La Cruz Perdida de la Pureza



 EPÍSTOLAS 150-171

 

UNA COLECCIÓN

DE



MUCHAS EPÍSTOLAS SELECTAS A AMIGOS,


DE

ESE MINISTRO ANTIGUIO, EMINENTE Y FIEL DE



JESUCRISTO,


Jorge Fox


La continuación Volumen 1

150. -A los Amigos, para que vivan juntos en amor y unidad, en el poder de Dios.

Amigos en todas partes,

Vivan y moren en la vida y el poder de Dios, y esparzan la verdad en el exterior.
No apaguen el espíritu, sino que vivan en el amor y la unidad los unos con los otros;
para que con la sabiduría de Dios ustedes puedan ser ordenados para la gloria de Dios.
Y vivan todos en la paciencia los unos con los otros, y en la verdad,
para que ustedes sientan y vean el comienzo, antes de la fundación del mundo,
en la fe que les da la victoria;
para que nada pueda reinar entre ustedes sino la vida y el poder.
Y vivan todos como la familia de Dios en amor, en vida, en verdad, en poder,
teniendo su casa establecida encima de todas las montañas y los montes;
para que puedan responder a aquello de Dios en cada hombre,
y ustedes puedan testificar que la palabra del Señor ha salido entre ustedes y que está entre ustedes.
De modo que el Señor Dios Todopoderoso los preserve y los guarde.
Y vivan en el poder del hijo de Dios, porque todo el poder en el cielo y en la tierra le es dado a él;
quien debe dominar todos los poderes de la oscuridad,
y hacer a los reinos de la tierra su reino.
Y ninguno de ustedes vaya más allá de la medida del espíritu de Dios, ni lo apaguen;
porque donde es apagado, éste no puede probar las cosas.
De modo que si alguno tiene algo que hablar, en la vida de Dios pónganse de pie y dígalo,
si es que son dos o tres palabras, y siéntese otra vez;
y manténganse en la vida, para que usted pueda responder a aquello de Dios en cada hombre sobre la tierra.
Para ustedes ésta es la palabra del Señor Dios.

Jorge Fox

151.

Amigos,

Había un tiempo cuando los apóstoles predicaban que Cristo murió en Jerusalén;
y ellos testificaban de él,
y presentaban (para prueba) los testimonios de los profetas que profetizaron de él.
Y aquellos que profetizaron de los sufrimientos de Cristo en Jerusalén,
mostraron el cumplimiento de los profetas y la ley, y todo lo que fue escrito de él.
Y después, los apóstoles predicaron de Cristo, la sustancia (el fin de los tipos y las figuras)
entre aquellos que tenían las palabras de los profetas, y la ley, y el templo externo;
y les mostraron cómo salir de las palabras de los profetas, y de la ley,
que ése era el Cristo que murió en Jerusalén, y sufrió a las afueras de la puerta.
Y entonces hubo un tiempo en que los apóstoles predicaron de Cristo en ellos,
a aquellos que sí creyeron y los recibieron;
"¿O no sabéis que Cristo está en ustedes, a menos que estéis reprobados?"
Y "Cristo en ustedes, la esperanza de gloria." Y, "Si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto."
Y, "los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos,
y he aquí todas las cosas son hechas nuevas."
Pero esto le fue dicho a aquellos que creyeron, quienes eran los santos,
a ellos les fue predicado 'Cristo en ellos',
la sustancia de aquello sobre lo cual los profetas profetizaron;
y para creer en aquel que fue resucitado, la resurrección.
Pero al mundo los apóstoles les predicaron del arrepentimiento,
y que creyeran en Cristo Jesús;
y enseñaron acerca de la fe en Dios.
Pero a aquellos que fueron redimidos del mundo,
en quien y hacia quien el hijo de Dios fue hecho manifiesto,
(quienes fueron llevados a Dios, el juez de todos, y a la iglesia en Dios,
y la compañía innumerable de los ángeles,
y a los espíritus de los hombres justos,
quienes fueron hechos perfectos en él por la fe hacia Dios
),
predicar del arrepentimiento y de la doctrina del bautismo fue innecesario, en quienes esto se cumplió,
a quienes y en quienes fueron llevados hacia Dios.
Aquel que puede recibir esto puede, porque para esto no hay interpretación privada.
Hay un tiempo de predicar fe hacia Dios;
y hay un tiempo para ser llevado a Dios.
Pero los que están aquí niegan el primer sacerdocio,
y testifican del segundo con el espíritu eterno de Dios;
que testifican de aquel que no tiene padre ni madre,
un sacerdote eterno, de la orden de Melquisedec.

Jorge Fox

152. - A los Amigos, con respecto a las inspiraciones.

Ésta es la palabra del Señor Dios a todos ustedes.
En todas las inspiraciones y los dichos no dejen que el hombre sea ensalzado,
porque esto no será el siervo, sino el amo;
lo cual debe ser derribado con aquello de lo cual provienen las inspiraciones.
Por lo tanto, derriben aquello que quisiera ser elevado a la vista del mundo,
porque esto (a menudo) cae ante la vista del hombre;
pero al ser elevado aquello que responde a aquello de Dios en cada hombre,
esto es del hijo de Dios, quien es exaltado sobre el mundo,
y existía antes que fuera hecho y creado.
Y moren todos en la semilla y la vida de Dios, y en aquello conózcanse los unos a los otros.
Y reúnanse, y mantengan sus reuniones,
para que ustedes puedan ver al Señor Jesucristo en medio de ustedes.

Jorge Fox

153. - A los Amigos que están más allá del mar, que tienen esclavos negros e indios

Estimados amigos,

Fui inspirado a escribir estas cosas a ustedes en todas esas plantaciones.
Dios, quien hizo al mundo, y todas las cosas en él, le da la vida y el aliento a todos,
y todos tienen su vida y su inspiración, y ellos están en él,

él es el Dios de los espíritus de toda la carne, y no hace acepción de personas;
'sino que en toda nación él se agrada del que le teme y hace justicia'.
Y él ha hecho a todas las naciones de una sangre para morar sobre la faz de la tierra,
y sus ojos están sobre todas las obras de sus manos,
y ve cada cosa que es hecha debajo de todo el cielo;
y la 'tierra es del Señor y toda su plenitud.'
Y él causa que caiga la lluvia sobre los justos y los injustos,
y él también causa que el sol brille sobre los justos y los injustos;

y él nos manda a 'amar a todos los hombres', porque Cristo los amó a todos, de modo que 'murió por los pecadores'.
Y éste es el amor de Dios hacia el mundo, al dar su hijo al mundo;
''para que todo el que cree en él no se pierda."
Y él "ilumina a cada hombre que viene al mundo,"
para que puedan creer en el hijo.
Y el evangelio es predicado a cada criatura bajo el cielo;
el cual es el poder que da libertad y liberación,
y es buenas nuevas a cada criatura cautiva debajo de todos los cielos.
Y la palabra de Dios está en el corazón y en la boca,
para obedecerla y cumplirla
, y no para que ellos asciendan o desciendan por ella;
y ésta es la palabra de la fe que fue predicada y es predicada.
Porque Cristo es entregado como un pacto para la gente, y una luz a los gentiles,
y para iluminarlos, quien es la gloria de Israel,
y la 'salvación de Dios hasta los fines de la tierra'.

Y así ustedes deben tener la mente de Cristo,
y ser misericordiosos, como su Padre celestial es misericordioso.

Jorge Fox

154. Castidad de carne y espiritual

¡Oh amigos!

Manténganse fuera de ese estado, que está fuera y por debajo de la naturaleza casta;
porque toda la impureza, por el poder del Señor y su verdad y luz, debe ser juzgada.
Por lo tanto vivan en la verdad y en la luz de Dios, que los mantiene castos a todos ustedes,
porque en esto está la unidad, y fuera de esto está la guerra.
Porque de los deseos vienen las guerras y la contienda.
¡Oh! manténganse por encima de esta naturaleza, para que pueda fluir la pureza, y se pueda esparcir la justicia,
y la verdad florezca, y el amor y la paz abunden entre toda la familia de Dios.
Mantengan abajo la impureza, mantengan abajo el ojo adúltero,
y mantengan abajo los deseos de la carne, que no son Padre sino del mundo;
y los deseos están en contra de la comunión espiritual,
y de la unión espiritual, y del dominio espiritual,
porque estas cosas se quieren enseñorear sobre el espíritu,
sobre lo cual el espíritu del Dios es Señor, y lo juzga.
Mantengan abajo el corazón y el ojo lujurioso, que nos alejan de Dios,
y se unen con lo adúltero en cualquier cosa, y con cualquier cosa que sea maligna;
guarden la verdad y una conciencia pura, y allí ustedes tienen una vida sin mancha,
en la cual ustedes pueden ver sobre la vida manchada, donde no está ni la castidad ni la pureza.
Por lo tanto vivan en aquello que los mantiene en la castidad, entonces ustedes seguirán a Cristo el Cordero;
porque así se conoce el gozo santo, y la paz, y el consuelo, y la unidad,
en la vida y la comunión con el Dios de la vida.
Porque ¿cuál es la causa de que todos espíritus lujuriosos envidien,
y de la sabiduría que es sensual, terrenal, y diabólica,
sino el vivir y salirse de la verdad y la vida?
Las cuales (la verdad y la vida) son la marca del alto llamado de Dios en Cristo, donde está la paz.
Y así el espíritu de este mundo desea la envidia,
desea la contienda,
y desea la controversia,
y tiene deseos en contra del espíritu de Dios;
los deseos del ojo, y la vanagloria de la vida, y los deseos de la carne,
vestidos con la carne, cubiertos con la carne, no con el espíritu,
los tales no son castos, y siguen los deseos, y no al Cordero,
y así viven en aquello que procede de la guerra, y de la contienda y la controversia.
Y, por lo tanto, tomen nota de ese espíritu con el poder eterno de Dios,
porque éste juzga con pensamiento malignos, estando en la tierra, y piensa que todo es como sí mismo,
estando en lo malo, y en la lujuria, y en el adulterio; juzga que todo es como sí mismo.

¡Oh! ¡Por lo tanto obedezcan la vida santa, la vida casta!
Ésa es la ropa de la novia, con la cual ella se adorna a sí misma para su esposo, Cristo Jesús.
Por lo tanto vivan en aquello que mantiene su paz - allí está su vida y su dominio;
para que las malezas no puedan crecer, ni las zarzas,
sino que todas estas puedan ser cortadas y limpiadas.
Pero estas cosas crecen por medio de la libertad de la carne,
y por ellas ustedes llegan a ser entenebrecidos, y pierden su discernimiento y su sentido;
y así entra la viga en el ojo,
por lo cual ustedes llegan a juzgar con ese juicio que está para ser juzgado,
lo cual debe ser juzgado por el espíritu de la verdad y la paz.
Y así vivan en la misma paz con Dios, y los unos con los otros,
y tengan comunión en la vida casta, y en el espíritu y el poder de Dios.
Y mantengan abajo aquello que desea la envidia, y la contienda, y la controversia,
porque esto no puede llevar, ni lo hará, al juicio verdadero,
sino que adulará y lisonjeará, y sembrará la disensión;
y así al final traerá deshonor tanto a Dios como a su pueblo.
Esto nunca puede soportar el verdadero juicio o la doctrina sólida, porque esto adultera alejándose de Dios,
y se une en matrimonio con aquello que ha adulterado al alejarse de Dios.
Y así el impuro sigue a la ramera y al adúltero,
y va a la cena de las bodas del adúltero y la ramera;
pero las vírgenes castas siguen al Cordero, y van a la cena de las bodas del Cordero.
Por lo tanto vivan todos en la vida casta,
por medio de aquello que sigue al Cordero de Dios a su cena y a su boda.
Y manténganse todos alejados de aquello de donde provienen las contiendas, y las controversias y las guerras,
las cuales son los frutos de aquellos que viven en la lujuria,
lo que se ve con el poder eterno,
del fundamento de donde proviene la contienda, y la controversia, y las guerras.
Los impuros viven en la lujuria que contaminará a todos los que la reciben.
Por lo tanto, Amigos en todas partes, la comunión de ustedes debe estar en el evangelio,
en el poder de Dios, y en el espíritu, los frutos de lo cual es paz;
en lo cual todos ustedes serán mantenidos en el dominio,
puros y castos para Dios, y los unos hacia los otros.
Porque todos los que vienen al reposo sabático deben ser quitados de sus ropas viejas,
las cuales ellas han usado en sus obras, labores y viajes antiguos.
Por seis días los judíos debían trabajar,
pero el séptimo será su día de reposo, lo cual es perfección.

Jorge Fox

155. - Con respecto a la Luz.

Amigos,

Ustedes que se han acercado a la luz esperen en ella, en ella reúnanse,
para que con ella sus corazones puedan ser unidos con Cristo, quien es la cabeza,
de quien proviene la luz;
con la cual ustedes pueden ver todo el mundo y todas las reuniones que están fuera de la luz,
las cuales están en las vanidades de sus mentes, y en la rebelión de sus corazones,
y la terquedad de ella para apartarse de la luz.
Pero al ustedes creer en la luz y al recibirla,
ustedes reciben y llegan al pacto con Dios, y la paz con Dios;
y en aquello que da el conocimiento de su gloria y de su imagen.
Y esta creencia les da la victoria sobre el mundo, y los lleva hacia a Dios,
y hacia su semejanza, y los separa del mundo,
y su semejanza, y su imagen, y sus modas, las cuales están fuera de la luz;
y su conocimiento, y su sabiduría, y su honor, y su temor, y su amor,
y su regocijo, las cuales están fuera de la luz en la carne, y en la iniquidad,
donde el alma está en la muerte.
Pero regocijándose y caminando en la luz,
ustedes reciben el amor de Dios esparcido en el exterior hacia sus corazones,

y este amor se regocija en la verdad (tomen nota), en aquello en lo que no moró el diablo.
Con esto ustedes conocen y conocerán el aumento de Dios,
y conocen a Dios y su ley puesta en sus mentes, y escrita en sus corazones,
donde es puesto el temor, donde los secretos del Señor son revelados,
y se llega a caminar en la luz, la cual es la verdad.
Aquí hay un gozo en el Señor donde ninguna carne se gloría.
En esta espera, (en al luz), se les deja ver el mundo donde no hay fin;
y el poder del mundo por venir,
del cual ustedes llegarán a ver y ser partícipes.
Y al recibir ustedes (que están en la luz) este poder,
los lleva a ser hijos de Dios,
y a ser herederos del mundo donde no hay fin,
y de la herencia eterna que no se desvanece,
y las riquezas del mundo que son duraderas, donde no puede venir el ladrón,
ni nada se enmohece ni se corrompe;

o esto esta fuera de la luz que viste a los ladrones, el hollín, o el moho, y en la transgresión.
Por lo tanto, ustedes santos en la luz del Dios Altísimo,
el nombre de quien es temible entre ustedes,
y en su poder manifestado en la medida, y al aparecer su gloria,
¡caminen de manera digna de su alto llamado!
Mantengan su dominio, guarden su lugar de descanso en el poder y la fortaleza del Altísimo,
y reúnanse en amor, unidad, y paz,
y conózcanse los unos a los otros en este amor que no cambia;
el cual al ser recibido, ustedes caminan en aquello que condena lo que cambia.
Este amor se regocija en la verdad, y tiene dominio sobre aquel que no permaneció en la verdad,
sino que se regocijó en aquello en lo cual el diablo no permaneció.
Y aquí el espíritu es recibido en el cual Dios es adorado, el Padre de los espíritus.
El que cree en esto cree en el Señor, y nunca será confundido;
porque él cree en aquello que no confunde y condena aquellos que están fuera de la luz,
y que se han salido de la palabra de Dios en el corazón, y del poder de Dios,
y de la luz del evangelio glorioso, el cual es el poder de Dios.
El Dios del mundo ha cegado los ojos de aquellos que no permanecen en la verdad,
ellos se han alejado de la luz que es la verdad;
y todos los que son cegados por el dios del mundo,
éstos están fuera de la luz y fuera de la verdad.
Por lo tanto, al estar ustedes en la luz, y al acercarse a ella (la luz del evangelio glorioso),
se ve la imagen de Dios, y se recibe el evangelio glorioso.
Por lo tanto caminen en la luz como los hijos de la luz,
y conozcan la sabiduría que es justificada por sus hijos;
para que ustedes puedan responder a la luz en cada uno (que viene hacia el mundo) que la odia.
Y mantengan sus habitaciones,
para que todos puedan sentir sus manantiales en la luz que viene del Señor,
y sientan su nutrición y su refrigerio;
la cual riega las plantas y hace que crezcan en el Señor,
de quien provienen los manantiales puros y vivientes.
Y aquí está el agua que es el testigo en la tierra, que lava;
y aquí se llega a conocer el espíritu,
el testigo que bautiza, y el testigo que es la sangre, que limpia,
que concuerda con el testigo en el cielo.

De modo que el que cree, tiene el testimonio en sí mismo. (Tomen nota.)
Y así, al estar ustedes en la luz,
cada uno de ustedes aliméntense del pan de vida que viene desde arriba,
que alimenta para vida eterna;
donde a medida que cada uno crece, así cada uno le da gloria al Padre, y al hijo,
y conoce la luz que es el camino, la verdad, y la vida.
Cada uno de ustedes que se han acercado a ella, ustedes están en el único camino, verdad, luz y vida,
alimentándose del pan que viene de arriba;
y cualquiera que se alimenta de este pan vive para siempre, y nunca morirá.
Que esto sea lea entre todos los Amigos en todas partes, en esta nación y en todas partes,
que se han acercado a la luz y en ella son guardados, para que todos sean guardados en la unidad.
Y que en ella el Dios Todopoderoso los guarde y los conserve,
para que ustedes puedan sentir sus promesas, las cuales son para la semilla;
y conozcan la semilla para la cual es la bendición, y conozcan la carne de Cristo,
para que ustedes sean carne de su carne.
Y amigos, vivan en la paz entre ustedes, esperando al Señor;
y el Señor Dios de la vida y la paz esté con ustedes.
Que ningún Amigo se desanime;
sino que caminen en la verdad y el amor de ella, e inclínense a ella.

Jorge Fox

156 . - Amigos, para que se mantengan en aquello que es agradable.

A todos los Amigos,

Les advierto y les encargo a ustedes en la presencia del Dios viviente, (vaya a otra referencia de la presencia)
manténganse en su sabiduría y su vida, para que no haya ni se levante ningún sabor desagradable entre ustedes.
Porque ustedes son la sal de la tierra, para sazonar y ser aceptables para Dios;
pero si la sal ha perdido su sabor, entonces no es buena para nada.

Por lo tanto yo les advierto a todos, obedezcan aquello que guarda su paz;
en lo cual todos ustedes pueden crecer en el amor, y conocer a Cristo en todos ustedes, en quien está la paz.
Ustedes son la luz del mundo para responder a la luz en cada uno,
para que con la luz ellos puedan ver sus buenas obras,
y al verlas, ellos puedan glorificar a su Padre que está en el cielo;

porque todo el engaño es juzgado y condenado por ella [la luz].
Y manténganse todos ustedes en la medida de la vida de Dios,
y asegúrense que no haya contienda ni presunción entre ustedes;
sino que todos sírvanse los unos a los otros en amor,
y dejen que aquello de Dios guíe a cada uno de ustedes,
en lo cual ustedes pueden tener unidad los unos con los otros y con Dios.
Y esperen en esta vida para recibir el poder para atar y encadenar todo lo que es contrario a la verdad.
Y así, en la vida y el poder de Dios,
el Señor Dios Todopoderoso los guarde para su gloria. Amén.

La luz es preciosa para aquel que cree en ella,
y que camina de acuerdo con su guía.
De modo que, mientras ustedes tengan la luz,
caminen en la luz, y vivan en la luz, que es Cristo, la verdad:
para que ustedes puedan, por medio de la obediencia a ella,
ser hijos de la luz y del día.

Porque la luz y la verdad existían antes que la oscuridad y el engaño existieran.

Jorge Fox

157.

Amigos,

Por la sabiduría de Dios todas las cosas fueron creadas,
y por la sabiduría de Dios todas las cosas deben ser ordenadas otra vez para la gloria de Dios.
La transgresión y el pecado traen muerte y destrucción;
pero esa sabiduría está escondida de todos los ojos de los que viven en pecado,
y por esta sabiduría todas las cosas fueron hechas y creadas;
la cual existía antes que el pecado, la muerte y la destrucción existieran.
Y así, esto es aquello por lo cual las criaturas y la creación de Dios debe ser ordenada,
esa sabiduría que las hizo, y que no cambia;
la cual está escondida de la muerte y la destrucción,
y de aquello que está en la transgresión de la vida, y que no debe gobernar.
De modo que amigos en todas partes, sean sensibles con aquellos que hayan abandonado algo por la verdad.
Y si sus padres los han alejado de ello,
o sus maestros los han alejado por causa de la verdad,
y a aquellos que son sacados de sus lugares por causa de la verdad,
reciban a los tales en la verdad y aprécienlos;
para que ellos puedan ser mantenidos en el servicio de la creación para la gloria de Dios,
respondiendo a aquello de Dios en todos.
Porque todos deben habitar en sus lugares, y allí deben ser fieles,
a menos que sean alejados, y sean sacados y sean bofeteados sin tener culpa, acéptenlos pacientemente;
que esto es digno de ser agradecido.
Y hagan bien a todos, especialmente a aquellos que son de la familia de la fe,
y sean como la iglesia de Dios, guiados en la sabiduría del Altísimo,
quien causa que su lluvia caiga sobre el justo y el injusto.
De modo que sean misericordiosos como su Padre que está en los cielos es misericordioso.
Y conozcan la semilla de Dios que es heredera de la promesa en cada uno de ustedes,
y la sabiduría, por la cual todas las cosas deben ser ordenadas para su gloria,
que sostiene todas las cosas por su palabra de poder.
Y todas las cosas fueron creadas por esta palabra de sabiduría,
y debe ser ordenada otra vez para la gloria del Creador;
en la cual el hombre será guardado puro para Dios,
y honrará a Dios con su sustancia, y glorificará a Dios con su espíritu.
A través de lo cual la conversación de cada persona llegará a ser ordenada correctamente,
y ustedes llegarán a establecerse en los lugares celestiales en Cristo Jesús;
y a conocer el supremo llamado de Dios en Cristo Jesús,
quien nos llama para salir de la oscuridad hacia la luz, fuera de la muerte hacia la vida.
Porque aquel que llama es santo, y llama hacia la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
Y Amigos todos, sean fieles en la semilla y la vida del Señor Dios;
ésta es la que permanece en el amor de Dios para siempre,
donde cada uno tiene su pan que viene de arriba.
Éste es el nacimiento, que mora en la casa del Señor Dios para siempre,
y ya no saldrá hacia afuera; lo cual es más grande que el que está en el mundo.
Y en la semilla y la vida manténganse en sus reuniones con Dios y los unos con los otros.
Para que el Señor Dios Todopoderoso los guarde a a todos en su gloria.

Jorge Fox

158. -A los Amigos, para morar en paz y amor.

Amigos y hermanos en todas partes,
moren en aquello que hace la paz y el amor;
porque dice 'Bienaventurados los pacificadores porque suyo es el reino de los cielos,'
que permanecen en justicia, gozo, y paz en el Espíritu Santo, y en poder.
Por lo tanto busquen la paz, en la cual está el bienestar y el bien para todos.
Y tengan cuidado con la contienda y la controversia, porque ésta come afuera de lo bueno,
y no edifica, ni hace paz, porque es amor que edifica el cuerpo.
Por lo tanto manténganse en la semilla, y conozcan aquello que existía antes de la enemistad,
en aquello en lo cual hay tanto paz como vida.
Y tengan todo cuidado de vigilarse los unos a los otros, por el bien de los unos a los otros;
y sean pacientes, y menténganse en humildad en el poder del Señor Dios,
para que puedan llegar a disfrutar el reino de paz,
y a sentarse con Abraham, Isaac, y Jacob en el mismo.
Porque bendito son todos ustedes que se acuestan en el poder del Señor,
y se levantan en él, y permanecen en la fe;
por el poder de la cual ustedes pueden llegar a ser guardados y unidos al Dios de vida y verdad.
Y tengan cuidado de cualquier palabra o carroza
que no sirva para la edificación y construir en el amor y la vida.
Por lo tanto, ustedes que han probado el poder de Dios,
y su buena palabra
, y su luz,
esperen la sabiduría, y caminen en ella,
para que puedan ser guardados en la unidad, en la luz y en la vida,
y en la comunión con Dios, y los unos con los otros;
para que sean un olor agradable al Señor Dios,
y que para él sean una bendición en esta generación,
fortaleciéndose los unos a los otros en la fe, y en la gracia, y en la palabra
por medio de la cual todas las cosas fueron hechas y creadas.
Y al guardar la palabra de la paciencia,
así ustedes verán al Señor guardándolos de todas las tentaciones,
las cuales vienen a probar a aquellos que moran sobre la tierra;

y por medio de esta palabra de Dios todos ustedes sean guardados en la vida dulce y santa,
en lo cual hay unidad en la palabra, la cual existió antes de la enemistad;
y esta palabra cumple las palabras.
Por lo tanto vivan en esto, para que todos ustedes puedan sentir la vida abundantemente por medio de la luz y el poder,
que viene de la palabra que existía en el comienzo;
y por medio de esta palabra inmortal sus almas inmortales puedan ser llevadas al Dios inmortal,
donde hay gozo, pay y consuelo.
De modo que, sobre todas las cosas, vivan en aquello que detiene la contienda, las controversias, y los argumentos,
y vivan en aquello por lo cual ustedes llegan a servirse los unos a los otros en amor,
aún en el amor de Dios, que no piensa ningún mal, ni envidia, ni es provocado fácilmente.
Por lo tanto, vivan en aquello que no es fácilmente provocado y que no piensa en ningún mal;
lo cual cumple la ley, y este amor proviene de un corazón puro.
Y no deje que el prejuicio arda en sus corazones,
sino que sea sacado por el poder de Dios,
en lo cual está la unidad, y el reino eterno;
para que todos puedan testificar de que son hechos herederos del mismo reino de paz,
y sean herederos de él, sentándose en él,
conociendo su propia porción, y aumentando en las riquezas celestiales.
Y que esto se haga por encima de toda contienda, que está por debajo, y del hombre de ella,
la cual es nacida de la mujer egipcia, la cual engendra para servidumbre.
Por lo tanto conozcan la semilla, el segundo hombre, el heredero de la promesa puesta sobre todo,
y [conozcan] la bendición y la presencia del Señor, la cual existió antes de la contienda.
Por lo tanto conozcan la semilla de la vida y la paz para que reine en todos ustedes,
la cual posee el reino, donde no hay fin.
La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes,
para enseñar, sazonar, y establecerlos a ustedes, lo cual los lleva a la salvación.

Jorge Fox

159.

Estimados amigos,

Moren todos en la semilla eterna de Dios, Cristo Jesús,
en quien ustedes tienen salud, fortaleza, vida y dominio, y poder sobre todas las debilidades.
Y mantengan sus mentes en la fortaleza del Todopoderoso,
y no en la debilidad, ni en las enfermedades, sino en el poder del Señor,
el cual existió antes que existieran la debilidad y las enfermedades;
y entonces en el poder ustedes encontrarán vida y refrigerio del Dios de fortaleza.
Y así en el poder de Dios, que está sobre todo,
mantengan sus mentes en la vida y la paz de Dios, y en la seguridad de él y su amor;
y así, moren en eso, y vivan en el dominio de Dios, en su amor, y vida, y fortaleza.
Y sean de buena fe, y de una mente valiente por la verdad de Dios sobre la tierra,
en el poder, vida, verdad, y semilla, en la cual ustedes tienen dominio, paz, sabiduría,
y la bendición de Dios sobre ustedes, y en ustedes;
y en ello moren,
y conozcan esa bendita semilla que es su corona y vida.
Nada más, sino mi amor.

Para el consuelo del pueblo de Dios,
y animarlos para que sean fieles,
y para poner su confianza en él,
quien cumple todas sus promesas.

POST DATA- El pueblo que conoce a su Dios, ellos prosperan y prevalecen,
y aquellos que entienden instruirán a muchos:
y aunque ellos caigan, y vayan hacia la servidumbre, y sean estropeados ahora;
aún cuando caigan así, ellos serán ayudados;
y cuando sean ayudados, muchos se unirán a ellos.
Y algunos que tienen entendimiento pueden caer, esto para probarlos y sacarlos,
y para hacerlos blancos, hasta que se termine el tiempo:

porque hay un tiempo designado para la libertad, por los sufrientes fieles,
que vienen por medio de las grandes tribulaciones;
y 'Miguel se levantará por los hijos de tu pueblo,'
y todos serán liberados,
esto se encontrará escrito en el libro de la vida del Cordero.

Jorge Fox

160. - A los Amigos en Bristol.

A todos mis estimados amigos, la insensatez y la impiedad tendrán un fin,
pero la palabra del Señor no tendrá fin, sino que perdurará para siempre.
De modo que aliméntense de la leche de la palabra, ustedes criaturas,

para que puedan vivir por medio de aquello que viene de esto, lo cual perdura.

Jorge Fox

161.

¡Oh amigos!
No mueran a lo bueno por causa de la lascivia de los deseos carnales,
ni sean ahogados con los cuidados de esta vida, ni teman a los esquiladores,
ni dejen que el calor chamusque sus hojas verdes;
sino que moren bajo la sombra del Omnipotente, quien los cubrirá del calor y del frío.
Ni sean incomodados ni excedidos con las riquezas de este mundo,
ni atados, ni estrechados por ellas, ni casados con ellas;
sino que sean libres y alejados de ellas, y estén casados con el Señor.
Los sufrimientos en todas las edades, de los justos y rectos, eran,
porque no podían unirse a las adoraciones vanas de las naciones,
ni a sus costumbres malignas, rudimentos, e inventos carnales,

sino que estaban unidos al Señor, y no a ellos;
y por lo tanto ellos sufrieron,
y fueron mantenidos unidos al Señor Dios al seguirlo a él y su verdad,
y viviendo en ella, el amén, la corona, vida, virtud, y justicia, que fluye sobre todo,
en lo cual los justos tienen paz.

Jorge Fox

162.

Amigos,

Mantengan sus reuniones en el poder de Dios,
y en su sabiduría, (por la cual todas las cosas fueron hechas),
y en el amor de Dios, para que por medio de él puedan ordenar todo para su gloria.
Y cuando los Amigos han terminado sus negocios,
se sientan y continúan por un tiempo silenciosamente, y esperan al Señor para sentirlo;
y no van más allá del poder,
sino manténganse en el poder, por el cual el Dios Todopoderoso se puede sentir entre ustedes.
Porque el poder herirá la cabeza de la serpiente, y todas las cabezas falsas y contrarias;
esta semilla bendita,
como él es la cabeza de la iglesia, de modo que él también es la cabeza de cada miembro de su cuerpo.
Y así, por el poder del Señor usted llegan a amar la verdad,
y aman a Jesucristo, y aman la santidad;
y por el poder ustedes llegan a amar a Dios,
y lo adoran, y lo bendicen, y lo magnifican, a aquel que vive para siempre.
Porque el poder del Señor obrará por medio de todo,
si ustedes lo siguen.

Cuando ustedes juzgan asuntos,
o cuando juzgan palabras,
o cuando juzgan a personas, todas estas son cosas diferentes.
Un hombre sabio no le dará ambos oídos a una parte,
sino que reservará uno para la otra parte, y oirá ambas, y después juzgará.

Jorge Fox

163.

Mis estimados amigos,

Vivan en la vida en la que se encuentra la unidad y la paz los unos con los otros,
y la modestia y la humildad de corazón y mente,
sirviéndose los unos a los otros
en el temor del Señor Dios;
y por medio de este temor se recibe la sabiduría de Dios que viene de arriba,
por medio de la cual todas las cosas fueron hechas y creadas,
y por medio de la cual todos ustedes pueden ser ordenados para su gloria.
Y así, ésta es al palabra del Señor Dios para todos ustedes:
vivan en el poder del Señor Dios,
en el cual se encuentra la paz, el amor, la unidad,
y el dominio en la vida y el poder de Dios, el cual existía antes que la enemistad;
y en la luz, la cual existía antes que la oscuridad;
y en la vida, la cual existía antes que la muerte:
y así, en esto sientan la unidad y la vida en el poder de Dios.
Y así, sientan la semilla de Dios sobre todo lo que está establecido, que hace sufrir;
que existió antes que aquello, y que permanecerá cuando todo se haya acabado.
Y así, sientan a la piedra principal puesta sobre todo,
para que su vida ustedes puedan sentir sobre todo,
y vivan en eso.

Jorge Fox

164. -A los Amigos, para que mantengan sus reuniones.

Mis estimados amigos,

Mantengan sus reuniones en el poder del Señor Dios,
en el cual todos ustedes pueden sentir la vida eterna entre ustedes.
Y no abandonen la costumbre de reunirse entre ustedes,
sino que provóquense al amor los unos a los otros,
en lo cual se encuentra la edificación, la vida, la paz, la verdad y el dominio
en lo cual ustedes pueden sentir la bendición de Dios cubriéndolos, al morar ustedes en ella.
Y así, reúnanse en el nombre del Señor Jesucristo,
cuyas reuniones están por encima de las reuniones de los hijos y las hijas de Adán en la caída,
y permanecerán cuando todas ellas hayan desaparecido;
en lo cual se encuentra la vida, la paz y la sabiduría, el orden y la edificación,
en el amor y la vida de Cristo,
sobre todos los sacerdotes y profesantes frágiles y necios en el mundo;
y en esta vida y poder hay comunión perfecta, que permanecerán para siempre,
cuando todas las otras comuniones se hayan acabado y se hayan ido.
Y así, ustedes que conocen la vida, y el poder, y la luz de Cristo,
que existía antes que la muerte y la oscuridad, y antes que existiera el poder de ella,
sean fieles, ustedes que están reunidos en esta vida y poder, y se han juntado en ella,
mantengan sus reuniones en ella, en la vida y el poder del Señor, sobre todas las otras reuniones;
en la cual todos ustedes pueden sentirse los unos a los otros en la comunión y la unidad que son eternas,
y que nunca tiene fin.
Y así, que el Señor Dios Todopoderoso los guarde a todos para su gloria;
para que sean una bendición para el Señor en su generación,
y un olor agradable para Dios, y en los corazones de todo el pueblo.
Para que ninguno diga que ustedes son un pueblo inseguro, inestable, o inconstante,
y que buscan su religión, su verdad, y su adoración;
sino que ustedes ya la tienen, y están establecidos en la vida y el poder de Dios,
y en su adoración, su iglesia, y su religión, de la cual Cristo es la cabeza y la vida,
(lo cual destruye al diablo y sus obras), quien es el pasto de la vida,
quien existía antes que la muerte.
Y así, sientan que él está sobre todo esto, que hace sufrir,
quien existía antes de estas cosas, y permanecerá cuando se hayan ido;
y así, sientan la piedra principal puesta sobre todos, y que Cristo reine.

Jorge Fox

165.

Amigos, sean todos fieles en el poder de Dios y en su semilla,
y obedezcan el poder de Dios,
el cual existió antes que existiera el poder de la oscuridad, y la caída de Adán.
Y en este poder de Dios está la comunión de ustedes,
y en esta comunión ustedes pueden ver sobre la comunión de los judíos y de los gentiles,
y ustedes pueden ver la comunión de los apóstoles, y los cristianos apóstatas.
Ahora, el evangelio es predicado, y se va hacia la verdadera comunión otra vez,
en la cual estaban los apóstoles,
la cual existía antes que la comunión de los cristianos apóstatas,
fuera de la vida y el poder de Dios en los cuales estaban los apóstoles,
y la iglesia en los tiempos primitivos.
Y la comunión del evangelio, el poder de Dios, es perfecto, en lo cual está nuestra comunión,
la cual estaba antes que cualquier imperfección.

Y ellos no tienen más mandato para establecer templos, diezmos, votos,
o juramentos entre los cristianos desde los días de los apóstoles,
que lo que tenían los gentiles para construir el templo de Diana;
porque las adoraciones, diezmos y votos del templo llegaron a su fin,
y el pueblo es sacado de ellos, para hacerlos sus templos,
y a llevarlos al sí, sí, y no, no, en sus comunicaciones.
Y así, antes de la caída no habían juramentos,
en la caída habían juramentos,
pero en la restauración no habrán juramentos, ni diezmos, ni templos externos.

Jorge Fox

166. - A la iglesia de Dios en Escocia.

Estimados Amigos,

En el poder y la luz está mi amor para todos ustedes,
en el cual son conocidas la virtud, la vida, la santidad y la justicia,
y las riquezas que nunca se desvanecen.
Vivan en la verdad, la cual ustedes recibieron primero, para que pueda ser la corona y la ropa de ustedes.
Y moren en el amor, y la paz, y la unidad los unos con los otros en la verdad de Dios,
de lo cual el diablo está fuera,
y mantengan sus reuniones en el nombre de Cristo Jesús, que nunca cayó;
y entonces ustedes verán sobre todas las reuniones en la caída,
en quien están la paz, la vida y la bendición.
Y conózcanse los unos a los otros en él, quien es la sustancia,
y que él sea su camino y su guía, sacerdote y profeta, quien nunca cayó;
y entonces ustedes verán sobre todos los caminos falsos, y los profetas, sacerdotes y maestros falsos en la caída,
estando ustedes en aquel que nunca cayó, su sacerdote y profeta.
Sean fieles a Dios cada uno en su medida de luz, vida y verdad;
y esta verdad está sobre todo el mundo, y todo lo que está en él.
Y así, viviendo en la luz y la verdad,
ustedes puedan responder a la luz y la verdad en cada hombre y mujer;

y sean un olor agradable a Dios en los corazones de todo el pueblo.
Y al mantener sus moradas en la tierra, y en la luz y la vida,
ustedes verán por encima de Adán y Eva,
de las moradas en la caída de sus hijos e hijas,
quienes no pueden permanecer en la verdad, la luz, y la vida en las partes internas;
por lo tanto ellos no están en la paz los unos con los otros,
al no estar en la morada que Adán estaba antes de la caída, ni en Cristo que nunca cayó;
en quien se sientan los santos, en la vida, que es Cristo,
quien estaba con el Padre antes de la fundación del mundo.
Adán perdió su morada, y los judíos perdieron su morada,
el primero fue a la tierra, y los otros fueron a la esclavitud, donde están los apóstatas;
y así son como higos verdes, o como el heno de los terrados.
Ahora, ésta es la palabra del Señor Dios para todos ustedes:
mantengan sus moradas en la luz, la vida y el poder,
los cuales ustedes recibieron primero y lo sintieron en sí mismos;
para que ustedes puedan ser vestidos con la bendición del Señor, la cual existió antes que la maldición.
Y vivan en la unidad en la luz, la cual existió antes que la oscuridad, o el poder de ella;
y en la vida que existió antes que la muerte;
y en la verdad que existió antes que el diablo;
y en el poder de Dios, que existió antes que el poder de Satanás.
Vivan todos en esto, para que puedan ser vestidos con aquello que es inmortal,
y alcancen la corona de vida, y conozcan la elección antes de la fundación del mundo.
Él, que es el primero y el último, que es el comienzo y el fin, siéntense en él,
no en Adán en la caída, sino que siéntense en Cristo, quien nunca cayó;
y allí ustedes llegarán a conocer esa vida
que existía con el Padre antes de la fundación del mundo.
Y así, vivan en la sustancia, la cual es la semilla, Cristo,
quien termina con los profetas, el primer pacto, el primer sacerdocio,
y todos los tipos y figuras, y sombras dadas después de la caída.

Jorge Fox

167.

Mis estimados amigos,

No sean llevados por las buenas palabras y los discursos justos,
ni la parte cariñosa, que es entregada con ellos;
sino que cada uno tome posesión de la verdad en ustedes mismos,
y la vida, la luz, y el poder del Altísimo,
por el cual ustedes pueden permanecer en Cristo, su pan de vida;
él es la sustancia de la vida celestial y eterna de ustedes; el pan es la sustancia de la vida.
Ahora amigos, que han negado las canciones y los cantos del mundo;
canten en el espíritu, y con gracia,
haciendo melodía en sus corazones para el Señor.
Y habiendo ustedes negado las oraciones formales del mundo,
oren siempre en el espíritu, y velen en él.
Y ustedes que han negado la acción de gracias del mundo, y sus pedidos de bendición, y el que vivan fuera de ella;
¿dan ustedes gracias en todo al Señor por medio de Jesucristo?
Y ustedes que han negado la adoración de Dios con sus labios,
mientras sus corazones estaban lejos
; ¿alaban ustedes siempre al Señor, día y noche,
y desde que sale el sol hasta que se pone, adoran ustedes al Señor?
Y ustedes han negado los ayunos del mundo,
y el que cuelguen sus cabezas como un junco por un tiempo,
quienes golpean con el puño de la impiedad, mantengan ustedes el ayuno del Señor,
que rompe el yugo de la iniquidad, y pone en libertad a los oprimidos;
para que la salud de ustedes pueda aumentar, y que la luz de ustedes brille como la mañana.

Jorge Fox

168. Amor carnal

Amigos en todas partes,

que han probado el amor, la misericordia, y la bondad de Dios, y su poder,
ustedes son llamados a la santidad y la castidad.
Por lo tanto manténganse alejados de los afectos desordenados,
y el amor carnal desordenado,
y los halagos y los deseos fingidos, los cuales están por debajo de la verdad;
lo cual los llevará a la debilidad.
Y manténganse alejados de los afectos cariñosos, y el amor cariñoso,
que desata la parte carnal, el ojo carnal,
y nos lleva hacia el orgullo, y la lascivia, y la libertad falsa, y el abuso del poder de Dios.
¡Oh! Manténganse alejados de toda la impureza, cualquier cosa que se pretenda, y los deseos carnales;
porque el 'deseo del ojo, el deseo de la carne, y la vanagloria de la vida no son del Padre, sino del mundo.'
Y, por lo tanto, derriben aquello que no es del Padre, sino del mundo.
Y tengan cuidado de deshonrar sus cuerpos, y de contaminar sus mentes,
sino que mantengan sus cuerpos limpios de toda fornicación, adulterio, e impureza;
porque aquello que pretende otra cosa, y hace esto, lo contamina, y está fuera de la verdad,
y es contrario a la ley de Dios, y contrario a la doctrina de Cristo.
Y por lo tanto, no se contaminen,
sino vivan en la pureza, castidad y santidad, como corresponde a los santos;
porque ningún adúltero o fornicador tiene parte en el reino de Dios.
Los tales se alejan de aquello de Dios en sí mismos, y apagan el espíritu de Dios,
y abusan de su poder, y van hacia el amor carnal, y los deseos falsos,
y las pretensiones halagadoras, cubriéndolas con una libertad falsa,
y así están en el yugo de los deseos carnales;
y a quienes ellos venzan, los llevan hacia la misma esclavitud,
y a través de los halagos fingidos, y disimulos, roban la carroza, y engañan, y estropean,
para satisfacer sus deseos impíos insaciables, y su voluntad y concupiscencias.
Por lo tanto vivan en la verdad, porque todas esas cosas están fuera de la verdad,
y los que hagan estas cosas, sea lo que sean;
por lo tanto todos los que vayan hacia la impureza bajo cualquier pretexto, han de ser juzgados.

Jorge Fox

169.

A todos los elegidos, escogidos y fieles, que son de la semilla real de Dios,
piedras vivientes, elegidas y preciosas, tejidas y construidas juntas, y unidas,
la familia de Dios, y vienen a su montaña,
que está establecida sobre las cimas de todas las montañas,
que caminan en la luz del Señor, en unidad y pacto con Dios,
en el pacto de la vida y la paz con él.
Quien en este día del Cordero son el oro que es probado en el fuego.
Quienes han sido probados al quitárseles sus propiedades, por cadenas, por azotes, por burlas,
y reproches en el día del poder del Cordero, y algunos han sido probados hasta la muerte;
y ustedes han probado que son puro oro, que ha salido más y más brillante.
Quienes no han temido las olas del mar, ni los vientos;
que no temen las tormentas ni el clima;
cuya ancla sostiene, la cual es la esperanza, el misterio,
que ancla el alma que es inmortal, al Dios inmortal.
Entre quienes se ve la estrella de Jacob, y se levanta el lucero de la mañana,
y brilla el sol de justicia
, y se conoce la voz del Cordero,
la iglesia en su gloria y belleza ha aparecido y aparece;
las bodas del cordero, y la esposa,
y el día de bodas es conocido, en el cual hay unidad;
y las vírgenes cantan alabanzas, y siguen al Cordero, por su dulce ungüento;
y las vírgenes están sobre el monte de Sión.
Y el evangelio está yendo hacia todas las naciones, pueblos y lenguas;
la vida y la inmortalidad están yendo hacia la luz por medio del evangelio, el cual es el poder de Dios;
y se conoce el misterio de la comunión, el cual está en el poder.
Y por falta de poder, del evangelio, el cual está en la comunión,
la cristiandad ha estado amontonada, y los paganos en la ignorancia.

1. Y ahora ustedes que conocen el poder de Dios, ustedes conocen el evangelio;
y ustedes que están en el poder de Dios, ustedes están en el misterio de la comunión.
De modo que tomen nota, la comunión es un misterio, y el misterio de la comunión es eterno.
Por lo tanto, si alguno quiere el poder de Dios, quiere el misterio, en el cual está la comunión,
aunque él pueda tener todas las escrituras.

2. Y ahora, amigos, si alguno es movido por el Señor Dios, por su poder,
sean obedientes a él, y esperen en la vida y en el poder,
y éste los dirigirá a la gloria de Dios, en su sabiduría, no para abusarlo;
para que lo que sea que hagan, ustedes lo hagan para su gloria,
al responder ustedes al principio de Dios en cada uno.

3. Si alguno es inspirado a ir a las iglesias, o los mercados,
o a reprender el pecado en la puerta, o a exhortar lo alto o lo bajo, o a reprenderlos;
no razonen con la carne y la sangre, ni apaguen el espíritu.
Y cuando hagan esto, vivan en el mismo espíritu;
y entonces tendrán paz, y reposo y comunión con Dios, y los unos con los otros.
Porque la unidad es en el espíritu, y es el vínculo de la paz.

4. Y a todos los Amigos, en sus reuniones no apaguen el espíritu.
Y tengan cuidado, y no se juzguen los unos a los otros en las reuniones;
sino que tengan paciencia hasta que las reuniones se acaben.
De modo que, si alguno tiene algo que decirle a otro,
puede hablar con él después que se acabe la reunión;
esto cubrirá las debilidades los unos de los otros, y no herirá a otros.

5. Y Amigos en todas partes,
esperen para sentir el poder de Dios en sí mismos en sus reuniones.
Y tengan cuidado de dormir, y sientan el poder de Dios los unos en los otros;
para que todos ustedes estén en el misterio de la comunión.
Porque ¡ay de que están cómodos en Sión!
Yo les advierto y les encargo a todos ustedes en la presencia del Dios viviente,
para que ninguno haga su habitación en la tierra, o construya tabernáculos allí,
por temor a que ustedes lleguen a ser vagabundos alejados del Señor.
Pero que todos reposen en su habitación en Dios, y en ella no hay ningún vagabundo;
porque allí todos conocerán su heredad, una habitación, y una herencia.
Y yo les advierto y les encargo del Señor,
que no hagan un dios de ninguna de las joyas del mundo;
sino que todos vivan en el poder del Señor Dios,
en el cual ustedes serán llevados sobre el espíritu del mundo.

6. Y Amigos en todas partes,
moren en el amor y el temor del Señor Dios, y en la paz los unos con los otros,
y en el poder y la vida del Señor Dios guarden sus reuniones;
y vivan en el misterio de la comunión del evangelio, el cual es eterno.

Jorge Fox

Esto debe ser llevado a todas las reuniones de los Amigos para ser leído entre ellos. Londres, el día 11 del tercer mes, del año 1658.

170. - A los Amigos en Worcester.

Amigos,

Al tener todos una luz del hijo de Dios, esperen en ella,
para que ustedes lleguen a recibir al hijo de Dios, de quien proviene;
y recibir el poder de él para llegar a ser hijos de Dios, y tener fe en él.
Porque los que son de la fe son de la semilla de Abraham,
y esta fe da la victoria sobre el mundo.
Es por fe que nuestros corazones son purificados.
De modo que moren en la luz que echa fuera todos los espíritus peleadores;
en el cual ustedes tienen unidad los unos con los otros,
y con Cristo de quien proviene la luz, y con el Padre, quien es el camino hacia él.
Y para que con la luz ustedes puedan responder a la luz en cada hombre,
(que viene de Cristo), aunque ellos la odien.
De modo que el Señor Dios Todopoderoso los guarde y los preserve.
Y todos mantengan sus reuniones en el poder de Dios,
para puedan ver al Señor presente entre ustedes.

Jorge Fox

171. - Una epístola general a aquellos que son del sacerdocio real
y la generación escogida; dada a partir de las inspiraciones
del poder y del espíritu de la verdad, y ahora son hechas públicas.
Para ser enviadas al exterior entre los santos esparcidos en
Vieja y Nueva Inglaterra, Alemania, Holanda, Irlanda, Escocia, Barbados, y Virginia,
para que ellos las lean en el temor del Señor.

Amigos,

Que todo lo que hagan sea en el nombre del Señor Jesucristo,
por quien todas las cosas fueron hechas y creadas,
para que ustedes puedan hacer aquello que ustedes hacen en el verdadero dominio;
y entonces que lo que hagan lo hagan en el poder de Dios.
Y, Amigos, moren todos en el amor,
porque esa es la marca de un discípulo
, y los frutos de la fe y el espíritu;
y ese amor que viene de un corazón puro es el fin del mandamiento y cumple la ley,
y en esto está la edificación y la construcción, y los frutos de haber pasado de muerte a vida;
allí está el amor a Dios, hermanos, y enemigos,
estando en la semilla que destruye la muerte y el poder de ella, el diablo.

No necesitamos ninguna misa para que nos enseñe;
porque el espíritu que nos entregó las escrituras
nos enseña como orar, cantar, alabar, regocijarnos, honrar, y alabar a Dios, y en qué;
y cómo caminar y comportarnos con Dios y el hombre,
y nos lleva a toda verdad, en lo cual está nuestra unidad;
y es nuestro consolador, y guía, y líder,
y no hombres exteriores que dicen,
ellos no tienen el espíritu y el poder que los apóstoles tenían que escribieron las escrituras.

Y no necesitamos sus Oraciones Comunes para nos enseñen,
porque el espíritu que nos entregó las escrituras nos enseña cómo orar, cantar, ayunar,
y a dar gracias, y a alabar y adorar, y en qué;
y cómo honrar y glorificar a Dios, y cómo caminar ante él y los hombres;
y cómo usar todas las criaturas sobre la tierra;
y lidera y guía a toda la verdad que fue dada por ella,
que reprende el mundo de pecado;
ése es nuestro consolador, líder, y guiador;
por el cual conocemos la adopción, y en el cual tenemos unidad, y esto nunca cambia.
Pero aquello que el hombre inventa, y sus oraciones y formas,
(quienes dicen que ellos no tienen el mismo espíritu que nos entregó las escrituras), sí cambian.
Pero el espíritu que nos dio las escrituras nos enseña cómo orar, hablar, cantar, ayunar,
dar gracias, y cómo leerlas con entendimiento,
y cómo caminar ante Dios y el hombre, y cómo adorar a Dios, y en qué;
porque nos lleva hacia toda la verdad, la cual es nuestro consolador,
en la cual tenemos unidad y comunión,
y a conocer la verdadera religión que nunca cambia.

Y así, el espíritu de la verdad que nos dio las escrituras
es nuestro director, guía, líder, y consolador, que reprende el mundo de pecado.
Y esto nos lleva a ver el fin de todos los directorios que los hombres inventan,
quienes no tienen el espíritu que tenían los apóstoles;
y cuando ellos no pueden sostenerlo le claman a los poderes de la tierra para que los ayuden.
Y vemos que éstos han errado del espíritu y fuera del espíritu;
en quien no podemos confiar nuestros cuerpos, espíritus ni almas, a sus almas,
sino que los hemos entregado al Señor, a quien pertenecen.

Y nosotros somos un pueblo que somos redimidos de la tierra y el mundo,
y no necesitamos nada de esa fe fabricada en la iglesia,
la cual ustedes han formulado y creado en un lapso de once días,
con sus otros tres días por separado.
Porque Cristo es el autor de nuestra fe, la cual es el don de Dios,
la cual es el misterio sostenido en la conciencia pura.
Y nosotros decimos que todos los sacerdotes en Escocia, Londres, y Nueva Inglaterra
no pueden ser el don de Dios, el misterio, el cual es la fe que permanece,
y por la cual los hombres son justificados y salvos, ni tampoco tienen el poder de ella;
el que nos lleva a tener acceso a Dios,
y nos da la victoria sobre aquello que nos separa de Dios.
Y así, no necesitamos nada de su fe para que nos lidere;
porque nosotros vivimos en la fe de la cual Cristo es el autor, la cual ellos no pueden hacer ni formular.
Y aunque le puedan clamar a los magistrados para que los ayuden a sostener su fe inventada
(y ellos no pueden sostener este ídolo por sí mismos) la cual ellos han inventado,
y dicen que ellos no están en la vida y el poder como ellos estaban en aquel que nos entregó las escrituras;
y dicen: 'la revelación ha cesado del pueblo,
y no hay victoria mientras ellos estén sobre la tierra'.
Estos son frutos de su fe formulada, la cual no necesitamos.
Porque el espíritu que nos dio las escrituras
nos enseña a conocer quien es el autor de nuestra fe, y los frutos de ella;
lo cual nos da victoria.
Y el espíritu nos enseña cómo orar, cantar, dar gracias,
alabar, regocijarnos, ayunar, adorar a Dios, y en qué;
y cómo caminar a Dios y los hombres, y nos lleva hacia toda verdad,
el que reprende al mundo de pecado, el cual es nuestro consolador, guía, líder, y director;
en el cual tenemos unidad y comunión que es sin fin,
y una religión pura que nunca cambia.
Y en sus libros hay muchas cosas que no son dignas de mencionar,
se pudrirá y la naturaleza que lo entregó;
pero la semilla, y la vida, y el poder permanecerán.

La fe de la iglesia cambia, el directorio cambia, la oración común cambia, la misa cambia.
Y aquí están las cuatro religiones que han surgido desde los días de los apóstoles;
por las cuales ellos han peleado y sea han matado los unos a los otros.
Pero la religión pura no cambia de la cual somos y tenemos;
en la cual están las armas espirituales que estaban entre los apóstoles.
La fe verdadera no cambia, porque esta permanece y continúa, la cual es el don de Dios,
y un misterio sostenido en la conciencia pura;
de la cual somos nosotros,
la cual es nuestra fe.

Misa para los papistas, oración común para los hombres episcopales;
y el directorio para los presbiterianos;
la fe hecha en la iglesia y formulada por los independientes, y bautistas mezclados y otros;
ellos han tenido su comunión en éstas por la cual pelearon,
y por lo cual se levantaron las armas espirituales desde los días de los apóstoles.
Pero la comunión en el espíritu permanece, y no cambia,
que tiene armas espirituales,
y éstas son conocidas y usadas para pelear con todos acerca de la religión,
en la cual es conocida la semilla de Dios,
que hiere la cabeza de la serpiente que alejó al hombre de Dios,
y causó una separación entre el hombre y Dios.
Y la elección es conocida (en aquel que existía) antes de la fundación del mundo;
quien es la cabeza de nuestra iglesia, y no aquellos que eran la cabeza de la misa,
cabeza de su directorio, cabeza de la oración común,
y cabeza de la fe hecha en la iglesia,
los cuales vemos que todos cambian y llegan a nada, y Dios los confunde.
Y los hombres permanecen en las dudas y las preguntas,
y no tienen seguridad en su religión;
sino aquello de Dios permanece vinculado en todos.

Aquellos que siguieron al papa eran llamados papistas;
y aquellos que profetizaron en contra del papa, eran llamados protestantes.

Y así ellos se nombraron los unos a los otros: hombres de la oración común,
y hombres del directorio, independientes, y bautistas.
Y así en la envidia, fuera del amor, fuera del espíritu,
que nos dio las escrituras,
se dieron nombres los unos a los otros;
todos los cuales nosotros juzgamos.

Nuestra fe, nuestra iglesia, nuestra unidad está en el espíritu,
y nuestra palabra en la cual temblamos,
existía en el comienzo, antes que existiera la misa papista,
y la oración común episcopal,
y el directorio presbiteriano, y los bautistas independientes,
y otros tipos de fe hechas en la iglesia o formuladas;
y nuestra unidad, iglesia, (la iglesia verdadera y eterna, el cuerpo de Cristo)
y la comunión permanecerá cuando todas esas cosas se hayan terminado.
Y por este espíritu los juzgamos a todos, y negamos sus obras;
en las cuales está nuestra unidad con Dios, con las escrituras, y los unos con los otros.
Porque estas cosas han sido para el pueblo como tantas cubiertas cambiantes,
pero ahora el espíritu los está quitando;
por el cual estamos cubiertos,
y es nuestra arma en este día de gran batalla con ellos.
Ustedes poseen las escrituras de las que ustedes hablan, y muestran en sus libros,
pero negamos sus imaginaciones de ellas;
pero todas son poseídas en sí mismas y en su lugar.
De modo que son todas nuestras, las cuales terminan en Cristo, quien es nuestro, y en él permanecemos.
La misa es el sacrificio de los papistas por la cual matan.
La oración común es el sacrificio episcopal por la cual ellos persiguen y matan.
El directorio es el sacrificio de los presbiterianos, por el cual ellos persiguen y matan.
La fe hecha en la iglesia y formulada es el sacrificio de los independientes y bautistas,
por la cual ellos matan y persiguen.
El Señor no acepta tales sacrificios,
ni hace acepción de personas que han errado del espíritu en el cual estaban los apóstoles,
y por este espíritu ellos ofrecieron un sacrificio espiritual a Dios, el Padre de los espíritus,
y en este espíritus nosotros estamos.

Y a todos mis estimados de corazón,
conozcan todos la comunión de la semilla en sus sufrimientos,
y para ser conformados a su muerte; para que ustedes en el sufrimiento
por medio de él puedan conocer el poder de la resurrección
de la semilla justa.
Y ésta es aquella que mata todos los malos espíritus que hablan, pero no actúan;
los tales pueden crucificar a Cristo en sí mismos de nuevo.
Por lo tanto obedezcan el sufrimiento diario que tenía la semilla, y tengan unidad con ella;
para que puedan levantarse con ella, la cual destruye aquello que causa que sufra.
El papista clama a los poderes de lo alto [cortes]: ayuda, ayuda,
o si no mi misa será derribada, y todas mis ceremonias.
El hombre episcopal clama: ayuda, ayuda, poderes de lo alto,
o si no mi oración común será derribada.
El presbiteriano clama: ayuda, ayuda, poderes de lo alto,
o si no mi directorio será derribado.
El independiente, y anabautista, y otros claman: ayuda, ayuda, poderes de lo alto,
o si no nuestra fe formulada (que es la obra de los once días), será derribada,
y no permaneceremos.
¿No están todos ustedes avergonzados?
¿Y no muestran que están desnudos, fuera del poder y la vida en la que estaban los apóstoles;
y desnudos de sus propias armas?
El poder externo no los sostuvo ni los separó del amor de Dios,
el cual ellos tenían en Cristo, el fin de la ley.
Yo no soy uno de aquellos que se llaman a sí mismos papistas, hombres de oración común,
ni presbiterianos, independientes, ni anabautistas, puritanos, ni paganos,
que están fuera de la vida de Dios;
pero aquello a lo cual Dios me ha llamado, eso soy yo,
y en lo elegido antes de la fundación del mundo.

Esto debe ser llevado a todos en el exterior entre los Amigos, quienes son un sacerdocio real,
que destruye aquello que causó una separación de Dios.
De la semilla real sale el mandato real, y esta semilla permanece para siempre,
de la semilla real a la semilla real,
que es el sacerdocio real, que tiene la ley real,
y ama a los amigos y los enemigos;
la cual está más allá del amor del mundo, y antes que existiera.
Ése el amor real, donde no puede haber enemistad.

'Perdónanos, como nosotros los perdonamos a ellos,'
claman los papistas, claman los episcopales, claman los presbiterianos, y los bautistas, y los independientes;
estos claman y dicen el Padre Nuestro,
'Perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden';
y como un grupo de hombres sin sentido, sin entendimiento,
caen luchando los unos con los otros acerca de sus ofensas y delitos,
y no piensan en lo que oraron,
como si nunca hubieran buscado el perdón,
y como si no quisieran recibir las cosas por las cuales ellos oraron; quienes oraron,
'Perdónanos Señor, como nosotros los perdonamos a ellos',
y caen persiguiéndose y encarcelándose los unos a los otros,
y agarrando por el cuello a sus hermanos y a siervos como ellos por causa de la religión,
y ellos dijeron sus oraciones: 'Perdónanos, así como nosotros los perdonamos a ellos,' y no perdonan,
sino que dicen sus oraciones, como los fariseos lo hicieron en las escrituras, y no lo hicieron:
éstos son los que deben ser echados en la cárcel, hasta que hayan pagado el último centavo,
y no deben salir.
Y ésta ha sido su obra desde los días de los apóstoles, ¿y no está aquí la ley?
Los apóstoles y Cristo no dijeron que alguno debería matar por causa de sus palabras,
sino que debían amar a sus enemigos;
pero ustedes matan por causas de las palabras de los apóstoles y de Cristo,
quienes murieron por hablarlas.
De modo que Amigos, moren todos en la semilla de Dios,
la cual es heredera del poder del
mundo que no tiene fin;
en esto moren y mantengan sus reuniones, para que todos ustedes puedan ser poseedores.

Todas las religiones pelearán acerca de religión y adoración,
y matarán como si fueran paganos por sus dioses;
judíos, gentiles, papistas, protestantes de todas las sectas,
que están fuera del poder del Señor, y del espíritu en el cual estaban los apóstoles.
Y así, ellos están fuera del espíritu real, que tiene las armas reales y espirituales,
y fuera de la semilla real, que dijo 'amen a sus enemigos',
el cual es el mandato al sacerdocio real.
Y ellos confiesan que no tienen el mismo poder y espíritu de los apóstoles;
de modo que es verdad cuando ellos dicen: no somos hombres espirituales,
no tenemos armas espirituales con que pelear;
y si no recibimos ayuda de los poderes de lo alto, caeremos.
Porque nosotros sostenemos nuestras tradiciones,
y aquello que tenemos es por tradición, es por los poderes terrenales.
Porque nosotros no fuimos hechos ministros, como lo fueron los apóstoles,
por el espíritu inmediato y el poder, y los dones;

por lo tanto los poderes de lo alto deben ayudarnos;
y a ellos vamos con nuestros paquetes de cartas, como lo hizo Saulo;
porque no somos hombres con armas espirituales, como lo fue Pablo.
Porque en todas estas cosas los sacerdotes son culpables.
Los papistas, hombres de oración común, presbiterianos, independientes, bautistas,
se persiguen los unos a los otros por sus inventos, (los cuales ellos han inventado),
sus misas, su oración común, su directorio, la fe de la iglesia,
(las cuales ellos han formulado), sus inventos y obras,
y no por la verdad.
Porque ellos no saben de qué espíritu son, que persigue,
y que destruye las vidas de los hombres por causa de su iglesia, su adoración, y su religión;
porque Cristo dijo que él no había venido a destruir las vidas de los hombres, sino a salvarlas.
Ahora aquellos que no saben de qué espíritu son,

que persiguen y destruyen las vidas de los hombres, y no los salvan,
nosotros no podemos confiarles nuestros cuerpos, almas o espíritus en sus manos,
que no saben de qué espíritus ellos mismos son;
ellos no son de los que se les puede confiar con otros, porque destruyen por medio de la ley,
lo cual los discípulos hubieran hecho por medio de la oración,
para mandar que baje fuego del cielo para destruir a los que no recibieron a Cristo.
Porque a esta clase Cristo reprendió, y les dijo
que ellos no sabían de qué espíritu eran.
Y ahora, si ellos no sabían de qué espíritu eran;
¿lo saben éstos que han perseguido por causa de la iglesia y la religión,
desde los días de los apóstoles, quienes fuerzan los cuerpos de los hombres, sus bienes, vidas, almas,
y propiedades a sus manos por la ley, o de otra manera los hacen sufrir?
Éstos no son ministros de Cristo (el Salvador),
que destruyen las vidas de los hombres, y no saben de qué espíritu son;
y las vidas, cuerpos, y almas no deben ser confiadas en sus manos.
Y ustedes que persiguen no tendrán la resurrección a la vida, a menos que se arrepientan.
Pero aquellos que sí saben de qué espíritu son,
ellos están en el celo irreprochable,
y por el espíritu de Dios ellos ofrecen sus espíritus, sus almas, y cuerpos al Señor, los cuales son de él;
y ellos son de él, para que los guarde.

Jorge Fox

<arriba><cartas anteriores><cartas siguientes>

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio