La Cruz Perdida de la Pureza


Persecuciones en la Edad Media

De la Palabra del Señor en el interior:
"Se puede ver que cualquier hombre que estuviera actuando fuera de las normas
o en disconformidad con la iglesia Católica era asesinado."

De El verdadero William Penn, por Sidney George Fisher, 1900, págs. 78-82

En la Edad Media todo había sido absorbido por la teología y el dogma. Los artistas podían pintar solamente pinturas eclesiásticas, y la habilidad de los arquitectos estaba dedicada principalmente a la construcción de catedrales. Los políticos generalmente eran sacerdotes, y el testamento de cada hombre debía ser aprobado primero y sus pertenencias debían ser distribuidas por un obispo. Las relaciones domésticas de la vida estaban completamente en las manos del sacerdocio. No había casi ninguna ciencia física, y lo poco que había, era remitida a los teólogos. Si estaba de acuerdo con los dogmas, era correcta; si no coincidía con ellos, estaba equivocada. Si un hecho de la naturaleza era contrario a algún dogma, qué lástima por la naturaleza. Todo razonamiento era hecho por métodos académicos, en el cual los dogmas de la iglesia eran tomados como un punto de partida del cual uno podía razonar, pero al cual se debía regresar so pena de muerte. Las investigaciones independientes y originales, y el cuestionamiento libre eran crímenes. Lo dogmático, lo milagroso y lo imposible eran las únicas cosas importantes. Los dogmas habían sido forjados por el ingenio humano más astuto hasta llegar a ser un magnífico sistema. Comenzando en el cuarto siglo, cuando el Obispo de Roma comenzó a reclamar autoridad como el obispo principal o papa, el desarrollo fue constante. Comenzó la adoración a la Virgen. La adoración a las imágenes, lo cual había sido una herejía, fue permitida comenzando en el siglo siete. La transubstanciación, que al final llegó a ser una de las doctrinas más importantes, ni siquiera había ido nombrada hasta el siglo once, y no fue decretada definitivamente hasta el año 1215 D.C. También así con la confesión auricular, la cual fue decretada el mismo año. Hasta el siglo doce sólo habían dos sacramentos. Después de esto habían siete. El celibato del clero, el cual fue intentado infructuosamente en el siglo cuatro, finalmente se hizo obligatorio en el siglo once.

Además de todo esto, milagros estaban siendo realizados casi todos los días, en toda Europa, en miles de santuarios y por miles de personas, y todos ellos tenían que ser creídos; y miles de santos estaban siendo creados los cuales debían ser adorados; y trapos y huesos santos, y pedazos de madera sagrada, capaces de curar enfermedades y proteger del peligro, estaban siendo multiplicados en números sin fin.

De los acompañamientos de este sistema podemos hablar solamente en forma breve. El más típico era tal vez la brujería, ya que durante la Edad Media se le dio muerte a más de nueve millones de hombres y mujeres.* Otras religiones habían sido afectadas con este engaño, pero ninguna religión lo había desarrollado con tal exceso como la cristiandad [la que se supone que era la cristiandad, pero que en realidad era la Ramera de Babilonia] de la Edad Media. Más de cuatro mil libros fueron escritos sobre el tema, y los métodos de detectar y castigar este supuesto crimen eran tan regulares y tan bien reconocidos como nuestro sistemas modernos de policía.

*No hay manera hoy en día de determinar la exactitud del número 9.000.000 de muertes porque hoy en día los registros simplemente no están disponibles. Naturalmente el número es muy cuestionado, con cálculos que van desde los 10.000 hasta los 75.000.000. Los que son católicos apoyan los cálculos más bajos; aquellos que odian la religión apoyan los cálculos más altos. Los números del señor Fisher abarcan la edad media (800 d.C. al 1500 d.C.), en la cual se llevaron a cabo muchas inquisiciones, incluyendo la españolala romanala portuguesay la medieval. El señor Fisher hace referencia a cuatro mil libros escritos acerca del tema sin enumerarlos. Fisher (1856-1927) era un ávido autor histórico de muchos libros, todos enfocados en la historia, no la religión. Sus comentarios acerca de la religión en la biografía de William Penn parecen inclinarse hacia la corriente dominante del protestantismo.

La mayoría de nosotros hemos oído de la crueldad de esta religión. Hemos sido asombrados con el organizado sistema de la Inquisición, con sus oficiales designados regularmente como una corporación moderna o un departamento de gobierno. Nos maravillamos con los hombres que estudiaron el cuerpo humano y las artes mecánicas con el propósito de producir la cantidad más grande de sufrimiento posible; quienes inventaron métodos ingeniosos de estirar y aplastar las articulaciones y arrancar las uñas; quienes escribieron manuales para guiar a sus sucesores a detectar los errores teológicos más pequeños e infligir la cantidad de tortura más grande; y quienes siguieron la ruta más segura a la agonía con el mismo entusiasmo con el cual los hombres ahora construyen caminos para el comercio y desarrollan sistemas de vapor, electricidad y cirugías.

Adición del editor del sitio obtenido de los escritos de San(?) Tomás de Aquina: "Todos los miembros de una parroquia deben prometer bajo juramento al obispo que ellos continuarán en la fe católica y perseguirán a los herejes de acuerdo con sus posibilidades. Este juramento debe ser renovado cada dos años. Los hombres y mujeres que han alcanzado el uso de la razón deben confesar sus pecados a un sacerdotes tres veces al año, o con el permiso de su sacerdote a otro sacerdote. Ellos deben llevar a cabo humildemente las penitencias que les han sido impuestas y de acuerdo a su fortaleza, y recibir el santo sacramento de la eucaristía tres veces al año. El que no haga esto estará bajo sospecha de ser hereje. A las personas laicas no se les permite poseer los libros del Antiguo y el Nuevo Testamento..."

De manera que la cristiandad [la versión falsa y apóstata] llegó a ser la religión más cruel como también la más supersticiosa que nunca haya prevalecido entre los hombres. Pero su parte cruel era perfectamente lógica; porque la gente había aceptado y creído literalmente no solamente esa gran cantidad de dogmas, sino que también el dogma que coronó y completó todo el sistema, la doctrina de la salvación exclusiva. Por esa doctrina, a menos que un hombre creyera todas los otros dogmas, no podía ser salvo. Si él rehusaba consentir a ella con su mente, debía quemarse para siempre en el infierno. Ésta era la piedra angular del arco, y si era verdad, cada protestante, disidente, y hereje merecía la muerte instantánea, y la muerte sería un castigo muy suave. Los hombres que por su ejemplo y aliento estropeaban la salvación eterna de otros merecían no sólo la muerte, sino que toda clase de tortura: que se le sacaran y quemaran sus entrañas frente a sus propios ojos, ser partidos por la mitad en vida por cuatro caballos, o cualquier cosa que hiciera que la herejía fuera algo terrible. En la faz de la aflicción eterna para millones, la angustia de unos pocos cientos no era nada; y así razonaban los que en la Edad Media llevaron a cabo la Inquisición.

Nota del editor del sitio: Los miles de sacerdotes católicos que participaron en estas masivas torturas y asesinatos eran todos creyentes, bautizados, que tomaban comunión, confesaban sus pecados, oraban de manera regular, leían las escrituras - todos asesinos de la muy santa misa. Muchas persecuciones católicas romanas fueron justificadas por las famosas palabras de San(?)Agustín: "¿Por qué ... no debería la iglesia usar fuerza para forzar a sus hijos perdidos a regresar, si los hijos perdidos fuerzan a otros a ir a su destrucción?" — Un clásico ejemplo de "el fin justifica los medios", que hacer perder de vista el mandato principal de Cristo para "amar a los enemigos," no destruirlos. Otro supuesto santo(?), Tomás Aquinas escribió: De parte de la Iglesia, sin embargo, hay misericordia que busca la conversión del errante, por lo cual ella no condena de inmediato, sino "después de la primera y la segunda amonestación," como el apóstol los dirige: después de eso, si él es todavía rebelde, la Iglesia ya no espera su conversión, sino busca la salvación de otros, al excomulgarlo y separarlo de la Iglesia, y además lo entrega a un tribunal secular para ser exterminado así del mundo por la muerte. Estos reverenciados santos(?) ignoraron las escrituras del Nuevo Testamento que señalan claramente que debemos amar a nuestros enemigos, que debemos orar por nuestros enemigos, que debemos dar la otra mejilla, y que era algo satánico incluso pensar acerca de matar a aquellos que no comparten nuestras creencias. Jesús además dijo que si alguien está violando las normas de la iglesia (pecando), ellos deben ser advertidos por uno, después advertidos por dos o tres, después censurado por todo el cuerpo de creyentes, — y si ellos no se arrepienten de su error, ellos deben ser expulsados y evitados — no asesinados, ni encarcelados, ni torturados ni privados de su propiedad. Se supone que debemos amar y orar por nuestros enemigos, no destruirlos.

Todos conocemos la historia de la Reforma: cómo el reavivamiento de la enseñanzas antiguas de Grecia y Roma y la invención de la imprenta desinfló esta vasta burbuja de engaño que había sido inflada por los esfuerzos de mil años; y en esos tiempos Europa bullía y hervía y se mecía de un lado a otro con las luchas de la reforma y el fanatismo. Pero fue, después de todo, un proceso lento que se extendió sobre varios cientos de años. Aún los reformadores más ardientes solamente podían deshacerse de un dogma a la vez. Wycliff, el líder más grande de la Reforma, rechazó solamente la transubstanciación y dejó casi todo el resto. Huss, su sucesor, atacó solamente los milagros fraudulentos de los eclesiásticos y profesó aceptar todos los dogmas, aunque golpeó la raíz de todo el sistema cuando declaró su creencia en la libertad religiosa. [Calvino participó en la ejecución de 23 personas por causa de herejía, incluyendo la quema de Servet en la estaca por haber negado la base escritural de la "Trinidad."] Lutero, quien apareció cien años después de Huss, también era conservador. Sus famosas noventa y cinco proposiciones fueron dirigidas solamente a la venta de indulgencias, la cual era llevada a cabo excesivamente en ese entonces. Después el negó la autoridad del papa, lo cual ciertamente fue ir bastante lejos. Pero él se aferró a varios dogmas que fueron rechazados por casi todos los otros protestantes.

Nota del editor del sitio: Los protestantes también mataron herejes. Juan Calvino fue el fundador principal del protestantismo, y tuvo gran influencia sobre los presbiterianos, congregacionalistas, bautistas, y aún luteranos. Calvino hizo arrestar a Servet y presentó cargos de herejía en contra de él, y testificó en contra de él durante su juicio; el crimen de Servet fue haber negado el apoyo bíblico de la trinidad y el bautismo infantil. Los cargos en su contra que Calvino presentó y su eventual arresto resultó en que Servet fuera quemado en la estaca. Calvino también hizo que treinta y cuatro mujeres fueran quemadas en la estaca como brujas acusadas de ser responsables por una plaga, mientras que otra versión le atribuye a su teocracia en Ginebra 58 sentencias de muerte. Calvino justificó la ejecución de los herejes, al escribir: Quien sea que sostiene ese mal que es hecho a los herejes y blasfemos al castigarlos se hace a sí mismo un cómplice en su crimen y culpable como ellos. Aquí no hay duda de la autoridad del hombre; es Dios quien habla, y es claro qué ley él hubiera guardado en la iglesia, aún hasta el fin del mundo. Por lo cual él demanda de nosotros una severidad tal, aunque sea para mostrarnos que no le damos el honor debido, mientras que no pongamos su servicio por encima de toda consideración humana, de modo que no perdonemos ni familiares, ni la sangre de ninguno, y nos olvidemos de toda la humanidad cuando el asunto sea combatir para su gloria. Los defensores de Calvino, derramando sangre y olvidando toda humanidad, mencionan que muchos otros protestantes mataron herejes también — (la defensa de "todos lo han hecho"; mejor dicho es: ¿todos los grandes hombres de Dios(?) ellos fueron asesinos).

Jesús dijo: .. cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2

Todas las sectas protestantes y católicas que mataron (o incluso aprovaron la matanza) de aquellos que tenían una opinión religiosa diferente eran muy diferentes a los verdaderos cristianos; al incluso considerar el asesinato, ellos estaban siguiendo y cediendo a su padre el diablo, quien fue homicida desde el principio.

La misma indecisión de no poder romper completa y repentinamente con el pasado fue mostrada por todas las iglesias grandes o divisiones de la Reforma. La iglesia de Inglaterra, los luteranos, los presbiterianos, y los independientes dejaron algunos de los dogmas, pero se aferraron al resto con gran determinación. Pero las numerosas sectas pequeñas y mal organizadas siempre fueron más progresivas. Compuestas principalmente de gente de baja clase, con nada que perder con el cambio y sin los prejuicios de la educación, muchos de ellos se deshicieron de una vez de todo el sistema dogmático, y dependieron completamente de sus propios pensamientos y su juicio, y la dependencia en la conciencia y el juicio individual fue la prueba de el avance en la Reforma.

Todas las sectas protestantes y católicas que mataron (o incluso aprovaron la matanza) de aquellos que tenían una opinión religiosa diferente eran muy diferentes de los verdaderos cristianos; al incluso considerar el asesinato, ellos estaban siguiendo y obedeciendo a su padre el diablo, quien fue asesino desde el principio.

Actualización moderna del Señor: El Señor me ha dicho: "Donde hay obediencia, hay justicia; sin ella tenemos la segunda guerra mundial." No nos olvidemos, la Alemania Nazi era una nación "cristiana". Desde que se formó el partido Nazi y a través del período de conquista y crecimiento, Hitler expresó su apoyo cristiano a la ciudadanía y los soldados alemanes. A continuación está una cita de Hitler:

Mis sentimientos como cristiano me dirigen a mi Señor y Salvador como un combatiente. Ellos me dirigen al hombre que una vez en soledad, rodeado solamente por unos pocos seguidores, se dio cuenta de como eran realmente estos judíos y instó a los hombres a luchar en contra de ellos, y quien, ¡siendo la verdad de Dios! fue más grande no como sufriente sino como un combatiente. En amor ilimitado como cristiano y como hombre, yo leo los pasajes que nos hablan acerca de cómo el Señor al fin se levantó en su poder y tomó el látigo para echar del templo a la generación de víboras y serpientes. Qué tremenda fue su lucha por el mundo en contra del veneno judío. Hoy, después de dos mil años, con profunda emoción reconozco más profundamente que nunca antes el hecho de que fue por esto que él derramó su sangre en la cruz. Como cristiano no tengo el deber de dejarme ser engañado, sino que tengo el deber de ser un combatiente por la verdad y la justicia.... Y si hay alguna cosa que puede demostrar que estamos actuando correctamente es la angustia que crece día a día. Porque como cristiano también tengo un deber hacia mi propio pueblo.... Cuando salgo en la mañana y veo a estos hombres de pie en sus filas y veo sus rostros apretados, entonces es que creo que no sería ningún cristiano, sino el diablo mismo si no sintiera lástima por ellos, si no estuviera en contra de aquellos que explotan y saquean a esta pobre gente, así como lo hizo nuestro Señor hace dos mil años.

-Adolfo Hitler, en su discurso en Munich el 12 de Abril de 1922

A pesar de lo horrible y lo desagradable que es el discurso anterior, éste ilustra cómo la dependencia en un pequeño grupo de escrituras bíblicas, mientras que se ignora o se es indiferente a las escrituras como un todo, puede producir una religión monstruosa. Hoy hay más de 41,000 sectas cristianas, cada una de ellas con su grupo diferente de escrituras, cada una con sus interpretaciones diferentes, cada uno sin obediencia, cada uno sin justicia. Como dijo el Señor anteriormente: con obediencia hay justicia, sin obediencia hay una segunda guerra mundial.

Muchos me dirán en aquel día: '¡Señor, Señor! ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no echamos demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas?' Entonces yo les declararé: 'Nunca os he conocido. ¡Apartaos de mí, obradores de maldad!
Mat 7:22-23

Hitler y los Nazi fueron grandemente influenciados por el odio de Martín Lutero en contra de los judíos. Del artículo de Wikipedia acerca de Martín Lutero:

Lutero inicialmente recomendó ser amables con los judíos, pero sólo con la intención de convertirlos al cristianismo, lo que se llamaba Judenmission. Cuando sus esfuerzos para convertirlos fracasaron, él se hizo cada vez más hostil hacia ellos. Sus obras principales con respecto a los judíos fueron su tratado de 60,000 palabras llamado Von den Juden und Ihren Lügen (Sobres los judíos y sus mentiras), y Vom Schem Hamphoras und vom Geschlecht Christi (Sobre el santo nombre y el linaje de Cristo) — que fueron reimpresos cinco veces durante su vida — ambos escritos en 1543, tres años antes de su muerte. Él dijo que los judíos ya no eran el pueblo escogido de Dios, sino que eran "el pueblo del demonio." Eran el pueblo degradado y adúltero, es decir, no el pueblo de Dios, y su jactancia de ser el linaje, la circuncisión y la ley debía ser considerada como suciedad." La sinagoga era una "novia contaminada, sí, una ramera incorregible y una mujerzuela impía ..." y los judíos estaban llenos de "las heces del diablo ... en las cuales se revuelcan como cerdos." Él recomendó incendiar las sinagogas, destruir los libros de oraciones de los judíos, prohibirle predicar a los rabinos, confiscar la propiedad y el dinero de los judíos, y asegurar que estos "gusanos venenosos" fueran forzados a hacer trabajos pesados o expulsados "para siempre." Él también parecía sancionar su asesinato, cuando escribió "somos culpables por no destruirlos."

[Añadido por el editor del sitio: La persecución nazi de los judíos en Alemania comenzó de manera masiva en Kristallnacht, (La noche de los Cristales Rotos), en la cual 200 sinagogas fueron quemadas; libros judíos fueron quemados; 7.500 fachadas de negocios judíos fueron destrozadas, (por eso el nombrecristales rotos); lápidas y tumbas fueron arrancadas; 30.000 judíos fueron arrestados y llevados a campos de concentración; por lo menos 100 fueron asesinados inmediatamente; y muchos hogares fueron saqueados. Una matanza similar de magnitud similar ocurrió en Viena, Austria esa misma noche. Estos eventos ocurrieron en el 9 y 10 de noviembre, 1938: el cumpleaños de Lutero es el 10 de noviembre.

El consejo de Lutero se cumplió en Kristallnacht al pie de la letra. Este fue el comienzo de la solución final y el holocausto.]

Lutero hizo una campaña exitosa en contra de los judíos en Saxony, Brandenburg, y Silesia. Josel de Rosheim (1480-1554), que trató de ayudar a los judíos en Saxony, escribió en sus memorias que su situación era "debida a ese sacerdote cuyo nombre era Martín Lutero — ¡que su cuerpo y su alma sean encadenados en el infierno!! — que escribió y publicó muchos libros herejes en los cuales él dijo que cualquiera que ayude a los judíos estaba destinado a la perdición." Michael escribió que Josel le pidió a la ciudad de Strasbourg para prohibir la venta de las obras antisemíticas de Lutero; ellos al principio rehusaron, pero cedieron cuando un pastor luterano en Hochfelden expuso en un sermón que sus feligreses deberían matar judíos. La influencia de Lutero persistió después de su muerte. Durante toda la década de 1580, disturbios causaron la expulsión de los judíos de varios estados luteranos alemanes.

Según la opinión del Dr. Robert Michael, las obras de Lutero adquirieron un estatus de escrituras en Alemania, y él llegó a ser el autor más leído de su generación, en parte debido a la naturaleza tosca y apasionada de sus escritos. La opinión prevaleciente entre los historiadores es que su retórica anti-judía contribuyó de manera importante al desarrollo del antisemitismo en Alemania, y en la década de 1930 y 1940 proveyó un fundamento ideal para los ataques del partido nacionalsocialista (NAZI) sobre los judíos. Reinhold Lewin escribió que "cualquiera que escribiera en contra de los judíos por cualquier razón creía que tenía el derecho a justificarse a sí mismo de manera triunfante si se refería a Lutero." Según Michael, casi todos los libros en contra de los judíos que se imprimieron durante el Tercer Reich contenían referencias y citas de Lutero. Heinrich Himmler escribió con admiración acerca de sus escritos y sermones sobre los judíos en el año 1940. La ciudad de Nuremberg presentó una primera edición de Sobres los judíos y sus mentiras a Julius Streicher, editor del periódico Nazi Der Stürmer, en su cumpleaños el año 1937; el periódico lo describió como el tratado más radicalmente anti semítico que se haya publicado. En el 17 de diciembre, 1941, siete confederaciones protestantes regionales emitieron una declaración en la que concordaban con la norma que obligaba a los judíos a usar una banda amarilla, "ya que después de su amarga experiencia Lutero ya había sugerido medidas preventivas en contra de los judíos y su expulsión del territorio alemán."

Las creencias de Lutero estaban basadas en tomar un grupo de escrituras, mientras rechazaban los libros de Ester, Hebreos, Santiago, Judas, y Apocalipsis. Él llamó la epístola de Santiago "una epístola de paja," creyendo que estaba en conflicto con la creencia en Cristo y su obra de salvación. Sin embargo, Santiago era un apóstol, un hermano natural de Jesús, y un pilar de la iglesia en Jerusalén junto con Juan y Pedro; todo lo cual lo hizo más grande en Cristo que Lutero. Lutero también tenía palabras duras para describir el libro de Apocalipsis, diciendo que él no podía "en ninguna manera detectar que el Espíritu Santo lo produjo." La doctrina de Lutero no podía reconciliar las serias advertencias de Jesús en el Apocalipsis a cinco de siete iglesias de creyentes que decían que ellos estaban camino a la destrucción; y estas advertencias estaban en conflicto con la doctrina de Lutero de que sólo creer y una gracia instantánea eran necesarias.

Todas las escrituras son compatibles; si usted tiene que ignorar un versículo para mantener su entendimiento, entonces no entiende los versículos que usted piensa que entiende.

Tomando grupos de escrituras, tanto Lutero como Hitler creyeron que estaban salvados por creer. ¿Pueden ver lo absurdo que es creer que alguien sea salvo, mientras todavía sigue pecando? Hitler pensó que él era salvo; él pensaba que recibía la justicia de Cristo por medio de la sangre de Cristo. ¿Pueden imaginar a Cristo abrazando a Hitler? ¿Pueden ver cómo la mente humana puede interpretar las escrituras y crear una fantasía, una fe de mentira, que puede justificar cualquier nivel de pecado? ¡Podría el diablo haber creado un evangelio peor para servir mejor sus propósitos: la perpetuación del pecado, la caída continúa del hombre, la ilusión de ser salvos, pero la garantía de la muerte del alma para un pecador salvado -- por gracia!

Como dijo Isaac Penington: "Ya no puede haber reconciliación entre Dios y el hombre, sino por medio de un cambio de esta naturaleza en el hombre; porque Dios no cambia, él es luz, él es vida, él es santidad que no cambia y nunca será reconciliada, o tendrá comunión con la oscuridad, con aquello que está muerto o es impío, lo cual es el hombre en su estado caído, hasta que es engendrado por Dios otra vez, cambiado y renovado de su naturaleza impía y pecaminosa, hacia una naturaleza buena y santa, y hasta que es alejado de sus obras impías, y llega a saber lo que significa ser la obra de Dios, creado de nuevo para buenas obras.

Esto no sucede al hablar palabras, mojándose, o comiendo pan y vino. ¡Hitler hizo esto también! Penington nos dice otra vez cómo sucede esto:

"Nada puede producir este cambio en el hombre, sino el espíritu y el poder de Cristo, pero la gracia y la verdad la cual vienen de Jesucristo. Por lo tanto, un hombre necesita estar seguro que él recibe este espíritu y poder, y que él siente el valor su valor operativo y de cambio, y ser realmente cambiados por él, siendo creados nuevos, [la nueva criatura], engendrado nuevamente para Dios, en la santidad y justicia de la verdad, un hijo y siervo del Dios viviente; - sino nunca puede conocer lo que pertenece a la verdadera reconciliación con Dios, y a la comunión con él en la luz y la vida de su Hijo."

"Todas las religiones y profesiones sobre la faz de la tierra, que no alcanzan a tener este Espíritu, y poder, y en las cuales esta nueva creación en Cristo Jesús no es testificada, [en vez de ser sólo asumida] ni reciben poder para abstenerse de lo que es malo, ni para llegar a ser hijos de Dios, - no son la religión pura, poderosa, basada en el evangelio, en la cual operan la virtud divina y el poder de la vida; sino que son aquello que la sabiduría terrenal ha formado sin vida. Y, todas las religiones que tienen sólo una apariencia de piedad, y no tienen su poder, se deben alejar de ellas, y deben testificar en contra de ellas, aquellos que son llamados a ser testigos de la religión y de la alabanza verdaderas del evangelio, las cuales permanecen en el Espíritu, la vida y el poder."

"Esta religión y adoración, las cuales permanecen en el Espíritu, la vida y el poder, es la religión y la adoración que Cristo estableció cerca de mil seiscientos años atrás. Juan 4:23-24, 1 Cor 4:20, Rom 6:4. Y, esta es la religión que Dios ha revivido y ha establecido otra vez, como lo predican ahora los que reciben el evangelio; y, creyendo en el poder, el cual es tanto testificado externamente como también revelado internamente, ellos tienen el testimonio de éste en sus propios corazones. Apoc 14:6-7, 1 Juan 5:11-12, Isa  50:1. Oh, ¡qué dulces son estas Escrituras, cuando son leídas apropiadamente y entendidas correctamente, cuando el Señor da el entendimiento correcto, y nos guía hacia la verdadera experiencia de ellas! Aquel que está establecido correctamente, quiero decir, en la verdadera y sensible experiencia de ellas en su corazón, no puede sino recibir la guía de Dios para progresar en ella segura y felizmente; siempre y cuando aquella persona esté esperando diariamente al Señor, para ser enseñado y guiado por Él, más y más, hacia la vida, el Espíritu y el poder de la Verdad; de manera que, aquella persona será enseñada por Dios para llegar a conocer a su Hijo Jesús, y la libertad que viene por la Verdad como se encuentra en Jesús, diariamente más y más."

Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Gal 5:24

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio