o hacia un hombre por un afecto, ni puestos en contra de otro hombre u otra cosa por un prejuicio. El verdadero balance del juicio sano, establecido en el conocimiento divino, de acuerdo a la medida que el Padre ha otorgado, los mantiene constantes en su camino, tanto con respecto a su propio testimonio y conducta, como también con respecto a su trato con otros. Oh, mis estimados Amigos, en ellos brilla la verdad, y ellos son los verdaderos seguidores de Cristo; y ellos son dignos de ser seguidos, porque su camino es una luz resplandeciente, que llega hacia el día perfecto. Y en este camino seguro y constante, el deseo de mi alma es que ustedes y yo podamos caminar, y continuar caminando hasta el fin de nuestros días, en toda sobriedad, verdad, justicia, rectitud y amor, como buenos ejemplos en nuestro día, y buenos precedentes cuando sea nuestro fin, a aquellos que permanecerán. De modo que nosotros podamos entregar todos los testimonios de nuestro Señor Jesús a las generaciones sucesivas, como puros, y certeros, y tan inocentes como los habíamos recibido en el principio; y al final de todas nuestras labores, viajes, pruebas y ejercicios, podamos bajar nuestras cabezas en ese sábado de reposo que permanece siempre para el pueblo del Señor.

Este es el deseo vivo que está en mi, porque todos ustedes que han creído en nuestro Señor Jesucristo, en cuyo nombre, y en el sentido de su poder, y de la vida que él ha revelado en cada miembro de su cuerpo completo, yo los saludo, y me despido de ustedes.

Esteban Crisp

 

CAMINO SENCILLO

A LOS DE CORAZÓN SIMPLE,

Y UNA RESPUESTA A TODAS LAS DUDAS Y OBJECIONES QUE SE LEVANTAN ENTRE ELLOS, EN CONTRA DE LAS APARIENCIAS INTERNAS DE ELLOS,

QUE HAN APARTADO A MUCHOS DE LA OBEDIENCIA,
Y ASÍ DE LA PAZ PARA SUS ALMAS QUE BRAMAN.

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente o detalles por escrito.
Los comentarios del editor del sitio y textos explicativos están entre corchetes.[ ]

Amigos y pueblo,

Mi espíritu ha sido profundamente ejercido con respecto a muchos, quienes han llegado a sentir algo que es un buen despertar y movimiento en sus corazones, para llevarlos a una consideración seria de su curso de vida, y del verdadero espíritu interno de sus almas mortales. Porque cuando ellos a veces habían comenzado a llevar sus mentes a esta cosa buena que se despertó en ellos, muchas dudas y objeciones surgieron en ellos, teniendo temor de ser confundidos, engañados o alucinados; entonces ellos han sido tentados a despreciar y aun a pensar mal de aquello que obra en sus propios corazones, para poder sacarlos del pecado y la iniquidad; y a imaginar que es, como algunos se han atrevido a llamarla, sólo una luz natural; un don común del Espíritu, pero no un don que salva; la convicción de una consciencia natural; o una obra del maligno para privar al alma de su paz, etc.

Por consiguiente, oh lector, cuando ustedes son llevados a despreciar ese buen principio que lucha con ustedes bajo cierto nombre [erróneamente considerado luz natural o el maligno], ustedes se ponen cómodos otra vez por un corto tiempo, toman la libertad de actuar en contra de él, y hacer y decir lo que este principio condena en secreto; entonces este se levanta otra vez, quebranta su paz, y trae dificultad y angustia sobre sus almas; ahora se levantan dudas por un lado, y dudas por el otro, de modo que la pobre alma de ustedes está aquejada y envuelta de dudas, temor, y celos; a veces ustedes temen que resisten la verdad para su propia destrucción, y otra vez a veces temen que ella [la verdad] es un ilusión, y que ustedes están siendo engañados; además, ustedes encuentran a muchos hombres entendidos y sabios en el mundo que les dicen que no hay nada bueno en ustedes. Aquí ustedes están en un gran apuro, obrando bajo muchos pensamientos tristes con muchas disputas dudosas que se levantan en sus mentes. La carne ahora lucha fuertemente en contra de lo que viene a perturbarla, y el Espíritu lucha en contra de lo que resiste y se rebela en contra de él; estas dos cosas son contrarias. Estas dos cosas contrarias están en ustedes; y ustedes, pobres criaturas, deben sentir la lucha de ambas, sabiendo escasamente (o por lo menos con certeza) cuál es correcta, debido a la oscuridad en ustedes, y sus dudas y temores. Ahora, en este estado y condición, ¡qué tan aceptable sería un mensajero, uno entre mil, para mostrarle a una persona así lo que libraría su alma de descender a la fosa y salvar su vida del destructor! Job 33:23-24.

Por causa de ellos muchas veces yo soy llevado a un profundo ejercicio, de día y de noche, y mi clamor a Dios es que su poder glorioso pueda levantarse más y más para abrir estas puertas, que están cerradas y dobladas sobre muchos, para sacar a los espíritus encarcelados fuera de la prisión, y fuera de la esclavitud de este Egipto espiritual, donde nuestro Señor fue crucificado y es crucificado espiritualmente; para que él pueda expulsar las nubes de oscuridad, en las cuales se levantan los temores, dudas y cuestionamientos; y que él pueda hacer un camino claro en todos ellos para que su Luz pueda surgir de la oscuridad, en la cual se levanta la respuesta a esas dudas y preguntas.

Por el mismo Espíritu que obra en ustedes yo soy llevado a enviar esto a todos ustedes, como una palabra de exhortación y consejo en el nombre y temor del Señor Dios, por el cual todos los que hacen el bien la reciben, y hacen un verdadero uso y prueba de ella, encontrarán ayuda y beneficio, verán que la boca del cuestionador es cerrada, y la respuesta de paz es testificada en sus almas inmortales — en el tiempo debido del Señor.

Consideren esto: Que todo don bueno y perfecto viene de arriba, del Padre de Luces y Espíritus, quien preferiría que no muriera el pecador, sino más bien que se vuelva y viva; por lo tanto Él ha preparado, por su infinito amor y grandes misericordias para los hijos de los hombres, un camino para acercarse a ellos, aun cuando ellos estaban todavía en sus pecados; lo cual Él no hace sino por medio de Jesucristo, el Mediador del nuevo pacto, a quien Él ha dado libremente como una luz para el mundo oscuro; y que Él ilumina a todo el que viene al mundo, Juan 1:1-4,7,9, los cuales son ustedes. No importa quienes sean, ustedes son iluminados por Cristo, aunque ustedes mismos están aún en oscuridad, como los efesios una vez estuvieron; sin embargo la Luz resplandece en su oscuridad, o de otra manera no habría dos naturalezas y semillas contrarias que se encuentran obrando como ustedes son; y esta Luz por la cual ustedes son iluminados es la vida de Jesús, Juan 1:4, y esta [vida] Él ha dado como un rescate por el hombre.

Ustedes que están preguntando sepan esto: Eso que está en ustedes y que pone de manifiesto en ustedes las cosas que son reprochables, es la Luz por la cual Cristo los ha iluminado, como dijo el apóstol Pablo en su epístola a los efesios, 5:13-14; y ese principio que los lleva a hacer o decir tales cosas por las cuales ustedes son reprobados secretamente en sus propias consciencias, eso es la oscuridad, y el enemigo de la paz de sus almas, en la cual [oscuridad] aquellos que caminan no saben hacia donde van; porque esta [oscuridad y enemigo] ministra una paz y placer en ustedes, y ministra un deleite para sus mentes carnales por un tiempo; sin embargo la otra, (a saber) la Luz, la reprobadora, tiene poder para quitarla de ustedes otra vez, de juzgarlos, y de hacer que aquello que era dulce para ustedes se haga amargo; y ni la oscuridad ni la vanidad de sus mentes puede librarlos de este golpe.

Ahora que ustedes han resuelto en ese estado qué hacer, consideren que ustedes han tenido estas luchas en ustedes con respecto a la Luz en sus consciencias, si es verdad o no, o si ustedes la poseerán o no, y están pensando en si mismos lo mejor que ustedes pueden hacer; si continuar tenazmente en contra de ella, o someterse a ella; yo digo que consideren si ustedes se rebelan en contra de ella, ustedes nunca pueden saber dónde los guiaría; como fue dicho en el tiempo antiguo, Job 24:13, Aquellos que se rebelan en contra de la Luz no conocen sus caminos; de modo que si ustedes toman el camino para rebelarse, eso aumentará su ignorancia del camino en el cual lidera la Luz, y hará más terrible cada ocasión en la que ella aparezcan en ustedes, hasta que lleguen a este estado del cual se habló en Job 24:17, que el amanecer del día será sombra de muerte; porque mientras más se rebelen en contra de ella, más crecerá la oscuridad en ustedes diariamente, y así serán menos capaces de resolver en si mismos esas cosas dudosas que llenan sus mentes; pero a medida que la oscuridad aumenta en ustedes, así el poder de ella los atará como una cadena, y ahogará todo buen deseo en ustedes. De esa manera, por la rebelión en contra de la Luz, algunos hombres pierden el sentido mismo y conocimiento de ella, crecen más allá del sentimiento, y son extraños a ella, aunque ella esté dentro de ellos; porque la costumbre del pecado quita el sentido y el sentimiento de la carga de ella.

Pero yo les escribo a ustedes que aun no han llegado a este estado de dureza de corazón, sino que son llevados diariamente a un sentido de la carga del pecado;* y están listos para decir, si ustedes sólo estuvieran seguros que la mera verdad y camino de Dios es lo que les muestra a ustedes su pecado, que ustedes lo seguirían, y lo amarían, y lo poseerían, pero que son alejados por las dudas y los cuestionamientos. Ciertamente les digo, antes que esas dudas sean resueltas, ustedes deben intentar esto, ya que, para su propio dolor, ustedes han intentado lo otro, antes de que puedan ser informados eficazmente; porque los argumentos no serán suficientes en este caso; por lo tanto traten y prueben lo que este principio puede hacer por ustedes cuando lo obedecen, el cual ustedes saben que tiene el poder de condenarlos, y quebrar su paz, cuando ustedes lo desobedecen.

[*Usted puede leer en El Diario de Esteban Crisp cómo él buscó a Dios y la verdad seriamente a una edad temprana; y él también escribió que x fue consistentemente reprobado por la luz a causa de sus pecados durante su juventud.

Debido a que este sentido diario de la carga del pecado no era una experiencia común en mi vida y la de muchos otros que conozco, yo creo que nuestra generación ahora está en un mundo tan lleno de violencia, sexo, obscenidad, crueldad, orgullo, ambición, codicia, etc., que muchos de nosotros hemos aumentado rápidamente en dureza de corazón, más allá de los sentimientos de la convicción y reprobación de la luz junto con remordimiento por los pecados; por lo tanto, para experimentar un sentido diario de la carga del pecado, uno debe ya sea: a) comenzar su búsqueda de Dios a una edad muy temprana, o b) esperar a Dios en humilde silencio para escuchar y oír sus mandatos hablados, los cuales si son obedecidos, eventualmente llevarán a la luz que surge dentro de nosotros para guiarnos.

De la Palabra del Señor en el interior: "la luz viene de la fe en la voz."]

¿Por qué deberían ustedes siempre estar encerrados en incredulidad y en dudas, y así prevenidos de intentar y probar la Luz, como también ustedes han probado la oscuridad, para que así ustedes puedan segar el fruto de ella para salvación, como también ustedes han hecho con el fruto de lo otro para condenación?

¡Oh, estimado pueblo! Consideren que ustedes pueden sólo obedecer esta Luz de Cristo Jesús en sus consciencias al tomar una cruz para su voluntad y afectos; porque ella [la Luz] es contraria a ello [a su voluntad y afectos]; y lo que lleva a obedecer estas cosas [su voluntad y afectos], lleva a desobedecer la Luz; lo que lleva a obedecer la Luz es contrario a los deseos y viles afectos, los cuales están en enemistad con la Luz y por ella deben ser juzgados y condenados; y aquello que los lleva a despreciarla, también es un enemigo para ella, y deben ser juzgados por ella. De modo que a medida que la Luz llega a gobernar sobre estas cosas en ustedes, que son enemigas de ella, ustedes sabrán que ella los guiará de manera contraria a su naturaleza corrupta; porque aquello que es natural guía de acuerdo a la naturaleza, pero aquello que es espiritual guía de acuerdo al Espíritu, el cual el apóstol dijo, es contrario a la carne, y lucha en contra de ella.

Por lo tanto esa objeción llegará, por medio de su obediencia a la Luz, a ser respondida, mucho mejor de lo que las palabras y los argumentos la podían haber respondido; ustedes llegarán a sentir la suficiencia de la Luz, si ustedes no se oponen a ella, sino que se dan para ser guiadas por ella; y ustedes sabrán que ella los puede liberar cuando son tentados, como también a juzgarlos cuando se han entregado al tentador: porque ustedes ya saben que los puede condenar cuando pecan en contra de ella; pero ustedes ciertamente no pueden saber si es suficiente para darles paz, y para justificarlos hasta que ustedes la obedezcan.

Entonces, el camino sencillo para responder sus dudas acerca del principio de verdad es al obedecerla y ceder a ella; porque en aquellos que hacen el mal, crece el odio hacia esta verdad, y los juzga; así como ellos rehúsan obedecer la Luz, la Luz también rehusará justificarlos; por lo tanto al estar justamente bajo la condenación de ella, por razón de la transgresión, ellos llegan a tener temor de ella. Pero ¡ay! esto prueba que son enviados por Dios, porque hacen la obra de Dios que es justa; El que justifica al impío y el que condena al justo, ambos son abominables a Jehovah; y así es con su testigo en sus consciencias, que Dios ha puesto allí para dar testimonio de él con respecto a todas sus acciones, si son buenas o malas; y ustedes mismos, no importa quien sean, sean grandes o pequeños, ricos o pobres, profesantes o profanos, confesarán esto: Que esto nunca los ha condenado por lo que era bueno, ni ha dado testimonio en contra de ustedes por aquello por lo cual ustedes no eran culpables.

Todos ustedes, por lo tanto, que han sido apurados y sacudidos con dudas y cuestionamientos acerca de la verdad, vengan, escuchen el consejo de Dios en este tiempo una vez más, que suena hacia ustedes de parte de su Espíritu por un siervo de él fuera de ustedes, y ha respondido por la medida de su buen Espíritu dentro de ustedes, el cual tiene la misma voz y clamor en ustedes, por obediencia a lo que es manifestado de Dios en ustedes; obedezcan la Luz, y ustedes verán diariamente más de ella, hasta que despunte como la mañana en ustedes, y hasta que resplandezca hasta el día perfecto; sí, un día de felicidad y gozo para sus pobres almas consternadas.

Levántense, ¡Oh! ¡ustedes que se sientan en dolor, y ustedes que están clamando en secreto por causa de los vínculos y cadenas que están todavía sobre ustedes! Levántense, levántense, yo digo, en el nombre del Señor Dios de Sión, quien se acerca a ustedes por medio de su Espíritu vivificador, y escuchen su voz, quien le dice al prisionero, Ven; y a los que se han inclinado, levántense; y a los débiles: vístanse de fortaleza y síganme; yo confundiré a sus enemigos, y quebrantaré la fortaleza de sus enemigos, como he hecho por mi pueblo, quienes han abandonado todo para seguirme a mi y obedecerme, por lo tanto yo haré por ustedes — y si ustedes en rectitud caminan ante mi, y guardan mi pacto, como ellos han hecho, ni poder ni fortaleza del enemigo, dentro o fuera, será muy difícil para ustedes.

Cuando el Señor entonces se levanta en sus almas, y conmueve a su testigo puro, y su brazo se despierta en ustedes, y surge su Luz pura; ¡oh! ¡qué consuelo es para ustedes, y cómo muchos de ustedes han visto que sus dudas vanas son despejadas, y una clara convicción ha prevalecido en sus espíritus con respecto al camino de Dios! En esos momentos ustedes han comenzado a determinar que han de seguir al Señor en su camino puro de santidad, que es así abierto para ustedes en la Luz, aunque para la pérdida de todos, y a llevar su parte del gran reproche que está sobre aquellos que lo aman más que sus vidas. En esos momentos se sintió un gozo secreto en sus almas, y la semilla del reino que ha sido enterrada por mucho tiempo comenzó a surgir en ustedes, y en esta semilla sus almas sintieron algunos toques de esa vida celestial y gozo, lo cual excede todas las cosas que este mundo puede permitir.*

*Esteban Crisp, quien habitó en el reino, testificó en un sermón que en un día estando bajo el gobierno de Cristo (en el reino), uno tiene más gozo, placer y deleite que mil días fuera de él.

Por lo tanto cada vez que ustedes llegan a sentir este rocío refrescante sobre sus almas, y prestan atención y esperan individualmente en el sentido de él, mantengan su mirada en el gozo que ahora está puesto ante ustedes en Cristo Jesús, la Simiente; porque si ustedes dejan que su mente deambule, hay objetos en todo lugar destinados a alejarlos del amado de sus almas, a contaminar sus corazones, y convertirlos en un lugar no apto para que Él resida, quien es santo y puro, y no morará, ni se deleitará, en un templo contaminado; sino que se alejará, como se alejó del Israel antiguo, y su templo, cuando fue contaminado y profanado.

Porque cuando sus mentes son acometidas por cualquiera de las cosas en este mundo cambiante, se despertará en el presente un deseo, anhelo y lujuria por el gozo de estas cosas, aunque es contrario a la voluntad de Dios; entonces el razonador y consultor se levanta en ustedes y comienza una pregunta: ¿Acaso no puedo disfrutar al Señor y esto? ¿Acaso no me puedo mantener en el camino de la verdad, y aun así hacer esto y aquello que mi corazón desea? Y aunque no está perfectamente de acuerdo a la verdad que ha sido manifestada en mi, yo voy a satisfacer mi voluntad y deseo una vez más; y eso no es mucho, dice el consultor; y esto no es nada más que un asunto pequeño; hay otros que hacen cosas más grandes que estas.

Estos y otros razonamientos similares que entran en la mente, afligen e irritan a ese Espíritu bueno, justo y sensible que se movió en ustedes, y ponen un peso y una opresión sobre la simiente pura en ustedes, que se separa otra vez de ustedes, en la cual se levantó su luz, y así viene sobre ustedes una noche; porque cuando la serpiente puede llevar a cualquiera a hacer una pregunta acerca de obedecer la verdad, ella está tan lista para enmarcar la respuesta como para crear una pregunta; pero su respuesta siempre viene con una libertad y persuasión para desobedecer, como lo hizo con Eva al principio; y cuando la transgresión ha terminado, entonces la muerte entra en ustedes con su oscuro poder, y múltiples penas penetran sus pobres almas; aunque el fruto era deseable para comer, sin embargo ahora que ha sido consumido, ustedes no pueden tomar parte de la vida, aunque lo desean; sino son llevados y dejados afuera, con una espada incandescente, que se mueve en toda dirección en contra de ustedes.

Así ahora es establecido el terreno para las dudas y los cuestionamientos de una naturaleza más alta que antes; porque antes ustedes dudaban de la verdad misma, si es que era la verdad, pero ahora, habiéndola probado, y habiendo recibido un convencimiento de ella, dejan que sus mentes se alejen de ella tras otros amantes, y sus oídos tras la voz de la adúltera, y han causado que la Luz pura se aleje de ustedes por causa de su rebelión. Ahora ustedes desean poder ver otra vez lo que han visto y sentir otra vez lo que han sentido, dudando y temiendo que nunca más verán, sentirán, ni disfrutarán algo similar otra vez, y ustedes desean decir “¡Oh si yo hubiera estado de pie en la cruz para mi propia voluntad, y si me hubiera negado a mi mismo, para que no hubiera sí perdido la vista y el sentido del amado de mi alma!”

Ahora ustedes ven por su lamentable experiencia donde se levantan las dudas, temores y penas, incluso al unirse con el enemigo, quien presenta razones en contra de la obediencia a la luz. Por lo tanto, presten atención a aquello que permanece en ustedes, aunque la oscuridad y el dolor los rodeen, aunque hay algo que permanece que les da un sentido de su estado y condición, y los hace conocer su pérdida y su falta; oigan la voz de esto, y esto los humillará, y los llevará hacia el verdadero quebrantamiento de corazón, y contrición de espíritu; y a medida que ustedes llegan a conocer este estado, entonces tienen algo que ofrecer al Señor que ustedes han preparado, lo cual será mucho más aceptable para él que una multitud de palabras y realizaciones y deberes (así llamados); y a medida que ustedes, en verdadera humildad de mente, vienen ante el Señor y ofrecen esta ofrenda, Dios oirá en el cielo y responderá el clamor de sus almas pobres y necesitadas, lo cual no puede ser satisfecho sin su presencia; y por causa de su simiente, la cual no puede ser aún presentada en ustedes, él recordará sus misericordias antiguas, que nunca fallan. Y debido a las transgresiones en las que ustedes han caído, cuando Dios resplandece otra vez en ustedes, y da a conocer su poder, ustedes deben esperar que esto sea en el juicio, que Él pueda consumir en ustedes aquello que los llevó hacia el pecado, alejándolos de su ley pura, la cual es la Ley; porque Sión es redimida por el juicio.

Pongan atención entonces para que ustedes no se ofendan con su venida; pongan atención para ustedes no limiten al Santo; porque si su venida es con más agudeza y amargura que antes para la parte carnal, es sólo como debería ser; es el Señor, dejen que él haga lo que parece bien. Él ve más causa ahora que antes, por cuánto más ustedes han pecado en contra de su bondad. Inclínense, por lo tanto, a sus juicios, soporten su indignación, porque ustedes han pecado en contra de él. Miqueas 7:9. A medida que ustedes ceden a sus juicios justos, conocerán una venida en medio de ustedes, en la cual la misericordia es recordada y manifestada. Para los que son apurados e impacientes, que huyen del juicio tan pronto como comienza a aparecer un poco en ellos, nunca encuentra verdadera liberación, sino obtienen facilidad de otra manera que no perdura sino por un momento; pero aquellos que experimentan la obra completamente efectuada en sus mentes carnales, y el piso de sus corazones está completamente limpio, llegan a conocer la paz verdadera y duradera a sus almas inmortales.

Aunque esto no se obtiene con facilidad ni libertad para la mente carnal, que debe morir, sin embargo el final corona a todos los que la resisten; estos son los salvos, como Cristo dijo, Marcos 13:13. Estos experimentan la verdad de las palabras del salmista, "Los que siembran con lágrimas, con regocijo segarán. El que va llorando, llevando la bolsa de semilla, volverá con regocijo, trayendo sus gavillas." Y testifican el cumplimiento de la promesa de Cristo, "Y todo aquel que deja casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o campos por causa de mi nombre, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna."— El abandonamiento y la negación propia, siempre ha sido el camino de la vida, y para la verdadera bendición, y continúan siendo el camino hasta este día.

Todos ustedes, por lo tanto, que han deambulado en sus propios caminos, y aun no han aprendido a negarse a si mismos de aquello que es contrario al testigo de Dios en sus consciencias, sino que tienen deseos, incluso para guardar y sostener lo que la Luz reprueba en ustedes, y aun desean la vida y la paz; y así están en muchas dudas y apuros con respecto a estas cosas; para todos ustedes este es el consejo del Señor, y el clamor de su Espíritu puro: Salid de la confusión babilónica de vuestros propios pensamientos, y no toquéis aquello que es impuro, y el Señor os recibirá. Y lo que Dios por su Espíritu puro ha llamado impuro, que ningún hombre presuma llamar limpio, ni se una a ello, para que no sea hallado luchando en contra de Dios, ni nutriendo o manteniendo vivo lo que Dios designó para morir y ser destruido.

Ustedes no pueden servir a dos maestros, o tomar parte de la mesa del Señor y la mesa de los demonios. ¡Oh! no alimenten ese nacimiento que tiene hambre de cosas impías, y que se deleita en ellas; sino que lo que es para hambre, que muera de hambre; y lo que es para la espada, que la espada de dos filos, que sale de la boca del Testigo fiel y verdadero, lo corte. Apoc 1:16, 3:14. Por lo tanto ustedes pueden ver a los gigantes en la tierra destruidos ante ustedes, por uno que es poderoso para liberar, y para sacarlos de este Egipto espiritual con una mano alta; pero esto ustedes no pueden llegar a testificar excepto al seguirlo diligentemente; y si ustedes ceden voluntariamente a su dulce atracción, cuando ustedes la sienten en su corazón, hallarán que es eficaz y beneficiosa para sus almas; y mientras más la sigan, más ustedes sentirán su bondad que cae sobre ustedes para darles ánimo, y menos ustedes esperarán en duda de su amor y misericordia al llevarlos aun más allá, incluso hasta el fin, y hacia ese reposo que satisfacerá sus almas.

Hagan a un lado, por lo tanto, todas las consultas que están en contra de su obediencia al don de Dios en su corazón, el cual reprueba el pecado en ustedes; y no den lugar a las dudas vanas e innecesarias acerca de él, sino a medida que ustedes encuentren que han sido condenados y juzgados al desobedecerlo, ahora intenten y prueben si al tomar su cruz diaria, y obedecer en ella sus palabras y acciones, y en todas las cosas, ustedes no encuentran la respuesta de dulce paz y gozo; y cuando ustedes encuentren que es así, entonces no habrá más lugar para dudas y cuestionamientos en contra de su obediencia de él: pero a medida que cualquier pregunta o duda se levante en ustedes, ustedes sentirán que la respuesta a ella está en ustedes para su consuelo, y así ustedes llegarán a testificar de la operación eficaz de él en sus almas diariamente, para obrar su cambio y traslación fuera de si mismos hacia su propia naturaleza, y así ustedes llegarán no sólo ha conocer la Luz en ustedes (porque [conociendo sólo] eso, alguno puede hacer y perecer, porque esta es la condenación que la Luz ha llegado, y no ha sido amada), sino ustedes sabrán que están en la Luz, y caminarán allí con Dios, y en la comunión santa, donde ustedes sienten que el Señor está cerca de ustedes en su Luz, y su recompensa está con Él. Así llegando a caminar y morar en la Luz, su conversación estará en el cielo, como estaba la de los santos en el tiempo antiguo, y como ellos, ustedes testificarán de que su unidad está con el Padre y el Hijo, de acuerdo con la declaración de Juan: "Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Si decimos que tenemos comunión con él y andamos en tinieblas (lo cual todos los pecadores hacen, porque el pecado es la obra de ella), mentimos y no practicamos la verdad. Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Cristo Jesús nos limpia de todo pecado."

Ahora, aquellos que sienten que esta obra es realizada en ellos son llevados a tal conocimiento de la sangre de Cristo, que no necesitan dudar de ella, ni tienen ocasión de preguntar dónde está, o qué es, ni cuál es la eficacia de ella; porque al tener la obra y el testimonio de su sangre en ellos, esto resuelve todas las dudas que podrían surgir; y así también aquellos que llegan a conocer la Luz en todas las cosas para ser su guía, para sacarlos de la oscuridad, pecado, e imperfecciones, y para llevarlos hacia la conversación inocente y libre de culpa que corresponde a los santos, y así llegan a saber que sus pasos están dirigidos por el Señor, estos ya no dudan ni cuestionan la perfección; porque los que ven que aquello que es perfecto ha venido, y la creencia que ellos tienen de haberlo alcanzado, están obrando para conformarse a esa regla, y, esforzándose por ella, así corren para poder alcanzarla, y tienen la verdadera esperanza en ellos, y aquellos que la tienen, están purificándose a si mismos así como Él es puro, quien es su esperanza; como dijo Juan, todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro, de modo que, así como Él estaba en este mundo presente, ellos pueden estar también. Así entonces vendrá la sustancia, causará que huya la sombra, y responderá todas sus dudas y preguntas mucho más allá de lo que los argumentos pueden hacer.

A medida que ustedes llegan a ser fieles en la cruz diaria, que destruye y crucifica esa naturaleza en ustedes que ha resistido la verdad, y sostenido la Simiente en servidumbre; a medida que eso llega a morir, y ser enterrado por medio del bautismo en la muerte de Cristo, ustedes sentirán a la Simiente pura que se levanta en ustedes, y serán hechos partícipes de la nueva vida, y la verdadera resurrección que está en Cristo; y todos los que están en Él están en la resurrección, y en la vida; porque Él dijo: yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y este vivir para Dios, en el espíritu de su Hijo, es la primera resurrección, y en cada uno de ellos que lo testifica, la segunda muerte no tiene poder.

A medida que ustedes sienten su parte en esta resurrección, todas las dudas y temores de su propia condición serán respondidos eficazmente, que no pueden ser de otra manera respondidos excepto por ese Espíritu de Dios que lucha con ustedes; lo cual, cuando prevalece en ustedes, y ustedes llegan a sujetarse a él, entonces testifica por ustedes. Porque hay un estado en el cual hay un peligro de caer, y su experiencia diaria les enseña su dolor; y además Cristo dijo toda rama que en mí no está llevando fruto debe ser quitada; y los muchos ejemplos en las escrituras de aquellos que se alejaron de la fe y la arruinaron, y se fueron como el perro hacia el vómito, y como la puerca hacia el cieno, los prueban suficientemente; y si ustedes permanecen, es por la fe, y deben prestar atención, para que puedan llegar a la corona, y sello, y seguridad, y un establecimiento en el reino, donde ustedes ya no saldrán, sino el deseo de sus almas será respondido.

Cuando ustedes lleguen a conocer este estado, y recibir esta piedra blanca que tiene el nombre adentro, ustedes entonces serán, sin lugar a dudas, dados en la voluntad de Dios, a hacer y a sufrir todas las cosas de acuerdo a su bendita voluntad. Este es el reposo verdadero y perfecto para sus almas, quienquiera que ustedes sean, que ahora están laborando en el horno de hierro de sus propios pensamientos y dudas, y mientras más se den de si mismos a ellos, más sombríos son ustedes, y más llenos de dudas; porque ellos engendrarán y se multiplicarán; y mientras más ustedes razones en contra de obedecer el testigo de Dios en sus corazones, menos capaces serán de obedecerlo; pero la pequeña fortaleza que Dios les da, ustedes la consultan [con sus dudas y pensamientos]. Entonces cuando ustedes quieran ser fuertes, llegarán a ser débiles; y cuando ustedes quieran obedecer en alguna medida, su propia consulta se interponen y los estorban; mientras más ustedes aumenten en conocimiento en este estado, más ustedes aumentan en dolor y condenación; de modo que a aveces ustedes están listos para desear que nunca hubieran sabido tanta verdad, y a veces desean que ustedes supieran más acerca de tal punto, o tal doctrina, o tal escritura, o tal misterio, y son aptos para pensar, porque ustedes todavía son ignorantes en algunas cosas con respecto a la verdad, por lo tanto son más excusables y son desobedientes.

Pero ¡ay! pobre alma, considera que el camino para conocer más es ser obediente a lo poco que has recibido, y después esa neblina y bruma de tu propia infidelidad se desvanecerá ante el ojo de tu mente; porque es aquello que estorba las cosas buenas de ti, que te hace ir diariamente con una carga sobre tus hombros, y una culpa sobre tu consciencia, y tú no puedes, con ningún tipo de necesidades, ir ante el Señor con un rostro abierto, sino que todavía estás cubierto con tus propias iniquidades; en este estado no conoces ni el día de reposo, ni la luna nueva, ni el día santo del Señor; sino todo es labor, esfuerzo, y fastidio de espíritu, hasta que muchos llegan incluso a desear un fin a sus días, y sin embargo temen que el fin será peor.

¡Oh! cómo mi alma se compadece por ustedes que están en ese estado; tengo una gran conmiseración con su dolor, y en las entrañas del tierno amor soy llevado a extender una mano para ayudarles, como uno que ha obtenido misericordia para ser liberado, para testificar su camino, y tener el testimonio de Dios en mi corazón, para testificar de la venida del Salvador, a las almas pobres y necesitadas, para aliviarlos y consolarlos. El deseo de mi alma es que sus cadenas puedan ser quebrantadas, y sus almas puedan escapar; pero digo esto en el nombre del Señor a todos ustedes: no hay un camino para su liberación, sino que ustedes se entreguen en obediencia a ese testigo fiel y verdadero de Dios, que despierta y se mueve en ustedes en contra de sus pecados; y por lo tanto, esperen para sentir que sus mentes y voluntades sean así sujetadas, para que ustedes puedan sentir que son una de esas personas dispuestas en el día del poder de Dios. Cesen sus razonamientos en contra de obedecer la verdad, y de decir que ustedes no pueden [porque] carecen de poder, y cuando Dios les de gracia, entonces ustedes obedecerán; porque estos dichos son en vano.

Porque aunque es verdad, nadie puede obedecer al Señor a menos que su gracia y poder le sean dados, sin embargo Él ha hecho que su gracia, incluso aquello que trae salvación para aparecer a TODOS los hombres, como en Tito 2:11; y ha aparecido en ustedes, a quienes escribo, y es reprensor en ustedes. Ustedes deben ir hacia aquello que los golpea; entonces se irán hacia la gracia de Dios; porque es su gracia que lucha con ustedes, para guiarlos fuera del mal que reprueba en ustedes, y así para sacarlos del mundo que está en el mal, hacia Dios de donde viene la gracia. Porque cualquiera que se entregue al llamado del buen Espíritu de Dios que se mueve en ellos, y en obediencia a él, se niega a si mismo de su propia voluntad, malos deseos y placeres; a ellos no les falta poder, sino que lo sienten a Él cerca de ellos, quien obra la disposición [para arrepentirse] primero, después la acción [el arrepentimiento mismo] de acuerdo a su placer; así la gloria llega a ser sólo de él.

Ahora ustedes conocen el misterio de la cruz, y cómo es el poder de Dios, por falta del cual todos los que rechazan la cruz se quejan. Por lo tanto, mientras ustedes vivan en la cruz, viven en el poder, su obediencia es fácil, y todas las cosas les son posibles a ustedes, por medio de él; y mientras ustedes están muriendo diariamente a aquello que es corruptible, sienten más vida, gozo y placer en aquello que es eterno; su deseo crece más y más ferviente por un gozo completo y perfecto en él; en la unidad pura del Espíritu. Esos buenos deseos se hacen más fuertes en ustedes, y llegan a ser una cosa más ligera en ustedes para separarse de aquello que entorpece, aunque sean los pecados de su corazón, sus Dalilas y adoradas; todos deben ir por el amor que ustedes tienen por la verdad. Sólo aquellos que tienen este amor, y continúan en él, son contados como dignos de ser herederos del reino de Dios.

[Odie sus malos pensamientos, palabras profanas, y esclavitud a sus placeres; ellos son sus enemigos. Al principio usted no puede detener completamente su mente de pecar porque su mente es carnal y la mente carnal es enemistad con Dios, (y esta mente es destruida en la cruz y reemplazada con la mente de Cristo). Al principio usted no puede controlar completamente su lengua para que no peque, (y este control total viene con la perfección). Sin embargo, usted puede controlar sus pies y manos; y usted puede aprender a controlar sus ojos, al practicar mirar hacia otro lado para no ver lo que le tienta. El temor de Dios es alejarse del mal. Si usted no deja de pecar al extender su mano para cometer el mal, y correr hacia el mal con sus pies, usted no está sinceramente buscando a Dios — usted no ha logrado arrepentirse de lo más básico que está bajo su control. La obediencia a lo que usted entiende, y lo que usted es capaz de hacer, lo lleva a la justicia.

La obediencia a lo que usted entiende, y lo que usted es capaz, lo lleva a la justicia. Como Jorge Fox escribió:

"Conduzcan su vida en obediencia a lo que ustedes ya conocen, en obediencia a Dios; ustedes no serán condenados por lo que no saben, sino que solo condenados por lo que saben y escogen no obedecer."

Si usted peca deliberadamente, cuando podría haber escogido no hacerlo, entonces usted está traicionado su sinceridad en buscar a Dios; y usted puede esperar recibir poco o nada de ayuda, hasta que usted muestre un verdadero alejamiento del mal de lo cual usted es capaz por medio de la gracia de Dios que apoya su determinación. Por medio de su obediencia continua a lo que usted conoce y es capaz de hacer, todo deseo para pecar eventualmente será quitado de su corazón por la gracia adicional del Señor.]

Y por lo tanto no piensen que es extraño ser pasado por muchas pruebas, para que así ustedes puedan ser limpiados y preparados como una novia para el verdadero esposo, Cristo Jesús; porque hay muchos que desean tener conocimiento de Él, pero no están preparados para Él; ellos deben ser lavados, al quitar el atuendo vil primero, y llegar a conocer el lino blanco que les es puesto; mientras esta obra está sucediendo, ¡qué necesidad hay de paciencia y quietud de espíritu! ¡qué necesidad de sujeción a la obra de ese Espíritu Santo en todas las cosas! para que ustedes no puedan estar poniendo límites a aquello que los debe limitar en todas las cosas; ni decir en su corazón si mis pruebas fueran así, o mis ejercicios fueran de esta o esta otra manera, yo los podría soportar; sino más bien sométanse en todas las cosas, voluntariamente para hacer y sufrir, y ser probados y ejercidos, como le agrade al Señor ordenar, o permitir que ustedes sean probados. En todos sus tratos digan, Es el Señor, que Él haga lo que le parece bien. Cualquiera que se de a Él, aunque él los lastime, sin embargo Él lo sanará otra vez; aunque Él los destruya, aún así ellos vivirán.

Aprendan, por lo tanto, paciencia y quietud de mente porque al ponerse a pensar ustedes no pueden añadir nada a esta obra. Recuerden al Israel antiguo, quienes habían sido ordenados a Detenerse y ver la salvación de Dios en sus pruebas más grandes; y ellos eran una figura para ustedes. Ahora, en la Luz, lean acerca de su figura, y esperen la sustancia, la verdadera Simiente, para que ella pueda traer paz y reposo a su alma inmortal, y establezcan la justicia en su corazón, la cual es aquello por lo cual yo me esforcé, en nombre de todas las almas angustiadas y afligidas, en todas partes, para quienes yo soy un amigo y les deseo el bien, como uno que conoce sus pruebas, apuros, dudas y aflicciones.

Por medio del amor abundante de Dios en Cristo Jesús, testifico de la vida liberadora, contestadora y satisfaciente, manifestada y revelada en su propia Luz eterna, que ilumina a todo hombre, y en verdadero deseo que todos ustedes puedan conocer lo mismo, en cumplimiento de mi deber hacia Dios y mi generación, he enviado esta palabra de consuelo y exhortación, y permanezco en mi reposo con el Señor, siendo así absuelto completamente de la sangre de todos los hombres, ya sea que soporten o sean pacientes; y aunque en cadenas por causa del evangelio, sin embargo [soy] el hombre libre del Señor, esperando con paciencia y completa seguridad de la redención completa de Sión.

ESTEBAN CRISP

 

Consideración sucinta de la iglesia primitiva apostólica

y de la sociedad religiosa de los Amigos,

en su ascenso y progreso precoz,

mostrando su unidad y armonía, la necesidad y efectos

saludables de la disciplina eclesiástica.

también,

Los intentos de Satanás para destruir la orden
y el gobierno de la Iglesia de Cristo,
y para extraer a los incautos de la verdadera fe,
una vez entregada a los santos.


Dirigida a la Sociedad por Esteban Crisp

UNA CONSIDERACIÓN SUCINTA

Estimados Amigos,

USTEDES saben que Dios en su amor infinito nos ha visitado con un día muy glorioso, en el cual su Hijo de Justicia se ha levantado sobre nosotros, de modo que la calidez celestial nos ha despertado e iluminado, y nos ha hecho permanecer y servirle en nuestro día y nuestra generación; y la virtud de esa vida bendita en Cristo Jesús es revelada en las almas de aquellos que han creído verdaderamente, y les ha dado gran poder sobre la muerte, y les ha hecho capaces de luchar con Satanás en todas sus diversas apariciones, y de vencerlo; de modo que de cualquier manera que él de aquí en adelante busque eclipsar la gloria y resplandor del día grande y notable del Señor, ahora él será frustrado en su propósito, y sus instrumentos serán avergonzados por su obra: porque todos los que son verdaderos hijos del día, encuentran que su posición es por fe, y no por conocimiento, y son por su fe guardados en una dependencia santa del poder de aquel que puede vencer todas las cosas, y someterlos; de modo que cualquier cosa que se levante en contra de la Verdad, la fe de ellos que están en ella les permite, aún al comienzo de ella, verlos hasta el final, y les da una certeza en si mismos, por lo cual ellos están establecidos en una espera paciente y quieta para ver aquello que ellos crean que se ha cumplido; y esta es la victoria, su fe; y aquellos que moran en esta fe no están agotados, ni ellos se cansan de estar en todos los varios ejercicios que ellos encuentran en el camino, sino que pueden soportar contradicción sin desaliento, sabiendo que cualquier cosa que se levante en contra del poder y propósito de Dios, a su tiempo serán derribados.

Y esta es la misma fe que una vez fue entregada a los santos en los días primitivos cuando Cristo, la resurrección y la vida, fue predicado a ellos, en quien ellos creyeron, y por medio de quien ellos fueron habilitados tanto a hacer como a sufrir lo que era su voluntad, y a resistir el torrente y mar de contradicciones que ellos encontraron; y la palabra de Dios aumentó poderosamente, y su celo y valor aumentó por el nombre de Dios, de modo que ninguna estratagema concebida en contra de ellos podía prosperar, mientras ellos se mantuvieran en la simpleza del evangelio, y sostuvieran la fe que ellos tenían en una consciencia pura. Estas eran sus grandes fortificaciones, que los hicieron tan prevalecientes e inmutables, a saber: simpleza y pureza de mente; y mientras esto continuó, ellos continuaron en un corazón y una mente, glorificando a Dios, y edificándose los unos a los otros, y consolándose los unos a los otros, y eran como epístolas escritas en los corazones de los unos y los otros.

Ahora, cuando el diablo vió que era imposible detener esta obra gloriosa de Dios con todo lo que él podía hacer al despertar a los sacerdotes y gobernadores en contra de aquellos cuya fortaleza estaba en el Señor, ya que ellos estaban en simpleza y pureza de mente; entonces el adversario buscó maneras, medios e instrumentos de cómo perturbar su progreso, al alejar uno u otro entre ellos mismos de aquella simpleza del evangelio de Cristo en el cual ellos habían sido de un corazón, y habían creído y practicado las mismas cosas, sin vanas disputas. Habiendo hallado algunas almas inestables como aptas para su propósito, él obró poderosamente en ellos, para despertar preguntas que tenían una tendencia a llevar a otros a disputar acerca de la pregunta; entonces una persona quería que fuera de una manera, y otra mantenía que era así, y ninguno de ellos pensaba si la pregunta misma edificaba a la iglesia. Más bien se levantó un gran revuelo, y esto acerca de unos pocos ritos judíos, y acerca de algunos linajes genealógicos correctos o incorrectos; uno probaba que era así, y el otro de esta otra manera; y así se abrió una puerta para dejar entrar la sabiduría carnal para que sea un arma de esta guerra, por la cual las mentes puras e inocentes de muchos fueron corrompidas, y algunos hogares completos subvertidos; lo cual, cuando el diablo había así prevalecido, él continuó más allá, y le dio valor a algunos de estos siervos altaneros, testarudos y rebeldes para ir al exterior, por todas las iglesias, y predicar estas cuestiones como doctrinas, y seducir y alejar a todos los que ellos podían de la simpleza del evangelio. Estos eran tan prevalecientes como para hechizar y traicionar a muchos; de modo que fueron incentivados a resistir a los verdaderos apóstoles en esa obra gloriosa en la cual Cristo Jesús los había empleado; de modo que ahora una gran parte de su obra era advertir al pobre rebaño de Cristo de estos lobos vestidos de ovejas, y a darles un testimonio de su propia sinceridad, y en contra de estos obreros engañadores, y a abrir y desplegar la obra misteriosa de ese espíritu maligno, y cómo obró astutamente para invalidar la ofensa de la cruz, para que ellos puedan continuar llevando el nombre y profesión externa del cristianismo, con más reputación y menos reproche que al principio. Porque este era el designio, llevar a los cristianos hacia una libertad falsa, y alejar a sus corazones de la sinceridad y vigilancia que les fue enseñada al comienzo; y a qué altura la serpiente llevó su obra en ese día, ustedes pueden leer independientemente en las escrituras de la verdad, y qué triste y lamentable obra realizó en Corintio, en Galacia, en Esmirna, en Tiatira y en Laodicea, y también en Acaya, y qué tristeza y labor le costó a los buenos apóstoles, y cómo el buen espíritu fue afligido por estas cosas, y los corazones de los justos fueron así entristecidos.

Sin embargo el enemigo tenía en esos días otra estratagema tan mala como todas las otras, con la cual él intentó arruinar la obra de Dios; porque después que el evangelio llegó a ser esparcido, y muchos fueron convencidos, tanto judíos como gentiles, muchos griegos también llegaron a reconocer la verdad, quienes habían sido grandes buscadores de la sabiduría natural, y habían buscado comprender las causas y efectos naturales, y habían estudiado muchas artes curiosas, y principios y métodos filosóficos, que se adaptaron bien a sus adoraciones y religiones paganas, porque ellos se empeñaban en encontrar las influencias benévolas y malévolas de Marte, Saturno, Júpiter, y otros de los dioses que ellos adoraban. Pero cuando llegaron al reconocimiento del único y verdadero Dios viviente, el creador de todo, y de Jesucristo a quien él envió, entonces encontraron que sus artes curiosas eran innecesarias, y sus libros aptos para nada más que el fuego, y quemaron en una ciudad el valor equivalente a 50.000 piezas de plata. Pero ¡ay! El espíritu que los usó no fue quemado en varios, sino obró astutamente para alejar a muchos de esos engañadores y extravagantes entre los pobres creyentes, que se empeñaron para hacerles creer que ellos eran hombres de saber, y que tenían tales cosas extrañas para darles a conocer, mucho más que los apóstoles: y entonces ellos comenzaron a obrar con la oposición a la ciencia, como ellos la llamaron falsamente, y entonces las cosas que no tenían una razón filosófica o natural debían ser cuestionadas y disputadas, para demostrar a los sentidos o al entendimiento. De esta manera la fe de algunos fue invalidada, y la sinceridad y rectitud de muchos fue arruinada por estos vanos engaños, y entonces llegaron a ser libertinos en su conversación; después un Nicolás con su ranterismo;* una Jezabel con sus alegadas profecías libertinas y lascivas; un Balaam con sus codiciosos designios sobre el pueblo, pueden encontrar a algunos que estén de acuerdo con ellos; porque la santa atadura y pacto de su religión de llevar una cruz diaria fue quebrantada; pero ¡ay! el efecto de estas cosas fue muy lamentable.

* [Ranterismo es el nombre dado a la secta de los ranters quienes interpretaron el cumplimiento de la ley de Cristo para nosotros, para absolvernos de cualquier obligación y deber que la ley exigía de nosotros. En vez de que la fe y el arrepentimiento reemplace la ley, ellos creían que no era pecado hacer lo que antes había sido pecado cometer. Ellos creían falsamente que su fe en el registro bíblico de Cristo los eximía de ser responsables por el pecado, racionalizando que debido a que a obediencia a la ley mosaica ya no era un medio para alcanzar la justicia, entonces no había pecado en cualquier cosa que hicieran mientras estuvieran en su fe bíblica. Su fracaso fue ignorar que Pablo había señalado claramente que la ley de Dios que está escrita en el corazón de cada hombre nunca ha sido cancelada, Romanos 2:14-16. Esta ley en el corazón de cada hombre nos hace sentir mal cuando mentimos o robamos. Esta ley incluye las leyes morales externas: no robar, no mentir, no codiciar, no asesinar, no cometer, adulterio, honrar a los padres, amar al prójimo como a uno mismo, tratar a otros como uno quiere ser tratado, etc. Todo hombre será juzgado por Dios de acuerdo a esta ley interna; ningún hombre es disculpado de cumplir esta ley por ninguna razón, y nunca ha sido anulada o cancelada. Para más información acerca de este tema vea A menos que sus palabras y obras sean ordenadas por Dios, usted debe obedecer el centro moral de la ley.

El cristianismo hoy en día es muy similar al ranterismo del siglo diecisiete en Inglaterra; de la Palabra del Señor en el interior: "Todos están esperando que Jesús sea su excusa. Ellos son un pueblo terco; sus corazones se han enfriado. Ellos piensan que son salvos al hacer ruido acerca de ser salvo. Ellos no quisieran tener ninguna ley. La nueva ley llegó a ser la injusticia."

Hay una considerable controversia dentro de las filas del cristianismo con respecto a cuál era la doctrina y las acciones de los nicolaítas que el Señor afirmó en Apocalipsis 2:6,15, que él detestaba. Ningún comentario ha sugerido alguna vez que ellos eran como los Ranters de Inglaterra en el siglo diecisiete porque hacer eso sería condenar las doctrinas del cristianismo de entonces y de ahora; pero aquí tenemos una afirmación clara de un santo, quien habitó en el reino y la presencia de Dios, que los seguidores de Nicolás eran como los los ranters, quienes son como los cristianos de hoy en día que sostienen que la gracia excusa sus pecados pasados, presentes y futuros — de esa manera re-definiendo la gracia como una licencia para la inmoralidad. De la Palabra del Señor en el interior: "Ellos han tomado la Biblia y la han convertido en algo profano, usándola para justificar su inmersión en el pecado."]

Estimados Amigos, habiendo tocado brevemente estas cosas, y puesto estos pleitos de Satanás en contra de la Verdad entre los cristianos primitivos que vinieron antes de ustedes, ahora yo vengo a decirles con gran sencillez y sinceridad lo que por algunos meses ha estado en mi mente con respecto a este tema, y con respecto al día en el que vivimos, y la dispensación de ese evangelio eterno que ahora es predicado otra vez a nosotros, en el cual encontramos los mismos benditos efectos que ellos. Porque cuando nosotros habíamos creído en él, nos llevó a una gran simpleza y una gran pureza de mente, y hacia un amor no fingido y unidad los unos con los otros; y de qué partes o países vinimos, todos hablamos las mismas cosas, y el intelecto torcido, indagador y disputador fue derribado, y echado fuera de entre nosotros. Aunque podemos indagar y disputar con los opositores que estaban afuera en defensa de la Verdad, sin embargo no teníamos entonces una ocasión entre aquellos que profesaron la Verdad; porque éramos de un corazón, y mente, y juicio, y en ese amor universal obramos para edificarnos los unos a los otros en nuestra fe más santa, y publicar y dar a conocer el bendito nombre de Jesús, en quien nosotros habíamos creído; y muchos fueron añadidos diariamente a la iglesia, y llegaron a tomar parte de la misma fe, y del mismo amor, y crecieron en la misma simpleza de mente, en la cual nosotros encontramos un gozo harmonioso en espíritu, cada vez que nos vimos los unos a los otros. En este estado la Verdad nos guardó, y nuestra fe fue firme en ese nombre y poder por el cual fuimos llamados, que el Señor iría ante nosotros, y nos prosperaría en su camino bendito, en el cual él causó que nuestras almas tuvieran un gran deleite, y tomamos la cruz diaria alegremente, y nos negamos a nosotros mismos por causa de aquel que nos llamó.

Pero el antiguo enemigo de la Verdad envidió rápidamente esta tranquilidad nuestra, y comenzó a obrar en algunos en quienes él encontró un terreno en el cual obrar, y buscó alejarlos de la simpleza de la Verdad, y a exaltar sus mentes a la vista de las cosas abiertas por la Verdad, y así no habitaron en el temor sensible de Dios, ni en la humildad de la simiente inocente, sino se elevaron en nociones e imaginaciones livianas; algunos en una libertad falsa, y otros hacia imaginaciones extrañas de su propio crecimiento hasta llegar a algún estado, y así llegaron a ser más altaneros y rebeldes, y fueron endurecidos en contra de las exhortaciones; más bien se juzgaron a si mismos como aptos para enseñar y ser enseñados, y ellos atrajeron a muchos tras de ellos por medio de un afecto que no estaba sujeto a la cruz, y llegaron a ser una ocasión de ofensa y tropiezo para muchos que estaban buscando el camino del Señor, y fue gran ejercicio y dolor para aquellos que se mantuvieron en el esfuerzo y la labor para la redención de Sión. Pero aquellos que moraron en la fe sabían que el poder en el cual ellos habían creído que se levantaría, y que aplastaría y heriría ese espíritu elevado y ligero, y todos los que habitaron en él, y no se arrepintieron ni regresaron a su primer amor, ni a hacer sus primeras obras; y de acuerdo a como creímos así se realizó, y sus obras con las cuales ellos buscaron distraer y asombrar a las naciones, fueron confundidas y llevadas a la nada; y muchos que se adhirieron y se aferraron a ese espíritu estuvieron perdidos y esparcidos, y aumentaron en profanidad e impureza, y lucharon en contra del poder de Dios que obró en su pueblo para reclamarlos y recuperarlos, hasta que al final el poder mismo de Dios se volvió en contra de ellos, y quitó a los que habían sido alborotadores.

Sin embargo, acaso la serpiente no dejó de intentar traicionar a los inocentes, sino que encontró otros instrumentos aptos para su propósito, a quienes él levantó bajo la pretensión de algunos nuevos descubrimientos, acompañado con una humildad voluntaria, y una aparente negación propia, cuando en realidad, el designio era exaltar al yo y la obra del hombre, y su intelecto y razón, por encima del poder eterno de Dios, y por medio de pretensión fingida, para obtener un dominio sobre la herencia de Dios, y para imponer y constreñir sobre ellos las cosas que no fueron enseñadas por el espíritu viviente de Cristo Jesús en sí mismos, ni habían sido recibidas por doctrina ni mensaje de los verdaderos obreros espirituales en el evangelio. Y por estos medios las mentes de muchos fueron traicionadas, y ellos fueron ejercitados en contender acerca de algunas señales externas o muestras de su separación, hasta que el asunto importante del que ellos se deberían haber preocupado, que es cómo mantenerse en el amor de Dios y en la unidad celestial, se perdió en muchos y fue olvidado, y en vez una raíz secreta de amargura creció, y un odio en contra de la prosperidad de la iglesia de Dios, y los siervos fieles y ministros de ella, hasta el punto que ellos perdieron el sentido mismo de la presencia bendita de Dios entre nosotros, y pensaron que él nos había abandonado; y por consiguiente muchos de ellos también nos abandonaron, y eran como otras personas, y se inflaron con grandes expectativas de nuestra caída, y de su propia exaltación, y comenzaron a esparcir su designio de separación hacia otras naciones, lo cual daña a muchos que fueron engañados por ellos; de modo que el amor sensible de Dios, que había obrado en los corazones de los trabajadores fieles y ministros del evangelio para reunirlos y sacarlos del mundo, ahora ha obrado efectivamente otra vez, para reunir a muchos de ellos y sacarlos de esta auto-separación, y con gran paciencia y longanimidad nos esforzamos y trabajamos con muchos. Y el Señor vio nuestra sinceridad y cuidado, y bendijo su obra en nuestras manos, de modo que los ojos de muchos fueron abiertos para ver las trampas astutas por las cuales fueron enredados, y se les dio poder de parte de Dios para abrirse camino y testificar en contra de las tretas astutas de ellos que los habían engañado; y el Señor se levantó en su grande poder, dentro su pueblo y entre medio de ellos, y estableció un juicio eterno sobre la cabeza de ese espíritu, y su obra de disensión y separación que había obrado; y entonces ya no pudo avanzar, sino que se marchitó y llegó a ser nada. Y aquellos que resistieron voluntariamente las ofertas de amor de Dios, y de su pueblo, ellos se hicieron más y más corruptos, y perecieron completamente alejándose del camino del Señor y la sociedad de su pueblo, y se volvieron, algunos hacia la adoración y religiones del mundo, y otros hacia las contaminaciones repugnantes que están en él; y las iglesias de Cristo, que permanecieron fieles y verdaderas a la dirección de su espíritu, llegaron a tener reposo de la labor y esfuerzo extremo que ellos habían realizado por varios años por razón de estas cosas. Y Dios cumplió las profecías de varios de sus fieles siervos, quienes por su fe habían visto, y por el espíritu habían testificado al comienzo de la obra de ese espíritu, cuál debería ser el fin de ella; porque habían muchos que habían visto que era de la tierra, y que regresaría allí; y allí fue envuelta con toda su sustancia; y como muchos han rehusado ser advertidos, perecieron con ella. Entonces las almas de los fieles le dieron gloria y honor a Dios, en cuya mano está el poder y dominio, y él reina en lo alto en su fuerza, y es rey de los santos, y la defensa de su Sión, ahora, de aquí en adelante, y para siempre.

Estos ejercicios pusieron y despertaron a todos los fieles en gran vigilancia, para mantener al enemigo fuera en el futuro por lo menos tanto como en ellos esté; y aquellos que fueron fieles y antiguos Amigos, tanto hombres como mujeres, encontraron que era imperativo para ellos reunirse otra vez para velar sobre el rebaño, y para ver las conversaciones de aquellos que profesaron la Verdad, que puedan responder a su profesión, y donde lo contrario apareció, para lidiar con ellos, y reclamarlos, si fuera posible, o si no negarlos, y absolver la Verdad y los Amigos de ellos, y sus cursos desordenados. Y en esta buena obra el Señor los bendijo, y mostró su presencia entre ellos, y les dio sabiduría y entendimiento; y ellos cuidaron a las viudas y los huérfanos, a las familias pobres y afligidas entre ellos, y cuidaron a los matrimonios, para que ninguno pueda llegar a unirse en una manera desordenada, sino que todas las cosas puedan ser claras en ambos lados, y el consentimiento de los padres pueda ser obtenido antes del matrimonio, y que todas las cosas puedan ser mantenidas en buen orden, y de buen sabor ante la vista de Dios y los hombres. Y varias epístolas fueron escritas por varios hermanos ancianos para darles ánimo y dirección en esta buena obra; porque nosotros sabíamos que era la obra de Dios, y que puede tender a limitar los espíritus libertinos y rebeldes, quienes buscaron libertad más que sinceridad; y sensualidad, más que el gobierno de Cristo, y su sujeción al poder divino de Dios. Y cuando algunos espíritus exaltados llegaron a ver a qué tendería esta obra, ellos se ofendieron y buscaron debilitar las manos de los Amigos fieles en esta buena obra, bajo pretensión de que todo debe ser dejado al testigo de Dios; y si el pueblo no encontró juicio en sí mismos por lo que hicieron, ellos no deben ser juzgados por otros, habiéndose ellos mismos alejado del juicio de la Verdad y habiéndose endurecido: entonces ellos clamaron por la innovación e imposición, y otras cosas así.

A partir de ese momento muchos fueron seducidos y subvertidos, y alejados de su firmeza en la Verdad, y comenzaron a aparecer en contra del buen orden del pueblo del Señor, y a reflejar el piadoso cuidado que estaba sobre ellos, con discursos y escritos difíciles y desagradables, hasta que una raíz secreta de amargura y enemistad se aplicó a varios de los que habían sido convencidos; y en esta raíz el enemigo obró con gran habilidad y sutileza, para alejarlos de la bendita unidad que está en Cristo Jesús, la cabeza verdadera de la verdadera iglesia, y los engendró en muchos celos y temores infundados de apostasía, mientras tanto él los llevó tan lejos para apostatar de su primer amor y primeras obras, que ellos procedieron a exponer a los Amigos tanto en particular como en general, para la reprensión y el desprecio del mundo, tanto como en ellos estaba.

Todo lo cual fue llevado y sufrido con mucha longanimidad y paciencia, y un gran esfuerzo estaba sobre ellos para intentar reducir el número de aquellos que se opusieron a ellos; porque nosotros conocíamos nuestra sinceridad, y sabíamos que el Señor estaría con nosotros, y bendeciría nuestra obra y labor de amor, y destruiría su obra de enemistad, y que el esfuerzo de ellos en contra del Señor y su obra bendita en la mano de su pueblo inocente, no podría prosperar. No dudamos para nada, sino que aquel que había estado con nosotros, y nos ayudó desde el principio quisiera todavía permanecer con nosotros, y darle a su Verdad y al pueblo la victoria sobre toda lengua y pluma que se levantó en el juicio en contra de nosotros, como él ha hecho hasta este día, y su obra es manifestada, y ellos ya no pueden proceder más, bendito sea su nombre para siempre.

Ahora, estimados Amigos, he hecho esta breve relación de los pasajes ya mencionados, que los que son jóvenes en la Verdad puedan ver, y aquellos que tienen más edad puedan poner en su mente, cómo el antiguo adversario de la Verdad ya ha obrado en este nuestro día, y cuál ha sido el fin y la tendencia de su obra en todas sus varias apariciones, como en los días primitivos, para detener el resplandor del evangelio, si él puede; y donde él no puede hacer eso, su próxima obra es ver a quién él puede devorar, esto es, a quién él puede entrampar y enredar, para que él pueda primero alejarlos de la simpleza de la Verdad; después hacia una exaltación en el conocimiento; entonces, hacia el prejuicio y la enemistad en contra de aquellos que están en el camino para estorbar sus nociones exaltadas. Y para este tiempo él les ha enseñado a quebrar la ley de la caridad, y pensar malignamente de los rectos, y a desestimar la bendita unidad y comunión que está en la Verdad, y después ellos son aptos para la división y la separación sobre una engañosamente gratificante pretensión u otra. Por lo tanto, qué vigilantes deben ser todos para mantener fuera este espíritu destructor, que ha llevado a varios a ese campo del enemigo y resistencia a la Verdad y el pueblo de Dios, que si se les hubiera dicho en los días de su convencimiento, ellos hubieran estado listos para decir con Hazael, "¿Qué es tu siervo sino un perro, para que haga semejante cosa?"

Y, Amigos, sepan esto por cierto, que Satanás todavía está obrando, y trata de aventarlos; y donde permanece, después de un largo convencimiento, una liviandad y ligereza en algunos, ellos son fácilmente llevados con estos vientos perniciosos. Para este propósito él ha despertado en varias ciudades y países, que él sabe que son aptos para este propósito, quienes nunca conocieron una mortificación real de esa sabiduría terrenal y sensual, que es de abajo, sino han guardado mucho aquello que está vivo en ellos, que Dios hizo pasar en su primer convencimiento una sentencia de muerte sobre ellos; y estos, debido a que no pueden alcanzar una participación de la vida de la Verdad en sí mismos, no más pueden ellos alcanzar ni obtener el misterio escondido de la unidad que los del pueblo del Señor tienen los unos con los otros en esa vida de la Verdad; sino que tienen otra vida y poder, y en ella ellos llegan a ser más obstinados y violentos, odiando a aquellos que han nacido del espíritu. Sí, ellos crecen en sabiduría de un grado al otro, pero esto no es puro ni pacífico, tolerante ni complaciente. Por sus frutos los conoceréis; porque por su sabiduría ellos a menudo se encontraron haciendo algunas preguntas sutiles y abstrusas para distraer las mentes de los simples y hacer errar a los débiles en la fe, y arrastrar a las almas inestables tras ellos, como si hubieran producido algún nuevo descubrimiento; y entonces aquí está la obra para disputar los intelectos, por medio de todo lo cual las mentes son alejadas, más y más lejos de la verdadera vigilancia, que corresponde a aquellos que tienen que lidiar con un enemigo así.

Por eso es que todos esos argumentos han brotado acerca del fruto prohibido, qué era, y si era bueno para comer, o si no lo era; sobre lo cual algunos han cerrado con ese primer error primitivo con el cual Eva fue engañada, y lo han juzgado como bueno para comer; sí, y se han alimentado con él también, hasta que su conocimiento ha aumentado más en el mal que en el bien. Por lo tanto, es por esto que otros hacen preguntas acerca de la mortalidad o la inmortalidad del alma. Otro del estado del alma después de la muerte del cuerpo, si es que habita en una esencia singular, o deja de tener alguna esencia singular o ser. Otro acerca del estado del cuerpo después de la muerte. Otro acerca de cuántos cuerpos un alma misma puede o debe tener en diversos tiempos. Otro, por cuánto tiempo los hombres o ángeles impíos pueden soportar la ira de Dios por su rebelión. Otro viene y dice que no hay tal cosa como la ira o el enojo en Dios, y todo lo que está escrito allí en las santas escrituras no es más que metafóricamente hablado. Muchos caprichos y preguntas seniles produce este nacimiento para la prueba de su fe y la firmeza en la Verdad, por lo cual es enemigo está, como yo dije, probando y aventando, para ver dónde él se puede encontrar con los suyos, y puede engañar y alejar a algunos de la fe y la unidad, y enseñarles algún otro camino y doctrina aparte del camino angosto de regeneración.

Ahora, mis estimados y bien amados en el Señor, ustedes son testigos hasta este día con cuán grande simpleza y claridad de discurso hemos predicado la palabra de Dios entre ustedes, desde el día en el que el Señor nos envió hasta ahora: nosotros no vinimos a ustedes con palabras seductoras, ni no necesitábamos demostraciones lógicas o filosóficas; porque nuestro testimonio tenía la demostración y evidencia del espíritu de Verdad en sus corazones, y nuestras palabras, o la palabra de Dios en nuestras bocas, no ha alterado ni cambiado hasta este día, sino que permanece la misma que ha sido siempre. La gran doctrina del evangelio fue y es regeneración, sin la cual no hay entrada; los únicos medios y manera de obtenerla era y es esa luz y gracia que viene por medio de Jesucristo, y que santifica, purifica, y nos lleva a él, por medio de quien la entrada es ministrada hacia el reino; estas cosas hemos declarado, y estas cosas ustedes han creído, y en esta fe muchos de nuestros hermanos fieles han ido al descanso, y sus preciosas almas están reposando en el Señor. Entonces, si ustedes permanecen firmes hasta el fin, les irá bien.

Con respecto a todos aquellos que buscan preocupar a cualquiera de sus mentes con las cosas mencionadas anteriormente, o con cualquier pregunta sutil o astuta, guarden sus habitaciones en el poder de Dios, y ustedes llegarán a discernir diariamente más y más la tendencia de ellos: cómo es un espíritu que obra en contra de la cruz, y busca hacer cesar su ofensa, para que ellos puedan tener una profesión de la Verdad, y vivir en una conversación libertina sin control o juicio; y ustedes verán que llegará a ser nada, como otros antes de ellos.

Y por llevar a cabo esta clase de liberalismo, muchas nociones extrañas son engendradas y esparcidas para corromper las mentes de quienes ellos pueden; porque el diablo, quien es el autor de ellas, sabe bien cómo aplicarlas para el avance de su propio reino, y para facilitar, o más bien endurecer, las consciencias de aquellos que reciben estas cosas, para que ellos puedan por consiguiente sacudir el sentido que a veces ellos tenían del juicio justo de Dios, y despreciar el juicio de su pueblo, y dar riendas a sus deseos y pasiones; y sin embargo al mismo tiempo haciendo una profesión y aparición externa entre el pueblo inocente de Dios. ¡Oh Amigos! estas son las manchas y mancillas que están entre nosotros: estos son aquellos por medio de quienes el santo nombre de Dios es blasfemado, y muchos hablan malignamente de su camino bendito y puro, y los corazones de los rectos son entristecidos día tras día; estos son los que le costaron al apóstol lágrimas cuando él escribió: "de quienes os hablaba muchas veces, y ahora hasta lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo." Estos causan que los pies de algunos tropiecen, y otros perezcan al caer del camino del Señor, y sin embargo al mismo tiempo cargan un seguidor secreto bajo ellos para ser relevantes, habiendo dejado entrar una creencia o suposición, ya sea de que no hay tal ira y juicio que se debe esperar de la mano de Dios, como ha sido dicho y escrito en gran medida por los profetas, Cristo y sus apóstoles, y todos los ministros fieles del evangelio hasta este día; o si hay ira y juicio que debe ser revelado, lo será por un tiempo, y después ellos serán restaurados a la gloria y felicidad, o si ellos quedan cortos de un ajuste y preparación debida para el reino de Dios en este lado de la tumba, no es gran asunto, porque ellos tendrán otras oportunidades en este mundo de ahora en adelante, cuando nazcan en otros cuerpos.

Algunos secretamente se reafirman a si mismos y se empeñan en dominar a otros con la suposición o noción del castigo infinito de los hombres impíos y demonios en el mundo por venir, como donde las santas escrituras mencionan, a saber: el fuego eterno, el pecado en contra del espíritu santo, nunca perdonado en este mundo ni en aquel que ha de venir, juicio eterno, venganza del fuego eterno, el humo de su tormento que ascenderá por siempre y para siempre, etc., como fue declarado claramente por Cristo y sus santos apóstoles y ministros del evangelio, estos ellos limitan sólo a las edades.

[* El párrafo anterior puede fácilmente ser interpretado como algo que está completamente en conflicto con la página del editor ¿Hay esperanza para todos los hombres y mujeres? Sin embargo, si usted lee esa página web cuidadosamente, hay una mención del castigo eterno; aunque descarta la tortura eterna, menciona específicamente:

Otro se reafirma a si mismo con una creencia que si él hace el mal, su infierno es sólo aquí en su propia consciencia, pero cuando él deje el mundo todas las cosas serán como si no hubieran ocurrido, y el alma morirá con el cuerpo, y sufrirá una aniquilación como también el cuerpo, o serán engullidos fuera de toda particularidad, como una gota de agua en el mar, y así entonces, qué importa. Y este es el hombre maligno de la semilla, sembrando estas semillas maldecidas de la libertad carnal y el ranterismo, aún en nuestros días, y ha prevalecido sobre algunos para su destrucción; y aquellos que son seducidos, como dijo el apóstol, se hacen peores y peores, seduciendo a quien puedan, de estas maneras perniciosas, las consecuencias de las cuales son tristes y lamentables para considerar, y me han costado a mi y a muchos más gran dolor y aflicción. Y verdaderamente, Amigos, la importancia de estas cosas fue grande en mi mente por un tiempo, y estuvo sobre mi para dar una advertencia a todos los que tienen oídos para oír, que sus mentes no sean corrompidas por la sutil espera de Satanás y sus instrumentos; porque aunque sé que hay muchos miles que conocen el precio y el valor de sus almas inmortales, y muchos que han obrado arduamente para la redención de las almas, quienes no están en necesidad de ser advertidos de estos designios sutiles, sino que viven en aquello que entiende al diablo y sus obras astutas, sin embargo soy llevado en verdadero amor y ternura por los débiles, y los que todavía no han crecido hacia una estabilidad en la semilla eterna y elegida de Dios, para exhortarlos a tener cuidado de sí mismos, y a ser despertados a fidelidad y diligencia, y a aprobar sus corazones ante la vista de Dios, en sinceridad y humildad, de modo que ellos puedan sentir su mantención secreta del poder para guardarlos de estas trampas y redes de los cazadores maliciosos, quienes esperan para cautivar y traicionar a aquellos que puedan.

Y Amigos, a ustedes que no han conocido las profundidades de Satanás, tengo unas pocas cosas que ofrecer para su seria consideración: Primero, ustedes saben en qué manera ustedes fueron convencidos, y cómo sus entendimientos fueron abiertos, y ustedes fueron traídos al conocimiento de la Verdad; ¿acaso no fue por el resplandor de la verdadera luz de Cristo Jesús en sus almas, el cual por su obra interna les mostró que sus almas estaban sujetas al poder de las tinieblas, que los había contaminado, y los hizo inadecuados para que Dios more y se deleite en ellas? Entonces ustedes vieron qué contrariedad y desproporción había entre la luz pura y sus almas impuras. Con lo cual el juicio de Dios fue manifestado al contener, limitar y destruir ese poder que había así contaminado sus mentes y consciencias; y cuando ustedes llegaron a creer que este juicio era el juicio de Dios mismo, ustedes se sometieron a él, como era correcto y debido para ustedes; y así como ustedes se sometieron a él, y rápidamente encontraron algún poder para resistir las tentaciones del poder oscuro que los había cautivado. Y ¿acaso ustedes no sintieron que sus almas fueron de alguna manera aliviadas, y su esperanza aumentada, de que a medida que ustedes moraron fielmente en esa luz, ustedes podrían obtener poder para resistir al enemigo de sus almas en todas sus apariciones? De modo que la fe que les fue entregada a ustedes en el comienzo era que sus almas debían ser así santificadas, ajustadas y preparadas, como para llegar a ser una habitación de Dios, y que él los fortalecería así, de modo que ustedes puedan permanecer en contra del diablo y su poder, quien buscó contaminar y destruir el alma. Y aquellos que han sido diligentes y han guardado su fe, han encontrado que es un escudo y una defensa en los tiempos de sus pruebas y tentaciones; de modo que ellos han encontrado victoria por medio de ella, y sus almas han llegado a conocer una liberación del poder del enemigo, y han recibido la habilidad de servir al Señor, y han sentido la bendita libertad en la Verdad, la cual ellos tanto desearon y anhelaron. Ahora, por lo tanto, ¿acaso toda esta obra no ha sido redimir el alma, y convertirla, y cambiarla de estar bajo el poder oscuro, y llevarlo a estar bajo el poder celestial y glorioso de Cristo Jesús? Yo les pregunto ahora a aquellos han conocido esta obra, ¿acaso es sólo por unos pocos días o años que debemos continuar aquí en estos cuerpos? O ¿acaso no fue el efecto del amor eterno de Dios en Cristo, que en él nuestras almas puedan ser felices eternamente? Yo sé que algunos que verdaderamente han conocido este esfuerzo, saben que el alma es más digna que el valor y la dignidad de todo el mundo, y ellas no son vulnerables a las seducciones de aquellos que quisieran subestimar el valor del alma. ¡Pero ay! Hay muchos que nunca conocieron lo que era esforzarse por las almas, ni en si mismos ni en otros, sino han recibido una vista y conocimiento de las cosas a la distancia, de maneras especulativas, como espectadores, y estos, habiendo crecido en una profesión por la vista, sin una obra real en si mismos, están muy listos para ser seducidos y seducir a otros; y careciendo la sustancia que nunca se envejece, siempre tienen una comezón por cosas nuevas, que por un tiempo parecen ser encantadoras para ellos, hasta que una cosa nueva es presentada, y entonces ellos se apoyan en esto también, y así siempre están deambulando y cambiando sus caminos, hasta que al final ellos se apoyan en la sutileza dominante del enemigo de sus almas, quien tiene poder en tales mentes inestables, llevadas otra vez hacia el mundo, o hacia diversas sectas, calores y opiniones, que son del mundo; y una libertad falsa se levanta en ellos, en la cual llegan a ser testarudos y obstinados, y ven como sus enemigos a todos los que buscan reclamarlos, y dejan que entren pensamientos duros y amargos en contra de ellos; y el enemigo los llena con prejuicios, y en ese estado ellos buscan las fallas de otros, y se alimentan de ellos como pan para fortalecerse a si mismos, y así llegan a estar más y más distanciados de la vida inocente que está en Jesús, y que él ha dado como alimento a los hijos del reino.

¡Oh! Esta es una triste condición; y a menudo con profunda tristeza lamenté el estado de algunos a cuyas manos por ventura esto puede venir, cuando yo he visto qué buen comienzo ellos han hecho en el camino de Dios, y han sido como plantas agradables, y esperanzados en producir mucho fruto para el honor de Dios y consuelo para su pueblo, y especialmente para el consuelo y salvación de sus propias almas inmortales: y sin embargo después que se había hecho un buen progreso en el camino del Señor, por falta de una vigilancia diligente y de mantenerse cerca de la cruz diaria, y la negación propia, se han abierto a los saqueadores, quienes astutamente pudieron entrar en ellos, algunos en la parte afectuosa, algunos en la parte sabia y razonable, algunos por medio de sembrar la semilla del prejuicio, y algunos de una manera, otros de otra, y los han seducido alejándolos de la simpleza, y los han alejado de la sinceridad que está en la Verdad; y así ambos han perdido su primer amor, y su primera obra también.

De estos, algunos están tan muertos que han perdido todo el sentido y sentimiento de ese amor de Dios que obra en los corazones de su pueblo para recuperarlos; y a ellos yo les diré poco, aparte de que mi alma se lamenta por ellos en secreto, hasta que el Señor alivie mi espíritu con respecto a ellos. Pero para el resto de los que aún retienen algo del amor para el pueblo de Dios, y a veces tienen oído abierto para oír consejo; a ellos yo les digo, Dios ha puesto en mi corazón advertirles que ustedes fortalecen esas cosas que están listas para morir, antes que el Señor venga en contra de ustedes por su duras palabras y pensamientos; y decrezcan en humildad, y sientan la sensibilidad primitiva y quebrantamiento de corazón que una vez ustedes sintieron, y aférrense al Señor; no se alimenten más de sus razonamientos carnales, no escuchen más a esos seductores que los han alejado de su firmeza en Cristo Jesús, y su lugar en el cuerpo; porque estén seguros que así como es su comida, así será su vida; y si ustedes todavía se alimentan de las nociones ligeras de esa sabiduría carnal, hacia una vida ligera, liviana y lasciva ustedes crecerán; y si su alimento es lamer la suciedad y repugnancia que ustedes pueden encontrar aquí o allá, para deleitarse en ello, y entonces serán vulnerable a vomitar otra vez, como algunos han hecho; esto no alimentará nada más que la vida de la serpiente, la cual es vencida por el poder de Dios. Pero, estimados de mi corazón, cálmense, cálmense, mientras todavía un brazo de amor es estirado hacia ustedes para recibirlos, y esperen en humildad para ser llevados a ese hogar celestial, donde está el alimento y la bebida de verdad; y recuerden esa frase expresa de nuestro Señor, quien dijo: "si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros;" esta es la nutrición santa que nutre a los herederos del reino, hacia el cual muchos han entrado, y muchos del estimado pueblo de Dios de quienes ustedes se cuentan ligeramente están esforzándose por obtener una entrada.

Amigos, déjenme usar todavía un argumento más con ustedes, para persuadirlos a ir hacia la unidad y comunión de la verdad y poder de Dios, en lo cual ustedes a veces se deleitaron con nosotros al caminar en ello, y lo cual es un argumento de su propia experiencia, a saber: la flaqueza que ha caído sobre muchos de ustedes desde que ustedes se alejaron hacia la unidad celestial con sus antiguos Amigos y hermanos; que deterioro de la fortaleza y valor al llevar adelante los varios testimonios por el nombre de Cristo, a medida que fueron recibidos desde el comienzo; y por sus fieles seguidores son guardados y contados hasta este día como de más valor que un poco de libertad externa o propiedad, o cosas así.

¡Pero, oh! mis Amigos, ¿cómo es soltada esta atadura? ¿Y cómo se ha levantado el razonamiento carnal para rehuir la cruz, y los sufrimientos que acompañan el evangelio, y una renuencia en muchos a entregarse por causa de su nombre? De modo que ellos son como si hubieran perdido su armadura espiritual, y su celo ferviente y amor a la Verdad, y los testimonios de ella, que una vez fueron más apreciados para ellos que todo lo que tenían en este mundo transitorio; y es de verdad imposible que el amor de Dios y su Verdad puedan permanecer en su antigua fuerza, cuando el amor de los hermanos decae. Ellos llegaron juntos, y se irán juntos; y la falta de este amor a Dios y a su pueblo es la base del debilitamiento del testimonio de la Verdad, como también usar maneras indirectas para desplazar y rehuir los sufrimientos que vienen por causa de la Verdad, por lo cual las manos de los enemigos de la Verdad son fortalecidas, y muchas piedras de tropiezo han sido puestas en el camino de los débiles; yo les ruego que consideren estas cosas, y las pongan en su corazón, mientras hay un día y una oportunidad para regresar a su primer amor, y a su primer celo por la Verdad.

Y, estimados Amigos, yo podría hablar de particulares para poner ante ustedes, en lo cual este debilitamiento del amor y el celo por Dios y su preciosa Verdad es manifestado en muchos; pero se los voy a evitar, sabiendo que hay una fidelidad y un verdadero testigo para el Señor, el cual, si ustedes le prestan atención, les mostrará más particularmente en qué cosas cualquiera ha fallado, y a ese testigo de Dios yo recomiendo lo que les he escrito a ustedes, que testificará que he escrito en amor verdadero a sus almas inmortales. Y el que desprecie esta tierna advertencia y exhortación que les es enviada en el amor de Dios, no harán más que endurecer sus propios corazones más y más, y abrirse a los espíritus seductores, para ser llevados por las artimañas sutiles de los hombres sutiles, quienes buscan alejar del fundamento que Dios ha puesto, y de llevarlos otra vez a ustedes hacia las incertidumbres, y para llenar sus mentes con cosas innecesarias, y a descuidar los asuntos importantes, y la única cosa necesaria.

Por lo tanto, Amigos, esperen para sentir la renovación diaria por el Espíritu Santo en ustedes mismos, y eso renovará su amor a Dios y a su Verdad, y el testimonio de ella, y a los hermanos que han obrado en ella para el bien de sus almas, y a todos los seguidores fieles del cordero de Dios en todas partes; y esto renovará su amor y celo por la Verdad, y a los testimonios de ella, y la mantendrá fresca, y les dará un sentido del gran valor de ella, y entonces ustedes verán que el servicio de todo lo que les es dado, no para nada más que servir al Señor en su Verdad; y en la fe santa ustedes tendrán un sentido de la recompensa de todo, en sus propios senos, que ustedes pierden y sufren por causa del nombre del Señor, y en esto ustedes tendrán una heredad con todos los santificados hijos de la luz; de modo que todos ustedes puedan poseer, y ninguno quedar corto, es el gran deseo y oración de su fiel amigo en la Verdad que no cambia,

ESTEBAN CRISP

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 

 

 

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio