La Cruz Perdida de la Pureza



El misterio... Cristo en ustedes, la esperanza de gloria
A él anunciamos nosotros, amonestando a todo hombre
y enseñando a todo hombre con toda sabiduría,
a fin de que presentemos a todo hombre, perfecto en Cristo Jesús.

Col 1:27-28

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente. Cuando haya entrado en la página de la Biblia en línea, usted puede cambiar y actualizar para ver cualqueir versión de la Biblia que usted prefiera.

Hay cinco pasos y medidas importantes de Cristo en usted:

I. La primera medida de Cristo es la Luz, Cristo, que está en todos los hombres que vienen al mundo. Todos también tienen el Espíritu Santo de Dios, ya que fue derramado sobre toda la humanidad en el Pentecostés, (Hechos 2:14-21), y a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho, 1 Cor 12:7. Su Espíritu está encadenado, sujeto al espíritu egoísta que lo gobierna a usted. Esta semilla de Dios está esperando para ser buscada, oída, y para crecer. De la semilla de Cristo, que está encadenada dentro del hombre, Cristo debe crecer, mientras el espíritu rebelde del hombre debe disminuir—hasta que finalmente Cristo aparece dentro del hombre, para ser visto, para ser testificado, para traer salvación, para traer e. Reino, para traer gloria al creyente purificado. El primer paso es la semilla, encadenada.

  1. Juan 1:4 
    En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad.


  2. Juan 1:9 
    Esa luz verdadera, la que alumbra a todo ser humano, venía a este mundo.


  3. Hechos 2:16-17
    En realidad lo que pasa es lo que anunció el profeta Joel: "'Sucederá que en los últimos días, dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano. Profetizarán sus hijos y sus hijas, los jóvenes tendrán visiones y los ancianos tendrán sueños.

    Esto fue el Pentecostés.

  4. 1 Cor 12:7
    A cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.


  5. Tit 2 11
    La gracia de Dios, que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres.

    (la gracia aparece a todos, pero cada hombre debe escoger responder a la gracia para recibir salvación.)

Las sectas deficientes buscan un Dios exterior en un cielo lejano, y hacen caso a las palabras de la Biblia en vez de la Luz y el Verbo (Cristo) dentro de ellos. Los cuáqueros predicaron acerca de Cristo en el interior, y los protestantes los persiguieron severamente; sin embargo, lo que ellos predicaron estaba declarado claramente por toda la Biblia, como sigue:

¿Acaso soy yo Dios de cerca, y no Dios de lejos?, dice Jehovah. Jer 23:23

Para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; Hechos 17:24-28

Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 2 Cor 6:16, Lev 26:12

Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Efe 4:6

¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? 1 Cor 3:16

Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, Efe 3:17

A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Col 1:27

Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Rom 1:19

Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Romanos 8:18

¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? 2 Cor 13:5

Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él. 1 Juan 2:27

El que permanece en , y yo en él, éste lleva mucho fruto; (amor, paz, gozo, paciencia, amabilidad, bondad, etc. Gal 5:22-23) Juan 15:5.
Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. Juan 15:8

Buscar a Dios y encontrarle, (verlo en el interior), es el único propósito de la vida. Él [Dios] de uno solo ha hecho toda raza de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra. Él ha determinado de antemano el orden de los tiempos y los límites de su habitación, para que busquen a Dios, si de alguna manera, aun a tientas, palpasen y le hallasen. Aunque, a la verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros; porque "en él vivimos, nos movemos y somos". Un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en todos.

Porque el Dios que dijo: "La luz resplandecerá de las tinieblas" es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. 2 Cor 4:6

El Padre está en todos ustedes, Cristo está en ustedes, y el reino de los cielos está en ustedes; allí, en sus corazones, es donde ustedes los encontrarán. Conózcanlo allí, escudriñando sus corazones, y encuéntrenlo allí probando sus mentes y corazones; inclinen sus oídos, y oíganlo allí, quien le dará a cada uno de acuerdo a sus palabras y acciones, si es que son buenas o malas. ESTAD QUIETOS, Y RECONOCED QUE SOY DIOS. Sal 46:10.

II. Cuando creemos en el nombre de Jesús comenzamos a buscar a Dios. Podemos leer la Biblia hasta tenerla memorizada, pero todavía estamos en el mismo lugar donde comenzamos, con más conocimiento acerca de él, pero no de él. Todavía estamos en la carne, todavía tenemos nuestra mente carnal la cual es enemistad contra Dios, con fe en la veracidad histórica de la vida de Jesús. Sólo el creer en su nombre es suficiente para que nosotros podamos tener acceso a la gracia de Dios. Pero para recibir esta gracia que produce cambio y purificación debemos: venir a él, escucharle y obedecerle. Cuando le oímos o vemos lo que él nos muestra, y cuando obedecemos porque creemos que el que se está comunicando con nosotros es el Hijo de Dios, hemos recibido a Cristo, y habiéndole recibido, se nos da el poder o el derecho para llegar a ser hijos de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando estás seguro que aquel que te está hablando es Cristo, le has recibido." Entonces hemos puesto el cimiento seguro de la fe el cual sobrevivirá las tormentas que están por venir (porque aquellos que quieran vivir piadosamente sufrirán persecución.)

  1. Romanos 10:8
    Pero ¿qué dice?: «Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón». Esta es la palabra de fe que predicamos
    . Rom 10:8

    Usted debe tener fe en la palabra que está dentro de usted, en su corazón y en su boca; sufienciente fe para escuchar, y suficiente fe para obedecer los mandamientos que ha oído.

  2. Lucas 6:47-49
    Voy a decirles a quién se parece todo el que viene a mí, y
    oye mis palabras y las pone en práctica:
    [poner en práctica las palabras significa obedecer los mandamientos que Jesús habla, y el oyente escucha], Se parece a un hombre que, al construir una casa, cavó bien hondo y puso el cimiento sobre la roca. De manera que cuando vino una inundación, el torrente azotó aquella casa, pero no pudo ni siquiera hacerla tambalear porque estaba bien construida. Pero el que oye mis palabras y no las pone en práctica se parece a un hombre que construyó una casa sobre tierra y sin cimientos. Tan pronto como la azotó el torrente, la casa se derrumbó, y el desastre fue terrible."
    ('no pone en práctica mis palabras' significa no obedecer, no seguir sus órdenes).

  3. 1 Juan 2:27
    Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.


  4. Apocalipsis 3:20 
    Mira que estoy a la puerta y llamo.
    Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.

    Él está a la puerta del corazón de cada uno tocando durante toda a vida de ellos, esperando que ellos oigan.
    Note que él dice que si alguno oye su voz (no si alguno lee la Biblia, no un llamado al altar),
    si usted después oye su voz, si usted abre la puerta - al reconocer su voz como el Hijo de Dios - recibiéndole con honor,
    entonces, y solamente entonces, él entrará, le dará alimento y cenará con usted.
    ¿Y adonde es que él entrará? No es la iglesia, no es su casa, no es el estudio bíblico - ¡el entrará en su CORAZÓN!
    Dentro de nuestro corazón es donde todos los cambios tienen que suceder. Él tiene que circuncidar nuestros corazones para poder hacernos agradables hacia él,
    creando un nuevo corazón, dándonos una nueva mente, dándonos nuevas obras y palabras, haciéndonos una nueva criatura -
    hasta entonces usted, la vieja criatura carnal, tiene que morir, en la cruz, la cruz interna de la negación propia en su corazón.
    Esta el la verdadera religión interna - no la observancias del agua, vino, bautismos, cantos, sermones, grupos de oración, etc.,
    las cuales son todas las acciones del hombre que no están redimidos, ni ha cambiado, y que es carnal.- Dios debe ser adorado en Espíritu y Verdad.

  5. Efesios 4:21
    Si en verdad lo habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús.


  6. Juan 14:17 
    el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes.


  7. 2 Cor 4:10-11
    Siempre llevamos en el cuerpo [nuestro] la muerte [de la cruz interna] de Jesús por todas partes, para que también en nuestro cuerpo se manifieste la vida de Jesús.

    Porque nosotros que vivimos, siempre estamos expuestos a muerte [crucificando al viejo hombre] por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. [A medida que nuestro espíritu egoísta, el viejo hombre, muere sobre la cruz interna de la negación propia, Jesús aumenta en nosotros, como el pan que es leudado.]

  8. Rom 1:19
    Lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.

    (Pablo está diciendo que cualquier cosa que aprendamos de Dios debe ser manifestado dentro del hombre.)
    ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba! 2 Cor 13:5

  9. 2 Cor 13:5
    ¿O no conocéis en cuanto a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que ya estéis reprobados?


  10. Efe 3:16
    A fin de que, conforme a las riquezas de su gloria, os conceda ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior

  11. Efe 3:20
    Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos, según el poder que actúa en nosotros.
    (El poder que limpia, purifica, circuncida su corazón, y mortifica el pecado, y este poder es liberado por: 1) el verdadero evangelio, 2) la cruz interna de la negación propia, y 3) pensar en el nombre de Jesús, mientras que en silencio escuchamos las enseñanzas del Señor y los mandamientos.)

  12. 1 Juan 4:4
    Vosotros sois de Dios, y los habéis vencido, porque el que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo.

  13. Marcos 4:24-25 
    Prestad atención a lo que
    oís, porque con la medida con que medís, os será medido, y aun se os añadirá a vosotros los que oís.

  14. Juan 6:27 
    Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre.


  15. Juan 6:51 
    Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre. Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva.
    Juan 6:63 
    Las palabras que les he
    hablado son espíritu y son vida.

  16. Rom 7:15
    No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco.

Aquí nos damos cuenta de nuestra falta de control sobre nuestras propias emociones y pasiones, así como Pablo describe la primera condición de los creyentes: No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco. Rom 7:15. Una vez que usted recibe a Cristo como el que le habla y le muestra su condición, mientras usted escucha y contempla, él comienza a enseñarle, animarle, darle seguridad y a hacer cambios en usted.

III. Cuando él considera que usted está listo, usted pasa por tribulación. Esto es parte de la cruz, destruir la naturaleza pecaminosa que está dentro de usted por medio del sufrimiento.
Esto produce paciencia, perdón, fe, longanimidad, confianza, humildad, y aún esperanza; porque aún el dolor puede darnos seguridad de su amor: "Aunque ande en valle de de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento". Este es el Ministerio de la Condenación que destruye la mente carnal, la cual es enemistad contra Dios, porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden. Rom 8:7
De la carta 58: Los maestros externos exaltan la mente carnal, pero el maestro interno la destruye.
De la voz del Señor: "Confía en él. Él te guiará y te cuidará continuamente. Él nunca te dejará".

  1. 1 Pedro 4:1-2
    Por tanto, ya que Cristo sufrió en el cuerpo, asuman también ustedes la misma actitud; porque el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado, para vivir el resto de su vida terrenal no satisfaciendo sus pasiones humanas sino cumpliendo la voluntad de Dios.
    [La tribulación no es un día difícil en la oficina, un accidente de automóvil, o alguna dificultad natural; la tribulación es algo impuesto de manera inequívoca y sobrenatural.]

  2. Apocalipsis 1:9 
    Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la perseverancia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesucristo.


  3. Hechos 14:22
    confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que permanecieran en la fe y diciéndoles: «Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios».


  4. 1 Pedro 4:12-13
    Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también sea inmensa su alegría cuando se revele la gloria de Cristo.


  5. 1 Pedro 1:5-7
    a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos. Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele.


  6. Romanos 8:18 
    De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros

  7. Hebreos 12:6-8 
    porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo." Lo que soportan es para su disciplina, pues Dios los está tratando como a hijos. ¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina? Si a ustedes se les deja sin la disciplina que todos reciben, entonces son bastardos y no hijos legítimos.


  8. Hebreos 13:13
    Por lo tanto, salgamos a su encuentro fuera del campamento [en el Calvario], llevando la deshonra que él llevó.


  9. Lucas 22:31
    Simón, Simón (Pedro), mira que Satanás ha pedido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo.


  10. Romanos 12:1 
    Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.


  11. 2 Timoteo 2:12
    si sufrimos, también reinaremos con él.


  12. 2 Timoteo 3:12
    Así mismo serán perseguidos todos los que quieran llevar una vida piadosa en Cristo Jesús
    .

  13. Hebreos 12:11
    Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.


  14. 1 Pedro 4:16-19
    pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello. Es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? Y 'Si el justo con dificultad se salva, ¿qué pasará con el impío y el pecador?' De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador y hagan el bien.  


  15. Mateo 5:10
    Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece.  

IV. Después que usted ha sufrido lo suficiente, Cristo lo pone a prueba. Cuando pasa la(s) prueba(s) usted recibe una recompensa, la próxima medida de Cristo. Esto ocurre al hacer morir gran parte de la naturaleza pecaminosa con la ayuda del Espíritu, hasta que el Espíritu le guía y le da seguridad de la salvación que vendrá con el Regreso de Cristo. Este es el segundo estado de Cristo explicado por Pablo: de manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mi. Rom 7:17. Y el pecado se hace menos y menos a medida que esperamos el regreso de Cristo en su gloria con su Reino. Esto se discute en más detalle en la Recompensa Provisoria. Este es el paso en el cual usted es sellado con el Espíritu Santo; el depósito de más que está por venir. Usted le oirá a él decirle "he puesto delante de ti una puerta abierta que nadie puede cerrar." A medida que usted permanece obediente a las palabras que usted oye hablar a Cristo, usted será sacado de la oscuridad hacia la luz; el lucero de la mañana se levanta (llega a estar) en sus corazones. 2 Pedro 1:19

  1. Romanos 7:17
    De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que está en mí.


  2. Gálatas 5:24 
    Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.


  3. Romanos 6:6
    Sabemos que lo que antes éramos fue crucificado con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado.


  4. Romanos 8:9 
    Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo.


  5. Romanos 8:10
    Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia.


  6. Romanos 8:11 
    Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes.

  7. Tito 2:11-14 
    En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación, y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.


  8. Gálatas 5:22-23
    En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.


  9. Gal 4:6
    Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: «¡Abba, Padre!»


  10. Mateo 10:19-20 
    Pero cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis, porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar, pues no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.


  11. 1 Corintios 3:16 
    ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?


  12. 1 Corintios 14:25 
    lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros.


  13. 2 Corintios 13:5 
    Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba!


  14. Gálatas 4:19 
    Queridos hijos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes.


  15. Efesios 1:12-13 
    a fin de que seamos para alabanzade su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, [la palabra de la verdad no es un libro] el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa
    . Esto es escuchar a Dios [la palabra de verdad], en quien usted ha creído, darle las buenas noticias de su salvación que está por venir. Si usted piensa que la palabra de verdad es la Biblia, entonces usted piensa que usted encuentra la vida eterna al escudriñar las escrituras; Juan 5:39 pero su fe esta puesta incorrectamente en la Biblia como la palabra de verdad. Esta escritura nos habla de la recompensa provisional que recibimos al buscar; como cuando usted oye al Señor decir "he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar," Apocalipsis 3:8, y cuando recibe una medida de su Espíritu.
     

  16. Efesios 3:16 
    para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu.


  17. Colosenses 1:27
    A éstos Dios se propuso dar a conocer cuál es la gloriosa riqueza de este misterio entre las naciones, que es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria.

  18. Juan 6:56 
    El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él.
    Su carne son las Palabras que él le habla. Su sangre es el Espíritu por el cual las palabras son dichas: amables, bondadosas, pacíficas, fácilmente aceptadas, fáciles de entender, directas y aplicables a su condición; no sarcásticas, duras, amargas, condenadoras o dudosas.

  19. Juan 6:57
    también el que come de mí, vivirá por mí
    .

V. Y el siguiente paso en Cristo es cuando él regresa en gloria con su Padre para establecer su Reino en su corazón; usted es trasladado hacia su reino (el paraíso). Entonces alcanzamos el tercer estado descrito por Pablo en Gálatas: Crucificado estoy con Cristo. Ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. En esta fase usted es liberado del pecado, que era el estado de Adán antes de que cayera. Allí usted tiene paz con Dios y una comunión pura en el Espíritu con otros creyentes, Cristo y el Padre. En este estado usted es como Adán, capaz de caer en la tentación si no vela cuidadosamente; pero usted tiene poder para resistir, y cuando usted muestre su fidelidad, irá más allá del estado de Adán a una unión con Cristo y a sentarse con Cristo, quien nunca cayó. (Muchas de las cartas en el Nuevo Testamento fueron escritas como advertencia para aquellos que fueron liberados del pecado, pero que todavía eran capaces de ser enredados en el pecado otra vez.) Esta es la finalización de su salvación - salvación del mundo, la maldad del mundo, santificación, separación, el estado de ya tener la capacidad de caer en la tentación. Estamos en Cristo en nuestra conciencia, nuestra vista y nuestro conocimiento.

  1. Juan 14:20-23
    Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él.
    [una vivienda en el corazón de aquellos que obedecen]
    El que no me ama no obedecerá mis enseñanzas.
    En aquel día [cuando él aparezca en ustedes] ustedes se darán cuenta de que yo estoy en mi Padre, y ustedes en mí, y yo en ustedes.

  2. Juan 14:3, 17:5,24
    Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. Juan 14:3
         Este es el regreso de Cristo. El mundo no lo ve. Él regresa con el Padre. Ellos llegan a ser uno con nosotros—unión.
         Es una experiencia personal. Esta no es la resurrección. Él está hablando acerca de llegar a ser uno con los discípulos.
    No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. Juan 17:15
    De modo que Jesús quiere dejarnos en el mundo, pero protegernos del maligno, mientras estemos en el mundo—para ser santificados.
    Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me amaste desde antes de la creación del mundo. Juan 17:24
    Físicamente todavía estamos en el mundo, pero nuestra conciencia y nuestra vista se trasladan al Reino de los cielos, a una dimensión más alta.
    Dios está en esta misma dimensión más alta; en él vivimos y nos movemos y existimos; él está sobre todo, en todo, a través de todo.
    Y allí tenemos comunión con el Padre y el Hijo.
    De modo que con obediencia a la cruz, podemos entrar en el paraíso mientras estamos vivos en la tierra, para estar allí para siempre, aún después de la segunda muerte.

  3. Gálatas 2:20 
    He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.


  4. Hebreos 9:28
    Aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que lo esperan.


  5. 1 Juan 3:2-3 
    Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro.


  6. Col 3:4
    Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria.

    Cuando Cristo se manifieste en ustedes, trayendo su reino, ustedes aparecerán allí también—en el reino que está dentro de ustedes—en la gloria.
    Este misterio ... es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria. Col 1:27

  7. 2 Cor 4:6
    Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.


  8. 1 Juan 3:6
    Todo aquel que permanece en él, no peca. Todo aquel que peca, no lo ha visto ni lo ha conocido.


  9. Juan 14:20-23 
    Judas (no el Iscariote) le dijo: --¿Por qué, Señor, estás dispuesto a manifestarte a nosotros, y no al mundo? Le contestó Jesús: --El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él.
    (Él sólo aparece a quienes él ha enseñado, y que le han obedecido, para ser purificados).
    En aquel día ustedes se darán cuenta de que yo estoy en mi Padre, y ustedes en mí, y yo en ustedes. ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.

  10. Apocalipsis 21:3 
    Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios


  11. 1 Juan 3:8-9
    El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.


  12. Romanos 6:4 
    Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.


  13. Colosenses 2:11-12
    en El también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha por manos, al quitar el cuerpo de la carne mediante la circuncisión de Cristo;
    habiendo sido sepultados con El en el bautismo, en el cual también habéis resucitado con El por la fe en la acción del poder de Dios, que le resucitó de entre los muertos.


  14. Colosenses 3:1
    Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.


  15. Juan 17:21
    para que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.


  16. Juan 17:24
    Padre, aquellos que me has dado, quiero que
    donde yo esté, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado, pues me has amado desde antes de la fundación del mundo.

  17. Colosenses 1:13 
    Él nos ha librado del poder de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo.


  18. Romanos 6:22 
    Pero ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación y, como fin, la vida eterna
    .

  19. Lucas 1:74-75 
    que, librados de nuestros enemigos, sin temor lo serviríamos, en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días
    . (Sino que el perfecto amor echa fuera el temor. 1 Juan 4:18)


El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio