La Cruz Perdida de la Pureza



 


A los maestros religiosos y predicadores del mundo

Introducción del editor

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente.

No entrar o predicar el reino de Dios en el interior

De la voz del Señor
a todos los predicadores y maestros

"Mi reino no es el reino de ustedes.

Sus hijos son desobedientes.

Los que son del primer nacimiento no pueden seguir mis pisadas.

Ustedes engañan los corazones de los ingenuos.

Primero tú debes ser limpiado.

Había muchos como tú durante mi tiempo en la tierra.

Este es un llamado para que te arrepientas y dejes de predicar. Después busca la voz del Señor para que te guíe."

Así ha dicho el Señor Dios.

¡Tengan cuidado! Las únicas personas a las que Cristo habló con palabras duras fueron los cambiadores de dinero en el templo y los maestros religiosos de esos tiempos, los fariseos.
Sus severas críticas incluían
: (presione aquí para verlas todas)

Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando. Mat 23:13. ¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis. Lucas 11:52

Si ustedes no están llevando a otros al Reino de Dios en el interior (mientras estén vivos en la tierra, sin tener que morir primero), también están obstruyendo el camino, igual como lo hicieron los fariseos a quien Jesús criticó severamente. Si las enseñanzas de ustedes no están enfocadas primeramente en buscar el Reino del Cielo y su justicia, el cual está dentro de ustedes y no viene con señales visibles, ustedes son iguales que los fariseos a quien Cristo criticó severamente. Si ustedes están predicando que uno tiene que morir para ir al cielo, ustedes están obstruyendo el camino hacia el Reino; y ustedes son guías ciegos llevando a sus seguidores al hoyo y hacia la cautividad.

Si usted le dice a alguien que está buscando a Dios, que todo lo que tienen que hacer es creer en Jesús y/o ser bautizados en agua para ser justos, usted es peor que los fariseos que mataron a Jesús; ellos por lo menos tratan de enseñarle a otros a obedecer la ley. Usted no sólo está bloqueando la puerta hacia el Reino, usted está parado al comienzo del camino hacia la justicia, diciendo: porque tú crees, no temas a Dios, no busques a Dios, no te esfuerces para entrar por la puerta angosta, y no obedezcas.

Sin embargo, la búsqueda de la obediencia lleva a la justicia; y entonces ¡la búsqueda de Dios es todo el propósito de la vida!

[Dios] De una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos y los límites de su habitación, para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarlo, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros, porque en él vivimos, nos movemos y somos; Hechos 17:26-28
un solo Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos y por todos y en todos>. Efe 4:6

Busca a Jehová, tu Dios, lo hallarás, si lo buscas de todo tu corazón y de toda tu alma. Deut 4:29

¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerlo, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte o sea de la obediencia para justicia? Rom 6:16

A quien diga al malo: «Tú eres justo», los pueblos lo Maldecirán y lo detestarán las naciones; Prov 24:24

A menos que usted deje de excusar a los malignos, diciéndoles a los pecadores que ya son justos, sólo con creer en Jesús, ésta será su suerte maldita en la próxima vida. Buscar a Dios es todo el propósito de la vida, y la búsqueda no se acaba hasta que se haya experimentado una salvación que incluya pureza, santidad, perfección, juicio, ser libre de incluso el deseo de pecar, la destrucción del hombre interno de pecado por medio del brillo de su venida, la unión con Cristo y el Padre, la entrada en el reino del cielo, ver la gloria de Dios, la aparición de usted en la gloria, la comunión con santos pasados que han sido perfeccionados, y la comunión con el Padre y con Cristo—una salvación inconfundible, que se ve claramente, se siente claramente y se entiende claramente.

Además, usted le enseña a aquellos que todavía están en pecado a que sean orgullosos, a que se exalten a sí mismos; sin humildad ellos nunca oirán la voz del Señor, la palabra de Dios en el interior, la cual, si se obedece, lleva a la justicia y la salvación para todos los que hacen caso y le obedecen. Heb 5:9. Cualquier salvación que no esté basada en buscar a Dios, en buscar la justicia, y la pureza por medio de la muerte de la naturaleza pecaminosa en la cruz interior o la negación propia, la cruz de Cristoes una salvación imaginaria. Un pastor verdadero de Cristo no tolera el pecado en su rebaño: de acuerdo con Pablo: "A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman." 1 Timoteo 5:20; pero no hasta que usted haya sido purificado al ir a Cristo para oír, escuchar, y obedecer repetidamente.

Y en los profetas de Jerusalén he visto torpezas:
cometen adulterios
, [por medio de una amistad con el mundo] andan con mentiras;
y fortalecen las manos de los malos
, [diciéndoles que son salvos]
para que ninguno se convierta de su maldad. [permanecen en el pecado]
Me son todos ellos como Sodoma,
y sus moradores como Gomorra. Jer 23:14


Otras críticas para los 'líderes' políticos eran las siguientes:

¿Suena como algo contemporáneo, no es así? ¡Ay de ustedes, porque varios de estos se aplican a ustedes!

Alabanza apropiada

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. Juan 4:24

¿Saben ustedes cómo adorar en espíritu y adoración? ¿Saben ustedes cómo enseñarle a otros a adorar en espíritu y verdad?
Las personas deben conocerlo a Él como Espíritu, y considerarlo y adorarlo de esa manera.
Ya que ustedes no saben cómo enseñarle a la gente a hacer esto, ¡ustedes son guías ciegos!

Ustedes ni siquiera saben lo que es el reposo, mucho menos van a saber cómo llevar a otros al reposo.

Predicar por dinero o aceptar un salario

Si usted acepta un salario de su congregación, usted está violando el mandamiento de Pedro: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta (dinero). 1 Pedro 5:2

El uso de 'ganancia deshonesta' para describir el dinero, muestra el desprecio que tenía Pedro por los que recibían dinero por predicar; especialmente cuando se compara con la verdadera motivación para predicar - el amor a Dios, el amor a todos sus prójimos, el amor a los otros creyentes en particular, y la más importante de todas las razones, la obediencia a los mandamientos específicos y personales del Maestro y Señor. Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas. Mat 6:24

Esto es lo que Cristo nos dice acerca de pastores asalariados, (aquellos que trabajan por ganancias deshonestas):

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. El asalariado no es el pastor, y a él no le pertenecen las ovejas. Cuando ve que el lobo se acerca, abandona las ovejas y huye; entonces el lobo ataca al rebaño y lo dispersa. Y ese hombre huye porque, siendo asalariado, no le importan las ovejas. Juan 10:11-13

Él está enfatizando el punto de que ya que el asalariado no trabaja por amor a Dios ni por amor al rebaño, con la primera señal de adversidad, saldrá corriendo; a él no le importa el rebaño, porque si le importara no estaría sacándoles su dinero.

Jesús le mandó a sus discípulos: de gracia recibisteis, dad de gracia. Mat 10:8
La Nueva Versión Internacional lo hace aún más claro: Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.

Jesús dijo: Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. Lucas 10:7-8. De manera que Jesús aquí dice, coman y beban lo que les den, porque un obrero es digno de su salario. Este es el pago que Cristo permite, regalos, los cuales pueden incluir donaciones de dinero, por supuesto.

Pero si usted pide, y alguien accede, eso no es un regalo; un regalo es algo que no es solicitado. Ni tampoco es regalo el tomar una ofrenda o tomar un salario. Para que sea un regalo, tiene que ser algo que no sea solicitado de ninguna manera.

Pablo dijo: A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la palabra de Dios. Más bien, hablamos con sinceridad delante de él en Cristo, como enviados de Dios que somos. 2 Cor 2:17. Pablo ni siquiera aceptó regalos para sí mismos; él hacía tiendas de campañas. Después en su ministerio, él aceptó por lo menos dos contribuciones que fueron grandemente apreciadas. Muchos de los ministros de hoy en día escogieron el ministerio como una forma de ganar dinero - como convertirse en doctor o abogado; pero se supone que Cristo debe escoger a sus propios sacerdotes, educarlos él mismo, y después llamarlos a servir sin diezmos, ofrendas, promesas o salarios.

El diezmo murió con el sacerdocio levítico; los únicos lugares donde se menciona en el Nuevo Testamento es en la afirmación del fariseo que pretendía ser superior, y la explicación de la muerte de los diezmos en los Hebreos. También vea lo que dice Fox.

Las escrituras comúnmente citadas, ignorando los mandamientos recién mencionados, usadas para justificar la predicación a cambio de ganancias deshonestas son refutadas al final de esta sección; presione aquí para verlas.

Predicar antes de ser entrenado perfeccionado, autorizado y enviado por Cristo

El maestro es Cristo. Usted es un discípulo ciego. Si el discípulo comienza a enseñar antes que el maestro le haya autorizado, entonces el discípulo ciego piensa que puede ver y que es superior al maestro. (Lucas 6:39-40). Usted debe esperar al maestro para que pronuncie que usted está listo para enseñar; o con aún más entrenamiento, listo para predicar, y listo para sustituirlo a él. Usted debe esperar hasta que se le diga lo que debe hacer y cuando hacerlo. Si usted está enseñando o predicando ahora, ¿de dónde viene su autoridad? ¿Dice usted que viene de un colegio o una universidad, o su organización religiosa? ¿De dónde viene la autoridad de ellos? Jesús dijo que ustedes deben completar su aprendizaje, (estar autorizados para enseñar o predicar por Jesús mismo), ser restaurados, (a la imagen divina de Dios como estaba Adán antes de la caída) reajustados, y perfeccionados. (Lucas 6:39-40). De otra manera, usted estará pretendiendo tener superioridad sobre ÉL* al enseñar sin SU autoridad explícita y SU entrenamiento personal, de parte de ÉL para usted; sin esto, al enseñar o predicar, Jesús dice que usted se está considerando a sí mismo, un discípulo, como superior a Él, EL maestro. Y esta autorización de completar el aprendizaje con Cristo no viene por sentimiento, por abrir puertas, por un deseo de su parte, o su opinión - tiene que venir después de la perfección y de las palabras habladas de Cristo directamente hacia usted, y oídas por usted, que específicamente le dicen a usted lo que debe hacer y cuándo hacerlo. Tal autorización viene directa y específicamente de él; usted lo oye decir: tú ahora eres un maestro, o: predica arrepentimiento con remisión de pecados. (Y sí, después de ser enseñados por años, nosotros hemos oído exactamente esas palabras seguidas por su insistente mandato: tú has sido dado entendimiento, lo cual explicarás a todos.)

* Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le ordenó específicamente; él no hizo nada por su propia decisión. Si usted está hablando y/o trabajando para Dios sin que Él le ordene específicamente cada palabra y acción, entonces usted está fundamentalmente afirmando que sus propias palabras y acciones son superiores a lo que las palabras de Jesús hubieran sido si él hubiera hecho sus decisiones acerca de qué decir y hacer; et el que habla de sí mismo busca su propia gloria. Juan 7:18

Hasta que su mente esté renovada por medio del arrepentimiento hacia la pureza con la gracia de Dios que produce cambio, sus predicaciones y enseñanzas vienen de la mente carnal, y la mente carnal es enemistad contra Dios. Rom 8:7. Hasta que su mente haya sido cambiada, sus palabras están sin vida, y usted habla de la naturaleza de la muerte. Usted puede ser un gran orador público que recibe elogios de los hombres, pero así fueron los profetas falsos del tiempo antiguo. Lucas 6:26

Ni siquiera Jesús juzgó, habló, o actuó sin la inspiración específica del Espíritu:
Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo sólo según lo que oigo, Juan 5:30
lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho. Juan 12:49-50
el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo. Juan 5:19

Testificar, predicar o enseñar sin la inspiración específica del Espíritu Santo, es estimar que uno está más arriba que Jesús.

Para ser un ministro de Cristo, uno debe ser enseñado, no por universidades ni otros hombres, sino por el Espíritu Santo. De acuerdo con Pablo: Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría humana sino con las que enseña el Espíritu, de modo que expresamos verdades espirituales en términos espirituales. 1 Cor 2:13.

A menos que esté purificado con el Espíritu hablando por medio de usted, su enseñanza, atestiguar y predicación no alcanzará la parte santificada de cada persona, y su crecimiento será retardado o detenido. (La enseñanza es la razón por la cual la gente no puede oír, alcanzar pureza, y entrar al Reino; están en cautividad espiritual, porque están guiando a otros a la cautividad espiritual al enseñar errores).

De acuerdo con Pablo en Efesios, el propósito más importante de los maestros, predicadores, y pastores, quienes primero reciben el don* de su oficio por medio del Espíritu Santo, es la perfección de los santos y llevar a la gente a la plenitud y la totalidad de Cristo:

Y sus dones* fueron para algunos ser apóstoles, algunos profetas, y algunos evangelistas; y a otros, ser pastores y maestros.

*un don del Espíritu Santo no es un talento para hacer discursos sacados de un libro; muchos paganos tienen esos talentos. Un don del Espíritu Santo es ser designado específicamente por el Espíritu Santo, después de ser enseñado y limpiado suficientemente para ser capaz de hablar consistentemente de las palabras y la inspiración del Espíritu Santo. A menos que usted haya oído al Señor específicamente autorizándole y dándole el don del oficio de la predicación, pastor o maestro, usted no tiene su autoridad, permiso o aprobación; y usted sólo oirá su condenación.

A fin de perfeccionar a los santos a la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

Así seremos un grupo muy unido y llegaremos a tener todo lo que nos falta; seremos perfectos, como lo es Cristo, porque conocemos al Hijo de Dios y hemos confiado en él.
Efesios 4:11-13

¿Cómo puede usted llevar a cabo la función de perfeccionar a los santos y llevar a la gente a la totalidad y la plenitud de Cristo a menos que usted mismo haya sido perfeccionado en su totalidad y plenitud? Por supuesto que usted no puede. Y mientras que usted esté predicando y enseñando sin haber sido específicamente autorizado por el Maestro, usted está enseñando error. Usted está llevando a otros a la cautividad espiritual, y por lo tanto usted también está en la cautividad, incapaz de oír la voz del Señor.

Jesús habló de la condición espiritual de cualquier líder religioso no purificado, que no ha sido limpiado por él a través del arrepentimiento.
      Ustedes limpian lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo e injusticia.
      Ustedes son ciegos, limpien primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio.
      Ustedes son como sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
      Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.
Mat 23:25-28

Tengan cuidado con los profetas falsos, ustedes lo conocerán por sus frutos
(Profetizar es predicar; instruir en doctrina religiosa; interpretar o explicar las Escrituras o temas religiosos; exhortar.)
Cristo dijo, "por sus frutos los conoceréis;"
lo que Pablo explicó como amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, fe, mansedumbre, y templanza.
Jesús dijo: Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. Juan 15:8
Si ustedes no han producido fruto, ustedes no son ni siquiera verdaderos seguidores de Cristo, mucho menos ministros de Cristo.
Si ustedes no son seguidores de Cristo, ustedes son guías ciegos llevando a la gente al hoyo y a la cautividad.

Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Gal 5:24. Si ustedes no han crucificado su naturaleza pecaminosa con sus pasiones y deseos, evidenciado por la destrucción de la inmoralidad sexual, impureza, libertinaje, idolatría, odio, mentira, discordia, celos, arrebatos de ira, ambiciones egoístas, disensiones, envidias, borracheras, etc., ustedes no pertenecen a Cristo, a pesar de lo que digan; ¿así que cómo pueden ser ministros de Cristo? Gal 5:19-24

Sin crucificar la naturaleza pecaminosa para producir el fruto del espíritu, ustedes son falsos profetas acerca de quienes advirtió Jesús.
(Profetizar es predicar; instruir en doctrina religiosa; interpretar o explicar las Escrituras o temas religiosos; para edificación, exhortación y consolación. 1 Cor 14:3)

Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran.
Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces.
Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?
Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo.
Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno.
Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego.
Así que por sus frutos los conocerán.
No todo el que me dice: "Señor, Señor" , entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?" Entonces les diré claramente: "Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!" Mateo 7:13-23

Ahora, si él rechazará a muchos que piensan que son cristianos porque todavía pecan, ¿qué hará con aquellos que dijeron que eran rectos, que aún estaban en sus pecados, y los convencieron de que eran cristianos, que iban al cielo—a pesar de que continuaban pecando? El castigo del engañador será mucho más que el castigo de aquellos que fueron engañados, porque la oscuridad más negra está reservada para aquellos que prometen la libertad a los que recién están comenzando a escapar del pecado. 2 Ped 2:15-18, Judas 1:11-13

Como Jesús le dijo a Pablo: Te envío a éstos para que les abras los ojos y se conviertan de las tinieblas a la luz, y del poder de Satanás a Dios, a fin de que, por la fe en mí, reciban el perdón de los pecados y la herencia entre los santificados. Hechos 26:17-18

¿Acaso ustedes saben cómo llevar a la gente de la oscuridad a la luz? ¿Acaso ustedes saben lo que es la luz?
¿Acaso ustedes saben cómo liberar a la gente de sus pecados? ¿Cómo liberarlos del poder de Satanás y llevarlos a Dios?
¿Acaso ustedes saben cómo uno puede ser consagrado y purificado por la fe en Jesús?

Por supuesto que no saben. Ustedes no entienden el Reino de Dios, ustedes niegan que la pureza sea posible en la tierra, ustedes no saben lo que es el reposo o como llegar a él, ustedes no entienden la salvación, ustedes no conocen a Jesús—porque si lo conocieran, ustedes guardarían sus mandamientos. Ustedes no están predicando las buenas nuevas de que Jesucristo vino a salvarnos de nuestros pecados; en cambio ustedes le están prometiendo a sus seguidores la libertad para continuar en sus pecados. Ustedes están predicando mentiras, de que Jesús es nuestra excusa para permanecer esclavos del pecado hasta la muerte, en vez de la verdad de que él vino a predicar libertad a los prisioneros y destruir las obras del diablo en nosotros, para llegar a ser siervos de Dios y recibir la recompensa de santidad, y siervos de la justicia. Ustedes son guías ciegos, que están en el hoyo, y persuaden a otros a que se unan con ustedes allí.

Extraído de Progreso cristiano, por Jorge Whitehead:

Es la vida de Cristo Jesús la que debe predicar en sus ministros y siervos; sus conversaciones deben predicar justicia, inocencia, y ser incapaz de llevar culpa; son los ministros que son así los que viven en esta vida, los que están listos para probar completamente sus ministerios, por medio del testimonio en contra de todo lo que es contrario a ello. ¿Qué autoridad tiene cualquier persona de predicar en contra de la codicia, la inmoralidad, y la injusticia, cuando ellos mismos son culpables de estas cosas? Seguro que ellos no tienen la autoridad divina, ni la vida o el poder, cuando están siendo culpables conscientemente de las mismas cosas. La verdad y la justicia deben venir sobre todos, y obrar a través de todos, y prevalecer; y el Cordero debe tener la victoria; en la mansedumbre e inocencia de quien todos ustedes deben vivir y morar.

Aquello por lo cual oró seriamente a Dios ese profeta real David, en el salmo cincuenta y uno, realmente demuestra el estado y condición de los verdaderos ministros del evangelio, cuyo ministerio es atendido con Su poder y presencia, y por lo tanto es hecho efectivo por la conversión de los pecadores hacia él. "Lávame completamente de mi iniquidad, y límpiame de mi pecado. Crea en mí un corazón limpio, Oh Dios; y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de tu presencia; y no quites tu santo espíritu de mí. Vuélveme el gozo de tu salvación; y tu espíritu noble me sustente. Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti."

‘Cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo lo predicara entre los gentiles.’ Gal 1:15-16. Y Cristo dijo: ‘Nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.’ Mat 11:27. Ahora, ¿puede alguien ser ministro, o predicador del hijo de Dios, o del Padre, sin esta revelación, siendo que ellos no pueden conocer al hijo, ni al Padre sino por revelación? Entonces, ninguno puede realmente predicar de Dios o de Cristo, si ellos no los conocen, a menos que Cristo se revele a sí mismo y a su Padre (de acuerdo con Jorge Fox). Leer acerca de Jesús, y escuchar a otros hablar de él, no es lo mismo que conocerle a él.

Ser "llamado" en vez de ser ordenado o mandado

En ninguna parte de la Biblia es el "llamado" otra cosa más que ser convocado o nombrado. El ser tocado por Dios, o tener una experiencia espiritual, no es un "llamado" de parte de él a ser predicador; es una invitación a buscarle; muchos son llamados, pocos los escogidos. Demasiada gente interpreta el toque de Dios como un llamado a predicar. Si él quiere que usted sea un predicador, primero lo va a educar él mismo y le va a dar órdenes directas acerca de lo que él quiere que usted haga y cuándo lo haga. Él no lo deja para que usted adivine acerca de un sentimiento, un llamado, una opinión, una inspiración, una carga, un deseo, o una "puerta abierta" para que camine por ella. Conozco un ministro cuyo "llamado" era ser aceptado al seminario y no a una universidad secular.

Interpretar una experiencia secular como un "llamado," aún después de haber obtenido una educación en una institución religiosa, y después enseñar o predicar, detiene su crecimiento espiritual - porque usted no está enseñando o predicando por causa del control del Espíritu de Dios, usted está enseñando y predicando a partir de la mente carnal, la cual es enemistad contra Dios: porque no está sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Rom 8:7. De modo que su predicación y enseñanza no son verdaderas, y por causa de esto usted sufre condenación, la cual impide que usted progrese espiritualmente. Usted no ha sido enseñado por Cristo; usted no ha sido perfeccionado; usted no ha sido autorizado; usted está enseñando mentiras, mentiras tradicionales, pero aún así mentiras.

Conclusión

Si usted está predicando o enseñando religión ahora, usted debe dejar de hacerlo, y debe encontrar otra forma de ganarse la vida. Cada palabra que usted predica o enseña que no habla bajo el control del Espíritu, lo pone a usted bajo condenación, y aquellos que usted salva son el doble de aptos para ir al infierno de lo que es usted al creer sus promesas falsas de salvación. A menos que usted sea purificado por el maestro, su guía y sus enseñanzas vienen de la ceguera, y los guías ciegos llevan a sus seguidores hacia el hoyo de la cautividad. Aquellos que guían a otros a la cautividad irán a la cautividad. Sólo porque todos lo hacen, no le da la excusa a usted para hacerlo; toda la tierra sigue a la bestia que parece cordero. Apoc. 13:12. Por lo tanto pare. Las escrituras mencionadas anteriormente no pueden ser refutadas, no importa cómo las interprete. Si usted ama al Señor y quiere agradarle, usted dejará de enseñar y predicar inmediatamente, y buscará sus enseñanzas, perfeccionando la gracia, y la guía específica así como se menciona en este sitio internet. Mientras usted no pare, no recibirá ayuda de Él. Algún día usted tendrá que enfrentarse con toda la gente que usted ha engañado y tendrá que ver el dolor de ellos; usted lamentará profundamente cada palabra que ha pronunciado en su nombre. La sangre de ellos estará sobre su cabeza; su condenación será en proporción a cada persona que usted haya engañado con sus enseñanzas falsas.

Usted puede tener una ventaja: si usted conoce las escrituras, y si entró en la profesión por amor al Señor, el dejar su ministerio y ser enseñado y perfeccionado por Cristo, puede resultar en un rápido progreso espiritual. Si el Señor ve que usted ha dejado su ministerio, él puede recompensarlo aún más que a otros. Muchos ministerios que eran de sectas deficientes llegaron a ser rápidamente ministerios gratuitos de la Verdad entre los primeros cuáqueros bajo el control directo del Maestro, Cristo Jesús; ( presione aquí para leer un ejemplo notable). Si usted realmente está obrando bajo su control, ni siquiera va a necesitar pedir dinero otra vez. Pedro le prohíbe a usted que pida dinero como un ministro de Cristo, (1 Pedro 5:2) pero si usted está realmente siguiendo a Cristo, él se asegurará que sus necesidades sean suplidas más que suficientemente, sin tener que violar sus mandamientos o el mandamiento de Pedro de pedir dinero o aceptar un salario; con sus palabras y acciones dirigidas por él hacia su gloria, usted estará reuniendo en vez de estar desparramando vergonzosamente sin ser dirigido por él.

Ahora del Diario de Jorge Fox
: (El texto en azul claro puede ser presionado para ver el versículo bíblico.)

Ustedes son como aquellos contra los cuales clamó el profeta Jeremías, Jer 5:31, cuando dijo: "Los profetas profetizan falsamente, y los sacerdotes dirigen por sus propios manos;" lo cual él llamó una cosa horrible e indecente. Ustedes son como los que usaron sus lenguas y dijeron: Me dijo entonces Jehová: Falsamente profetizan los profetas en mi nombre; no los envié, ni les mandé, ni les hablé; visión mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan. Jer 14:14. Ustedes son como aquellos que buscaron obtener ganancias por su propio lado; ellos eran perros comilones insaciables, contra quienes el Señor envió a su profeta Isaías: Isa. 56:11. Ustedes son como aquellos que fueron enseñados por puñados de cebada y pedazos de pan, que cosen vendas mágicas para las manos, para poder descansar suavemente en sus pecados. Eze 13:18-21. Ustedes son como los que enseñaron por un pedazo de lana, y convirtieron a la gente en presas. Eze 34:2-15. Pero el Señor está reuniendo a sus ovejas, sacándolas de sus bocas, y de sus montañas baldías; y las está llevando a Cristo, el único pastor, a quien ha puesto para cuidar sus rebaños; así como el profeta Ezequiel declaró que haría. Ustedes son como aquellos que adivinaban por dinero, y predicaban por un salario; y si algún hombre no los alimentaba, ellos proclamaban guerra contra él, como dijo el profeta Miqueas, Mic 3:5 ...ellos son como los sacerdotes principales, los escribas y los fariseos, contra quienes clamó Cristo. Mat 23. Y aquellos que eran apóstoles tan falsos que los verdaderos apóstoles clamaron en contra de ellos, como los que enseñaban por ganancias deshonestas; tales anticristos y engañadores como aquellos contra los cuales clamaron, que se preocupaban de las cosas terrenales, y no servían al Señor Jesucristo, sino que a sus propios vientres; porque los que sirvieron a Cristo dieron gratuitamente y predicaron gratuitamente, como él lo mandó. Pero aquellos que no quieren predicar sin salario, diezmos, o medios externos, sirven a sus propios vientres, y no a Cristo; y por medio de las buenas palabras de las escrituras, y las palabras fingidas de sí mismos, ellos comerciaron con la gente en ese entonces, como (yo dije) ustedes lo hacen ahora ... ellos eran como los fariseos, que amaban ser llamados maestros por los hombres, para andar con sus túnicas largas, para orar de pie en las sinagogas, para tener los mejores asientos en las reuniones, y cosas por el estilo; y cuando estuvieran a la vista de las personas.

de los principios
con respecto al MINISTERIO

Nosotros tenemos y testificamos del verdadero ministerio de Cristo, y tenemos y testificamos de los ministros y mensajeros de Cristo, pero aquellos que tienen la letra y la apariencia con la cual comerciar, de la cual se habló gratuitamente, y que niegan la vida y el poder, a ellos negamos, y su ministerio, y todos los que van a obtener enseñanza humana, y se pasan varios años como si estuvieran sirviendo como aprendices, aparentando estar estudiando divinidad, y cuando su tiempo se acaba, ellos se van con la gente ignorante y ciega, y llegan a cierto lugar, y reciben cierto salario, y así venden lo que ellos estudiaron y pusieron en sus mentes, y así viven sobre el polvo que es la comida de las serpientes, alimentándose del árbol del conocimiento, tanto los sacerdotes como la gente, Miq. 3:10, la muerte alimentando la muerte, y engendrando nociones con nociones, y alimentando la mente carnal con la letra carnal; y esta es la causa por la cual los borrachos, los que juran, los mentirosos, orgullosos, envidiosos, iracundos y contenciosos, y todas las personas injustas, han obtenido la letra para hablar de ella, o para hacer discursos de ella, aunque lo hacen en la taberna, o en la cantina; pero este ministerio no obra ninguna reforma, sólo tiene la apariencia, y lleva hacia la apariencia, y niega la vida y el poder, lo cual no se puede comprar ni vender por dinero; de modo que de los tales nos alejamos, los que vienen por causa de la voluntad del hombre, son aprobados por la voluntad del hombre, y son sostenidos por la voluntad del hombre, y no por la voluntad de Dios; y negamos su llamado y su ministerio, el cual es mediocre, y es una imitación formal, e invento del hombre, y por lo tanto sólo un engaño, y ésta es la causa por la cual la tierra está tan llena de iniquidad, y de toda clase de impiedad, y no hay una buena reforma llevada a cabo entre ellos, su ministerio es tan oscuro, y muerto, y frío, y aún así la tierra está llena de maestros, y la gente está perdida por falta de enseñanza, Jer 23:29-32, y así ellos se gastan su dinero en aquello que no es pan, y trabajan por aquello que no produce ganancias, Isa. 55:2. Pero los que pueden testificar de un llamado inmediato de Dios, para salir de sus llamados externos y sus países, tierras, viviendas y posesiones, hacia varios países, para predicar libremente el evangelio como ellos lo recibieron, por la inspiración inmediata del Espíritu, y para hablar de él a medida que son inspirados por el Espíritu Santo, como el Espíritu les da para que pronuncien gratuitamente, así como lo recibieron gratuitamente, y muchos fueron convencidos por medio de este ministerio, como también los que permanecen en él son convertidos, como muchos en la nación pueden testificar para honor y gloria de Dios, que ahora son nuevas criaturas; y nosotros tenemos y testificamos de este llamado, y este ministerio, el cual es inmediato, y permanece en la voluntad de Dios, el cual no codicia la plata y el oro de ningún hombre, ni puede ser contratado en ningún lugar, sino que va de lugar en lugar, y no tiene un lugar fijo para morar; y así son los verdaderos ministros de Jesucristo, que hacen que el evangelio sea gratuito y sin costo; y esto tenemos y testificamos, y para testimonio de este verdadero ministerio, algunos de nosotros estamos encarcelados, algunos apedreados, algunos puestos en el cepo, azotados y tratados vergonzosamente, como vagabundos, y engañadores, y provocadores de sedición, y como tipos despreciables, que no son estimados como dignos de vivir en la nación, tanto por los sacerdotes, como por la gente, y los gobernantes, que están fuera de los mandamientos de Dios, y son vagabundos y fugitivos de Dios, que están en el camino de Caín, para envidiar y matar al inocente; y debido a que declaramos en contra de todos los que no han entrado por la puerta, sino que buscan treparse por otro lado, por su estudio, inventos, y sabiduría y conocimiento astutos, y por lo tanto son ladrones y rateros; y así son aquellos que ahora son establecidos y ensalzados con grandes incrementos y beneficios, por el brazo y la voluntad de la carne, ahora las cabezas, y negamos eso ministros y sus ministerios, porque la mano del Señor está en contra de ellos, Juan 10:1. Pero este llamado que tenemos no es un llamado nuevo, ni un ministerio nuevo, sino el mismo que estaba con los profetas y los apóstoles. Y todos los que Dios envió testificaron, y esta es la diferencia entre los ministros del mundo y los ministros de Cristo: unos vienen por la voluntad del hombre, los otros por la voluntad de Dios; y unos son sostenidos por la voluntad del hombre, los otros por la voluntad de Dios, que es contraria a la voluntad del hombre, y unos son de la letra, [Biblia] los otros del Espíritu; unos tienen la apariencia y la sombra, y los otros la vida y la sustancia; y los efectos y los frutos de su ministerio los ponen en manifiesto; pero aléjense de los tales, 2 Tim 3:5, que tienen la apariencia de piedad, pero no tienen la vida o el poder, porque ellos son meros engañadores, y brujos; que embrujaban a la gente para alejarlos de la Verdad, sosteniendo la sombra en vez de la sustancia; ¿y qué es la sombra para la sustancia? ¿O qué es la paja para el trigo? El que tenga oído que oiga y entienda.

Del Diario

Cristo siempre fue odiado; y por lo tanto los justos son odiados por su causa. Tengan siempre en cuenta quienes eran los que los odiaban. Aquel que nació según la carne persiguió al que nació según el espíritu; y así es ahora. Tengan en cuenta aquellos que eran los principales oponentes de Cristo, aún hombres que eran muy educados, líderes de la gente, gobernantes, y maestros, que profesaban la ley y los profetas, y buscaban a Cristo. Ellos buscaban un Cristo que fuera glorioso en el exterior, para sostener la gloria externa de ellos; pero Cristo habló en contra de las obras del mundo, y en contra de los sacerdotes, escribas, y fariseos, y su profesión hipócrita. Aquel que es un extraño para Cristo es un asalariado; pero los siervos de Jesucristo son hombres libres. Los maestros falsos siempre pusieron cargas sobre el pueblo; y el verdadero siervo de Dios declaró en contra de ellos. Jeremías habló en contra de los asalariados, y dijo que eso era una cosa horrible; y dijo: "¿Qué harán ustedes al fin?" Porque el pueblo y los sacerdotes eran dados a la codicia. Pablo habló en contra de los que obtenían ganancias del pueblo, y exhortó a los santos a que se alejaran de los que eran codiciosos y orgullosos, los que amaban los placeres más que a Dios, los que tenían una apariencia de piedad, pero negaban el poder de ella. "Porque de esta clase," dijo él, "son aquellos que se meten en las casas, y se llevan cautivas a las mujercillas, que siempre están aprendiendo y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad; hombres de mente corrupta, réprobos en cuanto a la fe, y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten la verdad; mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos." Moisés rechazó honores y placeres, los cuales él pudiera haber disfrutado. El apóstol en su tiempo vio la corrupción que estaba entrando, la cual ahora está esparcida sobre el mundo, la que tiene la apariencia de piedad, pero niega su poder. Pregunten a cualquiera de los maestros, si es que ellos han vencido sus corrupciones o su pecado. Ninguno de ellos lo cree; sino que "mientras el hombres estén aquí, él debe (dicen ellos), cargar el cuerpo de pecado." Y así se mantiene el orgullo, y el honor y el señorío que Cristo negó, y toda injusticia. Y aún así ¡multitudes de maestros! ¡Montones de maestros! ¡El cáliz de oro está lleno de abominaciones! Pablo no predicó por salario, sino que trabajó con sus manos, para poder ser un ejemplo a todos los que lo seguían. ¡Oh pueblo, vean quién sigue a Pablo! El profeta Jeremías dijo: “Los profetas profetizaron falsamente, y los sacerdotes gobernaron por sus propias manos;" pero ahora los sacerdotes gobiernan por las manos (salarios) que obtienen de la gente: quítenle su sustento, y ellos no gobernarán sobre ustedes. Ellos son como aquellos de los que habló el apóstol que "se entrometieron en lo que no han visto, vanamente hinchados por su propia mente carnal;" y como las escrituras declaran de algunos en el tiempo antiguo: "siguen el camino de Caín," quien fue un asesino, "y por el camino de Balaam," quien codició el salario de la injusticia. El profeta Miqueas también clamó en contra de los jueces que juzgaron por paga, y los sacerdotes que enseñaron por salario, y los profetas que profetizaron por dinero; y aún así se apoyaron en el Señor, diciendo: “¿acaso no está el Señor con nosotros?" Los regalos ciegan los ojos de los sabios. El don de Dios nunca fue comprado con dinero. Todos los siervos santos de Dios clamaron en contra del engaño; y mientras que el Señor ha manifestado su amor, ellos lo odian, y la naturaleza que lo sostiene.

Jorge Fox


De carta de Margarita Fox

Pero para los ministros de la letra [la Biblia], que son sólo ministros de la letra, la Luz y la Ley interna es un misterio, y no conocen la vida o la ley, ni el evangelio. Ellos se han sentado en el asiento de los escribas y fariseos, quienes tenían la ley y los profetas leída externamente cada día de reposo, sin embargo no conocían la vida de Moisés, quien escribió de Cristo, y dijo que el Señor levantaría un profeta como él, quien habló con Dios cara a cara. Los profetas profetizaron de Cristo, de la venida del justo, y de sus sufrimientos, cómo él fue llevado como una oveja al matadero, y cómo él debía ser como un cordero, mudo ante sus trasquiladores. Aunque ellos leyeron esto en el exterior, aún así cuando se cumplió, ellos eran tan ciegos que no lo vieron, y crucificaron al Señor de la vida.

Pero ahora la bestia se ha metido en otro color, y ahora sus ministros tienen las palabras de Cristo, y las de sus apóstoles, y ellos toman estas palabras, y se han sentado en los asientos de los fariseos, en los cuales los encontró Cristo cuando vino, y clamó ayes contra de ellos. Así ellos se sientan adornados con las palabras de Cristo, y las palabras de los apóstoles, y las palabras de los santos. Con estas ellos continúan engañando a la gente pobre, y comerciando con sus almas, hablando cosas que no deberían hablar para obtener ganancias deshonestas, quienes no sirven al Señor Jesucristo, sino que a sus propios vientres. Ellos traicionan y matan a las pobres almas, y haciendo esto gastan todas sus energías, en contra de la verdad de Dios, la que ahora se ha levantado en su día, en la vida y el poder, lo cual manifiesta claramente que son profetas falsos del anticristo, y engañadores, que se han ido al mundo, de lo cual habló Juan. Ahora la Luz se ha levantado, y ellos se han manifestado, [expuestos por la Luz], glorificado y alabado sea el Señor para siempre, quien está reuniendo a su rebaño, donde ellos están esparcidos, sacándolos de sus bocas. Porque así dijo el Señor: Yo buscaré a mi oveja, y la haré volver, y las alimentaré con buenos pastos, y se acostarán en un buen redil, y pondré a mi Pastor sobre ellas, y ya no serán rapiña para los paganos, ni las bestias del campo las devorarán ya más. Ay de los pastores, dice el Señor, que se apacientan a sí mismos y no a los rebaños, que comen la gordura, y se visten de lana. El Señor viene a vengarse de ellos, la Luz se ha levantado, la cual los pone en manifiesto, que son profetas falsos, y del anticristo. Todos ellos parecían profetas verdaderos, hasta que vino la Luz, y los puso en manifiesto por sus frutos, mientras que estaban vestidos con ropas de oveja, las palabras de los santos y las palabras de Cristo, sepulcros pintados, hermosos por afuera.

Pero ahora el verdadero profeta, Cristo Jesús, se ha levantado, de quien dijo Moisés que el Señor levantaría; ahora ellos parecen ser los profetas falsos de los cuales Cristo nos dijo que tuviéramos cuidado, quienes vienen vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos feroces; por sus frutos los conoceréis, quienes dijeron helo aquí, y helo allí; pero Cristo dijo que no creyéramos. Toda la práctica y la labor de ellos es oponerse y perseguir la verdad de Dios, como ahora está manifestada a sus santos en Cristo Jesús. Ellos niegan y se oponen a la luz, cuando todos los ministros de Dios, que alguna vez enseñaron para Dios, llevaron a la gente de la oscuridad a la luz, y del poder de Satanás hacia Dios. Ellos hacen lo que pueden para alejar [a la gente] de la Luz, y para mantener a la gente en la oscuridad. De modo que así permanecen para mantener a la gente alejada del primer principio, que lleva hacia Dios; porque la Luz es el primer principio de la religión pura, y no está contaminada ante Dios. Algunos de ellos niegan la Luz, y algunos la llaman antinatural; y así niegan a Cristo Jesús, quien nos ha dado un pacto de Luz, que es la Luz verdadera, que ha iluminado a cada hombre que viene al mundo. Él estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por él, y el mundo no lo conoció: y así estos anticristos, y engañadores, que han entrado al mundo, no lo conocen a él, quien ha dicho: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. Pero estos ladrones y salteadores, que son asalariados, que sólo vienen a robar, y a matar y a destruir (como dijo Cristo), ellos nos alejan de la puerta; y niegan aquello por medio de lo cual todos entran, los que son salvos, que es la LUZ, Cristo Jesús, quien es la piedra angular, y la roca, sobre la cual toda la iglesia está construida. Ellos niegan que esta [Luz] es suficiente para enseñar salvación. Ellos niegan el nuevo pacto, la ley escrita en el corazón, y ellos llaman a la obediencia a la Luz, y a la Ley de Dios, un pacto por obras.

Ellos prefieren hablar de la ley y los profetas, de Cristo y los apóstoles, para robar sus palabras, y nunca esperan llegar a la luz y la condición de los profetas, de Cristo y de los apóstoles. Así ellos niegan la revelación, y la enseñanza del Espíritu, y prefieren robar aquello que los profetas, y Cristo y los apóstoles escribieron, y hacerlo como suyo propio, [al pronunciar sus palabras sin poseer el Espíritu por el cual fueron escritas, y aún así aparentan comprender las palabras lo suficiente como para enseñar a otros lo que significan]. De modo que ellos hacen creer a la gente pobre, los que son ignorantes de Dios y de toda la verdad, que ellos pueden servir a Dios, con sus palabras robadas, quien es un Dios de verdad, y un Dios celoso, y justo, y un Dios recto, que da a cada uno de acuerdo con sus obras. Ellos [estos ministros sin el espíritu de los apóstoles] sabrán un día, cuando ellos hayan llenado la medida de sus padres, [los fariseos y los escribas que crucificaron a Cristo], que sobre ellos caerá toda la sangre justa que se ha derramado desde Abel. De modo que ellos continúan, y predican pecado, que nadie puede ser libre del pecado mientras que esté sobre la tierra, y la imposibilidad de la perfección. Ellos toman las palabras de los apóstoles y de Cristo, y simplemente niegan aquello por lo cual hablaron, y predicaron y oraron, y por lo cual trabajaron, lo cual era presentar a todo hombre perfecto en Cristo Jesús.

.....................

 

91.-Una epístola general para los Amigos, con respecto a los sacerdotes.

Amigos Todos,

En el espíritu del Dios viviente esperen a Dios,
para aprender y ser enseñados por él.
Porque ahora la bestia abre su boca con blasfemias,
hablando grandes palabras hinchadas.
Y ahora se ve la jaula de las aves inmundas, y los espíritus inmundos,
que han salido hacia la tierra.
Y ahora se ven las langostas, y se conocen las orugas.
Y ahora los siete truenos están dando voces.
Y ahora está cayendo el granizo,
y las copas de la ira de Dios están siendo derramadas sobre la bestia y el falso profeta.
Y ahora se ven las paredes pintadas de blanco, y las tumbas pintadas,
que adornan las tumbas de los justos,
y edifican las tumbas de los profetas, llenas de huesos de hombres muertos.
Ahora se ven los lobos que son feroces por dentro,
que se han vestido con ropas de ovejas.
Y ahora se ven los profetas falsos,
los que por medio de la codicia comercian con la gente.
Y ahora se ven los cardos, y las zarzas, y las espinas, donde los higos no crecen.
Y ahora se ven los que comercian
con las palabras de los profetas, de Cristo, y de los apóstoles,
y por pretensión hacen oraciones largas;
los que devoran las casas de las viudas.
Y ahora se conocen los tales, que llevan cautivas a las mujercillas,
que siempre están aprendiendo, pero nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad,
algunos por treinta, cuarenta, y hasta sesenta años.
Y ahora se conocen y se ven los tales, y se manifiestan con la luz,
de los cuales habló Cristo, que golpearían a sus seguidores en las sinagogas,
y los arrastrarían ante los magistrados por causa de su nombre;
sí, y si los mataban, pensaban que le hacían un buen servicio a Dios.
Y ahora se ven y se conocen los tales maestros,
que se lucen en el día, y andan tras sus deseos impíos.
Y ahora se ven aquellos que caminan en el camino de Caín, que era un asesino,
y ellos asesinan en sus corazones, quienes están en la envidia,
que son vagabundos, y fugitivos,
que no tienen morada con Dios, que es amor.
Y ahora se ven y se conocen los que andan en el camino de Balaam,
que aman el salario de la injusticia, y los regalos y las recompensas.
Y ahora se ven y se conocen los que gobiernan por sus propias manos,
y a la gente le gusta que sea así;
sosteniendo lo horrible y sucio que se ha cometido en la tierra, como en el tiempo de Jeremías.
Y ahora se ven y se conocen los tales pastores,
que buscan ganancia financiera o mundanal por medio de sus posiciones.
Ahora se ven y se conocen los que buscan la lana,
y convierten a la gente en rapiña;
y los que son asalariados, contra los cuales el Señor envío a Ezequiel y a Miqueas.
Y ahora se ven y se conocen aquellos contra los cuales clamó nuestro Señor Jesucristo;
que se ponen de pie a orar en las sinagogas, que tienen los asientos principales en las asambleas,
a quienes los hombres llaman maestros, que devoran las casas de las viudas.
Y ahora se ven y se conocen los tales engañadores,
que por sus mentiras y su ligereza hacen a la gente errar;
que hablan adivinaciones sacadas de sus propias mentes, y usan sus lenguas,
y dicen que el Señor los envió, lo cual él nunca hizo.
Y ahora vienen los burladores y los escarnecedores, de los cuales hablan las escrituras,
los cuales se burlan, apedrean y persiguen a los hijos de la luz,
cuando pasan por las calles;
y muchos casi han sido asesinados por ellos en las carreteras y las iglesias.
Y ahora se cumplen las escrituras, las que dicen:
"La bestia y el dragón harán guerra contra el cordero y los santos;"
porque los tales ahora se manifiestan, que son como bestias brutas,
y lo que saben, lo saben por naturaleza, porque no tienen la vida que nos dio las escrituras;
sino que se encuentran en la autoseparación, (del espíritu de Dios),
teniendo las palabras, que fueron declaradas por el espíritu de Dios,
asesinando y destruyendo, (cuanto hay en sus corazones),
aquellos que están en la luz y en la vida de esos hombres santos de Dios,
que nos dieron las escrituras.
Ahora se ve la vergüenza de toda su profesión, la cual es abominación ante el Señor,
que profesan las palabras declaradas por medio de la luz de Dios,
pero son extraños a la luz y la vida.
Y ahora se sienten las cosas desagradables, y se prueban,
y se ven entre los muchos profesantes de la religión,
que son más como puercos que despedazan,
y más como perros mordiendo y devorándose los unos a los otros, que como los hijos de la luz.
Lo cual manifiesta que son contrarios a la luz;
contra la cual están todos los que son condenados por la luz.

Jorge Fox

Un pequeño extracto de La Introducción de Eduardo Burrough de El gran misterio, la gran ramera:

¡No se han alimentado ustedes con la gordura, y se han vestido con la lana, y no se han dejado a las almas de las personas con hambre, y no ha estado sobre todos la falta de alimento! Las plantas de ustedes están secas, árboles estériles que no tienen buen fruto; y el pueblo de ustedes es como un desierto que está sin labrar, y sin arar, y sin arreglar; y sus rebaños son como asnos salvajes sobre las montañas que están sin domar, tan rudos como los caballos y las mulas, que no conocen los frenos. Y ahora se ve lo que será el fin de su ministerio, y qué fruto será producido. El Señor ha notado, y ha visto cómo ustedes han holgazaneado y han estado ociosos, y las naciones están como terreno sin arar que no lleva fruto; y los corazones de los hombres están sin tocar con ausencia de palabras de Dios, y no hay sensato, ni verdadero ni perfecto sentido entre el pueblo de ustedes con respecto a los asuntos del Señor, ni a la operación de sus espíritu, sino que ellos están en una gran ceguera e ignorancia, vacíos del conocimiento de Dios. Porque ustedes no han hecho que ellos oigan su palabra, [la voz del Señor, del Espíritu] sino que ustedes han hablado de sus sueños, y sus visiones falsas, y ustedes han hablado de cualquier cosa que ustedes han imaginado en sus corazones, y no de la boca del Señor; ni tampoco ustedes han permanecido en el consejo del Señor, ni han hecho caso a su voz, y por lo tanto la gente permanece sin provecho. Lo que ellos y ustedes conocen es lo natural, y no lo del Espíritu del Padre; pero como árboles secos que son ustedes, no enseñados por el Padre, y como chivos toscos, en la naturaleza de los cerdos que están contaminados con la suciedad del mundo, y en la naturaleza de los perros, y los leones, devorándose los unos a los otros, y mordiéndose los unos a los otros, y matándose los unos a los otros; y estas cosas no estaban en las iglesias de Cristo. Y nosotros tenemos una gran controversia con ustedes, y ésta viene del Señor. Nosotros los hemos probado, y los hemos escudriñado, y hemos descubierto cuál es su fundamento, y éste no es sólido, y no permanecerá en la prueba. Y ustedes han obtenido su línea de la primera original, y hemos hallado sus comienzos, y encontramos que ustedes eran de esa clase, de la cual Cristo profetizó que vendría, los que engañarían a muchos, teniendo ropas de ovejas, pero siendo feroces por dentro; y a los cuales Juan vio que habían venido, y que salieron de los apóstoles y las iglesias verdaderas, que se salieron de la verdad, y se fueron al mundo, y tenían la apariencia de piedad sin el poder. Así comenzó la apostasía de las iglesias. Y cuando ellos apostataron de la fe verdadera, entonces surgió la iglesia falsa de ustedes, y el mundo los siguió a ellos, y todos los que moraban en la tierra adoraron la bestia, que ha reinado a través de todo este tiempo de apostasía, que ha estado desde los días de los apóstoles.

Y nosotros encontramos que el original de ustedes no va más allá que los hermanos falsos, y los profetas falsos, quienes se salieron de los verdaderos apóstoles, y corrieron para obtener los dones y los galardones, y predicaron por ganancias deshonestas, y por causa de la codicia han comerciado con las almas, buscando dinero y ganancias para sí mismos. Yo digo que nosotros encontramos que la iglesia falsa de ustedes comienza allí, y la línea de ustedes no va más allá, y el primer levantamiento de ustedes nunca llegó tan lejos como los apóstoles verdaderos. Ustedes no estaban, en sus comienzos, en la vida ni en el nacimiento de ellos, ni tampoco puede ser reconocido del original de ellos, ni ustedes los siguen a ellos; sino que ustedes en verdad siguen a los profetas falsos, y a los hermanos falsos, sobre los cuales Cristo profetizó que ellos vendrían después de sus días, y Juan vio que ellos habían venido y estaban viniendo en sus días. Y nosotros encontramos que ustedes son de esta clase y esa generación, y ahora se ha descubierto que ustedes son contrarios a los apóstoles verdaderos, y de acuerdo con los apóstoles falsos, en llamado, en práctica, en mantenimiento, y en todas las cosas; y la línea del juicio verdadero es puesta sobre todos ustedes, y ustedes fueron medidos, y fueron hallados cortos, y han sido pesados, y han sido hallados muy livianos. Y nosotros trataremos verdaderamente con ustedes en el Juicio:

Primero, tenemos controversia con ustedes con respecto al llamado de ustedes, su ministerio, con el cual no está de acuerdo, sino que es contrario al que era el llamado de los apóstoles; ellos fueron llamados por el poder de lo alto y fueron hechos ministros por el don del espíritu recibido de Dios, y su ministerio fue un don absoluto de Dios, que no se podía comprar ni vender por dinero; y ellos fueron ungidos por el Padre, por su espíritu de promesa, para predicar el evangelio. Pero el llamado de ustedes es en las escuelas y los colegios, en ciertas órdenes, lo cual fue alcanzado por medio de la industria natural, y ciertas artes y ciencias, y títulos, habiendo por tantos años sido criados estudiando las artes naturales y las lenguas naturales; ésta es su ordenación y llamado, que no trata de recibir o esperar el don del espíritu santo, para ser ministros por medio de él; esto es diferente a los apóstoles y ministros verdaderos, y es igual y está de acuerdo con los profetas falsos y los engañadores.

Segundo. Nuevamente ustedes no están de acuerdo, sino que son contrarios al verdadero ministerio y a los ministros de Cristo en la práctica; porque ellos fueron guiados por el espíritu del Padre el cual habitó en ellos, y ellos predicaron el evangelio por el espíritu, y hablaron como el espíritu les daba que hablaran, y recorrieron el mundo a través de las naciones, convirtiendo a la gente al conocimiento de la verdad; y lo que ellos habían tocado, probado, visto, y sentido de la palabra de la vida en ellos, fue lo que ellos declararon a otros, y predicaron el evangelio que no habían recibido del hombre, ni por medio del hombre, sino por la revelación de Jesucristo en ellos. Pero la práctica de ustedes no es así, sino que es contraria, porque el espíritu de este mundo los guía, y a éste siguen ustedes en todas sus obras, en su predicación, oración, y en toda su adoración, en forma y tradición; lo que ustedes han estudiado de los libros y de los viejos autores, ustedes le predicaron al pueblo, y lo que ustedes han notado en un libro, que ustedes predican por un reloj de arena, y no como el espíritu de Dios les da para que hablen.

Y ustedes buscan y piden grandes beneficios, y mucho dinero por año, y donde hay muchos diezmos y propiedades parroquiales, y tales cosas; ustedes van allí y a tal lugar, y buscan ser ministros allí, y allí permanecen por veinte o cuarenta años; más o menos de acuerdo a cómo se llevan con la gente, y mientras ellos les den lo suficiente para que estén contentos, y que los mantengan a ustedes, a su esposas y sus familias, como dicen ustedes, y no consideran si es que alguien se ha convertido a Dios por sus predicaciones, sino que la gente siempre permanece en ceguera e ignorancia general, y sin el conocimiento de Dios. Porque ustedes predican las palabras de otros hombres, [repitiendo las palabras de la Biblia] y lo que ustedes se imaginan que significan las palabras de los hombres santos, en un tiempo señalado, recostándose sobre un cojín blando, y predicando a la gente por dinero y por salario, y ésta es la manera de la práctica de ustedes, y su ministerio en estas naciones.

Pero así no hicieron los apóstoles, ni los ministros de Cristo; sino que al contrario. Y por sus frutos y sus obras parece que ustedes no son seguidores de ese espíritu que guió a Cristo y sus ministros, y no son seguidores legítimos de los apóstoles; sino que por sus frutos y su práctica ustedes manifiestan que el Señor nunca los envió, y Cristo nunca los llamó a su servicio para ser ministros para él; porque ustedes difieren en todas sus prácticas y en toda sus funciones de adoración, y no concuerdan, sino que son contrarios a la práctica y la adoración de los ministros y las iglesias de Cristo en los días de los apóstoles. Esto les encargo, en el nombre y la autoridad del Señor Dios, y lo puedo probar en contra de ustedes, cara a cara, o de otra manera demostrar que ustedes no son del mismo espíritu, sino que contrarios a los santos y los apóstoles del tiempo antiguo, y por lo tanto no son verdaderos seguidores de ellos, ni ministros legítimos de Cristo; como será para toda la gente, y será hecho manifiesto.

Tercero. Ustedes no están de acuerdo y son completamente contrarios al verdadero ministerio, y a los apóstoles, con respecto a su mantenimiento y salario; porque los salarios que Cristo le permitió a sus ministros era que en cualquier casa en que entraran, que fuera digna, ellos podían comer y beber lo que se les diera, porque el obrero (dijo él) es digno de su salario. Y los apóstoles comen sólo del fruto de la viña que ellos han plantado, y de la leche del rebaño que ellos han cuidado, como un regalo gratuito de parte del pueblo, a quienes ellos han engendrado en la fe; y en quienes ellos han sembrado cosas espirituales, era una cosa pequeña si ellos cosechaban sus cosas carnales; y aunque ellos lo hacían como un regalo gratuito, sin embargo el apóstol dijo que él no haría del evangelio de Cristo algo gravoso. Y de esta manera fueron los ministros de Cristo, y el ministerio en salarios y regalos, sostenido y mantenido exteriormente en el mundo.

Eduardo Burrough

Nuevamente del Diario de Fox:

Cualquiera que hable en público, asegúrese que sea en la vida de Dios; porque esto engendra para Dios; los frutos de esto nunca se marchitarán. Hablar de la vida siembra para el espíritu que está encarcelado, y del espíritu cosecha vida; y hablar fuera de la luz siembra para la carne, y de la carne cosecha corrupción. Esto ustedes lo pueden ver sucediendo en todo el mundo entre los que hablan fuera de la vida; ustedes pueden ver lo que ellos cosechan en el campo, que es el mundo. Por lo tanto esperen en el espíritu del Señor, que corta y echa fuera todo esto, la raíz y las ramas de esto. De modo que esperen en la luz para recibir poder, y que el Señor Dios Todopoderoso los guarde en ella; para que a través de ella ustedes puedan llegar a sentir la luz, que comprende el tiempo y el mundo, y los penetra; el creer en la luz les da victoria sobre el mundo. Así se recibe el poder del Señor, que domina a todo lo que es contrario, y quita todas las prendas que manchan y contaminan. Con esta luz ustedes llegan a alcanzar la luz en cada hombre, con la cual Cristo ilumina a cada hombre que viene al mundo; y así las cosas de Cristo llegan a ser conocidas, y la voz de Cristo oída. Por lo tanto manténganse en la luz, el pacto de paz; y caminen en el pacto de vida. Allí está lo que se regocija con el testimonio de Dios, y allí está lo que se regocija en el Señor; que está sobre lo que se ha alegrado con ello: de esto tomen nota, ustedes que están en la luz. El Señor embellece a aquellos que confían en su fortaleza; y el Señor ve a aquellos que confían en su fortaleza y aquellos que están en su luz. Pero aquellos que no son de la luz y cuyos ojos siguen a sus abominaciones y a sus ídolos, los ojos de ellos deben ser cegados; sus hermosos ídolos y sus abominaciones son destruidos, y por la luz son condenados, lo cual ellos han hecho de la luz en su propia fortaleza; lo cual se ve con la luz, y es derrocado por el poder de Dios. "Si ustedes pueden cambiar mi pacto," dice el Señor, “que mantiene al día en su tiempo, y la noche en su tiempo, (tomen nota, mi pacto, la luz), si ustedes pueden cambiarlo, entonces ustedes pueden cambiar el pacto de Dios con su simiente." De manera que todos los Amigos que se han acercado hacia la luz que viene de aquel que hizo el mundo, que existía antes que éste fuera creado, Cristo Jesús, el salvador de sus almas, moren en la luz, y ustedes verán que su salvación será como paredes y baluartes en contra de los cuales la luz descubre las cosas que son contrarias a ella. Al esperar la luz ustedes recibirán el poder de Dios, el cual es el evangelio de paz, con el cual ustedes pueden ser calzados. Y conozcan los unos en los otros aquello que eleva la simiente de Dios, que se pone sobre el mundo y la tierra, y crucifica los afectos y los deseos: entonces la verdad llega a reinar, que es la cinta que los rodea.

Jorge Fox

Aquí hay algunas escrituras comunes citadas por aquellos que quieren ignorar los mandamientos de Pedro y de Cristo de dar y predicar gratuitamente, y no por ganancias deshonestas.

La escritura que se cita más frecuentemente es: 1 Timoteo 5:17-20

17Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor, especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza. 18Pues la Escritura dice: «No le pongas bozal al buey mientras esté trillando», y «El trabajador merece que se le pague su salario». 19No admitas ninguna acusación contra un anciano, a no ser que esté respaldada por dos o tres testigos. 20A los que pecan, repréndelos en público para que sirva de escarmiento.

La Nueva Versión Internacional dice: "el trabajador merece su salario." La Reina Valera Antigua dice 'jornal,' no 'salario'; la Biblia en Lenguaje Sencillo dice 'paga'. Recuerde las escrituras que dicen: 'la paga del pecado es la muerte;' la palabra "paga" en esa declaración no es literal; significa el resultado. Pablo está usando el término "paga" similarmente en este pasaje. Cuando usted considera la amonestación en su forma completa, es claro que él está hablando aquí acerca del honor, no del dinero. Los ancianos se merecen su recompensa: amor, honor, y respeto del rebaño para quienes trabaja el anciano. Incluso dice que ellos merecen doble honor. Él aún tiene cuidado de decir que no se haga ninguna acusación en contra de un anciano sin el testimonio de dos o tres testigos. Él está tratando de asegurar que ellos sean respetados, honrados y amados apropiadamente por su rebaño.

En Lucas 10:7-8 Jesús dice: Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. Así que Jesús dice aquí: coman y beban lo que les den, porque el obrero es digno de su salario. Este es el salario que Cristo permite: regalos.

Él dice adicionalmente: En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante. Él no dice: ordénenles que les den lo que ustedes quieran, o díganles que les den dinero para que ustedes puedan ir y comprar lo que ustedes quieran. Él dice: tomen lo que les pongan delante - lo que ellos les den.

Cuando ustedes piden algo, y alguien accede, esto no es un regalo, esto es un pedido. La recaudación de fondos es pedir. Pasar el plato es pedir.

Este versículo no es una justificación para solicitar o tomar un salario de 'ganancias deshonestas' del rebaño.

El siguiente versículo que se cita para justificar el tomar 'ganancias indecentes' de la congregación es:  1 Corintios 9:5-6

¿No tenemos derecho a viajar acompañados por una esposa creyente, como hacen los demás apóstoles y Cefas y los hermanos del Señor? ¿O es que sólo Bernabé y yo estamos obligados a ganarnos la vida con otros trabajos?

Esta es la lógica: Bernabé y Pablo eran los únicos que trabajaban para ganarse la vida; ninguno de los otros apóstoles trabajaba - esto significa que los pastores no tienen que trabajar para ganarse la vida tampoco, sino que pueden obtener sus ganancias deshonestas de la congregación. (Yo me avergonzaría mucho de usar esta lógica para justificar un salario obtenido de una congregación, porque esta lógica dice: 'no hay que trabajar para ganarse la vida.')

Cefas es el nombre que Jesús le dio a Pedro, quien dijo: 'no prediquen para obtener ganancias deshonestas.' La lógica expuesta anteriormente concluye que Pedro estaba violando su propio mandato. Pedro no predicaba para obtener ganancias deshonestas, así violando su propio mandato. De modo que esta lógica no justifica el pedir dinero.

Como fue explicado por Jorge Fox, cuando un ministro verdadero de la palabra de la fe lleva a alguien a la "palabra viviente de la verdad dadas por el Espíritu de Dios;" la persona que la recibe está tan alegre y agradecido, que sus posesiones ya no son importantes para ellos; ellos saben que son parte del cuerpo de Cristo, y están ansiosos de entregar regalos voluntarios, para suplir cualquier necesidad que ellos vean que tiene el "hombre que habla las palabras de Dios por el espíritu de Dios," incluyendo sus tesoros menos valorados - las riquezas - pero el verdadero hombre de Dios nunca pide. Si el ministro tiene necesidades, él puede recibir con gratitud el regalo de amor totalmente voluntario, que puede incluir pero no está limitado al dinero; la verdadera recompensa es ver a Cristo manifestado en sus seguidores y amar a esa persona como si fuera Cristo. La verdadera recompensa es tener sus espíritus ligados en amor. La verdadera recompensa es AMOR. Ninguno de los primeros ministros cuáqueros jamás cobró o aceptó un salario; algunos fueron ministros por 50 años - sostenidos por su propio trabajo o regalos de amor voluntarios.

Cuando usted pide, y alguien accede, esto no es un regalo, en una petición. Hacer recaudación de fondos es pedir. Pasar el plato es pedir.

¿Cuanto más serían estos regalos voluntarios ofrecidos a aquellos que levantaron a los muertos, sanaron a los enfermos, sacaron demonios, y predicaron que el Reino estaba cerca, como lo hicieron los apóstoles en la iglesia primitiva? Yo ciertamente no dudaría en darle a uno mi automóvil, todo mi dinero, o cualquier cosa de la que pudiera prescindir.
Y así es exactamente como la iglesia primitiva fue fundada:

Pues no había ningún necesitado en la comunidad. Quienes poseían casas o terrenos los vendían, llevaban el dinero de las ventas

y lo entregaban a los apóstoles para que se distribuyera a cada uno según su necesidad.

Hechos 4:34-35 Note que esto no dice que los apóstoles aceptaron dinero para su propio uso.

Este versículo no es una justificación para aceptar un salario o solicitar 'ganancias deshonestas' del rebaño.

El siguiente versículo citado para justificar la aceptación de 'ganancias deshonestas' de la congregación es:  1 Corintios 9:7-14  

7¿Qué soldado presta servicio militar pagándose sus propios gastos? ¿Qué agricultor planta un viñedo y no come de sus uvas? ¿Qué pastor cuida un rebaño y no toma de la leche que ordeña? 8No piensen que digo esto solamente desde un punto de vista humano. ¿No lo dice también la ley? 9Porque en la ley de Moisés está escrito: «No le pongas bozal al buey mientras esté trillando.» ¿Acaso se preocupa Dios por los bueyes, 10 o lo dice más bien por nosotros? Por supuesto que lo dice por nosotros, porque cuando el labrador ara y el segador trilla, deben hacerlo con la esperanza de participar de la cosecha. 11Si hemos sembrado semilla espiritual entre ustedes, ¿será mucho pedir que cosechemos de ustedes lo material? 12Si otros tienen derecho a este sustento de parte de ustedes, ¿no lo tendremos aún más nosotros? Sin embargo, no ejercimos este derecho, sino que lo soportamos todo con tal de no crear obstáculo al evangelio de Cristo. 13¿No saben que los que sirven en el templo reciben su alimento del templo, y que los que atienden el altar participan de lo que se ofrece en el altar? 14Así también el Señor ha ordenado que quienes predican el evangelio vivan de este ministerio.

Sí, el Señor se asegurará que sus ministros verdaderos vivan del evangelio y que tengan las cosas materiales que necesitan, pero no pidiendo dinero y/o pidiendo diezmos, los cuales se acabaron cuando se acabó el sacerdocio levítico junto con la ley. Los que reciben con agradecimiento las palabras de la Verdad habladas con el Espíritu de Dios, desean suplir las necesidades de ellos por medio de regalos voluntarios. Comparado con los beneficios espirituales que la gente recibía de los verdaderos ministros de Cristo, era un asunto pequeño si ellos cosechaban cosas carnales como regalos voluntarios. Pablo declaró que él no aceptaba dinero, ni siquiera ofrendas voluntarias, porque él 'soportaría cualquier cosa antes de estorbar el evangelio.' Él después aceptó dos ofrendas voluntarias, por las cuales él estuvo agradecido y dijo que necesitaba grandemente.

Presione aquí para ver todas las referencias a como los diáconos, pastores, obispos, etc., están descalificados si reciben ganancias deshonestas.

"Compartir en la cosecha" es comer del fruto del Espíritu que se ha producido - compartir el Amor de la congregación - un amor que es particularmente intenso por el pastor del rebaño que ha ayudado a los miembros a producir el fruto del espíritu.

Como Pablo dice: ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio. 1 Cor 9:18

Y Pablo dice también: Ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros; no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis. 2 Tes 3:8-9 (Pablo esperaba establecer un ejemplo para los pastores, pero la gran mayoría no han notado este ejemplo.)

Pablo dice nuevamente: Como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.
1 Cor 10:33


Y Pablo dijo: A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la palabra de Dios. Más bien, hablamos con sinceridad delante de él en Cristo, como enviados de Dios que somos. 2 Cor 2:17

Compartir las uvas, la leche, el altar, es compartir el fruto del amor por el rebaño. Y si el rebaño realmente tiene amor, ese amor incluye ofrendas voluntarias para cualquiera que tenga necesidad dentro del rebaño, especialmente el pastor.

Cuando usted pide, y alguien responde, esto no es un regalo, es un pedido. El recaudar fondos es pedir. Pasar el plato es pedir.

Este versículo no es una justificación para aceptar un salario o solicitar 'ganancias deshonestas' del rebaño.

El siguiente versículo citado para justificar la aceptación de 'ganancias deshonestas' de la congregación es: Mateo 10:8-10

Jesús dijo: Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente. No lleven oro ni plata ni cobre en el cinturón, ni bolsa para el camino, ni dos mudas de ropa, ni sandalias, ni bastón; porque el trabajador merece que se le dé su sustento.

Ignorando la parte de este versículo que dice 'lo que recibieron gratis, denlo gratuitamente', ellos citan la parte que dice: porque el trabajador es digno de su sustento.
(ignorar la parte que dice 'dar gratuitamente,' mientras se cita la parte del mismo versículo que dice 'el trabajador es digno de su sustento' es el caso clásico de escoger selectivamente; es decir encontrar versículos aislados en la Biblia que apoyan sus doctrinas particulares, mientras se ignora el resto.)

En Lucas 10:1-8 tenemos el mismo registro de Jesús enviando a sus discípulos, con información adicional. Jesús dice:

Quédense en esa casa, y coman y beban de lo que ellos tengan, porque el trabajador tiene derecho a su sueldo. No anden de casa en casa.
Cuando entren en un pueblo y los reciban, coman lo que les sirvan.

De modo que aquí Jesús dice, coman y beban lo que ellos tengan, porque el trabajador es digno de su sustento. Lo que ellos tengan es el sustento que Cristo permite. Esto no es una justificación para pedir o cobrarle a la gente por su trabajo.

Cuando Cristo dijo que no tomen dinero, ropa adicional, zapatos, o bastón, y que dieran gratuitamente, él quería mostrarles cómo serían sustentados, basado en su trabajo de sanar enfermos, sacar demonios, levantar muertos, y predicar que el Reino está cerca. Si una persona recibe a un trabajador verdadero, que realmente ha sido enviado por Cristo, esa persona, por gratitud, le dará al trabajador cualquier cosa que necesite, VOLUNTARIAMENTE. Un ministro verdadero de Dios nunca pide dinero, o zapatos, o ropa, o un bastón; antes que pedir él se pondría a cortarles el pasto a las personas. Él no les dijo que fueran y que demandaran dinero, ropa, zapatos, o bastones; él dijo: 'den gratuitamente.' Él les dijo lo que debían dar (sanidad, predicación, levantar los muertos, sacar demonios), y les dijo que lo hicieran 'gratuitamente.'

Cristo estaba tratando de mostrarles a sus discípulos que Él podía supliría todas sus necesidades; él quería que tuvieran confianza de que Dios proveería sus necesidades. Y por gratitud al ver que alguien ha sido sanado, un muerto ha sido levantado, o demonios han sido sacados, o al escuchar las verdaderas nuevas del Reino, cualquier persona felizmente ofrecería compartir cualquiera de sus posesiones materiales con un trabajador así; esa era la intención al enviarlos sin dinero y al decirles que no cobraran por su ministerio. Ellos no tenían que pedir; a ellos se les prohibía pedir; Cristo dijo: 'den gratuitamente.'

Cuando ustedes piden y alguien accede a su pedido, esto no es un regalo, es una solicitación. Recaudar fondos es pedir. Pasar el plato es pedir.

Este versículo no es una justificación para tomar un salario o solicitar 'ganancias deshonestas' del rebaño.

Cristo todavía es suficientemente poderoso para proveer para las necesidades de sus ministros hoy en día (si son específicamente designados por él); pero puede que ellos tengan que trabajar como lo hizo Pablo, (él hacía tiendas de campaña para suplir sus necesidades.)

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio