La Cruz Perdida de la Pureza



UNA COLECCIÓN

DE



MUCHAS EPÍSTOLAS SELECTAS A AMIGOS,


DE

ESE MINISTRO ANTIGUO, EMINENTE Y FIEL DE



JESUCRISTO,


Jorge Fox


La continuación del Volumen 1

 

218.- A los Amigos en Irlanda.

Estimados amigos y hermanos,

Que la paciencia posea sus almas, y moren en la semilla de Dios;
para que sobre todas las piedras superiores puedan ser puestos y establecidos.
Y moren en el reino de paz, el cual no tiene fin;
en el cual ustedes sentirán la Cabeza Suprema,
y en el poder del Señor mantengan sus reuniones,
el cual existía antes que existieran las olas, o los vientos.
Por lo tanto en esto vean sobre todo, y manténganse en la fe,
por medio de lo cual ustedes tendrán acceso a Dios sobre aquello que nos separa de Dios;
en eso ustedes tendrán unidad, y no temerán los asombros que están en el mar,
por los vientos, y tormentas, y ráfagas,
quienes conocen la elección que existía antes de que el mundo comenzara.
Y vivan en paz y unidad en aquello, y envíennos mensajes acerca de cómo están las cosas entre ustedes.
(Yo estoy en el norte, en Swarthmore.)
Y, estimados amigos y hermanos, no se aflijan, sino moren en la semilla de Dios,
que pasa sobre todo esto y se queda y permanece cuando todas estas ráfagas hayan terminado y desaparecido.
Por lo tanto miren al Señor sobre todo, y su brazo;
porque Dios tiene una vara en secreto, para traer a estos perseguidores, quienes han reinado por mucho tiempo en su impiedad,
hasta que ellos no fueron aptos para Dios, ni menos para el hombre.
Por lo tanto, nuevamente, Dios tiene una vara en reserva para derribar estos espíritus, que han sido una vara.
Por lo tanto moren todos en el poder y espíritu de Dios,
con lo cual ustedes comprenderán todo aquello que debe cambiar,
con aquel que no cambia, y no tiene fin;
en esto vivan, y ustedes tendrán una unidad eterna:
y para ustedes esta es la palabra del Señor Dios.

Jorge Fox

219.

Todos mis estimados amigos,
moren en la vida, y el amor, y el poder, y la sabiduría de Dios,
y en unidad los unos con los otros; y la paz y sabiduría de Dios llene todos sus corazones,
para que nada pueda gobernar in ustedes sino la vida, la cual está en el Señor Dios.

Jorge Fox

220.

Amigos,

La verdad es aquello que es puro, y es aquello de lo cual la serpiente está afuera;
porque no hay serpiente en la Verdad, y esto no admite impureza:
y por lo tanto no hay serpiente en el Camino de la Verdad, para morder y herir a nadie;
porque el Camino, al ser la Verdad, es el mismo que era desde el principio,
aunque muchas cosas se han levantado en su contra;
sin embargo permanece la misma pura Verdad, y el santo Camino.
Por lo tanto si alguien se ha alejado de él, están para la condenación, y sus obras.

Y cuando cualquier cosa que es una vez condenada y juzgada,
que no se levante otra vez, sino manténganla en la tumba,
y ya no levanten a los muertos de la tumba;
al vivir en la vida y la luz que la condena y la juzga.
Y todos vivan en el amor de Dios, que da dominio sobre todo,
y une y edifica a todos los que moran en él.

Si, entre los Amigos, cualquier informe o suposiciones sea acerca de alguien, o cualquier murmuración,
o susurros, y todas tales cosas deben ser detenidas y escudriñadas;
porque así dijo el Señor: "No levantarán falso testimonio entre mi pueblo."
Y que algunos de los Amigos fieles de cada reunión,
cuya sinceridad es para la gloria de Dios, su honor, y su santo nombre,
a lo cual son todos llamados, puedan ser escogidos para escudriñar tales cosas,
y seguirlas hasta que encuentren al autor o autores de ellas,
para que no estén sobre ninguno, ni en ninguno;
sino que todo pueda ser limpiado y quitado de toda mente, y todos los informes sean detenidos;
y las cosas que están para el juicio, que sean juzgadas y condenadas.

Y además, que los Amigos presten atención a todos tales Amigos que van al mar,
marineros, mercaderes, capitanes de barcos y pasajeros, en el exterior y en casa, que profesan la verdad,
que si en alguna manera han deshonrado al Señor Dios,
y han traído un informe impío, ya sea en su comercio, sus vidas o sus conversaciones,
sobre la verdad y la buena tierra,
y deshonraron al Señor Dios y su nombre, su verdad, y su pueblo;
para que ellos puedan investigar hasta llegar al fondo de ello;
para que así, si ellos han hecho cualquier cosa digna de condenación y juicio,
pueda pasar sobre ellos sin ninguna consideración de personas.
Y, si el informe es falso, que su inocencia sea manifestada, y el informante reprobado.
Y por lo tanto, que todos los que profesan verdad, pueda caminar en la verdad y la luz del Señor, quienes son "hijos de la luz,"
quienes tienen un nombre según el Dios viviente.

Y que todos sean cautelosos, diligentes, y cuidadosos en todas estas cosas,
para que en ninguna manera Dios sea deshonrado;
sino en todas las cosas sus vidas, y palabras puedan predicar; quienes profesan la verdad.
Y todos los que han salido de Inglaterra y deshonrado a Dios en otras tierras,
escriban al extranjero, para buscar y conocer el fundamento del asunto,
para que todas las obstrucciones que han estorbado la gloria de Dios,
y el esparcimiento de su verdad, puedan ser quitadas;
para que el nombre del Señor no sea deshonrado, ni se hable mal de su camino y su verdad.
Y por lo tanto, que todos los informes sean escudriñados, en todas las plantaciones, con respecto a los Amigos en ese lugar,
que si alguien ha hecho alguna cosa para deshonrar la verdad en el extranjero,
que vaya al juicio y la condenación, y presenten los papeles de lo mismo,
para que los papeles puedan ser enviados al extranjero para quitar el reproche de los inocentes,
y así responder al testigo de Dios en ellos por medio de su arrepentimiento.
Y, si ellos no escriben sus propias condenaciones,
entonces los Amigos deben escribirlas y negarlas, y quitarlas de las bocas del mundo.

Y todos los Amigos que han deshonrado a Dios, y su verdad, y su pueblo,
y a los Amigos, han sido amonestados en la manera del evangelio
y ellos aun continúan en sus impiedades y no se arrepienten;
los Amigos pueden redactar un documento en sus reuniones,
en contra de ellos, su conducta desordenada, y espíritus rebeldes, y su soltura,
en palabras generales, no mencionando lo particular, excepto si ellos son conocidos de manera notoria.
Y Amigos hagan esto con rapidez, y llévenlo a las reuniones;
y si se sabe que alguien es abiertamente un infractor,
que entonces haya un testimonio abierto en contra de él en lo particular;
mostrando que no tenemos unidad ni comunión con tales obradores de las tinieblas,
y cómo ellos quitan eso de entre nosotros,
habiéndose alejado de la vida y el poder de Dios; en lo cual está nuestra comunión.
Y que copias del documento puedan ser leídas en las reuniones,
y las copias de los documentos sean enviadas a las reuniones de los hombres
en los países donde ellos viven.

Jorge Fox

221.

Mis estimados amigos, todos en todas partes,

El poder del Señor Dios que los convenció al principio, y su luz y verdad,
todos esperen y caminen en él, y guarden sus primeras habitaciones en el poder del Señor Dios,
y en su luz, y vida, y espíritu, por el cual todas sus mentes pueden ser guardadas,
y mantenidas para el Señor Dios, en la luz que no cambia, y la vida, poder y espíritu.
Y así, si ustedes viven en la vida y luz que no cambia,
ustedes ven a Cristo, que no cambia,
sino pone fin a todas las cosas que cambian, y tipos, figuras, y sombras,
y destruye al autor de todas los inventos y tradiciones impíos
entre todos los hijos e hijas de Adán en la caída
;
y así vivan todos en la semilla real, en la cual ustedes tienen vida, y esta vida estaba antes de la muerte;
caminando en la luz, que existía antes de la oscuridad,
y en el poder de Dios, que existía antes del poder de las tinieblas;
y este poder de Dios los mantendrá alejados de todos los espíritus fingidos,
arrastrándose en una pretensión de amor e inocencia,
para alejar las mentes de ustedes del poder de Dios,
y sus primeras habitaciones, hacia alguna cosa externa;
que sacará a la mente del poder hacia afuera,
y así de su habitación de paz;
por medio de lo cual entrarán los problemas, como lo ha hecho con algunos,
quienes ahora ven como ellos han salido de sus habitaciones.
Por lo tanto vivan en el poder del Señor Dios,
el cual es eterno, y en el cual está la comunión;
y este poder de Dios es perfecto, en el cual está la perfecta comunión,
el cual existía antes que la imperfección.
En este poder de Dios está el gozo y la vida;
y que ustedes se mantengan en sus habitaciones
de la luz, vida y poder de Dios, el evangelio,
por el cual todos ustedes ven y disciernen sus propias condiciones,
con el espíritu de discernimiento, no poniendo repentinamente sus manos en ningún hombre,
sino probando y tratando todas las cosas;
viendo sus propias condiciones por el poder de Dios, y su luz,
por medio de lo cual ustedes pueden tener el espíritu de discernimiento,
esperando y caminando en la verdad, para que ustedes puedan adornarla;
caminando en la verdad, la cual existía antes que la mentira.
Y cualquier cosa que sea buena, decente, y de buena reputación, síganla y caminen en ella,
lo cual es para responder a aquello que es de Dios en todos;
para vivir en el poder del Señor Dios,
por medio de lo cual todos ustedes tienen una habitación en Dios;
por el poder de Dios ustedes llegarán a estar sobre el enemigo, y a ver antes de que existiera;
porque su habitación está en la tierra, y algunas cosas externas,
pero él está fuera del poder del Señor Dios, y la verdad
(quien es el autor de la enemistad), y al estar fuera de la verdad,
busca sacar a otros de sus habitaciones, el poder de Dios.
Por lo tanto vivan en el poder del Señor Dios,
y mantengan sus habitaciones en la luz y el espíritu en sus propios particulares,
para que por medio de él todas sus mentes puedan ser sujetas a Dios;
en el cual todos ustedes pueden vivir en paz, amor y unidad,
y el espíritu real y la semilla de unidad y dignidad,
que se mantiene por encima del espíritu de conflicto y existía antes de él;
porque el conflicto entre los hijos e hijas de Adán,
en su caída de la justicia y santidad, y de la imagen de Dios,
es acerca de estas cosas externas.
Por lo tanto hagan caso al poder de Dios, y la justicia y la santidad,
y su renovación en él,
el cual existía antes que existiera la caída,
y sigan aquello que significa paz en la verdad,
y en la vida y el poder de Dios, dentro de lo cual estará la paz,
moren en el poder en amor y unidad,
por medio de lo cual todos ustedes pueden honrar la verdad,
la cual los mantendrá por encima de todos los espíritus caídos,
que se están esforzando, y están ocupados con aquello que está en la caída,
manifestando que ellos han caído del poder de Dios,
y se han alejado de su primera habitación;
en este poder de Dios está la paz, en la cual permanece el reino.
Por lo tanto, todos piensen en esto, y en ser herederos de ese reino
que permanece en la justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

Y así, sientan la semilla de Dios sobre todo lo que hace sufrir,
que existía antes que existiera aquello, y permanecerá y se quedará cuando aquello que hace sufrir haya desaparecido,
en lo cual todos ustedes pueden sentir la vida, la cual estaba en el Padre antes de la fundación del mundo;
y sientan a Cristo reinando entre ustedes, quien es el príncipe de paz y de vida;
y esto no permitirá que ustedes sean zarandeados y alejados con doctrinas extrañas,
porque la semilla de Cristo existía antes que todos ellos existieran, y permanecerá cuando todos se hayan ido,
en una pretensión de nuevos descubrimientos y cosas lejanas,
para alejar las mentes de las personas de sus habitaciones de vida y verdad;
lo cual comprende todas las cosas, y ve todas las cosas.

Por lo tanto hagan caso al espíritu de verdad, y al amor sincero,
y la fe que obra por medio de él, sobre toda la insinceridad,
por el escudo de la fe, y la espada del espíritu, para que pueda ser cortada,
para que nadie pueda ser engañado por eso,
sino mantengan la unidad de la fe, que les da la victoria y acceso a Dios,
y la unidad del espíritu, el vínculo de paz,

y la comunión del evangelio, el cual está el poder de Dios;
y este poder de Dios existía antes del poder de satanás,
en eso vivan, y reúnanse y caminen en el nombre del Señor,
el cual es una torre más fuerte,
cuyo nombre es poder,
y en la torre está la seguridad sobre la impiedad, y existía antes que ella;
sentándose bajo su propia viña, y permaneciendo en ella,
entonces ustedes permanecen en Cristo, por medio de quien el mundo fue hecho,
quien es la luz, la vida, y la verdad, y el poder de Dios;
y a medida que permanecen allí, ustedes producen fruto para la gloria de Dios,
y por medio de él todos ustedes llegan a tener una habitación en Dios,
quien los saca de la caída, donde está la maldición,
al estado en el que ese hombre estaba antes de caer, y a la bendición,
y no sólo a ese estado, sino a aquel que nunca cayó,
en quien los santos se sientan, en quien están los pastos de vida,
y riquezas eternas, perpetuas, y la bendición del Señor,
para que con estas cosas ustedes puedan ser vestidos.
¡Entonces adiós!

Mi amor a todos los Amigos en la simiente eterna de Dios,
que nunca cambia, la cual existía antes que existieran los cambios,
y permanece cuando todos los cambios ya no existan,
para que ustedes puedan conocer a Cristo que reina entre ustedes,
el príncipe de vida, y el príncipe de paz, y el consejero
oyendo la voz de la luz, la vida, el poder de Dios,
y la voz de la verdad, la cual va antes que ustedes,
quien les dará vida abundantemente, aquello que es eterno.

Ahora los profesantes pueden ver que el asalariado ha huido y huye,
porque él era un asalariado,

cuya religión era para el verano, mientras el sol brillaba;
pero en la tormenta, una tempestad, una neblina, o si el sol está nublado,
ellos huyen de su religión; su huida es en el invierno.
Por lo tanto el día manifiesta todas las cosas.
Nuestra religión está en el poder de Dios,
antes que existieran las tormentas de invierno y las tempestades, la neblina o las nubes;
en la luz que brilla sobre todos está nuestra religión,
que no cambia, en la cual ha nacido un fruto en el invierno;
por cuyo poder de Dios todas las religiones son vistas,
que deben tener un fin, y tendrán un fin, a las cuales la gente corre.
Pero en el poder de Dios, y su justicia y santidad,
que existían desde antes de la caída, vivan;
y este poder de Dios nunca se altera ni cambia,
en el cual está tanto la vida como la paz, el cual permanece para siempre,
en esto moren y vivan; y sean fieles y valientes en la tierra,
sus corazones establecidos con gracia, y sus palabras sazonadas con lo mismo;
manteniéndose en el amor de Dios, y en la vida, en la cual está la paz,
por medio de la cual todos ustedes pueden ser un consuelo los unos a los otros,
viviendo en la vida, en la cual está la comunión eterna.
Y así en eso el Señor Dios Todopoderoso los preserve y los guarde a todos ustedes.

Que esto sea leído en todas sus reuniones en Barbados, Nueva Inglaterra, Nevis, y que sea enviado a Jamaica, Virginia, y Maryland, a los Amigos que están allá; y a todas las partes en el mundo, donde hay Amigos. Una epístola general a todos ellos desde Colchester en Inglaterra.

Jorge Fox

El día 10 del mes 11, del año 1662.

222. - Una epístola general para ser leída en todas las reuniones cristianas del mundo. Bienaventurado aquel que lee, y bienaventurado el que oye y entiende, y los ojos que ven. Lean esto, y ustedes pueden leer aquello que no han leído, y vean aquello que ustedes no han visto.

Mis estimados amigos en todas partes, moren en la semilla,
la cual es Cristo, la piedra superior sobre todas; siéntanla que ha sido extendida, en la cual está la vida eterna,
la cual está sobre la muerte, y existía antes que existiera la muerte, y el diablo, y su poder;
todos se sientan bajo su propia viña, la cual es Cristo, la vida,
por medio de quien el mundo fue hecho,
para que en ella todos ustedes puedan llevar fruto para Dios;
y todos caminen en el nombre del Señor (el cual es el poder),
entonces ustedes caminarán en seguridad.
Porque bienaventurado son todos ustedes que se levantan en el poder de Dios,
y se acuestan en el mismo poder;
sus camas son puras, santas, y no contaminadas,
quienes se acuestan en el poder de Dios, antes que exista la impiedad.
Y por lo tanto ustedes están reunidos en el nombre de Jesús,
quienes se han inclinado ante el nombre de Jesús,
cuyo nombre es el poder de Dios, y la palabra, la luz, la vida y la verdad;
y para inclinarse ante su nombre,
por causa de su nombre ustedes han sufrido todo este tiempo bajo muchos poderes;
su nombre es una torre fortificada.
Por lo tanto, quienes se han inclinado ante el nombre, y se han reunido en el nombre del Señor,
ustedes están en la torre fortificada, en la cual está la seguridad y la paz;
al estar reunidos en el nombre de Cristo Jesús, cuyo nombre está por encima de todo nombre,
(porque todas las cosas que fueron hechas, fueron hechas por Cristo),
sobre todos los otros nombres y reuniones en las que ustedes están reunidos,
quienes están reunidos en el nombre de Cristo Jesús,
por medio de quien todas las cosas fueron hechas y creadas;
y estando reunidos en el nombre de Cristo Jesús, por medio del cual es traída la salvación,
por el nombre de Cristo, y no por ningún otro nombre bajo el cielo,
sino por el nombre de Cristo Jesús es traída la salvación,

por medio de quien todas las cosas fueron hechas.
Por lo tanto, al estar ustedes reunidos en este nombre, por medio del cual es dada la salvación,
así ustedes llegan a ser herederos de salvación, y después a heredar la salvación, la cual es Cristo;
y por medio de esto ustedes llegan a comprender todos los otros nombres bajo todo el cielo,
y a verlos, que no hay salvación en ellos;
y así de la misma manera todas las otras reuniones en todos los otros nombres, no hay salvación en ellas;
por lo tanto la gente clama, no hay seguridad de salvación sobre la tierra,
quienes están reunidos en otros nombres, pero no en el nombre de Cristo,
por medio del cual es traída y dada la salvación;
por el nombre de Cristo, por medio de quien todas las cosas fueron hechas; y esta es la reunión que permanece;
en el nombre, en la torre fortificada, donde está la seguridad,
donde es dada y traída la salvación.
Regocíjense ustedes que son llevados a esta reunión,
y se han inclinado ante en nombre de Jesús.
Ahora inclinarse ante en nombre de Jesús, quien es llamado el poder de Dios,
es inclinarse ante el poder de Dios;
todas las cosas en el cielo, y las cosas en la tierra, deben inclinarse ante el nombre de Jesús,
antes de que sean reconciliadas a Dios;
porque todas las cosas en el cielo, y las cosas en la tierra, son reconciliadas a él en uno.
Por lo tanto se deben inclinar ante el nombre de Jesús, como se han inclinado ante el maligno
por medio de lo cual están en diferencias los unos con los otros, y no en unidad,
pero inclinarse ante el nombre de Jesús lleva a la reconciliación;
porque todas las cosas en el cielo, todas las cosas en la tierra, deben inclinarse ante el nombre de Jesús,
deben inclinarse ante el poder de Dios, antes de que sean reconciliados en uno.
Por lo tanto inclínense ante el nombre de Jesús.

Segundo.
Ustedes deben inclinarse ante la cruz de Cristo, la cual es el poder de Dios,
la cual desde los días de los apóstoles los cristianos apóstatas han perdido;
y por lo tanto ellos se inclinan ante una cruz, un palo, una piedra, un pedazo de fierro, un pedazo de madera.
Ahora inclinándose ante la cruz de Cristo, la cual es el poder de Dios,
que golpea la naturaleza del hombre caído;
porque cualquiera que se incline, y se someta, y ceda, y se incline ante el poder de Dios en el interior,
siente que se levanta y golpea, y obra sobre la parte carnal,
y esa parte que se va hacia la impiedad, y todo lo que es malo, y es una cruz para eso.
Por lo tanto inclínense ante el poder de Dios.
Si todo el cristianismo hubiera hecho esto,
ellos hubieran tenido una comunión en esta cruz de Cristo, que es un misterio;
pero una cruz de palo, una cruz de madera, o fierro, o piedra,
esto no es un misterio;
sino el poder de Dios, que cruza la parte terrenal, carnal,
e impía en el hombre y la mujer, y obra sobre ella, y golpea sobre ella,
y pasa sobre ella, y la cruza.
Allí está el misterio de la cruz de Cristo, el poder de Dios, en el cual está la comunión;
y este poder de Dios mantiene la mente por encima de todas las cosas externas,
en el poder eterno de Dios sobre ellos;
porque el poder de Dios existía antes que la injusticia y la impureza,
y que la parte idólatra en el hombre;
y este poder de Dios es una cruz para eso,
y en eso está la verdadera gloria en la cruz de Cristo,
por medio de la cual todos ustedes son crucificados al mundo,
y muertos al mundo, y el mundo está muerto para ustedes;
muertos al mundo por medio del poder de la cruz,
y el mundo está muerto al poder de la cruz,
(en cuyo poder está la comunión de la cruz de Cristo.)

Tercero.
La comunión del evangelio, el poder de Dios,
expulsa todo aquello que ha oscurecido el entendimiento,
que oscureció la mente, oscureció el corazón;

y por el poder de Dios la vida y la inmortalidad son llevadas a la luz en ustedes;
por cuyo poder de Dios ustedes llegan a ver antes que eso existiera,
que los ha oscurecido alejándolos de la vida y la inmortalidad,
y brilla por encima de esa vida y esa inmortalidad,
estando en el poder de Dios,
el cual existía antes que aquello que oscureció la mente;
y el poder de Dios (el evangelio) expulsa
aquello que recargó nuestros espíritus, mentes, corazones, conciencias, y almas;
de modo que, siendo llevados por el poder de Dios, y la mente puesta en libertad;
el espíritu, la conciencia, el corazón, el alma que es inmortal siendo elevada por el poder de Dios,
así el alma se agrada en Dios;
entonces, por el poder de Dios, el hombre ve por encima de aquello que ha recargado su espíritu, mente, alma y conciencia,
y más allá de ello, y antes de que existiera;
donde el espíritu, el alma, la mente y la conciencia claman 'buenas nuevas.'
Y aquí está el evangelio de gozo,
y aquí está la fe en el evangelio eterno, el poder de Dios;
y aquí han ido la vida y la inmortalidad a la luz
por medio del poder de Dios (el evangelio),
y este poder de Dios, el evangelio eterno,
existía antes que aquello que oscureció al hombre alejándolo de la vida y la inmortalidad,
y ha recargado las mentes, corazones, almas y conciencias de las personas;
el poder de Dios existía antes que aquello, y permanece cuando todo ya se ha acabado.
Por lo tanto ahora, ustedes que han llegado a ser herederos del evangelio, sepan que es su porción;
porque cuando el hombre es heredero de un pedazo de tierra o una casa,
esa es su porción (la cual debe tener un fin),
y él llega a heredarla: así los herederos del evangelio.
Es la porción del hombre y de la mujer;
y después aquellos que la heredan, ellos heredan el poder de Dios, el cual no tiene fin;
que existía antes que el poder de la oscuridad existiera,
el cual ha oscurecido a la gente alejándola de la vida y la inmortalidad, y ha recargado sus espíritus;
pero siendo herederos de aquello que existía antes que él,
así ustedes heredan el evangelio,
ustedes heredan el poder de Dios, en el cual está la estabilidad;
así ustedes son miembros de la iglesia, y así ustedes son piedras vivientes,
y así ustedes son edificados juntos como una casa espiritual;

así la iglesia en Dios es conocida, el Padre de Cristo,
quien es el camino a Dios, donde está la iglesia;
porque ahora, como Adán y Eva fueron alejados de Dios,
y estando en la caída, sus hijos e hijas tienen suficiente en sus iglesias,
montones sobre montones, unos en contra de otros, y cabezas de cada iglesia,
y allí ellos ruegan por el pecado mientras viven sobre la tierra;
pero la iglesia que está en Dios, el Padre de Cristo, no hace eso;
porque como la humanidad fue alejada de Dios,
ellos deben salir otra vez de ese estado, donde ellos están contaminados,
y ser lavados, santificados, y limpios,
y sacados de la caída, hacia Dios otra vez.
Si ellos llegan a la iglesia que está en Dios,
y la comunión que es la comunión del evangelio,
el cual es el poder de Dios, en el cual está la estabilidad,
antes que existiera aquello que tiene personas no establecidas;
el evangelio, el poder de Dios existía,
y antes que existiera el diablo, que tiene personas no establecidas.
En este evangelio está la paz, la estabilidad, la vida y la inmortalidad, lo cual a llegado a la luz otra vez.
En esto está la comunión de la iglesia con Cristo en Dios, la cual permanecerá;
porque el evangelio es eterno; la iglesia de Dios es el pilar y el fundamento de la verdad.
Por lo tanto esto permanecerá,
cuando todas las otras iglesias y grupos entre los hijos e hijas de los hombres en la caída tendrán un fin.
La iglesia en Dios permanecerá, el pilar y el fundamento de la verdad, y la comunión de ella permanecerá.
Por lo tanto, ustedes herederos del evangelio (y miembros de iglesia de él),
herédenlo, y siéntense en la comunión de él.
Y esto está más allá de los escritos, suscripciones, y promesas
a los grupos de las iglesias que están entre los hijos y las hijas de Adán en la caída;
para que cuando llegue una tormenta, o una tempestad, ellos huyan tanto de sus iglesias como de sus grupos.
Pero el evangelio permanece, la iglesia de Dios permanece, el pilar y fundamento de la verdad;
contra lo cual las puertas del infierno no pueden prevalecer.

Cuarto.
La adoración de Dios es en espíritu y en verdad,
esa es la adoración pública que Cristo establece;
el predicó de ella cuando él derribó la adoración en la montaña, y en Jerusalén, y dijo: 'Dios es espíritu;
y aquellos que le adoran, deben adorarle en espíritu y en verdad;

y la hora ha llegado, y es ahora, cuando el Padre busca a tales para que le adoren.'
Entonces la hora era aquella, esa adoración fue establecida, más de mil seiscientos años atrás,
cuando él negó y derribó la adoración en la montaña y en Jerusalén,
donde los antepasados adoraron.
Por lo tanto esta adoración en espíritu y en verdad es contraria a aquella de los antepasados.
Esta es la adoración pública, y no es privada ni particular;
las adoraciones de la nación son particulares, a las cuales los hijos de Adán son iniciados,
las varias adoraciones una en contra de la otra;
pero esta adoración en espíritu y en verdad se aplica a todos los hombres y mujeres;
ellos deben ir al espíritu que está en ellos mismos, y la verdad en las partes internas;
esto es público, no es una adoración privada,
sino que lleva a todo hombre y mujer al espíritu de Dios en sus propios corazones,
y la verdad en sus partes internas;
en cuyo espíritu y verdad ellos deben inclinarse, e ir hacia aquello,
si ellos son adoradores de Dios en verdad y en espíritu.
Y esta es la adoración permanente que Cristo predicó,
arriba de la montaña, donde los antepasados habían adorado.
Y esta adoración está por encima de la adoración que estaba en Jerusalén,
y por encima de la adoración que estaba en la montaña;
por lo tanto, por medio de esto todo hombre, todo hijo de Adán, e hija,
debe ir hacia el espíritu en sus propios particulares, y a la verdad en sí mismos;
por medio de la cual ellos deben saber que Dios es espíritu,
y que será adorado en espíritu, y en verdad;
y por lo tanto ningún hombre debe afligir, ni irritar, ni apagar el espíritu,
sino que todos deben adorar en él, y deben ir hacia la verdad en el corazón,
al hombre escondido en el corazón, a un espíritu manso y quieto.
Y ellos no deben rebelarse en contra del espíritu, si ellos adoran en él;
y todos los que van a él, tienen el adorno,
aquello que los embellece y los adorna ante los ojos de Dios.
Nadie debe caminar despreciativamente en contra del espíritu de gracia ni convertir la gracia en lascivia,
si ellos adoran a Dios en espíritu.
Si ellos afligen, irritan o apagan al espíritu de Dios en el interior,
y convierten la gracia de Dios en lascivia,
y caminan despreciativamente en contra del espíritu de Dios,
y se rebelan en contra del espíritu de Dios en el interior,
y odian la luz,
ellos se salen de la adoración pública de Dios en espíritu y en verdad,
a lo particular, lo cual los hombres caídos han inventado;
pero aquellos que adoran a Dios en espíritu y en verdad,
están en aquello de lo cual el diablo está fuera,
y la adoración del dragón, y la adoración de la bestia,
y la adoración voluntaria.
Los que adoran en verdad y en espíritu, están por encima de todas estas adoraciones.
Porque la verdad existía antes que ellos existieran (y el espíritu),
y permanecerá cuando todos ellos se hayan ido.

Quinto.
Orar en el espíritu, esto era público,
la oración pública establecida entre los cristianos;
el templo era el lugar público de oración entre los judíos;
pero orar en el espíritu, es la oración pública establecida por los apóstoles:
todo hombre, toda mujer entonces debe ir al espíritu de Dios en sí mismos;
porque él les dará entendimiento y conocimiento, y les dará instrucción,
les ayudará con sus debilidades, les dejará ver sus necesidades.
Por lo tanto, en esto todo hijo e hija de Adán debe orar en el espíritu de Dios, quien es espíritu:
y esto es público, el espíritu de Dios en cada hombre y mujer para orar con él a Dios, quien es espíritu;
entonces en este espíritu ellos tienen comunión y unidad, y un vínculo de paz;
y esto modera a todas las personas, y hace morir, circuncida, y bautiza.
Ahora, aquellos que afligen, y apagan, e irritan,
y se rebelan en contra del espíritu de Dios en el interior, en el cual deberían orar,
ellos son como los judíos, habladores,
y van hacia las formas particulares,
y se alejan de lo público, que es público,
por medio de lo cual todos los hombres y mujeres deben orar a Dios,
quien es espíritu, en el espíritu, y mantenerse fuera de lo particular.
Una [secta] tiene una forma establecida, otra, otra, que está en lo particular, como dije antes;
pero la oración en el espíritu es general,
por medio de la cual todo hombre y mujer puede ver sus necesidades
y volverse a Dios, quien es espíritu, para recibir ayuda;
porque Cristo es el espíritu vivificador, y el espíritu del Señor en el interior,
es aquello que lleva a las personas a elevar sus ojos hacia el Señor en espíritu y en verdad,
y a velar y orar, por medio de lo cual ellos conocen las tentaciones;
y el espíritu les da entendimiento, y sabiduría, y poder para soportarlas.

Sexto.
Cantar en el espíritu es público;
todo hombre y toda mujer en el mundo entero, no deben afligirlo, ni irritarlo,
si ellos cantan en él; y esto es público.
Pero aquellos que se salen del espíritu de Dios en el interior, ellos van al canto particular,
inventando esto y lo otro, y después uno lo hará, y el otro no lo hará,
y por lo tanto no hay verdadera comunión, porque no es hecho en el espíritu;
y no hay verdadera comunión en su adoración, ni en su oración,
porque no es hecho en el espíritu;
porque la verdadera comunión en el canto, en la oración, en la adoración de Dios,
está en el espíritu de Dios, del cual el diablo está fuera;
porque en esto está el vínculo de paz.

Séptimo.
Los maestros del mundo nos dijeron (quienes se llaman a sí mismos ministros de Cristo),
que ellos habían recibido un don de Cristo, quien ascendió a lo alto, y llevó cautivo al cautiverio;
y este don era para la obra del ministerio, y para el perfeccionamiento de los santos,
y que ellos debían llevar al pueblo al conocimiento del hijo de Dios,
de quien ellos habían recibido este don, y a la unidad de la fe,
y esta fe nos da la victoria, y nos lleva a tener acceso a Dios,

y también al estado del hombre perfecto,
y a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo
:

Y por lo tanto la gente los siguió,
y estuvieron felices de que ellos los llevaran al estado del hombre perfecto,
es decir, al estado de Adán y Eva antes de la caída,
porque ellos eran perfectos entonces;
y cuando nosotros los habíamos seguido,
algunos veinte, algunos treinta, algunos más, algunos menos años;
entonces ellos nos dijeron otra vez,
que ellos habían esperado que nosotros no buscáramos la perfección mientras estábamos en la tierra, antes de llegar a la tumba,
porque nosotros debemos llevar un cuerpo de pecado con nosotros;
y ellos esperaron que nosotros no buscáramos la perfección,
y que no tuviéramos una doctrina errónea de la perfección;
y sin embargo nos dijeron, como antes, que ellos nos llevarían al estado perfecto del hombre;
y por lo tanto nosotros esperamos que ellos cumplieran su palabra;
porque nosotros habíamos dado nuestro dinero,
y habíamos gastado nuestra labor al seguirlos a ellos,
y habíamos esperado que ellos cumplieran su palabra,
y nos llevaran al conocimiento del hijo de Dios,
y así a la unidad de la fe, y al estado del hombre perfecto,
al estado de nuestro padre Adán y de Eva antes de que cayeran;
y ahora que ellos tienen nuestro dinero,
ellos esperan que nosotros no busquemos la perfección aquí.
¡Oh, engañadores! Nunca más los seguiremos a ellos,
quienes nunca cumplirán su palabra, ni nos devolverán nuestro dinero;
porque les dimos nuestro dinero, para que ellos nos llevaran al conocimiento del hijo de Dios, y a la unidad de la fe,
y nos llevaran al estado del hombre perfecto, y a la medida de la estatura del la plenitud de Cristo:
y ahora las escrituras que hablan de pecado e imperfección,
ellos las traen para probar que nosotros no deberíamos ser perfectos,
en contra de sus propias promesas y palabras;
y todas las escrituras que hablan de perfección o de vencer
ellos nos dicen que debe haber un significado [interpretación] de ellas;
y así ellos nos engañaron,
en vez de llevarnos a la medida de la estatura de Cristo,
quien nunca cayó, el segundo Adán, el Señor del cielo,
quienes dijeron que nos llevarían a su estatura;
y ahora ellos no pueden llevarnos a la medida de la estatura de la justicia y la santidad
de nuestro padre Adán y nuestra madre Eva, en la cual ellos estaban antes de que cayeran;
porque ellos no tenían un cuerpo de pecado antes de caer, ni mancha, ni arruga, ni tacha:
por lo tanto los engañadores obtuvieron nuestro dinero, y ahora llaman eso un error,
a lo cual ellos dijeron que nos llevarían (el estado del hombre perfecto),
y por lo tanto no cumplirán su palabra, ni nos devolverán nuestro dinero tampoco.
Entonces ahora tomen nota en cuál de estos tres estados
los pastores, los maestros, y los líderes mantuvieron a su rebaño, y lo mantienen.
(1) Si es en el estado de Adán y Eva en la caída,
donde están el cuerpo de muerte, la maldición y la aflicción,
imperfección, manchas, arrugas y tachas,
y les dicen que ellos deben estar allí por el término de sus vidas.
(2) O si ellos los pueden guardar
en el bendito y buen estado de justicia y santidad,
en el que Adán y Eva estaban antes de caer.
(3) O si ellos los pueden guardar en
la medida de la estatura de Cristo, quien nunca cayó.
Ahora consideren cuál de estos tres estados estos pastores pretenden mantener a sus rebaños,
que niegan la perfección y dicen que sus ovejas deben cargar un cuerpo de muerte en sus espaldas mientras están en la tierra;
porque "Donde el árbol caiga, allí quedará;" y no hay arrepentimiento en la tumba.
Si es no es en Adán y Eva en la caída, con sus hijos e hijas.
O en el estado antes de que ellos cayeran, el cual era un buen estado, en justicia y santidad.
O si es en Cristo quien nunca cayó,
a quien le costó su sangre y su vida el sacar a Adán y Eva, y sus hijos e hijas,
del estado en la caída (fuera del estado injusto),
para ponerlos en el estado antes de que ellos cayeran;
y no sólo allí, sino llevarlos a sí mismo quien nunca cayó.
Ahora, ¿qué valor y precio y mérito han hecho ellos de la sangre de Cristo,
que limpia de pecado y de muerte;
y sin embargo le dijeron al pueblo que ellos los llevarían al conocimiento del hijo de Dios, a un hombre perfecto,
y ahora les dicen que no pueden ser perfectos en la tierra,
sino cargar un cuerpo de pecado con ellos a la tumba?
Tanto como para decir que ellos deben estar en el estado de su padre Adán y su madre Eva en la caída,
bajo la ira, maldición y aflicción,
y no deben llegar al estado en que ellos estaban antes de la caída,
a la imagen de Dios, en justicia y verdadera santidad.
Y por lo tanto los engañadores no son dignos de ser seguidos.
Y sin embargo pregúntenles para qué fin vino Cristo.
Ellos les dirán que para destruir al diablo y sus obras.
Y después pregúntenles si el cuerpo de pecado y muerte no es una obra del diablo y si no es imperfección.
Ellos dirán que sí; y por lo tanto están en confusión.
Cristo vino a destruir al diablo y sus obras, ellos dicen,
y sin embargo deben cargarlas hasta la tumba;
y ellos son salvos por medio de Cristo, ellos dirán;
pero mientras uno está sobre la tierra, no puede ser libre de pecado.
Esto es como si uno estuviera en Turquía como esclavo, encadenado a un barco,
y viniera uno a redimirlo para que se vaya a su país;
pero los turcos dicen, estás redimido,
pero mientras estás sobre la tierra, no puedes salir de Turquía, o quitarte tus cadenas.
Así los mensajeros de Satanás dicen que ustedes están redimidos, pero deben cargar un cuerpo de pecado con ustedes,
y no pueden ir a la casa de su padre Adán antes de que él cayera,
sino deben vivir en la casa de su padre Adán en la caída, mientras está sobre la tierra.
Pero yo digo: ustedes están redimidos en Cristo;
a él le costó su sangre redimir al hombre para sacarlo del estado en que está, en la caída,
y llevarlo al estado en el que estaba el hombre antes de caer;
por lo tanto, Cristo se hizo maldición, para sacar al hombre de la maldición,
y soportó la ira, para llevar al hombre a la paz de Dios,
para que él pueda llegar al estado bendito, y al estado en el que estaba Adán antes de caer;
y no sólo allí, sino al estado en Cristo que nunca caerá.
Y este es mi testimonio a ustedes, y a todo el pueblo sobre la tierra.
Y así los maestros del mundo clamaron que los hombres están redimidos.
Pero mientras están en la tierra deben tener el pecado original en ellos,
y eso es el diablo, porque él es el pecado original, y el cuerpo de muerte,
y que ellos están redimidos;
pero ellos nunca pueden llegar al estado de su padre Adán antes de que cayera, mientras están en la tierra.
¡Este es un triste mensaje!
¿Son estos mensajeros de Dios, o mensajeros de Satanás?
Y por lo tanto ustedes pueden ver por esto donde los pastores han llevado a sus rebaños,
y en qué ellos se sientan, en Adán y Eva en la caída;
no en Adán y Eva antes de que ellos cayeran, un estado bueno y bendito,
sino en Adán y Eva en la caída, un estado malo y maldito, y no en Cristo quien nunca cayó.
Ahora, tomen nota, el apóstol dijo:
"Y él os ha llevado hacia la vida, a vosotros que estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
y nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús;
para mostrar en las edades venideras las superabundantes riquezas de su gracia, por su bondad hacia nosotros."

Ahora el tiempo ha venido, gloria al Señor Dios sobre todo, en lo alto para siempre,
en que esta bondad y estas riquezas son vistas,
que la predicación del apóstol se ha cumplido, quien dijo: "Él nos ha llevado a la vida,
y nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús."
Por lo tanto noten, en Cristo Jesús, nosotros la iglesia, nosotros los santos, nosotros los creyentes y verdaderos cristianos, nos hizo sentar juntos.
Aquí estaba su reunión, aquí estaba su asiento en los lugares celestiales en Cristo Jesús el segundo Adán, el Señor del cielo,
aquel que fue glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo,
aquel que nunca cayó, pero sacó al hombre y a la mujer de la caída,
para llevarlos al estado en el que estaba el hombre y la mujer antes de que cayeran;
y para que ellos no se sienten allí en Adán y Eva en la caída, ni en Adán antes de que cayera,
sino en lugares celestiales en Cristo Jesús, antes de que Adán cayera.
Y hay un lugar para sentarse seguro, en Cristo el nuevo camino viviente, la palabra de Dios,
el poder de Dios, la luz, la vida, y la verdad,
en el primero y en el último,
en el comienzo y en el fin,

en él en quien no hay sombra de cambio ni variabilidad;
en él se sientan los santos (la iglesia), en Cristo la cabeza,
y allí son conocidas otra vez las superabundantes riquezas y la bondad.
Porque acaso no están aquí la bondad y las riquezas,
porque el hombre y la mujer deben ser sacados del estado en la caída,
al estado de Adán y Eva antes de caer.
Y aquel que los lleva allí es Cristo,
y es por su sangre, le costó su sangre, su vida,
y él no los deja en el estado en que Adán y Eva estaban antes de que cayeran,
sino los establece en sí mismo, quien nunca cayó,
un estado más seguro en el que Adán estaba antes de la caída.
Ahora que se sientan en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
el primero y el último, el comienzo y el final,
el lugar seguro, en la sabiduría de Dios.

1.
Ellos ven donde Adán y Eva se sentaron antes de que cayeran;
bendecidos, y en buen estado, en la imagen de Dios,
en justicia y santidad.

2.
Ellos ven donde Adán y Eva se sentaron en la caída, con sus hijos e hijas,
caídos de la justicia y la santidad, y la imagen de Dios,
donde ellos no tienen paz,
ni tampoco ellos ven a Dios,
ni tienen dominio sobre la creación.

3.
Ellos ven donde los judíos se sentaron,
en los tipos, figuras, sombras y templos,
y juramentos, en las ofrendas y sacrificios,

y allí debían sentarse hasta que Cristo, la sustancia, venga para ponerle fin a todos;
en lo cual Cristo, la sustancia, estaba antes de que ellos existieran.

4.
Ellos ven donde los apóstoles se sentaron en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
la sustancia de todos los tipos, figuras y sombras,
quien le puso fin a todos, y existía antes que todos ellos,

y existirá cuando todos ellos se hayan ido.

5.
Ellos ven donde se sientan los gentiles,
en las tradiciones, inventos, templos de los ídolos,
lo cual Dios nunca mandó.

6.
Ellos ven donde todos los cristianos apóstatas se han sentado desde los días de los apóstoles,
en los rudimentos, inventos, obras, y tradiciones,
y no pueden sentarse mucho tiempo en ellos,
por lo tanto se van los unos en contra de los otros.

7.
Ahora ha llegado el tiempo en que la bondad y las riquezas del Señor son vistas,
que fueron manifestadas entre los apóstoles y los santos que se sentaron en lugares celestiales en Cristo Jesús,
donde muchos se sientan ahora, en Cristo la semilla, el primero, el último, el comienzo y el final;
y aquellos que se sientan en él, como dije antes,
ven donde todos los cristianos apóstatas se han sentado desde los días de los apóstoles;
quienes han quitado sus asientos de los apóstoles,
y ahora se han sentado en el asiento en que los apóstoles y los santos se sentaron;
porque si ellos se hubieran sentado en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
aquel que destruyó al enemigo, el diablo y sus obras,
ellos se hubieran sentado en unidad y paz.
Y ellos ven donde los judíos se sientan, donde los gentiles se sientan,
y donde Adán y Eva se sentaron antes de caer,
y donde ellos se sentaron en la caída, con sus hijos e hijas,
y donde los apóstoles se sentaron, en los lugares celestiales en Cristo Jesús.
Aquellos que se sientan en Cristo,
ellos se sientan en aquel en quien los apóstoles se sentaron,
quien es el primero y el último, el comienzo y el fin;
ellos ven la piedra superior y angular establecida sobre todo,
en la cual la vida nutre sobre todo
la cual existía antes que el diablo, el poder de la muerte, y el poder de la oscuridad existieran;
y esta semilla (Cristo) hiere y destruye la cabeza de la serpiente, el diablo y sus obras;
y en él (Cristo) se sientan los santos,
en quien ellos tienen los pastos de vida, que fluye sobre toda la muerte,
y existía antes que ella existiera, y el poder de ella.

8.
Por lo tanto, como bebés recién nacidos desean la leche sincera de la palabra,
para que puedan así crecer (noten),
la leche que viene de la palabra que existía al principio,
por esa leche viene el crecimiento,

y no en las tradiciones, no se aferren a ellas, ni a los rudimentos,
ni a los vanos inventos de los hombres tampoco, no los toquen ni los prueben,
porque ellos perecen con su uso;
por lo tanto ellos no crecen por medio de ellos.
Pero ellos pueden decir que ustedes niegan los medios para la salvación,
porque ustedes no se aferran a las doctrinas, los mandamientos,
los rudimentos, todo lo que perece con el uso.
Ahora, ese no es el camino,
sino el camino es la leche que viene de la palabra, por medio de la cual ustedes deben crecer,
su crecimiento no es por medio de aquello que perece;
sino, como dije, por medio de la leche que viene de la palabra, la cual existía al principio,
antes de las falsas doctrinas, tradiciones, rudimentos de los hombres,
iglesias falsas, falsos caminos, falsas enseñanzas, adoraciones y religión;
antes que todos estos existieran, la palabra de Dios existía;
ustedes no crecen por medio de ninguna de ellas, si ustedes las enseñan durante su vida,
y pasan sus días, ustedes nunca están más cerca, ni crecen por medio de ellas,
ni por las lenguas, que hacen sus divinos [estudiantes de divinidad], el comienzo de lo cual es Babel,
que edifica, y derriba, como ustedes pueden ver:
¿acaso ellos no edificaron la iglesia de fe y el directorio, y ahora los derriban otra vez?
Aquí está Babilonia;
y ellos no fueron ofendidos porque ustedes no tocaron sus ordenanzas,
ni les dijeron que ustedes negaron el camino.
Ahora, ¿acaso no vive la palabra de Dios, ni mora, ni permanece para siempre,
cuando todos se han ido?

Por lo tanto aliméntense de la leche de la palabra,
para que ustedes puedan crecer por medio de esa leche que viene de la palabra,
que existía antes que sus lenguas;
y cuando ustedes son redimidos de las lenguas,
y ven el comienzo de las lenguas, Babel,
ustedes que buscan la leche de la palabra,
deben buscar estar antes de que estén Babel y Babilonia;
porque la palabra existía antes que existiera Babel, y permanece cuando Babilonia es derribada.
Por lo tanto la leche que viene de la palabra,
es por medio de ella que ustedes deben crecer en las cosas de Dios;
y esto mantiene el ojo puro,
y los nutre en la palabra de sabiduría, la palabra de vida, la palabra de paciencia,
por medio de la leche que viene de ella, hacia la palabra de sabiduría,
(porque la sabiduría está con las canas), y así hacia la vida, hacia un estado viviente y permanente;
porque la palabra vive y permanece para siempre;
y por la leche que viene de la palabra que existía desde el principio,
antes que sucediera la caída del hombre, con todas las confusiones, falsos caminos, adoraciones, iglesias;
la palabra existía antes que todas esas cosas, y permanece cuando todas se han ido;
aliméntense de la palabra, de su leche, y estén en silencio con la palabra por la cual ustedes crecen
y son nutridos para vida eterna, por la cual sus frutos serán para santidad,
y el fin será la vida eterna,

alimentándose de la leche que viene de la palabra que existía antes que la impiedad,
y permanece y se queda cuando todo de ha ido;
por medio de esto todos ustedes son nutridos, por esto todos ustedes crecen en un estado viviente y permanente,
hacia la palabra, Cristo, cuyo 'nombre es la palabra de Dios,'
en quien se pueden sentar;
por lo tanto son herederos de Cristo, y de la salvación,
hereden la salvación, y son herederos del poder de una vida sin fin,
y herederos de un reino que no tiene fin, y del poder de un mundo por venir.
Por lo tanto sepan que esta es su porción, que ustedes pueden ser herederos de las bendiciones,
y heredarlas, para que con ellas sean vestidos;
reuniéndose en el nombre, en la torre fortificada,
reuniéndose en el espíritu, en el cual ustedes pueden orar y adorar a Dios,
y cantar; lo cual es la adoración pública de Dios,
que se ha perdido desde los días de los apóstoles,
entre los devoradores interiores del espíritu de Dios,
los que se han levantado en una adoración y oración particular;
lo cual, si ellos van al público, ellos deben ir al espíritu de Dios,
que sus antepasados devoraron interiormente, y al público orando en el espíritu.
Por lo tanto moren en el amor de Dios, y edifíquense a sí mismos en la fe más santa,
y manténganse en la unidad del espíritu en el vínculo de paz;

y adoren a Dios en espíritu y verdad (de la cual el diablo está fuera)
y en eso reúnanse en la verdad, en el poder de Dios, que existía antes que el diablo existiera,
en el cual está la comunión perfecta, la comunión del evangelio,
que está en el poder de Dios, que existía antes que el diablo existiera,
o la caída del hombre, donde estaba toda la imperfección, y está,
lo cual el poder de Dios expulsa,
en el cual está la comunión perfecta, como dije antes.
La adoración de Dios es una adoración perfecta, es en el espíritu y verdad.
Por lo tanto el diablo no puede entrar en la verdad, y tampoco puede la imperfección,
porque la verdad existía antes que existiera la imperfección.
La adoración en la verdad nunca cambia,
que es del Dios de toda verdad, quien es espíritu;
y esta es la adoración permanente,
que permanecerá cuando todas las adoraciones en la caída se hayan ido,
el diablo, el dragón, la bestia y la adoración de la voluntad;
porque la verdad existía antes que todas ellas existieran;
porque ellas no son perfectas, estando fuera de la verdad, fuera de aquello que es perfecto.
Por lo tanto, Amigos, sean fieles y valientes por la verdad de Dios sobre la tierra.
Porque hay religiones sólo para el verano,
mientras el sol brilla, entre los hijos de Adán en la caída;
pero cuando viene la tormenta, su huida es en el invierno.
Por lo tanto este día manifiesta cada nacimiento de qué tipo es, y a eso miren;
no es profesar a Dios, ni a Cristo, ni las escrituras, ni las ordenanzas,
sino recuerden el nacimiento, aquel que ha nacido de la carne, y aquel que ha nacido del espíritu,
junto con los frutos de cada nacimiento.
Porque aquel que ha nacido del espíritu es el nacimiento real de Dios,
cuyos frutos están por encima de aquel que ha nacido de la carne inferior,
ni en justicia ni amor, ni del espíritu;
y por lo tanto cada nacimiento tiene su religión, tiene su adoración, tiene su oración, y tiene su canto;
pero cuando viene el invierno, entonces es su huida,
y entonces todos los edificadores de murallas son descubiertos, el asalariado huye porque es un asalariado;
pero ustedes, recuerden el poder de Dios, que existía antes que existieran las tormentas de invierno,
porque las religiones de la carne existen mientras el sol brilla y es verano;
pero cuando viene el invierno se van.
Por lo tanto recuerden ustedes el poder de Dios, para que puedan llevar fruto en el invierno,
y sentarse bajo su viña, Cristo Jesús,
para que ustedes puedan ver antes que existan las tormentas de invierno y las tempestades,
y a aquello que nunca tendrá fin, ni cambiará; en esto está la religión pura.
Y así en el nombre del Señor estén reunidos,
habiéndose inclinado ante él, entonces ustedes están en la torre fortificada,
en las tormentas y tempestades más fuertes,
estando en el nombre del Señor, por medio de quien todas las cosas fueron hechas;
allí está la torre fortificada, entonces ustedes están seguros en todas las olas, tempestades, vientos, granizo, inundaciones,
estando en el nombre del Señor, su torre fortificada.
Y por lo tanto sientan la semilla de Dios, (amigos y hermanos, y bebés),
sobre todo lo que está establecido para hacer sufrir,
que existía antes que aquello, y permanecerá y se quedará,
cuando aquello se haya ido que hace sufrir,
para que en ello ustedes puedan conocer el reino de Cristo,
y la semilla que reina, en la cual hay vida eterna,
en esto ustedes tendrán vida eterna;
y así sientan la piedra superior que es puesta sobre todo;
y oyendo la voz de Cristo, que está en la luz,
la voz de la luz, la voz de la vida, la voz de la verdad, la voz del poder de Dios,
que va ante ustedes, por medio de lo cual ustedes pueden tener vida eterna, en el redil de Cristo,
donde sus ovejas no cargan un cuerpo de pecado sobre sus espaldas,
porque eso se carga en el redil de satanás, del cual las ovejas de Cristo son sacadas,
en cuya vida (Cristo) vio anticipadamente a los asalariados huir, cuando viene el lobo.
Y así el cristianismo ha escuchado más la voz del asalariado,
que la voz de Cristo, la luz, la voz de la verdad,
la voz de la vida y el poder de Dios en sí mismos;
ellos se han alejado de él, y se han ido hacia la voz del asalariado,
quien huye cuando viene el lobo, y deja a su rebaño, y no se preocupa por él.
Por lo tanto ustedes que han oído la voz de Cristo,
quienes son sus ovejas, y le siguen, quien los ha sacado,
quien va ante ustedes, y ustedes le han seguido;

síganle aun, y él les dará vida eterna, porque él es el reposo;
y sepan lo que es sentarse en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
siendo herederos de gracia, y esta gracia viene por medio de Cristo.
Ahora la gracia de Dios que trae salvación, ha aparecido a todos los hombres;
que si todos los hombres recordaran, esto es público,
les enseñaría a vivir justa, sobria e piadosamente,
y a negar lo contrario,

y después llegan a ser herederos de esta gracia, y a heredarla,
y así heredan a su maestro que trae salvación,
y así llegan a disfrutar la salvación, y heredan a Cristo, en quien está la luz y la vida,
y en él nos sentamos en la salvación.

Todos manténganse en la belleza de la santidad; porque en la santidad está su belleza;
y los frutos de justicia son un árbol de vida,
y el nombre del Señor es una torre fortalecida,
y los justos huyen hacia ella, y están seguros.

Jorge Fox

Desde Cockford en Essex el día 12 del mes 11, del año 1662.

223.

Amigos y hermanos todos,

Permanezcan firmes en el poder del Señor Todopoderoso,
con la coraza de justicia, el escudo de la fe, sus armas,
por medio de los cuales ustedes tienen la victoria, y tienen acceso a Dios,
en lo cual ustedes le agradan, y en lo cual ustedes tienen unidad los unos con los otros;
tomen con ustedes todas sus armas espirituales,
y estén listos con la espada del espíritu, la palabra de Dios,
la cual existía desde el principio
, antes que la muerte y el poder de ella,
y antes que todas las falsas adoraciones, iglesias y maestros;
y que sus pies sean calzados con el evangelio, el poder de Dios,
en el cual ustedes tienen toda la comunión (que es un misterio),
por medio de la cual la vida y la inmortalidad son llevadas a la luz en todos ustedes;
cada uno teniendo la palabra de Dios,
que golpea con martillo todo lo que se ha levantado desde el principio;
y teniendo todos la espada del espíritu, la palabra de Dios,
que divide lo precioso de lo vil,
en la cual ustedes tienen sabiduría, que corta todo lo que es para el fuego;
que se ha levantado desde el principio,
quienes conocen la tierra en la cual mora la justicia,
y moran en rectitud, y verdad, y justicia, y equidad,
porque en eso ustedes moran con Dios;
y aquellos que no moran en esto, no moran con él,
sino son los que afligen, e irritan, y apagan el espíritu de Dios en ellos.
Sean audaces y valientes por la verdad sobre la tierra,
todos de acuerdo a su medida, contemplando el rostro de Dios.
Y no teman el poder del diablo,
sino en el poder de Dios, el cual existía antes que él, pisoteen su cabeza;
y conozcan el honor de los santos,
y la elección en Cristo la semilla, que existía antes de la fundación del mundo,
y su salvación es obrada,
y la gloria del Señor sea su recompensa.
Y mantengan su fe en el poder de Dios,
en el cual todos ustedes pueden saber que su salud crece,
y todos sus corazones son establecidos en gracia,
la cual es su maestro, y les trae su salvación,

para que todos ustedes puedan ver que es la gracia de Dios, por medio de la cual ustedes permanecen,
que establece, sazona, enseña, y trae salvación.
No hagan caso a la tierra, ni los rudimentos del mundo, ni el cerdo, ni el vómito del perro,
ni el entendimiento de los hombres carnales, ni su sabiduría, ni su conocimiento;
sino recuerden la sabiduría de Dios, que es pura de lo alto, y manténganse así;
y el espíritu que da el verdadero entendimiento,
y el verdadero conocimiento de Dios, que es la vida eterna.

Y sepan que su comunión está en el espíritu, el cual es el vínculo de paz,
en eso vivan, y manténganse en esto, en lo cual ustedes pueden tener perfección,

y los perfectos dones de Dios.
Y recuerden la adoración de Dios, que es en espíritu y verdad,
que existía antes que el diablo, de la cual él está fuera, y sus caminos.
Porque los caminos de Dios están en la verdad;
y en su poder reúnanse, y en su vida vivan, en la cual ustedes pueden alimentarse en los pastos de la vida,
y en estos pastos Cristo es el líder y el pastor
.
De modo que todos los que son sacados de la caída por su cayado, el cual es el poder de Dios,
y que lo conocen a él y su voz;
le siguen,
y ustedes tendrán vida abundante, y riquezas eternas.
Y todos manténganse en su vigilancia y guardia,
en contra del enemigo que los alejó de Dios, fuera de la vida y la verdad.
Porque todos los sufrimientos son por medio y a través de aquel que está fuera de la verdad;
por lo tanto aquellos que viven piadosamente sufrirán persecución;
pero ustedes que sufren en la verdad, y por medio del contrario por causa de la verdad,
el espíritu de gloria descansará sobre ustedes;
y si hablan de ustedes malignamente por causa de la verdad,
siendo fieles en sus partes, Cristo es glorificado.

Y, amigos, su casa es edificada sobre la roca Cristo Jesús,
por medio de quien el mundo fue hecho,
y las tormentas, las inundaciones, las tempestades ustedes no teman;
porque todos aquellos cuyas casas son edificadas sobre la arena,
las inundaciones, las tormentas, las golpean y se las llevan,

como ustedes pueden ver ante sus ojos.
Por lo tanto Amigos que han llegado al comienzo,
vean por encima de las tormentas, y tempestades, e inundaciones,
y vivan sobre la roca, la cual existía antes que esas cosas;
sobre ella ustedes pueden descansar seguros, y en paz.
Y, amigos, 'No teman a aquel que puede destruir el cuerpo,'
yo digo, no teman a aquellos que pueden quitarles sus bienes, no tengan temor de ellos;
porque cuando ellos hayan hecho eso, no podrán hacer más;
porque la vida está sobre todos ellos, ellos no pueden tocar eso.
Por lo tanto recuerden aquello que está sobre todos.

Jorge Fox

224.

Estimados amigos,

A quien ni la muerte, ni las cadenas, ni las criaturas externas
pueden separar del amor de Dios en Cristo Jesús,

vivan en paz y amor los unos con los otros,
y manténganse por encima de aquel espíritu de contienda, el cual es inferior,
y está fuera del poder, y verdad, y la vida de Dios.
Moren en dominio, en amor, en vida, y en unidad los unos con los otros,
en el poder de Dios, que existía antes que el poder de la oscuridad existiera,
y en la semilla de Dios, que existía antes que la enemistad,
y que todos ustedes puedan conocer el reino de Cristo.
Y aliméntense en los pastos de vida;
Y ninguno manche su virginidad ni su santidad, donde está su belleza.
Y todos los que ministran en el exterior, caminen como ejemplos de aquellos a quienes ustedes ministran.
Y manténganse en la paz, para que ustedes no destruyan a aquellos a quienes ministran.
Por lo tanto vivan en el temor de Dios, y esparzan la verdad en el exterior,
y pongan la verdad sobre todo, y en ella vivan; en la cual ustedes tendrán unidad.
Por lo tanto mi amor está en la semilla de Dios, que es inmortal, a todos ustedes.

Jorge Fox

<arriba><cartas anteriores><cartas siguientes>


Arriba | Quienes Somos | Inicio