La Cruz Perdida de la Pureza



 

La explicación de la parábola de los talentos

Aquí usted verá que todos debemos mejorar nuestro talento* que Cristo nos da;
si no lo hacemos, nos será quitado, y seremos echados en la oscuridad absoluta.

*Un talento era una moneda de oro hebrea. El Señor está usando una moneda para representar la medida del Espíritu de Dios, dada a cada hombre. Esto no un talento como cantar, hablar, coser, bailar, pintar, etc. Es la manifestación del Espíritu que es dada a cada hombre...1 Cor 12:7

Cristo Jesús dijo: ‘Porque el reino de los cielos será semejante a un hombre que al emprender un viaje largo, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, a otro dos, y a otro, uno. A cada uno dio conforme a su capacidad,’ Mat 25:14-30, Lucas 19:12-27. ‘Después de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos. Cuando se presentó el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos; el que tenía dos talentos, había ganado dos más. Y el señor elogió a estos siervos y les dijo: Bien, siervo bueno y fiel. Entra en el gozo de tu señor. Pero el que había recibido un talento, fue y lo enterró, y escondió el dinero de su señor. El señor dijo: quítenselo y dénselo al que tiene diez, y al siervo inútil échenlo en las tinieblas, donde habrá llanto y crujir de dientes.’

Ahora, estos talentos que le fueron dados a los siervos del Señor, y a cada uno de acuerdo a sus habilidades, era el tesoro celestial del Señor, y no era de ellos, sino del Señor; ellos debían, y deben aumentar este tesoro celestial del Señor; y exponerlo, y obtener ganancia de él para el Señor cuando él vuelva a ellos, cuando él los llame a dar cuentas, para que él pueda decir: 'Bien, buen siervo fiel, entra en el gozo de tu Señor.’ Pero el siervo impío y perezoso (él es llamado siervo también), escondió el talento del Señor en su servilleta terrenal, y no aumentó el tesoro celestial del Señor; y fue echado a la oscuridad de afuera.

Y por lo tanto, consideren todos, a quien el Señor les ha dado más o menos de su tesoro celestial, lo que ustedes hacen, y cómo han usado el tesoro celestial del Señor, y cómo lo han aumentado; yo digo que el tesoro celestial que ustedes tienen del Señor Jesucristo, quien dijo esto antes de ser crucificado; y después que había sido resucitado, ¿acaso no fue al Padre a recibir el reino, quien dijo ‘Todo potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra?’ Por lo tanto el dinero o tesoro de talentos del Señor debe ser aumentado, y dado a los cambiadores, para que él lo pueda recibir con usura y ventaja. Por lo tanto, estos son los cambiadores de los talentos celestiales o tesoro del Señor, el aumento del cual es para ventaja del Señor; así como hay banqueros y cambiadores externos, y usuras, los cuales usan el dinero exterior para obtener ganancias y provecho para sí mismos. Pero esta es una parábola que Cristo relata con respecto al aumento de su tesoro celestial de talentos, que todos deben aumentar, o añadir a ese talento celestial, o medida que ellos han recibido del Señor, como siervos buenos y fieles, y mayordomos, si ellos pretenden entrar en el gozo de su Señor.

la manifestación del Espíritu es dada a cada hombres para provecho de todos. 1 Cor 12:7

Jorge Fox

Kingston sobre el Támesis, el día siete del décimo mes, del año 1687

[Un talento era una unidad de peso, en oro o plata, la cual era usada como moneda legal, tanto en griego como en latín; en hebreo era una una moneda de oro. Jesús habló en parábolas deliberadamente para ocultar el entendimiento a los sabios y los inteligentes que pensaban que podían ver [espiritualmente], pero que eran ciegos [espiritualmente]. Los guías ciegos del cristianismo, sin la menor idea de lo que significaba esta parábola, decidieron que era una exhortación hacia los discípulos de Jesús para que usaran sus habilidades naturales dadas por Dios en el servicio de Dios, y para que tomaran riesgos por causa del reino de Dios. Las habilidades naturales, sin una noción de lo espiritual, se han llegado a conocer como "talentos" en el lenguaje español. Esto muestra lo profunda que ha llegado a ser la apostasía cristiana: incluso ha llegado a estar establecida en nuestro lenguaje, confundiendo aún más aquellos que buscan entender las enseñanzas de Jesús.

La primera medida de Cristo es la Luz, Cristo, que está en todos los hombres que vienen al mundo. Cada persona también tiene el Espíritu Santo de Dios, porque fue derramado sobre toda la humanidad en el Pentecostés, (Hechos 2:14-21), y la manifestación del Espíritu es dada a todo hombre. 1 Cor 12:7. Su Espíritu es encadenado, sujeto al espíritu egoísta que lo gobierna a usted. Esta semilla de Dios está esperando ser buscada, escuchada, y obedecida - lo cual produce crecimiento. De la semilla de Cristo, que está encadenada dentro del hombre, Cristo debe aumentar, mientras que el espíritu egoísta y rebelde del hombre disminuye - hasta que finalmente Cristo aparece dentro del hombre, para ser visto, para ser testificado, para traer salvación, para traer el Reino, para traer gloria al creyente purificado.

La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al permanecer en la Luz y obedecer la Luz, el hombre recibe la salvación para llegar a ser un hijo de la luz, un hijo de Dios: Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Juan 12:36. Porque Dios es luz, y en él no hay nada de oscuridad. 1 Juan 1:5. De modo que al hombre se le da una pequeña medida de luz para que él crea lo que ella le muestra, aquello de lo cual lo reprende, aquello que lo convence — mientras el hombre está vivo en la tierra. Esta semilla, luz, o espíritu de Dios es su talento, el cual debe ser aumentado en esta vida; si usted no lo hace crecer, en la próxima vida le será quitado y le será dado a otro que haya aumentado su talento, mientras usted es echado fuera hacia la oscuridad, como un siervo indigno, donde será el llanto y el crujir de dientes. Si el hombre es totalmente obediente a la luz, él llegará a ser un hijo de Dios, un hijo de la luz. Pero si él odia la luz porque reprende su estilo de vida y comportamiento egoísta, entonces él muere en sus pecados; y cuando un hombre muere todavía pecando, Cristo, la luz, se sale de él, dejando al hombre en completa oscuridad, lo cual es el infierno. Entonces la medida de la luz que el hombre tenía es dada a otro que haya aumentado su talento mientras durante su vida. El resultado: eterna destrucción que nos aleja de la presencia del Señor, y de la gloria de su poder, 2 Tes 1:9; el hombre es separado de la vida, el poder y la gloria de Dios, y mora en completa oscuridad. De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando la luz se aleje, tú tendrás pánico; todos los impíos tendrán pánico."

Esta semilla, luz o espíritu de Dios es su talento, que debe ser aumentado en esta vida; si usted no lo hace crecer, en la próxima vida le será quitado y dado a otro quien ha aumentado su talento, mientras que usted será echado en las tinieblas de afuera como un siervo malo e indigno, donde será el llanto y el crujir de dientes .

Este es el paso número 1 — la semilla que es encadenada. Para leer acerca de los pasos 1 al 5, vea El Misterio — Cristo en Usted.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio