La Cruz Perdida de la Pureza



 

Una epístola a todos los cristianos, judíos, y gentiles,
que muestra que Dios no habita en templos hechos de manos
.

Al texto en azul claro o azul claro en negrita se le puede hacer "clic" para obtener el apoyo bíblico o detalles en escrito.
Cuando haga clic en la Biblia en línea, usted puede cambiar o actualizar para ver cualquier versión bíblica o lenguaje que usted prefiera.

Así dijo el Señor: "El cielo es mi trono, y la tierra es el estrado de mis pies. ¿Dónde está esa casa que me edificaréis? ¿Dónde está ese lugar para mi reposo?’ Esto se lo dijo el Señor a los judíos que edificaron el templo. Isaías 66:1.

Y Salomón dijo: ‘los cielos y los cielos de los cielos no pueden contener a Dios. ¡Cuánto menos este templo que he edificado! 1 Reyes 8:27, 2 Cro 6:18.

Y nuevamente, Esteban le dijo al sumo sacerdote de los judíos, cuando él lo estaba examinando: Aunque Salomón le edificó una casa al Señor; no obstante, el Altísimo no habita en templos hechos por manos; porque el cielo es el trono de Dios, y la tierra es el estrado de sus pies; ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor. ¿Cuál será el lugar de mi reposo?  ¿No hizo mi mano todas estas cosas?  ¡Duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo. Como vuestros padres, así también vosotros.

Ahora aquí todos pueden ver que eran los duros de cerviz y incircuncisos de corazón y de oídos los eran perseguidores, como dice en el versículo siguiente, que resistieron el espíritu santo; y por lo tanto sus cuerpos, en ese estado, no eran como templos del espíritu santo; como en 1 Cor 6:19. Y, por lo tanto, estos perseguidores que resistieron al espíritu santo, que viene del Padre y del hijo, eran los que clamaban acera del templo exterior; ellos no verían a Dios, como lo vio Esteban, quien no habita en templos hechos con manos, y el cielo es su trono, y la tierra el estrado de sus pies, los que resisten su espíritu santo que procede de él, por el cual Dios es visto y conocido.

Y el apóstol Pablo dijo: ‘Dios que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él. Y como es Señor del cielo y de la tierra, él no habita en templos hechos de manos,  ni es servido por manos humanas como si necesitase algo, porque él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. De uno solo ha hecho toda raza de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra. Para que busquen a Dios, si de alguna manera, palpasen y le hallasen. Aunque, a la verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros; porque "en él vivimos, nos movemos y somos".  Hechos 17:24-28.

Por tanto ustedes pueden ver, aquí hay muchos testigos mencionados anteriormente, que Dios hizo el mundo, y todas las cosas en él, quien es el Señor de los cielos y la tierra, él no habita en templos hechos con manos, sino como los profetas, Cristo, y los apóstoles dicen: ‘el cielo es su trono, y la tierra el estrado de sus pies.’ Mat 5:34-35.

Por lo tanto, vengan todos a conocer a Dios, quien ha hecho de una sangre a todas las naciones de los hombres para que habiten en la faz de la tierra; él les da a ustedes la vida y el aliento, y todas las cosas; yo les digo, que todos le conozcan por su espíritu el cual él derrama sobre toda carne, que el cielo sea su trono, y la tierra el estrado de sus pies; sí, todos los que moran sobre la faz de la tierra, conozcan la tierra sobre la que habitan, y sobre la que caminan, que es el estrado de los pies de Dios, y el cielo es su trono, quien es Señor de los cielos y la tierra, quien les da el aliento y la vida, y derrama su espíritu sobre ustedes, o dentro de ustedes, Joel 2, Hechos 2. Que con su espíritu ustedes puedan saber que el día ha llegado, del que habló Joel; y que con su espíritu ustedes puedan saber que Dios ha derramado su espíritu sobre ustedes, o en ustedes, para que con él ustedes puedan vivir en Dios, y moverse en Dios, y ser en Dios, quien es Señor del cielo y la tierra; y el cielo es su trono, y la tierra el estrado de sus pies, y sobre la faz de la tierra ustedes habitan, y caminan. Entonces todos vean y sepan que ustedes son templos del Dios viviente, como Dios ha dicho: ‘Yo moraré en ellos, y caminaré en ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.’ 2 Cor 6:16, Lev 26:12.

Y entonces el Señor, quien no habita en templos hechos con manos, sino los santos que son llevados por el espíritu santo son los templos de Dios y el espíritu santo; porque el Señor dijo: ‘los hijos de Israel y Judá lo habían provocado a ira con las obras de sus manos.’ El Señor dijo: ‘Porque esta ciudad (Jerusalén y el templo) me ha provocado a ira e indignación desde el día en que la edificaron y hasta el día de hoy (Jerusalén y el templo), de manera que la quitaré de mi presencia,’ Jer 32:30-31.

Entonces ustedes pueden ver aquí que los que resistieron al espíritu santo, estaban clamando a Jerusalén externa, y el templo externo, quienes eran perseguidores duros de cerviz, y incircuncisos de corazón y de oídos, como ustedes pueden ver en el tiempo del profeta, en el tiempo de Isaías, y en el tiempo de Cristo, Esteban, y del apóstol Pablo; y los que son incircuncisos de corazón y de oídos, que son perseguidores, que resistieron y resisten ahora al espíritu santo, están clamando los templos externos, y encarcelando, y persiguiendo, y confiscando propiedades de las personas ahora, porque no darán dinero para reparar sus templos o iglesias, aunque ellos no los usan; y sin embargo ellos dicen que las puertas del infierno no prevalecerán en contra de su iglesia; ¡y sin embargo diariamente quieren reparos, ya sea por razón de clima, tormentas o truenos!

Y aunque el Señor les dice por medio de sus profetas, y de Esteban, y sus apóstoles ‘que Dios que hizo el mundo, y todas las cosas en él, no habita en templos hechos por manos, sino que el cielo es su trono, y la tierra es el estrado de sus pies, y él es el Señor de los cielos y la tierra.’ Y él dijo acerca de su pueblo con estas palabras: ‘¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que mora en vosotros, el cual tenéis de Dios?’ Y nuevamente: ‘Porque ustedes son templos del Dios viviente, como Dios ha dicho: Yo habitaré en ellos y andaré en ellos; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo, y Yo será un Padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos e hijas, dijo el Dios Todopoderoso.’ Jer 31:33. Y, por lo tanto, todos los que reciben el espíritu santo, saben que sus cuerpos son templos del Dios viviente, y de este espíritu santo, y que el cielo es el templo de Dios, y la tierra el estrado de sus pies, y que ustedes habitan y caminan sobre este estrado, y que ustedes viven y se mueven, y son eternamente en Dios, quien no habita en templos hechos por manos; sino que Dios habita y camina en ustedes que son su templo, y él es su Dios y Padre, y ustedes son su pueblo, y los hijos e hijas del Dios Todopoderoso. Para que cada uno de ustedes pueda decir verdaderamente: 'Yo vivo, y me muevo, y tengo mi ser en Dios; el cielo es su trono, y la tierra es el estrado de sus pies, sobre el cual yo naturalmente habito y camino, y, espiritualmente vivo en Dios, y me muevo y soy, para su adoración y gloria, quien es el Señor de todo, tanto en el cielo como en la tierra, por siempre y para siempre, bendito y alabado sea para siempre. Amén.'

Un Dios y Padre de todo, quien está sobre todo, y a través de todo, y en todos ustedes. Efe 4:6. Que toda la gente sepa [testifiquen al ver] que Dios el Padre es así.

Jorge Fox

El día 4 del séptimo mes, del año 1682

Epílogo del Diario de Jorge Fox:

Iba hacia Nottingham en compañía de varios Amigos, un Primer día por la mañana, para celebrar allí una reunión; cuando desde la cima de una montaña que dominaba la ciudad me detuve a observar el campanario de la iglesia; y me dijo el Señor, "Tú tienes que ir ahí a clamar contra el gran ídolo* y contra los adoradores que ahí están." Mas sin decir nada de esto a los Amigos que conmigo estaban, seguí con ellos hasta el lugar de la reunión, donde el poder del Señor fue entre nosotros, y en Él los dejé, marchándome a la iglesia.

*Nota del editor del sitio: El Señor se ha referido al edificio de la iglesia como un gran ídolo. Un ídolo es algo que la gente venera; algo de lo que ellos se enorgullecen. El templo en Jerusalén debía ser el único templo que Dios alguna vez deseó u ordenó. Los edificios de las iglesias, catedrales, y tales monumentos del orgullo del hombre no son deseados por Dios y son despreciables ante su vista, porque el Altísimo no habita en casas o templos hechos con manos, Hechos 7:48-9. Él desea morar en usted con Cristo en su reino glorioso - después que usted es purificado.

Cuando llegué la gente allí reunida parecía un campo árido y el sacerdote sobresalía en el púlpito como un promontorio de tierra. Había tomado como texto para su sermón aquellas palabras de Pedro que dicen, "Tenemos también la Palabra profética más permanente, a la cual hacéis bien de estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro hasta que el día esclarezca, y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones." Y explicaba al pueblo que esta Palabra era las Escrituras, a las que debían sujetar todas sus doctrinas, religiones y opiniones. Al oír esto, tan poderoso fue sobre mí el poder del Señor y tan fuerte en mí que no me fue posible contenerme y gritando dije, "Oh, no, esto no es las Escrituras" y les expliqué lo que era, o sea, el Espíritu Santo que inspiró las Escrituras a los hombres santos de Dios, y al cual tienen que supeditarse opiniones, religiones y juicios, porque ello guía a la verdad absoluta dando así el conocimiento de toda verdad. Los judíos también tienen las Escrituras y, sin embargo, se resisten al Espíritu Santo y rechazan a Cristo, la estrella resplandeciente de la mañana, y persiguiendo a Cristo y a sus Apóstoles tomaron sobre sí el ajustar sus doctrinas a las Escrituras, pero erraron en su juicio y no las ajustaron bien porque lo hicieron sin el Espíritu Santo.

----

Pero,' yo dije, '¿cómo llamas la iglesia?' 'Bueno,' él dijo, '¿cómo llamas tú la iglesia.' Entonces yo le pregunté 'si Cristo derramó su sangre por la iglesia. Y compró y santificó la iglesia con su sangre. Y debido a que la iglesia es la novia y la esposa de Cristo, y que él es la cabeza de la iglesia, si él pensaba que la iglesia era la esposa y la novia de Cristo, y si él era la cabeza de esa vieja casa, o de su pueblo. 'No,' dijo él, Cristo es la cabeza de su pueblo, y ellos son la iglesia.' 'Pero,' le dije yo, 'tú les ha dado el título de iglesia a una vieja casa que le pertenece al pueblo; y tú les ha enseñado a creer esto.'

El propósito de este sitio web es mostrar cómo llegar a ser
libre de pecado
al beneficiarnos del poder de Dios que produce cambio a través de la cruz,
la cual lleva a la unión con Dios en su reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio