La Cruz Perdida de la Pureza



 

 



El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente o detalles escritos.




EL MENSAJE DE JORGE FOX

Las escrituras que siguen a continuación constituyen el corazón de las enseñanzas y el ministerio de Jorge Fox

Pedro dijo en el Pentecostés que la siguiente profecía que se encuentra en Joel fue cumplida en ese tiempo,
"Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños
"
Hechos 2:16-21


Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.
Juan 1:9


Y todos serán enseñados por Dios
Juan 6:45


Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente.
Tito 2:11-12

Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.
1 Cor 12:7


Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]:
para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.

1 Juan 3:8


Pues todo el que hace lo malo aborrece la luz,
y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto.
En cambio, el que practica la verdad se acerca a la luz,
para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios.

Juan 3:19-21


Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros
y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe;
así como la unción misma os enseña todas las cosas,
y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

1 Juan 2:27


Creed en la luz, para que seáis hijos de luz.
Juan 12:36

Él nos ha capacitado para ser servidores de un nuevo pacto,
no el de la letra sino el del Espíritu;
porque la letra mata, pero el Espíritu da vida..

2 Cor 3:6

Del Diario, Con respecto a la Palabra

En el principio era la palabra, y ninguno conoce esta palabra, sino aquellos que han ido hacia el principio. Ahora todos ustedes los del pueblo y los ministros, ¿quién de ustedes puede testificar esto? ¿Quién de ustedes ha llegado a esta posición? ¿Quién de ustedes ha ido hacia el principio? Declaramos ante ustedes lo que nuestras manos han tocado y nuestros ojos han visto, lo que era desde el principio, la palabra de vida. Nosotros que conocemos esta palabra somos puros, y somos purificados por la palabra, y santificados por la palabra, cortados en pedazos por la palabra, y somos partidos por la palabra. Esta palabra es un martillo, que golpea todo lo que la semilla de Dios puede levantar [descubrir], y nosotros hemos ido hacia el principio. Todos los que conocen esta palabra han ido hacia el principio. Esta palabra es un fuego, que quema todo lo corrupto; y esta es la palabra que está cerca de ustedes, en sus corazones.

Esta es la palabra por la cual hablaron todos los profetas, y esta es la palabra que se hizo carne y habitó entre nosotros, (dijeron los santos). Esta es la palabra de vida, de la cual predicaron los apóstoles, la sustancia de todas las figuras, tipos y sombras. Esta es la palabra, que hace a todos los santos como uno, que reconcilia todos sus corazones para unirlos con el Señor. Esta es la palabra por la cual todas las cosas se mantienen y permanecen y son sostenidas por su palabra y poder. Esta es la palabra que permanece para siempre. Todos los que son nacidos otra vez de la semilla inmortal, testifican de esta palabra junto conmigo. Ahora la palabra es hecha manifiesta [mostrada] como siempre ha sido, la cual une los corazones de la gente, la cual divide lo precioso de lo vil, y de los dos, [destruyendo lo vil] ha hecho una cosa. Esta es la palabra que les muestra toda carne es como hierba.

Esta es la palabra que existía antes que cualquier letra [escritura] fuera escrita. Todos los que no tienen esta palabra, ponen la letra [la Biblia] en lugar de la palabra, y están en la naturaleza de Caín, envidiando y asesinando, corriendo rápidamente para hacer el mal. Dios no acepta el sacrificio de Caín. Todas las predicaciones de ustedes, todas sus oraciones, todas sus lecturas, todos sus cantos y exposiciones, todas sus iglesias, todas sus alabanzas, todos sus maestros, y todos sus bautismos - estas son invenciones de la letra [la Biblia], inventadas e imaginadas en sus mentes carnales - todas estas cosas son para ser echadas al fuego. La profesión de ustedes debe ser recogida en fardos y echada al fuego porque todas esas cosas son obras de la carne, que proceden de la primera naturaleza.

Ustedes los que viven en la primera naturaleza, sin conocer la palabra de Dios, sino sólo la letra [sólo tienen conocimiento de la Biblia]; ustedes crucifican al justo, y se suben al lugar del justo, apagando la luz que está en ustedes, con el engaño que transforma el lugar del justo, como Caín lo hizo cuando él asesinó a su hermano Abel. Él se levantó en el lugar de su hermano y dijo, '¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?' De manera que todos ustedes, que crucifican a los justos, ustedes son como Caín, porque es el justo al que Dios acepta, el segundo nacimiento. Como ustedes pueden leer, el sacrificio de Caín no fue aceptado por Dios, pero si aceptó el de Abel (el segundo nacimiento), porque él era justo. Caín asesinó a Abel porque las obras de Abel eran justas, y las de Caín eran malas. Ahora todos ustedes, que están en el primer nacimiento, son de Caín, en la envidia; asesinos de hombres, y Dios no acepta el sacrificio de ustedes. Ahora todos los que vienen a la palabra, vengan al lugar donde estaba Caín.

Todos los profetas del Señor hablaron de esta palabra, y los falsos profetas tuvieron la apariencia de la palabra de los verdaderos profetas, pero no tenían la palabra. Entonces el Señor envió sus profetas, quienes tenían su palabra, para clamar en contra de los profetas que "hablan adivinaciones de sus propias mentes y le roban mi palabra a sus prójimos." Ellos usan sus lenguas y dicen "dice el Señor," cuando el Señor no les había hablado. Como era antes, así es ahora. Todos los maestros [religiosos] del mundo hablan adivinaciones de sus propias mentes, y no de la boca del Señor. El Señor está en contra de ellos. Ahora yo testifico esto por la misma palabra que siempre ha sido. De manera que ellos atraen gente a la letra [la Biblia], y le dicen a la gente que la letra [la Biblia] es la palabra, y los escuchan, y hablan de sus vanas imaginaciones lo que ésta significa. Así dirigían por sus propias manos a los pobres, y el Señor siempre estaba en contra de eso.

Porque Dios es libre y quiere que su pueblo sea libre, y su evangelio es gratis, y sus misericordias son gratis, y su gracia es gratis. Su evangelio es gratuito para cada criatura, y su gracia es gratuita para cada criatura. Su gracia no es la letra [la Biblia]; el evangelio no es la letra [la Biblia]; sus buenas nueva no son la letra. Porque muchas pobres almas podrían estar bajo la muerte y la condenación, mientras que tienen la letra; y están allí heridos y sin paz, hasta que Jesús les trae las buenas nuevas del evangelio gratuito. Por lo tanto ustedes testificarán conmigo que el evangelio es un evangelio gratuito, y no debe ser vendido y ni comprado con dinero, y que la gracia de Dios es gratis. Escuchen, todos ustedes que tienen sed, vengan al agua de vida; los que no tengan dinero, vengan a comprar vino y leche sin dinero y sin precio; y escuchen diligentemente para que sus almas puedan vivir, y yo haré un pacto eterno con ustedes, las misericordias firmes de David. Así todos ustedes consideren, y vean si es que ustedes pueden testificar que sus almas han sido levantadas de la muerte, y de que ustedes han sido llevados a su pacto eterno.

Así que ¿quién puede testificar que sus almas han sido levantadas de la muerte? ¿Han ustedes ido hacia el principio?  Pero ustedes no tienen nada más que la letra, y ustedes están gastando su dinero y su trabajo sin ser satisfechos; gastando su dinero en lo que no es pan. Ustedes están siguiendo a los perros comilones e insaciables, que nunca tienen lo suficiente. Ello son sacerdotes de Baal, que han abandonado el camino correcto, yendo tras el error de Balaam, siguiendo en el camino de Caín, quien amó el premio de la maldad, quienes siempre asesinaron a los justos, despreciando particularmente la primogenitura. Como Caín, asesinando al justo, a quien asesinan particularmente; la misma naturaleza asesina de manera general, donde la semilla justa guía, gobierna, y es la cabeza. De manera que la generación de Caín es una, la cual es la del primer nacimiento. Ahora la luz amante los guiará a todos para alejarlos de los hombres, para que ustedes nunca tengan que mirar al hombre para obtener guía y ser enseñados.

Jorge Fox
1652

Una Carta instructiva al Parlamento,
que ilustra lo les es posible alcanzar a los creyentes, la plenitud de Cristo en el interior.

(Los primeros cuáqueros, que hablaban del espíritu de Dios, estaban siendo perseguidos.)

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente o detalles escritos.

A Oliverio Cromwell y el Parlamento, escrito por Jorge Fox:

A ustedes que son escogidos por estas naciones para que sean el Parlamento; para dividir, regir y gobernar cosas; ésta es la palabra del Señor Dios para ustedes. Tengan cuidado de actuar en contra de Cristo, donde él es hecho manifiesto [mostrado y revelado]. Tengan cuidado de actuar o de hacer cualquier cosa en contra de aquellos que están en la religión pura, o de hacer cualquier cosa en contra de la religión. ¿Cómo es que ustedes no saben que esto ha ocurrido para probar si es que ustedes actuarán en contra de Cristo, donde él es manifestado en sus miembros? Porque se dice, Cristo en ustedes; y si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto por causa del pecado; y si Cristo está en ustedes, ¿no puede él hablar en justicia y ser confesado allí? Ahora, si Cristo no está en ustedes, tomen en cuenta, si Cristo no está en ustedes, ustedes son reprobados, [el pecado todavía vive en ustedes]. Y si Cristo Jesús está en ustedes, ¿no debe hablar? Tengan en cuenta, Jesucristo, el Emanuel [Dios con nosotros], el Salvador; ¿acaso es una ofensa que Cristo hable - que Jesús hable donde él está en el interior? Ahora examínense a sí mismos; ¿acaso ustedes no saben que Jesucristo está dentro de ustedes, a menos que sean reprobados? Y si Jesucristo está en ustedes, ¿acaso no debe hablar? ¿No es acaso él quien debe hablar dentro de ustedes? Porque el hombre natural no percibe las cosas de Dios, porque son discernidas espiritualmente y son una locura para él. ¿No dijo el apóstol que ya no vivía él, sino que Cristo vivía en él? Era Cristo el que vivía en él. Era Cristo el que hablaba en él. Tomen en cuenta, si era Cristo el que vivía en él, y la vida que él ahora vivía era Cristo que vivía en él, entonces la vida que él ahora vivía, era por la fe en el Hijo de Dios. Tomen en cuenta qué tipo de vida era ésta. ¿Y no dijo él que el Hijo de Dios era revelado en él, y si el Hijo de Dios es revelado en alguien, no debe él hablar y declarar al Padre? Desde el día de los apóstoles, la gente ha tenido una apariencia de piedad, pero no han tenido las cosas en las cuales estaban los apóstoles, quienes tenían al Hijo de Dios, Cristo Jesús. Por lo tanto es por medio de ellos que tenemos la forma [de la piedad solamente], quienes se han preguntado y se han maravillado acerca de esto [Cristo en control], y quienes no están en el poder de Dios; quienes también se preguntan y se maravillan cuando Cristo es manifiesto, y cuando habla, actúa y gobierna.

¿No era la doctrina de los apóstoles predicar de Cristo en ellos, quienes dijeron que la esperanza de gloria en ellos, lo cual era el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades? ¿No es este Cristo, la esperanza de gloria, un misterio en esta era; como lo era en los días de los apóstoles, y lo había sido por generaciones anteriormente? Desde el tiempo de los apóstoles, ¿no ha sido esto un misterio para el mundo en aquellas edades anteriores entre aquellos que tenían la apariencia de piedad? Pero donde Cristo está en el interior, este misterio y esta esperanza de gloria es testificada; y ¿acaso no se le debe permitir a Él hablar sin ofensa? ¿No dijo Cristo que él volvería a sus discípulos y que haría su morada con ellos? ¿Y no dijo él 'Yo en ti,' y 'el espíritu del Padre que habla en ustedes?' ¿Acaso no se les dijo que no se preocuparan de cómo hablarían cuando fueran llevados ante los magistrados y los gobernadores, para que no fueran ellos los que hablaran sino el Espíritu del Padre y el Espíritu de Cristo que hablara en vez de ellos? ¿No es el Espíritu del Padre, el Espíritu de Cristo? ¿No es acaso cierto que aquellos que no tienen el Espíritu de Cristo, no son de él?

Por lo tanto, tengan en cuenta, he sido inspirado a advertirles y a encargarles en la presencia del Señor Dios: ustedes gobernadores y magistrados de esta nación, por temor de que sean hallados actuando en contra del Espíritu del Padre, donde él habla en aquellos que son traídos ante él, (ustedes que tienen apariencia de piedad). No actúen en contra de aquellos que testifican a Cristo en ellos y al Espíritu del Padre hablando y al Hijo de Dios habiendo venido, de acuerdo con su promesa; siendo que ellos testifican que esta promesa se ha cumplido en ellos. ¿No dice Juan en su epístola general que el Hijo de Dios ha venido, y que ellos estaban en él; y éste era el verdadero Dios y la vida eterna? ¿Acaso los apóstoles en sus varias epístolas, las cuales han sido leídas entre ustedes, no hablaron de que Cristo está en ustedes; y de que ellos eran los hijos de Dios; y que el Hijo de Dios fue revelado en ellos, con el Espíritu del Padre en ellos y Cristo - el misterio en ellos? ¿No se han leído estas cosas entre ustedes? ¿no han estado estas cosas escondidas por mucho tiempo entre aquellos que tienen una apariencia de piedad: Cristo en el hombre y la mujer; Dios morará en ustedes y caminará en ustedes; y la palabra está en sus corazones? ¿No es Cristo llamado la palabra de Dios? ¿Ahora no piensan ustedes que es extraño que alguien testifique estas cosas, y que estas cosas puedan ser poseídas? Desde que estas palabras fueron escritas, la noche de la apostasía ha sido larga en la cual ustedes solo tenían la apariencia de piedad. Las cosas de las cuales estas palabras hablaron, eran las cosas que ellos [los apóstoles] disfrutaban, pero ahora estas cosas han llegado a ser poseídas otra vez.

¿Qué fue lo que habló las palabras mencionadas anteriormente, de lo cual aquellos que están en la larga noche de apostasía han tenido una apariencia, desde los días de los apóstoles? Si lo que habló las palabras anteriores no fue el Espíritu de Dios o el Espíritu del Padre o el Espíritu de Cristo que habla en el hombre, entonces el espíritu que habló las palabras es natural y diabólico; y tal espíritu permanece en contra de la voz de Cristo y del Espíritu de Dios. Pero si cualquier mera criatura dice que él es Cristo que está hablando, esto es falso; porque, ¿acaso no es cierto que todas las criaturas fueron creadas por Él y para Él? Todas las cosas que fueron hechas fueron creadas para su servicio por Cristo Jesús, el poder de Dios, por quien todas las cosas fueron hechas y creadas. Donde está el poder de Dios, allí está Cristo; Cristo es el poder de Dios. Tomen nota del hecho que el poder de Dios es eterno, y donde se recibe y se siente el poder de Dios, se recibe y se siente a Cristo; y donde habla el poder de Dios, habla Cristo; y ustedes, que sienten el poder de Dios, sienten a Cristo y no se ofenderán con el poder de Dios, donde habla, el cual es Cristo. De manera que Cristo es uno en todos quienes están en el poder. Donde el poder de Dios no gobierna o habla, habla el poder de diablo; y éste [el poder del diablo] es lo que es atormentado por el poder de Dios, el cual es Cristo que habla. Si la verdad habla, ¿acaso no es Cristo? ¿Acaso él no dice "Yo soy la verdad," y si la vida habla, acaso no es Cristo; acaso no es ésta la vida? Si el injusto habla, es una cosa falsa; pero si el poder de Dios habla, es la verdad. Si no es el poder de Dios que habla, (el cual es el verdadero Cristo), entonces es el diablo (el cual es el falso Cristo).  Examínense a sí mismos; si Cristo está en ustedes, entonces el cuerpo está muerto por causa del pecado, y entonces el pecado está muerto; ¿y acaso Cristo Jesús no está en ustedes, a menos que ustedes sean reprobados (y su pecado está vivo todavía)? ¿No es Él Emanuel [Dios con nosotros] y el Salvador; y no es Él el Príncipe de Paz, el príncipe de vida, y el Hosanna; [favorablemente inclinado] y no se testifica de esto en el interior, donde Él es hecho manifiesto? ¿o está Él separado de estas cosas? ¿No es Él el cordero de Dios, y no están ellos en contra de Él, (donde él es manifiesto en el interior), aquellos que no quieren que Él hable y aquellos que no quieren que Él reine? Así ustedes pueden ver lo que se ha perdido desde los días de los apóstoles, en lo cual ellos estaban y disfrutaban; en esta noche de la apostasía; hasta este tiempo, ellos tenían una apariencia de piedad, pero no su poder. Pero ahora el poder ha venido a ser manifestado, el poder de lo cual se había perdido; y este poder es la verdad, el poder de la forma, y la vida de Cristo; y Cristo mismo, Emanuel.

Por lo tanto, tengan cuidado de perseguir lo que Él ha creado y lo que Él ha hecho por Su poder, donde el poder es recibido y se mora en él, por causa del poder mismo, el cual es Cristo; y aquellos por medio de quienes habla el poder. Cuando reina el poder de Dios, si hay una falla, ésta es juzgada. Pero donde está la semilla, esto se debe admitir y reconocer. Es injusto que la boca de esa semilla se deba cerrar. En el temor y la mansedumbre, pesen y consideren estas cosas antes de actuar; y consideren lo que estaba en los apóstoles que les causaba sufrimiento.

Jorge Fox

El primer día del noveno mes del año 1656

Postdata

Si la semilla habla, la cual [semilla] es Cristo, Él lo no tiene otro nombre. Porque la semilla es Cristo Jesús, y no es blasfemia, [que alguien diga que Cristo habla, donde él es poseído y en control], sino verdad. Pero si la semilla de la serpiente habla y dice que él es Cristo [que habla], éste es el mentiroso hablando y la blasfemia; y éste es el fundamento de todas las blasfemias y no es la semilla, la cual es Cristo. Pero la semilla de la serpiente debe ser herida, la cual es la causa de toda la enemistad, la contienda y el debate con la semilla de la mujer, la cual es Cristo.

(Nota del Editor del Sitio: Fox ha dicho que el espíritu que habla por medio de usted es de Cristo o del diablo. (No hay ningún espíritu de por medio que sea 99% no diabólico; esto es como estar 99% no embarazada). De acuerdo con las escrituras, esto es apoyado por dejen que su ‘Sí’ sea ‘Sí,’ y su ‘No’ sea ‘No.’ Porque lo que sea más que esto es del maligno. Mat 5:37. El estado de purificación, la unión posterior con Cristo, fue alcanzada por decena de miles de los primeros cuáqueros en el siglo 17. Ellos aseguraban estar en el mismo Espíritu que los apóstoles, quienes hablaron la Palabra de Dios por medio del Espíritu encontrándolo desde su interior. Este sitio de internet está dedicado a enseñarle a usted cómo acceder el poder de Dios para cambiarle, de manera que Cristo gobierne sus palabras, hechos y aún sus pensamientos.)

Del Diario

Esta es la palabra del Dios vivo, a toda la gente dispersada en el exterior.

A la luz en todas sus conciencias yo les hablo, por la cual ustedes son iluminados. Cristo Jesús dijo, "Yo soy la luz del mundo," y la luz ilumina a cada hombre que viene al mundo. Si ustedes aman la verdad, la cual viene de Cristo, y caminan en la luz, con la luz ustedes verán a Cristo, porque de allí viene la luz. Pero si ustedes odian la luz, la cual les muestra que ustedes han hecho lo malo y les muestra sus malas obras las cuales son: mentir, jurar, maldecir, estafar, pelear, disputar, prostituirse, emborracharse, seguir los placeres de acuerdo con los caminos del mundo, burlarse, recriminar, y murmurar; todas estas obras de la carne aparecerán como pecado y maldad ante la luz. Así, con la luz, la que viene de Cristo, ustedes, que hacen estas casas malas, serán condenados. Si ustedes la aman y caminan en ella, ustedes recibirán la luz de la vida y llegarán a oír la palabra, la cual se hizo carne; y llegarán a oír al profeta del cual habló Moisés, quien dijo en Hechos 7:37, "Profeta os levantará el Señor vuestro Dios de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis." Cuando este profeta vino, una voz se oyó del cielo que dijo: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd." "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;" Heb 1:1-2. Pero ustedes que odian esta luz, con la cual Cristo los ha iluminado, ustedes no oyen al hijo amado de Dios. Sino que ustedes son como aquellos, contra los cuales Cristo clamó ayer, quienes siguen en los pasos de los fariseos, (lean Mateo 23), se sientan en los principales asientos de las asambleas, están de pie orando en las sinagogas, y son llamados maestros por los hombres - están en los pasos de los fariseos y en sus asientos, fuera de los mandamientos de Cristo, y por lo tanto no sus ministros.

Ustedes siguen a aquellos que buscan ganancias de sus posiciones, perros comilones que son insaciables, Isa 56:11; y aquellos que dirigen por medio de su prestigio; y sostienen esta cosa espantosa y fea que está en la tierra. Quítenles su prestigio, y ellos no gobernarán por medio de su posición. Ustedes siguen a aquellos que son asalariados, y ellos les predican paz a ustedes; pero si ustedes no ponen comida en sus bocas, ellos prepararán guerra contra ustedes (como ustedes lo pueden leer en Miqueas 3:5). Estos son como aquellos contra los cuales Dios envió a Miqueas para predicar en contra de ellos, y son hijos inconscientes, gente necia, sabios para hacer el mal, pero no tienen entendimiento para hacer el bien (como ustedes pueden leer en Jeremías 4:22). Éstos buscan la lana y los devoran; gente como aquellos contra los cuales el Señor envió a Ezequiel para predicar en contra de ellos, Eze 34. Pero, "el Señor dijo, libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida." Aquí, con los hombres santos de Dios, ustedes son juzgados entre aquellos contra los cuales predicaron estos hombres santos. Con la luz ustedes son vistos, los que sostienen a los hombres mencionados anteriormente, y los cuales los hombres llaman ministros de Cristo, los cuales se encuentran entre aquellos contra los cuales los santos hombres de Dios predicaron. Con la luz todos ustedes son vistos, y con la luz todos ustedes son condenados. Así que cubran sus labios y cierren sus bocas por vergüenza, por decir que esos hombres son ministros de Cristo; el mismo tipo de hombres contra los cuales el Señor envió a sus profetas para predicar contra ellos. Con su hijo y con las escrituras, todos ellos son probados y son vistos, y también ustedes que los apoyan; aquellos que reciben regalos y premios, el premio de la maldad, contra la cual el Señor envió a sus apóstoles para predicar en contra de ella; aquellos que por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Oigan. Con la luz y la vida de las escrituras, ustedes y ellos son vistos y son condenados por la luz, ustedes que odian la luz, y actúan contrario a la luz, y aquello que profesan que las escrituras los gobiernan. Con la luz ellos son vistos como extraños a la vida de Dios, estando entre aquellos contra los cuales los santos apóstoles y los profetas predicaron. Ustedes, que siguen a tales hombres, son como mujercillas que son llevadas cautivas, nunca capaces de llegar al conocimiento de la verdad, algunos de ellos por veinte, treinta, cuarenta, aún sesenta años o más; aún aprendiendo, pero nunca capaces de llegar al conocimiento de la verdad, como ustedes lo pueden leer en Timoteo, y Pedro, y Judas. Ustedes que siguen a tales personas, no oyen al hijo de Dios. Así con la luz, todos ustedes son vistos en la luz para apoyar y seguir aquellos que odian la luz; esa gente contra las cuales se predicó en todas las edades y fueron condenados por la luz. Esta es la condenación de la luz de todas esas obras malas que fueron mencionadas anteriormente, las cuales se hacen en la naturaleza que es contraria a la luz.

Para ustedes, esta es la palabra eterna de Dios, y éste es su maestro. Al amarla, la luz, que viene de Cristo que nunca cambia, les muestra sus obras malas, en todos sus días y tiempos pasados, y todas sus acciones en las cuales han actuado contrario a la luz, la cual nunca cambia. Con la luz, todos son vistos y condenados, y esta luz nunca cambia. Yo le hablo a la luz que está en ustedes, para que con ella ustedes puedan ver a Cristo y llegar a testificar del sacerdocio que no cambia, y negar el sacerdocio que toma los diezmos, como lo hicieron los santos que testificaron de él, como ustedes lo pueden leer en Hebreos 7. De manera que todos los que moran en la luz, la cual proviene del sacerdote que no cambia; esta luz ve, confiesa, y niega el sacerdocio que cambia, como lo hicieron los apóstoles, quienes dijeron que el sacerdote que cambia ya había cambiado, así como también la ley había cambiado, lo cual ustedes pueden leer en Hebreos 7. De manera que ustedes que apoyan el sacerdocio que cambia y que toma los diezmos, y ustedes que toman los diezmos, todos ustedes se han alejado de la luz, la cual viene del sacerdote que no cambia, Cristo Jesús. Cristo Jesús no es el camino de ustedes si ustedes se alejan de la luz, la cual viene del sacerdote que no cambia; en cambio ustedes se acercan a lo que tiende a cambiar. Judas es el camino de ustedes que lleva a la perdición, y ustedes son condenados con la luz, la cual viene de lo que no cambia.

Yo le hablo a la luz en todos ustedes, la cual viene de Cristo; para que ustedes puedan ver el camino en que han de caminar. Yo soy amigo de sus almas y de su bien eterno; éste es el día de su visitación y de su salvación. Ahora, mientras tengan tiempo, aprécienlo. Si aman la luz, la cual viene de Cristo, ésta es su camino a la salvación. Si la odian, ésta es su camino a la destrucción. Y ustedes que la odian, odian a Cristo de quien viene.

Jorge Fox

A un Amigo convencido pero no purificado:

Aunque usted es amigo de la verdad, aún así su mente se sale de la verdad y está fuertemente en la carne y el engaño. Usted vive en la concupiscencia, la cual oscurece su entendimiento, y en ella usted está fuera del temor del Señor, y no está en el temor de él; pero el poder oscuro, que es el príncipe del aire, es fuerte en las muchas fortalezas. Si usted espera en lo que es puro dentro de usted, usted encontrará y verá, porque Dios le ha dado una medida de su espíritu, por medio de la cual usted puede comprender las cosas y ver los engaños. Ahora, cuando la mente se sale de esa medida pura, la cual le deja ver los engaños, la simplicidad es atrapada, y Dios no está en sus pensamientos ya más; en cambio, el hijo de perdición que está en usted se sienta en el templo de Dios, donde no debe sentarse. Con el nacimiento de Dios [en usted], este hijo de perdición es descubierto, y con el brillo de la venida del Señor [en usted], él es consumado; ese hombre de pecado es revelado [en usted], y así verá que se cumplen las escrituras. Pero usted debe esperar en aquello que es puro, lo cual le mostrará cuando su mente se aleje hacia la desobediencia, poniendo a los sacerdotes de Baal (externos) ante Dios, y trae una distracción en la mente donde hay una separación entre los dos (usted y Dios); porque todos los problemas están afuera en el mundo, pero Cristo dijo "en mí tendrán paz perfecta." Espere en Cristo y asegúrese que él esté dentro de usted, (allí es donde usted espera su manifestación). Manténgase enfocado en el interior, (manténganse buscando a Cristo dentro de sí mismo), y no vaya tras los clamores que dicen he aquí Cristo está aquí o he aquí que Cristo está allá, que lo distraen para buscar en el exterior, y así usted tendrá paz en un poco tiempo. Después testificará de Cristo, quien es la sustancia de los profetas y los apóstoles. Las escrituras le son mostradas a usted dentro de usted (por Cristo) para guiarle al Padre, el Señor del cielo y la tierra. Al esperar al Espíritu del Señor que está dentro de usted para que guíe su mente, usted encontrará que su fuerza es renovada cada día por el Espíritu que nos dio las escrituras. Allí no hay confusión, sino que paz perfecta. Este Espíritu bautiza en un solo cuerpo, y este Espíritu es la unidad de los santos, que aunque están ausentes en el cuerpo, están presentes en el Espíritu, dándoseles a todos a beber de un Espíritu. Este Espíritu circuncida y quita el cuerpo de pecado de usted, y así usted es santificado por medio de su obediencia al Espíritu. Usted llegará a testificar que las escrituras son puras y claras, ya que están sin ninguna mezcla [de las interpretaciones de los hombres], así como los hombres santos las poseyeron y nos las dieron. Así los hombres santos las poseen otra vez y las entregan y testifican de ellas nuevamente.

Oh, no lea estas cosas exteriormente, [en cambio léalas interiormente], ni las mire como algo difícil, sino que enfóquese en el amor de Dios en usted, el cual le muestra su condición; porque todas las escrituras fueron dadas a partir de un principio interno, como el Señor Dios de poder bendice y dirige; así hay bendición, si usted es fiel y espera.

Jorge Fox

Del Diario

A todos los Amigos del Señor en todas partes, las mentes de quienes son llevadas al interior hacia el Señor, tengan en cuenta la luz que está dentro de ustedes, la cual es la luz de Cristo; la cual, al amarla ustedes, llevará sus mentes al interior, las cuales están fuera en las cosas del mundo; para que así sus mentes sean renovadas por ella, y llevadas a Dios en aquello que es puro, para adorar al Dios viviente, Jehová de los ejércitos, sobre todas las cosas en el mundo. Aquello que llama a las mentes de ustedes a salir de las concupiscencias de este mundo, las llamará para salir de los afectos y deseos, y en vez los llevará a poner sus afectos en las cosas del cielo. Lo mismo que llama a las mentes a salir del mundo, juzgará sobre los afectos y concupiscencias del mundo; eso mismo llamará a sus mentes a salir de los maestros y las cosas del mundo, para que sus mentes sean renovadas. Allí la obediencia es conocida y hallada; allí la imagen de Dios es renovada en ustedes, y ustedes llegan a crecer en ella. Aquello que llama a sus mentes a salir de la tierra, las lleva hacia Dios, donde el niño puro es nacido de la virgen; y la comida del bebé es conocida, el pan de los hijos, el cual viene del Dios viviente, y alimenta la vida eterna; y estos bebés y niños reciben su sabiduría de lo alto, del Dios puro y viviente, y no de los hombres mundanos; porque esa sabiduría celestial es pisoteada bajo los pies de tales hombres. Todos los que odian esta luz, las mentes de los cuales están afuera en las cosas del mundo, en el mundo, y en la imagen del diablo, reciben las palabras de los santos, (que recibieron su sabiduría de lo alto), en sus viejas naturalezas y sus mentes corrompidas. Las tales personas son asesinos de los justos y enemigos de la cruz de Cristo; en estas personas habita el príncipe del aire, hijos de perdición, traicioneros de los justos. Por lo tanto tengan en cuenta esa luz, la cual es oprimida con la naturaleza carnal; y esa luz, a medida que se levanta, condenará toda esa naturaleza maldita, la expulsará, y la echará de la casa. Así ustedes llegarán a ver la vela encendida, y la casa barrida y limpia. Entonces después la perla pura se levanta, y entonces el Dios eterno es exaltado. La misma luz que llama sus mentes para salir del mundo (las que están afuera), la misma las lleva a Dios el Padre de las luces. Aquí, en la mente pura se espera al Dios puro para obtener sabiduría de lo alto; y el Dios puro se ve de noche y de día, y la paz eterna se disfruta, la cual no tiene fin. La gente puede tener revelaciones, y aún así sus mentes van a las concupiscencias de la carne; pero allí los afectos no son mortificados. Por lo tanto escuchen aquello, tomen en cuenta aquello, que llama sus mentes para salir de los afectos y las concupiscencias del mundo para que sean renovadas. Eso mismo llevará sus mentes a Dios; esa misma luz pondrá sus afectos en lo alto, y los llevará a esperar la sabiduría pura de Dios de lo alto, para que pueda ser justificada en ustedes. Todos ustedes esperen en aquello (la Luz) que llama a sus vidas hacia el interior y los convierte a Dios; aquí está la cruz verdadera. Esa mente se alimentará de nada de lo que es del mundo, sino que se mantendrá en la luz pura hacia Dios, para alimentarse de la comida viviente que viene del Dios viviente. Que el Señor Dios Todopoderoso sea con todos ustedes, estimadas criaturas, y los guarde a todos en su fortaleza y poder para su gloria, por encima de todo el mundo, ustedes cuyas mentes son llamadas a salir de él, para ir a Dios, a adorar al creador y servirle, y no a la criatura. La luz de Dios que llama a la mente a salir de las criaturas, y la lleva a sí mismo, lleva a un estado de gozo y paz sin fin. Aquí siempre está presente un Dios vidente, el que no es conocido en el mundo, el corazón de quien está en las criaturas, el conocimiento de los cuales está en la carne, las mentes de quienes no so renovadas. Por lo tanto Amigos, piensen y moren en la semilla de Dios, para que reine sobre los injustos; y moren en el poder de Dios, para guardarlos limpios en sus entendimientos, para que la semilla de Dios pueda reinar en todos ustedes; la semilla de Dios, la cual no es sino una en todos, es Cristo en el hombre y la mujer, para quienes es la promesa. 'Esperen en el Señor para que el justo reine sobre el injusto, para que la semilla de Dios reine sobre la semilla de la serpiente, y sea la cabeza; y para que todo lo que es mortal pueda morir; porque a partir de eso se levantará la presunción. De manera que me despido, y que el Dios Todopoderoso los bendiga, los guíe y los guarde en su sabiduría.'

Jorge Fox


De la Carta 280

A todos los Amigos estimados en todas partes,
que no tienen más ayuda que el Señor, quien es la fortaleza y la vida de ustedes,
que sus clamores y sus oraciones sean hacia él,
de quien viene toda la ayuda y la fortaleza de ustedes;
quien con su poder eterno ha mantenido sus cabezas por encima de las olas y las tormentas.
No dejen que ninguno se salga de su habitación durante la tormenta de la noche,
la habitación de los cuales es el Señor;
que cada uno se mantenga en su habitación,
y que cada uno permanezca en su terreno, la semilla, Cristo Jesús, hasta el fin del día.
Allí está el terreno de la herencia de ustedes,
y en esta semilla ustedes verán aparecer el lucero de la mañana,
el cual expulsará a la noche de oscuridad que ha estado en sus corazones;
y por medio de este lucero de la mañana ustedes llegarán al día eterno, el cual existía antes que la noche existiera.
De manera que cada uno de ustedes sienta este lucero de la mañana en sus corazones, para que allí expulse la oscuridad.

Jorge Fox

Más del Diario:

Amigos todos en todas partes, conozcan la semilla de Dios, la cual hiere a la semilla de la serpiente, y está sobre ella; y esta semilla de Dios no peca, sino que hiere la cabeza de la serpiente, la cual sí peca y tienta a pecar; la promesa y la bendición de Dios son para esta semilla, y esta semilla es una en el hombre y la mujer. Ustedes han llegado al comienzo donde la semilla de Dios es la cabeza y ha herido la cabeza del otro; y el nuevo hombre es conocido, y el que es siervo del nuevo hombre es conocido; y la promesa de Dios a la semilla es cumplida y satisface; y las escrituras llegaron a ser abiertas y poseídas; y se sabe que la carne de Cristo es aquel que tomó sobre sí la semilla de Abraham de acuerdo a la carne; el sacerdocio eterno es conocido, y en el pacto eterno Cristo toma sobre sí la semilla de Abraham, y él es el sacerdote de la orden de Melquisedec; sin padre, sin madre, sin comienzo de días o fin de la vida; él es el sacerdote que vive para siempre; el pacto de vida, luz y paz. La ofrenda eterna es conocida una vez y para siempre, la cual destituye la naturaleza que hizo la ofrenda; de lo cual surgió el sacerdocio, el cual no pudo continuar por razón de muerte. Y así se conoce la otra ofrenda, la ofrenda eterna; la cual perfecciona para siempre a los que son santificados; esta ofrenda borró la letra de las ordenanzas, triunfó sobre ellas, y ascendió sobre todos los principados y potestades. El que tiene el espíritu de Jesús ve esto; y así se recibe el amor de Dios, el cual no se regocija en la iniquidad, sino que lleva al arrepentimiento de ella. Esta es la palabra del Señor Dios para todos ustedes Amigos en todas partes esparcidos en el exterior: conozcan el poder de Dios los unos en los otros, y regocíjense en esto; porque entonces ustedes se regocijan en la cruz de Cristo, quien no es de este mundo; esta cruz es el poder de Dios para todos los que son salvos. Ustedes que conocen y sienten el poder, sienten la cruz de Cristo; ustedes sienten el evangelio, el cual es el poder de Dios para salvación a todos los que creen. Aquel que cree en la luz, cree en el pacto eterno, en el que hace la ofrenda; aquel viene a la vida de los profetas y de Moisés, llega a ver a Cristo, la esperanza, el misterio, y esta la esperanza no perece. La luz les permite ver la esperanza que perece, la cual no es un misterio; y el hecho de que en esa esperanza perecedera se desvanece la expectativa. Donde es testificada esta esperanza que nunca falla, el Señor viene para ser santificado en el corazón, y ustedes llegan al principio, a Cristo quien es la esperanza, la cual no perece; pero la otra esperanza y la otra expectativa perecen. De manera que todos ustedes saben que la otra expectativa perece, y saben acerca de la debilidad de la expectativa interna; y conocen la esperanza que no perece; para que ustedes puedan estar listos para dar razón de esta esperanza, con mansedumbre y temor, a todas las personas que les pregunten. Cristo la esperanza, el misterio, que no perece; el fin de todas las cosas que perecen, el fin de todas las cosas cambiantes, el fin del pacto decadente, el fin de aquello que envejece y decae; el fin del primer pacto, de Moisés, y de los profetas; la justicia de Dios, Cristo Jesús el hijo; ustedes conocerán su trono, serán herederos con él; quien hace a sus hijos reyes y sacerdotes para él, y los lleva a conocer su trono y su poder. No hay justificación fuera de la luz, fuera de Cristo; la justificación está en la luz, en Cristo. Éste es uno que hace la voluntad de Dios; aquí está la entrada al reino. El que cree en la luz, llega a ser hijo de la luz; y aquí es recibida la sabiduría, que es justificada de sus hijos. Así al creer en la luz, ustedes no permanecerán en la oscuridad, sino que tendrán la luz de la vida; y todos llegarán a testificar de la luz que brilla en sus corazones, la cual les dará la luz del conocimiento de la gloria de Dios, en el rostro de Jesucristo. Ustedes lo verán reinar con esta luz, a aquel quien es el príncipe de la vida y la paz; esta vida nos aleja de aquel que está fuera de la verdad, y que no permaneció en ella; donde no está la paz.

De su Carta 265

Y las palabras de Pedro en respuesta a esto,
"Tenemos también la palabra profética más segura,
a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro,
hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;" 2 Ped 1:19

dando a entender que ésta era suficiente, a la cual ustedes deben estar atentos, y ésta los guiará hasta el amanecer,
la luz que brilla en el lugar oscuro de sus corazones, en el lugar oscuro de sus mentes.
Ahora, ustedes hacen bien en estar atentos a esta luz, ya que ésta los guía hacia el lucero de la mañana y el amanecer. "De Egipto he llamado a mi hijo," dijo el Señor; e Israel fue llamado el hijo de Dios,
quien fue llamado a salir de la casa de la oscuridad y de la servidumbre;
aquellos que tenían la luz en Gosén, cuando el pueblo de Egipto estaba en oscuridad,
y no se podían ver los unos a los otros.
Porque ahora los hijos de luz tienen la luz, y se pueden ver los unos a los otros;
los hijos de Egipto, Sodoma y Babilonia no se pueden ver los unos a los otros.
De manera que ellos hacen bien en estar atentos a la luz,
pero hacen mal los que no están atentos a la luz,
porque caminan en la oscuridad, y no saben hacia dónde van,
y tropiezan en el mediodía, la hora de más luz;
porque esta luz lleva al esclarecimiento del día,
y que el lucero de la mañana salga en sus corazones, el cual es la palabra profética segura.
Un profeta es un vidente, de manera que verá con la luz, aquello que pone de manifiesto es la luz;
por medio de ella ustedes verán el día esclarecer, y el lucero de la mañana que sale,
y cuando se levanta, los hijos de Dios cantan juntos, por causa del día gozoso;
y los santos cantan, los que por mucho tiempo han estado en el desierto lleno de zarzamoras,
y en la casa de la servidumbre, de la oscuridad y de la aflicción, y del dolor y la miseria.
Por lo tanto, hay gozo cuando aparece el lucero de la mañana y el día esclarece;
hay mucha causa de gozo para todos los hijos de Dios, cuando aparece el lucero de la mañana,
y para que ellos canten juntos;
porque ellos han estado en largas noches de aflicción y de viajes.
"La senda de los justos es como la luz de la aurora," Prov 4:18, la senda de los injustos es oscuridad.
De manera que no hay más que dos sendas.
Ahora, los injustos no pueden soportar oír hablar acerca de la luz,
sino que la llaman natural, y creada y hecha, o conciencia,
ellos no saben qué llamarla, la oscuridad de los cuales no puede comprender la luz,
aunque ésta brilla en la oscuridad;
y así, la senda de los justos es "como la luz de la aurora,
que va en aumento hasta que el día es perfecto;"
dando a entender que el día ha llegado, que el justo tiene su senda, y su senda es como la luz de la aurora;
y así aumenta, brilla más y más hasta que el día es perfecto."
Ahora, siendo que los injustos están en la oscuridad, ellos odian la luz y aman la oscuridad en vez de la luz;
y ellos odian la senda del hombre justo, la luz, porque sus obras son malas;
porque la ley los reprende.
Juan 3:19-21
De manera que la senda del justo es suficiente, una luz brillante, porque brilla más y más,
aumenta, es suficiente, y llega hasta el día perfecto.
Ahora los injustos, cuyas sendas son oscuridad, dicen: "No es suficiente,"
pero los tales no pueden soportar la luz, no pueden soportar la senda del hombre justo, ni tampoco al justo,
sino que odian a ambos, y hablan en contra de él y de su senda,
con su oscuridad, la cual no puede comprender la luz, aunque la luz brilla en su oscuridad;
y, por lo tanto, si él no puede comprender la luz con su oscuridad,
(¿cómo puede comprender las palabras de los profetas, los apóstoles y de Cristo?)
sino que llama a la luz oscuridad, y a la oscuridad luz,
y la llama natural, o creada, o hecha, o conciencia;
y así esto llega a ser cumplido en ellos,
como dice Juan 1:5, quienes con su oscuridad no pudieron comprender la luz,
y aún así hablaban las palabras de los santos, la ley y los profetas, en su oscuridad,
la cual no podía comprender la luz.
Ellos llamaban a la luz oscuridad, y Cristo dijo,
"Si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?" Mat 6:23
Ustedes ni conocen las escrituras ni el poder de Dios.
¿Cómo pueden comprender las escrituras y el poder de Dios
aquellos cuya oscuridad no comprende la luz?
Un hombre en la oscuridad es un hombre ciego. Un hombre ciego no tiene verdadero juicio.
De manera que ¿de qué otra manera la pueden llamar, sino una luz natural, una luz creada o hecha?
Y los fariseos creían que el Cristo vendría, y predicaron su venida;
como los protestantes y los papistas lo predican, que él ha venido y vendrá;
y pueden decir por las escrituras dónde fue crucificado,
así como los judíos podían decir por las escrituras dónde él había de nacer.
Pero todos ellos estuvieron en contra de Cristo, la luz.
Cuando él vino, ellos dijeron que Cristo tenía un demonio.
Los fariseos dijeron de él, quien era la luz, que él era el príncipe de los demonios;
quien era la luz, y la verdad y la vida; y que él era el hijo del carpintero.
De manera que no pudieron verlo sin la luz, ni a sus obras, con su oscuridad;
ni tampoco pueden ahora,
ni tampoco pueden conocer las escrituras ni el poder de Dios,
la oscuridad de los cuales no puede comprender la luz.
Y Juan era un hombre enviado de Dios,
el profeta más grande nacido de una mujer,
quien vino como un testigo, para testificar de la luz verdadera,
la cual ilumina a cada hombre que viene al mundo, para que todos puedan creer por medio de él;
y dice Juan 1:4, que "en Cristo estaba la luz; y la luz era la vida de los hombres."
De manera que la luz que está en Cristo, es la luz de los hombres.
Porque ésta es una luz celestial, una luz divina, una luz espiritual, una luz salvadora;
la cual es la vida de Cristo, la cual es la luz de los hombres;
aunque los profesantes en el tiempo de Cristo, y en estos tiempos, los papistas y los protestantes,
con su oscuridad, no pueden comprender la luz, ni tampoco la vida;
ni tampoco pueden comprender a ningún profeta verdadero de Cristo sin tener la luz y la vida.
Juan dijo que él no era la luz, sino que había sido enviado para testificar de la luz.
Que él no era digno de desatar el calzado de Cristo.
Y aún así Juan, quien había visto a Cristo, el cordero de Dios
que quita el pecado del mundo,
guió a sus discípulos hacia él, y les mostró a Cristo;
y ellos lo abandonaron y se fueron con Cristo.
Porque Juan vino a testificar, a dar testimonio de aquel que era la verdadera luz;
y que aquel que vendría después de él, debía ser preferido antes que él, porque aquel era antes que él.
Sin embargo cuando Juan fue echado en la prisión, cuestionó si Cristo era aquel,
o si él debía buscar a otro; y le envió a decir esto a Cristo.
Y Cristo respondió a sus mensajeros, y les dijo,
los ciegos reciben la vista, y los pobres reciben el evangelio, etc.
Y con respecto a estos papistas, y protestantes, y judíos,
ellos cuestionan si Cristo, la luz que ilumina a cada hombre que viene al mundo,
si es que él es la luz espiritual, divina, salvadora y celestial.
Y más aún, tomen en cuenta las palabras de Cristo mismo. Juan 12:35-36.
Él dijo que él es la luz del mundo, que nos enseña cómo creer;

esto es, todos sus discípulos, como Cristo les ha enseñado, quien dijo, crean en la luz.
Ahora, al creer en la luz, ustedes creen en aquello que hace todas las cosas;
porque aquello pone de manifiesto es la luz; y por lo tanto creer en la luz
es creer en aquello que manifiesta que Cristo es su camino,
su maestro, sacerdote, mediador, intercesor, salvador, y redentor.
Y aquel que cree en la luz, cree en aquello que pone de manifiesto todos los caminos falsos,
y las religiones falsas, y la adoración falsa, y los falsos maestros, y anticristos.
Porque aquellos que creen en la luz, ésta manifiesta todos los caminos verdaderos, y las verdaderas religiones.
De manera que ellos no son verdaderos creyentes, ni tampoco lo son los protestantes, ni los papistas,
quienes creen solamente que Cristo ha venido, por las escrituras,
como los judíos creían que Cristo vendría, por las escrituras.
Pero yo digo que ellos no son creyentes verdaderos,
si ellos no creen en la luz, como Cristo, el hombre celestial, enseña.
Porque los judíos pueden enseñarle a su pueblo a creer las escrituras,
los papistas y protestantes pueden enseñar a sus hijos a creer en ellas;
pero, al no creer en la luz, ellos no son creyentes verdaderos, como Cristo ha enseñado;
porque Cristo, quien es el salvador, enseña al pueblo cómo creer,
y dijo, crean en la luz.
Lo cual es evidente, que no hay verdaderos creyentes que no creen en la luz,
ni judíos, ni los que llevan el nombre de cristianos;
porque al creer en la luz, ellos se convierten en hijos de la luz.
Y por lo tanto es evidente que no son hijos de la luz sino aquellos que creen en la luz,
ni son hijos del día.
Porque los hijos de la oscuridad pueden profesar las escrituras,
el diablo puede traer las escrituras,
y los protestantes, y turcos, y papistas, y judíos pueden traer las escrituras,
con un espíritu oscuro, y sostenerlas en la justicia;
pero no hay verdadero creyente en Dios, ni en Cristo Jesús, que no cree en la luz,
de la cual testifican las escrituras;
mostrando que no hay salvación, ni redención, ni justificación, ni santificación,
sino sólo para aquellos que creen en la luz, la cual pone de manifiesto todas las cosas,
ni se puede ver a Cristo, quien murió y ha sido resucitado por causa ellos.
Y por lo tanto el hombre celestial, el segundo Adán, el Señor Jesucristo,
nos enseña cómo creer, y dijo: "crean en la luz, mientras la tengan;"
y esta luz pondrá de manifiesto que él es su camino, su verdad, y la vida;
y esta luz proviene de aquel que ilumina a cada hombre que viene al mundo,
para que todos puedan creer por medio de la luz.
De manera que aquellos que no creen en la luz, como Cristo ha enseñado, no son verdaderos ministros,
ni verdaderos mensajeros, ni verdaderos discípulos, ni verdaderos cristianos,
ni verdaderos predicadores de Cristo Jesús, a quien no creen, como él ha enseñado;
pero aquellos que ponen las enseñanzas de Cristo a un lado,
y le enseñan a otros a negar el camino en el cual Cristo les ha enseñado que crean,
mantienen a la gente en la oscuridad, fuera de la luz,
y la llaman natural, creada y hecha, y la llaman conciencia,
y así con la oscuridad y la ceguera le dan a la luz tales nombres,
quienes en su oscuridad no la pueden comprender;
porque aquel que cree en la luz,
ésta le deja ver las escrituras, los profetas, Cristo y las palabras de los apóstoles,
y por medio de ésta ellos distinguen las palabras de los profetas verdaderos de las de los falsos,
las palabras de los hombres santos de las de los hombres impíos,
las santificadas de las que no están santificadas,
las palabras de Cristo de las del anticristo,
las palabras de los verdaderos apóstoles de las de los falsos.
De manera que Cristo, la luz, enseña a su pueblo a creer en aquello que manifiesta todas las cosas;
y aquellos que creen en la luz tienen el testimonio de Cristo en sí mismos,
en quien ellos creen, ellos tienen el testimonio en sí mismos,
que él es su redentor, y salvador, y su camino, su verdad, y su vida;
porque con la luz ellos lo ven,
creyendo ellos en la luz que pone todo de manifiesto;
y después que creen en la luz, ellos llegan a ser hijos de la luz;
ellos mismos testifican que están sellados,
porque su creencia en la luz permanece en Cristo, la luz,
quien los ha comprado ;
y después de esto ellos son sellados por el espíritu de la promesa,
teniendo la marca de Dios o el sello sobre ellos, ellos pueden poner en su sello,
que Dios es fiel en todas sus promesas, en todo lo que sus profetas han dicho con respecto a Cristo Jesús;
quien les enseñó a creer en la luz.
Con la luz ellos ven, y llegan a conocer a los "tres que llevan registro en el cielo,"
y los "tres que llevan registro en la tierra, el espíritu, el agua y la sangre."

Jorge Fox


Más selecciones del Diario

Amigos, no sean precipitados, porque el que cree en la luz no se apura. Así se recibe la gracia por la cual ustedes llegan a ser salvos; así se conoce la elección que obtiene la promesa; así se ve la voluntad que desea; se conoce la mente que corre pero que no obtiene, sino que se detiene y se embota. Cuando la luz ve, ésta juzga y detiene el apuro, se forma la paciencia que obtiene la corona; y la inmortalidad es traída a la luz. De manera que todos los que actúan de manera contraria a la luz y no creen en ella, no llegan a la justificación. Y, Amigos todos, si ustedes se alejan de la luz y dejan de desear la promesa de Dios cumplida en la semilla que está en ustedes, para que puedan saber que Cristo reina en ustedes, entonces ustedes llegan a tener prendas cambiantes, y llegan a usar las prendas cambiantes, la carne extraña, la cual lleva al adulterio espiritual, el cual es tomado por la ley. Esto deja fuera al reino; y se producen las obras que están fuera del reino, las cuales son para el fuego, por el cual ustedes pueden llegar a sufrir pérdida. Por lo tanto amen la luz, la cual condena la apatía que está en ustedes; y reciban el poder del Señor, con el cual ustedes permanecen por encima de la apatía, y la condenan; así ustedes sienten y ven aquello que les da la victoria sobre el mundo, y para ver más allá del tiempo, antes que existiera el tiempo. Nuevamente, Amigos, conozcan a Abraham, quien obedeció la voz de Sara; el que tuvo un hijo y echó fuera a la sierva y a su hijo. No se aparten de este principio para que no se vayan a lo salvaje. Conozcan la fuente del hijo salvaje, y de su madre, quien no es Sara; porque la promesa es para la semilla, no de muchos, sino de uno; y esta semilla es Cristo: y ahora ustedes llegan a testificar de que esta semilla permanece sobre todo, sí, sobre la cabeza de la serpiente. De manera que todos los que sienten y testifican de esto, como dije antes, llegan al comienzo; y al comienzo llegan todos los que son la semilla de Dios, la iglesia, para que todos ustedes puedan llegar a conocer el comienzo, donde no hay imperfección, ni mancha, ni arruga, ni ninguna cosa por el estilo. Esto es lo que es comprado por la sangre de Jesús, y presentado al Padre para sacarlo de todo lo que contamina; lo cual es el pilar y el cimiento de la verdad. Ninguno alcanza esto, sino los que vienen a la luz de Cristo, quien compró su iglesia. Los que se alejan de la luz, son echados fuera y condenados, aunque ellos profesen todas las escrituras que son declaradas por ella. Por lo tanto caminen en la luz, para que puedan tener comunión con el hijo, y con el Padre; y todos vengan a testificar de su imagen, de su poder, y de su ley, la cual es su luz, que ha convertido a sus almas, y las ha llevado a someterse al poder más alto, por encima de aquello que está fuera de la verdad: para que ustedes conozcan así la misericordia y la verdad, y la fe que obra por amor, de la cual Cristo es el autor, que ilumina a cada uno de ustedes: esta es la fe que da la victoria. Aquello que da la victoria es perfecto; y aquello que los ministros de Dios reciben de Dios, es aquello que es perfecto; y aquello que ellos han de ministrar es para el perfeccionamiento de los santos; hasta que todos ellos vengan a la unidad de la fe hasta llegar al hombre perfecto. Esta es la palabra de Dios para todos ustedes. Todos los que están en la medida de la vida, esperen, para que con ella sus mentes sean guiadas hacia el Padre de la vida, el Padre de los espíritus; para recibir poder de él, y sabiduría, para que con ella ustedes puedan ser ordenados para su gloria, ¡a quien sea toda la gloria para siempre! Manténganse todos ustedes en la luz y en la vida, que juzga a todo lo que es contrario a la luz y la vida. De manera que el Señor Dios Todopoderoso esté con todos ustedes. Y sigan adelante con sus reuniones en todas partes, siendo guiados por aquello que es de Dios; para que por medio de esto ustedes puedan ver al Señor Dios entre ustedes, quien ilumina a cada hombre que viene a este mundo; para que todos los hombres del mundo puedan llegar a creer. La luz condena al que no cree: pero el que cree sale de la condenación. Esta luz, que ilumina a todo hombre que viene al mundo; con la cual tropiezan aquellos que la odian, es la luz de los hombres.

La verdadera religión es la regla verdadera y la manera correcta de servir a Dios. Y la religión es una corriente pura de justicia que fluye de la imagen de Dios, y es la vida y poder de Dios plantados en el corazón y la mente, por medio de la ley de la vida. Esto lleva al alma, la mente, el espíritu y el cuerpo a conformarse a Dios, el Padre de los espíritus, y a Cristo; para que éstos lleguen a tener comunión con el Padre y el Hijo, y con todos sus santos ángeles y sus santos. Esta religión es pura y proviene de lo alto, y no está contaminada ante Dios, nos lleva a visitar al huérfano, las viudas, y los forasteros, y nos guarda de las manchas del mundo. Esta religión está sobre todas las religiones contaminadas y manchadas del mundo, que no se guardan de la contaminación o de las manchas, sino que dejan que sus creyentes sean impuros, vulgares y manchados; los huérfanos, las viudas y los forasteros de las cuales mendigan por las calles.

Jorge Fox

El Señor le muestra al hombre sus pensamientos, y descubre todas las cosas secretas en el hombre. Y el hombre puede ser llevado a ver sus malos pensamientos, su mente activa, y sus vanas imaginaciones, y puede esforzarse por mantenerlas a lo mínimo, y para mantener su mente alerta; pero no puede vencerlas, ni puede mantener su mente en el Señor. En este estado y condición sométanse al espíritu del Señor que se las muestra, y ello los llevará a esperar en el Señor; y aquel que las descubre las destruirá. Por lo tanto permanezcan en la fe del Señor Jesucristo (quien es el autor de la fe verdadera), y estén atentos a él; porque él descubrirá la raíz de las concupiscencias, los malos pensamientos, y las imaginaciones vanas; y cómo estas cosas se forman, son concebidas y crecen; y cómo ellas se llevan a cabo, y cómo obra cada miembro impío. Él descubrirá cada principio a partir de su propia naturaleza y raíz.

Por lo tanto piensen en la fe de Cristo, y el ungimiento que está en ustedes, para ser enseñados por él, quien descubrirá todas las obras en ustedes. Como él les enseñe, así obedezcan y arrepiéntanse; de otra manera ustedes no crecerán en la fe, o en la vida de Cristo, donde se recibe el amor de Dios. Ahora, el amor crea amor, su propia naturaleza e imagen: y cuando la misericordia y la verdad se encuentran, ¡qué gozo se llega a tener! La misericordia triunfa sobre el juicio; y el amor y la misericordia toleran el juicio del mundo con paciencia. Aquello que no tolera el juicio del mundo no es el amor de Dios; porque el amor tolera todas las cosas, y está por encima de los juicios del mundo; porque el juicio del mundo es necedad. Aunque sea el juicio y la práctica del mundo echar toda la suciedad que está entre ellos sobre los santos, su juicio es falso. Las vírgenes castas siguen a Cristo, el Cordero que quita el pecado del mundo; pero los que son del espíritu que no es casto no siguen a Cristo, el Cordero, en sus pasos, sino que son desobedientes a él en sus mandamientos. La mente carnal no se preocupa por la carne, habla carnalmente, y su conocimiento es carnal, y no espiritual; y saborea la muerte, no el espíritu de vida. Algunos hombres tienen la naturaleza de los cerdos que se revuelcan en el lodazal. Algunos tienen la naturaleza de los perros, para morder tanto a las ovejas como los unos a los otros. Algunos tienen la naturaleza de los leones, para rasgar, devorar y destruir. Algunos tienen la naturaleza de lobos, para rasgar y devorar a los corderos y las ovejas de Cristo: y algunos tienen la naturaleza de la serpiente (el antiguo adversario), para picar y envenenar. "Aquel que tiene oído para oír, que oiga," y aprenda estas cosas dentro de sí mismo. Algunos hombres tienen la naturaleza de otras bestias y criaturas, preocupándose de nada más que las cosas terrenales y visibles, y se alimentan sin el temor de Dios. Algunos tienen la naturaleza del caballo, para brincar y hacer cabriolas en su fortaleza, y para ser rápidos en hacer el mal. Algunos tienen la naturaleza de los robles altos y robustos, para florecer y esparcirse en sabiduría y fortaleza, quienes son fuertes en la impiedad, lo cual debe perecer y ser echado al fuego.

De manera que el mal es uno en todos, pero obra de muchas formas; y a cualquier cosa externa que la naturaleza del hombre o la mujer está adicta, el maligno lo favorecerá, y satisfará su naturaleza y apetito, para mantener su mente en sus invenciones y en las criaturas, en vez de en el Creador. ¡Oh! Por lo tanto no permitan que la mente se aleje de Dios; porque si lo hace, será manchada, envenenada, y corrompida. Si la mente se aleja del Señor, es difícil traerla a él otra vez: por lo tanto tengan cuidado del enemigo, y manténganse en la fe de Cristo. ¡Oh! Por lo tanto piensen en las cosas que son eternas e invisibles, y en aquel que es el Creador y que mueve todas las cosas: porque las cosas que son creadas, no son creadas de cosas que aparecen; porque lo visible cubre la vista invisible en ustedes. Pero a medida que el Señor, quien es invisible, los abre a ustedes por medio de su poder y espíritu invisible, derriba la mente carnal en ustedes; de manera que las cosas invisibles e inmortales son llevadas a la luz en ustedes. ¡Oh! Por lo tanto ustedes que conocen la luz, ¡caminen en la luz! Porque hay hijos de la oscuridad que hablan de la luz, y de la verdad, y sin embargo no caminan en ella; pero los hijos de la luz aman la luz, y caminan en la luz. Pero los hijos de la oscuridad caminan en la oscuridad, y odian la luz. En ellos las concupiscencias terrenales y la mente carnal ahogan la semilla de la fe, la cual trae opresión sobre la semilla y muerte sobre ellos. ¡Oh! Por lo tanto pongan sus mentes en el espíritu puro del Dios eterno, el cual les enseñará a usar las criaturas en su lugar apropiado, y el cual juzga lo malo. ¡A ti, Oh Dios, sea toda la gloria y honor, que eres Señor de todo lo visible e invisible! ¡A ti sea toda la alabanza, que sacas de lo profundo para ti mismo, Oh Dios poderoso! ¡Que eres digno de toda la gloria! Porque el Señor que creó todo, y le da vida y fortaleza a todo, está sobre todo y es misericordioso con todos. De manera que tú, que has hecho todas las cosas, y estás sobre todo, ¡a ti sea toda la gloria! ¡En ti está mi fuerza, mi refrigerio, y vida, mi gozo y mi felicidad, mi regocijo y gloria para siempre! Vivir y caminar en el espíritu de Dios es gozo, paz y vida; pero la mente que se va hacia las criaturas, o hacia cualquier cosa visible del Señor, esto trae muerte. Cuando la mente se va hacia la carne, y hacia la muerte, el acusador se mete adentro, y la ley del pecado y la muerte se meten en la carne. Entonces la vida sufre bajo la ley del pecado y la muerte, y entonces viene la rectitud y las fallas. Porque entonces lo bueno es acallado, y la justicia propia es puesta por alto. Entonces el hombre obra en la ley externa; y él no puede justificarse a sí mismo por la ley, sino que es condenado por la luz: porque él no puede salirse de ese estado, excepto al morar en la luz, descansando en la misericordia de Dios, y creyendo en aquel de quien fluyen todas las misericordias. Porque hay paz al descansar en el Señor Jesús. Este es el camino estrecho que lleva hacia él, la vida; pero pocos permanecen en él. Por lo tanto manténganse en la inocencia, y sean obedientes a la fe en él. Tengan cuidado de conformarse al mundo, y de razonar con la carne y la sangre, porque eso lleva a la desobediencia; y entonces se levantan las imaginaciones y los cuestionamientos, para alejar de la obediencia a la verdad de Cristo. Pero la obediencia de la fe destruye las imaginaciones, los cuestionamientos, y los razonamientos, con todas las tentaciones en la carne, las sacudidas, el mirar hacia adelante, y traer cosas del pasado. Pero, al no mantenerse en la vida y en la luz, al no enfrentar la voluntad corrupta por medio del poder de Dios, la naturaleza impía crece en el hombre; entonces vendrán las cargas, y el hombre será manchado con esa naturaleza. Pero la montaña de Esaú será devastada, y llegará a ser un desierto, donde moran los dragones; pero Jacob, el segundo nacimiento, será fructífero y se levantará. Porque Esaú es odiado, y no debe ser señor; pero Jacob, el segundo nacimiento, quien es perfecto y sencillo, será señor; porque él es amado por Dios.

Jorge Fox

¿Acaso aquellos que se dicen cristianos no viven hablando de las palabras de Cristo, de los apóstoles y de los profetas, y de la letra de las escrituras? ¿Y acaso sus sacerdotes no ministran la letra (leen la Biblia), con sus propios conceptos acerca de lo que significan las palabras, por dinero, aunque las santas escrituras fueron dadas gratuitamente por Dios, Cristo, los profetas y los apóstoles? Sin embargo el apóstol dijo, "La letra mata, pero el espíritu da vida." 2 Cor 3:6. Los verdaderos ministros del Nuevo Testamento no son ministros de la letra, sino del espíritu, y ellos siembran para el espíritu, y del espíritu cosechan vida eterna. Pero el que la gente pase tiempo con los autores antiguos, y hablando de ellos, y de la letra externa, no alimenta sus almas. Porque el hablar acerca de la comida y el vestido no viste el cuerpo, ni lo alimenta. Sus almas y sus espíritus no son alimentados ni vestidos, a menos que ellos tengan el pan y el agua de vida del cielo para alimentarse, y la justicia de Cristo para vestirse. El hablar de cosas externas y cosas espirituales, y no poseerlas, puede llevar a sus cuerpos y sus almas a la hambruna. Por lo tanto no apaguen el espíritu de Dios, el cual los guiará a ser diligentes en todas las cosas.
Jorge Fox

¡El Señor es rey sobre toda la tierra! Por lo tanto, toda la gente alabe y glorifique a su rey en verdadera obediencia, en rectitud, y en la belleza de la santidad. ¡Oh! Consideren, el Señor es conocido en la verdadera obediencia, y así se recibe un verdadero entendimiento de él. Tomen en cuenta y consideren en silencio, en humildad de mente, y ustedes oirán al Señor hablarles en sus mentes. Su voz es dulce y placentera: sus ovejas oyen su voz, y no escucharán a ningún otro. Cuando ellos oyen su voz, se regocijan y son obedientes; también cantan de alegría. ¡Oh! ¡Sus corazones están llenos de triunfo eterno! Ellos cantan y alaban al Dios eterno en Sión. Su gozo nunca será quitado por ningún hombre. ¡Gloria al Señor Dios para siempre!

Jorge Fox

A todos ustedes que aman al Señor Jesucristo con un corazón puro y desnudo, y a la generación de los justos.

Cristo siempre fue odiado; de manera que los justos son odiados por causa de él. Noten quienes fueron los que siempre los odiaron. Aquellos que nacieron de la carne persiguieron a aquel que nació del espíritu; y así es ahora. Noten quienes eran los principales oponentes de Cristo, los grandes hombres sabios, los líderes del pueblo, gobernantes y maestros, que profesaban la ley y los profetas y esperaban al Cristo. Ellos esperaban a un Cristo que fuera glorioso en lo exterior, para que él apoyara la gloria externa de ellos; pero Cristo hablaba en contra de las obras del mundo, y en contra de los sacerdotes, escribas, y fariseos, con su profesión hipócrita. Aquel que es extraño para Cristo es un asalariado; pero los siervos de Jesucristo son hombres libres. Los maestros falsos siempre ponen las cargas sobre el pueblo; y el verdadero siervo del Señor declaró en contra de ellos. Jeremías habló en contra de los asalariados, y dijo que era una cosa espantosa; y dijo: "¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?" Porque el pueblo y los profetas eran dados a la codicia. Pablo habló en contra de aquellos que obtienen ganancias a partir de la gente, y exhortó a los santos a alejarse de aquellos que eran codiciosos y orgullosos, a los que amaban los placeres más que a Dios, a los que tenían una apariencia de piedad pero negaban su eficacia. "Porque éstos ," dijo él, "son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos." Moisés rechazó los honores y los placeres, los cuales él podría haber disfrutado. El apóstol en su tiempo vio la corrupción que estaba entrando, la cual ahora se ha esparcido sobre todo el mundo, teniendo la apariencia de piedad pero negando su eficacia. Pregunten a cualquiera de sus maestros, si es que ustedes podrían algún día vencer sus corrupciones y pecados. Ninguno de ellos cree esto; pero "mientras el hombre esté aquí, el debe (dicen ellos), llevar sobre él el cuerpo de pecado." De manera que el orgullo permanece, y ese honor y señoría que se le niega a Cristo, y toda la injusticia. ¡Sin embargo hay multitud de maestros! ¡Montones de maestros! ¡El cáliz de oro está lleno de abominaciones! Pablo no predicó por paga, sino que trabajó con sus manos, para poder ser un ejemplo para todos los que lo seguían. ¡Oh, pueblo, vean quienes son los que siguen a Pablo! El profeta Jeremías dijo, “los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos;" pero ahora los sacerdotes dirigen por los medios (salarios) que obtienen de la gente: quítenles sus medios, y ellos no los dirigirán más. Ellos son como los que dijo el apóstol, que "se metieron en lo que no han visto, hinchados de vanidad por su propia mente carnal;" y como las escrituras declaran de algunos antiguos, que "han seguido el camino de Caín," quien era un asesino," y el camino de Balaam, quien codició el premio de la maldad. El profeta Miqueas también clamó en contra de los jueces que juzgaron por soborno, y los sacerdotes que enseñaron por paga, y los profetas que profetizaron por dinero; y para colmo se apoyaron en el Señor, diciendo, “¿No está el Señor entre nosotros?" Los regalos ciegan los ojos de los sabios. El regalo de Dios nunca fue comprado con dinero. Todos los siervos santos de Dios clamaron en contra del engaño; y cuando el Señor manifestó su amor, ello lo odiaron, y esa naturaleza que lo sostiene.

Jorge Fox

A todos ustedes, Amigos en todas partes, esparcidos en el exterior.

En la medida de la vida de Dios esperen la sabiduría de Dios, la cual proviene de él. Y todos ustedes, que son hijos de Dios, esperen la comida viviente que proviene del Dios viviente para ser nutridos para vida eterna de aquella fuente de la cual proviene la vida. Para que ustedes puedan ser guiados y caminen en orden; los siervos en sus lugares, los jóvenes y las doncellas en sus lugares, y gobernantes de familias; para que todos, en sus respectivos lugares, puedan adornar la verdad en la medida de ella. Con ella permitan que sus mentes sean guardadas para el Señor Jesús, de quien proviene; para que ustedes puedan ser un olor grato para Dios, y puedan ser ordenados y gobernados en sabiduría; para que puedan ser una corona y gloria los unos a los otros en el Señor. Y para que no aparezca ninguna contienda, amargura o voluntad propia entre ustedes; sino que todos ustedes sean condenados con la luz en la cual está la unidad. Y que todos en la unidad puedan ver y cuidar el orden y el gobierno de su propia familia. Para que sus familias sean gobernadas en justicia y sabiduría. Que el temor y temblor del Señor resida en los corazones de cada uno de ustedes. Que todos lleguen a recibir los secretos del Señor. Que ustedes lleguen a ser mayordomos de su gracia; para repartir a cada uno de acuerdo con su necesidad. Y al gustar y discernir correctamente de esta manera, que todos ustedes puedan ser guardados; para que nada contrario a la vida pura de Dios pueda crecer en ustedes, o entre ustedes; pero todo lo que es contrario a ella, que pueda por ella ser juzgado. Para que todos ustedes puedan vivir en la luz, la vida y el amor; y todo lo que es contrario a la vida, la luz y el amor, pueda ser llevado a juicio, y pueda ser condenado por esa luz. Y para que no hayan árboles sin fruto entre ustedes; sino que todos sean cortados, condenados por la luz, y echados en el fuego; que todos ustedes puedan llevar y producir fruto para Dios, y crecer fructíferamente en su conocimiento y su sabiduría. Y que ninguno pueda aparecer en palabras, más allá de lo que son en la vida que nos dio las palabras. Así ninguno será como los higos inoportunos; ninguno será como esos árboles que tienen fruto que se marchita; los tales siguen el camino de Caín, para alejarse de la luz; y son condenados por ella. Que ninguno de ustedes se jacte que está por encima de su medida; si ustedes hacen eso, serán excluidos del reino de Dios; porque al jactarse se levanta el orgullo y la contienda, las cuales cosas son contrarias a la luz que nos guía al reino de Dios; y esta luz nos da una entrada al reino y un entendimiento de las cosas que pertenecen al reino. En el reino cada uno recibe la luz y la vida del hombre, y recibe a Aquel que era antes que el mundo fuera, y por quien fue creado; quien es la justicia de Dios, y su sabiduría. A quien pertenece toda la gloria, honor, gracia, y alabanza - el cual es Dios, bendito para siempre. Que ni imagen ni semejanza sea hecha; sino esperen en la luz, la cual traerá condenación a esa parte que prefiere hacer imágenes; porque aquello que hace imágenes encarcela al justo. No cedan a los deseos de los ojos o a los deseos de la carne; porque la vanagloria de la vida está establecida en el deseo que mantiene afuera el amor del Padre; y sus juicios y su ira permanecen sobre el orgullo, donde el amor del mundo es buscado, y la corona mortal es buscada. El mal entra en este terreno, el cual está maldito; lo cual trae zarzas y espinas, donde reina la muerte, y la tribulación y angustia están sobre toda alma, y la lengua egipcia es oída; todo lo cual es condenado por la luz. Allí está el mundo, el cual debe ser quitado. El mundo es visto por medio de la luz, y el mundo es quitado por medio del poder, y el mundo es sacudido de su lugar; ante lo cual los truenos pronuncian sus voces, antes que los misterios de Dios sean abiertos, y Jesús sea revelado. Por lo tanto todos ustedes, las mentes de quienes se han acercado a esta luz, esperen en el Señor Jesús por la corona inmortal, la cual no se desvanece.  

Jorge Fox

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio