La Cruz Perdida de la Pureza


Un espejo para los judíos

por Jorge Fox

Prólogo del editor del sitio

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede hacer clic para obtener la escritura correspondiente o detalles en escrito.

(de un gentil que es como olivo silvestre, injertado en el olivo de Israel )

Los escritos de los primeros cuáqueros a los judíos reflejan su amor por la gente que era la raíz de su fe. Había muy pocos judíos en Inglaterra, Escocia o Irlanda cuando se escribieron estos muchos documentos, un testimonio más de la gran preocupación de los primeros cuáqueros por los pocos. Los judíos habían sido expulsados de Inglaterra desde 1290 por el rey Eduardo porque Eduardo les debía enormes sumas de dinero que había tomado prestado para sus muchas guerras y por la envidia de la ciudadanía del gran éxito de los judíos en los negocios. Manasseh Ben Israel, un prominente rabino judío de Amsterdam, dirigió a un grupo de judíos a Inglaterra, a invitación del lord Protector Oliver Cromwell. Cromwell había sido movido a la compasión con la causa judía, en parte por sus inclinaciones tolerantes, pero principalmente porque previó la importancia para el comercio inglés de la presencia de los príncipes comerciantes judíos, que ya habían visitado Inglaterra por negocios.

El profeta judío, Daniel, profetizó el año exacto de la venida del Mesías en el libro de Daniel, detallado a continuación:

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar con la transgresión, para acabar con el pecado, para expiar la iniquidad, para traer la justicia eterna, para sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo. (Daniel Capítulo 9, versículo 24)

Conoce, pues, y entiende que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas
[un total de 69 semanas]; y volverá a ser edificada con plaza y muro, pero en tiempos angustiosos [los constructores fueron atacados frecuentemente por las atemorizadas naciones vecinas]. (Daniel 9:25)

69 semanas x 7 días/semanas=483 días.

El libro de Números 14:33-34 y el libro de Ezequiel 4:4-6, ambos muestran como un día es un año en las profecías del Antiguo Testamento:

Números: Vuestros hijos andarán errantes en el desierto durante 40 años. Ellos llevarán la paga de vuestras infidelidades hasta que vuestros cadáveres sean consumidos en el desierto. Conforme al número de los 40 días en que explorasteis la tierra, cargaréis con vuestras iniquidades durante 40 años: un año por cada día. Así conoceréis mi disgusto. Num 14:33-34

--------

Ezequiel: Y tú, acuéstate sobre tu costado izquierdo y pon sobre él el pecado de la casa de Israel. Durante el número de días que estarás acostado así cargarás con su pecado. Yo te he asignado un número de días equivalente a los años del pecado de ellos: Durante 390 días cargarás con el pecado de la casa de Israel. Y cumplidos éstos, te acostarás nuevamente sobre tu costado derecho, y cargarás con el pecado de la casa de Judá durante 40 días: Te he fijado un día por cada año. Eze 4:4-6

De acuerdo con las explicaciones del Señor recién presentadas, los 483 días de profecía realmente son 483 años. El Mesías fue profetizado por Daniel, que aparecería 483 años después del mandato para reconstruir el muro de Jerusalén fue emitido. Sin embargo, el año judío tenía 360 días; de manera que al ajustar esta cifra para reflejar nuestro calendario, el tiempo se calcula: 483 años x 360 días/años=173,880 días/365.25 días/años=476 años.

Hay cuatro decretos, todos los cuales fueron emitidos después de la profecía de Gabriel, registrada por Daniel:

  1. El decreto de Ciro en el 539 a.C. (vea Esdras 1:1-4)
  2. El decreto de Darío en el 521 a.C., el cual reafirmó el decreto de Cirio (vea Esdras 5:3-7
  3. El decreto de Artajerjes a Esdras en el 458 a.C. para transportar las vasijas de oro y plata al templo que estaba en construcción, y restaurar el sacrificio. (vea Esdras 7:11-26)
  4. El decreto de Artajerjes a Nehemías en el 444 a.C. para reconstruir el muro y las puertas, lo cual hizo que la ciudad estuviera completa y la hizo segura (vea Nehemías 2:1-8)

Cualquiera sea el decreto que se use para computar el comienzo de la profecía, todos muestran que el Mesías vino y se fue hace mucho tiempo. En ese tiempo una ciudad no era una ciudad sin un muro y puertas, por lo tanto el decreto del año 444 a.C. para Nehemías en una buena opción; pero cualquiera de los decretos de Artajerjes se pueden usar para calcular las fechas hasta cuando Jesús vivió, dependiendo si usted ajusta el año judío de 360 días al año de 365.25 días de nuestro calendario, lo cual se hace al computar 483 x 360/365.25 = 476 años. No hay un año cero cuando se pasa de antes de Cristo (a.C.) a después de Cristo (d.C.), por lo tanto 458 años se convierten en 457 años, y 444 se convierten en 443.

Decreto Cálculo sin ajustar los años solares Cálculo ajustando los años solares
Artajerjes 458 a.C. 483 años - 457 años=26 d.C. 476 años - 457 años=19 d.C.
Artajerjes 444 a.C. 483 años - 443 años=40 d.C. 476 años - 443 años=33 d.C.

Las fechas verdes todas encajan con los años cuando Jesús estaba vivo. Desafortunadamente, los eruditos no están de acuerdo con respecto a los años exactos de la vida de Cristo; Wikipedia dice que su nacimiento fue entre el 7 a.C. y el 2 a.C., y su muerte entre el 25 d.C. y el 36 d.C. Pero nosotros sabemos que el Mesías ha venido, y no va a venir en miles de años más; y Jesús es obviamente la única figura histórica que podía cumplir la profecía. Si asumimos que los calendarios romanos históricos son correctos, el 33 d.C.* está muy cerca a cuando Jesús entró en Jerusalén montado en un asno, y una multitud comenzó a regocijarse y a alabar a Dios, clamando "Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!" Lucas 19:37-38.

*Hay un análisis muy convincente de la fecha exacta de la crucifixión de Jesús, que une el informe de las escrituras del eclipse del sol a las fechas históricas del eclipse lunar: "Sólo hubo un eclipse lunar visible desde Jerusalén en el tiempo de la pascua en el período desde 26 al 36 d.C. Ocurrió en el viernes 3 de abril de año 33 d.C. La luna se levantó encima del horizonte en el medio del eclipse y se 'convirtió progresivamente en sangre' a medida que el eclipse continuaba."

Jesús no fue reconocido por muchas razones, la principal de las cuales fue que los judíos estaban buscando re-establecer el reino físico, y la derrota de sus enemigos físicos en el mundo, como por ejemplo los romanos. Pero el reino que Jesús estableció es un reino eterno espiritual, el reino de los cielos — que está adentro y alrededor de nosotros — una dimensión diferente y más alta; y en vez de derrotar a los enemigos físicos, Jesús le trajo a Israel y a todo el mundo la fórmula para derrotar a nuestros enemigos espirituales: lujuria, orgullo, ira, envidia, celos, codicia, avaricia, temor, depresión, etc. — lo que se logra por medio del arrepentimiento en la cruz interna de la negación propia. Los judíos tenían las escrituras y no lo reconocieron; pero aquellos que habían sido enseñado por la Palabra de Dios que está en su corazón y sus bocas, reconocieron a Jesús — y entraron en el reino de los cielos, mientras todavía estaban en la tierra — para llegar a ser sacerdotes y reyes, habiendo negado a sus enemigos espirituales (lujuria, orgullo, ira envidia, etc.) para servir a Dios para siempre, sin temor, en su presencia, contemplando continuamente su gloria y poder. Así como los judíos que tenían las escrituras no reconocieron a Jesús, también la mayoría de los cristianos no reconocieron al Jesús espiritual, quien está en todo hombre que viene al mundo, esperando ser buscado, oído, escuchado, y obedecido.

Esperar todavía al Mesías, es considerar a Daniel como un profeta falso — quien obviamente era un profeta verdadero, aún reconocido por el rey pagano Nabucodonosor como un profeta del Dios altísimo.

La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la principal del ángulo, Salmo 118:22; los edificadores son los judíos de los padres: Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, etc.

Un llamamiento más a la razón para hacer con mis amigos judíos. Los judíos condenaron a Jesús porque él admitió que era el Hijo de Dios. Por lo tanto ellos lo mataron porque dijeron que él había violado su ley y blasfemado, pero la verdadera razón era que ellos temían la pérdida de su religión y su nación. Aunque el Nuevo Testamento es claro en que hay un solo Dios, (a pesar del error de la mayoría del cristianismo); y aunque Jesús dijo, "el Padre es mayor que yo", Juan 14:28; y aunque Jesús dijo que él sólo hablaba y hacía lo que Dios le había dicho que hablara e hiciera; y aunque Jesús le dijo a María, "Suéltame, porque aún no he subido al Padre. Pero ve a mis hermanos y diles: 'Yo subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.'" Juan 20:17; los judíos dijeron que Jesús estaba reclamando igualdad con Dios al declarar que él era el Hijo de Dios, y afirmar la igualdad con Dios era blasfemia. Los judíos creían que el Mesías sería sólo un hombre, y ellos actuaban como si nunca hubieran oído acerca del Hijo de Dios, sin embargo sus propias Escrituras, del Antiguo Testamento, las seis a continuación hablan del Hijo:

El libro de Proverbios del Antiguo Testamento dice:

¿Quién ha subido al cielo y ha descendido? ¿Quién reunió los vientos en sus puños? ¿Quién contuvo las aguas en un manto? ¿Quién levantó todos los extremos de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si lo sabes? Proverbios 30:4

En el libro de Salmos del Antiguo Testamento, el Rey David habló de manera muy, muy reverente del Hijo, atribuyéndole a él el poder de Dios:

Besad al hijo, no sea que se enoje y perezcáis en el camino; pues se enciende de pronto su ira. ¡Bienaventurados todos los que en él se refugian! Sal 2:12

En el libro de Daniel del Antiguo Testamento, aún el rey pagano de Babilonia, Nabucodonosor, pudo reconocer al hijo de Dios:

Y estos tres hombres, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo.
Entonces el rey Nabucodonosor se alarmó y se levantó apresuradamente. Y habló a sus altos oficiales y dijo: --¿No echamos a tres hombres atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: --Es cierto, oh rey.
Él respondió: --He aquí, yo veo a cuatro hombres sueltos que se pasean en medio del fuego, y no sufren ningún daño. Y el aspecto del cuarto es semejante a un hijo de los dioses. Daniel 3:23-25

Más adelante en el libro de Daniel del Antiguo Testamento, Daniel mismo vio a Jesús venir en las nubes de los cielos: Estaba yo mirando en las visiones de la noche, y he aquí que en las nubes del cielo venía alguien como un Hijo del Hombre. Dan 7:13

Jesús se refirió a sí mismo como el Hijo del Hombre:

Porque el Hijo del Hombre
y entonces recompensará a cada uno conforme a sus obras.
(No solamente una generación en particular.)
Hay algunos que están aquí, que no probarán la muerte hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino. Mat 16:27-8,Mar 8:38,9:1,Luc 9:26-27

Aquellos que no están purificados para ver la venida de Jesús (que aparece en sus corazones) antes de la muerte, lo ven cuando mueren, como todos los pueblos, todas las naciones, todas las generaciones lo hacen.

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá: aun los que le traspasaron. (También los judíos de hace 2.000 años atrás)
Todas las tribus de la tierra harán lamentación por él. ¡Sí, amén! Apoc 1:7
2.000 años atrás, al Sumo Sacerdote de los judíos y a los fariseos presentes en su juicio, Jesús, les dijo..
veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo. Mar 14:62

En el libro del Antiguo Testamento original llamado el Libro de la Sabiduría (traducido aquí del inglés) hay una extraordinaria profecía de cómo el Hijo de Dios sería rechazado por los judíos debido a que su propia iniquidad los ha cegado, y ellos no conocieron los secretos de Dios:

Por que los impíos dijeron, razonando consigo mismos, pero no correctamente: "Nuestra vida es corta y tediosa, y en la muerte del hombre no hay remedio; ni tampoco se ha conocido a ningún hombre que haya regresado de la tumba.
Por lo tanto esperemos a la persona justa porque él no está por nosotros; él está en contra de nuestras acciones, nos reprende con transgresiones de la ley, y divulga en contra de nosotros los pecados de nuestra forma de vida.
Él se jacta de que tiene conocimiento de Dios, y se llama a sí mismo hijo de Dios.
Él ha llegado a ser un reprensor de nuestros pensamientos.
Es duro para nosotros aún contemplarlo, ya que su vida no es como la vida de otros hombres, y sus caminos son muy diferentes.
Él nos estima como frívolos, y se abstiene de nuestros caminos como suciedad, y prefiere el fin del justo y la gloria de que él tiene a Dios como su padre.

Veamos entonces si sus palabras son verdaderas, y probemos lo que va a suceder a él, y sabremos cual será su final.
Porque si él es el verdadero hijo de Dios, Dios lo defenderá y lo liberará de las manos de sus enemigos.

Examinémoslo con desprecio y tortura, para que podamos conocer su mansedumbre, y probar su paciencia.
Condenémoslo con una muerte vergonzosa porque por su propia palabra él será respetado."
Tales cosas ellos imaginaron, y fueron engañados porque su propia iniquidad los ha cegado.
Y ellos no conocieron los secretos de Dios, ni esperaron la paga de la justicia, ni estimaron el honor de las almas santas
. Sabiduría 2:12-22

Las acusaciones de los judíos eran infundadas. Sus propias escrituras del Antiguo Testamento testificaban en varios libros acerca de la existencia del Hijo de Dios y del Hijo del Hombre.

De acuerdo con las escrituras judías y creencias, el verdadero Mesías debe cumplir con los siguientes requisitos:

Cómo Jesús cumplió las expectativas del Mesías
Ser un hombre judío practicante, descendiente de la casa del rey David Antes que comenzara su ministerio, Jesús era tan respetado como un judío practicante que Él enseñaba de manera regular y leía las escrituras en las reuniones del día de reposo en la sinagoga.

Jesús era descendiente directo de David, tanto por parte de su padre como su madre; José por medio de Salomón (Mateo 1:7-15), heredando así los derechos legales al trono de David, y María por medio del hijo de David, Natán (Lucas 3:23-31), y así su línea llevó la simiente de David, ya que a la línea de Salomón se le había negado el trono debido al pecado de Joaquín.
Ser un ser humano ordinario (en comparación con el Hijo de Dios) Jesús era el Hijo de Dios, quien se humilló a sí mismo para llegar a ser un hombre ordinario y morir en la cruz. Era considerado sólo como el hijo de un carpintero, un hombre ordinario.
Traer paz al mundo Él trae paz a toda persona en el mundo que le acepta y le sigue hasta la cruz, para recibir paz como el fruto del espíritu.
Reunir a todos los judíos en Israel Él reúne a todos los verdaderos judíos, aquellos que tienen un corazón circuncidado, al Israel espiritual y celestial.
Reconstruir el antiguo templo en Jerusalén Él reconstruye el templo en la Nueva Jerusalén, la Jerusalén celestial y espiritual; Jesús y sus santos son el templo, y cada santo es una piedra viviente, cada vencedor del mundo y sus deseos es un pilar en el templo.
Unir a la humanidad en la adoración del Dios judío y la observancia del Torá Ciertamente Él une a los verdaderos creyentes de todas las naciones, particularmente los gentiles, en adoración al Dios judío. El Dios judío es reconocido como Dios por miles de millones sobre todo el mundo.

Jesús predicó la observancia de la ley, incluso fortaleció la ley.

Y así sus verdaderos creyentes, que han crucificado sus deseos y afectos en la cruz interna de la negación propia, observan la ley, aún excediendo la ley al caminar en la ley real de amor: Un hombre que camina en la ley real de amor, es ordenado y vigorizado por Dios, quien le dice qué decir y qué hacer, de manera que todas sus acciones y palabras sean provenientes de una obediencia amante a Dios; verdaderamente un hombre tal ama a Jehová su Dios con todo su corazón, y toda su alma, y todas sus fuerzas. Deut 6:4-5; un hombre así cumple la ley establece la ley, incluso grandemente sobrepasa la ley.

Los judíos, interpretando incorrectamente las escrituras, rechazaron a Cristo, esperando a un rey que apareciera físicamente y restableciera un reino terrenal judío. De manera similar, cien generaciones de cristianos, interpretando incorrectamente las escrituras, han rechazado el escuchar y obedecer a Cristo dentro de ellos, y esperando una venida externa; esperando que Cristo apareciera de manera física para ser Rey de todo el mundo, perdiéndose así la posibilidad de prepararse para su venida interna y espiritual en ellos. Este es un gran engaño, con consecuencias desastrosas para aquellos que son engañados así.

Que Jesús fuera asesinado por los judíos que pensaron que le estaban haciendo un favor a Dios, no es sin precedentes. Muchos de los profetas judíos fueron asesinados por la clase gobernante de Israel, quienes se consideraban a sí mismos como muy religiosos; aquellos que fueron asesinados por las autoridades judías incluyeron:

  • Isaías fue aserrado con una sierra de madera por Manasés, el hijo del Rey Ezequías.
  • El rey de Israel encarceló a Jeremías, después lo puso en una ciénaga para que muriera allí, pero más tarde cambió de opinión; finalmente se reportó que Jeremías fue apedreado hasta la muerte por judíos exiliados en Egipto debido a que él los reprendió por adorar ídolos.
  • Miqueas fue asesinado por Joram, el hijo del rey Acab.
  • Nahúm fue buscado para ser asesinado por profetizar de la invasión babilónica, pero afortunadamente se escapó de sus planes.
  • Elías fue buscado para ser asesinado por Jezabel, la reina de Israel, quien previamente había matado a todos los profetas del Señor que pudo encontrar. Afortunadamente, Elías sobrevivió.
  • Habacuc fue apedreado en Jerusalén.
  • Ezequiel fue asesinado por el jefe de los judíos, quien estaba en la tierra de los caldeos porque él lo había reprendido por adorar ídolos.
  • Zacarías, el hijo de Berequías, el sacerdote, era de Jerusalén. Joás, el rey, asesinó a este (profeta) en el templo, entre los peldaños y el altar, y roció su sangre sobre los cuernos del altar; y los sacerdotes lo enterraron. Desde ese día Dios abandonó el templo, y los ángeles nunca más fueron vistos en él.

Hablando a los líderes religiosos judíos de ese tiempo, Jesús dijo:

¡Ay de vosotros! Porque edificáis los sepulcros de los profetas, pero vuestros padres los mataron.
Con eso, sois testigos y consentís en los hechos de vuestros padres; porque a la verdad ellos los mataron, pero vosotros edificáis sus sepulcros.
Por esto, la sabiduría de Dios también dijo: "Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán;"
para que de esta generación sea demandada la sangre de todos los profetas que ha sido derramada desde la fundación del mundo;
desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, quien pereció entre el altar y el santuario. Así os digo, la sangre de ellos será demandada de esta generación. Lucas 11:47-51

Mientras Jesús viajaba a Jerusalén, se le advirtió que Herodes trataba de matarlo. Él respondió:

Sin embargo, es necesario que yo siga mi camino hoy, mañana y pasado mañana; porque no es posible que un profeta muera fuera de Jerusalén.'

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, así como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste! Lucas 13:33-34

Un último llamamiento a mis amigos judíos. Los profetas judíos profetizaron que el Mesías sería ampliamente aceptado por los gentiles y otras naciones, lo cual ha ocurrido. Considere los siguientes versículos:

He aquí mi siervo, a quien sostendré; mi escogido en quien se complace mi alma. Sobre él he puesto mi Espíritu, y él traerá justicia a las naciones. Isaías 42:1

Yo, Jehovah, te he llamado en justicia, y te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones, Isaías 42:6 [Isaías vivió 778 años antes de que Cristo naciera.]

dice: "Poca cosa es que tú seas mi siervo para levantar a las tribus de Israel y restaurar a los preservado de Israel. Yo te pondré como luz para las naciones, a fin de que seas mi salvación hasta el extremo de la tierra." Isaías 49:6

Así ha dicho el Señor Jehovah: "He aquí, yo alzaré mi mano hacia las naciones, y levantaré mi bandera a los pueblos. Ellos traerán en su seno a tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros.
Entonces las naciones vendrán a tu luz, y los reyes al resplandor de tu amanecer. Isaías 60:3

Entonces lo verás y resplandecerás. Tu corazón se estremecerá y se ensanchará, porque la abundancia del mar se habrá vuelto a ti, y la riqueza de las naciones te será traída. Isaías 60:5

Tus puertas estarán abiertas continuamente. No se cerrarán ni de día ni de noche, para que sean traídas a ti las riquezas de las naciones, y te sean conducidos sus reyes. Isaías 60:11

Entonces las naciones verán tu justicia; y todos los reyes, tu gloria. Y te será dado un nombre nuevo, que la boca de Jehovah otorgará. Isaías 62:2

Acontecerá en aquel día que las naciones buscarán a aquel que es la raíz de Isaí y que estará en pie como un estandarte para los pueblos, y su reposo será glorioso. Isaías 11:10

Porque desde donde nace el sol hasta donde se pone, es grande mi nombre en medio de las naciones, y en todo santuario se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda pura. Porque grande es mi nombre entre las naciones, ha dicho Jehovah de los Ejércitos. Malaquías 1:11

UN ESPEJO PARA LOS JUDÍOS

—Por Jorge Fox

En donde pueden ver claramente que el Mesías ha venido, por los Profetas en el Antiguo Testamento, (más de dos mil años desde entonces), y los testimonios manifestados desde entonces.

Y también, ellos pueden ver su propia ceguera y la ignorancia de sus propios Profetas, y del Mesías hasta el día de hoy.

Por lo cual mi deseo es que se vuelvan a él, para que se abran sus ojos, para que vean a quien han traspasado.

Daniel fue un hombre muy amado de Dios, que interpretó el sueño de Nabucodonosor; y el sueño de Nabucodonosor tenía que ver consigo mismo y toda la monarquía (la cabeza de oro) y se refería a la monarquía persa (el pecho de plata) y se refería a la monarquía griega (vientre y muslos de bronce) y se refería a la monarquía romana, (las piernas de hierro y los pies de hierro y barro); y el quebrantamiento de todos estos en pedazos como la paja de la era de verano, y el viento llevándolos lejos, de modo que no se encontró lugar para ellos; y fue la piedra la que hirió la imagen de oro y se convirtió en un gran monte que llenó toda la tierra. ¿No es esta piedra el Mesías? Porque Daniel dijo: "A quien creéis como profeta y amado de Dios, en los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que jamás será destruido" (Dan 2:44). [Tome nota, en los días de estas cuatro monarquías], y el reino no será dejado a otro pueblo, sino que se romperá en pedazos y consumirá todos estos reinos, y permanecerá para siempre. La piedra que fue cortada del monte sin manos, romperá en pedazos las monarquías del bronce, el barro y el hierro, la plata y de oro. Y dijo Nabucodonosor a Daniel: 'Ciertamente vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de reyes.'

* El profeta judío, Daniel, escribió sus profecías 538 años antes de Cristo.

Así que, ahora consideren, ¿acaso Nabucodonosor estaba más allá de ustedes en su creencia? ¿Acaso no llegó el Mesías en los días de estas cuatro monarquías, y estableció su reino que ha durado dieciséis siglos [Fox escribió este artículo a finales de 1600] desde entonces? ¿Acaso esas cuatro monarquías no han sido quebrantadas en pedazos por la piedra, que habría de venir en sus días? ¿No era Daniel un verdadero profeta, y el sueño de Nabucodonosor verdadero acerca de las cuatro monarquías? ¿Acaso el Dios de la verdad no le reveló estos secretos? Por lo tanto si ustedes creen que Daniel fue un verdadero profeta, y el sueño de Nabucodonosor fue verdadero, y Dios reveló sus secretos a Daniel, y las monarquías de oro y plata, y bronce, y hierro, y barro fueron quebrantadas en pedazos por la piedra que se convertiría en un gran monte, y llenaría toda la tierra; entonces ustedes deben creer que el Mesías ya ha llegado. Dan 2:44. ¿No creyó Nabucodonosor, en la visión de sí mismo, que era el árbol que había sido cortado, confesó al Dios del cielo, y lo alabó, y alzó sus ojos al cielo, bendijo y alabó al Altísimo y honró al que vive por siempre; 'Cuyo dominio es un dominio eterno, y su reino es de generación en generación.' Tomen nota de esto, y miren si ven este reino que es eterno y que tiene dominio de generación en generación. Vean si pueden ver esto en su generación ¿Cómo pueden ver esto, a menos que vengan a esta piedra, y este reino, que Dios estableció en los días de estas cuatro monarquías, que nunca tendría fin? Porque ustedes saben que ustedes tenían un reino [en Jerusalén] antes de esas cuatro monarquías que tuvieron un fin.*

*El fin del reino judío fue en el 70 d.C. En la primera de varias rebeliones judías contra Roma, la mayoría de los judíos fueron masacrados y el templo en Jerusalén fue completamente destruido por el príncipe romano, Tito, en el año 70 d.C. Tito, quien más tarde se convirtió en emperador de Roma, era el hijo del emperador Vespasiano. Josefo, un historiador del primer siglo, escribió que 1,1 millones de judíos murieron y cientos de miles fueron expulsados del país hacia el exilio y la esclavitud.

En una rebelión judía posterior en contra de Roma en el año 135 d.C., el emperador romano Adriano destruyó Jerusalén e Israel aún más. Dion Casio, un historiador del segundo siglo, contó que 580.000 judíos fueron asesinados, 50 pueblos fortificados y 985 pueblos destruidos, y todos los judíos restantes exiliados a países de todo el imperio romano y eventualmente dispersados y re-dispersos por todo el mundo.

Daniel en su visión, Dan 7:13, vio el reino de Dios, y vio a uno como el Hijo del hombre, y le fue dado dominio y gloria, y un reino, para que todas las personas, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es un dominio eterno, y no pasará; y su reino no será destruido. Ahora saben que el reino judío ha muerto. Los santos (santificados) deben participar de este nuevo reino.

Y Daniel oyó a un santo hablar a otro: ¿cuánto tiempo durará la visión del sacrificio diario y la transgresión de la desolación, y serán pisoteados el santuario y el ejército? Él me dijo: Hasta dos mil trescientos días, entonces el santuario será purificado. Dan 8:13-14. Ahora, calculen este tiempo, y el número de estos días o años, y vean en qué período de tiempo están ustedes. Dan 8.

En Daniel 9, el ángel Gabriel le habla, y le dice a Daniel que 'él era muy querido, y le dio habilidad y entendimiento.' ... Y le dijo: 'Setenta semanas fueron determinadas sobre su pueblo y sobre la ciudad santa, para terminar la transgresión, y para terminar con el pecado; [tomen nota,] y traer la justicia eterna, y sellar la visión y la profecía, y ungir al santísimo; sabed por tanto, y entended que desde la salida del mandamiento para restaurar y edificar a Jerusalén al Mesías, el Príncipe, serán siete semanas y sesenta y dos semanas,*... 'Y después de las sesenta y dos semanas el Ungido será cortado o muerto y no tendrá nada. Y el pueblo del otro príncipe ** que vendrá destruirá la ciudad y el santuario.' 'Y entrará en un pacto fuerte y firme con muchos por una semana. Y en la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda.'... 'Consideren esto, ustedes Judíos, y cuenten esta vez las setenta semanas, y si la Jerusalén de ustedes no fue construida según ese número, y si el Mesías no vino, y no fue cortado después de las sesenta y dos semanas. De acuerdo con este tiempo ¿acaso él no fue cortado? ¿No lo han cortado ustedes, pero no por él mismo [no tendrá nada ni nadie, ni nada que le pertenezca]? ¿Y acaso no llegaron las personas del otro príncipe [Tito el romano, que más tarde sería emperador] y destruyeron su ciudad, e hicieron cesar sus ofrendas? Ahora, calculen este tiempo, y si uno que era llamado el Mesías no vino, según estos años, que ustedes no quisieron recibir. E Isaías lo llama Príncipe; pero cuando llegó, confirmó su nuevo pacto con muchos, y cuando se había ofrecido a si mismo, hizo que la ofrenda de ustedes dejara de tener validez una vez por todas.

*El Mesías iba a venir en 62+7=69 semanas=483 días o 483 años después que el mandato fue emitido para reconstruir Jerusalén por el rey Artajerjes, en el año 20 de su reinado, o el año 444 a.C. Calculando esto llegamos al año 33 d.C., el año en el calendario de su entrada a Jerusalén y su muerte.

**El otro príncipe era el futuro emperador y príncipe romano, Tito, en el año 70 d.C.; el hijo del emperador Vespasiano.

En Dan 12:11-12, "Desde el tiempo en que sea quitado el sacrificio continuo [33 A.D.], hasta la abominación desoladora, habrá 1.290 días. ¡Bienaventurado el que espere y llegue hasta 1.335 días!" Ahora, enumeren esta vez cuando empezó este tiempo, y cuando terminó;1 y asegúrense de ser partícipes de esta bendición. Por lo tanto yo deseo que ustedes vean y cuenten el tiempo al Mesías, el Príncipe, después de las sesenta y dos semanas;2 y si ustedes no cortaron a uno en ese tiempo que fue llamado el Mesías, que nació de una virgen, llamada la virgen María, según el profeta Isaías, quien dijo en Isaías 7: "El mismo Señor os dará la señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel." Ahora cuenten ustedes el número del tiempo en Dan 9 al Mesías, el Príncipe, y vean si o no una virgen no tuvo un bebé, un hijo, cuyo nombre fue Emanuel, [vea el cálculo anterior]. Y también la palabra del profeta Isaías3 vino sobre ustedes, 'Ve y di a este pueblo: "Oís bien, pero no entendáis; y miráis bien, pero no comprendéis."Engorda el corazón de este pueblo; haz pesados sus oídos y ciega sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se vuelva a mí, y yo lo sane." Isaías 6:9-10. ¿No era esta la condición de ustedes, cuando esta virgen tuvo un hijo, y cuando el Mesías vino a ustedes, según el número de Daniel, que era la señal que el Señor les dio, una virgen tendría un hijo, y su nombre sería Emanuel, Dios con nosotros; entonces no quisieron entender esto con sus corazones, ni quisieron ver con sus ojos, ni oír con sus oídos; sino fueron cerrados inconversos y sin ser sanados hasta el día de hoy.

1 Para obtener el significado de los años, vea la nota 3 de Daniel 12 en la Biblia Clarificada de este sitio.

2En algún momento después de las 62 semanas, (que ocurrieron después de las primeras siete semanas), que fue el principio del ministerio de Cristo, el Mesías fue cortado o muerto. Él confirmó el pacto con muchos por una semana, y en la mitad de esa semana (él fue crucificado a los 3 1/2 años, exactamente en la mitad de ese período de tiempo), él hará cesar el sacrificio; el sacrificio de Cristo de su propia vida, al ser el sacrificio eterno - ningún otro es requerido o reconocido por Dios - puso fin a cualquier validez del sacrifico antiguo judío.

3El profeta judío Isaías escribió sus profecías 778 años antes de que Cristo naciera.

Yo dije: --¿Hasta cuándo, Señor? Y él respondió: --Hasta que las ciudades queden desoladas y sin habitantes, y no haya hombres en las casas, y la tierra quede devastada;hasta que Jehovah haya echado lejos a los hombres y sea grande el abandono en medio de la tierra.’ Isa 6:11-12. Acaso no ven que esto ha venido sobre ustedes: ‘Pero aunque quede en ella la décima parte, volverá a ser consumida como la encina o el roble de los cuales, después de ser derribados, aún les queda el tronco. Su tronco es la simiente santa.’ Así que cuando ustedes han desechado su espectáculo, sus hojas exteriores, podrán ver esta décima, y esta semilla santa, la sustancia de sus figuras y sombras.

‘Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: admirable consejero, dios, fuerte, eterno, príncipe de paz. Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. El celo de Jehovah de los Ejércitos hará esto.’ Isa 9:6-7.

Ahora consideren esta profecía de Isaías; si este niño no nació de una virgen, si este hijo no fue dado, y si vino de acuerdo al número de Daniel, e Isa 11, ‘Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Sobre él reposará el Espíritu de Jehovah: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Jehovah. Él se deleitará en el temor de Jehovah. No juzgará por lo que vean sus ojos, ni arbitrará por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará con justicia a los pobres, y con equidad arbitrará a favor de los afligidos de la tierra. Golpeará la tierra con la vara de su boca, y con el aliento de sus labios dará muerte al impío. La justicia será el cinturón de sus lomos, y la fidelidad lo será de su cintura.... Acontecerá en aquel día que las naciones buscarán a aquel que es la raíz de Isaí y que estará en pie como un estandarte para los pueblos, y su reposo será glorioso.’ Ahora consideren, ustedes judíos; ¿acaso no este el Mesías del que se habló, de acuerdo al número de Daniel? ¿Quien era la simiente de David? Y ahora él es nuestro estandarte para los pueblos; y nosotros, a quienes ustedes llaman gentiles, hemos buscado y encontrado; y su remanente es glorioso para nosotros.

Y consideren, en Isa 29 'Porque Jehová derramó sobre vosotros espíritu de sueño, y cerró los ojos de vuestros profetas, y puso velo sobre las cabezas de vuestros videntes.' ¿No era esto así, cuando la virgen tuvo un hijo, El Mesías, el Emanuel, cuando se produjo esa señal entre ustedes, según el número de Daniel? Y acaso no era la visión y el libro, y la ley y los profetas un libro sellado para ustedes, que les habló de Cristo, que cuando el Mesías vino, ustedes se preguntaron, y se tambalearon como borrachos, pero no con vino ni bebida fuerte. Aunque ustedes no pueden leer correctamente el libro de la ley y los profetas, ya que está sellado; pero ustedes entonces y ahora se acercan al Señor con sus labios, y sus bocas lo honran, pero han alejado sus corazones de él; por tanto, el Señor dijo: 'he aquí que volveré a hacer maravillas con este pueblo, maravilla sobre maravilla. Entonces perecerá la sabiduría de sus sabios, y el entendimiento de sus entendidos se eclipsará." ¿No se ha observado entre ustedes, en cuanto al Mesías, esa señal, que una virgen debe tener un hijo? Por tanto, el Señor los llama en 'Isaías 30:1, hijos rebeldes', cuando dice: "Ay de los hijos rebeldes", dice Jehovah, "por llevar a cabo planes pero no los míos, por hacer libaciones para sellar alianzas pero no según mi Espíritu, añadiendo pecado sobre pecado". Porque si ustedes hubieran estado cubiertos con el espíritu, habrían visto la señal que Dios les dio, la virgen con un hijo, el Emanuel, quien vino según el número de Daniel. "Por lo tanto", dice Isaías, "dijo el Señor, escribe esta visión en una tablilla, delante de ellos. Grábala en un libro para que se conserve como testimonio perpetuo hasta el día final. Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quieren escuchar la ley de Jehovah". Isaías 30:1,8-9. Así que aquí ustedes pueden ver lo que ellos eran en los días de Isaías, y el resto de los profetas'; y podrán ver lo que ustedes eran en los días de Moisés, y el resto de los jueces; y lo que eran cuando vino el Mesías, porque acaso no le dijeron a los videntes: 'No tengáis visiones', a los profetas, 'No nos profeticéis cosas rectas. Decidnos, más bien, cosas halagüeñas; profetizad engaños e ilusiones'; por lo tanto ustedes pueden ver cómo estaban en contra de los profetas, y cómo estuvieron desde Moisés hasta el Mesías.

En Isa 32, "he aquí que un rey reinará según la justicia", ... ¿Y no habla esto del Mesías? "Aquel hombre será como un escondedero contra el viento y como un refugio contra la tempestad. Será como corrientes de aguas en tierra de sequedad, como la sombra de un gran peñasco en una tierra sedienta. Entonces no se cerrarán los ojos de los que ven, y los oídos de los que oyen estarán atentos": Y esto es testificado por miles, aunque tienen oídos y no oyen, y ojos que no lo ven.

Isa 35 habla en gran parte del Mesías, 'que ha hecho del desierto un lugar solitario, alegre, y ha confirmado las manos débiles y las rodillas vacilantes, e hizo fuerte el corazón apocado, abrió los ojos ciegos y oídos sordos, hizo al cojo saltar, la lengua de los mudos a cantar, y el desierto y el sequedal torrentes de agua, y la arena candente se convirtió en laguna, y la tierra sedienta en manantiales de agua'. Nosotros que poseemos al Mesías, el Emanuel, el hijo de la virgen, la señal para ustedes cuya cabeza es débil, y sus rodillas vacilantes, y su tierra está sedienta, deseando los manantiales que son celestiales, y cuyas lenguas son mudas, concerniente al Mesías que ha venido, sin tener la lengua de los estudiados para saber que los tiempos y estaciones están en la mano del Padre. E Isaías les habla de un camino que se llamará el "Camino de Santidad, el cual será para aquellos, el hombre que ande por él, aunque sea simple no se extraviará, y los redimidos andarán en él, y los rescatados del Señor". ¿No están sus ojos cegados para no ver este camino, y sus oídos sordos para no oírlo, este Camino de Santidad, por donde el impuro no pasará? Tomen nota, ¿no es este el camino, el Mesías? En Isa 42, donde dijo, "He aquí mi siervo, a quien sostendré; mi escogido en quien se complace mi alma. Sobre él he puesto mi Espíritu, y él traerá justicia a las naciones". Y esto los gentiles testifican, aunque los ojos de ustedes son ciegos y no pueden ver a este elegido, este siervo, en quien el alma de Dios se deleita, y ha puesto su espíritu sobre él, quien ha traído justicia a las naciones:* 'No quebrará la caña cascada, ni apagará la mecha que se está extinguiendo; según la verdad traerá justicia. No se desalentará ni desfallecerá hasta que haya establecido la justicia en la tierra. Y las costas esperarán su ley,'... y muchos han recibido su ley, aunque ustedes judíos han tenido la ley, y los profetas han hablado del que había de venir, el que ha venido; ustedes han cerrado sus ojos y han cubierto sus oídos, y no han recibido su ley, aunque ustedes leen en la ley y los profetas acerca de él. 'Yo, Jehovah, te he llamado en justicia, y te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones'. ¿No es éste el Mesías? ¿No es éste el Emanuel que nace de la virgen? Sí, los gentiles recibieron esta luz y pacto, muchos miles, y atestiguan tanto la promesa de Dios como las profecías cumplidas. Y más adelante él dijo: 'El Señor dijo que abrirá los ojos de los ciegos, sacará de la cárcel a los prisioneros y a los que moran encarcelados en las tinieblas: Yo, Jehovah; éste es mi nombre. No daré mi gloria a otros, ni mi alabanza a los ídolos. He aquí, dijo él, ya sucedieron las cosas primeras; ahora os anuncio las cosas nuevas. Antes que salgan a luz, yo os las anuncio. Cantad a Jehovah un cántico nuevo, su alabanza desde el extremo de la tierra,'... Y pueden ver más; 'las islas y sus habitantes darán gloria a Dios, y anunciarán su alabanza en las costas'.

*Aunque la mayoría de los gentiles que dicen ser cristianos no viven la vida, a través de sus vidas y frutos el nombre del Mesías es deshonrado; y los incrédulos se endurecen a través de los que lo profesan en palabras pero le niegan en la vida. Tito 1:16. Por lo tanto la mayoría del cristianismo ha caído en la trampa de la presunción del favor de Dios, independientemente de la desobediencia a los mandamientos de Dios - exactamente el mismo fracaso de los judíos, que fueron frecuentemente castigados y exiliados por Dios.

Así que consideren ahora, ustedes cuyos ojos están ciegos, y todavía están prisioneros en la cárcel, y habitan en tinieblas, y no contemplan lo nuevo que el profeta declaró, sí, los declaró antes de que surgieran; y ustedes que no conocen esta nueva canción, no pueden cantarla al Señor. Sólo el que conoce al Mesías conoce esta nueva canción, conoce cosas nuevas. Muchas tierras pueden declarar su alabanza, a quien el Mesías ha sacado de las tinieblas, la prisión, y abierto los ojos ciegos, a quienes el Señor ha dado por pacto del pueblo, por luz a los gentiles y por ser su salvación hasta los confines de la tierra; ahora ustedes saben que antes tenían el antiguo pacto. Y el Señor dice además: 'Conduciré a los ciegos por un camino que no han conocido, y por sendas que no han conocido les guiaré. Delante de ellos transformaré las tinieblas en luz, y los lugares escabrosos en llanuras. Estas cosas haré por ellos,'...'Sordos, oíd; y ciegos, mirad para ver; tú ves muchas cosas, pero no las guardas. Los oídos están abiertos, pero nadie escucha. ¿No es esta la condición de ustedes? He aquí, así ha dicho el Señor, que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas,'... 'No os acordéis de las cosas pasadas; ni consideréis las cosas antiguas. He aquí que yo hago una cosa nueva; pronto surgirá. ¿No la conoceréis? Los animales del campo me honrarán,'... Ahora consideren cómo ustedes no se han preocupado verdaderamente de las cosas antiguas, ni de lo nuevo.

En Isa 50 ¿acaso no habla allí del Mesías, del Hijo del hombre que no era rebelde: "El que no se volvió atrás, sino que dijo: "Entregué mis espaldas a los que me golpeaban, y mis mejillas a los que me arrancaban la barba. No escondí mi cara de las afrentas ni de los esputos"? ¿Y no era éste el Emanuel, nacido de una virgen, que vino entre ustedes, según el número de Daniel, el Mesías? ¿Acaso ustedes no le escupieron? ¿No lo azotaron y latigaron? Y acaso él apartó su espalda de ustedes destructores, cuyos ojos estaban cegados; 'El Señor Jehovah me ha dado una lengua adiestrada para saber responder palabra al cansado.' ... Dijo además: 'Porque el Señor Jehovah me ayuda, no he sido confundido. Por eso puse mi rostro firme como un pedernal... He aquí que el Señor Jehovah me ayudará; ¿quién me podrá condenar? He aquí que todos ellos se envejecerán como un vestido, y se los comerá la polilla.

Y ahora ustedes que no quieren recibir al Mesías, el Emanuel, nacido de la virgen, según el número de Daniel, esa pequeña piedra que ha hecho pedazos a las cuatro monarquías, y se ha convertido en un gran monte y ha llenado toda la tierra; ¿no caerá esta piedra sobre sus cabezas, y los hará polvo? ¿Y no se han ustedes envejecido como una prenda? ¿Acaso las polillas no han comido a muchos de ustedes? Y no dice Isaías en los capítulos 52 y 53: 'He aquí que mi siervo triunfará. Será engrandecido y exaltado, y será muy enaltecido. De la manera que muchos se horrorizaron ante ti, así fue desfigurada su apariencia, que ya no parecía hombre'.

¿No fue el Mesías servido así con ustedes los judíos, cuando él vino entre ustedes, hace más de 1600 años [Fox escribió a finales del siglo XVII]? ¿No estaban horrorizados con él? ¿No estaba desfigurada su apariencia? Pero dijo Isaías, 'él asombrará a muchas naciones.' Esto vemos, aunque ustedes, cuyos ojos están ciegos, no pueden ver; el Señor ha desnudado su santo brazo ante los ojos de todas las naciones; y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios. ¿No es éste el Emanuel, nacido de una virgen, según la profecía de Isaías, y el número de Daniel? Aunque viendo ustedes no ven, y oyendo no oyen; habiendo cerrado sus ojos y cubierto sus oídos. Pero Isaías dijo, Isaías 53:1-2: ¿Quién ha creído nuestro anuncio? ¿Sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehovah?Subió como un retoño delante de él, y como una raíz de tierra seca. No hay parecer en él, ni hermosura; lo vimos, pero no tenía atractivo como para que lo deseáramos.

Así que no es éste el que nació de una virgen, el Mesías; que cuando vino entre ustedes, y hasta hoy, nunca pudieron ver ninguna forma, ni hermosura, ni belleza, sino que le escupieron, y le golpearon, y pusieron la corona de espinas sobre él; sí, dice Isaías, 'fue despreciado y rechazado de los hombres'. ¿Acaso ustedes no lo despreciaron? ¿Acaso ustedes no cumplieron las palabras del profeta Isaías? 'Varón de dolores y experimentado en el sufrimiento. Y como escondimos de él el rostro, lo menospreciamos y no lo estimamos'. ¿Acaso ustedes no ocultaron sus rostros y lo despreciaron cuando él vino? ¿Acaso ustedes no cumplieron la profecía de Isaías aquí concerniente al Emanuel, que nació de una virgen? Y dijo Isaías: 'Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados. El castigo [necesario] que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino. Pero Jehovah cargó en él el pecado de todos nosotros.' Todos ustedes, judíos por todas partes, se han desviado siguiendo su propio camino, hasta que se vuelvan al Emanuel, que nació de una virgen, que era el Mesías, que vino según el número de Daniel: 'Él fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca. Como un cordero, fue llevado al matadero; y como una oveja que enmudece delante de sus esquiladores, tampoco él abrió su boca.' ¿No fueron ustedes judíos los que lo oprimieron y lo afligieron, y lo llevaron como un cordero a su matanza, así como una oveja muda ante su esquilador. ¿No fueron ustedes el pueblo que trató de esta manera al Mesías más de mil seiscientos años atrás? 'Por medio del arresto y del juicio fue quitado. Y quién de su generación consideró que él fue cortado de la tierra de los vivientes [por su muerte], y por la transgresión de mi pueblo [el pueblo de Isaías] fue herido.'

Ahora consideren esto ustedes, judíos: ¿No fueron ustedes los que le oprimieron y lo juzgaron? ¿No fueron sus antepasados y Pilato los jueces de él, quien fue cortado por la transgresión, y fue herido por el pueblo? Ustedes nunca saldrán de su transgresión, sino a través de él, el Mesías, el Emanuel, nacido de la virgen. 'Se dispuso con los impíos su sepultura, pero con los ricos estuvo en su muerte. Aunque nunca hizo violencia, ni hubo engaño en su boca, con todo eso, Jehovah quiso quebrantarlo, y le hirió. Cuando se haya puesto su vida como sacrificio por la culpa, verá descendencia. Vivirá por días sin fin, y la voluntad de Jehovah será en su mano prosperada. Isaías 53:9-10'

Ahora bien, aquí ustedes pueden ver que él era una ofrenda por el pecado, quien hizo su alma una ofrenda eterna por el pecado, y terminó las ofrendas de ustedes por el pecado; esto está más allá que todas sus ofrendas, y esta es la ofrenda que agradó al Señor. Este fue el que nació de la virgen. Este era el Mesías de quien Daniel enumeraba los años del tiempo en que debía venir, y que vino en los días de sus antepasados, más de mil seiscientos años atrás, e hizo de su alma una ofrenda por el pecado; y vio su simiente en los días de sus discípulos y apóstoles, y ahora; y el agrado del Señor prosperó en su mano, y lo hace. Isaías dijo, 'verá la luz de la vida y quedará satisfecho. Por su conocimiento mi siervo justo justificará a muchos, y cargará con los pecados de ellos'.

Ahora, ustedes que no creen en él, aunque él fue una ofrenda por su pecado, ¿cómo pueden ser justificados? ¿O cómo pueden creer en Moisés o en cualquiera de los profetas que testificaron de él, y no creer en él [Cristo]? Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos. Porque derramó su vida hasta la muerte y fue contado entre los transgresores, habiendo él llevado el pecado de muchos e intercedido por los transgresores. Ahora, ustedes que no creen que él llevó los pecados de ustedes, aunque fue contado con los transgresores; y ustedes que no creen que es él a quien ustedes crucificaron, quien es el Hijo de la virgen, que debe interceder por ustedes; ni tampoco ustedes creen en los profetas ni en el Mesías, ni pueden venir a Dios, sino por aquel que intercede por ustedes y lleva sus pecados.

¿No se queja Isaías en el capítulo 52, cómo 'su nombre fue blasfemado cada día'? ¿Y no blasfemaron ustedes contra su hijo cuando él vino? 'Pero mi pueblo conocerá mi nombre en aquel día, pues yo soy el que dice: '¡Aquí estoy!' Ahora bien, he aquí estaba un día por venir, y dichosos fueron los que vieron el día cuando vino; sí, el día del Mesías, y ahora lo ven. "¡Cuán hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae buenas nuevas del bien, del que anuncia la salvación, del que dice a Sion: "¡Tu Dios reina!"

En Isa 55, ‘Oh, todos los sedientos, ¡venid a las aguas! Y los que no tienen dinero, ¡venid, comprad y comed! Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche,... Inclinad vuestros oídos y venid a mí; escuchad y vivirá vuestra alma. Yo haré con vosotros un pacto eterno, las fieles misericordias demostradas a David. He aquí que yo lo he puesto [a Jesús] como testigo a los pueblos, como jefe y comandante de los pueblos. He aquí, llamarás a naciones que no conocías, y naciones que no te conocían correrán hacia ti, por causa de Jehovah tu Dios.’

Ahora tomen nota, ustedes, judíos: este pacto eterno que Dios quiere hacer; ustedes tuvieron el primer pacto que hablaba de este testimonio que Dios dio, y este líder, y este comandante del pueblo, que llamaría a una nación, y las naciones correrían hacia él. ¿No es éste el Mesías y Emanuel, que nació de una virgen, según la profecía de Isaías y de Daniel; de quien ustedes escondieron sus rostros, se avergonzaron y lo escupieron. Y en Isa 62: 'Entonces las naciones verán tu justicia; y todos los reyes, tu gloria. Y te será dado un nombre nuevo, que la boca de Jehovah otorgará'.

¿Y no es este brillo, y salvación, y esta justicia y gloria, que los gentiles y todos los reyes verán, y este nuevo nombre que el Señor nombrará; no es éste el Mesías, el Príncipe? 'Serás corona de esplendor en la mano de Jehovah, y diadema real en la palma de tu Dios'. Y en el capítulo 65, Isaías dijo: 'El Señor dijo: Yo me dejé buscar por los que no preguntaban por mí; me dejé hallar por los que no me buscaban'. ¿Y no fueron éstos los gentiles a los que el Mesías fue prometido, quienes lo han recibido? Muchos lo han recibido; así que dijo el Señor: 'A una nación que no invocaba mi nombre dije: '¡Aquí estoy; aquí estoy!'; pero en cuanto a ustedes, judíos, dijo: 'Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde que anda por un camino que no es bueno, tras sus propios pensamientos. Éste es un pueblo que en mi propia cara me provoca a ira continuamente... '

Así ustedes pueden leer de su rebelión, cómo lo provocaron a él, desde Moisés pasando por todos los profetas, hasta que llegaron al Mesías, a quien escupieron. Miren cómo otras naciones han recibido al Mesías, y corren tras él; y por lo tanto cuando ustedes clamen, el Señor no responderá, porque han rechazado a su Hijo. Y no dice Jeremías, 'Como jaulas llenas de pájaros, así están sus casas llenas de fraude'; y en Jeremías 31, 'He aquí vienen días, dice Jehovah, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No será como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos invalidaron, a pesar de ser yo su señor, dice Jehovah.' Aquí ustedes pueden ver que ustedes abandonaron a su marido, que rompieron el pacto. Pero he aquí hay un nuevo pacto, que no es conforme al antiguo; y ahora ustedes no han recibido este nuevo pacto, y no lo quieren recibir; porque como dijo: 'Yo le daré por pacto', es decir al Mesías, el que nació de una virgen. 'Porque éste será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días'.

*El profeta judío, Jeremías, escribió sus profecías 519 años antes del nacimiento de Cristo.

Ahora bien, aquí están los días del antiguo pacto; aquí están los días del nuevo, 'dice Jehovah: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: 'Conoce a Jehovah.' Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehovah'.

Y se dice en Isa 54: 'Todos tus hijos serán enseñados por Jehovah, y grande será la paz de tus hijos. En justicia estarás afirmada.'... Así que tengan en cuenta que nunca poseerán el nuevo pacto hasta que reconozcan que el Mesías ha venido. En Jeremías 32, 'Haré con ellos un pacto eterno, no desistiré de hacerles bien. Pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí.' Por lo tanto ahora este es el nuevo pacto que todos ustedes deben recibir, si llegan a ser el pueblo de Dios, y él el Dios de ustedes. Para tener un solo corazón y un solo camino, debe ser en este pacto eterno.

Ustedes crucificaron al Mesías, ¿no lo resucitó Dios al tercer día, para que viviera delante de él? Así que si alguna vez ustedes viven para Dios, será a través de él; porque en Oseas 6, 'Él nos dará vida después de dos días; al tercer día nos levantará, y viviremos delante de él'. ¿Y no era ésta una profecía de la obra del Mesías, a quien ustedes crucificaron? 'Porque el Señor deseó misericordia de ustedes y no sacrificio, y el conocimiento de Dios en lugar de holocaustos, pero ustedes, como los hombres, han violado el pacto y me traicionaron, dijo el Señor.' Miqueas dijo en el capítulo 4, que en los últimos días que el monte de la casa de Jehovah será establecido como cabeza de los montes, y será elevado más que las colinas; y correrán a él los pueblos. Muchas naciones vendrán y dirán: "Venid, subamos al monte de Jehovah y a la casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos, y nosotros caminemos por sus sendas." ... Ahora, ustedes judíos, consideren esto: ¿No es éste el nuevo pacto, donde muchas naciones ahora llegan a ser enseñadas por Dios? ¿No les enseña Dios sus caminos para que caminen; y él juzgará entre el pueblo, y juzgará a muchas naciones fuertes, ... ¿Y no es esto en los días del Mesías, que muchos testifican?

El profeta judío Miqueas escribe en el capítulo 5: "Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo, desde los días de la eternidad. Él se levantará y los apacentará con el poder de Jehovah, con la grandeza del nombre de Jehovah su Dios, y se establecerán, porque entonces será engrandecido hasta los fines de la tierra."... Y ahora ustedes, judíos, ¿no fue profetizado aquí que el Mesías vendría de Belén de Judá, para ser gobernante? Y éste es el Hijo que la virgen dio a luz, el Emanuel. Cuando ella, María, la virgen, había dado a luz, a quien el ángel aconsejó llamar su Hijo, a saber, Jesús; todo Jerusalén estaba en alboroto. Miren hacia atrás ustedes judíos; ¿Acaso Herodes, el rey de ustedes, quien también estaba atribulado, no reunió a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, y les demandó que respondieran dónde había de nacer el Mesías? Y le dijeron: 'En Belén de Judá', como profetizó Miqueas en el capítulo 5:2,4. "Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo, desde los días de la eternidad. Él se levantará y los apacentará con el poder de Jehovah, con la grandeza del nombre de Jehovah su Dios, y se establecerán, porque entonces será engrandecido hasta los fines de la tierra."... ¿Ahora ustedes, judíos, no estaba escrito aquí que el Mesías vendría de Belén de Judá, para ser gobernador? Este es el Hijo que la virgen dio a luz, el Emanuel.

*El profeta judío, Miqueas, escribió sus profecías 700 años antes de Cristo.

¿No buscó Herodes en su envidia la destrucción de este Mesías? Pero Herodes no tuvo éxito en matarlo, para que se cumpliera lo que fue dicho por el profeta Jeremías, Jeremías 31, cuando mató a los niños de esa edad: "Así ha dicho Jehovah: "Voz fue oída en Ramá; lamento y llanto amargo. Raquel lloraba por sus hijos, y no quería ser consolada por sus hijos, porque perecieron." Y el Mesías fue llevado a Egipto cuando Herodes quiso matarlo para que se cumpliera lo que se había dicho de él: 'de Egipto llamé a mi hijo,' Oseas 11:1. Así que aquí ustedes pueden ver que está claro, que el Mesías nació en Belén; ahora vean ustedes según la profecía: una virgen tuvo un hijo y lo llamó Emanuel; y si no nació en Belén, según el número de Daniel, y la profecía de los profetas sobre él.

Y en el Salmo 2, '¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos traman cosas vanas?Se presentan los reyes de la tierra, y los gobernantes consultan unidos contra Jehovah y su ungido.

¿No es éste el Mesías? ¿Y no se cumplió esto entre ustedes cuando él vino? ¿Hasta este día no se enfadan ustedes contra él? Además, el Señor dijo en el mismo salmo: "Tú eres mi hijo; yo te engendré hoy. Besad al hijo, no sea que se enoje y perezcáis en el camino; pues se enciende de pronto su ira. ¡Bienaventurados todos los que en él se refugian!", en este Hijo. Y otra vez dijo en el Salmo 16: "A Jehovah he puesto siempre delante de mí; porque está a mi mano derecha, no seré movido. Por tanto, se alegró mi corazón, y se gozó mi lengua. También mi cuerpo descansará en seguridad. Pues no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción."

Ahora bien, ¿no es éste el Mesías, el Emanuel, nacido de la virgen, esa señal que Dios les dio, que obró señales y milagros entre ustedes, aunque lo despreciaron, y se maravillaron con él, y lo crucificaron, y lo enterraron, quien resucitó al tercer día, y no vio la corrupción; pero Dios lo resucitó, quien está a su diestra. ¿No les dieron sus sacerdotes una gran suma de dinero a los soldados que cuidaron su sepulcro donde fue puesto, para decir que los discípulos lo habían robado de noche? ¿No lo crucificaron ustedes entre dos ladrones? ¿No fue él nombrado entre los transgresores? Lean Isaías antes: y cuando ustedes lo crucificaron, ¿no dijeron ustedes judíos: "En Jehovah confió; que él lo rescate. Que lo libre, ya que de él se agradó." Salmos 22. Y en el Libro de la Sabiduría 2:16-20 , ¿No cumplisteis los dichos allí: 'Se gloría de que Dios es su Padre, veamos si sus palabras son verdaderas, demostremos lo que sucederá al final de él; porque si el justo es el Hijo de Dios, Él lo ayudará y lo librará de la mano de su enemigo; condenémoslo con una muerte vergonzosa'. Y esto hicieron cuando crucificaron al Mesías: como se dice en el Salmo 31:5 'en tus manos encomiendo mi espíritu' ... Y en el Salmo 34:20, 'Él guardará todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrantado'. Así que se cumplió esto en el Mesías, no se rompió ni un hueso suyo; aunque ustedes rompieron las piernas de los ladrones [para terminar de matarlos antes del comienzo del sábado], pero no tuvieron poder para romper sus huesos. Por lo tanto, se dice en Salmo 40:6-8, 'El sacrificio y la ofrenda no te agradan; tú has abierto mis oídos. Holocaustos y sacrificios por el pecado no has pedido [tomen nota, judíos,]. Entonces dije: "He aquí, yo vengo. En el rollo de pergamino está escrito acerca de mí: 'El hacer tu voluntad, oh Dios mío, me ha agradado; y tu ley está en medio de mi corazón.'" ¿No es éste el Mesías, el Emanuel, a quien ustedes crucificaron? En el volumen de la ley y de los profetas estaba escrito de él; ustedes nunca deben esperar ver otro. Y así en Isa 63:3, 'He pisado el lagar yo solo.'

*Escrito por Salomón, 950 años antes de Cristo, el Libro de la Sabiduría estaba en el Antiguo Testamento de la Septuaginta; fue originalmente incluido en la Biblia King James, pero fue eliminado en versiones posteriores.

Así que, si a ustedes judíos les importara, Oseas 6:6, 'el Señor deseó misericordia y no sacrificio, el conocimiento de Dios más que holocaustos.' Y cuando esta señal apareció entre ustedes, esta virgen tuvo un hijo, Emanuel; 'entonces el Señor confirmó su pacto con un juramento que hizo con Abraham, Isaac y Jacob, concerniente al Mesías,' Salmo 105 y Salmo 110:1,4, 'Dios dijo a mi Señor: "Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos como estrado de tus pies."Jehovah juró y no se retractará: "Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec." ¿No es éste el Mesías, el Emanuel que vino entre ustedes según el número de Daniel? Y en el Salmo 118 'La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la principal del ángulo. De parte de Jehovah es esto; es una maravilla a nuestros ojos.'

*El profeta judío, Oseas, escribió sus profecías 700 años antes de Cristo.

¿Y no es éste el Emanuel, que nació de una virgen, el Mesías, que vino a ustedes según la profecía de Daniel hace más de mil seiscientos años atrás, a quien ustedes, judíos, que eran los supuestos constructores de un pueblo para el cielo, rehusaron y rechazaron? Y por lo tanto, ¿no fueron sus ciudades, sus casas y su religión arrojadas por la tormenta de Tito, y no fueron ustedes soplados sobre todas las naciones? Y en el Salmo 132: 'Por causa de tu siervo David, no rechaces el rostro de tu ungido. Con verdad juró Jehovah a David, y no se apartará de ello: "Del fruto de tu cuerpo pondré sobre tu trono. Allí haré surgir el poderío de David; he preparado una lámpara para mi ungido.'

*El rey David escribió sus profecías mil años antes de Cristo.

Ahora bien, ustedes Judíos, ¿no habla esto del Mesías? ¿Acaso él no iba a venir de la simiente de David y Abraham, como Dios había prometido y jurado? Vean en Daniel, si no él vino según el número del ángel Gabriel. En Isa 8 'entonces él será vuestro santuario; pero será piedra de tropiezo y roca de escándalo para las dos casas de Israel, red y trampa para los habitantes de Jerusalén. De entre ellos muchos tropezarán y caerán, y serán quebrantados. Quedarán atrapados y apresados. Ata el testimonio y sella la ley entre mis discípulos.' ¿No se habla esto acerca del Mesías? ¿No eran ustedes el pueblo que tropezó y cayó? ¿No era él una piedra de tropiezo para las dos casas de Israel? Él no fue un santuario para ustedes que se aferraron a su santuario exterior. ¿No esperaron muchos millares entre ustedes judíos al Mesías, y le recibieron en aquel tiempo cuando él vino? Muchos de sus discípulos creyeron en él y lo recibieron, entre los cuales la ley y el testimonio estaban atados y sellados entre ellos; y ustedes tropezaron con él, esta piedra. ¿No es ésta la piedra que Daniel interpretó en el sueño de Nabucodonosor, que desmenuzará a las cuatro monarquías, y se convertirá en un gran monte, y llenará toda la tierra, la cual establecerá un reino que nunca tendría fin; y los reinos de ustedes tuvieron un fin, y acabaron. ¿No era él sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec? Pero los sacerdotes murieron y tuvieron un fin; y aunque ustedes lo crucificaron, él resucitó, está a la diestra de Dios, y es sacerdote para siempre, quien vive para salvar al máximo, y hace la intercesión, que no es según el orden de Aarón, sino según el orden de Melquisedec.

Y se dice del Redentor, Isa 49: "Se vistió con la coraza de justicia, y puso el casco de salvación sobre su cabeza. Se vistió de ropas de venganza y se cubrió de celo como con un manto. Entonces el Redentor vendrá a Sion. Y a los de Jacob que se arrepientan de la transgresión [pecado], Jehovah les dice: "En cuanto a mí, éste será mi pacto con ellos: 'Mi Espíritu que está sobre ti y mis palabras que he puesto en tu boca no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tus descendientes, ni de la boca de los descendientes de tus descendientes, desde ahora y para siempre'", ha dicho Jehovah." Muchos testificaron que este pasaje se cumplió [650 años más tarde] cuando el Mesías vino, según los profetas, a ustedes judíos. Muchos lo recibieron; pero ustedes judíos que no se apartaron de sus transgresiones, mientras vivían en su ceguera - ustedes tropezaron, y la oscuridad los cubrió - ¡oscuridad total!

Pero en Isa 60, "las naciones vendrán a su luz." Esta profecía es testificada por muchos de los gentiles que han venido a su luz. Porque se dice: "El más pequeño equivaldrá a mil; y el menor, a una nación poderosa. Yo, Jehovah, a su tiempo lo apresuraré." ¿No es ésta la rama que el Señor mismo ha plantado? Y muchos son testigos de ello, aunque ustedes no lo pueden ver hoy en día, y ver su reino. 'Tus puertas estarán abiertas continuamente. No se cerrarán ni de día ni de noche, para que sean traídas a ti las riquezas de las naciones, y te sean conducidos sus reyes [aunque ustedes judíos ciegos no pueden verlo], y los llamarán Ciudad de Jehovah, Sion del Santo de Israel, él quien es el gozo de muchas generaciones. Ustedes mamarán la leche de las naciones,' lo que significa que los gentiles tienen pechos [pechos de consolaciones para Israel espiritual].

En Isa 61, 'El Espíritu del Señor Jehovah está sobre mí, porque me ha ungido Jehovah. Me ha enviado para anunciar buenas nuevas a los pobres, para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros [en esclavitud del pecado] apertura de la cárcel. "... ¿Y no se cumplió esto cuando él vino, según la profecía de Daniel? ¿Acaso no abrió el libro entre su pueblo y les dijo que esto se había cumplido en una de sus sinagogas en Nazaret cuando uno de ustedes le entregó el libro de Isaías? Entonces ustedes se maravillaron por causa de él, por sus palabras de gracia durante un tiempo; pero pronto cambiaron, y lo echaron de su ciudad, para arrojarlo de la cima de una colina.

En Isa 66, donde dijo, 'el cielo es mi trono, y la tierra es el estrado de mis pies. ¿Dónde está esa casa que me edificaréis? ¿Dónde está ese lugar para mi reposo?'

Ustedes que miran tanto a su templo exterior, ¿no les dijo Jesús, el Mesías, que sería derribado, y que no quedaría una piedra sobre otra en esa generación? ¿No fue destruido por Tito y su ejército en el año 70 d.C.? ¿Lo han construido desde entonces?

¿No dice el Señor: "Mi mano hizo todas estas cosas; es así como todas estas cosas llegaron a existir, dice Jehovah. Pero a éste miraré con aprobación: al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante mi palabra." Y en Jeremías 31 "Porque éste será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehovah: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: 'Conoce a Jehovah.' Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehovah. Porque yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré más de su pecado." Y ahora tomen nota, este es un pacto después de estos días: ustedes tuvieron el antiguo pacto antes, donde estaban enseñando uno al otro a su hermano, ... y donde ustedes estaban escribiendo las leyes, las leyes escritas en tablas de piedra; pero aquí el Señor es el escritor, en el nuevo pacto, para escribirlas en sus corazones; por lo tanto, a medida que reciben este pacto, y entran en este pacto, sus pecados e iniquidades serán perdonados y no serán recordados más. Así que Dios dijo: 'Yo le daré por un pacto,' lo cual significaba su Mesías, el que es nacido de una virgen, a quien ustedes crucificaron. Si ustedes no lo reciben, ¿no creen que sus pecados e iniquidades serán recordados?

¿Cómo pueden los judíos, o cómo se atreven los judíos, a seguir reclamando el título para ser llamados pueblo de Dios? Porque "ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios, quienes entran en este pacto que Dios da, el cual es el nuevo pacto," porque ustedes tenían el antiguo antes.

Lea Jer 32, 'y les daré un solo corazón,' Ezequiel 11, 'pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. De la carne de ellos quitaré el corazón de piedra y les daré un corazón de carne.' Ahora los que creyeron en el Mesías, son testigos de esto; sí, aquellos judíos que creyeron en él más de mil seiscientos años atrás, fueron testigos de este nuevo espíritu, este único corazón, este corazón de carne y este nuevo pacto; pero ustedes que no creyeron y no creen, son testigos del corazón de piedra y el antiguo espíritu, derramado sobre el antiguo pacto, tropiezan con lo nuevo, y quebrantan el antiguo también, y son despreciadores del nuevo pacto, y del juramento de Dios acerca de él.

*El profeta judío Ezequiel escribió sus profecías 580 años antes de Cristo.

Y otra vez, el Señor dijo en Ezequiel 18: 'Echad de vosotros todas vuestras transgresiones que habéis cometido, y adquirid un corazón nuevo, una mente nueva y un espíritu nuevo. Ciertamente, yo no quiero la muerte del que muere, dice el Señor Jehovah. "Volveos y vivid".' Ahora ustedes judíos pueden ver, que sin apartarse de la transgresión ustedes no pueden vivir, ni tienen un corazón nuevo, ni un nuevo espíritu; y al no volverse, ustedes mueren. El Señor dijo: "Ciertamente, yo no quiero la muerte del que muere." Eze 34. "Yo levantaré sobre ellas un solo pastor. Él las apacentará y así será su pastor. Yo, Jehovah, seré su Dios, y mi siervo David será príncipe en medio de ellos. Estableceré con ellos un pacto de paz."

¿No es éste un pastor que el Señor establecerá, el Emanuel, nacido de la virgen, que vino según la profecía de Isaías y según el número de Daniel? Y cuando él vino, ¿no dijo él que era el "verdadero pastor, que dio su vida por sus ovejas"? ¿Y no es el pacto de paz del que habla Ezequiel? ¿No vino él de la simiente de David? ¿Acaso ustedes no rechazaron este pastor, este alimentador y su pacto de paz, y esta simiente de David? Por lo tanto, ¿qué semilla impía [espiritual] han encontrado ustedes?

Y Ezequiel en el capítulo 36, 'dijo el Señor, entonces esparciré sobre vosotros agua pura, y seréis purificados , ... Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, ... yo abriré vuestros sepulcros. Os haré subir de vuestros sepulcros, y pondré mi Espíritu en vosotros. Además, haré con ellos un pacto de paz; será un pacto eterno con ellos. Los multiplicaré y pondré mi santuario entre ellos para siempre. Mi tabernáculo estará junto a ellos; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo, y David será su gobernante para siempre.'

Ustedes deben saber que este era el Mesías, la simiente de David, porque David había muerto mucho tiempo antes. Pero ustedes primero deben salir de sus tumbas de pecado y maldad, y de sus propias tradiciones, y salir del antiguo pacto, antes de entrar en el nuevo. Si ustedes conocen esta simiente de David, el Mesías, deben salir de la semilla de transgresión y rebelión, ceguera y tinieblas, y verse a sí mismos en las tumbas, y sus huesos esparcidos, antes de que puedan ser reunidos con este único pastor, que Dios pone sobre su pueblo en el nuevo pacto. Lean los capítulos 36 y 37 de Ezequiel.

Miqueas 4:1-2 e Isaías 2:2-3: "Acontecerá en los últimos días que el monte de la casa de Jehovah será establecido como cabeza de los montes, y será elevado más que las colinas; y correrán a él los pueblos. Muchas naciones vendrán y dirán: "Venid, subamos al monte de Jehovah y a la casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos, y nosotros caminemos por sus sendas." Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehovah." Ahora ustedes que no recibieron al Mesías no han perdido estos últimos días de la enseñanza de Dios y han descuidado estos últimos días de la enseñanza de Dios, a la cual muchos han venido, y pueden decir, "él les enseña sus caminos, y ellos caminan por sus sendas."

Comentario del editor del sitio: Note cómo Miqueas e Isaías son profecías casi textualmente idénticas; esto es evidencia de un solo autor - el Espíritu Santo de Dios.

Y este reino que debía venir a la hija de Jerusalén: muchos en el tiempo cuando el Mesías vino, tanto lo recibieron como rey como también fueron herederos de su reino; y por lo tanto hay muchos en este día. Pero ustedes que rechazaron al Mesías, rechazaron tanto al rey como al reino, y las enseñanzas de Dios en su monte. Miqueas 4:1-8. Así que la palabra de Habacuc 1:5 ha venido sobre ustedes, 'observad entre las naciones y mirad. Quedaos asombrados y atónitos, porque yo haré en vuestros días algo que aun si se os contase, no lo creeríais;' porque no quisieron creer al profeta Jeremías, ni a los otros profetas, ni al Hijo, el Mesías, el Emanuel, nacido de la virgen; aunque los que creyeron en él, el justo, vivirán por su fe. Así ustedes pueden ver en Habacuc 2:4, porque la visión fue para un tiempo determinado, y al final habló, la visión o la señal, como ustedes pueden leer en Daniel e Isaías.

*El profeta judío Habacuc escribió sus profecías por lo menos 600 años antes de Cristo.

En Zacarías 12:10, donde el Señor dijo: "Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de súplica. Mirarán al que traspasaron y harán duelo por él con duelo como por hijo único, afligiéndose por él como quien se aflige por un primogénito." Y ahora tomen nota, ustedes judíos, ¿qué es aquel a quien ustedes han traspasado? ¿No es el Emanuel, nacido de una virgen, el Mesías, quien vino según el número de años de Daniel? Los que creyeron en él lloraron amargamente, y sus corazones fueron punzados; así ustedes pueden mirar hacia atrás más de mil seiscientos años desde entonces; ellos llegaron a aprender de él. Ustedes que permanecen inmóviles en su ceguera y dureza de corazón, y no se han lamentado, y no creen en aquel a quien han traspasado, no pueden presenciar el espíritu de gracia y súplica sobre ustedes, como lo hicieron aquellos que sí miraron a aquel que habían traspasado. Mal 3:1 'He aquí yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí. Y luego, repentinamente, vendrá a su templo el Señor a quien buscáis ... ¿Quién podrá resistir el día de su venida? Porque él es como fuego purificador,'... Mal 4:5, 'He aquí yo envío al profeta Elías antes de que venga el día de Jehovah, grande y temible. Él hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga yo y golpee la tierra con destrucción.' Y cuando llegó este Elías, ¿no hicieron con él lo que enumeraron? Entonces, ¿no vino él delante del Mesías, y preparó el camino delante de él? Porque ustedes sí creyeron que Juan Bautista era un profeta, algunos de ustedes; y algunos dijeron que era un demonio. ¿No profetizó Isaías de él en el capítulo 40 y en el versículo 3? 'Una voz proclama en el desierto: "¡En el desierto preparad el camino de Jehovah; enderezad calzada en la soledad para nuestro Dios! ¡Todo valle será rellenado, y todo monte y colina rebajados! ¡Lo torcido será convertido en llanura, y lo escabroso en amplio valle! Y todo mortal verá la gloria de Jehovah." ¿No era éste Juan, el hijo de Zacarías, de quien profetizó Isaías? ¿Acaso Juan no cumplió aquí la profecía de Isaías, el precursor de Cristo? Por lo tanto, si ustedes no creen ni el profeta Isaías, ni el profeta Juan, ni el Mesías, el Emanuel, nacido de una virgen, que vino según el número que el ángel le dio a Daniel, pero sus caminos torcidos no son rectos, ni su espíritu áspero y su mente no son suavizados, y su montaña de pecado no es rebajada; y, por tanto, ¿cómo podrían ustedes ver la salvación de Dios cuando él vino? Pero ustedes ocultaron sus rostros de él, y así cumplieron la profecía de Isaías. Pero cuando Dios les había dado un templo, cuando el Mesías vino, él encontró que en el templo se vendía bueyes, ovejas y palomas; y cambiadores de dinero sentados allí, el cual debería haber sido una casa de oración; por lo tanto ¿no se cumplió aquí el Salmo? Salmo 69:9, 'El celo por la casa de mi Padre me ha consumido.'

*El profeta judío, Zacarías, escribió sus profecías por lo menos 600 años antes de Cristo.

Zac 9:9: "¡Alégrate mucho, oh hija de Sion! ¡Da voces de júbilo, oh hija de Jerusalén! He aquí, tu rey viene a ti, justo y salvador, humilde y montado sobre un asno, sobre un borriquillo, hijo de asna." Ahora bien consideren, ¿no vino él así en su Jerusalén en un borriquillo, este Emanuel, este Mesías? ¿No se regocijaron muchas de sus hijas, y clamaron Hosana? Pero sus sacerdotes que eran ciegos, y el resto de los escribas, fariseos y judíos, lo criticaron y blasfemaron contra él. 'Y él hablará de paz a las naciones. Su dominio será de mar a mar y desde el río hasta los confines de la tierra. Y a ti también, por la sangre de tu pacto libertaré a tus prisioneros de la cisterna sin agua.' Zac 9:10-11

En Zac 11:12-13, 'Y les dije: "Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo." Y pesaron por salario mío treinta piezas de plata. Entonces Jehovah me dijo: "Échalo al tesoro. ¡Magnífico precio con que me han apreciado!" Yo tomé las treinta piezas de plata y las eché en el tesoro, en la casa de Jehovah.' ¿Y no le dio su sumo sacerdote a Judas treinta monedas de plata para traicionar al Mesías? Por lo tanto, no fue esta profecía cumplida en ustedes, como dice David en el Salmo 41:9, 'Aun mi amigo íntimo, en quien yo confiaba y quien comía de mi pan, ha levantado contra mí el talón.' ¿No se cumplió esto en su Judas?

También David dijo en el Salmo 69:21-23,25: "Además, me dieron hiel en lugar de alimento, y para mi sed me dieron de beber vinagre. Séales una trampa la mesa que tienen delante; lo que es para bien, séales tropiezo. Oscurézcanse sus ojos para no ver, y haz que siempre tambaleen sus lomos. Quede desolada su casa, y en sus tiendas no haya morador." Ahora, consideren cuando vino el Mesías, y cuando ustedes lo crucificaron, ¿no le dieron vinagre y hiel para beber? ¿No se había convertido su mesa en lazo y en la trampa para ustedes, en sus ojos cegados y sus aposentos desolados, que ustedes tuvieron en Jerusalén en el tiempo de David? Entonces, ¿cómo pueden decir que ese no era el Mesías en todas estas profecías que ustedes han cumplido acerca del Mesías?

En el Salmo 109:8, "Sean pocos sus días, y tome otro su oficio." Esto se dijo de Judas, a quien sus principales sacerdotes le dieron treinta monedas de plata, para que traicionara al Mesías en sus manos: 'que otro tome su oficio', es decir, otro discípulo de Jesús, el Mesías, el Señor, fue puesto en su lugar: así también esto se cumplió.

Salmo 22:16,18, 'Los perros me han rodeado; me ha cercado una pandilla de malhechores, y horadaron mis manos y mis pies. Reparten entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echan suertes.' Ahora bien, ustedes, Judíos, ¿no se reunieron a menudo para crucificarle? Cuando lo crucificaron, ¿no le horadaron las manos y los pies? ¿No repartieron sus vestiduras entre ustedes, las del Mesías, cuando lo crucificaron? ¿No echaron suerte sus soldados sobre sus vestidos? ¿No dice Moisés en Deuteronomio 18: "Jehovah tu Dios te levantará un profeta como yo de en medio de ti, de entre tus hermanos. A él escucharéis." Y añadió: "Les levantaré un profeta como tú, de entre sus hermanos. Yo pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande. Y acontecerá que todo el que no haga caso a mis palabras que él hablará en mi nombre, yo le pediré cuentas." Ahora bien, este profeta, como Moisés, era el Mesías, que era la señal, nacido de una virgen, según la profecía de Isaías; y Daniel contó los años hasta el Mesías, y el tiempo en el que sería cortado, para hacer de su alma un sacrificio, según el profeta: "Nunca en Israel se levantó otro profeta como Moisés, a quien Jehovah conociera cara a cara", como dice Deuteronomio 34:10. Así que este profeta que Dios ha levantado, como Moisés, a quien el pueblo debiera oír en todas las cosas, no era Josué, sino el Mesías, a quien ustedes no quisieron oír, ni lo oyeron; y por lo tanto, al no oírlo, no oyeron a los profetas. Y Dios le dijo a Abraham: "En ti serán benditas todas las familias de la tierra," Gen 22. Y Gén 18: 'Todas las naciones de la tierra serán bendecidas en la simiente de Abraham; y sé que mandará a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino de Jehovah, practicando la justicia y el derecho." Y en Génesis 22: "Y el Señor le dijo a Abraham: --He jurado por mí mismo, dice Jehovah, que porque has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único, de cierto te bendeciré y en gran manera multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y en tu descendencia serán benditas todas las naciones de la tierra." Y por lo tanto, ¿no era la ofrenda de Abraham de su único hijo Isaac, un tipo del Mesías que hizo de su alma una ofrenda, el Mesías que hizo de su alma un sacrificio por los pecados de los hombres, quien según la carne era de la simiente de Abraham, quien era el hijo de Dios, una señal y maravilla para ustedes hasta el día de hoy, que una virgen daría luz a un hijo? ¿No dijo Jacob en su lecho de muerte, Gen 49:8,10, cuando llamó a sus hijos, y dijo a Judá, cuando profetizó a todos ellos: "Judá, tus hermanos te alabarán. Tu mano estará sobre el cuello de tus enemigos, y los hijos de tu padre se postrarán ante ti. El cetro no será quitado de Judá, ni la vara de autoridad de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y le obedecerán los pueblos?" Ahora consideren, ¿no continuó el cetro en Judá hasta que vino Siloh, el Mesías? ¿No fue quitado el cetro de Judá más de mil seiscientos años atrás, después de que ustedes crucificaron al Mesías? ¿No fueron derribadas sus murallas y la ciudad de Jerusalén, pisoteadas, y no fueron ustedes dispersados por todas las naciones? ¿No ha desaparecido el cetro de ustedes? Así que consideren estas cosas, cuánto tiempo ha pasado desde que ustedes perdieron su cetro. No sería quitado hasta que viniera Siloh; y él vino, y ha venido, y ustedes no lo escucharon, siendo un pueblo de dura cerviz.

¿No está claro que el Mesías vino de la simiente de David y de Abraham, según los profetas, que nació de una virgen, aunque ustedes fueron rebeldes, como ustedes pueden ver de Moisés a través de los profetas hasta el Mesías? Aunque algunos de ustedes en todas las épocas creyeron, sin embargo, por la mayoría de ustedes, qué pueblo de dura cerviz eran ustedes, que sus ojos estaban cegados, su mesa fue hecha una trampa, y ustedes se quedaron pegados en el antiguo pacto, y se opusieron al nuevo. No se inclinaban sus espaldas a menudo; sí, y ahora bajo todos los gobiernos del mundo. Así que la profecía de Isaías ha venido sobre ustedes, diciendo: 'Di a este pueblo.' Isaías 6:9, 'Oís bien, pero no entendáis; y miráis bien, pero no comprendéis. Engorda el corazón de este pueblo; haz pesados sus oídos y ciega sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se vuelva a mí, y yo lo sane.' Esta es una condición triste. No quisieron recibir al Emanuel, nacido de una virgen; y por lo tanto, ¿no fue la salvación enviada a los gentiles, para que los gentiles glorificaran a Dios por su misericordia a través del Mesías?" Por tanto, yo te confesaré entre las naciones, y cantaré a tu nombre." Salmo 18:49. Y otra vez dijo: "Alegraos, naciones, con su pueblo." Ahora bien, los gentiles pueden regocijarse con los judíos que eran creyentes en el Mesías. Y Salmo 117, '¡Alabad a Jehovah, naciones todas! ¡Pueblos todos, alabadle!' Y otra vez Isaías dijo: 'Vendrá la raíz de Isaí, y el que se levantará para gobernar a las naciones; y las naciones esperarán en él.' Ahora bien, este es el Mesías que nació de una virgen, a quien ustedes crucificaron, el cual resucitó, en quien los gentiles se regocijan y confían, quien es su salvación; lean Isaías 11:10. Y así les fue dicho antes a ustedes: "El Señor vuestro Dios os levantará, de entre vuestros hermanos, un profeta como yo (dijo Moisés). A él escucharéis en todas las cosas que os hable. Y sucederá que cualquier persona que no escuche y obedezca a aquel profeta será destruida; y alejada del pueblo." Por lo tanto no fue el Mesías de la simiente de David y de Abraham; y cuando Dios lo había levantado y presentado, ustedes no lo oyeron, ni antes de que lo crucificasen, ni ahora cuando ha resucitado, quien vino según la profecía de Daniel; y por lo tanto en esto no oyen ni a Dios ni a Moisés, ni a los profetas, ni al ángel, ni al Hijo, el Mesías; y en esto ni guardan la ley, ni los profetas, ni el antiguo pacto, ni el nuevo, aunque muchas veces hablaron bien con sus bocas, pero sus corazones estaban lejos.

¿No ha sucedido aquello que el Mesías les dijo, 'que ustedes serían llevados cautivos, y muchos caerían a filo de espada, y Jerusalén estaría rodeada de ejércitos, y serían llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén serían pisoteada, (lean en Daniel 9 cómo esto fue predicho). ¿No fue Jerusalén construida y estuvo de pie hasta el Mesías, el Príncipe? Cuando vino el Mesías, ¿no fue él cortado? Después que el Mesías fue cortado, ¿no vino Tito, el príncipe del pueblo [romano], a destruir su ciudad y su santuario [en el año 70 d.C.]? Por lo tanto, no era éste el verdadero Mesías, el Emanuel, nacido de una virgen, y el profeta, que ustedes debían oír en todas las cosas; y los que le oyeron, y le oyen, dan testimonio de que la profecía de Joel se ha cumplido: 'el Señor está derramando su espíritu sobre toda carne, sus hijos, sus hijas, sus ancianos, sus siervos, sus sirvientas': estos son los días del Mesías; porque él dice: 'En aquellos días derramaré mi espíritu'; así por el espíritu de Dios ellos pueden alabar a Dios, hijos, hijas, ancianos, jóvenes, siervos, sirvientas; a través del Mesías, el Emanuel, que nació de una virgen, a quien ustedes crucificaron, y él resucitó, y está a la diestra de Dios, quien es nuestro profeta, pastor y pacto de paz, por medio de él podemos alabar a Dios, aleluya por los siglos de los siglos. Amén.

Ustedes que le desprecian, desprecian su salvación y están bajo el juicio de los profetas y del Hijo, como se puede ver en las escrituras; y por lo tanto, es tiempo para que se arrepientan, y se vuelvan a él.

 

Postdata

 

No se quebrará ni un hueso del Cordero Pascual. Num 9:12. No era éste un tipo del Cordero Pascual, el Mesías, de quien ustedes no tuvieron poder para romper ni un hueso, aunque le rompieron los huesos a los dos ladrones que fueron crucificados a cada lado de él.

Y en Deut 8, allí podrán ver cómo el Señor en el desierto humilló a sus padres para reprenderlos, y para saber lo que estaba en sus corazones, si guardarían sus mandamientos o no; por lo tanto los humilló, e hizo que tuvieran hambre, y los alimentó con maná, el cual no conocían, ni sus padres lo conocían, para enseñarles que el hombre no vive sólo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca del Señor; pero qué tan pronto sus antepasados se olvidaron de Jehová, y codiciaron las ollas de Egipto, como pueden leer en los libros de Moisés, cómo sus antepasados murmuraron contra el Señor y se volvieron en contra de él, sus profetas y su Hijo, el Mesías; en contra de quien ustedes están en rebelión hasta el día de hoy.

Salmo 8. ¿Y no se cumplió esto cuando el Mesías entró en Jerusalén sobre el potrillo de un asno? 'De la boca de los pequeños y de los que todavía maman has establecido la alabanza frente a tus adversarios.'

¿Y no dijo el Mesías estas palabras cuando ustedes lo mataron? Salmo 31: "En tus manos encomiendo mi espíritu; y has hecho subir mi alma del Seol; me has dado vida para que no descienda a la fosa. Cantad al Señor, vosotros sus santos." Por lo tanto los santos pueden cantar alabanzas al Señor, quienes conocen la resurrección del Mesías, cuya tumba ustedes observaron. Sin embargo, él se levantó, y todos sus centinelas fueron golpeados: pero sus sacerdotes les enseñaron a mentir y a decir: "Sus discípulos lo robaron", y ustedes se encuentran en estas mentiras y tumbas de pecado e incredulidad, ya que no creen que el Mesías ha venido y ha resucitado. Salmo 30:3

¿No era ésta la doctrina del Mesías para sus antepasados, que "los mansos heredarán la tierra y se deleitarán por la abundancia de paz. El impío maquina contra el justo y cruje sus dientes contra él." ¿Y no era esta la práctica de sus antepasados contra el Mesías? Salmo 37:12.

En el Salmo 78, 'abriré mi boca en parábolas; evocaré las cosas escondidas del pasado.' ¿No cumplió el Mesías estas palabras, y declaró las cosas escondidas del pasado, y habló en parábolas cuando vino?

Y en el Salmo 82, donde dice: 'Vosotros sois dioses; vosotros sois hijos del Altísimo.' ¿Y no persiguieron y mataron sus antepasados al Mesías diciendo, 'Él era el Hijo de Dios?'

En el Salmo 91, "Pues a sus ángeles dará órdenes acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos. En sus manos te llevarán, de modo que tu pie no tropiece en piedra." ¿Y no fue el Mesías probado y tentado por Satanás y ustedes en sus días, en el cual aquella escritura fue cumplida en él, cuando Satanás lo tentó y pervirtió esas palabras?

Y en el Salmo 110, donde dice: "Dios dijo a mi Señor: "Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos como estrado de tus pies." ¿No es éste el Mesías, y el Emanuel, nacido de una virgen, del que habló Isaías, el cual vino y le dijo a sus antepasados, más de mil seiscientos años atrás, "si David le llama al Mesías "Señor" en el espíritu; ¿cómo es, pues, su hijo?", lo cual ni ustedes ni sus antepasados respondieron alguna vez?

También en el Salmo 110, "Jehovah juró y no se retractará: "Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec." Ahora bien, ¿no era éste el Mesías, que no vino según la orden de Aarón, quien tuvo principio de días y fin de vida; pero él, el Mesías, es sacerdote para siempre, según la orden de Melquisedec, y no tiene principio de días ni fin de vida.

¿Y no ha sido cumplida la profecía de Isa 5 en ustedes, en la cual él dijo: "La viña ha sido destruida, y ustedes quienes la guardaron, que apedrearon a los siervos, y mataron al hijo, el heredero; y ahora ustedes y sus viñas has sido destruidos?" ¿Acaso el Mesías, cuando vino, no les mostró el cumplimiento de la profecía en esto? Por lo tanto, ¿no se oscureció el sol y la luna de ustedes, y sus estrellas cayeron, como pueden leer en los profetas? ¿No es esta una obra maravillosa que el Señor ha hecho sobre ustedes y una maravilla? Porque la sabiduría de sus hombres sabios ha perecido; porque el Señor los ha cubierto de espíritu de sueño, y ha cerrado sus ojos; y la visión ha llegado a ser en ustedes como las palabras de un libro sellado, para que ustedes no puedan leer el libro de los profetas, ni de la ley, que hablan del Mesías, ya que están fuera del espíritu. Aunque ustedes se acercan al Señor con sus bocas, y lo honran con sus labios, pero han alejado de él sus corazones; y el temor de ustedes hacia él es enseñado por los preceptos de los hombres; y esto Isaías previó y profetizó; y esto vio el Mesías, y halló entre ustedes cuando vino.

En Isa 54, se dice, 'todos tus hijos serán enseñados por Jehovah.' ¿Y acaso el Mesías cuando vino, no mostró el cumplimiento de esta profecía, de manera que muchos miles son testigos de la enseñanza de Dios, y su establecimiento de ellos en paz?

¿Y no se cumplió la palabra de Jeremías profeta, Jeremías 7, '¿Acaso este templo, que es llamado por mi nombre, es ante vuestros ojos una cueva de ladrones? He aquí que yo también lo he visto, dice Jehovah.' ¿Y no fue esto cumplido en los días del Mesías, más de mil seiscientos años después? ¿Y no dijo el Señor: Y os echaré de mi presencia como eché a todos vuestros hermanos?

¿No dijo el Señor en Oseas 6: 'Quiso misericordia, y no sacrificio; y el conocimiento de Dios más que los holocaustos; mas vosotros, como los hombres, transgredisteis el pacto, y por lo tanto, habéis transgredido contra mí; y como se esconden los merodeadores, así se esconden los sacerdotes. Ciertamente hicieron infamia.' ¿No se cumplió esto en los días del Mesías? ¿No eran los sacerdotes los más malvados con él? ¿No se reunieron en tropas para obrar mal contra él y matarlo? Si ustedes hubieran tenido misericordia, y el conocimiento de Dios, ¿habrían recibido al Mesías cuando vino, el Hijo nacido de una virgen?

Nuevamente [como en Mat 23:37], en 2 Esdras 1:30: 'El Señor te recogió, como la gallina recoge sus polluelos debajo de sus alas; pero ahora, ¿qué haré por ti? Te echaré fuera de mi vista.' ¿No los habría reunido el Mesías cuando vino, pero ustedes no quisieron oír? Por lo tanto, su casa ha sido desolada [el templo destruido], y ustedes fueron arrojados [dispersos en el exilio].

Y en el Libro de Sabiduría de Salomón* capítulo 2: 'Él nos reprende por ofender en contra de la ley (2:12); Él se jacta de tener el conocimiento de Dios (2:13); Él se llama a sí mismo el Hijo de Dios (2:13): él ha sido hecho para reprender nuestros pensamientos (2:14); (2:15) porque su vida no es como la de otros hombres, sus caminos son de otro modo (2:15): examinémoslo con reprimendas y tormentos, para que conozcamos su mansedumbre, y para probar su paciencia (2:19); condenémosle a una muerte vergonzosa (2:20).' ¿Y ustedes judíos, no cumplieron todo esto? ¿No son estos dichos verificados por ustedes acerca del Mesías?

*Escrito por Salomón, 950 años antes de Cristo, el Libro de la Sabiduría estaba en el Antiguo Testamento de la Septuaginta judía, la Biblia de la Vulgata Católica Romana. Originalmente fue incluido en la Biblia King James, pero fue eliminado en versiones posteriores. Debido a que Jorge Fox citó este libro, está incluido (en inglés solamente) en este sitio.

Y ustedes, hijos de Adán, que se llaman judíos, ¿qué les parece lo que dice 4 Esdras?* Capítulo 7: 'La esposa aparecerá, y saldrá y será vista, quien está ahora debajo de la tierra; porque mi hijo Jesús aparecerá con los que están con él, y los que queden se regocijarán dentro de cuatrocientos años; y después de estos años morirá mi Hijo, Cristo.' ¿Creen que él habló la verdad? ¿Qué Jesús era este, el ungido, de quien fue profetizado, que debía morir después de los cuatrocientos años?

*El Libro de Esdras es tan desconocido para la mayoría. Estaba en el Antiguo Testamento original y en la Biblia King James, pero después fue quitado. Partes de los libros están en Esdras y Nehemías. Debido a que Jorge Fox citó este libro, está incluido (en inglés solamente) en este sitio.

Jorge Fox

El propósito de este sitio web es mostrar cómo llegar a ser
libre de pecado
al beneficiarse del poder de Dios que produce cambio a través de la cruz,
que lleva a la unión con Dios en su reino.


Arriba | Quienes Somos | Inicio