La Cruz Perdida de la Pureza



 

El segundo matrimonio de Margarita Fell fue con Jorge Fox, once años después de la muerte de su primer esposo, el juez Fell.
El matrimonio se produjo en obediencia al mandato directo y explícito del Señor Jesús a Jorge Fox.

El texto en azul claro o azul claro en negrita se puede hacer "clic" para obtener el respaldo bíblico o detalles en escrito.
Cuando haya entrado en la Biblia en línea, usted puede cambiar y actualizar para ver cualquier versión bíblica o lenguaje que usted prefiera.

Margarita Fell escribe a los recién convencidos para que se queden en la cruz hasta que ellos observen su muerte y resurrección como nacidos otra vez

Tal vez el error más grande en el cristianismo hoy en día es presumir. Presumir que uno ha nacido otra vez; presumir que uno es 'salvo,' basado en la lectura de versículos seleccionados - como cuando los fariseos encontraron la vida eterna en las escrituras. Presumir el toque de Dios, dado para despertarnos a su realidad y que sólo es un llamado, sin ser todavía escogidos; presumir que tal cosa es el bautismo del Espíritu Santo o la evidencia de haber 'nacido otra vez,'  o lo peor de todo: ser malinterpretado como evidencia de ser hecho un ministro o designado como un profeta, y así obligado a salir y predicar la letra sin el espíritu, lo cual resulta en retardo espiritual y muerte del alma; tal presunción es catastrófica para el que presume. Aquí Margarita Fell enfatiza que las condiciones de ser salvo y haber nacido otra vez deben ser testificadas: es decir, verificadas, observadas, oídas, sentidas, experimentadas, en contraste con ser imaginadas, presumidas, asumidas, reclamadas, creídas, leídas. Ella ruega que aquellos que recién se han convencido de la verdad no se engañen a sí mismos para vivir en una pretensión y una apariencia. Sino que ella les advierte que se queden en la cruz; que observen sus corazones que son rasgados y abiertos y sus secretos son expuestos, que observen su muerte y: 'si es que ustedes son limpios, si es que ustedes han sido purificados, si es que ustedes están lavados,' el resultado de lo cual es ser libre de pecado, para disfrutar unión con Dios en Su Reino con los frutos de la santidad.

Una epístola para los Amigos convencidos pero todavía no crucificados, en 1656

Estimados Amigos, hermanos y hermanas, en la Luz eterna, por la cual nos hemos reunido, que es nuestro maestro y líder; Luz que proviene de nuestro Señor Jesucristo, el capitán de nuestra salvación, en quien está la vida, y esta vida es la Luz de todos los hombres; quien ha puesto su vida por sus ovejas, y quien le da a sus ovejas la vida eterna; y esta vida está en su Hijo. La justicia de ustedes es mía, dijo el Señor; y este es el patrimonio de los santos. De esto ustedes son partícipes, quienes caminan en la Luz, y moran en la Luz, tienen la Luz de la vida, y llegan a conocer al único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien él ha enviado, quien ha venido para ser una Luz para el mundo. El que cree en él, no caminará en tinieblas, ni perecerá, sino tendrá vida eterna. Y este es el amor gratuito del Padre, enviar a su hijo unigénito al mundo, quien es odiado y rechazado por los hombres, pero escogido por Dios y precioso, quien ha llegado a ser cabeza de nuestra esquina, ¡gloria eterna para el Dios viviente! En él somos edificados, en él estamos arraigados y cimentados. Él es nuestro fundamento y nuestra raíz, nosotros somos su hijos, en quien estamos bien establecidos, inmovibles. Esta es la piedra angular, que todos los constructores rechazaron y anularon. Pero sobre esta roca está construida toda la iglesia, la cual está hecha de piedras vivientes, elegidas y preciosas, el templo espiritual, cuyo hacedor y constructor es Dios. Y ahora nosotros, teniendo un sumo sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con un corazón verdadero, en la seguridad total de la fe, teniendo nuestros corazones rociados para quitar la consciencia impía, y nuestros cuerpos lavados con agua pura, [ella está hablando del agua espiritual, sobre la cual se debe testificar, no el agua del bautismo del agua de la tierra; así como debemos testificar el fuego del bautismo que quema toda impureza, dejándonos puros]. Por esto regresen al pastor de sus almas, y sacerdote que no cambia, que se hace con juramento para siempre, según la orden de Melquisedec, quien es hecho garantía de un testamento mejor, quien no necesita ofrecer sacrificio diariamente, sino que él ha ofrecido un sacrificio, y para siempre se ha sentado a la diestra de Dios, esperando a partir de entonces, hasta que sus enemigos sean hechos estrado para sus pies. Porque por sus propias ofrendas él ha perfeccionado para siempre a aquellos que son santificados; y de este Santo Espíritu es testigo para nosotros, en el cumplimiento de la eterna promesa del Señor Dios, quien dijo: pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré.

Ahora, estimados hermanos, testifiquen esto [testificar en el sentido de experimentar u observar y sentir, no en el sentido de ir y decirle a otros], y de la verdad y fidelidad del Señor Dios, ustedes pueden establecer sus sellos, todos los que habitan en la Luz, y se apartan de la iniquidad, quienes nombran este nombre, que es mejor que otros nombres; ante el cual toda rodilla se doblará, y toda lengua confesará. Y ahora que ustedes han sido hechos partícipes de un principio viviente, puro, eterno e inmortal, que viene del Dios viviente, por el cual ustedes pueden entrar en el lugar santísimo por medio de la sangre de Jesús, por medio de este camino nuevo y viviente, el cual él ha consagrado para nosotros a través del velo, (es decir) su carne. Por lo tanto aférrense a la profesión de su fe sin titubear, porque fiel es quien prometió. Pasen por el camino angosto y estrecho que lleva a la vida, para puedan entrar por la puerta angosta, la cual son pocos los que la encuentran. ¡Oh! en la Luz eterna (que es una en todos), que lleva hacia el Padre de Luz; y en la medida de la Luz recibida del Padre y la fuente de Luz y vida, esperen todos y moren todos; y unan sus mentes con la vida, resucitada por la palabra inmortal de la vida; y pasen de la muerte a la vida, para que ustedes puedan llegar a conocer y testificar el verdadero amor que es para los hermanos, donde está la unidad, por la cual todos ustedes pueden saber que ustedes son verdaderos discípulos; en que se aman los unos a los otros; y así ustedes cumplen toda la ley, y guardan el nuevo mandamiento, que su Señor y maestro ha ordenado.

Por lo tanto, hermanos muy queridos, consideren aquello para lo cual han sido llamados, y aquello de lo cual ustedes han sido hecho partícipes, de un sacerdocio viviente, y puro, y santo, un pueblo peculiar son ustedes, y de una nación santa, y una semilla real. Ahora, con la Luz, la cual es eterna, que escudriña, y prueba, y examina, y pesa, y pone de manifiesto todas las cosas, de qué clase son. Dejen que esto los escudriñe y los pruebe ahora, como ustedes crecen en el nacimiento eterno e inmortal, y no engañen sus almas. Porque a menos que ustedes nazcan otra vez, del agua [agua celestial, no el agua terrenal del bautismo] y del Espíritu, usted no puede entrar. Ahora vean si es que ustedes pueden leer esto en la Luz; y si es que ustedes conocen, y ven, y testifican esto en sus propios sí y no particulares; y vean si es que ustedes no son como Nicodemo, quien dijo: ¿Cómo pueden ser estas cosas? y si es que ustedes no son ignorantes de esto.

Por lo tanto, todos llegan a la testificación de Dios, y a lidiar claramente con sus propias almas; y el juez, que está a la puerta, pasa una sentencia sobre ustedes. Que el tiempo pasado sea suficiente para mostrar que ustedes han escondido el talento en la tierra, que ustedes han recibido del Señor para provecho. Y que la tierra entregue a sus muertos, y que el mar entregue a sus muertos, y que el infierno entregue a sus muertos, y que todos lleguen al juicio. Que la muerte y el infierno sean echados en el lago; y dejen libremente aquello que es de la espada, a la espada; y aquello que es del fuego, para el fuego; de manera que aquellos que están muertos en el pecado, puedan aumentar. Por que ¿qué beneficio tiene para ustedes tomar la profesión y la forma de la verdad viviente? Porque si los muertos no se levantan, [ella está hablando de nosotros levantándonos de los muertos ahora, no después de ser físicamente enterrados] ustedes todavía están en sus pecados, y su fe es vana. Por lo tanto vean lo que están haciendo. Porque no es el que habla el que es salvo, sino que aquel que hace la voluntad del Padre; y muchos serán llamados, pero pocos escogidos. Ahora vean con la Luz, que es eterna, que ustedes no sólo son de los muchos que son llamados, sino de los pocos que son escogidos. Tengan toda diligencia, no para hacer su propio llamado, sino su elección segura. Amigos, su día del llamado ha llegado; ustedes son llamados a salir del mundo, y a separarse del mundo, por el llamado del Dios viviente. La Luz llama a la gente a salir de Sodoma y Egipto, donde muchos están. Por lo tanto no se engañen a sí mismos, porque ustedes son de los muchos que son llamados; y son hechos partícipes de aquello que llama continuamente, la voz en el trasfondo, que clama: Este es el Camino, caminen en él; ¿por qué morirán? Ahora consideren cómo ustedes responderán a este santo llamado, y cómo serán obedientes a él, y cómo ustedes están sujetos, y cómo son enseñados y guiados, por la medida del Espíritu de Dios. Porque todos los hijos del Señor son enseñados por el Señor, y en justicia ellos son establecidos. Ahora, busquen con la Luz, la cual es eterna, para ver si ustedes están establecidos en justicia y pureza. Si no lo hacen, entonces pongan atención a las enseñanzas del Señor. Porque aquel que camina en la Luz, como él está en la Luz, la sangre de Jesús lo limpia de todo pecado. Ahora examinen si ustedes están limpios, si ustedes están purificados, si ustedes han sido lavados. Porque si ustedes caminan en la Luz, entonces ustedes testifican [observan y experimentan] la limpieza y el lavado.

Y tengan cuidado de no traicionar al justo y al inocente entre ustedes, con una forma y profesión de la verdad, sin la vida, traicionando así sus propias almas (yo les advierto, y les encargo, ya que ustedes responderán al Señor). Pero acérquense todos al principio eterno y puro del Señor Dios, y mantengan sus mentes en esto, que les es dado a ustedes, para la redención y el rescate de sus almas del cautiverio y esclavitud del pecado y la corrupción. Respondan diligentemente a aquello del Señor, para que sus almas puedan vivir; y que ustedes puedan ver a su salvador, quien salva a su pueblo de sus pecados, y así testifiquen la salvación de sus almas. Ustedes son hechos partícipes de la gracia gratuita de Dios, que trae salvación; por lo tanto dejen que sea su maestro y líder. Tengan cuidado de no convertir esta gracia, que puede salvar sus almas, en una falta de restricción. Sino reciban con mansedumbre la Palabra implantada, para así ustedes puedan testificar de la leche, y como niños recién nacidos, deseen crecer así. Nosotros les declaramos a ustedes la Palabra que está cerca, en el corazón, la cual es la Palabra de fe que predicamos; y esta Palabra estaba al principio, (por la cual fueron hechos los cielos y la tierra), la cual hemos oído, la cual hemos visto, que nuestras manos han tocado. Para la medida de esto en ustedes, yo soy manifestada; y mi gozo y mi vida es que ustedes tengan cuidado de las medidas que ustedes han recibido, y sean fieles a aquello que puede salvar sus almas; para que ustedes puedan llegar a testificar de esta pura redención eterna, y la unidad de la fe, …y así unirse al cuerpo, que sostiene la cabeza, de la cual se recibe la virtud viviente. Para que ustedes puedan crecer como plantas vivientes en el jardín de Dios, que ahora él está preparando, y regando, y podando. Para que el fruto pueda ser llevado a él, quien es el Señor de la viña, y el labrador, quien purifica toda planta que lleva fruto, para que pueda producir más fruto. Toda rama que no produce fruto, él la quita. Ahora, vean con la Luz eterna, si ustedes producen fruto para Dios. Porque cada árbol es conocido por su fruto; y cada rama, que el Señor planta, produce fruto (no sólo hojas, sino fruto). Ahora busquen para ver si ustedes producen fruto, u hojas. Porque ese árbol, que está en el jardín, y produce nada más que hojas, debe ser cortado.

Ahora, Amigos, traten claramente con ustedes mismos, y dejen que la Luz eterna los escudriñe, y los pruebe, por el bien de sus almas. Porque ella los tratará claramente a ustedes. Ella los destrozará, y los abrirá, y pondrá de manifiesto aquello que se aloja dentro de ustedes; la sutileza secreta del enemigo de sus almas, esta eterna escudriñadora y probadora pone de manifiesto. Por lo tanto lleguen todos a esto, y sean escudriñados por esto, y juzgados, y liderados y guiados. Porque ante esto ustedes deben permanecer o caer. Y si ustedes van a esto, esto es un testigo veloz en contra del adúltero y el hechicero, y de esto no pueden huir. En esto yo he limpiado mi conciencia; y por el bien de sus almas he escrito esto, porque deseo que todos ustedes puedan estar donde yo estoy, para que así todos seamos uno. Para que el Señor Dios de vida y poder los guarde a todos en su temor, para que al Señor Dios ustedes puedan servir y honrar, para que sus corazones sean guardados limpios, y los secretos del Señor ustedes puedan llegar a conocer, lo cual ellos nunca ellos llegarán a conocer, sino aquellos que le temen; y ustedes testificarán de esto eternamente. Por lo tanto, yo les digo también, teman al Señor Dios, para que puedan llegar a aprender acerca de la sabiduría pura. Porque espantoso y terrible es el Señor Dios; y el día de la venganza de nuestro Dios ha llegado, en el cual él le da a cada uno de acuerdo a sus obras. El apóstata, el sublevador, y los desobedientes, y los descuidados, y los holgazanes, y aquellos cuyas mentes están en libertad, y no quieren permanecer en la cruz de Cristo; todos estos recibirán de acuerdo a sus propias acciones.

Por lo tanto, estimados Amigos, moren en la cruz, y mantengan sus mentes en aquello que es puro; para que ustedes puedan llegar a testificar la destrucción de la enemistad, y la letra de las ordenanzas que es borrada, y clavada en la cruz, y ustedes son crucificados al mundo, y el mundo a ustedes. Considérense los unos a los otros, y provóquense los unos a los otros al amor y las buenas obras, sin dejar de reunirse, sino exhortándose los unos a los otros, y mucho más, a medida que vean que se acerca el día. Moren en el amor y la unidad, en la Luz pura y eterna; allí está su comunión, allí está su limpieza y lavado. Este es el misterio para todos los desobedientes. El Dios eterno, de Luz eterna, y vida y poder eternos, los guarde aquí a todos ustedes fieles a su propia medida; para que así ustedes testifiquen la resurrección y la vida, y se puedan alimentar del pan viviente, el cual, quien sea que lo coma, nunca morirá. Por lo tanto que el Dios Todopoderoso esté con ustedes, y los guarde a todos fieles en Cristo Jesús.

De su estimada hermana en el amor de Cristo que no cambia, quien desea el bien de todas sus almas,

Margarita Fell

1656

(Actualizado de su libro: Una breve colección de pasajes notables, Londres, 1710, pp. 106-114.)

Margarita Fox escribe acerca de los Cuáqueros cayendo en una apariencia de vestido unos pocos años después de la muerte de Jorge Fox

A continuación se encuentra la carta de Margarita Fox criticando a los cuáqueros que estaban reteniendo la moda de los años anteriores (sólo 10 años atrás) como una señal de su cuaquerismo.

Es fácil de entender cómo esto sucedió: Los cuáqueros no se mantuvieron al día con los cambios en al moda, reteniendo sus ropas viejas hasta que se desgastaron; por lo tanto el grupo principal de cuáqueros se vestía de acuerdo a la moda de los años anteriores. Esto llegó a ser el estándar de facto del vestuario, el cual los nuevos miembros fueron aconsejados erróneamente que debían imitar. En cambio, ellos simplemente deberían haber retenido las ropas que tenían, siempre y cuando ellas fueran inelegantes y sin adornos superfluos; y cuando estas se desgastaran, comprar cualquier cosa que estuviera comúnmente disponible en el mercado. Pero en vez de esto, ellos se vistieron con las modas de los años anteriores, erróneamente pensando que esto no era seguir las modas. En contra de esta creación de una moda por su religión fue exactamente que Jesús clamó cuando él dijo: Guardaos de los escribas, a quienes les gusta andar con ropas largas, que aman las salutaciones en las plazas ... éstos recibirán mayor condenación. (Lucas 20:46-47).  Más bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Ellos ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos. (Mat 23:5).

Margarita condenó esta práctica de vestir a la moda de los años anteriores como caer en una "apariencia" y les advirtió que se mantuvieran alejados de las apariencias. Porque seguir una apariencia es intentar estar justificado por la Ley en vez de la fe y la gracia, y nunca se puede tener éxito bajo al ley; porque al observar una apariencia, uno está obligándose a sí mismo a cumplir toda la ley como su justificación. (Una "apariencia" es sólo otra faceta de la ley del pecado y la muerte; lea Gálatas si usted no entiende completamente las consecuencias de caer bajo una apariencia de esta ley externa; nosotros todavía observamos el centro moral de la ley y la ley interna a medida que el Señor la escribe en nuestros corazones, con los mandamientos directos que si obedecemos, son escritos en nuestro corazón. Vea la carta de Margarita aún más abajo acerca de la obediencia a la ley que es exigida.) 

El texto en azul claro o azul claro en negrita se puede hacer "clic" para obtener el respaldo bíblico o detalles en escrito.
Cuando haya entrado en la Biblia en línea, usted puede cambiar y actualizar para ver cualquier versión bíblica o lenguaje que usted prefiera.

La epístola de Margarita Fox a los Amigos, desde Swarthmore Hall, el cuarto mes del año 1698

La libertad del Espíritu de la uniformidad externa.

Estimados Amigos, hermanos y hermanas:

Dios el Padre de nuestro bendito Señor y Salvador Jesucristo es un Dios universal de misericordia y amor a toda la gente. Y en ese bendito amor él nos visitó "en un tiempo aceptable y en un día de salvación.. " Y aquel que al principio nos trajo las buenas nuevas del evangelio de paz [a saber, Jorge Fox], continuó en el cuerpo entre la plantación de Dios, de allá para acá por cuarenta años; y recibimos de él ciertas indicaciones e instrucciones sobre muchos informes y ocasiones importantes. Él nos ha dejado varios escritos y registros, para ser practicados de acuerdo al evangelio que él predicó entre nosotros; y nosotros hemos vivido bajo la enseñanza de ese Espíritu bendito y eterno del Dios eterno, al cual él nos dirigió, hasta este día. Ahora, es bueno que todos nosotros vayamos y continuemos mano a mano en la unidad y comunión de este Espíritu eterno, en humildad y mansedumbre de mente, cada uno estimando al otro mejor que a sí mismo; y esto le agrada mucho a Dios.

Y que todos nosotros tengamos cuidado de tocar cualquier cosa como las ceremonias de los judíos; porque eso fue desagradable para Cristo, porque él vino a dar testimonio en contra de ellos, y testificó en contra de sus prácticas externas: Guardaos de los escribas, a quienes les gusta andar con ropas largas, que aman las salutaciones en las plazas ... éstos recibirán mayor condenación. (Lucas 20:46-47). Para que nosotros podamos ver lo poco que a él le agradaron sus ceremonias externas. Por lo tanto mantengámonos en la regla y la guía del Espíritu eterno, que Dios nos ha dado para que sea nuestro maestro. Que esto sea puesto y quitado como es apropiado y servicial para el estado y la condición de cada uno. Tengamos cuidado de limitar aquello, ninguna de estas prácticas son seguras para nosotros. Porque nosotros estamos bajo el liderazgo, la guía y la enseñanza del Evangelio, el cual es un espíritu libre, que lleva hacia la unidad; mansedumbre de mente los santos y siervos de Cristo, deseando se establecidos en el Espíritu libre, no atados ni limitados. Las ceremonias legales están lejos de la libertad del evangelio. Tengamos cuidado de ser culpables o tener algo que ver con ordenar o idear aquello que es contrario a la libertad del evangelio; porque no quería tener dominio sobre la fe de aquellos en Corinto, sino ser ayudador de su fe. Es una cosa peligrosa llevar mucho a los Amigos jóvenes a la observación de las cosas externas, lo cual se puede hacer fácilmente; porque ellos pronto pueden entrar en una vestimenta externa, para ser todos parecidos externamente, pero esto no los hará cristianos: es el Espíritu que da la vida; yo odiaría tener algo que ver con estas cosas. Que el Señor nos guarde, para que no dañemos la obra de Dios; sino que obre aquel de quien es esta obra. Nosotros hemos vivido quieta y pacíficamente hasta ahora, y no es para el servicio de Dios el hacer brechas.

Margarita Fox

Swarthmore Hall, cuarto mes de 1698

(Actualizado de su libro: Una breve colección de pasajes notables, Londres, 1710, pp. 534-35.)

De Valiente por la Verdad: (Escrito en el año 1880 por Ruth S. Murray, una cuáquera)

Permanece siendo una verdad que "aquellos cristianos que entran más profundamente en la naturaleza espiritual de la dispensación del evangelio encontrarán que los lleva hacia la simpleza con respecto a su apariencia externa." La nueva vida que está escondida con Cristo debe diferir de la vida antigua de indulgencia propia, y muchas cosas deben caer como pétalos de flores, cuando la fruta madura. Pero como la creación externa difiere, así los temperamentos particulares difieren, y habrá una variedad en la casa de Dios, gran variedad pero gran unidad, a medida que el amor de Dios y el deseo de servirle predominan, y todas las cosas son hechas para su gloria.

"Durante la vida de Jorge Fox no había ninguna evidencia de alguna disposición para imponer un estilo de vestir uniforme entre los Amigos. Ellos se habían reunido de todas las clases de la sociedad, del ejército, la marina, y de la iglesia; de círculos comerciales y profesionales; del campo y del taller, y de todas las profesiones religiosas en Gran Bretaña. Ellos aceptaron representantes de todos los rangos, al rico y al pobre, al estudiado y al ignorante, Caballeros y Roundheads, hombres de iglesia y disidentes, y ellos se vestían tan diferentemente como lo hubieran hecho por naturaleza, bajo tales circunstancias.

"Antes de que pase otra generación, sin embargo, esa tendencia natural de todas las instituciones humanas, continuamente para irse hacia la tierra, a menos que sean revividos perpetuamente y elevados por el mismo Poder Todopoderoso que primero les da la vida, comenzó a manifestarse en la organización de la Sociedad de los Amigos."

William Penn, después de convertirse en cuáquero, continuó vistiéndose como un caballero; sin embargo él se quitó las joyas superfluas, cintas, y otros ornamentos de su atavío. Cuando el rey James II, su amigo y partidario, le preguntó cómo diferían sus religiones, se dice que Penn respondió: "vuestro sombrero tiene cintas, mi sombrero no tiene ninguna." Sencillo en el contexto original era simple: libre de ornamentos, no elegante; pero libre de restricciones con respecto al color, libre de las restricciones en cuando a la uniformidad, libre para acomodar preferencias individuales - y ciertamente no vestiduras que eran de un estilo perteneciente a años o siglos atrás. Usar ropas en un estilo de tiempos antiguos es ser seguidor de una moda en particular, lo cual era exactamente a lo que los cuáqueros se oponían; su ideal original había sido torcido para hacer exactamente lo contrario de ignorar las modas; no importando lo santo que se pueda sentir al usar tales ropas, era un grave error. Si aquello hubiera tenido valor, Fox y sus seguidores hubieran usado ropas copiadas del tiempo de Cristo; lo cual, por supuesto, ellos no hicieron.

Una vez Fox fue arrestado y llevado ante un juez, acusado de vagabundeo; el juez le hizo sacar sus bolsillos hacia afuera. El juez inmediatamente resolvió: "este hombre no es un vagabundo, sus bolsillos de lino lo prueban." Calidad, color, y las preferencias diferentes no están en conflicto con la sencillez original.

Lo que los cuáqueros recomendaron era ignorar las modas de vanidad del mundo; pero no crear una moda de sencillez para seguirla. Como se pudiera esperar, Satanás atacaría a la iglesia verdadera con gran poder, para engañarla para que se convierta en otro suburbio de Babilonia. Él ataca cada vez que puede establecer una forma, una regla o una observanza - como el vestido.

Margarita Fox escribe más acerca de la caída de los cuáqueros hacia una apariencia de vestido

A continuación se encuentra la última carta de Margarita Fox a la Asamblea de los Cuáqueros, escrita cuando tenía 86 años. Ella había escrito años antes como está escrito aquí más arriba, condenando la caída de la fe de los cuáqueros hacia las formas, abandonando así el espíritu interno y la ley; pero sus ruegos fueron en vano, porque en esta carta ella señala que la prohibición de los colores en el vestido era otro error, y que era mortal para aquellos que practicaban tales apariencias externas.

En sus otros escritos, ella informa que ha recibido tela como un regalo de su esposo, Jorge Fox, de color escarlata. Obviamente la madre y el padre de los cuáqueros no apoyaban la uniformidad en el vestido o en el color; ellos apoyaban la sencillez, no lo monótono, y ciertamente no apoyaron usar ropas de siglos anteriores, pensando que era un vestido piadoso: Guardaos de los escribas, a quienes les gusta andar con ropas largas, que aman las salutaciones en las plazas ... ellos recibirán mayor condenación. (Lucas 20:46-47). Hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Ellos ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos. (Mat 23:5). Ella advierte que este cambio hacia las apariencias es una elección entre la vida espiritual y la muerte. Sus advertencias fueron en vano.

A: LOS AMIGOS, HERMANOS Y HERMANAS, ABRIL DEL 1700

estas tontas prácticas imaginarias externas están surgiendo, y están siendo practicadas con gran celo, lo cual ha afligido mi corazón frecuentemente.

Amigos, y hermanos y hermanas,

Nosotros somos el pueblo del Dios viviente, y Dios nos ha visitado. Y él nos ha sacado en un día aceptable de salvación, y un día de evangelio, en el cual el Dios eterno está reuniendo a sus elegidos, de los cuatro vientos del cielo y los cuatro extremos de la tierra, Marcos 13:27. Y él ha brillado del trono de su gloria, en nuestros corazones; en su Luz espiritual, y nos ha dado el verdadero conocimiento de sí mismo, en el rostro y la imagen de Jesucristo, él nos ha hecho partícipes de su naturaleza divina. Él nos ha dado su buen y Santo Espíritu para guiarnos, y conducirnos hacia toda verdad, en todas las cosas.

Ahora, estimados Amigos, hermanos y hermanas, tengamos todos cuidado de limitar al santo de Israel o de lidiar con cualquier cosa que sea contraria a este santo espíritu, porque la gracia de Dios es suficiente para enseñarnos a negar toda impiedad e injusticia, y nos enseñará a vivir santa y justamente, para Dios y su verdad, en este mundo presente y maligno. Tengamos cuidado de no inmiscuirnos con las cosas de Dios, a no ser que su Espíritu nos guíe y nos conduzca. Ahora hay un espíritu que ha surgido entre los amigos en algunos lugares que quieren tener e inmiscuirse en sus imaginaciones, en llevar a los amigos hacia las cosas externas, que nuestro Señor Jesucristo nunca ordenó. Porque él siempre testificó en contra de la manera de los judíos de hacer y prescribir las cosas externamente, porque su testimonio está en cada corazón para obrar internamente, y hacerlo en el interior. Por lo tanto tengamos cuidado de no imitar ni copiar a los judíos en su manera de hacer las cosas externas y las ceremonias. Porque aunque se dice en las escrituras: que su profeta debe morar solitario, eso era en ese tiempo bajo la ley cuando él los había escogido de todas las familias de la tierra, sin embargo él los castigaría por su transgresión.

Pero ahora nuestro bendito Señor ha venido, y no es más que una cosa pequeña para él, reunir a las tribus de Israel, y a los dispersados de Judá. Él también ha sido dado como Luz a los gentiles y para ser salvación hasta los confines de la tierra. Él quisiera que todos fueran salvos, y que llegaran al conocimiento de su bendita verdad. Él testificó en contra de los fariseos, quienes dijeron, yo soy más santo que tú. Tengamos cuidado de esto de separarnos o vernos a nosotros mismos para ser más santos, que lo que somos en acción y en verdad; porque qué somos nosotros, sino lo que hemos recibido de Dios. Dios es todo suficiente para traer a miles hacia el mismo Espíritu y Luz, para guiarlos y conducirlos, como él lo hace con nosotros. Formémonos y modelémonos en la doctrina y la práctica del apóstol, quien estaba en una Luz gloriosa y brillante, lea 1 Cor 9:19 y así hasta el fin.

Ahora vean lo contraria que es nuestra práctica a los apóstoles, ya que nosotros no debemos ir a un entierro de las personas del mundo, ni pedirles que vengan a ninguno de nuestros entierros, o hacer aquello que es moderado y de buen nombre, en cuanto a las comidas y las bebidas ... Nuevamente lea 1 Cor 10:27. Si algún no creyente os invita, y queréis ir, comed de todo lo que se os ponga delante, sin preguntar nada por motivo de conciencia. Esta [invitación a una fiesta] es más [importante] que un nacimiento o un entierro, [sin embargo] es indispensable y necesario.

Debemos quitar estas imaginaciones caprichosas y estrechas, y dejar que el espíritu de Dios que él nos ha dado, nos guíe y nos conduzca. Permanezcamos firmes en esa libertad con al cual Cristo nos ha hecho libres, y no estemos enredados otra vez en la esclavitud al observar proscripciones, en las cosas externas que no nos serán de provecho, ni limpiarán al hombre interno, que es la obra de Cristo Jesús, en este su día. Por medio de esto, que todos hagan de la manera que han sido persuadidos en sus propias mentes, porque el apóstol dijo que él no debía gobernar sobre la fe de ninguna persona.

Porque ahora ha sido cuarenta y siete años desde que llegamos a tener la verdad, y todas las cosas han estado bien y pacíficas hasta ahora; últimamente, esta estrechez y angostura está entrando, de modo que muchos no pueden decir qué hacer, y qué no hacer.

Nuestras reuniones mensuales y trimestrales fueron establecidas para reprender, y examinar a los que caminan superflua y desordenadamente, y para que los tales sean amonestados e instruidos en la Verdad. Las personas privadas no deben por sí mismos hacer órdenes, ni decir que esto debe hacerse, y que lo otro no se debe hacer. Pueden los Amigos pensar que aquellos que son enseñados y guiados por Dios pueden estar sujetos y seguir tales ordenes bajas y mezquinas. Por lo tanto es bueno para los Amigos de nuestro país dejar estas cosas para el Señor quien ha llegado a ser nuestro líder, maestro y guía; y no ir al exterior a esparcir. Porque ellos nunca harán el bien, sino que ya han hecho daño. Ahora estamos llegando al judaísmo, hacia aquello contra lo cual Cristo clamó ayes, preocupándose de todas las cosas externas, descuidando la obra interna del Dios Todopoderoso en nuestros corazones. Si sólo podemos enmarcar de acuerdo a las prescripciones y órdenes externas, y negar el comer y beber con nuestro prójimo, de tal manera los amigos pobres están destrozados en sus mentes, de manera que no saben lo que hacen. Porque un Amigo dice una cosa, y otro otra cosa. Pero Cristo Jesús dijo que no debemos pensar qué comeremos, o qué beberemos, o con qué nos vestiremos: sino que nos dice que consideremos los lirios del campo, cómo crecen con más realeza que Salomón, Mat. 6:28-31. Más bien, contrario a esto, no debemos mirar a los colores, ni hacer nada que sea de colores cambiantes como lo son los cerros, ni venderlos, ni usarlos. Sino que debemos todos estar en un vestido, y un color. Este es un evangelio tonto y pobre. Es más apto para nosotros estar cubiertos con el Espíritu eterno de Dios, y estar vestidos con su Luz eterna que nos guía, y nos conduce a la justicia, y a vivir piadosa y justa y santamente en este mundo profano y maligno. Este es el vestido que Dios pone en nosotros, y que le gusta, y que bendecirá. Esto hará que nuestra Luz brille ante los hombres, de modo que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos (Mat. 5:16). Porque tenemos a Dios como nuestro maestro y tenemos sus promesas y doctrinas, y tenemos la práctica de los apóstoles en su día y generación. Y tenemos el Espíritu Santo de Dios, para guiarnos y conducirnos, y tenemos la bendita Verdad, para que seamos hechos partícipes para ser nuestra práctica. Y ¿por qué deberíamos ir hacia los hombres y las mujeres para una enseñanza que es contraria a lo que Cristo Jesús ordena y la práctica de los apóstoles? Esto es aquello sobre lo cual aquellas cosas mencionadas anteriormente están establecidas. ¡Donde hemos tenido aquellas cosas banales e imaginaciones! Amigos, tenemos un Dios, y un mediador entre Dios y los hombres, al hombre Cristo Jesús. Mantengámonos con él, o seremos deshechos.

Esto no es agradable para mí, que en ocasiones tenga que escribirles a ustedes. Porque donde sea que lo haya visto aparecer, he permanecido en contra de ello por varios años; y ahora no me atrevo a descuidarlo ya más. Porque yo veo que nuestra preciosa, bendita y santa Verdad, que nos ha visitado desde el comienzo es mantenida por debajo, y estas tontas prácticas imaginarias externas están surgiendo, y son practicadas con gran celo, lo cual ha afligido mi corazón.

Ahora, I he puesto delante de vosotros la vida y la muerte, y Escoge, pues, la vida, (Deut. 30:19), y a Dios y su Verdad.

Margarita Fox

El segundo mes en el año 1700.

(Actualizado de la fuente: Celo inalterable, las cartas de Margarita Fell, 2003; Elsa F. Glines, pp. 468-471;
una abundante colección de 166 de las cartas de Margarita Fell con extensos comentarios y notas históricas.)

A pesar de las numerosas advertencias de Margarita Fox en 1698/1700, los cuáqueros irlandeses, ingleses y americanos habían establecido una conformidad implícita del vestido que se le exigía a sus miembros; así como Margarita Fox les advirtió, ellos entraron en una muerte espiritual, creyendo que el vestido contribuía a su justicia, cayendo así en una forma de la negación cuáquera original de las cintas superfluas, ribetes de oro, y decoraciones disfuncionales en la ropas. En 1752, desde Amsterdam, Samuel Neale le escribió a Richard Shackleton con respecto a los cuáqueros en Holanda diciendo: "no hay conformidad de vestido en los profesantes aquí, lo cual es peculiar en la simpleza del evangelio; espero que la labor otorgada a ellos, como viene de la fuente de todo bien, operará así con el don en ellos, para llevarles a un sentido de su error." Desafortunadamente el supuesto error de los holandeses era la vara en el ojo de todo el movimiento cuáquero de lengua inglesa.

Como se puede ver claramente, sus ruegos y sus advertencias de serias consecuencias fueron ignoradas en el año 1700 y continúan siendo ignoradas en el 2007. Como se pone en evidencia en las cartas escritas por ministros cuáqueros, la conformidad al vestido llegó a ser un requisito universal en Inglaterra, Irlanda, y Norteamérica alrededor del año 1730. Fox y los primeros cuáqueros nunca se hubieran vestido en túnicas, el vestido de los hombres santos en los siglos anteriores, para verse santos, para confiar que las vestiduras son la insignia de su religión; por el contrario, la insignia de su religión estaba en la moderación de su conversación y conducta. Ni tampoco hubieran usado una cruz para mostrar su piedad.

Vestirse como un cuáquero, y hablar como un cuáquero, no lo hace a uno un cuáquero. Es una apariencia de piedad, sin el poder de Dios; aléjate de ellos. 1 Tim 3:5

Margarita Fox le escribe a William Penn, (fundador de Pensilvania y West Jersey)

Mostrando el amor que los verdaderos discípulos de Cristo tienen los unos por los otros

Hay tres testimonios de la autenticidad de la fe de los primeros cuáqueros: 1) las persecuciones que ellos sufrieron,   2) los milagros y señales que acompañaron sus ministerios, y 3) el amor que ellos tenían los unos por los otros y aún sus enemigos. Porque Cristo dijo:  Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. Como os he amado, amaos también vosotros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros. Esta carta exhibe claramente ese amor. Penn fue tal vez el más cercano a Fox de todos sus hermanos; por consiguiente él fue escogido para escribir su destacada Introducción al Diario de Fox. Margarita Fox le escribe aquí a Penn acerca de la carta de consejos de Penn en la recuperación de esos cuáqueros que se habían alejado de la unidad, pensando que cualquier regla de conducta en sus vidas personales eran una imposición en sus conciencias, como se presenta a continuación:

A William Penn:

Estimado y fiel: a quien el Señor ha escogido, obtenido, y honrado con su verdad eterna, quien se ha manifestado a sí mismo como verdadero seguidor del Cordero. Bendito sea para siempre, quien han escogido esa buena parte, que nunca le será quitada, sino que en ella usted amará, crecerá, prosperará y será vestido con belleza, gloria y majestad. El amor de mi corazón y mi alma le recuerda cariñosamente, y mi espíritu se regocija en su fidelidad y diligencia en la obra y servicio del Señor. Usted es un instrumento novedoso y fiel en las manos del Todopoderoso para esparcir su verdad y para la exaltación de su reino. Oh, su nombre será recordado eternamente con todos los fieles, a medida que ellos van hacia ese mismo espíritu de gracia, vida y poder por el cual usted fue inspirado y llevado por el buen servicio que usted hace para el Señor, por su verdad, y para reunir a su simiente elegida. Él lo recompensará cientos de veces en su seno. ¡Oh! Cuan hermosos son los pies que predican buenas nuevas a los pobres y libertad a los cautivos, (Isa 61:1-2). Los hijos que todavía no han nacido bendecirán al Señor por usted. Yo recibí su carta dulce y bendita, la cual me trajo mucho gozo a mí y a muchos más, al oír de ese buen servicio para el Señor. Ese día en el cual ella vino a mi mano aquí, yo estaba en una reunión; y fui movida por el Señor a leerla en la reunión. Fue un gran consuelo, gozo, y alegría para los corazones de los Amigos, oír de su buen servicio y de la prosperidad de la Verdad. Oh, bendito y honrado por el Señor para siempre, quien está engrandeciendo las fronteras de este santuario y esparciendo su verdad en el exterior. Benditos son los que la publican.

Nosotros también hemos recibido un documento muy pertinente de usted, con respecto a las reuniones separadas y ayer en la tarde recibimos otra de mi esposo (escrita desde Amsterdam), muy pura y pertinente para el mismo propósito. Pero yo no sé si ellas serán leídas entre ellos, porque los Amigos se han esforzado para enviarle la suya a ellos y hasta la fecha no la han leído. Ellos no recibirán ninguna para leerla. Ellos y los Amigos ahora están separados y ellos se reúnen aparte y por sí mismos, de manera que difícilmente le permitirán a algún Amigo que vaya con ellos (a leer algún documento). Porque cuando ellos se reunían con los Amigos, difícilmente permitían que se leyera alguna cosa silenciosamente que ellos pensaran que estaba en su contra. Algunos de ellos se endurecen y se hacen más obstinados que nunca; otros que son más sencillos son afligidos y atormentados. Nosotros aguardamos con esperanza el regreso de los tales. Las reuniones de los Amigos son más pertinentes, poderosas, refrescadas, y animadas desde que ellos se separaron de ellos, de lo que habían sido en muchos años.

Tomás Langhorne ahora está aquí, quien me da un muy buen informe de sus reuniones particulares, y reuniones generales, y las reuniones de los hombres y de las mujeres, todas suministradas con el poder del Señor y su presencia viviente, alabadas y honradas por el poderoso Dios. De manera que (ahora) todo está bien, como nuestro corazón puede desear. Sin embargo los Amigos son movidos por el Señor a ir entre ellos a dar testimonio en su contra. James Fletcher y Richard Johnson estarán con ellos mañana en la casa de Juan Wilkinson; y Richard Ray, un Amigo escocés, estará con ellos en el primer día. Él ha sido inspirado a ir entre ellos, como a un sacerdote en una iglesia (para entregar su testimonio, y después salir.) Es de temer que ellos serán muy duros y bulliciosos con ellos; pero el poder del Señor está sobre todos ellos, el cual los herirá, y los quebrantará.

Estimado William: Los Amigos están muy alegres, y refrigerados en el Señor, aquí en su nombre, porque usted ha tenido un cuidado amoroso con los Amigos, en estos sus grandes viajes, y travesías; pero no es el mar, ni la tierra, ni la altura o la profundidad, que puede separarnos del amor de Dios, que está en Cristo Jesús nuestro Señor, que él ha esparcido en el exterior en los corazones de su pueblo. Su epístola imprimida fue muy servicial, y recibida muy cariñosamente entre los Amigos. Recuerde mi muy estimado, y Amor eterno, a su estimada esposa a quien yo honro en el Señor por su fidelidad, y constancia, e inocencia. El brazo del Todopoderoso lo guarde, y los mantenga (a ambos) en ese vínculo y pacto de amor, y vida que nunca puede ser quebrantado. El amor de mis hijas Sara, Susana y Raquel les recuerda a ambos cariñosa y fielmente. También sé que es así con mi hijo, y mi hija Lower; pero ellos no saben que le estoy escribiendo ahora. Roberto Widers estuvo aquí hoy, cuyo estimado amor es para usted. Y Tomás Langhorne también le recuerda con gran cariño.

Entonces muy estimado eso es todo lo que tengo en este momento pero mi amor que nunca muere permanece con usted, y soy su estimada Amiga y hermana en el Señor.

Margarita Fox

(Actualizado de la fuente: Celo inalterable, las cartas de Margarita Fell, 2003; Elsa F. Glines, pp. 421-422;
una abundante colección de 166 de las cartas de Margarita Fell con extensos comentarios y notas históricas.)

Margarita le escribe a Jorge Fox

El hijo de Juan Abraham, Daniel, se quedó con Margarita y su familia después de la muerte de su padre, para después casarse con la hija de Margarita, Raquel. Posteriormente él compró Swarthmore Hall, viviendo allí con su familia y Margarita. Como Jorge y Margarita, él también pasó tiempo en la cárcel, por no pagar los diezmos. Margarita le escribe a su esposo, Jorge Fox:

Querido amor,

En la bendita santa unidad de la simiente de la vida que perdura y permanece para siempre, en esto mi amor eterno y querido te recuerda y por esto tú puedes saber que hemos llegado bien a Lancaster en alrededor de tres días depués de que te dejamos en Londres. Nos quedamos varios días en Cheshire y Lancashire, tuvimos varias reuniones entre ellos. Entonces llegamos a nuestra reunión trimestral que fue la más grande que hemos tenido, tanto para mujeres como para hombres. La poderosa presencia del Señor estuvo con nosotros de manera gloriosa, alabado sea su nombre para siempre.

No se ha hecho nada todavía en contra de los Amigos, excepto el abogado del enemigo ha culpado a varias personas que son acreedores de los Amigos de no haber recibido ninguno de sus bienes. Él hace gran alarde de lo que hará en contra de ellos, pero sin embargo dice que quiere su autoridad, que vendrá en poco tiempo del rey y los obispos; y entonces él recuperará sus grandes acusaciones. Sería bueno si la investigación se hiciera para saber si hay cosa tal o no. Él ha traído un reporte de Londres de que tú ofreciste estar de acuerdo con él y enviaste a pedir un informe de sus acusaciones, pero nadie cree sus mentiras excepto aquellos que son como él.

Los Amigos están generalmente bien, y la verdad prospera y se arraiga en estos lugares, bendito sea para siempre su santo nombre. Will Barnes de Sancke está muerto, como también Juan Badally de Cheshire y Juan Abraham. Roberto Widers fue allí a verle [a Abraham] pero él ya se había ido unas horas antes de que él llegara; pero se quedó para el funeral. Dejó un sabor muy dulce a su partida, tanto entre el mundo como entre los Amigos. Fue un hombre servicial en su vida y su muerte fue un consuelo para todos los que estaban con él; y él dejó un testimonio viviente para la verdad. En verdad yo fui refrigerada al oír el informe que los Amigos dieron de él durante su enfermedad y su partida. Juan Hadacke y varios otros Amigos ministros estuvieron en su funeral y tuvieron un gran servicio, ya que hubieron varias personas importantes en el país y el pueblo. Su hijo, Daniel Abraham, vino a la reunión trimestral para tomar el consejo del los Amigos acerca del testamento de su padre. Él lo dejó a él y su madre como testamentarios, y Tomás Ridgers y Rodger Hadacake y mi hijo Lower, como fideicomisarios menores. Parecía que él deseaba mucho que su hijo pudiera estar un tiempo con mi hijo Lower, y verdaderamente el muchacho está tan desalentado y entristecido con la muerte de su padre que no veo como se lo puedo negar; y él ha estado por muchos meses muy ejercitado en su mente, no teniendo a nadie con quien estar en su casa sino aquello que no es de los Amigos. Es algo difícil; y como también fue el gran deseo de su padre que pasara un tiempo con mi hijo, deseamos saber lo que tú piensas. Él sí lo desea, por un tiempo planea asumir parte del oficio de su padre.

Ayer fui al Marsh Grange para ver a mi hija, María Lower, quien está muy bien y también sus hijos. Mi hijo y ella te recuerdan con amor.

He hablado varias veces con Leonardo Fell acerca de ir hacia ti, pero él piensa que su negocio no le permitirá ir por los próximos dos meses, lo cual me temo que será mucho tiempo para ti, para que que tú desees que alguien esté contigo constantemente. Yo deseo que tú nos dejes saber de ti, cómo estás de salud y cómo sigue todo contigo. Yo estaría feliz si tú te sintieras inclinado a venir a casa, para que puedas tener algo de descanso. Pienso que es lo más cómodo cuando alguien tiene un hogar donde estar, pero el Señor nos da paciencia para soportar todas las cosas. Esto es lo todo en la presente, pero mi amor eterno e inalterable que no piensa ningún mal, soy tu

esposa amante y fiel

Margarita Fox

Susana y Raquel te recuerdan con gran amor y deber hacia ti

(Actualizado de la fuente: Celo inalterable, las cartas de Margarita Fell, 2003; Elsa F. Glines, pp. 436-437;
una abundante colección de 166 de las cartas de Margarita Fell con extensos comentarios y notas históricas.)

Y aquí está otra carta de Margarita a Jorge, deseando que él venga a casa, pero no a expensas de esparcir la verdad del Señor. Margarita y Jorge fueron criticados dura y calumniosamente por sus separaciones frecuentes y largas, debido al ministerio de Jorge. De sus cartas obtenemos una vislumbre del sacrificio que ambos hicieron, abandonando el placer de su compañerismo y amor, para servir al Señor; y nos compadecemos grandemente con las acusaciones calumniosas circuladas en contra de ellos por aquellos que tenían envidia de su fe y su medida de Cristo. La siguiente es una cita de su Introducción al Diario de Jorge Fox:

Y aunque el Señor había proveído una habitación externa para él [Jorge Fox], sin embargo no estaba dispuesto a quedarse allí, porque era tan remota y lejana de Londres, donde estaba la mayoría de su servicio. Y mi preocupación por Dios y su eterna verdad estaba entonces en el norte, donde Dios me había puesto y establecido; y de la misma manera para ordenar y gobernar a mis hijos y mi familia; por lo tanto los dos estábamos dispuestos a vivir aparte algunos años por causa de Dios y el servicio de su verdad, y negarnos a nosotros mismos el consuelo que hubiéramos tenido al estar juntos, por la causa y el servicio del Señor y su verdad. Y si alguno tomó ocasión, o nos juzgó duramente por esa separación, el Señor los juzgue a ellos, porque nosotros somos inocentes.

En la carta a continuación ella hace referencia a un regalo enviado por Jorge; lo cual usualmente era tela, una vez tela color escarlata, y otra vez negro español. De esta rara carta podemos apreciar la humildad de ellos y el amor que se tenían el uno al otro. Margarita le escribe a su esposo, Jorge Fox:

Swarthmore, el día 18 del quinto mes, del año 1678

Querido amor,

Estoy feliz de oír que el Señor te guarda en salud y capacidad para viajar en su obra y servicio, por lo cual yo alabo su santo nombre. Aguardamos y esperamos que él te acerque hacia el hogar en su bendito tiempo. Se te espera y se te anhela mucho aquí, pero todos debemos someternos a la voluntad y el tiempo del Señor. Recibí tu amable obsequio por parte de Leonardo Fell [un amigo, sin relación], el cual no esperaba; pero yo sé que es por tu amor verdadero que tú nos recuerdas así. Yo pensé enviarte algo por mano de María Fell, pero consideré que sólo lo usarías para comprarme algo a mí, como solías hacer, lo cual me hizo omitirlo. He percibido que les enviaste cosas a los niños por mano de Leonardo; él todavía no las ha entregado. Pero tu compañía sería más y mejor para nosotros que todo el mundo, o que todo lo que la tierra pueda dar; pero sólo por la verdad y el servicio del Señor [estamos dispuestos a renunciar a tu presencia aquí], no lo cambiaríamos por todo aparte.

Este día Isabel partió en su camino para Escocia. Tomás y María Lower, Sara, Susana, y Raquel, con el pequeño Bethiah, te recuerdan cariñosamente con amor y deber, y estarían felices de verte aquí. Estoy feliz de saber que le has escrito a mi hija Rous. ¡Pobre mujer!* Estoy segura de que tendrá una existencia [vida] cruel allí. El Señor la sostenga en todos sus pruebas. Deseamos mucho oír de ti, y hacia donde viajas. Todo está bien aquí con nosotros. Alabado y honrado sea el Señor.

De tu esposa querida y amante.

Margarita Fox

*La hija Rous, es Margarita Fell Rous, la hija mayor de Margarita Fox con su ex esposo, el difunto Juez Fell. Margarita Rous recién había viajado a Barbados con su familia. Su esposo, Juan Rous, fue un mártir cuáquero, que sufrió muchos azotes y encarcelamientos crueles, incluyendo su oído que fue cortado cuando estaba junto con dos compañeros, por mano de los puritanos de Boston. El hogar de la familia Rous estaba en Barbados, donde su padre era un teniente coronel y acaudalado dueño de plantaciones de azúcar. Por lo tanto cualquier referencia a una existencia [vida] cruel allí, debe haber sido en referencia al calor tropical.

(Actualizado de la fuente: Celo inalterable, las cartas de Margarita Fell, 2003; Elsa F. Glines, pp. 425;
una abundante colección de 166 de las cartas de Margarita Fell con extensos comentarios y notas históricas.)

Un importante panfleto evangélico por Margarita Fell

En el tiempo de los escritos que se presentan a continuación, Margarita retuvo el nombre de su difunto primer esposo, el juez Fell. En 1669, once años después que su primer esposo había muerto, Margarita Fell se casó con Jorge Fox para convertirse en Margarita Fox; su matrimonio fue por orden del Señor Jesús a Jorge Fox. Ella ya se había establecido a sí misma como la madre de la iglesia, así como Fox era reconocido como el padre y fundador de la sociedad. Uno no puede sino admirar la profundidad de su comando de las escrituras, su entendimiento de la santificación, su condenación del error tan prevaleciente en el cristianismo (entonces y ahora), su amor y compasión por las almas a quienes ella apela, y la fortaleza general de su testimonio.

UN LLAMADO a la simiente de ISRAEL,
para que ellos puedan salir de la oscuridad de Egipto,
y la casa de servidumbre, hacia la tierra del reposo.

El texto en azul claro o azul claro en negrita se puede hacer "clic" para obtener el respaldo bíblico o detalles en escrito.
Cuando haya entrado en la Biblia en línea, usted puede cambiar y actualizar para ver cualquier versión bíblica o lenguaje que usted prefiera.


Impreso originalmente en Londres, 1668, pero igual de vivo hoy en día

¡Despierta! ¡Despierta! Vístete de tu poder, oh Sión; vístete de tu ropa de gala, oh Jerusalén, ciudad santa. Porque nunca más volverá a entrar en ti ningún incircunciso ni impuro. Despréndete del polvo; levántate y toma asiento, oh Jerusalén. Suelta las ataduras de tu cuello, oh cautiva hija de Sión. Porque así ha dicho Jehovah: "De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero seréis rescatados," Isa 52:1-3. Ahora les es abierto el pacto gratuito de la vida eterna, el cual trae salvación a los judíos y los gentiles. Por lo tanto ¡Oh casa de Jacob, venid y caminemos a la luz de Jehovah! la cual ahora está brillando en este su día; gloriosamente el Señor ha resucitado, y está brillando en las conciencias de los hombres; en él está la vida, y la vida es la luz de los hombres; este es aquel de quien profetizó Isaías, lo cual ahora se ha cumplido, quien dijo, Oh, todos los sedientos, ¡venid a las aguas! Y los que no tienen dinero, ¡venid, comprad y comed! Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche; y JESUCRISTO, quien es la Fuente, clamó diciendo: Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior, pero esto lo dijo del Espíritu, (Juan 7:37-38), y esta es la fuente que vio Moisés, y le dijo a Israel: El eterno Dios es tu refugio, y abajo están los brazos eternos. Él echará de delante de ti al enemigo, diciendo: '¡Destruye!' Israel habitará confiado; el manantial de Jacob estará solitario en tierra de grano y de vino nuevo. También sus cielos gotearán rocío. ¡Bienaventurado eres tú, oh Israel! ¿Quién como tú, oh pueblo salvo por Jehovah, escudo de tu socorro y espada de tu excelencia? Tus enemigos tratarán de engañarte, pero tú pisotearás sus lugares altos, Deut 33:27-29. Ahora esto se ha cumplido en todos los que se acercan a la luz, que viene de la vida, la cual es la fuente, que ahora es abierta para fluir en todas las naciones, y todas las naciones que son salvas, caminan en la luz del Cordero. Esto vio David cuando dijo: ¡cuán preciosa es, oh Dios, tu bondad! Por eso los hijos del hombre se refugian bajo la sombra de tus alas. Se sacian de la abundancia de tu casa; les das a beber del torrente de tus delicias. Ciertamente contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz, Sal 36: 7-9. Por lo tanto él dijo: Ante la presencia del Señor tiembla la tierra; ante la presencia del Dios de Jacob, quien convirtió la peña en estanque de aguas y el pedernal en manantial de aguas, Sal 114:7-8, y ha llegado el día que vio Zacarías, quien dijo: En aquel día habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, a fin de limpiar el pecado y la impureza. En aquel día sucederá que eliminaré de la tierra los nombres de los ídolos, y nunca más vendrán a la memoria, dice Jehovah de los Ejércitos. Y eliminaré de esta tierra, tanto a los profetas, como al espíritu de impureza, Zac 13:1-2. Esto se ha cumplido, alabado sea el Dios viviente. El verdadero profeta ha resucitado, del que Moisés dijo: el Señor se levantará, quien le enseña a su pueblo acerca de sí mismo, en quien está la vida, y esta vida es la luz de los hombres, cuyo nombre es el Señor, nuestra justicia, y cuya luz lleva hacia la justicia, y la pureza, y cuya sangre lava y limpia de todo pecado, a todos los que creen y obedecen el evangelio. El día ha llegado del cual profetizó Joel, quien dijo: Jehovah ruge desde Sión. y da su voz desde Jerusalén. Tiemblan los cielos y la tierra, pero Jehovah es refugio para su pueblo y fortaleza para los hijos de Israel. Y conoceréis que yo soy Jehovah vuestro Dios que habito en Sión., mi santo monte. Santa será Jerusalén, y los extraños no pasarán más por ella. En aquel día sucederá que los montes gotearán jugo de uvas, las colinas fluirán leche y correrán aguas por todos los arroyos de Judá. Un manantial saldrá de la casa de Jehovah y regará el valle de Sitim, Joel 3:16-18, pero a todos los duros de cerviz, y los incircuncisos de corazón y oídos, quienes son desobedientes en sus medidas, para ellos esta fuente está sellada, mi amado es como un manantial cerrado, y como una fuente sellada, y sin embargo él es como una fuente de jardines, y un manantial de aguas vivientes, y arroyos del Líbano, para los fieles y obedientes, que esperan en la Luz su llegada, la segunda vez sin pecado; y esto, todos los fieles y obedientes testificarán. Por lo tanto todos los que desean conocer al Dios viviente, quienes desean tener una virtud viviente, y gracia en sus almas, esperen en la Luz, que brilla en sus conciencias, porque esta fuente de vida es la luz de los hombres, y no se puede encontrar la luz sino en la fuente, que ahora está abierta para que se reúnan las naciones, por su Luz que reúne a todos en uno, que es el pacto, quien es dado como una luz a los gentiles, que trae la salvación hasta los confines de la tierra, y ustedes testificarán para siempre que esto es verdad. Por lo tanto, así como ustedes aman sus almas, vayan hacia la Luz, y teman al Señor Dios; porque Salomón dijo: El temor del Señor es una fuente de vida, y nuevamente dijo: La ley del sabio es una fuente de vida, y la Ley de Dios permanece para siempre, Dios es puro, y su ley es pura, y la Palabra del Señor permanece para siempre, quien dijo: Yo soy el Señor vuestro Dios, que los saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre, esto permanece para siempre, el mismo Señor nos saca de Egipto, y de la casa de servidumbre todavía.

Por lo tanto, todo el pueblo, altos y bajos, ricos y pobres, judíos y gentiles, bárbaros, escitas, hagan caso a la Luz, por la cual el Señor llama a salir de Egipto y Sodoma, que es todo el mundo espiritualmente, donde nuestro Señor es crucificado. Por medio de esta luz, que es la vida de la Ley, él todavía llama a la simiente para salir del cautiverio. Porque Moisés vio esto cuando dijo: Y vino con miríadas de santos, y a su diestra fuego refulgente. Ciertamente él ama a los pueblos; todos tus santos están en tus manos. Ellos se sientan a tus pies y cada uno recibe tus palabras. Moisés nos prescribió la ley, la heredad de la congregación de Jacob, Deut. 33:2-4, y esta herencia permanece para siempre, que mora y habita en esta pura y perfecta Ley de Dios. La promesa de Dios es anexada con esto, aún la misericordia firme de David; y en esta Ley David meditó día y noche, la Ley de Dios estaba en su corazón, Sal 1:2. Escucha, oh pueblo mío, mi ley; inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca. Abriré mi boca en parábolas; evocaré las cosas escondidas del pasado, las cuales hemos oído y entendido, porque nos las contaron nuestros padres. No las encubriremos a sus hijos. A la generación venidera contaremos las alabanzas de Jehovah, y de su poder y de las maravillas que hizo. Él estableció su testimonio en Jacob y puso la ley en Israel. Mandó a nuestros padres que lo hicieran conocer a sus hijos,  para que lo supiese la generación venidera y sus hijos que nacieran, para que los que surgiesen lo contaran a sus hijos, para que pusiesen en Dios su confianza y no se olvidaran de las obras de Dios, a fin de que guardasen sus mandamientos. Sal 78:1-7.

Ahora David ha dado testimonio de esta ley, y todo lo que es de Dios, da testimonio de esta ley; porque este era un estatuto de Israel y una ley para el Dios de Jacob, pero aquellos que son rebeldes y obstinados; los hijos de Efraín no guardaron el pacto de Dios, y rehusaron caminar en sus leyes; y así es todavía. El Señor se queja de los pastores idólatras, mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Porque tú has rechazado el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque te has olvidado de la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos. Ahora, que toda la gente pruebe, y busque, si es que todos los sacerdotes, y maestros, de esta nación de Inglaterra, o en algún otro lugar, no se han olvidado de esta ley, y la han echado atrás de sus espaldas. Y obras ellos la llaman - la ley justa de Dios, que permanece para siempre, que el apóstol Pablo dijo que era espiritual, santa, justa y buena; esta Ley que ellos llaman un pacto de obras, y dicen que Cristo la ha abolido, lo cual es contrario a las mismas palabras de Cristo, quien dijo: No penséis que he venido para abrogar la Ley o los Profetas. No he venido para abrogar, sino para cumplir. De cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni siquiera una jota ni una tilde pasará de la ley hasta que todo haya sido cumplido, Mat 5: 17-18. Y cuando uno de los fariseos, quien era abogado, le hizo a Cristo una pregunta, diciendo Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?  Jesús le dijo: --Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tus fuerzas. Éste es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas. Aquí, Cristo Jesús, quien es el fin de la Ley, por justicia, testifica la ley justa de Dios, que Moisés le enseñó a Israel; quien dijo: Escucha, Israel: Jehovah nuestro Dios, Jehovah es uno! Y amarás a Jehovah tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Estas palabras que yo te mando estarán en tu corazón, Deut. 6:6. Aquí está manifestada la unidad del Señor, quien ha enviado a su Hijo unigénito, no para destruir, sino para cumplir esta Ley, la cual es una. Y el Apóstol dijo que él estaba vivo sin la ley, pero cuando vino el mandamiento, el revivió, y murió, y sin embargo él estaba enseñando la ley sin culpa. Ahora vean si alguno de ustedes fariseos ciegos de Inglaterra, pueden exponer esto, quienes niegan la Ley de Dios, y la echan detrás de sus espaldas; el apóstol dijo: todos los que pecan sin la ley, sin la ley también perecerán; y todos los que pecan teniendo la ley, por la ley serán juzgados. Porque no son los oidores de la ley los que son justificados delante de Dios, sino que los hacedores de la ley serán justificados. Ahora, vean donde aparecerán ustedes, quienes han echado la ley de Dios detrás de sus espaldas, y no son ministros, ni de la ley, ni del evangelio; porque los ministros del Espíritu, tanto bajo la ley como el evangelio, dan testimonio de la ley justa de Dios, y caminan en ella, y la cumplen, por la fortaleza y el poder de él, quien es el fin de la ley para justicia. Aquel que puede recibir que lo haga, porque los gentiles, que no tienen la ley, hacen las cosas contenidas en la ley, la cual muestra las obras de la ley en sus corazones, sus conciencias les dan testimonio, en el día cuando Dios juzgará los secretos de los hombres por medio de Jesucristo. Este día ha llegado; y que ustedes hablen de Cristo, o de un Dios, no servirá, ustedes que han echado la ley de Dios detrás de sus espaldas. Ustedes no vienen a juzgar los secretos de sus corazones, pero sus cubiertas han llegado a ser rasgadas, y la desnudez de ustedes aparecerá. Porque la ley está saliendo de Sión, y la palabra del Señor de Jerusalén. Sión es redimida por medio del juicio, y sus conversos con justicia, y la destrucción de los transgresores, y de los pecadores, estarán juntos, y aquellos que abandonan al Señor serán consumidos. Entonces os avergonzaréis de los robles que habéis amado, y tendréis afrenta a causa de los jardines que habéis escogido. Porque seréis como la encina de hojas secas y como el jardín al que le faltan las aguas. El fuerte se convertirá en estopa, y su trabajo en chispa. Ambos arderán juntos, y no habrá quien los apague, Isa 1:28-31. Esto testificarán ustedes para siempre ustedes sacerdotes de Baal, y ustedes los que lo sostienen, porque los últimos días están por llegar, y en los últimos días que el monte de la casa de Jehovah será establecido como cabeza de los montes, y será elevado más que las colinas; y correrán a él todas las naciones. Muchos pueblos vendrán y dirán: "Venid, subamos al monte de Jehovah, a la casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos, y nosotros caminemos por sus sendas." Porque de Sión. saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehovah; y esto se cumple en este nuestro día, gloria, y alabanza sea al Señor para siempre. Oídme, los que conocéis la justicia, el pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis la afrenta de los hombres, ni os atemoricéis ante sus ultrajes.  Porque la polilla se los comerá como a vestidura; la larva los consumirá como a la lana. Pero mi justicia permanecerá para siempre, y mi salvación de generación en generación, Isa. 51:7-8. Y el Señor le dijo a Jeremías: Así ha dicho Jehovah: 'Ponte de pie en el atrio de la casa de Jehovah y habla todas las palabras que te he mandado que hables, a todos los de las ciudades de Judá que vienen para adorar en la casa de Jehovah. No omitas ni una sola palabra; Les dirás que así ha dicho Jehovah: 'Si no me escucháis para andar en mi ley, la cual he puesto delante de vosotros, ni escucháis las palabras de mis siervos los profetas que persistentemente os he enviado (a los cuales no habéis escuchado), entonces haré a este templo como hice al de Silo y expondré esta ciudad como una maldición ante todas las naciones de la tierra, Jer. 26:2-6. Por lo tanto tengan cuidado todos ustedes sacerdotes de Baal, que echan la ley de Dios detrás de sus espaldas; y el Señor dijo: Porque dejaron mi ley, la cual puse delante de ellos. No obedecieron mi voz, ni caminaron conforme a ella. Más bien, fueron tras la porfía de sus corazones y tras los Baales, como sus padres les enseñaron. Por tanto, así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel, he aquí que haré comer ajenjo a este pueblo; les haré beber aguas envenenadas, Jer. 9:13-15. Y el Señor le dijo a Zacarías: Y endurecieron su corazón como un diamante para no oír la ley ni las palabras que Jehovah de los Ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los antiguos profetas. Por tanto, se desencadenó la gran ira de Jehovah de los Ejércitos.  Aconteció que como llamé y ellos no escucharon, así ellos llamaron y yo no escuché, dice Jehovah de los Ejércitos, Zac. 7:12-13.

Por lo tanto todos los pueblos, a medida que ustedes desean que sus almas tengan paz y consuelo, vayan hacia la Ley, escrita en sus corazones, la cual el Señor ha puesto en sus partes internas; para que ustedes lo puedan conocer como su Dios, y que ustedes puedan ser su pueblo, para que no necesiten decir, conozcan al Señor, porque todos lo conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande. Cuando el Señor apareció a Abraham, él le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso, camina ante mí, y tú serás perfecto, aquí está la Ley, y esto permanece para siempre. Él dijo: yo haré mi pacto entre mí y ustedes, y tu simiente después de ti, en sus generaciones para un pacto eterno; para ser un Dios ante ustedes, y a su semilla tras de ustedes, cada niño varón entre ustedes será circuncidado, Gen. 17:1-12. Circuncidarás la carne de los prepucios, y será una señal del pacto entre mí y ustedes, este es el sello del pacto, la circuncisión que es del corazón; y dijo el apóstol: él le dio el pacto de la circuncisión, Hechos 7:8. Y nuevamente él dijo: Él recibió la señal de la circuncisión como sello de la justicia de la fe que tenía estando aún incircunciso, para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, Rom. 4:11. Nosotros somos de la circuncisión, quienes adoramos a Dios en Espíritu, y no confiamos en la carne, y este es el sello del pacto, que permanece para siempre, para toda la simiente de Abraham, para quienes es la promesa.  Si el Señor de los Ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, habríamos llegado a ser como Sodoma y seríamos semejantes a Gomorra. ¿Qué, pues, diremos? Que los gentiles, quienes no iban tras la justicia, alcanzaron la justicia, es decir, la justicia que procede de la fe; mientras que Israel, que iba tras la ley de justicia, no alcanzó la ley. ¿Por qué? Porque no era por fe, sino por obras. Tropezaron en la piedra de tropiezo, Rom. 9:29-32. Y aquí tropiezan todos los edificadores y fariseos de este tiempo, quienes no conocen la Luz, ni la Vida de la ley. Ellos consideran como nada la piedra angular, Cristo Jesús la Luz, quien es la roca, sobre la cual toda la iglesia está edificada, y por la cual los judíos y los gentiles deben venir a la salvación. Esto debe suceder, porque está escrito: He aquí pongo en Sión. una piedra de tropiezo y una roca de escándalo; y aquel que cree en él no será avergonzado. Debido a que ellos tropiezan y rechazan la piedra angular, CRISTO JESÚS la LUZ, la aceptación de quien es el primer paso en el camino, la verdad y la vida. Porque nadie puede venir al Padre sino por él; y tan pronto como estén fuera de este Camino, y tropiecen con la Luz, ellos nunca conocerán la verdadera fe, ni llegarán a alcanzar la ley de la justicia. Porque ellos no la buscan por la fe de nuestro Señor Jesucristo, que no es sostenida con acepción de personas, sino es un misterio sostenido en una conciencia pura, lo cual los que tienen la conciencia contaminada nunca pueden saber. Ustedes testificarán de esto eternamente.

Por tanto, arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados; de modo que de la presencia del Señor vengan tiempos de refrigerio; como dijo el apóstol, y él enviará a Jesucristo, quien antes les fue predicado a ustedes, a quien los cielos deben recibir, hasta la restitución de todas las cosas, que Dios ha hablado por boca de todos sus santos profetas, desde que el mundo comenzó; porque Moisés le dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará, de entre vuestros hermanos, un profeta como yo. A él escucharéis en todas las cosas que os hable.  Y sucederá que cualquier persona que no escuche y obedezca a aquel profeta será destruida y alejada del pueblo, Hechos 3:22- 23. Y ahora este profeta ha resucitado en las conciencias de los hombres, y él está enseñando a su pueblo por medio de su Luz, quien es la Luz del mundo, y esta es la condenación del mundo, que la Luz ha venido, y los hombres aman las tinieblas más que la luz, porque sus obras son malas. Pero de la Luz, que brilla en sus conciencias, ellos no pueden escapar, pero un día ella los descubrirá; para todos los que la odian, es su condenación para siempre, pero para los que la obedecen, y caminan en ella, no caminarán en tinieblas, sino que tendrán la Luz de la Vida; sí Y todos los profetas, de Samuel en adelante, todos los que hablaron, también anunciaron estos días. Vosotros sois los hijos de los profetas y del pacto que Dios concertó con vuestros padres, diciendo a Abraham: En tu descendencia serán benditas todas las familias de la tierra. Y después de levantar a su Siervo, Dios lo envió primero a vosotros, para bendeciros al convertirse cada uno de su maldad, Hechos 3:24-26. La Luz de Jesús pone de manifiesto el pecado y la iniquidad; y nos lleva de las tinieblas hacia la Luz: Yo, Jehovah, te he llamado en justicia, y te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones, a fin de que abras los ojos que están ciegos y saques de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en las tinieblas. Este es aquel que trae la salvación a los judíos, y los gentiles; quien trae de vuelta a los cautivos, de la simiente completa de Abraham, a quienes es hecha la promesa; quien es ungido para predicar las buenas nuevas a los mansos, quien es enviado para vendar a los quebrantados de corazón, a proclamar libertad a los cautivos, Cristo Jesús la Luz, quien es el pacto eterno, y el juramento de Dios, es hecho sacerdote para siempre, bajo la orden de MELQUISEDEC, rey de Salem, sacerdote del Altísimo Dios, quien al encuentro de Abraham que volvía de derrotar a los reyes, y le bendijo. Asimismo, le dio Abraham los diezmos de todo. En primer lugar, su nombre significa "rey de justicia", y también era rey de Salem, que significa "rey de paz". Sin padre ni madre ni genealogía, no tiene principio de días ni fin de vida; y en esto se asemeja al Hijo de Dios, en que permanece sacerdote para siempre, Heb. 7:1-3.

Por lo tanto a toda la gente pobre, judíos y gentiles; dejen de ponerle atención a los sacerdotes que cambian; porque Cristo Jesús, el que no cambia, ha resucitado para enseñarle a su pueblo, quien es hecho sacerdote por el juramento de Dios, que nunca puede ser revocado, sino que permanece para siempre, para judíos y gentiles, bárbaros, escitas, esclavos y libres, quien ha quitado la muralla de separación entre nosotros, y ha hecho dos, un hombre nuevo, como dijo el apóstol: para que la bendición de Abraham llegara por Cristo Jesús a los gentiles, a fin de que recibamos la promesa del Espíritu por medio de la fe. Ahora bien, las promesas a Abraham fueron pronunciadas también a su descendencia. No dice: "y a los descendientes", como refiriéndose a muchos, sino a uno solo: y a tu descendencia, que es Cristo. Esto, pues, digo: El pacto confirmado antes por Dios no lo abroga la ley, que vino 430 años después, para invalidar la promesa, Gal. 3:14-17. Esta es la simiente que el Señor ha prometido, que será conocida entre los gentiles, y sus descendientes entre todo el pueblo, y aquellos que los vean los reconocerán, que ellos son la simiente que Dios ha bendecido. Por lo tanto, pueblos todos, a medida que ustedes deseen la redención de sus almas, acérquense a la luz de Jesucristo, que pone de manifiesto sus obras malas, y los pensamientos secretos de su corazón, que son vanos; esa es la luz por la cual el Señor le enseña a su pueblo, por la cual toda la simiente de Israel, judíos y gentiles, será salva, como está escrito: Vendrá de Sión. el libertador; quitará de Jacob la impiedad. Y éste será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados, Rom 11:26-27. Por lo tanto, no engañen sus almas; [no hay] un pacto sino donde los pecados son quitados. Aquellos que son extraños a la vida, son extranjeros para el pacto de la promesa. Donde no hay circuncisión, que es del pecado, y quita el prepucio, y rasga el velo, donde no está rasgado; no hay sello del pacto, y esto es lo que ustedes testificarán para siempre como verdad. Por lo tanto, todos ustedes lleven su mente hacia la luz de Jesús, y caminen en su luz, para que los ojos de sus entendimientos puedan ser iluminados, para que ustedes puedan saber cuál es la esperanza de su llamado, y cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos.

Y tengan cuidado, les encargo en la presencia del Señor, de caminar en las vanidades de sus mentes, con sus entendimientos oscurecidos; estando separados de la vida de Dios, por medio de la ignorancia que está en ustedes, debido a la ceguera de sus corazones, y así lleguen más allá de los sentimientos, y así lleguen a obrar toda impureza con codicia. Por lo tanto, así como aman sus almas, acérquense a la luz de Jesús, para que puedan llegar a ser enseñados e instruidos por él, quien es el redentor de Israel, el santo. A quien se le dijo: es poca cosa que seas mi siervo para levantar a las tribus de Jacob y a restaurar a los sobrevivientes de Israel; también te he dado como luz para las naciones, para que mi salvación se pueda extender hasta los confines de la tierra. Así dijo el Señor: En tiempo favorable te he respondido, y en el día de salvación te he ayudado. Te guardaré y te pondré por pacto para el pueblo, a fin de que restablezcas la tierra y poseas las heredades desoladas; para que digas a los presos: '¡Salid!'; y a los que están en tinieblas: '¡Mostraos!'; esto se ha cumplido en este nuestro tiempo, y su luz se ha levantado, la cual trae salvación hasta los confines de la tierra, y todas las naciones que son salvas, caminarán en esta luz; que les dijo a los prisioneros que salgan, y a aquel que por mucho tiempo se ha sentado en tinieblas, muéstrate a ti mismo; no tendrán hambre ni sed; ni el calor ni el sol los golpeará. Porque el que tiene misericordia de ellos los guiará y los conducirá a manantiales de aguas. Éstos vendrán desde lejos; he aquí, ésos vendrán del norte y del occidente; porque Dios ha consolado a su pueblo, y tendrá misericordia sobre sus afligidos, gloria y adoración sean dadas a él para siempre.

Por lo tanto, pueblos todos, a la LEY y al TESTIMONIO escritos en sus corazones, lleven sus mentes, para que puedan llegar a conocer la revelación de Jesús, la cual es un misterio, que en otras edades no fue revelada a los hijos de los hombres como ahora es revelada por su Espíritu; para que los gentiles también sean herederos, y del mismo cuerpo, y partícipes de su promesa, de acuerdo al propósito eterno, que él propuso en Cristo Jesús nuestro Señor antes de la fundación del mundo. Porque la ley externa, que estaba escrita en tablas de piedra, que era para los judíos solamente, ha cambiado. La circuncisión que era externa, y el sábado que era externo, y los sacerdotes que eran externos, y el templo que era externo; estas eran figuras, tipos, y sombras de él, quien debía venir; el cuerpo, y la sustancia de estos es CRISTO JESÚS, que viene a cumplir la Ley, y es el fin de la ley por justicia; quien lava, y limpia, y purifica por su sangre, todos los que vienen al Padre por él. Porque Cristo no entró en un lugar santísimo hecho de manos, figura del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora delante de Dios a nuestro favor. Porque si la sangre de machos cabríos y de toros, y la ceniza de la vaquilla rociada sobre los impuros, santifican para la purificación del cuerpo, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas para servir al Dios vivo! Por esta razón, también es mediador del Nuevo Testamento, que por medio de la muerte por la redención de la transgresión, estaban bajo el primer Testamento; aquellos que son llamados pueden recibir la promesa de la herencia eterna, porque Dios no hace distinción de personas, porque la circuncisión aprovecha en verdad, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión ha llegado a ser incircuncisión. El que físicamente es incircunciso pero guarda completamente la ley, te juzgará a ti, que con la letra y con la circuncisión eres transgresor de la ley. Porque no es judío el que lo es en lo visible, ni es la circuncisión la visible en la carne; sino más bien, es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu y no en la letra. La alabanza del tal no proviene de los hombres, sino de Dios. Por lo tanto la ley, que es de acuerdo a la letra externa, que es un mandamiento carnal; y el sacerdocio que es externo, y las ofrendas de sacrificios, y los lavamientos externos; [todas] estas cosas él abolió y las quitó, borrando la escritura a mano de las ordenanzas, que estaban en contra de nosotros, y la quitó del camino, clavándola a la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a santos día, lunas nuevas o sábados, que eran una sombra de las cosas por venir. Pero el cuerpo es Cristo, quien es la Luz, que se ha levantado en la conciencia, que purifica y limpia la conciencia, por su Espíritu de las obras muertas, para servir al Dios vivo.

Aquellos que tenían la ley externa no sabían esto, como Esteban les testificó, a quien apedrearon a muerte. Éste es el mismo Moisés que dijo a los hijos de Israel: Dios os levantará un profeta como yo de entre vuestros hermanos. Éste es aquel que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, Hechos 7:37-38. Por lo tanto este es él que les habló en el monte Sinaí, a quien ellos no quisieron obedecer; sino lo empujaron de sus corazones, diciéndole a Aarón, haznos un Dios, y entonces ellos hicieron un becerro, y abandonaron al Dios viviente, y así Dios se alejó de ellos, y los hizo adorar a la hueste de los cielos. Esteban les habló claramente, a quienes eran judíos en lo externo, quienes tenían la ley externa, la circuncisión externa, el sacerdote, templo, sábado, y sacrificios externos, y les dijo: ¡Duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo. Como vuestros padres, así también vosotros. ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que de antemano anunciaron la venida del Justo. Y ahora habéis venido a ser sus traidores y asesinos. ¡Vosotros que habéis recibido la ley por disposición de los ángeles, y no la guardasteis! Por lo tanto estos son los que tenían la ley externa, que les fue dada por la disposición de los ángeles, pero no vivieron la vida de ella; y así le dieron muerte, y traicionaron al justo, quien vino a cumplir la ley. Cuando Esteban les habló estas palabras, ellos crujieron sobre él sus dientes, y tomaron piedras y lo apedrearon. Por lo tanto todos los que llegan a testificar la vida y la sustancia de la ley y los profetas, CRISTO JESÚS la piedra angular, llegan a ser perseguidos por ellos, que no conocen la ley. Porque el apóstol dijo: no saben ustedes hermanos, porque yo les hablo a ellos que no conocen la ley, como que la ley tiene dominio sobre el hombre, por mientras él viva, pero esto no lo saben aquellos que están vivos sin la ley. Y todos los que pecan sin la ley, sin la ley también perecerán; porque el apóstol dijo: yo vivía en un tiempo sin la ley; pero cuando vino el mandamiento, el pecado revivió; y yo morí, pero este es un misterio para los que están sin ley y son desobedientes, para quienes es la ley. Y la ley fue añadida debido a la transgresión, hasta que vino la simiente; el que lo pueda recibir, que lo reciba. Pero ahora dijo el apóstol: habiendo muerto a lo que nos tenía sujetos, hemos sido liberados de la ley, para que sirvamos en lo nuevo del Espíritu y no en lo antiguo de la letra.

Pero para los hombres de la letra, quienes sólo son ministros de la letra, este es un misterio, quienes ni conocen la vida de la ley, ni el evangelio. Ellos han entrado en el asiento de los escribas, y los fariseos que tenían la ley y los profetas externos leían cada día sábado, sin embargo no conocían la vida de Moisés, quien escribió de Cristo, y dijo: el Señor levantará un profeta como yo, quien habló con Dios cara a cara. Los profetas profetizaron de Cristo, de la venida del justo, y de sus sufrimientos, como él sería llevado como una oveja al matadero, y como él sería como un cordero, mudo ante sus trasquiladores. Aunque ellos habían leído esto sin ellos, sin embargo cuando se cumplió, ellos estaban tan ciegos, que no lo vieron, y así crucificaron al Señor de la vida.

Pero ahora la bestia tiene otro color, y ahora sus ministros han obtenido las palabras de Cristo, y de sus apóstoles, y ellos toman estas palabras, y han entrado en el asiento de los fariseos, en el que Cristo los encontró cuando él vino, y clamó ayes en contra de ellos. Así ellos se sientan adornados con las palabras de Cristo, y las palabras de los apóstoles, y las palabras de los santos. Con estas continúan engañando a la gente pobre, y haciendo mercancía de sus almas, hablando cosas que no deberían hablar para obtener ganancias injustas, quienes no sirven al Señor Jesucristo, sino sus propios vientres. Ellos traicionan y asesinan a las pobres almas, y hacen todo eso, aquellos que mienten y gastan todas sus fuerzas en contra de la verdad de Dios, que ahora se ha levantado en este su día, en vida y poder, que manifiesta claramente que son profetas falsos del anticristo, y engañadores, que han ido hacia el mundo, de lo cual habló Juan. Ahora la Luz se ha levantado, y ellos son manifestados [expuestos por la Luz], gloria y alabanzas sean para el Señor para siempre, quien ha reunido a su rebaño, que fueron dispersados, de sus bocas. Porque así dijo el Señor: Yo buscaré a mis ovejas, y las alimentaré en buenos pastos, y ellas reposarán en un buen redil, y yo pondré un Pastor sobre ellas, y ellas no serán más presa de los paganos, ni las bestias del campo las devorarán más. Ay a los pastores dijo el Señor, que se han alimentado a sí mismos, y no al rebaño, que se alimentan con la grosura, y están vestidos con la lana. El Señor viene para vengarse de ellos, la Luz se ha levantado, que los pone de manifiesto, que son profetas falsos, y del anticristo. Todos ellos parecían ser profetas verdaderos, hasta que vino la Luz, que los puso de manifiesto, por sus frutos, mientras ellos estaban vestidos como ovejas, las palabras de los santos, y las palabras de Cristo, sepulcros pintados, hermosos por afuera.

Pero ahora que el verdadero profeta, Cristo Jesús, ha resucitado, de quien Moisés dijo que el Señor lo levantaría, ahora ellos parecen ser de verdad los falsos profetas de los cuales Cristo nos dijo que tuviéramos cuidado, que vienen vestidos de ovejas, pero que por dentro son lobos rapaces; por sus frutos los conocemos, quien dijo aquí está, y allá está; pero Cristo dijo, no les crean. Toda su práctica y labor es oponerse, y perseguir la verdad de Dios, como está en Jesús ahora puesta de manifiesto en sus santos. Ellos niegan y se oponen a la luz, cuando todos los ministros de Dios, los que son enseñados por Dios, llevaron a la gente de la oscuridad a la luz, y del poder de Satanás hacia Dios. Ellos hacen lo que pueden para alejar [a la gente] de la Luz, y mantener a la gente en la oscuridad. Por lo tanto aquí están para mantener a la gente alejada del primer principio, que lleva hacia Dios; porque la Luz es el primer principio de la religión pura, y sin contaminación ante Dios. Algunos de ellos niegan la Luz, y algunos la llaman natural; y así ellos niegan a Cristo Jesús, quien es dado como un pacto de Luz, quien es la Luz verdadera, que ha iluminado a todos los hombres que vienen al mundo. Él estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por él, y el mundo no le conoció: y así estos anticristos, y engañadores, que han entrado al mundo, no le conocen, quien ha dicho: yo soy la puerta de las ovejas, todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y delincuentes. Yo soy la puerta, y por mí, si algún hombre entra, él será salvo, y entrará y saldrá, y encontrará pastos. Pero estos ladrones y delincuentes, que son asalariados, que sólo vienen a robar, y a matar, y a destruir (como dijo Cristo), ellos alejan a otros de la puerta; y niegan aquello por lo cual todos los que son salvos entran, la LUZ, Cristo Jesús, quien es la piedra angular, y la roca, sobre la cual está edificada toda la iglesia. Esta [Luz] ellos niegan que sea suficiente para enseñar la salvación. Ellos niegan el nuevo pacto, la Ley escrita en el corazón, y le llaman a la obediencia a la Luz, y la Ley de Dios, un pacto de obras.

Ellos quieren hablar de la ley y los profetas, Cristo y los apóstoles, y robar su palabras, y nunca esperan llegar a la vida y la condición de los profetas, de Cristo y de los apóstoles. Por lo tanto ellos niegan la revelación, y las enseñanzas del Espíritu, y quisieran robar aquello que escribieron los profetas, Cristo y los apóstoles, y hacer lo suyo propio [al hablar sus palabras sin poseer el Espíritu por el cual fueron escritas, sin embargo pretendiendo que ellos comprenden completamente las palabras lo suficiente como para enseñarles a otros lo que significan]. Por lo tanto ellos andan haciendo creer a la gente, que son ignorantes de Dios y toda la verdad, que ellos pueden servir a Dios con sus palabras robadas, quien es un Dios de verdad, y un Dios celoso, un Dios justo y recto, que le da a cada uno de acuerdo a sus obras. Ellos [estos ministros que no tienen el espíritu de los apóstoles] sabrán algún día, cuando ellos hayan llenado la medida de sus padres [los fariseos y escribas que crucificaron a Cristo], que sobre ellos caerá toda la sangre justa que ha sido derramada desde Abel. Entonces ellos prosiguen, y predican el pecado, que nadie puede ser libre del pecado mientras estén sobre la tierra, y la imposibilidad de la perfección. Ellos entienden las palabras de Cristo y los apóstoles, y niegan completamente aquello por lo cual ellos hablaron, predicaron y oraron, y trabajaron, que era presentar a cada hombre perfecto en Cristo Jesús.

Y así toda la gente pobre, así como desean conocer al Dios viviente, y la verdad viviente que está en Jesús, o a medida que buscan la redención de sus almas, aléjense de esos engañadores, y vayan hacia la luz de Jesús, que les deja ver el engaño de sus corazones. Esto es aquello por lo cual todos los que alguna vez conocieron a Dios fueron guiados, por la pura y perfecta ley de Dios que está escrita en el corazón. David dijo: bienaventurado es el hombre a quien tú corriges, oh Señor, y l enseñas de tu ley; y el apóstol dijo: según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios. Por lo tanto todos deben tener en mente la pura ley de Dios, que perdura hasta que se cumpla completamente, porque la ley es santa, el mandamiento es santo, justo y bueno. Porque lo que la ley no podía hacer en que era débil por medio de la carne, Dios enviando a su propio Hijo, en la semejanza de la carne pecaminosa, y por el pecado condenó el pecado en la carne, para que la justicia de la ley pueda cumplirse en nosotros, que no caminamos según la carne, sino según el Espíritu: y por lo tanto a medida que ustedes caminan en la Luz, y en la ley de Dios, en el hombre interno, ustedes verán y conocerán lo que es el cumplimiento de la ley de Dios, y entonces verán lo que el apóstol dijo, cuando dijo: Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios atestiguada por la Ley, Rom. 3:21. Por lo tanto a medida que ustedes son guiados por la Luz y el Espíritu eternos, ustedes conocerán la Ley del Espíritu de la vida, que nos libera del pecado y de la muerte, y a medida que ustedes moran en la Luz de Cristo Jesús que es uno en todos, entonces ustedes llegarán a saber, y ver que tanto los judíos como los gentiles están todos bajo el pecado, y como está escrito: No hay justo ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se apartaron, a una fueron hechos inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno; porque aquellos que eran los judíos externamente, siendo ignorantes de la justicia de Dios, y tratando de establecer su propia justicia, no se han sometido a sí mismos a la justicia de Dios. Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón, "¿Quién subirá al cielo?" (esto es, para hacer descender a Cristo), ni "¿Quién descenderá al abismo?" (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Más bien, ¿qué dice? "La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón [para que la puedas oír y obedecer];" esta es la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca que Jesús es Señor, y si crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, has sido salvado. que si confiesas con tu boca que Jesús es Señor, y si crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, has sido salvado. Porque con el corazón el hombre cree para justicia, y con la boca el hombre hace confesión para salvación; porque no hay diferencia entre el judío y el griego, porque el mismo Señor sobre todos, responde a todos los que claman a él, y todo el que clame al Señor será salvo: Por lo tanto no sean oidores de la palabra, sino hacedores de la palabra; desechando toda suciedad y la maldad que sobreabunda, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas; el que mira atentamente en la perfecta ley de la libertad y que persevera en ella, sin ser oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace; si ustedes cumplen la ley real, de acuerdo a las escrituras, y aman a su prójimo como a sí mismos, hacen bien; pero si ustedes hacen distinción de personas, ustedes cometen pecado, y son convencidos por la ley como transgresores; así hablan ustedes, y así hacen, como los que serán juzgados por la ley de la libertad, Santiago 2. Y así todos los que son enseñados por la medida eterna y pura de Dios, son guiados por la ley pura, porque el apóstol dijo: yo no habría conocido el pecado sino por medio de la ley; porque no estaría consciente de la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. Por lo tanto todos los hijos del Señor son enseñados por el Señor, y en justicia ellos están establecidos, y están lejos de la opresión. Por la ley y por el testimonio ellos son enseñados, y los que son enseñados por el Señor, ellos saben que el Señor es su REY, y el DADOR DE LA LEY, y CRISTO JESÚS, quien es dado como pacto de luz por los judíos y por los gentiles, para ser el Camino, la Verdad, y la Vida, quien dijo: nadie puede ir al Padre sino por mí; la Luz de Jesucristo es el líder, maestro, y guía para todos los que vienen al Padre. Las escrituras han concluido todo bajo el pecado, para que la promesa, por la fe de Jesús, Cristo pueda ser dado a todos los que creen.

Por lo tanto vayan hacia la luz, crean en la luz, y esperen en la luz, para recibir la promesa, porque no hay ni judío, ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, que crea en la Luz, y camine en la Luz y sea obediente a la Luz, sino que todos son uno en Cristo, si ellos son de Cristo, y caminan en la Luz de Cristo, y moran en la Luz de Cristo, entonces ellos son la simiente de Abraham, y herederos de acuerdo a la promesa; y la Escritura, habiendo previsto que por la fe Dios había de justificar a los gentiles, predicó de antemano el evangelio a Abraham, diciendo: "En ti serán benditas todas las naciones", Gal. 3:8. Y el Señor dijo: ¿He de encubrir a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y poderosa, y que en él han de ser benditas todas las naciones de la tierra? Gen. 18:17-18. Este es el evangelio eterno, y la promesa de Dios a todas las generaciones que creen, porque todos los que son de la fe, son benditos con el fiel Abraham. Por lo tanto esperen en la Luz, para conocer la ley de Dios, que es justa y pura, que fue añadida debido a la transgresión, hasta que viniera la simiente, a quien fue hecha la promesa, que fue ordenada por ángeles, de mano de un mediador. Ahora, un mediador no es mediador de uno, sino que Dios es uno. El que tiene ojos puede ver, y donde el ojo está abierto, allí todo ve, ojo a ojo, cuando el Señor trae a Sión otra vez, y la luz del cuerpo es el ojo, y si el ojo es único, todo el cuerpo está lleno de vida. A medida que ustedes caminan en la Luz, y esperan en la Luz, y permanecen en la Luz, esto leerán y entenderán: Jesús les dijo: yo soy la luz del mundo, el que me sigue no caminará en tinieblas, sino tendrá la luz de la vida, y a medida que ustedes caminan en la luz, y siguen al Cordero, quien es a luz de la ciudad santa; y a medida que ustedes permanecen en la Luz, ustedes llegarán a ver a los dos hijos que Abraham tuvo, uno con una esclava, y el otro con una mujer libre, lo cual el apóstol dijo que era una alegoría. Porque estos son los dos pactos, dijo él; uno del monte Sinaí, que lleva a la esclavitud, el cual es Hagar, y responde a Jerusalén que ahora es, y está en esclavitud con sus hijos; pero [la otra es] Jerusalén que es de arriba y es libre, que es la madre de todos nosotros. Porque está escrito, ¡Alégrate, oh estéril que nunca has dado a luz! Esto es un misterio para todos los espíritus oscuros e inmundos. Lean Isa. 54. Cristo Jesús dijo: Mientras tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz, andad mientras tenéis la luz, para que no os sorprendan las tinieblas. Porque el que anda en tinieblas no sabe a dónde va; y fuera de la luz, el camino Cristo Jesús, están tanto los judíos como los gentiles. Pero la luz del evangelio glorioso se ha levantado, y el deseado de todas las naciones ha llegado, quien sacudirá a todas las naciones. Quien llena su casa con gloria, y la gloria de este último templo será mayor que la del primero, ha dicho Jehovah de los Ejércitos, de acuerdo a la palabra que yo he puesto como pacto con ustedes, cuando ustedes salieron de Egipto; por lo tanto mi espíritu permanece entre ustedes, porque así dijo el Señor: Dentro de poco yo estremeceré los cielos y la tierra, el mar y la parte seca. Por lo tanto ¡Alégrate mucho, oh hija de Sión.! ¡Da voces de júbilo, oh hija de Jerusalén! He aquí, tu rey viene a ti, justo y salvador, humilde y montado sobre un asno, sobre un borriquillo, hijo de asna. Destruiré los carros de Efraín y los caballos de Jerusalén. También serán destruidos los arcos de guerra, y él hablará de paz a las naciones. Su dominio será de mar a mar y desde el río hasta los confines de la tierra. Y a ti también, por la sangre de tu pacto libertaré a tus prisioneros de la cisterna sin agua. Volveos a la fortaleza, oh prisioneros llenos de esperanza. También hoy os anuncio que os restituiré el doble, Zac 9:9-12.

Por lo tanto este es el día de su visitación, ustedes que son prisioneros, quienes están en la cisterna sin agua; vayan hacia el la fortaleza, la Roca, Cristo Jesús la Luz; para que él pueda decirle al que está prisionero, sal, y a aquel que está sentado en al oscuridad, muéstrate a ti mismo, y por medio de ningún otro camino o nombre bajo el cielo conocerán ustedes la resurrección, sino por medio de Jesucristo, quien es la Luz, el Camino, la Verdad, y la Vida; quien ha dicho, yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá. De modo que así como ustedes desean la vida de sus almas, la resurrección del prisionero, que está en la cisterna que está sin agua, vayan hacia la luz, y escuchen diligentemente la palabra que está cerca de sus corazones; inclinen su oído para que sus almas puedan vivir; porque el Señor ha dicho: Yo haré con vosotros un pacto eterno, las fieles misericordias demostradas a David. He aquí que yo lo he puesto como testigo a los pueblos, como jefe y comandante de los pueblos; este es aquel que guía a José como un rebaño, quien estaba muerto pero ahora está vivo; cuyo nombre es la palabra de Dios; y la fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios, y nadie puede oír sin este predicador, que es enviado, quien es ungido para predicar las buenas nuevas a los pobres, libertad a los cautivos, quien es el predicador de justicia, que predica a los espíritus en la cárcel; quien abre la puerta de la cárcel, y saca a los prisioneros de la cárcel, gloria y alabanzas sean para él siempre, esto es testificado, y cumplido, para su alabanza eterna, y gloria. Y es testificado el sacerdote eterno, quien por medio de una ofrenda ha perfeccionado para siempre a aquellos que son santificados, de lo cual también el Espíritu Santo es testigo para nosotros; el Espíritu Santo santifica, Cristo Jesús la ofrenda eterna, perfecciona a los que están santificados, la sangre del pacto santifica; de lo cual Jesús también, para que él pueda santificar al pueblo con su propia sangre, sufrió afuera de las puertas, Heb. 13:12. Por lo tanto, pueblo entero, acérquense a la medida de la luz, que pone de manifiesto el pecado; y si ustedes caminan en la luz, así como él está en la luz, la sangre de Jesucristo limpia de todo pecado; y allí está la comunión los unos con los otros; el apóstol hablando de aquellos que no deberían heredar el reino de Dios, y él le dijo a los corintios: Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido lavados, pero ya sois santificados, pero ya habéis sido justificados2 en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios, 1 Cor. 6:11. Por lo tanto todos sean obedientes a la luz pura; porque Pedro escribió a los elegidos conforme al previo conocimiento de Dios Padre por la santificación del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre, 1 Ped. 1:2. Esto es aquello por lo cual todos son santificadlos, judíos y gentiles, todos los que van a Dios por él, son santificados por su sangre; quien de Dios es hecho sabiduría, justicia, santificación y redención para nosotros;  éste es el pacto que haré con ellos después de aquellos días", dice el Señor; "pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las inscribiré este es el pacto, él añade: "Nunca más me acordaré de los pecados e iniquidades de ellos. Pues donde hay perdón de pecados, no hay más ofrenda por el pecado, Heb. 10:18. Por lo tanto moren todos en la Luz, que es dada a los gentiles, y como pacto para el pueblo, y para abrir los ojos ciegos; porque este es la voluntad de Dios, incluso su santificación; y el apóstol le dio gracias a Dios, quien los había escogido para salvación, por la santificación del Espíritu y fe en la verdad,  2 Tes. 2:13. Por lo tanto, esperen todos en la luz, y esperan al Señor, y permanezcan firmes en sus medidas, para que ustedes puedan santificar al Señor en sus corazones, y sean santificados en Cristo Jesús, quien por medio de una ofrenda ha perfeccionado para siempre a aquellos que son santificados, y nadie más. Por lo tanto no engañen sus almas, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos. Y aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan. Por lo tanto esperen todos en la Luz su venida; y a ustedes que lo buscan, y lo esperan en la Luz. Ustedes lo verán aparecer otra vez por segunda vez sin pecado, y a media que el día esclarece, el lucero de la mañana se levanta en sus corazones; y esto ustedes verán y conocerán, si ustedes son fieles y esperan en la luz; y si oyen, y se abstienen, ustedes testificarán eternamente que esto es verdad.

Margarita Fell

1668

(Actualizado de su libro: Una breve colección de pasajes notables, Londres, 1710, pp. 468-507.)

Margarita Fell, Más acerca de observar la ley

Muchos de los cristianos de hoy piensan que no hay nada que ellos tengan que cambiar en su vida; que Dios los ama, los aprueba de la manera que son; que toda su vida pecaminosa de codicia, mentiras, placeres, deseos, envidia, celos, inmoralidad sexual, etc., todas estas cosas son excusadas por Cristo - con un pase libre para ir al cielo. Esto es muy similar a lo que creían los Ranters en Inglaterra en el siglo 17, excepto que ellos usaban versículos que citaban para justificar su comportamiento pecaminoso. Ellos eran una secta problemática para los cuáqueros, porque la gente a menudo confundía a los Ranters con los cuáqueros. Margarita Fox escribió un documento muy fuerte refutando sus afirmaciones espirituales, incluyendo la afirmación de los Ranters que está citada a continuación:

Afirmación de los Ranters - Para aquellos que están en al libertad de los hijos de Dios, todas las cosas son lícitas, de acuerdo con Pablo.

En su documento publicado, la respuesta de Margarita a la aseveración espiritual de los Ranters fue la siguiente:

"Ustedes, que están en sus temores carnales de Dios, están en el mundo sin Dios. Ustedes están vivos sin la ley, y no han llegado a conocer la ley todavía, y están muertos en los pecados y las transgresiones. Ustedes, que viven en el placer, están muertos en vida. Ustedes viven para el pecado y así están libres de la justicia. La ley que es santa, justa, y buena, los cortará en pedazos. Ustedes todavía no han llegado a conocer la ley, ni lo que es lícito, por lo cual todos pasan antes de llegar a conocer la libertad de los hijos de Dios - y esta ley corta todos sus temores carnales de Dios. Oh, ustedes blasfemos, ¿acaso ustedes dicen que no hay tal cosa como lo lícito y lo ilícito, la piedad o la impiedad? ¿Acaso ustedes desecharían las escrituras e invalidarían la ley justa de Dios que se aferra del transgresor? ¿Acaso ustedes pisotearían la sangre del nuevo pacto y la considerarían como algo impío? Oh, el día de la venganza viene sobre ustedes. El Señor Dios está vestido con venganza en contra de ustedes y todos los que son como ustedes. Ustedes que se sientan en la mesa de los demonios han sido dejados fuera de la libertad de los hijos de Dios y no conocen la condición por la cual Pablo ha pasado. Cuando ustedes la conozcan, será muerte y destrucción para ustedes. Esto ustedes lo testificarán eternamente, antes de que ustedes lleguen a conocer al Dios viviente."

(Para el tiempo en que murió Jorge Fox, casi todos los Ranters se habían convertido en cuáqueros - lo cual no es sorprendente considerando sus raíces. Así como William Penn describe en su introducción al Diario de Jorge Fox:

Estas personas fueron llamados Buscadores por algunos, y la Familia de Amor por otros. Cuando se dieron cuenta los unos de los otros, algunas veces se reunían; pero no formalmente para orar o predicar, en lugares y horarios fijos, en su propia voluntad, como habían estado acostumbrado en el pasado; sino que esperaban juntos en silencio, y cuando algo surgía en sus mentes que ellos pensaban que era de Dios, a veces hablaban. Después de una abundancia de revelaciones, algunas de estas personas, al no mantenerse en la humildad y el temor de Dios, fueron exaltadas más allá de su medida; y por no mantener sus mentes en una dependencia humilde de aquel que les abrió el entendimiento para ver grandes cosas en su ley, ellos se salieron en sus propias imaginaciones [ellos comenzaron a predicar y enseñar antes de que fueran autorizados y completados por el Maestro]. Mezclando sus imaginaciones con sus revelaciones divinas, produjeron un nacimiento monstruoso, para escándalo de aquellos que temían a Dios, y que esperaban diariamente en el templo, no hecho con manos, para la consolación de Israel; el Judío en el interior, circuncidado de espíritu... Esto aumentó el pecado por el aumento de la gracia, y convirtió la gracia de Dios en falta de restricción del mal, dando licencia a una manera de pecar más segura que antes; como si Cristo hubiera venido, no para salvarnos de nuestros pecados, sino para salvarnos mientras pecamos; no para quitar nuestros pecados, sino para que podamos pecar más libremente a costas de Él, con menos peligro para nosotros.)

Así Margarita Fox ha aclarado el error tan común en el cristianismo hoy en día; también ella describió completamente la solución. A nosotros se nos ha enseñado que ya no tenemos que caminar por la Ley; que hacer eso es obras; que debemos subsistir por la fe y la gracia. Y ese es el punto: no podemos alcanzar la salvación con sólo tratar de observar la ley -  es cierto; pero en la fe debemos caminar hacia la ley que ya está escrita en nuestros corazones; debemos hacer lo que sabemos que es correcto, y no hacer lo que sabemos que es incorrecto, por lo menos en lo que sea posible. A menos que seamos guiados por el los mandamientos personales del Espíritu de Dios hacia nosotros, la ley externa es nuestro tutor, recordándonos que debemos corregir nuestra conducta y motivándonos a buscar la ayuda de Dios para esas cosa que no podemos controlar. Debemos buscar y someternos a la convicción de Cristo y del Espíritu Santo con los mandatos resultantes al arrepentimiento - cada mandato también está escrito en nuestro corazón - la Ley interna que debemos seguir para progresar espiritualmente. A menos que obtengamos la completa ley interna, escrita en nuestro corazón, y añadida un mandato a la vez, somos mucho menos justos que los fariseos; de quienes Cristo dijo: a menos que vuestra justicia sea mayor que la de los escribas y de los fariseos, jamás entraréis en el reino de los cielos. Mat 5:20. Sí, la Ley debe ser cumplida en nosotros; Cristo debe cambiarnos para llegar a ser como él para que nosotros también podamos cumplir la Ley, hasta el tiempo cuando nuestra fe esté completa, sostenida en una consciencia pura. Debemos pasar por el tiempo de la impureza, buscando la pureza, mientras la ley nos pronuncia nuestras deficiencias y transgresiones, lo cual resulta en nuestra motivación para buscar la ayuda divina para cambiar. La Ley es nuestro tutor y nuestra condenación hasta que somos guiados por la voz del Espíritu de Dios. Si ignoramos la ley y sus requisitos para la buena conducta, que nos recuerdan que debemos encontrar la ayuda de Dios para deshacernos del pecado, estamos atrapados sin esperanza por el pecado, y la condena del Señor seguirá por seguro. Debemos caminar por medio de la ley interna escrita en nuestros corazones hasta que lleguemos a la pureza. Y cada hombre que tiene esta esperanza en él se purifica a sí mismo, así como él es puro. 1 Juan 3:3; cuando llegue el resultado final de nuestra purificación, él cielo y la tierra pasarán de nosotros; nosotros entonces caminaremos en amor, todavía capaces de ser tentados, pero protegidos por la fortaleza de Cristo para no caer en la tentación.

Si ustedes oyen a alguien que les dice que no necesitan hacer nada para agradar a Dios, sólo creer; están escuchando a un profeta falso, que se ve piadoso en sus vestiduras de oveja, pero que está lleno de codicia y avaricia en el interior. Pero sentarse, pecando (permaneciendo como esclavo del pecado), y decir: yo creo en Jesús, eso es todo lo que necesito; o decir que tengo la justicia de Cristo porque creo y he sido bautizado; lo deja con una justicia mucho menor que la de los fariseos - y sin ninguna herencia en el reino de los cielos.

Estos guías ciegos, que de disfrazan como ministros de Cristo, le dicen que usted tiene la justicia de Cristo, por lo tanto no necesita hacer nada.
Ellos le dicen que confíe en la "justicia imputada de Cristo" hacia nosotros, basada en nuestra fe; como lo fue con Abraham.
Es cierto, Abraham recibió la justicia imputada aún antes que fuera circuncidado. Es cierto, nuestra fe es justicia imputada.
Pero Abraham prosiguió a ser circuncidado, así como nosotros debemos recibir la circuncisión espiritual - nuestro corazón circuncidado del pecado.
No podemos sólo sentarnos celebrando nuestra justicia imputada, que sólo nos da el derecho a acercarnos a Dios para obtener ayuda.
Despertad a la justicia, y no pequéis más, porque algunos tienen ignorancia de Dios. Para vergüenza vuestra lo digo. 1 Cor 15:34

Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoralidad sexual ni impuro ni codiciosa, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.  Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes.
Efe 5:5-6.
Es necesario crucificar la naturaleza pecaminosa para tener alguna herencia en el reino de Cristo y de Dios;
porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos, Gal 5:24.

Porque  los que viven según la carne no pueden agradar a Dios, Rom 8:8.
Pero el crucificar la naturaleza pecaminosa lleva a la unión con Cristo mientras estamos en la tierra y entramos en su reino glorioso, también en esta vida.

Sí, la ley todavía se aplica a todos los creyentes hasta que ellos son guiados por el Espíritu Santo; la ley es nuestro tutor que nos lleva hacia le fe, que viene cuando usted oye la palabra de Dios dentro de su corazón, cree que es cierta, cree que es Dios quien le está hablando, y así entonces obedece todo lo que se le manda a hacer — eso es seguir a Cristo, oír a su espíritu que le habla a usted, y después obedecerle. Las palabras que Cristo le habla son espíritu e imparten vida; la vida de Dios, que aquellos que la siguen (obedecen su guía) Cristo los recibe. Si ustedes son guiados por el Espíritu, ya no están bajo la ley, Gal 5:18; los que son guiados por el Espíritu son hijos de Dios. Rom 8:14.

De la Voz del Señor: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida." Vea La obediencia todavía es exigida para más información acerca de este tema.

El propósito de este sitio web es mostrarle cómo llegar a ser
libre del pecado
al beneficiarse del poder de Dios que produce cambio a través de la cruz,
que lleva hacia la unión con Dios en su reino.


Arriba | Quienes Somos | Inicio