La Cruz Perdida de la Pureza



EPÍSTOLAS 172 - 199

UNA COLECCIÓN

DE



MUCHAS EPÍSTOLAS SELECTAS A AMIGOS,


DE

ESE MINISTRO ANTIGUO, EMINENTE Y FIEL DE



JESUCRISTO,


Jorge Fox


La continuación del Volumen 1

172.

Nosotros somos de la semilla real, elegida y preciosa, ante de la fundación del mundo,
aquella a la cual los Sodomitas crucificaron, afligieron,
y disgustaron por su conversación impía e irreverente,
que viven en la plenitud, y los placeres, y la abundancia de ociosidad.
Y nosotros somos de esa semilla, que no puede servir la voluntad y los deseos de los hombres,
o inclinarse o agacharse hacia ellos;
y somos un pueblo redimido de los pueblos, naciones y reinos,
somos de la familia de Dios, construyendo juntos una casa espiritual,
cuyo arquitecto y constructor es Dios,

y que reinamos sobre la tierra, como reyes y sacerdotes ante Dios;
a quien servimos día y noche.
Y somos de la semilla que ha sido inmolada desde la fundación del mundo,
a quien crucificaron los príncipes del mundo, y los consejeros,
y los grandes y sabios del mundo;
quienes vivieron en la apariencia de la piedad de las palabras de los santos,
pero apagaron el espíritu en sí mismos,
y al ser este nacimiento nacido de la carne, persiguieron aquello que es nacido del espíritu.

Somos de la semilla, el ungido,
en contra de quien los poderes de la tierra se combinan y se aconsejan,
contra quien (vemos) a Dios sentado en el cielo riéndose con desdén.
Somos un sacerdocio real, que ofrecemos diariamente al Señor el sacrificio espiritual;
la generación santa, y pueblo peculiar, ferviente para buenas obras,

vestidos con el celo de Cristo en contra de las malas obras, y los obreros de ellas.
Por lo tanto, por todas las naciones, pueblos, sectas, caminos, profesiones, y los que hablan de la religión,
somos odiados, por aquellos que están fuera del camino y del poder de Dios,
aunque ellos profesan las escrituras, la iglesia, la adoración y el ministerio;
sin embargo los tales han crucificado a Cristo, y al Señor de gloria.
Nosotros somos aquellos que testifican que la promesa de Dios se ha cumplido, y esto testificamos,
que ha llegado el tiempo en el cual Dios muestra su riqueza y bondad abundantes,
las cuales fueron obradas entre los apóstoles.
Nosotros somos los ungidos de Dios, y sus profetas,
acerca de los cuales él dijo: 'no los toquen;' quienes son la niña de sus ojos;
quien por nuestra causa ha reprendido a los poderes, y los tronos, y los dominios,
y los reprendió.
Nosotros somos los predicadores de la justicia en la gran ciudad de Sodoma,
donde Cristo fue crucificado,

donde la vida de los profetas, y los apóstoles, y los hombres santos de Dios que yacen muertos,
y los maldicientes, los que juran, borrachos, comilones, y bebedores, que se levantan a jugar,
en toda plenitud, lascivia, y profanación,
profesan sus palabras, y están felices con sus vidas.
Y los testigos desde los días de los apóstoles han muerto;

la mujer en el desierto,
el cordero y su esposa serán conocidos que ha salido del desierto.
De modo que en esta gran ciudad de Sodoma y Gomorra, son la iglesia falsa y la ramera,
donde están todas las abominaciones, que emborracharon a todas las naciones
con el vino del furor de su fornicación;

con la cual todo el mundo está amontonado por la religión, y la adoración en la iglesia,
y los muchos caminos en la naturaleza de Sodoma, profesando las palabras de los santos,
imitando las formas, matando y eliminándose los unos a los otros por causa de las palabras de los santos,
pero fuera de la vida que muestra que ellos no están en la semilla real,
que dijo: amen a sus enemigos;
ésta es la semilla real, y aquellos que lo siguen son del sacerdocio real,
gente santa y generación santa, entre quienes está la ley real del amor;
por medio de la cual no podemos hacer acepción de personas,
porque aquel que lo hace, es convencido por la ley real, que es un transgresor
.
De modo que cada uno de nosotros, que ha venido a la semilla de Dios, que hiere la cabeza de la serpiente,
que alejó al hombre de Dios, quien es el príncipe del mundo, el príncipe de la oscuridad,
y el príncipe del aire, el padre de las mentiras, un asesino desde el comienzo,
el que corrompe a la humanidad, el autor de la separación de Dios, y del pecado original,
el comienzo de él, el cual nos alejó de su dominio sobre las obras de Dios;
y esta semilla real, que es Cristo, destruye y renueva al hombre otra vez a la imagen de Dios,
y lo lleva otra vez a su dominio sobre las obras de Dios.

Y ahora cientos de miles están testificando esto;
por lo cual ellos llegan a ser reyes, y redimidos de la tierra
y llegan a ser reyes sobre la tierra,
en la imagen de Dios, sobre las obras de Dios,
en la sabiduría por la cual fueron creados.
De modo que todos los poderes que son un terror a los hacedores del mal, que no llevan la espada en vano,
para nosotros son una alabanza para hacer el bien.

Y todos los reyes de la tierra, que son ungidos de Dios,
figura de nuestro Cristo, el rey ungido,
él termina con todos, y hace reyes que reinan sobre la tierra.
Entre éstos Cristo es rey, lo cual es testificado por miles. Entre éstos él es rey.
Todos los otros reyes que son puestos por el hombre al ponerles coronas terrenales,
el hombre terrenal los quitará - y los destronará, si le disgustan.
Éste es el estado entre aquellos en quien Cristo no reina,
ni obedecieron a los magistrados verdaderos, lo cual es un terror para los que hacen el mal.
Pero desde los días de los apóstoles todo ha estado en confusión
acerca de la religión, la iglesia, y la adoración, entre aquellos que han matado a los testigos,
y desde que la iglesia verdadera se fue hacia el desierto,
y los testigos han sido eliminados, y el hombre niño ha sido llevado hacia Dios.

De modo que aquellos que han matado a los testigos, y han matado a los santos,
han estado en toda esta confusión;
y los testigos se están levantando, y el evangelio eterno será predicado otra vez
a todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos de aquellos que moran sobre la tierra

(entre aquellos que tienen las palabras,
pero que han matado la vida de los profetas y los apóstoles)
a todas las naciones, pueblos y lenguas de aquellos que moran sobre la tierra.

De modo que los grandes profesantes del mundo, (que fueron los judíos),
no pudieron morar en Jesús, el rey, que debía reinar;
y donde ahora está en el hombre y en la mujer,
él es rey, que pone a los reyes, entre quienes él es rey.
Todo debe hacerse en el nombre del poderoso Rey de reyes,
y entonces Su nombre (Jesús) es el poder.

Jorge Fox

173.

Amigos todos,

Tengan cuidado de funcionar en la apariencia, por temor de perder el poder;
sino manténganse en el poder y la semilla de Dios, en la cual ustedes vivirán en la sustancia.
Y en cualquier disputa tengan cuidado;
que muchos pueden ser levantados en la victoria y la conquista,
y después tener un gozo en las profecías y las revelaciones, y después caer.
Y si los palabreros (que hablan en vano) vienen,
y los ruidosos (gente que quiere pelear por alguna interpretación sin importancia de las escrituras)
no dicen que la reunión era mala;
ésa es la naturaleza que se queja fuera de la paciencia, y de la semilla,
la cual soporta todas las cosas, y sufre todas las cosas,

la cual mantiene abajo aquello que causa los levantamientos, las murmuraciones y los trastornos.
La semilla y la profecía acaba y mantiene abajo todo lo otro que es contrario
y aquello que vive en lo contrario es la paz que no cambia, la piedra angular,
y la seriedad en la semilla y la vida.

Jorge Fox

174.

Estimados Amigos en todas partes,

Sientan a la semilla de Dios sobre todo lo que está en la caída,
que se ha levantado desde que Adán y Eva cayeron de la justicia y la imagen de Dios;
y en esta caída ha sido inmolado el Cordero.
De manera que sientan la semilla de Dios sobre todo lo que nos hace sufrir;
y que permanecerá y continuará cuando aquel que causa sufrimiento se haya ido.
Y así sientan a Cristo reinar y gobernar sobre todo lo que está en la caída,
y allí ustedes pueden sentir la vida que fluye sobre todos,
y esta vida estaba con el Padre antes de la fundación del mundo;
y esta vida permanecerá cuando la muerte y el poder de ella se hayan acabado.
Y en la vida vivan y moren todos; y en ella mantengan sus reuniones.
Y sientan la palabra de la paciencia y la palabra de la sabiduría,
en la cual ustedes pueden encontrar tanto la paciencia como la sabiduría en este día de vida.
Y sientan mi amor hacia todos los Amigos en la semilla eterna de Dios.

Jorge Fox

175. - A los Amigos, para que se sirvan los unos a los otros en amor,
en las cosas externas.

Mis estimados amigos,

En el orden y la sabiduría de la vida ordenen todas las cosas para la gloria de Dios,
y moren juntos en el amor de Dios,
sirviéndose los unos a los otros amor, y en la vida de la verdad;
y ustedes que 'dan a los pobres, presten al Señor,'
y él les devolverá con ventaja.
De manera que sean fructíferos en toda buena obra,
y estén sujetos los unos a los otros en el temor del Señor,
y hagan lo que hacen en amor y paz;
y en ello mantengan la autoridad y el poder de Dios, en la bondad.
Y derriben y dominen todas las pasiones,
y los espíritus apresurados y disgustados, y el silencio que es repentino;
y dejen que el amor tenga preeminencia en todo y sobre todo.
Y provóquense los unos a los otros al amor y las buenas obras,
y sean diligentes en todos sus lugares;
para que ustedes puedan ser un olor agradable en los corazones de todos,
y que la verdad pueda fluir sobre todos.
Y no dejen que nada falte entre ustedes, y entonces todo estará bien.
Y anímense los unos a los otros a buscar al pobre, al enfermo, al huérfano, y la viuda,
al encarcelado, y suplan sus necesidad y deseos;

entonces no faltará nada.
Y manténganse en el discernimiento, para que ustedes no sean atrapados, ni sean apresados;
sino que en el poder y la sabiduría de Dios ustedes puedan ser mantenidos sobre todos ellos,
para sentir todos los estados y las condiciones.
Para que el Señor Dios sea honrado en todos y por todos ustedes;
y todos ustedes sean guardados en su poder y vida para su gloria.
Porque cuando ustedes otorgan las cosas exteriores a aquellos que están en necesidad, éste es el menor amor,
y cosas de poco valor en comparación a las cosas que están arriba y son inmortales.
Y así manténganse por encima en aquello en lo cual ustedes reciben bendiciones derramadas
sobre ustedes por parte del Señor Dios, para vestirlos y cubrirlos.

Jorge Fox

176.-A los Amigos en el ministerio.

Amigos

que ministran de allá para acá entre los Amigos,
sean ejemplos en sabiduría, vida, paciencia, justicia, santidad,
y en piedad y sobriedad, para que sus vidas y conversaciones puedan predicar.
Y manténganse fuera y por encima de todas las vanidades, de los caminos de juventud y las niñerías,
y sobre todos esos espíritus caídos, esa lucha, esa palabrería, y contienda sobre cosas externas,
y que tengan una vida en ellos; por la cual ellos son sacados de la vida y la verdad de Dios.
Y los tales se hacen como la escoria,
y ellos llegan a estar como los higos verdes,
y como el heno y la hierba en los terrados.
Y así todos ustedes que ministran a otros en el exterior,
primero asegúrense que estén en la verdad que nunca cambiará,
y en la palabra y la vida que permanecen; y en el evangelio, el poder de Dios,
que existía antes que las comidas y las bebidas, y las ropas exteriores;
para que ustedes puedan permanecer en aquello que nunca cambia, para que no sean confundidos.
Porque cuando aquellos que están en el ministerio cambian y alteran
aquello en lo cual ellos salieron primero y a lo cual llevaron a la gente,
esto muestra que ellos se han salido de la verdad,
o que nunca estuvieron en la verdad; y esto confunde a la gente.
Hubiera sido mejor que nunca se salieran.
Por lo tanto ustedes que ministran en el exterior, asegúrense que estén en aquello que nunca cambiará,
y que está sobre todos ellos que argumentan sobre cosas que cambian;
porque al ser esto que nunca cambia ministrado a la gente,
y al estar aquellos que ministran en aquello que nunca cambia,
esto engendra a la gente en un estado establecido.
Porque ellos son espíritus caídos, y no ministros de la palabra,
ni del evangelio, ni de Cristo que nunca cayó,
(quien destruye al diablo y sus obras en la caída),
que están peleando, y eligiendo un lado o el otro, y disputando,
y contendiendo, y esforzándose por las cosas exteriores.
Porque la mente de los caídos está en los calores y las tempestades, yendo de un lado al otro,
y está en los juicios equivocados, y clama que los otros son señores,
y son estimados y vistos, y ven a los hombres;
cuando el error se enseñorea de ellos, y esto es lo que no debía ser estimado.
Al surgir la parte externa en sí mismos,
quienes han tenido una vida en las cosas externas, en el conocimiento externo,
y la razón externa, y la sabiduría externa - la parte y la razón externa,
la sabiduría y el conocimiento, deben perecer
, y la vida que ellos tienen en sí mismos también,
antes que la vida de Dios pueda llegar a gobernar en ellos,
en quien se encuentra la unidad y la comunión eterna.
Y así, amigos, todos los que ministran en el exterior en la palabra eterna, que nunca cambia,
y el evangelio, permanezcan en él, el primero y el último.
Porque la palabra derriba la vanagloria de la vida, el deseo de la carne, y el deseo de los ojos,
los cuales son de este mundo, y no del Padre.

Y así dejen que su libertad esté en la Palabra, y el Espíritu, y el Poder de Dios,
lo cual los mantiene fuera de la libertad del mundo, y de sus modas vanas;
para no ser formados por ellas.
De modo que tengan cuidado de las palabras ligeras, la conversación no sazonada, y de hablar de libertad a la carne;
sino que caminen en aquello que es puro, y manténganse en aquello en lo cual pueden tener sabiduría,
(lo cual es la belleza del cabello canoso), para que puedan ser un olor agradable para el Señor Dios,
y en los corazones de todos; caminando en todo atractivo y decencia.
La palabra de la verdad los hace a todos ser sazonados y agradables;
y esto es lo atractivo, el mantenerse en la belleza de la santidad, en la cual se ve la santidad del Señor,
sobre la belleza de este mundo, que es vano.

Jorge Fox

177.

Amigos en todas partes,
que están muertos a todas las armas carnales, y que las han roto en pedazos,
permanezcan en aquello que quita la ocasión de la guerra,
en el poder que salva las vidas de los hombres, y no destruye a nadie, ni odia a otros.
Y acerca de los gobernantes, que están para guardar la paz, por causa de la paz,
y la ventaja de la verdad, dénles su tributo (impuestos).
Pero para llevar y cargar las armas carnales con las cuales pelear,
los hombres de paz (que viven en aquello que quita la ocasión de la guerra),
no pueden actuar en tales cosas bajo los varios poderes;
pero han pagado sus tributos (impuestos).
Lo cual ellos pueden hacer todavía por causa de la paz, y no detener la tierra, sino pasar sobre ella;
y al hacerlo así, los Amigos pueden reclamar mejor su libertad.

Jorge Fox

178. - Para los Amigos en Barbados, Virginia, Nueva Inglaterra,
y todas las islas de alrededor.

Amigos y hermanos,

que son hechos partícipes del poder del mundo que no tiene fin,
y son partícipes del don celestial, y sienten el poder,
en el cual está la unidad, la paz, y el reino que no tiene fin,
en esto siéntanse los unos a los otros, y conózcanse los unos a los otros, y en la vida,
en la cual ustedes tendrán paz y unidad los unos con los otros;
para que la piedra principal sea puesta sobre todo,
y todos ustedes en la sabiduría, la vida, y la semilla en sus medidas puedan ser guardados,
esparciendo la verdad en el exterior, confundiendo el engaño, respondiendo al testigo de Dios en todos.
Y deben ser llevados a este poder antes que sus mentes se puedan acercar a Dios,
y sean familiarizados con su pacto de la promesa, y su vida,
y para conocer a Dios, el Padre de los espíritus.
Porque toda la cristiandad, la cual tiene las palabras de los profetas, Cristo, y los apóstoles,
que no están en el espíritu y el poder que estaban cuando fueron dadas,
y están todos amontonados alrededor de ellas, y no están en unidad,
están fuera del espíritu, en el cual está la unidad y la verdadera comunión.
Porque allí están los montones, entre aquellos que están fuera del espíritu y el poder de Dios,
teniendo las palabras en la transgresión, en la caída, en la tierra,
y en los muchos cuerpos, nombres, y cabezas, iglesias, religiones, y adoraciones,
las cuales están en el primer nacimiento, nacidos de la carne,
el cual perseguirá a aquel que es nacido del espíritu;

y este espíritu sumerge por medio del bautismo, y pone por debajo,
y nos lleva a un cuerpo
, y derriba aquello que causa muchas cabezas,
y responde a aquello contra lo cual se transgrede.
Porque todo debe llegar al único bautismo con el espíritu en el único cuerpo.
Y todos mis estimados amigos, sean fieles, y no apaguen el espíritu,
sino sean obedientes a la verdad, y repártanla en el exterior,
la cual debe ir sobre todo el mundo, a los profesantes, a los judíos, cristianos, y paganos,
para responder al testigo de Dios en todos ellos;
para que ellos puedan ir hacia la verdad, la cual responde al testigo en ellos,
para ser liberados por ella.
Y, amigos, moren en la sabiduría de Dios,
la cual nos guarda en la unidad en el espíritu y el poder.
Si cualquier cosa se habla en alguna reunión que ustedes no puedan soportar,
háblenles a los que así hacen entre ustedes y ellos, después que se acabe la reunión;
porque si alguien del mundo está allí esto les puede dar ocasión para reprender la verdad.
Porque la sabiduría guarda la paz, y hace la paz,
y nos mantiene fuera de lo contrario, y vence con la sabiduría, y el amor,
y responde al testigo con la vida, y así tiene unidad y esto tiene el reino.

Jorge Fox

Amigos todos, ustedes deben ir hacia la temperancia sobre todo el mundo.
Y Amigos todos, ustedes deben ir a la paciencia sobre todo el mundo.
Y Amigos todos, ustedes deben ir hacia la moderación sobre todo el mundo.
Y Amigos todos, ustedes deben ir hacia la sabiduría sobre todo el mundo.
Y Amigos, todos, ustedes deben ir hacia el conocimiento sobre todo el mundo.
Y Amigos todos, ustedes deben ir hacia el entendimiento sobre todo el mundo.
Y Amigos todos, ustedes deben ir hacia la sobriedad, y la gravedad, y el gusto sazonado
sobre todo el mundo.

Jorge Fox

(179 fue omitida en la impresión)
180.

Mis estimados amigos,

Moren en el amor, y la vida, y el poder del Señor Dios,
en el poder, la vida, y la semilla que no tiene fin; en los cuales todos pueden tener unidad.
Y sean fieles y diligentes en las cosas que son buenas, y mantengan sus reuniones,
y reúnanse en el poder del Señor el cual no puede ser quebrantado;
en lo cual está la unidad eterna.
Y vivan en la paz y la unidad los unos con los otros,
y manténganse en el poder del Señor Dios,
y tengan cuidado de llegar a estar en las apariencias sin el poder; (cualquiera de ustedes)
porque esto los llevará a lo moribundo, y la frialdad, y la fatiga, y los desvanecimientos;
¿y qué no nos traerá en esa naturaleza?
Por lo tanto manténganse en el poder del Señor,
lo cual mantendrá todo lo contrario abajo y afuera,
y los guardará en la paz y la vida, en el amor y la unidad, frescos y fructíferos,
y diligentes en la sabiduría del Señor Dios,
con aquello y en aquello en lo cual son guardados para su gloria,
para ser un olor agradable para él, y en los corazones de toda la gente.
Para que aquello del Señor en ustedes pueda ser una bendición en su generación,
y un pueblo peculiar en la sensibilidad,
y llenos de esa fe que vence al mundo y todas las cosas en él;
por medio de lo cual ustedes pueden ir hacia la unidad del espíritu
la cual es el vínculo de paz.

Y Amigos,
vivan todos en el poder del Señor Dios y mantengan abajo la parte sabia,
la cual juzgará que la verdad es simple y la llegará a despreciar,
y clamarán sus propias palabras de sabiduría en su lugar.

Jorge Fox

181.

Amigos,

Vivan en el poder de Dios que no cambia,
el cual los mantendrá en la justicia, y la verdad, y el amor, y la unidad,
y el dominio sobre todos los espíritus inmundos, y las caminos duros,
y las montañas en el interior y el exterior:
para que el poder del Señor Dios pueda ser supremo entre ustedes,
y para que ustedes puedan ser guardados en la sabiduría del Señor.
Y ninguno lo abuse, sino que todos esperen pacientemente en el poder del Señor,
para que en él ustedes puedan ser mantenidos humildes, en el amor y la unidad con Dios y los unos con los otros;
para que ustedes puedan ser guardados en la semilla, la cual es heredera del poder.
Y sean todos diligentes en sus lugares, sirviendo al Señor,
y que sus espíritus no sean arrancados con cosas terrenales ni limitados a ellas;
sino que en el poder del Señor Dios ustedes puedan actuar sobre ellos,
(las obras de Dios), fuera de los enredos y esclavitud de ellos,
y fuera de los vanos inventos de los hombres,
sino manténganse en el poder del Señor Dios sobre ellos;
y en este poder está el misterio de la comunión y el dominio,
y que el ojo de cada uno lo contemple y lo obedezca.
Porque esto es aquello que los mantendrá fuera de las cosas cambiantes,
y presentará sus mentes, almas, y espíritus al Señor;
y allí surge la semilla que es heredera del poder,
y de la sabiduría de arriba que es pura,
donde es conocida la ciudad que no permite que entre ninguna impureza,
y es conocida la sal que le da el sabor a todas las cosas.
Por lo tanto siéntanlo en el corazón, el cual es más que en la cabeza o la lengua;
por lo cual muchos se esfuerzan, pero no obtienen el poder ni el reino.
Por lo tanto sean todos sabios en la sabiduría de Dios,
y que el ojo de cada uno esté en esa sabiduría,
la cual es el comienzo de la separación del pecado y lo impío;

para que con ella ustedes sean ordenados, y lo que sea que ustedes tienen que hacer con ella y por ella.
En ella ustedes sentirán su Presencia y su bendición,
para que ustedes puedan conocer la semilla inmortal que tiene el dominio sobre ustedes;
para que allí ustedes puedan llegara a ver a Cristo reinar.
Y su crecimiento en la semilla está en el silencio,
donde todos ustedes pueden encontrar un alimento con el pan de vida.
Y Amigos, manténganse todos en la sabiduría de arriba del Señor que es pura y santa,
y por esta sabiduría ustedes puedan ser guardados y mantenidos en la santidad y la pureza,
sobre aquello que está abajo, y fuera de aquello que está abajo,
la parte sabia en la cual está la contienda;
siendo esto derribado por el poder del Señor,
la semilla se levanta la cual es la heredera del poder.
Y allí se vive en la inocencia, y la simplicidad, y la desnudez de corazón
y el espíritu, y la vida es alimentada.

Jorge Fox

Y así, si algún Amigo tiene amigos o parientes en otros países,
envíenles libros o escritos, y sean diligentes para esparcir la verdad;
y envíenles libros latinos, o libros franceses, u otros libros,
a Livorno, Francia, Polonia, Italia, Noruega, los países bajos, etc.

182. - A los Amigos más allá del mar.

Mis estimados de corazón,

Lleven a cabo sus negocios fielmente, y no teman el asombro de los hombres,
ustedes, hijos e hijas de Abraham.
Pisoteen todo el engaño, y manténganse sobre todo en el dominio del poder de Dios,
sobre el mundo, respondiendo a aquello de Dios en todos; y no dejen fuera ningún engaño.
Sean fieles, y ustedes encontrarán y sentirán la palabra
la cual es más cortante que cualquier espada de dos filos para cortar cualquier engaño;
y ustedes sentirán la bendición del Señor Dios con ustedes.
Y si las obras del mundo son como un desierto, no se preocupen o piensen en ellas,
sino que lleven a cabo las obras del Señor fielmente;
y ustedes sentirán que prosperan, respondiendo a aquello de Dios en cada uno.
Y así, que el Dios Todopoderoso los guarde en su poder.

Jorge Fox

183.

Amigos,

Moren en la paciencia, y en el poder, vida y sabiduría de Dios,
y en la paz, y el amor, y la unidad los unos con los otros.
Y sométanse en el poder, y la vida, y la sabiduría de Dios a Dios y los unos a los otros;
para que en ellos ustedes puedan ser como un campo agradable al Señor Dios,
y como los lirios, y las flores, y los capullos,
sintiendo las lluvias agradables y los arroyos de vida del Dios viviente
fluyendo sobre ustedes y viniendo hacia ustedes,
en lo cual la presencia y la bendición del Señor Dios Todopoderoso sea sentida entre ustedes.
Y que en ella el Señor Dios Todopoderoso los guarde y los mantenga,
para que ustedes sean para él un olor agradable.
Y vivan en paz.
Y el Dios de toda la paz los guarde para que nada pueda reinar y gobernar entre ustedes
sino la vida, y el poder, y la semilla, y la sabiduría de Dios;
para que en él ustedes sean guardados por aquello que hizo y creó todas las cosas.
Para que todos ustedes sean guardados para su gloria,
y sean un olor agradable en los corazones de toda la gente;
en el cual ustedes refrescan a otros y son refrescados.
De modo que moren en el temor del Señor,
el cual trae temor y terror sobre todos sus enemigos que están en el monte de Esaú;
pero la paz de ustedes viene de la montaña de Dios.
Y dejen que su gozo y paz esté en el Señor.

Jorge Fox

184.

¡Oh mis estimados amigos y hermanos en todas partes!
Vivan en el poder del Señor Dios, que está sobre todo,
para que en esto ustedes puedan sentir la unidad y la comunión;
en el poder del Señor Dios ustedes pueden llegar a ser herederos del poder de una vida sin fin,
por medio de lo cual ustedes pueden heredar la eternidad, y así sentir la vida eterna habitando en ustedes.
El que mata hombres no tiene la vida eterna habitando en él, es decir aquel que envidia a su hermano;
porque todos los perseguidores, que envidian a sus hermanos, no tienen la vida eterna habitando en ellos:
en esto están todos los perseguidores que persiguen por su iglesia,
y por la religión vana, la adoración falsa, la fe y el ministerio.

Por lo tanto todos ustedes, sientan esta vida eterna que permanece en ustedes;
porque aquel que tiene al hijo de Dios, tiene la vida eterna;
y así, en esta vida eterna ustedes tienen la comunión con Dios y con su hijo, y los unos con los otros;
y en ésta, la ley de la vida, que está en Jesucristo,
se pasa sentencia sobre la ley del pecado y la muerte en cada hombre y mujer, y la lleva a la ejecución.
Y por medio de esta ley de vida fluye la rectitud y se derrama hacia abajo, y también la justicia y la verdad;
y por esta ley el espíritu de la vida en Cristo Jesús (tome nota, en Cristo Jesús),
ustedes llegan a conocer el trono del Cordero, y el trono de la iniquidad es derribado,
y son acalladas todas las bocas blasfemas,
y las cámaras de la imaginación son derribadas, y es levantada la casa de Dios,
y los árboles infructuosos son cortados, y la planta de Dios es levantada,
la cual es su propia plantación, el árbol de la justicia,
cuyo fruto es para santidad, cuyo fin es la vida eterna.

De modo que tomen nota, este es el fruto de su árbol, y el fin de su árbol,
y por su espíritu ustedes distinguen nombres y plantaciones, y cosas arrancadas;
Y la edificación de Dios los distinguirá de la edificación de los hombres;
y las cosas arrancadas por los hombres, y reunidas por los hombres -
ustedes que están reunidos en el nombre de Jesús,
pueden distinguir de las cosas reunidas por los hombres, y esparcidas por ellos.
Oh, por lo tanto sean valientes por la verdad, la cual ustedes han llegado a conocer,
y adoren a Dios en la verdad, de la cual el diablo está afuera, y no permaneció en ella;
esto los hace libre del diablo y de sus obras, que están fuera de la verdad.
Aquí en esta adoración (en la verdad y en el espíritu), el Dios viviente, quien es espíritu,
el Dios de toda la verdad, él tiene su gloria y el honor de su espíritu en cada corazón.
Y así, manténganse en el espíritu y la verdad, y en el poder del Dios eterno,
quien permanece de eternidad a eternidad,
para que ustedes puedan conocerlo como el Señor de la tierra y del cielo,
y del cielo de los cielos, gobernando y reinando,
cuyo ojo está sobre todas sus obras;
para que ustedes puedan glorificarlo a él en su poder y espíritu, y servirle a él en la vida nueva,
lo cual los mantendrá sobre todas las fábulas y ardides, banalidades e imaginaciones,
fuera de los argumentos y las disputas vanas de los hombres de mentes corruptas.
Y así, vivan todos en aquello que es lo mismo hoy, como lo fue ayer,
Cristo Jesús, el poder de Dios, y la semilla de vida y la palabra que existía en el comienzo;
y así, ninguna cosa nueva, sino que aquello era y que es para toda la eternidad;
que la comunión de ustedes sea en eso, y su unidad y comunión sea en eso;
porque por el ojo espiritual la unidad eterna con el Dios eterno se ve.
De modo que oigan su voz en todas partes, que habla desde el cielo,
cuya voz estremece la tierra, y no sólo la tierra, sino también el cielo.
El cielo significa gozo;
de modo que todos los gozos falsos, los gozos elevados, el gozo exaltado, y el gozo en vanagloria,
y el gozo en el mundo, y cualquier cosa o criatura externa, o cualquier hombre o mujer,

su voz, que habla desde el cielo,
estremece la tierra y los cielos,
y éstos deben ser estremecidos y quitados, tanto los cielos y la tierra,
antes que aparezca aquello que nunca puede ser sacudido,
la semilla noble y real, elegida y preciosa, que existía antes de la fundación del mundo;
siendo herederos de él, lleguen a heredarlo a él;
en él ustedes conocerán aquello que no puede ser sacudido.
Y allí hay un verdadero gozo, el gozo que permanece,
en aquello que es de la eternidad a la eternidad,
quien es el comienzo y el final;
así ninguno es elevado, ni derribado.

De modo que yo digo, escuchen su voz, y no endurezcan su corazón;
porque al no oír su voz, ustedes endurecen sus corazones,
entonces provocan a Dios a la ira y al doloroso disgusto.
Que él acapare su oído, quien habla desde el cielo;
para que ustedes puedan llegar a observar su consejo, enseñanzas, instrucciones, y direcciones.
Porque todos los profetas, los hombres santos de Dios, y los apóstoles,
estaban atentos y eran obedientes a su voz celestial,

quienes testificaron de la verdad, quienes tenían un testigo en el cielo también;
y los tales declararon la verdad gloriosa,
la cual tenían por la instrucción del Todopoderoso.
Como ustedes pueden leer en todas las escrituras,
qué expresiones gloriosas y verdades importantes ellas declararon,
cuyos oídos estaban atentos a él quien habló desde el cielo;
y cómo ellos declararon en contra de aquellos que cerraron sus oídos,
y cerraron sus ojos, y endurecieron sus corazones.
Porque los tales, cuyos oídos no están atentos a la voz celestial, son terrenales;
por lo tanto, si lo terrenal, y el pecado, y lo impío tienen oído,
llenará el oído con aquello que es malo, y endurecerá el corazón, y ahogarán lo bueno:
por lo tanto el Señor debe tener el oído, quien es el soberano del cielo y la tierra.
Y sus oídos están atentos a la voz del Señor que viene del cielo,
la boca de la iniquidad es cerrada en ustedes, el trono de la iniquidad es derribado en ustedes,
(es decir, el espíritu impío y el poder), donde se sienta la iniquidad,
y la cámara de la imaginación es derribada en ustedes,
donde están los pensamientos y las imaginaciones de los hombres.
Pero a medida que el oído está atento a la voz de aquel que habla desde el cielo,
ustedes irán al trono del Cordero, quien tiene la victoria y el dominio;
para que todos vivan en el poder eterno de Dios, que está sobre todo engaño,
el cual existía antes que existiera el engaño y la oscuridad.
Y siempre sientan el crecimiento en el poder del Señor Dios,
que es universal y eterno,
para que todos ustedes puedan ser herederos del poder de la vida eterna, y lleguen a heredarla,
y a poseerla, y a sentarse en la posesión de ella;
para que la suerte de cada uno pueda caer en la tierra de los vivientes,
donde el Señor tiene su gloria y su honor por siempre y para siempre.
Oh, ¡la gloria del Señor se derrama sobre todos!
Y aquí a medida que ustedes permanecen, ustedes tienen el sabor,
y pueden probar su alimento en el poder del Señor Dios,
alimentándose de cada palabra que procede de la boca de Dios,
teniendo sus oídos abiertos, y estando atentos a su voz;
en esto ustedes crecen en la vida que es eterna.

Jorge Fox

185.

Amigos Todos,

Sean obedientes al poder de Dios, el cual es el poder de lo alto,
y está por encima de aquello que no permaneció en la verdad.
De modo que ustedes que conocen el poder de Dios, sean obedientes a él;
porque ustedes tienen autoridad que proviene del poder de Dios,
el cual comprende todos los poderes de la oscuridad,
para responder al testigo de Dios en cada uno;
y para pisotear todo el poder de la oscuridad, y su autoridad.
Porque ustedes que sienten el poder que comprende el mundo,
y todos los poderes de la oscuridad, manténganse en la autoridad, en el poder de Dios.
No se preocupen de las palabras que no tienen poder,
ni de agradar a la razón y al conocimiento carnal, la sabiduría
y el entendimiento de los caprichos y los pensamientos de los hombres;
sino que moren en la autoridad (el poder de Dios), ustedes que la conocen;
para que todos ustedes puedan reinar en la semilla, quienes cumplieron la ley y los profetas;
quienes hablaron con autoridad, y hablan con autoridad ahora,
más que los escribas y los fariseos, los que escribieron la ley y los profetas,
y los que hablaron de ellos,
quienes eran transgresores en contra de la vida que nos dio las palabras que fueron escritas.
De manera que la autoridad de los escribas y los fariseos,
que escribieron los libros de Moisés y los profetas,
es como la autoridad de los cristianos profesantes,
que profesan a Cristo y los escritos de los apóstoles,
pero están sin la vida y la semilla de Dios;
éstos están unidos con aquellos que le dieron muerte a Cristo,
y no conocieron la autoridad de la semilla.

Jorge Fox

186 .- A los Amigos en Barbados.

Amigos,

que han conocido y probado el poder del Dios poderoso del cielo y la tierra,
y de su luz y su vida, sean fieles en el poder, la luz, la vida, y la verdad,
al esparcimiento de la verdad en el exterior;
con el cual ustedes pueden responder a la verdad en las partes internas de cada uno.
Y moren en aquello que ata y encadena, y nos da para que podamos ver por encima del mundo;
para que la vida, la sabiduría, y el poder puedan reinar entre ustedes que se han acercado a la vida,
y crean en ella, quienes vienen a recibir la luz de la vida, Cristo, el poder de Dios.
Sean fieles, y diseminen la verdad en el exterior, y caminen en la sabiduría de Dios,
respondiendo a aquello de Dios en cada uno, y escriban, hablen, y envíen libros al exterior
hacia los países, y la islas, y las naciones, y la tierra continental, a medida que son inspirados;
para que el sonido de la trompeta de Jehová de los ejércitos pueda ser oído en las naciones y las islas.
Y sean fieles y valientes por la verdad de Dios sobre la tierra;
ésa es la verdad, y el diablo está fuera de ella, y no permaneció en ella;
moren y vivan en ella, en unidad y paz los unos con los otros.
¡De modo que el Dios de amor, de vida, y de poder, y de sabiduría esté con ustedes!
Y ustedes que se han acercado a la luz, y se han unido a ella, reúnanse juntos,
y mantengan sus reuniones, para que ustedes puedan sentir y ver la vida de Dios
entre ustedes, y conozcan aquello los unos en los otros;
porque esto mantiene abajo y derriba todo lo que está fuera del reino.
De manera que conozcan el poder de Dios, y mantengan su paz en el interior;
para que ustedes puedan crecer en el aumento de Dios, (tomen nota, en el aumento de Dios),
y sientan su presencia entre ustedes.
Porque "donde hay dos o tres que están reunidos en mi nombre," dijo Cristo,
(es decir, en el poder), "Yo estoy allí en medio de ellos."

En esta reunión, en esta asamblea, Cristo se siente en el medio.
El que siente el poder de Cristo, siente a Cristo,
porque él es el poder de Dios, y el Emanuel dentro de ellos;
pero aquellos que se alejan de Dios, en la transgresión, están en el primer Adán,
donde reina la muerte, y la oscuridad; y éste es el estado que es reprobado.
Pero aquellos que se han acercado a la luz, Cristo Jesús, al Emanuel,
ellos conocen la interpretación del mismo, Dios con nosotros;
quien redime de la transgresión, y de la muerte, la oscuridad, y el pecado;
quien al ser testificado, el estado del hombre caído, que se ha alejado de Dios,
y el estado de ser llevado a Dios otra vez,
es testificado por Jesucristo, el pacto de la luz.
En este pacto, el cual es la luz, el Señor Dios Todopoderoso los guarde a todos.

Ustedes pueden escribir, para relatar cómo están las cosas con ustedes en la isla.

Jorge Fox

187. - Esto es para ser repartido entre los Amigos

Mis estimados amigos,

Moren unidos en el amor de Dios,
porque éste los edifica a todos, y por él ustedes son edificados;
y los que se salen de él, destruyen con enemistad, y discordia,
y con riñas, y disputas, y peleas;
y están envanecidos con palabras hinchadas, y son grandes en su sabiduría mundana,
y conocimiento mundano en una demostración, para pisotear a los simples;
y los que son de gran comprensión.
Por lo tanto manténganse encima ese espíritu, porque éste no permanecerá hasta el final,
aunque quisiera señorearse;
queda chamuscado, cuando viene el calor de la persecución.
Y por lo tanto permanezcan fieles.
Porque aquello que corre hace a las disputas, y las contiendas, y los cuestionamientos,
es lo desobediente.

Ésta era la obra del diablo en el comienzo,
la cual llevó a Eva a salir fuera de su morada;
y ésta es la obra de sus siervos en la caída,
para sacar a los inocentes de su morada,
para cuestionar, razonar, y argumentar con ellos,
para sacarlos de su morada.
Ellos dirán que no deben reunirse,
como los que están reunidos en el nombre de Cristo Jesús, quien nunca cayó,
quien está arriba de Adán que cayó.
Y por lo tanto el diablo quisiera arrasar con todo, para convertir al mundo en un desierto,
y romper las cadenas de los jardines y plantaciones justas,
y quisiera derribarlos y llevarlos hacia su desierto, y dejarlos baldíos y desechados.
Y así, cuando ellos se han salido ellos mismos de la verdad, el diablo se les ha metido,
y quisiera mantenerlos fuera de sus reuniones, y atraer a otros hacia lo mismo,
quienes están reunidos en el nombre de Jesús,
y han llegado a sentarse en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
y son hallados con el rebaño que se acuesta al medio día.
Y así, ese espíritu caído quisiera llevar a los santos a abandonar sus asambleas,
y quisiera convertirlos a todos en desiertos;
si no puede hacerlo, él les tira tierra, y murmura contra ellos,
y los perjudica, y los difama, y habla mal de ellos,
y se esfuerza para sembrar discordia entre ellos,
y predicar cosas externas entre ellos,
para llevarlos hacia una comunión externa,
alejándolos del poder inmortal y la comunión del evangelio,
y llenarlos con sabiduría y conocimiento terrenal, y entendimiento,
y política carnal, con caprichos, tretas, vueltas y curvas,
para sobrecargar con palabras y atrapar a los simples, y llevarlos hacia los cuestionamientos.
De modo que este espíritu está para destruir, arruinar, y arrasar, y para robar y burlar,
y quiere destruir, si tuviera el poder de hacerlo, la comunión y la adoración de los santos,
si fuera posible engañar a los elegidos.
Porque a veces vendrá en la demostración de la adoración y la humildad fingida,
y otras veces con las lágrimas de Esaú;
pero toda la fortaleza de él está establecida, para sacar a los inocentes de su morada,
y destruirlos y devorarlos.
Y así, estando adulterado del espíritu verdadero, la luz verdadera, la comunión en ella,
llega hacia todos los males secretos, el adulterio interior, y el adulterio exterior,
la impureza y la fornicación;
y estando en el mal, la oscuridad, y la impureza,
juzga todo como a sí mismo con los pensamientos malignos,
y echa afuera su inundación de malas palabras e impiedad sobre justos y los rectos,
los santos del Altísimo, cuyas ropas son limpias y puras.
Y así, este espíritu clamará la comunión de los santos en el espíritu,
y adorarán en espíritu y verdad,
y su comunión en el poder que existía antes que sus apariencias, o que el diablo;
y cuando no los puede derribar, y quebrantar su comunión,
para que abandonen sus reuniones, (lo cual es contrario a la doctrina de los apóstoles,
y las iglesias en los tiempos primitivos, antes de la apostasía),
y cuando ellos vean que no pueden ni quebrar su comunión ni su adoración,
entonces ellos dicen, fuera con las apariencias;
y claman en contra de las apariencias a los que están en el poder de la piedad.
Y la obra del espíritu, que hace esto, llevará hacia esas apariencias con el tiempo,
a los que están fuera del espíritu, y la verdad, y el poder de Dios,

en el cual los santos tienen comunión y refrigerio;
en el cual Dios es adorado en aquello que está arriba, y que existía antes del tiempo.
Y ese espíritu contrario, su obra es llevarnos hacia las muchas apariencias inventadas en la caída,
y a veces se sale de toda la forma correcta y se va hacia la confusión, y fuera de todo el orden de la vida,
en la cual están los santos del Altísimo, que caminan en el espíritu,
en la comunión y el poder de la vida, teniendo el orden de la vida entre ellos.
Y, por lo tanto, Amigos, manténganse todos en su habitación en todas partes, en la verdad de Dios,
y que sus luces brillen, y sus lámparas estén encendidas, y tengan aceite en sus lámparas,
y tengan sal en sí mismos para dar sabor, para que puedan crecer en Cristo Jesús,
quien hizo todas las cosas, que fueron hechas;
para que por medio de él ustedes puedan conocer todas las cosas.
De modo que vivan en aquel que destruye al enemigo;
y siéntense en él, en Cristo Jesús,
en quien ustedes tienen unidad, vida, paz, y salvación.
El honor fue dado a aquel que nunca cambió, y nunca cayó,
quien es Cristo Jesús, y ustedes en él son partícipes de este honor;
y aquellos que cambian y caen no conocen este honor, sino que son una deshonra para él.

Jorge Fox

188.

Amigos,

Vivan en la semilla de Dios que destruye al diablo,
quien es el autor y la causa de las guerras y la contienda,
y de llevar a los hombres y a la gente hacia la tierra,
donde están las guerras, la contienda y el orgullo;
aquí los hombres con espada no han aprendido todavía
a golpear sus espadas y lanzas y convertirlas en arados y cuchillos para podar.
Sin embargo ustedes que están en esa semilla, asegúrense de no acusar a los hombres falsamente,
que tienen la espada de la justicia, la cual es para mantener la paz,
y es un terror para los que hacen el mal, y para mantener derribados a los transgresores,
y para la alabanza de aquellos que hacen el bien
; esto se posee en su lugar.
Pero aquel que mata con la espada, debe perecer con la espada.
De modo que hubo un tiempo cuando los judíos debían pelear con armas externas, con espada, con lanza;
pero hay un tiempo cuando las naciones no aprenderán a hacer guerra ya más,
sino que vendrán a aquello que quitará las ocasiones de guerra,
lo cual estaba al principio antes que existieran las guerras.
Y, Amigos, tengan cuidado de juntarse con los poderes exteriores de la tierra.
Amigos, moren todos en la vida, y el poder, y la semilla de Dios,
en la cual ustedes pueden ser guardados en el hijo del reino de Dios,
y ser preservados en su dominio, fuera de las cosas que cambian;
y la bendición de Dios estará con ustedes.
En la semilla de Dios está el estado estable, y en aquello está la vida y la paz con Dios,
y la ofrenda que agrada a Dios, y esto perfecciona para siempre a aquellos que están santificados.
Y la semilla hiere y destruye la cabeza de la serpiente,
quien es el príncipe del aire, el príncipe de la oscuridad, el tentador y turbador;

y en esta semilla se disfruta la paz y la vida,
y sean ordenados a la gloria de Dios por medio de la sabiduría de ella.
Y allí el reino de Cristo es conocido, quien viene a reinar y a gobernar.

Jorge Fox

189. - A los Amigos en Nueva Inglaterra y Virginia.

Mis estimados amigos, Roberto Hodson, William Robinson, Marmaduke Stevenson,
Pedro Pearson, William Brend, William Leddra,
y el resto de los Amigos en Nueva Inglaterra y Virginia,
sean fieles al Señor en la verdad del Señor Dios,
y en su poder y sabiduría sean valientes para ella sobre la tierra,
y espárzanla en el exterior, y confundan el engaño.
Y moren en el poder de Dios, y permanezcan en él, el cual comprende a todo el mundo;
para que por él ustedes puedan responder al testigo de Dios en todos,
y sean un temor para las naciones.
Y vayan en paz, y en amor, y en unidad, los unos con los otros,
y manténganse en la sabiduría del Señor Dios;
para que ustedes puedan responder al testigo en cada uno a los que ustedes predican.
Y tengan cuidado de juzgarse los unos a los otros ante la vista de los Amigos débiles,
sino que moren en el poder del Señor Dios,
y esto mantendrá a cada uno en la humildad, la cual está para ser juzgada;
por medio de lo cual ustedes pueden juzgar a todo el mundo que vive en la impiedad.
Por lo tanto, moren todos,
(les advierto en nombre del Señor Dios de poder, de vida, del cielo y de la tierra),
moren en su amor, y sabiduría, y vida,
para que en ella ustedes puedan tener dominio sobre el mundo, y los adversarios en él, y vivan en ella;
por medio de la cual ustedes sentirán lo preciosa e importante que es la vida,
la cual ahora está yendo sobre todo el mundo.
Y a todas las naciones de la humanidad debe ser predicado el evangelio eterno, el poder de Dios,
por medio de lo cual la vida y la inmortalidad vendrán a la luz;
y en este poder está la comunión.
Por lo tanto, ésta es la palabra del Señor Dios para todos ustedes,
aquellos que están convencidos por el poder de Dios y la vida,
que moren en ella, para que puedan tener unidad.
Porque el Señor tiene una semilla que espera,
si todos ustedes esperan en la paciencia,
y no importa el tiempo, las tormentas, los vientos, el granizo, la lluvia,
cuando ustedes deben plantar la semilla, ni el suelo duro que debe ser labrado.
Porque el labrador espera pacientemente después que la semilla es sembrada;
primero viene el invierno y después el verano.
Debe haber una gran obra antes que los paganos tenebrosos sean limpiados en sus entendimientos,
(que son así naturalmente), y el aire oscuro sea empujado hacia atrás,
y el príncipe de la vida y la luz sea testificado.
Moren en la vida y la luz;
para que los grandes profesantes de la Babilonia espiritual, la madre de las rameras,
que está llena de destrezas, sean derribados;
y esto debe ser testificado, antes que ustedes vean a la esposa preparada para su esposo.
De modo que vivan en la paciencia y la paz, y en la sabiduría importante de Dios,
y entonces ustedes verán el fin de todos los espíritus insignificantes, que no aguantarán la prueba.
Por lo tanto, amigos, manténganse en el poder del Señor Dios,
y moren en el amor los unos con los otros, y en el poder puro y la vida de la verdad,
y la semilla de Dios en la cual estaban primero;
para que sean mantenidos sobre toda la luz y los espíritus despreocupados,
que irán de allá para acá como una tempestad, que van y vienen de la semilla;
para que ustedes puedan estar en la semilla que es eterna.
Que el Señor los guarde en esto.

Ustedes pueden escribir acerca de cómo están las cosas allá;
porque la verdad está bien aquí, y se esparce por el exterior en el mundo en otras naciones,
y es un buen testimonio.

Jorge Fox

Leída el día 15 del octavo mes, del año 1659

El Señor es rey sobre toda la tierra,
y Cristo tiene el poder en el cielo y en la tierra;
y él es el Rey de reyes, y Señor de Señores,
que él gobierne y reine en todos sus corazones por fe,
y exáltenlo en la tierra, y en sus asambleas.

Jorge Fox

190. Casarse con incrédulos

¡Oh amigos!

¡Tengan estima por la verdad y la gloria de Dios!
Mantengan abajo todos los afectos desordenados,
Tengan estima por la fe que está sobre los deseos y cosas terrenales, riquezas mundanas y bienes,
y piensen en el ejemplo del mundo antiguo,
cuando los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas,
y tomaron para ellos esposas de todas las que quisieron;
y así no hicieron distinción entre lo bueno y lo malo.
Lo cual afligió al Señor Dios, quien dijo
que su espíritu no contendería siempre con el hombre.
Y, por lo tanto, él acortó sus días a ciento veinte años,

los cuales antes habían sido muchos cientos de años.
Aunque Enoc, Matusalén y Lamec, y los hombres santos de Dios,
Dios no juzgó sus matrimonios;
pero cuando los hijos de esos hombres santos, los cuales eran llamados los hijos de Dios,
fueron al mundo buscando esposas, ellos eliminaron el nacimiento espiritual que estaba en ellos,
y apagaron el espíritu santo de Dios en ellos,
y corrompieron la tierra, y la llenaron de crueldad,
y siguieron continuamente las imaginaciones y los deseos de sus propios corazones;
de tal manera que afligieron al Señor, y él se arrepintió de haber creado al hombre.
Porque él vio que toda la carne había corrompido sus caminos sobre la tierra, excepto Noé,
un hombre justo, con su familia, quien caminó con Dios,

y no se unió con la impiedad del mundo.
Por lo tanto Dios destruyó el mundo antiguo;
y éste fue el comienzo de los malos matrimonios, como dijeron Judas y Pedro,
"Ellos siguieron en pos de los vicios en contra de la naturaleza," por los cuales se corrompieron;
y por lo tanto Dios envió un diluvio, y destruyó el mundo antiguo con sus obras impías.
Y así es el ejemplo de ustedes, que se casan con el mundo. (Génesis 6)

¿Y no le dice el Señor a los hijos de Israel,
"No darán sus hijos e hijas en matrimonio con los paganos"?
¿Y no fueron reprobados por el Señor y sus profetas los que hicieron así?
Como ustedes pueden ver a través de las escrituras.
¿Y no dice el apóstol:
"No se unan en yugo desigual con los incrédulos;
porque qué compañerismo tiene la luz con las tinieblas, o Cristo con Belial,
o el creyente con el incrédulo?"

Porque ¿cuántos miles de judíos destruyó el Señor,
que fueron y se casaron con otras naciones, y reclamaron libertad?
¿Y no atravesó Finees a uno, y su mujer pagana?
Y de la misma manera, ¿no deben todos los tales ser atravesados con la espada del espíritu de Dios?
Y el Señor dijo: "Finees ha hecho apartar mi furor de los hijos de Israel,"
cuando el Señor había destruido veinticuatro mil de ellos.
¿Y acaso el mundo no llama a los tales, bastardos y cuáqueros hipócritas, y no fieles,
aquellos que van al mundo a conseguir una esposa, y a los sacerdotes para que los casen?
¡Oh! que ustedes puedan profesar la luz, y no salirse de su poder y su vida,
y así corromperse a sí mismos,
y para que no tengan más estima de sus cuerpos, los cuales Dios ha honrado,
y los ha hecho vasijas de su misericordia, para poner en ellos su misericordia.
Y ustedes no tienen más estima de Dios, su verdad o su pueblo,
sino que estiman sus afectos y sus deseos sobre todo,
y se hacen el hazmerreír y blanco de murmuraciones, al ir hacia ello,
por lo cual ustedes son juzgados por Dios, y por todo su pueblo,
y también por aquello de Dios en sus conciencias.
¿Y acaso los Amigos no compran tumbas,
porque ellos no le pueden dar los cuerpos muertos al mundo,
no más de lo que lo puede hacer Abraham?
Y ustedes que profesan ser vivificados por Cristo, y reavivados por él,
para dar sus cuerpos a aquellos que están muertos en los pecados y las transgresiones.
Oh, ustedes se hacen ridículos tanto al pueblo de Dios como al mundo,
y están bajo el juicio de ambos, y de Dios y las escrituras,
para ser como los que siguen los vicios y que corrompen la tierra, como en el mundo antiguo.
Ustedes ponen cargas sobre los justos.
Pero Dios acortará sus días, como lo hizo con el mundo antiguo,
a menos que se arrepientan; como ustedes lo pueden leer en Génesis 6.
Y por lo tanto obedezcan las ordenanzas de Dios,
y entonces ustedes conocerán la unión de Dios por su espíritu y por su poder.
Y no sean corrompidos con aquellos que siguen los vicios, y se corrompen a sí mismos,
y que se arrastran entre ustedes y quieren ser llamados por su nombre,
a los cuales los sacerdotes y el mundo llaman cuáqueros bastardos.
Y por lo tanto mantengan el orden del evangelio, el cual es el poder de Dios,
(antes que existiera el diablo), y el gobierno de Cristo Jesús,
quien destruye al diablo y todas sus obras.

Jorge Fox

191.

Amigos en todas partes, que están convencidos con la verdad, y la profesan y la poseen; manténganse todos en el lenguaje sencillo, el espíritu bueno, la luz de Cristo Jesús que nos lleva hacia él; y aquel que se sale de estas cosas, y que no vive en ellas, debe ser juzgado. Y entonces, si el hombre o la mujer buscan obtener ganancia hablando con un lenguaje inapropiado, falso, o el lenguaje formal del mundo, el cual está en la confusión, el Señor puede quitarles esa ganancia. Porque formal y sencillo era el lenguaje de Dios, y de Cristo, y de todos los hombres buenos, y de los profetas y los apóstoles; pero el mundo confundido, que está en la confusión, no puede soportarlo, quienes no viven en el temor de Dios, ni siguen el ejemplo de los hombres buenos, sino que están en la lengua doble, apagando el espíritu, y odiando la luz de Cristo Jesús, la cual es sencilla. De manera que, Amigos, entrenen todos ustedes a sus hijos en el mismo lenguaje sencillo y formal; todos los maestros, y señoras, y damas, o lo que esa que ustedes son llamados, que toman los hijos de los Amigos, que están en el lenguaje sencillo y formal, no es adecuado que ustedes los saquen de esto, ni que los fuercen ni les ordenen de otra manera, a agradar a sus clientes, ni a agradar a los hombres; porque si ellos pagan dos o tres por uno, esto les desagradaría a ustedes, quienes harían que hablaran dos o tres, cuando ellos deberían hablar de manera sencilla, de vos y vosotros a la gente. De manera que no pierdan ese testimonio, que mata el honor del mundo, y no vayan a la costumbre de las modas del mundo, ni los mandatos, ni fuercen a otros a salir de ellos, lo cual es el lenguaje de Dios, y de Cristo, y de todos los hombres y mujeres buenos; porque debe haber y siempre hubo una distinción entre uno y muchos. Porque si en la práctica ustedes no lo hacen, sino que dejan que uno tenga muchas cosas, cuando deberíamos tener solo una, ustedes pensarían que sufren un mal, y que sus siervos hacen hacen lo que no es correcto; de modo que ¿no hablan ellos lo que no es correcto, cuando dicen muchos por uno, y cosas sin sentido y confusión? Y, por lo tanto, manténganse en el lenguaje apropiado, sólido, y sencillo. Porque en realidad, yo oí que algunos estaban molestos con sus aprendices y siervos, por decir vos y vosotros a una persona, y porque ellos no querían decir la palabra tú; y aquellos que han conocido el lenguaje desde la niñez. Y por lo tanto, ese espíritu egoísta, que complace a los hombres, y que es dudoso debe ser derribado con el espíritu, y condenado con la luz, de otra manera ustedes serán ridículos para el mundo, y para todos los hombres, y dirán que ustedes no son como eran en el comienzo; y así, ellos siguen las costumbres del mundo, y no las prácticas de Cristo, y de los hombres buenos. Y así, esto está escrito para que todos puedan temer al Señor; y aquellos que lo han hecho, ya no lo hagan, y que otros puedan ser advertidos, y no vayan hacia estas cosas. Sino obedezcan la verdad y el espíritu de Dios, la luz de Cristo Jesús, para que ninguno de los hombres nacidos libres pierda el verdadero lenguaje, y hablen la mitad de los lenguajes del mundo, y la mitad de lo que hablan el pueblo de Dios. Porque el decirle a los Amigos, vos y vosotros, y al mundo tú, es una hipocresía. Y por lo tanto para todos los hipócritas, y la hipocresía y el disimulo que debe ser mantenido bajo el juicio, esto es un disimulo con el testigo de Dios. Porque ustedes ven a los judíos externos, cuando ellos se salieron de la ley de Dios, y con el tiempo hablaron la mitad hebreo, y la mitad en el lenguaje de Asdod. Y por lo tanto, para prevenir todo disimulo e hipocresía, manténganse en el espíritu de Dios y la luz de Cristo Jesús, para que los judíos internos no tengan un lenguaje mixto, no más que los judíos externos, para hablar la mitad en el lenguaje confuso del mundo, y la mitad en el lenguaje verdadero. Ni le hablen de manera confusa al mundo, para hablar lo formal por lo sencillo, y cuando ustedes estén en el mundo, hablen como lo hace el mundo; y cuando estén entre Amigos hablen como lo hacen ellos: este espíritu no es el espíritu de Dios, sino que es hipocresía y debe ser juzgada.

De manera que dejen que la verdad tenga su pasaje en todas las cosas,
y hablen las palabras verdaderas, y no las falsas,
con la luz ustedes verán que aquellos que actúan contrario a ella serán condenados por ella.
De modo que dejen que los Amigos sean distintos a todo el mundo en su lenguaje,
en sus caminos, en amor, y en sus conversaciones;
porque en estas cosas ustedes están sobre el mundo,
y lo juzgan por las escrituras, por la gramática, y accidentes gramaticales, y todos los otros libros de enseñanza,
porque ustedes los tienen todos a su lado para dar golpes con ellos,
y no siguen ni las escrituras, ni la gramática, ni los accidentes gramáticos, ni sus nuevos libros de enseñanza, y son juzgados por todos ellos, y también por el espíritu de Dios,
el cual nos lleva hacia uno,
y a dividir y distinguir lo sencillo de lo formal,
las muchas cosas de la única,
y el uno de los dos y tres; y los muchos hombres y mujeres de uno,
los muchos caminos de uno,
las muchas iglesias de una,
las muchas comuniones de una,
y las muchas palabras de una,
y los muchos dioses de uno,
y el Cristo verdadero de los muchos anticristos y los cristos falsos.
Todo esto es distinguido y conocido por el único espíritu,
la luz y el poder de Cristo Jesús, el cual nos da un entendimiento.

Jorge Fox

Que esta carta sea prestado en el exterior, para que todos la puedan leer.

192.-Una epístola general a los Amigos.

Amigos,

Vivan en el temor del Señor Dios, separándose del pecado y del mal,
como aparece en sus propias personas en particular,
y allí ustedes recibirán la sabiduría de Dios,
por medio de la cual todas las cosas fueron hechas y creadas;

y con esta sabiduría ustedes puedan ser ordenados para la gloria de Dios, que creó todas las cosas.
Y con esta sabiduría usen todas las cosas,
y ordenen a todos los que están bajo sus manos y su dominio,
para la gloria de aquel que los creó.
Y en esto ustedes sentirán al Señor Dios entrar y salir entre ustedes, y estando entre ustedes,
y su bendición y su presencia entre ustedes (en sus acciones),
y él está sobre todos dándoles dominio en su sabiduría, poder y vida;
para que con ellos ustedes puedan llegar a responder a aquello de Dios en cada uno,
con lo cual sus mentes pueden ser guiadas hacia Dios.
Y en ello ustedes serán un olor agradable para Dios,
y en los corazones de toda la gente que vive para el testigo,
y son guiados por el testigo de Dios hacia Dios.
Y los que se alejan de él, sobre ellos la ley de Dios debe ser añadida.
Y ellos son detenidos y son limitados por la ley;
y esta ley es una alabanza para aquellos que hacen el bien,
que vienen de estar debajo de la ocasión de la ley.
Y en esto ese ojo es abierto el cual contempla a Dios y a su ley,
el cual responde a aquello de Dios en cada uno;
lo cual, cuando los hombres se alejan de aquello de Dios en sí mismos, esa ley se apodera de ellos.
La cual cuando Adán se alejó de ella, él transgredió la ley de Dios,
cuando él se alejó de la vida y la imagen de Dios dentro de él;
y entonces la ley vino sobre él,
la cual no estaba hecha para los justos, sino para los pecadores y transgresores.
Y en esto permanece el pacto de las obras,
la ley de las obras que derriba y amarra al hombre;
de la cual Cristo, el pacto de Dios, y de la vida, y de la paz,
redime al hombre de estar debajo de la ley;
y la ley del espíritu de la vida nos libera de la ley del pecado y la muerte.
De modo que Cristo, que es el pacto de Dios que se siente,
hace que la ley de la vida venga y sea testificada otra vez dentro del hombre;
y a los tales, a aquellos que están en la sabiduría de Dios, será una alabanza,
y su moderación aumentará, su temperancia aumentará,
su conocimiento de Dios y su hijo Jesucristo aumentará,
y el conocerlo a él es la vida eterna;
y esto no faltará.
De manera que a medida que ustedes sean guardados en la sabiduría de Dios, y en su vida y poder,
ustedes verán la ley que está sobre todos los transgresores,
la cual fue añadida debido a la transgresión.
Y esta vida nos permite ver el poder de lo alto,
el cual existía antes que cualquier transgresión;
por causa de lo cual la ley fue añadida sobre el hombre,
cuando él se salió de aquello de Dios en sí mismo.
Lo cual (como dije antes), todo cristiano verdadero, (que es cristiano de verdad),
testifica la ley de la vida en Cristo Jesús, lo cual nos libera de la ley del pecado y la muerte;

y los tales llegan a verlo y a sentirlo,
quien existía antes que cualquier transgresión.
Y así para el Señor Dios ustedes son guardados fieles en esta generación,
y en su temor son conservados en la humildad y misericordia, haciendo el bien y la justicia,
las mandíbulas de los impíos serán quebradas, y ustedes sentirán la bendición del Señor sobre ustedes,
y llegarán a conocer la semilla de Dios en sí mismos la cual hereda,
la cual es la heredera de la promesa del mundo que no tiene fin.

Y ustedes sentirán el poder de una vida sin fin en Cristo, quien es la semilla,
en quien las palabras de los profetas y apóstoles son cumplidas;
y allí está la unidad y el amor, la justicia y la paz,
aún en aquel que hiere la cabeza de la serpiente, que se alimenta de polvo.
Aquí no nos alimentamos de nada, sino de la vida,
sí, la vida, la cual estaba con el Padre antes de la fundación del mundo, la cual es Cristo Jesús.
Y los que están en esto, están en aquello de lo cual testifican las escrituras.
Y esto ha estado faltando en la cristiandad.
Ellos han tenido las palabras de los profetas, Cristo, y los apóstoles,
y las han amontonadas sobre ellos, los que no están en la semilla, que es Cristo,

quien es el fin y la sustancia de ellas;
quien es la luz y la vida, justicia, sabiduría, y verdad,
la cual nos libera del adversario, quien es la causa de la contienda.
Esto de uno que ama el bien eterno de sus almas,
y que ustedes sean establecidos en justicia y paz,
en este día del poder del Cordero;
¡gloria a lo más alto para siempre!

Jorge Fox

193. - A William Ames.

Estimado William,

Usted tiene un buen compás en Holanda y Alemania,
y bajo el gobierno del príncipe de Palatín;
y allí hay una semilla en Polonia que desea a los Amigos.
De modo que sea fiel en la semilla, la cual es inmortal,
y es la heredera del mundo que no tiene fin.
Por lo tanto, en eso sea fiel, y esparza la verdad sobre esa parte del mundo:
porque el Señor tiene una vid y una montaña que debe ser establecida,
y un estándar e insignia tendida hacia otras naciones.
De manera que en el poder del Señor Dios, y su sabiduría y semilla,
¡que el Señor Dios Todopoderoso lo guarde!

Jorge Fox

194.

Estimados amigos,

Que han encontrado la mejor parte, y han escogido lo mejor,
aquello que perdura para siempre, lo cual es el fundamento de todo gozo y deleite verdadero,
en quien ustedes tienen todas las riquezas y la vida, y las bendiciones,
y el poder inmortal, para que sea la corona y la cubierta de ustedes.
Y puede ser que haya un tiempo de trasquilar y podar;
pero la tierra es del Señor, y su plenitud.
De modo que obedézcanle para que él sea su porción, y la semilla de Cristo en todos, y la vida de ustedes;
y no tengan temor de perder la lana, porque ésta crecerá otra vez.
Y mantengan sus reuniones en el nombre de aquel que nunca cayó,
las cuales están por encima de todas las reuniones de los hijos y las hijas de Adán en la caída.
Y manténganse en el compañerismo en el evangelio, el cual es el poder de Dios,
el cual existía antes que el diablo;
y este compañerismo está por encima de todo compañerismo nacional en la caída de Adán.
Y manténganse en la adoración del Padre en el espíritu y en la verdad,
de lo cual el diablo está afuera,
y así ustedes vivirán en la verdad y el espíritu en sí mismos, y caminarán en la unidad en él;
y entonces ustedes estarán sobre toda adoración de la voluntad en la caída de Adán,
en la cual ellos están en la contienda alrededor de ellos.
Y los que han venido a la iglesia en Dios,
ven sobre todas las iglesias de Adán en la caída, que están alejadas de Dios.
Y así como los judíos externos sufrieron a manos de los egipcios y babilonios,
y ellos persiguieron y mataron a sus hijos;
así los egipcios espirituales y el misterio de Babilonia persiguen
y quisieran matar a los judíos en espíritu, que adoran a Dios en el espíritu,
cuya alabanza es de Dios, y no del hombre, y los tales no tienen nada de los hombres caídos,
sino que por ellos son perseguidos.
Pero todos los tales van como mudos hacia sus trasquiladores;
porque aquel que le dio su cuerpo y su mejilla a los heridores, venció, y reina,
y tiene la victoria y el honor, quien es Cristo,
el amén, el primero y el último, la piedra principal y angular;
en él siéntense, en la vida, la paz, y el reposo.
De modo que les doy nada más que mi amor en la semilla eterna,
que es el segundo Adán que nunca cayó ni cambió,
cuyo amor está por encima de todo el amor en la casa de Adán en la caída.

Jorge Fox

195. A aquellos enviados a predicar el evangelio.

Amigos,

Todos los que son movidos del Señor por su poder, su luz y su vida, vayan a otras naciones,
como mensajeros de su pacto de luz, para predicar el evangelio,
de acuerdo con aquello que nos muestra los secretos del corazón de cada hombre,
con lo cual las naciones son llevadas hacia el pacto con Dios,
y son redimidos de las lenguas, los pueblos y las naciones:
mantengan sus pies sobre la cima de las montañas,
y sólidamente en la profundidad del testigo de Dios en cada hombre;
entonces sus pies serán hermosos, los que publican paz;
y proclaman libertad a los cautivos,
con sus pies sobre las montañas publicando la paz,
vendando a los quebrantados de corazón,
teniendo el aceite de la felicidad para aquellos que lloran.
Y ésta es la palabra del Señor Dios para ustedes.
Manténganse encima de todas la cabezas de las montañas de pecado y oposición,
en la inocencia, la mansedumbre, y la verdadera humildad, en el temor de Dios;
para que en su temor y sabiduría ustedes puedan ser guardados,
y permanezcan en el temor del Señor.
Y moren en la "luz de Cristo, que ilumina a cada hombre que viene al mundo,
para que todos puedan creer por medio de él;"
y llevar a todos a creer en la luz,

para que les de conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo,
quien envía la luz con la cual todos son iluminados;
y para que ellos lleguen al pacto de luz con Dios y su pueblo.
De modo que moren en el poder del Señor Dios,
para que ustedes puedan comprender el mundo, y para que puedan ver sobre todo esto:
y para que estén sobre todos los espíritus impuros, y ejecuten el verdadero juicio,
respondiendo a aquello de Dios en cada hombre; y ese es el honor de los santos.
Y ésta es la palabra del Señor Dios para todos ustedes.
No consulten con la naturaleza maligna,
por temor a que consulten con el adversario, cuya cabeza debe ser herida;
y por temor a que mientras tanto,
esa naturaleza ciegue sus ojos, y levante un espíritu liviano en ustedes, y los lleve cautivos.
Pero moren en el poder, el temor, y el terror del Señor Dios
para que puedan responder a aquello de Dios en cada hombre,
y cierren la boca de aquello que se opone;
para que puedan cegar los ojos que no quieren ver la luz,
y el cierren el oído del que no oye, porque debe ser juzgado.
Porque esto es lo que nos guarda de todas las conversaciones,
y ésta es la semilla de la serpiente, la cual debe ser herida con la semilla de la mujer,
sí, la cabeza de ella;
y manténganse encima de la cabeza de ella, para que responda a aquello de Dios en cada hombre;
y se mantengan encima de lo contrario, y lo pisoteen bajo sus pies.
Y así, el Señor Dios Todopoderoso los guarde en su poder y su sabiduría,
y por medio de él amarren a los rebeldes;
y cuando los hayan amarrado, entonces pueden hablarles, y por medio de él ponerles grilletes;
entonces ustedes los pueden agarrar cuando lo hagan, cuando estén en grilletes.
Y pongan el yugo sobre la becerra salvaje; entonces se salvarán a sí mismos de ser empujados,
y derríbenlos, y ordénenlos con el poder, y alcancen al testigo.
Y asegúrense que mantengan el bocado en la boca del caballo salvaje,
con lo cual su cabeza puede ser sostenida abajo; y de esa manera,
asegúrense que él esté frenado, entonces con el poder él será ordenado;
aunque él olfatea y ronca, el freno está en su boca, y él es detenido por este;
aunque él llore aha, aha; esto está por encima del testigo.
Y cuando esto esté hecho, al ser guardado en el poder,
ustedes conocerán a aquel que cabalga mansamente sobre el pollino hijo de asna,
(el asno, el pollino de asna), a Jerusalén, el lugar más alto de adoración;
quien saca a los prisioneros del hoyo, donde no hay agua.
Cristo, que es el mismo hoy, ayer, y para siempre.
Y el Cordero tiene la victoria,
él que se sienta mansamente sobre el asno, el pollino de asna,
él es el que obtiene la victoria,
aquel por medio de quien el mundo fue creado, quien no es del mundo,
que pisa el lugar de adoración más alto en el mundo.
No pongan las manos sobre ningún hombre repentinamente,
Les advierto y les encargo a todos en la presencia del Dios viviente, (vaya a otra referencia a la presencia)
para que toquen el testimonio de Dios en cada uno.

Jorge Fox

196.

Estimados amigos en Jamaica, y en todas otras partes, que conocen la verdad de Dios,
y han sufrido por causa de ella,
vivan todos en ella, de la cual el diablo está afuera;
para que ustedes puedan ser guardados en la paz y la libertad.
Porque la verdad nos lleva a la mente, el espíritu, y la naturaleza, y la semilla noble,
las cuales nunca se inclinarán al pecado y la injusticia,
ni ninguna clase de impiedad, ni al autor de ellas.
Y por lo tanto caminen todos en la verdad,
para que ustedes puedan honrar al Señor Dios en sus vidas y conversaciones,
en sus palabras y negocios, actuando verdadera, justa, y rectamente ante toda la gente;
para que Dios pueda ser glorificado entre ustedes.
Y que ustedes puedan llegar a ser como luces para el mundo, y a los países alrededor de ustedes,
para que por su luz ellos puedan llegar a caminar y salir de sus caminos oscuros, injustos, impíos,
y corruptos
, en los cuales camina la gente corrupta;
pero los santos y los santificados son de una naturaleza y una semilla más noble, que pisar en esos caminos.
Y por lo tanto obedezcan aquello en lo cual ustedes pueden honrar a Dios, y su nombre santo,
hacia lo cual ustedes son llamados;
para que ustedes puedan responder al Señor Dios por todas sus misericordias y grandes riquezas,
que él ha manifestado dolorosamente y con las cuales los ha enriquecido.
Para que el amor de Dios pueda llenar sus corazones, el cual ha sido derramado abundantemente en ustedes;
para que pueda abundar los unos hacia los otros, y en todas las criaturas de Dios, por su bien;
para que ellos puedan ir hacia el camino de vida y paz,
y para que al ver ellos sus buenas obras, puedan glorificar a su Padre, quien está en los cielos.'
Y por lo tanto, permitan que la verdad, la justicia, la santidad, la pureza, y la justicia sean sus joyas,
y en sus ojos sean estimados sobre todo lo demás;
porque la impiedad, la incredulidad, y la irreverencia no son más que escoria,
y no son de Dios ni de Cristo.
Y por lo tanto vivan en la verdad, de la cual el diablo está afuera,
y vivan en la verdad, la cual existió antes que la muerte y el diablo, y el poder de ellos;
y en la luz, la cual existía antes que la oscuridad, y el diablo, que es el príncipe de ésta;
y en esto ustedes tendrán comunión con Dios, con Cristo, y los unos con los otros.
De modo que nada más, sino mi amor.

Las cosas aquí están bien, y las reuniones son tranquilas y grandes en esta nación,
y en esta parte del mundo.

Adiós.

Ustedes nos pueden escribir, y contarnos cómo están las cosas entre ustedes.

Jorge Fox

197.

Estimados amigos,

Moren en el poder del Señor, el cual los guardará en unidad, morando en ella;
y sean todos audaces en ella, trillando todo el engaño,
y esperen para que todas sus mentes sean guiadas con aquello que es eterno,
hacia Dios, quien es eterno.
Y caminen sabiamente en la sabiduría de Dios,
(les encargo en la presencia del Dios viviente),
y tengan cuidado de actuar en su propia voluntad,
contrario a aquello que es puro de Dios en ustedes.
Y conozcan el poder y la vida de Dios los unos en los otros, el cual nos dio las escrituras,
los cuales existían antes que las escrituras;
y en esta vida los santos tenían unidad, los unos con los otros.
Oh, ¡que el Dios Todopoderoso los guarde en la vida!
Y reúnanse en todas partes,
(les encargo en la presencia del Señor),
y esperen juntos a Dios, para que sus mentes sean guiadas por aquello que es de Dios,
hacia él, con aquello que es puro, lo cual los juzgará de toda injusticia,
(lo cual nunca debe entrar en el reino de Dios),

y con el espíritu eterno de Dios, y en su poder,
ustedes puedan ser guardados de todos los caprichos en su propia voluntad.
De manera que el Dios Todopoderoso esté entre ustedes, para hacer su voluntad en su amor.

Jorge Fox

198.

Estimados amigos,

Manténganse sobre todo aquello que tiende a llevarnos a la contienda, en la semilla de Cristo, en la cual está la paz y la vida;
porque aquello que tiende a la contienda, y aún así es un halago fingido, los corromperá.
Y, por lo tanto, vivan en aquello que es puro y firme, y que no cambia;
y en esto conózcanse los unos a los otros.
Y no pongan sus manos sobre ningún hombre repentinamente;
porque aquello que es inconstante y que cambia,
llevará a la gente a un estado inestable,
y los sacará de sus propias condiciones,
y los llevará hacia un estado cuestionable.
Así que, por lo tanto, manténganse en la semilla, y la luz, y el poder de Cristo,
en lo cual ustedes pueden caminar con seguridad, y no perder su poder;
sino que moren en él, en el amor, la unidad y la paz los unos con los otros.
Y en ellos mantengan sus reuniones, y estén en silencio;
y vivan y moren en el poder de la verdad sobre todos los espíritus rebeldes.

Y sean fieles, para que la semilla,
Cristo Jesús, pueda reinar en ustedes, y entre ustedes.
Porque la verdad está sobre todo, y reina.
De manera que sean valientes por ella sobre la tierra.

Jorge Fox

La cárcel de Lancaster el segundo y el quinto mes de 1660.

199. Con respecto a los sombreros en la oración

Amigos,

El asunto que es en relación a no quitarse el sombrero en la oración,
y cuando se da gracias a Dios,
lo que muchos han llamado paganismo y romanismo,
y han establecido en el tiempo de oscuridad e ignorancia,
y en la maldición, y en la caída, y malditos.
Entonces ellos, y ustedes, que se han sacado sus sombreros cuando estaban orando,
y cuando daban gracias a Dios, deben estar equivocados, de acuerdo con sus juicios, (los cuales son falsos).
Porque los que han conocido el poder de Dios, y la inspiración de él,
siendo este poder de antes que existieran los sombreros y las cubiertas, están fuera de este juicio.
Porque había una secta de personas entre los corintios que estaban discutiendo acerca de las comidas,
las bebidas, los días, los matrimonios; y si es que debían orar cubiertos,
y si es que la mujer debía orar y profetizar descubierta.
Había una contienda tal antes que surgieran los papistas.
Y por lo tanto el apóstoles estableció un decoro entre las iglesias,
y dijo,
que era una deshonra para una mujer orar o profetizar con su cabeza descubierta.
Y también era una deshonra para un hombre orar o profetizar con su cabeza descubierta.

Ahora dicen ellos, los que se dejan el sombrero puesto cuando oran,
esta cubierta de la mujer es el espíritu y el poder,
(los cuales son su cubierta, y no el sombrero),
entonces el espíritu y el poder deben estar cubiertos, cuando ella ora y profetiza.
Y ¿cómo puede ella orar y profetizar, cuando el espíritu y el poder están cubiertos?
Porque ésa es su cubierta, y su cabeza (dicen ellos).
Y esto debe estar descubierto en el hombre, cuando ora y profetiza.
De modo que aquí hay una contradicción entre el hombre y la mujer; la cual se ve,
que el espíritu y el poder deben estar cubiertos en en uno, y descubiertos en el otro.

Ellos dicen que Cristo es la cabeza de la mujer (de lo cual se habla en Corintios),
y su cabeza debe estar cubierta cuando ella ora o profetiza;
y no se está hablando de un sombrero exterior.
Entonces Cristo, que es la cabeza,
debe estar cubierto en la mujer cuando ella ora o profetiza;
y cuando el hombre ora y profetiza su cabeza debe estar descubierta.
Esto también muestra una contradicción.
Porque la profecía está en el espíritu, y la oración está en el espíritu,
y por medio de la profecía ellos ven a Cristo.
Y si Cristo está cubierto,
entonces ellos deben considerar con qué la mujer lo cubre,
y si es que ella puede profetizar cuando él está cubierto.
Y así es esa mente la que se va a las cosas externas que tropiezan;
y siempre a sido así, y siempre lo será.

Y esta mente y espíritu
que ha dado este juicio sobre los Amigos y entre los Amigos,
no sólo en un papel para ser esparcido de allá para acá,
sino también en disputas y discusiones acerca de esto;
en lo cual hay un juicio así contrario a la verdad
y al orden decoroso de los apóstoles y la práctica que fue establecida entre ellos.
Este juicio no sólo nos ha juzgado a nosotros sino también al apóstol.
Ellos podrían decir que
él estableció una apariencia en la maldición, la ignorancia, el paganismo y el romanismo;
que le llama una cosa decorosa que un hombre ore descubierto,
si no él deshonra su cabeza;
y una cosa decorosa que una mujer ore o profetice con su cabeza cubierta.
De modo que había un decoro y un honor en esto.
Nosotros nunca predicábamos acerca de estas cosas,
que van hacia el poder de Dios, antes que existieran las cubiertas o los sombreros.
Y muchos no creían que tales cosas pudieran convertirse en un problema entre nosotros;
pero ahora ellos ven nuestro orden y práctica decorosa
comparado con el orden pagano y romano, y maldito.
Con cosas así tuvo que lidiar el apóstol,
cuando él estableció el orden decoroso antes que existiera el camino romano.

Por lo tanto nosotros necesitamos hablar un poco acerca de estas cosas,
para que los Amigos puedan permanecer en el poder de Dios que existía antes que los sombreros y las cubiertas.
Porque cuando vemos a la gente correr hacia tales cosas, y hacer una secta de ellas,
y clamar que han alcanzado una gloria más grande que antes;
ellos se van hacia tales cosas externas como los sombreros;
y si han alcanzado esto,
ellos sólo han alcanzado el estado de Adán después la caída.
Porque aquellos que han alcanzado ese estado en el cual Adán estaba antes de la caída,
están sin sombreros ni cubiertas.
Y aquellos que van a Cristo (y habitan en él)
están en un estado más allá de Adán antes de caer, mucho antes que existieran las cubiertas externas;
porque Cristo estaba con el Padre antes que el mundo comenzara, antes que Adán fuera creado.
Y cuando el apóstol le habló a los Corintios
cómo él quería que conocieran a ese Dios que era la cabeza de Cristo,
y Cristo era la cabeza del hombre,
y el hombre era la cabeza de la mujer;
y la mujer fue hecha para el hombre y no el hombre para la mujer;
y él es la imagen y la gloria de Dios,
y ella es la gloria del hombre:

esto le habló el apóstol a los corintios,
quienes no habían alcanzado el estado de Adán y Eva antes de la caída;
entre quienes había una secta acerca de que si el hombre debiera estar cubierto,
y la mujer descubierta.
Entre quienes él ha establecido un orden y una práctica decorosa;
y les muestra cómo ellos debían orar, profetizar, y practicar.
Y él estaba hablando allí acerca de cosas externas,
cuando él habla de un hombre descubierto, y una mujer cubierta;
o de otra manera ella debería haberse rapado y trasquilado.
Ahora éstos (como dije antes) no habían llegado al estado de
Adán y Eva antes de la caída;
porque los que han ido allá existen antes que las cubiertas.
Esta era una cosa decorosa y decente,
y de buena reputación entre los primeros cristianos.
Por lo tanto, Amigos, vivan todos en el poder de Dios que ustedes recibieron primero,
el poder que estaba antes de la caída,
en esto está la comunión que los lleva al orden, el decoro y la decencia.
Porque todas las sectas que son acerca de la comida, la bebida y los días,
que se han levantado entre los hijos y las hijas de Adán
están sin el poder de Dios,
y su imagen, justicia y verdadera santidad,
las cuales existían antes que las cubiertas.
Y otros han caído de esto hacia tales cosas externas,
allí ellos están discutiendo acerca de ellas.
Y, por lo tanto, manténganse encima de todas tales cosas en el poder de Dios,
el cual existía antes que las cosas externas;
en esto ustedes tienen comunión y unidad perfecta,
porque allí está el provecho de ustedes.
Porque ellos, que tienen una comunión en mantener sus sombreros, y observar las comidas,
estas cosas externas los alejan del poder,
y no los llevan al provecho, sino a la contienda, y a las discusiones, y a las disputas vanas.
Por lo tanto, manténganse todos en el poder de Dios.
El poder de Dios existía antes que la contienda;
y en esto está la comunión perfecta y permanente
cuando todas las otras comuniones no tienen fin,
que fueron establecidas desde la comunión de Adán.
De modo que me despido.
Mi amor es para todos ustedes en la semilla eterna de Dios.

La iglesia de los romanos cayó
al correr hacia las cosas externas desde el poder y la vida;

también los corintios, los gálatas, y los otros;
y también las siete iglesias de Asia, al correr hacia cosas externas;
y ustedes pueden leer acerca de las cosas externas a las cuales se fueron.
Y cómo los apóstoles las reprendieron,
y a qué se han ido todos desde que perdieron el poder de Dios, y la unidad en el espíritu.
Y por lo tanto, estimados amigos, manténganse en el poder de Dios sobre todas las cosas externas,
el cual existía antes que ellas;
y en éste poder está la unidad permanente.

Jorge Fox

<arriba><cartas anteriores><próximas cartas>

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino


Arriba | Quienes Somos | Inicio