La Cruz Perdida de la Pureza


Gracia Verdadera

El Espíritu del Señor está sobre mí,...para pregonar libertad a los cautivos
Lucas 4:18


Sois esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte,
o sea de la obediencia para justicia.

Rom 6:16



El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente.
Cuando usted haya entrado en el sitio de la Biblia en línea,
usted puede cambiar y actualizar el pasaje para ver cualquier versión de la Biblia que usted prefiera.

Todos estamos de acuerdo en que Jesús nos perdona por nuestros pecados pasados, pero ¿acaso Jesús vino para que podemos continuar pecando sin culpa, o vino para destruir el pecado? ¿Vino Jesús a liberar a los cautivos de la culpa, o vino a liberarnos de la servidumbre del pecado? ¿Vino Jesús para que podamos continuar pecando sin culpa, o vino para guiarnos al arrepentimiento y el perdón de los pecados? Si el conocimiento de la verdad nos libera, ¿de qué se supone que nos libera - de la culpa o del pecado?

Si usted piensa que Jesús vino para que podamos continuar pecando sin culpa, eso haría a Jesús un promovedor del pecado: ¿acaso la eliminación de la culpa no hace que el pecado sea más fácil para todos, permitiéndonos pecar más; significando que Jesús vino para que podamos pecar más, de modo que Jesús vino a promover el pecado? ¿Acaso esto no hace a Jesús impío? ¿Acaso el diablo podría hacer el pecado más fácil que el pecado sin culpa que esta doctrina le atribuye a Jesús? Éste es un engaño muy grande. Jesús dijo, Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado. Juan 8:34. Si somos esclavos del pecado, él no puede ser nuestro Señor. Cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen, ya se al pecado que lleva a la muerte, o la la obediencia que lleva a la justicia. Rom 6:16. ¿Qué pasa entonces con el arrepentimiento? El mensaje de él era: a menos que se arrepientan, todos ustedes perecerán. Lucas 13:3. Ciertamente nuestros pecados son perdonados mientras buscamos librarnos del pecado, pero más nos vale que nos estemos arrepintiendo para obrar nuestra salvación, que lleva a la purificación y el reposo, de lo contrario caeremos corto de la marca.

Hagamos, pues, todo esfuerzo para entrar en aquel reposo, no sea que alguien caiga en el mismo ejemplo de incredulidad y desobediencia [que los judíos [que los judíos en el desierto mostraron]. Heb 4:11. Esta es una seria advertencia a todos los que se llaman a sí mismos cristianos, para que eviten perder sus almas y ser excluidos del cielo, así como los judíos que murieron en el desierto y se les prohibió entrar en la tierra prometida debido a su incredulidad en las promesas de Dios, usted debe obrar con celo en la fe para alcanzar la promesa del reposo del sábado espiritual, lo cual es unión con Dios y la entrada en el reino de los cielos, dentro y alrededor de ustedes. Nosotros nos sentamos en Cristo para entrar en el reposo, para entrar en el reposo después de pelear contra nuestros enemigos; como el pueblo de Israel que entró en el reposo después de pelear y limpiar la tierra de los pueblos paganos que la rodeaban. Con la diferencia de que nuestros enemigos son espirituales: lujuria, ira, orgullo, egoísmo, envidia, codicia, avaricia, celos, mentiras, engaño, robos, inmoralidad sexual, lenguaje profano, y malos pensamientos, etc. La salvación es ser liberado del pecado y ser protegidos del mal, (santificados), de nuestros enemigos del pecado. Que no se diga de usted: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír. Isa 28:12

Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 1 Tes 4:7

Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios.
[La gente inmoral, impura o avara será excluida del cielo.]
Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia. Efe 5:5-6
Los desobedientes provocan la ira de Dios; incluyendo aquellos que piensan que son cristianos.

Con respecto al día del juicio, Cristo dijo que rechazaría a muchos que pensaban que eran cristianos, que incluso hacían milagros en su nombre.
Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?" Entonces les declararé: "Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!" Mat 7:22-23

Todo aquel que comete pecado, infringe también la Ley, pues el pecado es infracción de la Ley. 1 Juan 3:4

Enviará el Hijo del hombre a sus ángeles, y recogerán de su Reino a todos los que sirven de tropiezo y a los que hacen maldad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.
Mat 13:37-43

Sin santidad nadie verá a Dios. Heb 12:14
Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios. Mat 5:8 (Sin un corazón puro, usted nunca verá a Dios.)

Por lo tanto, si morimos mientras todavía estamos pecando, estamos serán excluidos del cielo. No hemos recibido suficiente gracia de Dios para liberarnos de la esclavitud del pecado.
Esta es la tarea—aunque no tenemos méritos, para recibir más gracia—suficiente para ser liberados del pecado.
Para recibir más gracia, debemos esforzarnos para entrar por la puerta angosta, porque les digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Luc 13:24

La gracia no es instantánea y no es salvación, como se cree comúnmente. El creer que usted es salvo, mientras todavía esté sumergido en el pecado, es ignorar, hacer caso omiso, y tratar con indiferencia muchos Biblia excepciones, requisitos y condiciones para calificar para la salvación, mas todos los mandamientos de Jesús, basándose en cuatro versículos de los miles que hay, para apoyar una salvación imaginaria; nunca tomándose la molestia de preguntar cómo esos cuatro versículos pueden ser interpretados en conjunto con las maravillosas enseñanzas y mandamientos de Jesús. Tales personas esperan que Jesús sea su excusa para no obedecer los mandamientos por los cuales él dejó su gloria en el cielo para venir a la tierra a enseñar; y después murió una muerte terrible, para mostrar el tipo de obediencia que todos debemos tener para poder agradar a Dios. Él no es su excusa. Él negará a todos los que continúan pecando. Sólo aquellos que hacen la voluntad del Padre entrarán en el reino del los cielos. Mat 7:21. Jesús dijo que él sólo hizo lo que Dios le mandó, no su voluntad; Jesús sólo hizo la voluntad del Padre. La voluntad del Padre es obediencia a sus mandamientos. Usted debeesperar, velar, escuchar, oír, obedecer... esperar, velar, escuchar, oír, obedecer..... buscar, escuchar, obedecer, para poder tener la capacidad de hacer la voluntad del Padre en vez de la suya.

Biblia en línea con comentario que muestra la verdadera esperanza, la verdadera fe, y la verdadera salvación. Comience con Juan 14 y Juan 17.
Revise las escrituras que muestran las consecuencias de no obedecer la voz del Señor
Vea los significados de:
El Padre nuestro
El Sermón de la montaña
El Salmo 23

Lo que Jesús hizo posible es lo siguiente: no importa cuán profundamente usted esté sumergido en el pecado, por la fe en el nombre de Jesús, usted tiene acceso a través de su justicia imputada al poder de Dios que produce cambio , para llegar a ser puro, siempre que usted esté motivado a buscar sus enseñanzas y su gracia que produce cambio. De modo que todos, a través de la fe en el nombre de Jesús, se pueden acercar al trono; y a través de la paciencia y la obediencia persistente a sus enseñanzas y mandamientos que Dios le hable a usted, (arrepentimiento), ser cambiado por la gracia, para eventualmente ser purificado y llegar a ser justo [recto]. Así como Abraham tuvo que ser físicamente circuncidado, nosotros debemos tener nuestros corazones circuncidados para poder agradar a Dios. Este sitio internet le muestra cómo.

Ananías y su esposa Safira eran miembros de la iglesia en Jerusalén. Abundante gracia había sobre todos ellos. No había, pues, ningún necesitado entre ellos, porque todos los que eran propietarios de terrenos o casas los vendían, traían el precio de lo vendido y lo ponían a los pies de los apóstoles. Y era repartido a cada uno según tenía necesidad. Pero cierto hombre llamado Ananías, juntamente con Safira su mujer, vendió una posesión, y se dejó parte del dinero; haciendo como si estuviera donando la cantidad completa. Tanto Ananías como Safira fueron destruidos inmediatamente por el Espíritu Santo; en efecto, le estaban mintiendo a Dios. Su muerte fue un ejemplo que produjo gran temor sobre todos en la iglesia. Hechos 4:33-35, 5:1-11.
Ahora pocos argumentarían que estos creyentes que tenían abundante gracia sobre ellos habían sido "salvos" si fueron destruidos por el Espíritu Santo por mentir.

Pero la gracia no nos hace justos [rectos] instantáneamente, Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia; Gál. 5:5
¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia? Rom 6:16,19. Obediencia lleva a la justicia.

Sin santidad, nadie verá a Dios. Heb 12:14

Jesús dijo: a menos que vuestra justicia sea mayor que la de los escribas y de los fariseos, jamás entraréis en el reino de los cielos. Mat 5:20
Jesús nos dijo que nuestra justicia tenía que exceder la de los fariseos: evitar cometer adulterio no es suficiente, no debemos ni siquiera mirar a una mujer para desearla; evitar el asesinato no es suficiente; no debemos guardar rencor en nuestro corazón; no es suficiente amar a nuestro hermano, debemos amar aún a nuestros enemigos; debemos bendecir a los que nos maldicen. Estos requisitos de justicia van más allá de restringir la conducta; ellos requieren un cambio de corazón, un corazón purificado. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones, vosotros de doble ánimo. Santiago 4:8. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro.

Los ministros de hoy dicen en error: "Debido a que usted tiene fe en Cristo, aunque continúe pecando, usted es justo y salvo."
Al que dice al impío: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán. Prov 24:24
Eventualmente usted maldecirá a todos los ministros que han promovido esta mentira perniciosa.
En efecto ellos le están diciendo: no busque, no obedezca, no tema, no se esfuerce.

Hay una justicia imputada que viene después de que nosotros hemos crucificado nuestra naturaleza pecaminosas por medio de la obediencia en la cruz.
Vea la nota 2 en Romanos 3 para los detalles de la justicia imputada.

Jesús le dijo a cinco de siete iglesias de creyentes en Apocalipsis que ellos estaban perdidos, en camino hacia la destrucción. Los creyentes de Esmirna estaban a punto de entrar en la tribulación, a quienes él animó. ¡Note otra vez! Jesús dijo que cinco de las siete iglesias cristianas de creyentes iban camino al infierno. Sólo la iglesia de Filadelfia estaba bien porque ellos habían guardado [obedecido] su palabra con paciente resistencia. El error ya se había establecido hace 2000 años atrás, hasta hoy en día, cuando la iglesia falsa está en todas partes, siendo la gracia un permiso para seguir pecando.

El Señor me ha dicho: "Donde hay obediencia, hay justicia; sin ella tendrás la Segunda Guerra Mundial."
Incluso Adolfo Hitler dijo que Jesús era su Señor y Salvador. — ¿un pecador salvado por gracia???? ¡No! ¡No! ¡No! ¡El pecado tiene que desaparecer!

Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia es justo, como él es justo. 1 Juan 3:7. Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le había ordenado hacer; para practicar la justicia nosotros también debemos poder sólo hablar lo que le oímos que nos ordena a decir y sólo hacer lo que Dios nos ordena hacer. Esta habilidad sólo viene después que hemos crucificado nuestro espíritu egoísta y el pecado ha sido destruído por el Espíritu al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces nosotros estamos caminando el mismo camino que Él caminó y estamos en el mundo como Él estaba con perfección, pureza, y santidad.

Jesús dijo: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Si usted todavía peca, usted es esclavo del pecado y Jesús no puede ser su Señor. Jesús mismo dijo, no pueden servir a dos señores. Lucas 16:13

De acuerdo con Pablo: Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo. 1 Cor 15:34
Pablo está hablando a los miembros de la iglesia en Corinto, gente que llamaban a sí mismos cristianos - ¡ellos creían en Jesús!

Y la gracia no nos justifica instantáneamente, porque buscamos ser justificados por Cristo. Gál 2:17

Con respecto a la salvación instantánea por medio de la gracia: de la Palabra del Señor en el interior: "son mentiras torcidas, y perniciosas, una falla fatal que extravía al justo." La gracia no salva a nadie instantáneamente. La verdadera operación de la gracia es un proceso que enseña acerca del arrepentimiento de la lujuria, para ser purificado del pecado, y para vivir piadosamente en pureza, lo que lleva a ver a Jesús trayendo la salvación al final del proceso de enseñanza y de arrepentimiento. La gracia está definida correctamente por el apóstol Pablo en Tito 2:11-14:

Porque la gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres,
enseñándonos a negar la impiedad y a los deseos mundanales,
y cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente,
y recibimos la esperanza bienaventurada, la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo,
quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado]
y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente para buenas obras. Tito 2:11-14

La cristiandad empezó a enseñar la mentira de salvación instantánea, excusando los pecados por medio de la gracia 2000 años atrás, y los oídos con comezón del mundo la adoptaron con un montón de maestros, y predicadores, tal como Pablo lo predijo. Por gracia somos salvos, pero sólo después que hayamos escuchado y obedecido al Señor por un tiempo. No hay una manera única, instantánea de recibir la salvación por la gracia; nosotros debemos crecer en la gracia y la esperanza hasta que veamos el fin de la Gracia, que es Jesús trayéndonos nuestra salvación:

Más bien, creced en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2 Ped 3:18

Por eso, sean resueltos de la mente, sean sobrios, y esperan hasta el final la gracia que os es traída en la revelación de Jesucristo. 1 Pedro 1:13

La gracia nos enseña qué negar. La Gracia (Jesús) nos lleva al arrepentimiento. Con nuestra obediencia a sus mandatos y órdenes, la gracia entonces quita el pecado, (aún el deseo de pecar), de nuestros corazones - para así redimirnos de todo pecado y purificarnos; la liberación de todo pecado es la verdadera definición de la salvación.

El evangelio de Jesús promete la liberación de la esclavitud del pecado, el reino de Dios mientras estamos en la tierra, y unión con Dios. Para llevar a cabo las promesas de Dios, usted debe buscarle, lo cual Jesús nos dijo que debemos hacer la prioridad más importante en la vida. Mat 6:33. Para buscarle, él nos dijo que debemos venir a Él. Él dijo que el sentarnos a sus pies y escucharle era la mejor parte, la única cosa necesaria, y que no será quitada. Por lo tanto nos sentamos en humilde silencio a medida que escuchamos su voz y sus palabras, y velamos para ver sus revelaciones. Cuando oímos sus mandatos, nosotros le obedecemos. La Biblia le llama a esto esperar a Dios. Esperar a Dios es sentarnos persistentemente en humilde silencio, escuchar su voz y sus palabras, velar para ver sus revelaciones, oír sus mandatos, y después obedecerle. Esta espera es la manera como recibimos las promesas del evangelio, incluyendo la salvación del pecado:

Y aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan. Heb 9:28

Y habiendo sido perfeccionado, [Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcan. Heb 5:9

Al esperar a Dios, recibimos las enseñanzas de la gracia, las convicciones de la gracia, y la eliminación del pecado por medio de la gracia, lo cual termina en nuestra salvación por gracia.

A continuación viene un análisis minucioso de la definición de la gracia presentada anteriormente.

  la gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado
  a todos los hombres:
  Tito 2:11

la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo, Juan 1:17, porque Jesús es la verdad, y Jesús es la gracia de Dios.

El Espíritu es dado a cada hombre: Pero a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos. 1 Cor 12:7

Dios le da a cada hombre que viene al mundo la verdadera luz, quien es Jesucristo, para que todos crean.

En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.
para que todos creyesen por medio en ella [la Luz, Cristo].
Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo. Juan 1:4-5,7,9

Dados a cada hombre son el Espíritu, la Luz y la Gracia; todos son el Espíritu de Dios.
La gracia es el Espíritu, y el Espíritu es el maestro, pero ella debe ser oída y obedecida.

De la Palabra del Señor en el interior: "En todo corazón está la gracia que purifica el corazón y el alma."
La gracia se ha manifestado a todos los hombres, pero la gracia debe ser recibido y obedecido a darse cuenta de la salvación.
Por medio de la gracia la luz le ruega a todos los hombres anónimamente que se alejen del mal; si el hombre ignora la verdad, entonces Dios lo ignora a Él. Si él recibe la verdad, entonces recibe por gracia más sabiduría y Espíritu.

Pedro... les declaró, 'Más bien, esto es lo que fue dicho por medio del profeta Joel:
Sucederá en los últimos días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne;
Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños.
De cierto, sobre mis siervos y mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Hechos 2:14-18

Pero a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos. 1 Cor 12:7

En el antiguo pacto, antes de Jesús, la salvación era sólo a los judíos.
Cristo la luz era el nuevo pacto para ser la salvación de Dios hasta los confines de la tierra:

Yo, Jehovah, te he llamado en justicia, y te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones, Isaías 42:6

dice: "Poca cosa es que tú seas mi siervo para levantar a las tribus de Israel y restaurar a los preservado de Israel. Yo te pondré como luz para las naciones, a fin de que seas mi salvación hasta el extremo de la tierra.' Isaías 49:6

que el Cristo había de padecer, y que él sería el primero en resucitar de los muertos y anunciar luz al pueblo [judío] y a los gentiles. Hechos 26:23

Pero la salvación le es sólo llevada a aquellos que le prestan atención y le obedecen a medida que le esperan persistente y pacientemente.

Y habiendo sido perfeccionado, [Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcan; Heb 5:9

Y aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan. Heb 9:28


Esperar a Dios es sentarse persistentemente en humilde silencio, escuchar su voz y sus palabras, velar para ver sus revelaciones, oír sus mandatos, y después obedecerle.

Ni tampoco es la gracia recibida instantáneamente con "creer en Jesús" o el bautismo del agua, y la gracia no es salvación, como se cree ampliamente en la cristiandad.

Con respecto a la salvación instantánea por medio de la gracia: de la Palabra del Señor en el interior:

La definición mentirosa de la gracia dada por el cristianismo supuestamente excusa el pecado en los "creyentes."
Esta mentira apareció por primera vez 2000 años atrás, cuando aquellos que no tenían paciencia dejaron la iglesia verdadera y comenzaron a predicar, como lo describe Judas:

Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, de los cuales desde antiguo se había escrito. Ellos son hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Dios en infracción de la ley y libertinaje, en un permiso para la inmoralidad, y niegan y repudian al único Soberano y Señor nuestro, Jesucristo. Judas 1:4

Estos hombres transfirieron el significado de gracia de la verdad: que con arrepentimiento el Espíritu de Dios nos manda a negar los deseos e impiedad, a medida que nos purifica para vivir una vida sobria y piadosa en este mundo presentelo cual es más bien transferido a la mentira torcida de que la gracia es un permiso para la inmoralidad que excusa todos los pecados pasados, presentes y futuros en los creyentes, excusando así a los creyentes para que vivan en sus deseos y su orgullo como les plazca, sin ninguna ley. Al decir que la gracia excusa todo pecado, estos hombres negaron y repudiaron a Jesús como su Señor y Maestro, quien dijo: "arrepiéntanse o perezcan, y no pequen más." No es lo que uno dice lo que hace a Jesús su Señor o Maestro, sino sus acciones — la indiferencia y la desobediencia a sus enseñanzas y mandatos lo niega a Él como Señor y Maestro.

Una persona que todavía peca podría erróneamente argumentar que está redimida de toda iniquidad, ¡pero no que la gracia lo ha purificado!
Y cuando la verdadera gracia ha lo ha purificado de toda iniquidad, usted ve a Dios, porque el corazón puro ve a Dios. Mat 5:8

Jesús hizo posible que la gracia estuviera disponible a todos los hombres por medio de la fe interna. De la Palabra del Señor en el interior:

Esteban Crisp, quien era uno de los primeros cuáqueros y quien moraba en el reino, escribió una carta a todo el pueblo con respecto al Camino Sencillo, de la cual una porción importante se cita a continuación:
"Porque aunque es cierto, nadie puede obedecer al Señor excepto por la gracia y poder que él les da; sin embargo Él ha hecho que su gracia, aquella que trae la salvación, se manifieste a TODOS los hombres, como en Tito 2:11; y ella apareció en ustedes, a quienes escribo, y ella los reprende. Ustedes deben acercarse a aquello que los golpea; entonces ustedes irán hacia la gracia de Dios; porque es su gracia la que lucha con ustedes, para alejarlos del mal que los reprende, y así fuera del mundo que está en el mal, hacia Dios de quien viene la gracia. Porque cualquiera que se entregue a los llamados del buen Espíritu de Dios, que se mueve en ellos, y en obediencia a él, se niegan a sí mismos de su propia voluntad, deseos y placeres malignos; a ellos no les falta el poder, sino que sienten que él está cerca de ellos, quien obra la voluntad [para arrepentirse] primero, después la acción [el arrepentimiento mismo] de acuerdo a su placer; por lo tanto la gloria llega a ser sólo de él.

Ahora, ustedes conocen el misterio de la cruz, y cómo ella es el poder de Dios, y todos los que rechazan la cruz se quejan por su falta. Por lo tanto, mientras vivan en la cruz, ustedes viven en el poder, la obediencia les es fácil, y todas las cosas les son posibles, por medio de ella; y mientras estén muriendo diariamente a aquello que es corruptible, ustedes sienten más vida, gozo, y placer en aquello que es eterno; sus deseos llegan a ser más y más fervientes después de un gozo completo y perfecto, en la unidad pura del Espíritu. A medida que aquellos buenos deseos crecen en ustedes, el separarse de aquello que los entorpece llega a ser más fácil, aunque es el pecado de su corazón, la Dalila y la favorita de ustedes; todos deben ir por el amor que ustedes tienen de la verdad. Aquellos que sólo tienen este amor, y continúan en él, son considerados dignos de ser herederos del reino de Dios.
.......
El deseo de mi alma es que sus cadenas sean quebrantadas, y que sus almas se puedan escapar; pero esto lo digo en el nombre del Señor a todos ustedes: no hay un camino para su liberación, sino ceder en su obediencia singular a ese testigo fiel y verdadero de Dios, que despierta y se mueve en ustedes en contra de sus pecados; y por lo tanto, esperen para sentir que su mente y su voluntad estén sujetas a él, para que ustedes puedan sentirse como uno de aquellas personas dispuestas en el día del poder del Señor. Dejen sus razonamientos en contra de obedecer la verdad, y de decir que ustedes no pueden [debido a] su falta de poder, y cuando Dios les de su gracia, entonces ustedes obedecerán; porque estos dichos son en vano."

Odie sus vanos pensamientos, palabras profanas, y esclavitud a sus placeres; ellos son sus enemigos. Al comienzo usted no puede detener completamente su mente para que no peque, porque su mente es carnal y la mente carnal es enemistad contra Dios, (y esta mente es destruida en la cruz y reemplazada con la mente de Cristo). Al comienzo usted no puede controlar completamente su lengua para que no peque, (y este control completo viene con la perfección). Sin embargo, usted puede controlar sus pies y sus manos; y usted puede aprender a controlar sus ojos, al practicar apartar la mirada de aquello que lo tienta. El temor de Dios es alejarse del mal. Si usted no deja de pecar al estirar sus manos para cometer el mal, y corriendo hacia el mal con sus pies, usted no está buscando sinceramente a Dios — usted no se ha arrepentido de las cosas básicas que están bajo su control. Para apartarse de la maldad con lo mejor de su capacidad es un requisito previo para buscar sinceramente a Dios y su salvación. La obediencia a aquello que usted entiende, y a lo que es capaz de hacer, lleva a la justicia. Si usted peca deliberadamente, cuando pudiera haber escogido no hacerlo, entonces usted está traicionando la sinceridad al buscar a Dios; y usted puede esperar recibir poca o nada de ayuda, hasta que usted muestre un verdadero alejamiento del mal, lo cual usted es capaz de hacer por la gracia de Dios que apoya su resolución. Por medio de su obediencia continua a aquello que usted conoce y es capaz de hacer, todos los deseos de pecar eventualmente serán quitados de su corazón por la gracia adicional del Señor.

Más bien, creced en la gracia, y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2 Ped 3:18

Por eso, sean resueltos de la mente, sean sobrios, y esperan hasta el final la gracia que os es traída en la revelación de (ustedes viendo a) Jesucristo. 1 Ped 1:13

  enseñándonos a negar la impiedad y a los deseos mundanales,
  y cómo vivir sobria, justa y piadosamente,
  en este mundo presente:
  Tito 2:12

Bueno y recto es Jehovah; por eso él enseñará a los pecadores el camino.
Dirige a los mansos en lo que es justo y enseñará a los humildes su camino. Sal 25:8-9


Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; pues no hablará por sí solo, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que han de venir. Juan 16:13

Así ha dicho Jehovah, tu Protector, el Santo de Israel:
Yo soy Jehovah tu Dios que te enseña a tener éxito, y que te conduce por el camino en que has de andar. Isa 48:17


la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 1 Juan 2:27

Te instruiré y te enseñaré el camino en que debes andar. Te guiaré con mis ojo. Salmo 32:8

Dejad de confiar en el hombre, cuyo aliento está en su nariz; pues, ¿qué valor tiene? ... ‘¡Mirad a mí y sed salvos, todos los confines de la tierra! Porque yo soy Dios, y no hay otro.’ Isa 2:22, 45:22

Está escrito en los Profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oye y aprende del Padre viene a mí. Juan 6:45

no os conduzcáis más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes,
teniendo el entendimiento entenebrecido, alejados de la vida de Dios
por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón.
Una vez perdida toda sensibilidad [remordimiento de conciencia], se entregaron a la sensualidad para cometer ávidamente toda clase de impurezas.
Pero vosotros no habéis aprendido así de Cristo,
asumiendo que ustedes realmente le habéis oído y habéis sido enseñados por él, así como la verdad está en Jesús. Efe 4:17-21


Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; Juan 16:13

Pero el Consolador, quien es el Espíritu Santo, y a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os hará recordar todo lo que yo os he dicho. Juan 14:26

  y recibimos la esperanza bienaventurada,
  la manifestación gloriosa del gran Dios
  y Salvador nuestro Jesucristo,
  Tito 2:13

Esto era traducido típicamente así: buscando la bendita esperanza, en vez de recibimos; sin embargo el texto griego de este versículo señala claramente que la palabra griega es prosdecomenoio, que se traduce como recibir. A aquellos que han sido entrenados en las doctrinad de Babilonia,, recibir a Jesús ve más allá de su experiencia; por lo tanto ellos tuvieron que traducir esto como buscar o esperar el regreso único y físico de Cristo ante todo el mundo. Sin embargo, como lo dice los siguientes versículos; aún David vio su rostro regularmente, si no continuamente.

¿Qué esperanza recibimos? Primero recibimos las enseñanzas de amor, los entendimientos, alientos, mandatos, y convicciones de la gracia de Dios. Con cada revelación nuestra fe aumenta, y nuestra esperanza aumenta, motivándonos a pasar aún más tiempo esperando los mandamientos y enseñanzas de Dios. A medida que seguimos los mandatos de Jesús que oímos, poco a poco, experimentamos la liberación gradual y milagrosa de los pecados, validando nuestros esfuerzos y motivándonos a perseverar hasta el fin, lo cual Juan explica cómo nuestra purificación resulta en recibir nuestra esperanza primordial:

Amados, ahora debemos ser hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos. Pero sabemos que cuando él aparezca, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro. 1 Juan 3:2-3

El rostro de Jesús aparece en su corazón:

La gracia es un proceso de purificación, el fin del cual es ver a Jesús trayéndole su salvación y vida eterna:

Más bien, creced en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2 Ped 3:18

Por eso, sean resueltos de la mente, sean sobrios, y esperan hasta el final la gracia que os es traída en la revelación de Jesucristo. 1 Ped 1:13

Conservaos en el amor de Dios, aguardando con esperanza la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. Judas 1:21

Él sólo aparece a aquellos que, habiendo obedecido sus mandamientos en amor del Señor, llegan a ser puros. Jesús claramente explica esto en Juan 14:21-24 a continuación:

El que tiene mis mandatos y los obedece, él es quien me ama. Y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.
Le dijo Judas, no el Iscariote: --Señor, ¿cómo es que te has de manifestara nosotros y no al mundo?
Respondió Jesús y le dijo: -- El que me ama, mi palabra guardará [me obedecerá, practicará mis enseñanzas]. Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él.
El que no me ama no guarda [y obedece] mis enseñanzas. Y las enseñanzas que escucháis no son mías, sino del Padre que me envió. Juan 14:21-24

El Nuevo Testamento está lleno de referencias a la segunda venida de Jesús como algo que sucedió entonces, no miles de años después. En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunas personas que en ese entonces estaban con él, 2000 años atrás, verían su gloriosa venida en las nubes con el reino antes que ellos murieran. Después Pablo, Jesús en Apocalipsis, Pedro, Santiago, y Juan, — todos dijeron pronto, el tiempo está cerca, un corto tiempo, él está a las puertas. El cristianismo despreocupadamente ignora esta enorme incongruencia entre lo que la Biblia dice claramente en contraste con lo que sus propios guías ciegos les enseñan. Sería un engaño cruel estar esperando que Él aparezca, si las 100 generaciones pasadas de creyentes en realidad no tenían ninguna esperanza de verlo alguna vez.

Hay una pagina web entera en este sitio dedicado a esta segunda venida: La segunda venida de Jesús está en el interior de los corazones de los creyentes purificados.

  quien se dio a sí mismo por nosotros,
  Tito 2:14

Sin embargo, vemos a Jesús, quien por poco tiempo fue hecho menor que los ángeles, coronado de gloria y honra por el padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. Heb 2:9

Quien se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. 1 Tim 2:6

Él es el sacrificio expiatorio por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. 1 Juan 2:2

La gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo, Juan 1:17.

  para redimirnos de toda iniquidad,
  Tito 2:14

Y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia. Rom 6:18

Pero ahora, siendo libres del pecado y habiendo llegado a ser siervos de Dios, tenéis por vuestra fruto [recompensa] a la santidad, y al fin la vida eterna. Rom 6:22

Todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios. 1 Juan 3:9

Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no sigue pecando; más bien, Dios protege a aquel a quien ha engendrado, y el maligno no le toca. 1 Juan 5:18

  y purificar,
  Tito 2:14

Y no hizo ninguna diferencia entre nosotros y ellos, ya que purificó por la fe sus corazones. Hechos 15:9

Para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados, una liberación de la esclavitud del pecado y una herencia entre los santificados y purificados por la fe en mi. Hechos 26:18

Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones, vosotros de doble ánimo. Santiago 4:8

Debido a que ustedes han purificado sus almas al obedecer la verdad por medio del Espíritu para un amor no fingido entre hermanos, asegúrense de que se amen los unos a los otros fervientemente con un corazón puro. 1 Ped 1:22

Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro. 1 Juan 3:3

Muchos serán purificados, y emblanquecidos, y probados; pero los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá. Pero los sabios, sí entenderán. Dan 12:10

Los que de corazón puro invocan al Señor. 2 Tim 2:22

  para sí mismo un pueblo propio,
  Tito 2:14

Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos]. Gál 5:24

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27

Para que unidos en amor, sus corazones sean reanimados hasta lograr toda la riqueza de la plena certidumbre de entendimiento, para conocer el misterio de Dios, es decir, Cristo mismo. Col 2:2

Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo. 1 Cor 12:12

Yo en ellos, y tú en mí, para que sean hechos perfectos en uno, Juan 17:23

  ferviente para buenas obras.
  Tito 2:14

Dios nos hace un instrumento aptos en sus manos para dirigirnos en obras de amor, para mostrarle al mundo el amor de Dios, para sacudir a las naciones, para extender la palabra de vida y fe. Las obras de Dios son realizadas por su pueblo con gran gozo porque ellos saben que todas sus palabras y acciones son perfectas y virtuosas, que le agradan a Dios y avanzan la creación; así ellos están obrando verdadera justicia.

Porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad. Fil 2:13

Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, Efe 2:10

Y el Dios de paz, que por la sangre del pacto eterno levantó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de las ovejas,
os haga perfectos en toda buena obra para hacer su voluntad, obrando él en ustedes lo que es agradable delante de él por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Heb 13:20-21


Pero el que hace la verdad viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [efectuadas, formadas, provocadas, vigorizadas] por medio de Dios. Juan 3:21

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, de modo que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Mat 5:16

Es por medio su gracia que recibimos ayuda para ser purificados a través del arrepentimiento, el cual con el tiempo resulta en justicia y salvación. Nos acercamos a Dios por medio de la fe en Cristo, la cual nos da acceso a su favor inmerecido, su gracia, para que nos podamos librar de nuestra oscuridad y llegar a un estado sin pecado. La gracia nos ensaña lo que debemos negar (de lo que nos debemos arrepentir) y cómo vivir, y por medio de la gracia verdadera Jesús nos purifica de nuestros afectos y deseos por los placeres del mundo. Tito 2:11-14. Y buscamos esta ayuda esperando recibirla de Dios, no basados en ninguna cosa que hayamos hecho para merecerla, sino solamente por nuestra fe en el nombre de Jesucristo. Nosotros ni siquiera sabemos de qué arrepentirnos, hasta que la gracia nos muestre y nos enseñe.

El arrepentimiento es una experiencia humillante, de seguro algo por lo cual no podemos atribuirnos ningún mérito para nosotros mismos. Es como tener una enfermedad que requiere que un doctor realice una cirugía. Si se nos hace la cirugía, no podemos atribuirnos los méritos. El doctor hizo el trabajo. Así es con Dios, excepto que el doctor cobra y Dios no - Dios lo da en forma gratuita por medio de la gracia. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efe 2:8-9. ¿Podemos gloriarnos en haber humildemente a Dios como pecadores, pidiendo ayuda? Por supuesto que no. El pedir ayuda es lo opuesto del orgullo.

De modo que uno no se puede gloriar en el arrepentimiento a través de las enseñanzas y los cambios producidos por la gracia; no podemos gloriarnos si se nos muestra nuestra condición deplorable de pecado, mientras nos esforzamos para ser diferentes en conducta con la ayuda de Dios. La gracia nos humillará hasta llegar a la nada. No. La presunción más grande en el "cristianismo" viene de los "pecadores salvados," los que hacen alarde de que el evangelio falso de gracia les da favor con Dios, un lugar especial en el cielo, y el permiso para pecar. Ellos son hipócritas, una piedra de tropiezo, que alejan a las verdaderas ovejas de Cristo. Un hipócrita habla acerca de ser religioso, mientras camina en pecado. Jesús se dirigió a los hipócritas:

Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres. Pero Dios conoce vuestros corazones. Luc 15:16
Este pueblo se acerca a mí con su boca, pero su corazón está lejos de mí. Mat 15:8

Sus corazones deben ser limpiadoslimpiados de verdad para llegar a ser puros.

El evangelio falso de la gracia enseña además incorrectamente que debido a que la gracia es gratuita, si hacemos cualquier cosa, aún si nos arrepentimos o tomamos nuestra cruz, que hemos perdido nuestra salvación por fe y gracia, porque estamos abandonando nuestra fe y estamos intentando ser justificados por las obras, y de ese modo caemos para ser sujetos a la Ley. Esta es una racionalización ridícula hecha por guías perezosos, guías ciegos que no hacen nada - los cuales nos llevan al hoyo de la cautividad espiritual, mientras recaudan nuestro dinero, lo cual Jesús y Pedro prohibieron, (1 Ped 5:2, Mat 10:8). Por supuesto que no podemos ser salvos sólo por obras, pero nuestra fe debe ser demostrada por mucho más que una afirmación de que somos salvos por fe, sin hacer nada más que afirmar que "somos salvos por gracia porque la Biblia así lo dice," (usando unos pocos versículos selectos que son torcidos fuera de contexto para poder hacer esta falsa afirmación). Por supuesto que somos salvos por gracia, pero esto después del arrepentimiento y después de cargar nuestra cruz por fe durante un tiempo - obras de amor obediente a los mandatos de Dios. Tales obras son vigorizadas y motivadas a través de la fe. Vea la nota en Rom 3:28 para más detalles.

Gentil lector, no se desespere. Una vez que entienda cómo recibir la gracia verdadera, usted puede llegar a estar sin pecado por medio del poder de Dios. Pero esto no es instantáneo, y requiere que usted lo busque con todo su corazón, espere en humilde silencio, escuche, oiga, y obedezca—de manera repetida, persistiendo hasta el fin. Usted puede tener el gozo de oír a su salvador hablándole, enseñándole, ayudándole, y amándole. Al final, usted verá a su salvador apareciendo dentro de usted, cuando él se una con usted—y podrá tener comunión con el Padre y con el hijo—usted puede tener paz, gozo, amor, amabilidad, bondad—para compartir la naturaleza divina—todas las promesas maravillosas de Dios están disponibles durante esta vida en la tierra, y después para siempre. Lea Juan 14 y Juan 17 para entender las verdaderas promesas de Jesús, la esperanza real que puede liberar el poder de Dios para purificar su corazón y alma.

Pero usted primero debe ser purificado en esta vida; porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia. Efe 5:5-6. El evangelio falso de gracia son palabras vanas, con el propósito de engañarlo—para convencerle de que no haga nada, que permanezca en sus pecados, y así sea destruido.

Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría. Col 3:5

Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Gál 5:24


Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna. Rom 6:22

La gracia ha sido torcida en mentiras, de ser una enseñanza de arrepentimiento, llevando a la pureza, para llegar a ser una autorización para la inmoralidad y continuar en nuestras naturalezas pecaminosas sin que el arrepentimiento sea necesario. Esta perversión comenzó hace 2000 años en la iglesia primitiva; Judas escribió en el versículo 1:4:

El problema es que se han infiltrado entre ustedes ciertos individuos que desde hace mucho tiempo han estado señalados para condenación. Son impíos que cambian en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Jesucristo, nuestro único Soberano y Señor.

Estos hombres eran cristianos falsos, que se han infiltrado desapercibidamente entre los cristianos verdaderos, predicando la libertad para pecar a través de la gracia por la fe en Jesús, pero le niegan a Cristo la capacidad de gobernar sus palabras y acciones como su Señor soberano, como él lo hizo con los cristianos verdaderos de ese tiempo. El evangelio falso de la gracia estaba siendo vendido como salvación hace 2000 años atrás; desafortunadamente la salvación instantánea se ha hecho universal, siendo todas las sectas así sectas deficitarias.

Pedro aún nos advirtió que tuviéramos cuidado con las cartas de Pablo, la fuente del evangelio falso, (que era la carta a los Romanos, vea más abajo), las cuales eran fácilmente malentendidas:

Como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. 2 Pedro 3:15-17. (Si usted lee sólo parcialmente la carta a los Romanos, usted puede malentender la gracia, pensando que usted no necesita hacer nada sino tener fe en Jesús; pero si usted lee la carta en su totalidad, como fue la intención que se leyera, usted sabe que tiene que hacer morir su naturaleza pecaminosa para agradar a Dios. Vea lo que Pablo dice en Romanos 8:8, Romanos 8:13, Fil 2:12, Gál 5:19-24, 2 Cor 7:1, 1 Tes 4:7, 1 Cor 15:34, y yo declaré... que ellos se deben arrepentir, ir a Dios, y hacer las obras que corresponden al arrepentimiento. Vea Hechos 26:20 si usted tiene alguna duda.)

Y Pedro después describió a tales hombres otra vez:

Esto les espera sobre todo a los que siguen los corrompidos deseos de la naturaleza humana y desprecian la autoridad del Señor. 2 Pedro 2:10
....11 dejado afuera
Y recibirán el justo pago por sus injusticias. Su concepto de placer es entregarse a las pasiones desenfrenadas en pleno día. Son manchas y suciedad, que gozan de sus placeres mientras los acompañan a ustedes en sus comidas [escuchando la Palabra que es hablada en comunión]. Tienen los ojos llenos de adulterio [son amadores del dinero más que de Dios] y son insaciables en el pecar; seducen a las personas inconstantes; son expertos en la avaricia, ¡hijos de maldición! Han abandonado el camino recto, y se han extraviado para seguir la senda de Balaam, hijo de Besor, a quien le encantaba el salario de la injusticia. [ellos predicaron por dinero, lo cual Pedro prohibió]. Pero fue reprendido por su maldad: su burra —una muda bestia de carga— habló con voz humana y refrenó la locura del profeta. [Fox dijo que el progreso espiritual de los ministros de su era menos que el de la burra de Balaam porque la burra habló la Palabra del Señor, pero los ministros ni siquiera podían oír la voz del Señor, mucho menos hablar la Palabra del Señor; ellos sólo podían citar la Biblia; exactamente como lo hacen los ministros hoy en día.]

Estos individuos son fuentes sin agua, niebla empujada por la tormenta, para quienes está reservada la más densa oscuridad. Pronunciando discursos arrogantes y sin sentido, seducen con los instintos naturales desenfrenados a quienes apenas comienzan a apartarse de los que
[deseos concupiscentes de la naturaleza pecaminosa] viven en el error. Les prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupción, ya que cada uno es esclavo de aquello que lo ha dominado.
2 Pedro 2:12-19 (Y Jesús dijo: Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado. Juan 8:34)

Y Pablo también habló de Cristianos falsos que se opusieron a la crucifixión de la naturaleza pecaminosa:

Hermanos, sed imitadores de mí y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros, porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo. El fin de ellos será la perdición. Su dios es el vientre, su gloria es aquello que debería avergonzarlos, y solo piensan en lo terrenal. Fil 3:17-19

Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. Romanos 8:13

Mientras vivamos en nuestra naturaleza pecaminosa, somos rebeldes e incapaces de ser gobernados, controlados o guiados por el Señor y Rey.
De modo que si usted quiere que Jesús sea su Señor y Rey, usted le debe dar muerte a su naturaleza egoísta y pecaminosa por medio del arrepentimiento que lleva a la pureza.


Francis Howgill, un ministro que fue mártir por Cristo, declara lo mismo:

Muchos han hablado de la gracia en esta era profesante, quienes ni sabían de lo que hablaban, ni habían informado a la mente de los hombres dónde se debía esperar esta gracia, ni cómo la gracia se puede conocer, ni cómo, ni cuál era la operación de la gracia; sino que han clamado en sus propias imaginaciones: "Somos justificados por su gracia gratuita de todos los pecados, tanto los pasados, como los presentes, y los que están por venir;" y, en esta presunción, miles han sido llevados a la fosa de la oscuridad; habiendo ellos imaginado que estaban justificados por la gracia gratuita de Cristo, mientras que estaban fuera del temor de Dios, el cual hubiera podido enseñarles; y ellos no hicieron caso de su gracia, sino que entraron en la vanidad, la falta de cuidado y la presunción; y así pretendieron estar justificados mientras que eran siervos del pecado y esclavos de la corrupción - esto es, todos ustedes que han estado predicando la gracia gratuita con palabras.

Y será anulado vuestro pacto con la muerte,
y vuestro convenio con el Seol no será firme.
Isa 28:18

Cuando creemos en el "evangelio falso de la gracia que dice que no se requiere nada de nosotros," todas las escrituras acerca del arrepentimiento, de dar muerte al yo, de buscar, escuchar, obedecer los mandamientos, obtener un corazón y una mente nueva, de la pureza, la perfección, perder la vida para salvar la vida, estar sin pecado, de la santidad, y de vivir sobria, justa y piadosamente en este siglo, deben ser ignoradas; o tenemos que asumir que somos puros y perfectos, lo cual es falso y es una hipocresía de la peor clase.

Pablo dice, "si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán." No podemos dar muerte a los malos hábitos del cuerpo para purificarnos por nosotros mismos, no importa cuánto lo intentemos. ¿Cómo podemos aprender a vivir sobria, justa y piadosamente en este siglo? ¿Cómo podemos limpiarnos nosotros mismos y preparamos para recibir al Cristo glorioso y su Reino en nuestros corazones? Necesitamos ayuda. Necesitamos que Dios nos ayude, y no hay nada que nosotros podamos hacer para merecer su ayuda. Necesitamos la gracia.

Jesús hizo que la gracia de Dios que purifica el corazón y el alma estuviera disponible para todos, pero debemos obtener acceso a esa poderosa gracia al ir a Dios para recibir sus enseñanzas, convicciones, y poderosa eliminación del pecado de nuestros corazones. Nosotros obtenemos acceso al poder de Dios por medio de la gracia al esperarlo a Él. La salvación, la cual es ser liberado de todo pecado, viene a aquellos que lo esperan.

Esperarlo a Él es sentarse persistentemente en humilde silencio, escuchar su voz y sus palabras, velar para ver sus revelaciones, oír sus mandatos, y después obedecerle. La espera en Dios se registra en toda la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento. Esperar a Dios es la manera en como la iglesia primitiva hizo que se cumplieran las promesas del verdadero evangelio: ser liberado de la esclavitud del pecado, para entrar en el reino de Dios, y estar en unión con Cristo y con Dios.

A continuación se presentan algunas de los muchos versículos tanto en el Antiguo como el Nuevo Testamento que hablan del beneficio de esperar:

Bueno es Jehovah para los que en él esperan, para el alma que le busca. Lam 3:25

¡Tome nota! Esperarle a él es buscarle. Leer la Biblia e ir a los servicios de las sectas no es buscar a Dios.

Desde la fundación del mundo no se ha escuchado, ni el oído ha percibido,
ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isa 64:4

Pablo cita el versículo recién mencionado en 1 Corintios: "Cosas que ojo no vio ni oído oyó, que ni han surgido en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman." La diferencia clave: Isaías dice espera, y 1 Cor 2:9 dice aman. Por lo tanto amar a Dios es esperarle: nosotros le esperamos para oír sus palabras que nos enseñan, nos convencen, nos animan, y nos guían — eso es amar a Dios.

Y aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan persistente y pacientemente. Heb 9:28

Esperar persistente y pacientemente es presenciar a Jesús trayéndole su salvación; lo que usted oye usted debe hacer caso y obedecer para obtener la salvación: habiendo sido perfeccionado, [Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcan, Heb 5:9; es por gracia que a usted se le enseña y es cambiado para llegar a ser puro. Tit 2:11-14

Esperar a Dios nos da el acceso al poder del Espíritu Santo que destruirá la naturaleza pecaminosa dentro de nosotros, por medio de nuestra obediencia a la cruz interna de la negación propia. Esperar a Dios es la manera de responder cuando Jesús nos dice "ven a mí," lo cual él dijo muchas veces a través de todas las escrituras. Haga clic aquí para verlas todas, a continuación vienen varias:

Venid a mí, .. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí. Mat 11:28-29

Todo lo que el Padre me da (me confía) vendrá a mí;
y al que a mí viene, jamás lo echaré fuera. Juan 6:37


Nadie puede venir a mí, a menos que el Padre que me envió lo traiga
y le de el hambre para venir a mí; y yo lo resucitaré en el día final. Juan 6:44

Pero en el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y alzó la voz diciendo:
--Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. Juan 7:37

Jesús les dijo: --Yo soy el pan de vida. El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que en mí cree no tendrá sed jamás. Juan 6:35

Jesús dijo: Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará. Yo soy el pan de vida, el pan del cielo. Porque el Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida. Juan 6:63

Esperar a Dios es ir a Dios usted mismo porque tienen su Espíritu dentro de sí mismos por medio de la gracia. Usted no tiene necesidad de ningún maestro sino el ungimiento que está dentro de ustedes. Usted debe sentarse y cuando piense, piense en el nombre de Jesús. Así es como aprendemos de Él, somos limpiados por Él, somos guiados por Él, y llegamos a conocerle. Él dijo: "Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana." Él es la Luz, él es la Palabra, y él nos ha enviado el Espíritu de Verdad para enseñarnos. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apoc 3:20. Eventualmente usted lo oirá a Él. Él tiene una voz suave; es por esto que está escrito: "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios." Él nos dirá cosas acerca de sí mismo. Él nos animará. Él es bondad. Él nos dirá o nos mostrará cosas acerca de nosotros mismos; algunas de estas cosas serán cosas desagradables. Cristo, la Luz, nos enseñará todos los deseos ocultos, los afectos, y el orgullo de nuestro corazón. Pero debido a que él es nuestro amigo, sabemos que él nos está enseñando estas cosas por nuestro propio bien. De modo que nosotros oímos y velamos. Y no corremos, sino que nos presentamos delante del Hijo del Hombre. Y nos arrepentimos de lo que él nos muestra. Y a veces él nos da mandamientos. Estamos escuchando la Palabra de Dios, la Palabra viviente. De modo que a medida que oímos la Palabra de Dios, (Jesús hablando a través del Espíritu) nuestra fe aumentará a pasos agigantados; y seguirá aumentando - si nosotros obedecemos los mandamientos que oímos de él y le mostramos que lo amamos al ser obedientes. Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Col 1:27

Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras hablada, y las hace.
Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos de manera segura sobre una roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo sacudir, porque estaba fundada sobre una roca.
Pero el que sólo oye y no practica mis palabras es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. Lucas 6:46-50


¡Él no puede hacerlo más claro! Él dice: vengan a mí, oigan mis palabras (no la Biblia), y pónganlas en práctica.
El ponerlas en práctica es obedecer; y cuando usted las obedece, usted ha recibido a Cristo por reconocimiento y por obediencia.
A partir de este fundamento seguro él edifica la verdadera fe y esperanza que lo purifica a usted<.

El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. Juan 14:22-23

Estas enseñanzas recién presentadas de Jesús son el mensaje principal de este sitio internet:     
Venga a él, escuche sus palabras, ponga en práctica [obedecer] las palabras que él le de.
     Poner en práctica las palabras es obedecer sus mandatos, algunos de los cuales le reprenderán y le disciplinarán.
    Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. Sé, pues, celoso y arrepiéntete. Apoc 3:19
    Si usted ama a Jesús, usted le obedecerá. El Padre entonces le amará, y él y Jesús vendrán a usted y habitarán con usted.
    Y su hogar es un Reino, el Reino de Dios que está dentro de usted y alrededor suyo.

Por lo tanto esperar, velar, escuchar, oír, obedecer... esperar, velar, escuchar, oír, obedecer..... buscar, escuchar, obedecer. Persevere, y Cristo le guiará por medio del arrepentimiento a la unión y al Reino.
El es galardonador de los que le buscan diligentemente. Heb 11:6
(La diligencia es definida como el ocuparse continuamente y esforzarse para alcanzar una meta; ser laborioso, perseverante.)

¡Así es como obtenemos el Reino de Dios mientras estamos en la tierra! Él, con el Reino que quiere darle, ¡espera que usted venga a Él!

No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. Lucas 12:32

El sentarse, pensando en el nombre de Jesús y esperando silenciosamente al Señor para que nos hable, por medio de su Palabra viviente, o que nos revele, por su Luz, lo que está en nuestro corazón, no es lo que nuestra carne quiere hacer. En vez de sentarnos en silencio cada día esperando al Señor, nuestra carne quiere dormir, o preocuparse, o planear nuestro día, o pensar acerca de algo, o hacer algo - cualquier cosa. Nuestra mente pensará en muchos temas en desesperación por salvarse, (el que pierde su vida, la encuentra).

Es una cruz para la voluntad del hombre el sentarse a esperar a Dios, escuchando silenciosamente, luchando para evitar que su mente se distraiga; es una cruz para la voluntad del hombre obedecer lo que él ha mandado y enseñado por medio del Espíritu Santo; esta es la cruz de la cual usted debe negarse a sí mismo y llevar su cruz diariamente, para después seguir a Jesús. El obedecer su voz es seguir a Jesús. Así es como se hace lo que usted ha orado miles de veces: que sea hecha tu voluntad en la tierra como también en el cielo. Usted no puede ser su discípulo a menos que tome su cruz diariamente y siga sus órdenes. La salvación la reciben sólo aquellos que siguen al cordero donde él vaya - quienes obedecen completamente la voz del Señor, en lo que sea que él mande. No se desanime si usted no oye nada por algún tiempo. Aún su espera le es acreditada: Sea tu misericordia, oh Jehovah, sobre nosotros, en proporción a lo que esperamos de ti. Sal 33:22

De la Palabra del Señor en el interior:

Esta es la cruz interna de la negación propia

Y cualquiera que no lleva su propia cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.
Lucas 14:27


Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne (la naturaleza pecaminosa)
con sus pasiones y deseos (concupiscencias y afectos).
Gál 5:24

La cruz (el negarse a sí mismo) debe ser tomada diariamente para tener éxito; la cruz que es el poder de Dios para usted, y la cruz que es necedad para otros. La cruz es el poder de Dios. La creencia en el evangelio verdadero es el poder de Dios.

Este es el comienzo de la cruz. También hay sufrimiento con la cruz, porque cuando usted esté suficientemente preparado por medio de su gracia y enseñanzas, usted entrará en la tribulación, para favorecer la muerte de su naturaleza pecaminosa. Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. Puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con la misma mentalidad, porque el que ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2.

Para entender mejor la necesidad de aprender en silencio, vea el destacado escrito de Jorge Fox llamado ¿Por qué el silencio? (también está en la barra lateral)

Vea Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio para más información. (también en la barra lateral)

Lea la Biblia para mantener su esperanza (los Salmos, Juan, Pedro); pero mientras lee la Biblia, no espere oír nada.
Recuerde lo que Cristo dijo acerca de los maestros y estudiantes de la Biblia en su tiempo:
Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida
. Juan 5:39-40

Lea algunos de los escritos de Jorge Fox en este sitio. Y no se olvide de dar, especialmente a los pobres. Difiera. Sea amable.

De Jorge Fox:

...la gracia y la verdad vinieron de parte de Jesucristo, quien les enseñaba a negar toda la impiedad y los deseos mundanos, y a vivir sobria y piadosamente en este siglo. Para que así cada hombre y mujer pueda conocer la gracia de Dios, que ha aparecido a todos los hombres; la cual los salva, y es suficiente para darles la salvación. Este guía, la gracia de Dios, les enseñará como vivir, qué hacer, y qué negar; sazonará sus palabras, y establecerá sus corazones.

De modo que todas las personas (en aquello que es llamado toda la cristiandad) vienen a la luz con la que Cristo Jesús los ha iluminado, para que con ella ustedes puedan ver su salvación, y conozcan a Cristo, el Maestro de ustedes, el capitán de su salvación, y la gracia que viene de él, que les trae la salvación, la cual la gracia nos enseña, la cual es suficiente en la debilidad y en la tentación para traer salvación, y por medio de ella somos salvos; y ella nos enseña a renunciar a la impiedad y los deseos mundanos, y a vivir sobria y piadosamente; y éste es nuestro Maestro que nos trae la salvación. Por lo tanto ciñan todos los lomos del entendimiento para esperar la gracia que se les dará durante la revelación de Jesucristo; hagan caso a la exhortación de Pedro.

Ahora, aquellos que se alejan de la gracia para ir al libertinaje, [desenfreno], y caminan desdeñosamente en contra del Espíritu de Dios, establecen maestros de acuerdo con los deseos de sus corazones, y los tales siempre están aprendiendo por medio de ellos, siendo incapaces de llegar al conocimiento de la verdad, y así van y permanecen en los deseos terrenales, en la impiedad, y en las tentaciones, y la debilidad en la cual hay llanto y queja, y donde los enlutados son muchos; por lo tanto vayan a la gracia de Dios, y ésta es la que les permitirá ver la impiedad, la injusticia, los deseos del mundo, y la falta de sobriedad; ella será su Maestro en todo tiempo; la cual les traerá salvación si ustedes le hacen caso, y la toman en consideración; pero si se van hacia el libertinaje [el desenfreno], los juicios rápidos de Dios vendrán sobre ustedes.

Por lo tanto tomen en cuenta la gracia de Dios, que les enseña en todo tiempo, que trae la salvación; por medio de la cual ustedes pueden ver que su salvación viene a ustedes; porque los poderosos dicen que el Señor viene sobre toda la injusticia de los hombres, el Señor Dios está apareciendo a ustedes; a quien se le ha dado todo el poder en el cielo y en la tierra, quien es Rey de reyes, y Señor de señores. Por lo tanto tomen en cuenta y reciban la luz con la cual él los ha iluminado, para que lo puedan recibir. Abran las puertas que el Rey de gloria va a entrar, quien está a la puerta y llama; vuélvanse a la luz, y abran la puerta, donde el Rey de gloria puede ser visto. Y salgan de todas las montañas desoladas que están en la caída de la imagen de Dios, de la vida y el poder, aléjense de todos los pozos sin agua, y de las tempestades y nubes sin lluvia que andan por allí. Vengan a la luz, y reciban la luz, para que en la luz puedan recibir a Cristo, y llegar a ser sus hijos; para que así ustedes puedan ver el lucero de la mañana que sale donde los hijos de Dios cantan juntos. Porque ¡ay del mundo en el cual está la iniquidad! porque el Señor ha llegado a juzgarlo; y a dar a todos los hombres su recompensa de acuerdo con sus obras, si es que han sido buenas o malas: Y que con la luz cada uno de ustedes pueda saber si sus obras son buenas, o si son malas, porque aquello que puede ser conocido de Dios es hecho manifiesto en ustedes, lo cual Dios les ha mostrado a ustedes, cuando ustedes hacen aquello que es injusto o digno de muerte; por medio de aquello de Dios que está en ustedes, ustedes pueden saber.

Y cuando ustedes se alejan de aquello de Dios que está dentro de ustedes, no glorifican a Dios como Dios, sino que son extraños de esta vida; y extraños al pacto de la vida; y paz que está en Cristo; y así llegan sus corazones necios a ser oscuros y llenos de injusticia, y sobre los tales caen los juicios y la ira de Dios.

Ahora, aquellos que son liberados de la ira que está por venir, ellos van a lo que es de Dios dentro de ellos; a la luz, y así a ver a Cristo, el pacto de paz, quien destruye al diablo, y quita la enemistad que hay entre ellos y el Señor, a través de lo cual viene la ira, la miseria y la angustia; por esta luz (que es Cristo, el pacto de Dios), el hombre es llevado a la paz con Dios, y es salvado de la ira que está por venir, de todos los falsos caminos, enseñanzas, adoraciones falsas, iglesias falsas, mandamientos, tradiciones, rudimentos, adoraciones de la voluntad, invenciones, obras hábiles, alabanza falsa, a la luz y el Espíritu de Dios en sus propias personas, para que por medio de ellos ustedes puedan volver a Dios, y adorarle en Espíritu; y caminar en el Espíritu, Cristo Jesús, quien existía antes que existiera el pecado. Porque desde el comienzo que el hombre cayó de la presencia de Dios, de su poder e imagen, todos los caminos falsos, adoraciones falsas, iglesias falsas, han sido establecidas; aún por ese Espíritu y poder, y sabiduría que está fuera de la Verdad, abajo, el cual ha matado por ellos. De modo que hay un camino en el cual está la vida, y él es la luz que los ilumina. Por lo tanto vengan a la luz, y vengan al camino, el cual existía antes que existiera el poder de la muerte, el nombre de quien es Cristo, y los que están fuera de la luz, están fuera de él en los caminos de la muerte y de la oscuridad y en cautiverio; porque así como los judíos en lo externo estaban en cautiverio bajo el faraón, así los judíos en el Espíritu están en cautiverio en Sodoma y Egipto espiritual, los que no hacen caso a la guía del Espíritu y no oyen lo que él dice; porque todos deben oír lo que él dice; porque todos deben hacer caso y oír lo que el Espíritu le dice a las iglesias, y no hacer caso ni oír las cosas visibles; y en ello se edifican, se unen, se juntan y llegan a tener comunión.

Si usted es un predicador o un maestro de alguna secta, usted no podrá oír, porque usted están en cautividad, habiendo llevado a otros a la cautividad, Apoc 13:10; para poder oír, usted tiene que dejar de enseñar y de predicar hasta que usted sea perfecto, ajustado, y corregido por Cristo. Lucas 6:40.

Usted debe tener comunión con Cristo en sus sufrimientos; 1 Ped 4:12-13
Si usted quiere llegar a reinar con él, debe sufrir con él; 2 Tim 2:12
Si usted quiere llegar a vivir con él, debe morir con él; 2 Tim 2:11

Y si usted quiere llegar a morir con él, debe ser sepultado con él,Rom 6:4
Y siendo sepultados con él en el verdadero bautismo, usted también resucita con él. Col 2:12

Debe haber un "venir a su muerte, sufrir con Cristo;" y esto es necesario para la salvación; y no temporalmente, sino continuamente: debemos "morir diariamente ."

____________________________________

Aquí los argumentos para el evangelio falso de gracia son expuestos.

Las mentiras de la Fe y Creer

Los guías ciegos del cristianismo nos dicen que debido a que tenemos fe al creer en Jesús, somos salvos por gracia.

Sin embargo, la fe que los apóstoles predicaron no era una fe externa, sino una fe interna. El objeto de ambos tipos de fe era el mismo, pero las diferencias son cruciales para hacer realidad las promesas de Dios. Los dos tipos de fe son:

  1. coincidir con la historia en la Biblia que Jesús era el hijo de Dios, nacido de una virgen, resucitado de los muertos, ascendió al cielo, etc.; eso es fe bíblica externa,

  2. oír la Palabra de Dios, la cual está en su corazón para obedecerla esta es la palabra de fe que los apóstoles predicaron. El oír y obedecer a Jesús hablarle a usted desde el interior de su corazón es fe operacional, fe interna, fe que Jesús mismo le da a usted. Con obediencia persistente a los mandatos oídos de Dios dentro de su corazón, esta fe en el interior justifica; purifica, redime, hace justo, santifica, y salva; para darle paz, gozo, y justicia en unión y comunión con Cristo y el Padre — esto es ver y oír a su amado, viviendo una vida santa que le agrada.

Jorge Fox escribió de esta fe interna y el enfoque necesario:

"El Padre está en todos ustedes, Cristo está en ustedes, y el reino de los cielos está en ustedes; allí, en su corazón, es donde los encontrará a todos ellos. Véanlo allí escudriñando sus corazones, y encuéntrenlo allí probando nuestras mentes y corazones; inclinen sus oídos, y denle oído a él allí, quien dará a cada uno conforme a sus palabras y sus obras, sean buenas o malas."

Y no es suficiente creer que Jesús es el Hijo de Dios; aún los demonios creen que Jesús es el Hijo del Altísimo, y tiemblan. Usted debe creer lo que Jesús, la luz y la palabra dentro de su corazón, le muestra y le dice; creer lo que Él dice y lo que Él le muestra es creer en Jesús. Cristo es la luz dada a cada hombre para que pueda creer. Juan 1:1-4,7,9. Creer es creer lo que usted le oye a Él hablarle; creer lo suficiente como para hacer caso y obedecer a Jesús, quien es la Palabra de Dios y la luz de la Palabra en el corazón de cada hombre que lo reprende anónimamente (y a cada hombre) de pecado.

Para más información acerca de este tema vea la nota 2 a Juan 3:16.

Las mentiras de la justificación [rectitud]

Los guías ciegos del cristianismo también usan las siguientes escrituras, tomadas fuera de contexto, para apoyar su afirmación de que uno tiene la justicia de Cristo por gracia por medio de la fe:

No hay un solo justo, ni siquiera uno; Romanos 3:10
no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios. Romanos 3:11
Todos se han descarriado, a una se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo! Romanos 3:12

(Nadie es justo, nadie decide buscar a Dios por sí mismo; Dios nos atrae hacia Él. Por lo tanto, nadie se puede jactarse.)

Porque por las obras de la ley nadie será justificado delante de él; pues por medio de la ley viene el reconocimiento del pecado. Romanos 3:20

(No podemos obtener justicia [rectitud] siguiendo la Ley; sin embargo, los guías ciegos ignoran que nosotros debemos estar conscientes del pecado con el resultante arrepentimiento del pecado.)


Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; Rom 3:21
la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, Rom 3:22
por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios; Rom 3:23

Así concluimos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley. Rom 3:28
Pero al que no obra, sino que cree en aquel que declara al impío como justo, su fe es contada por justicia. Rom 4:5

Ellos dicen que confiemos en la "justicia de Cristo imputada" a nosotros, basado en nuestra "fe," como lo fue con Abraham, Rom 4:3-11.

La fe de Abraham no fue simplemente una creencia en Dios; Abraham obedeció la voz de Dios, Gen 22:18,26:5.
La fe de Abraham era esperar para escuchar las palabras de Dios, oírlas, y después obedecerlas.
Su fe produjo obras de fe obediente que probaron su amor por Dios.
Oír las palabras habladas por Dios y obedecerlas es la fe verdadera, y esta fe los apóstoles también predicaron.

Dios también ordenó a Abraham que "caminara delante de mí y fuera perfecto." Génesis 17:1
Como Abraham ejerció su fe para ser circuncidado (como se le ordenó) — así nosotros debemos recibir la circuncisión espiritual — nuestro corazón es circuncidado del pecado.
Como Abraham ejerció su fe para dejar su hogar para ir a una tierra nueva, (como se le ordenó) — así nosotros abandonamos el mundo para entrar en el reino de Dios.
Como Abraham ejerció su fe estando dispuesto a sacrificar a Isaac, (como se le ordenó) —así también nosotros debemos crucificar nuestra vida egoísta para salvar la vida de nuestra alma
Abraham soportó pacientemente con obediencia a los mandatos de Dios antes de que él obtuviera la promesa. Heb 6:15 
Si Abraham no hubiera obedecido a la voz de Dios en todo lo recién mencionado, usted estaría leyendo acerca de otra persona en vez de Abraham.

Abraham se expuso a si mismo a oír los mandatos de Dios. Nosotros también debemos exponernos a nosotros mismos a oír los mandatos de Dios, — oírle, obedecerle, y seguir haciéndolo con resistencia hasta el final; de otra manera nosotros no llegaremos a estar libres de pecado, ni alcanzaremos justicia, y seremos excluidos del cielo al morir.

La justicia viene por medio de la fe en Jesús, pero la fe que imputa justicia es sólo la fe que libera de la ley; esta medida de fe que libera es recibida con el fruto del Espíritu, y eso sólo ocurre después que usted ha crucificado sus deseos y afectos en la cruz interna de la negación propia; y esto no es instantáneo ni se logra fácilmente.

Pablo clarifica: Nosotros, en cambio, por obra del Espíritu y mediante la fe, aguardamos con ansias la justicia que es nuestra esperanza. Gál 5:5
Pablo dice además: sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia. Rom 6:16
    (¿Obediencia a qué? A los mandatos y enseñanzas que oímos del Señor
    a medida que lo esperamos.)
Jesús dijo: Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Mat 5:6
    (¿Cómo puede alguien tener hambre y sed de justicia si ellos son
    instantáneamente justos al creer en Jesús?)
Jesús dice además: Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia. Mat 6:33
    (Nosotros debemos buscar la justicia de Dios como la prioridad
    más importante en nuestra vida, más que la comida y la vestimenta
.)
Y Pablo dice: Despertad a la justicia, y no pequéis más, porque algunos tienen ignorancia de Dios. Para vergüenza vuestra lo digo. 1 Cor 15:34
    (Cualquiera que piense que puede continuar pecando y ser justo
    no tiene conocimiento de Dios y debe ser avergonzado.)

Está claro que no somos justificados instantáneamente porque creemos o tenemos fe, de otra manera, no se nos diría:

  • ten hambre y sed de justicia,
  • busca la justicia como la prioridad más importante de sus vidas,
  • espera a la justicia,
  • la obediencia lleva a la justicia,
  • ten esperanza de justicia,
  • despierta a la justicia y deja de pecar.

No, debemos ir a Él para recibir su gracia y ser limpiados, y así llegar a ser justos — el fruto de lo cual es paz;
el efecto de la justicia será la tranquilidad y seguridad perpetuas. Isaías 32:17

Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús. Rom 3:24
Pero este acceso a Dios no nos justifica instantáneamente, porque buscamos ser justificados en Cristo. Gál 2:17

Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoral ni impuro ni avaro, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. Efe 5:5-6
Todas las personas que no son puras, o que son inmorales o codiciosas, serán excluidas del cielo.

Tanto Pablo como Juan nos advirtieron que no seamos engañados:

Los engañadores le dicen que usted no necesita ser puro; los engañadores le dicen que usted es justo mientras todavía está pecando. Los engañadores se han apoderado del cristianismo, quienes le dicen que el pecado es normal, que está bien, que Dios lo pasa por alto, que es cancelado, etc.

Sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia. Rom 6:16
Note que la obediencia lleva a la justicia. Primero usted debe ser obediente; con el tiempo, ser obediente resulta en justicia.
Como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad cada vez mayor, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad. Rom 6:19

Vea la nota 2 a Romanos 3:22 para los detalles de la justicia imputada.

Las mentiras de las obras

Ya hemos explicado anteriormente que la definición del cristianismo de la fe y la creencia no tiene fundamento en las escrituras, y como se muestra a continuación, lo mismo sucede con la amplia definición de las obras dada por el cristianismo.

El llamado a las armas del protestantismo: "No por obras, sino por gracia y fe" — basado en los versículos a continuación:

Y si es por la gracia, no procede de las obras; de otra manera, la gracia ya no sería gracia. Romanos 11:6
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues [la fe] es don de Dios.
No es por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9

Pablo está hablando de las obras muertas, (de su propia voluntad), de la ley: la circuncisión, el lavamiento, sacrificios, comidas especiales, las restricciones del sábado, días, fiestas, el diezmo, etc, pero no excluye las leyes morales, escritas en el corazón de cada hombre, o las obras de fe, en la obediencia amante a los mandatos que usted oye a Dios pronunciar en su corazón, las cuales son vigorizadas por la fe, y son esenciales.

Es cierto, las obras de la ley no cuentan para nada. Las obras de la ley son la ofrenda de granos, la ofrenda de corderos, la ofrenda de bueyes, los lavamientos, no comer ciertas comidas, la circuncisión, los diezmos, la celebración de los días, los festivales, etc; estas son obras muertas de la ley, que la mente carnal y la voluntad del hombre deciden cuándo hacer.

Sin embargo, hay otra clase de obras: las obras de fe, las cuales son obras que Dios le manda a usted que haga, las cuales usted recibe cuando se expone a sí mismo para oír sus mandatos al esperar a Dios; lo cual es sentarse en humilde silencio, escuchando su voz y velando para oír sus revelaciones. La fe es oír la palabra en su corazón; esa es la palabra de fe que los apóstoles predicaron. El obedecer los mandatos de Dios que usted le oye hablarle a usted es hacer obras operacionales de fe, las cuales Pablo declaró como una necesidad y Santiago declaró que la fe sin obras es muerta. Estas no son obras muertas que usted decide hacer; estas son las obras que Dios quiere que usted haga, y cuando las hace, usted está haciendo su voluntad en la tierra así como es hecha en el cielo. Estas son obras de fe hechas en amante obediencia a los mandatos que usted le oye a Dios pronunciar desde el interior de su corazón. Estas son obras de la vida también, y el mandato para hacerlas proviene de la vida de Dios, Cristo; y las palabras que él le habla a usted imparten la vida de Dios. Juan 6:63. Repetidamente busque, espere, oiga, escuche, y obedezca — y eventualmente usted recibirá tanto de la vida de Dios que usted llegará a ser limpiado y purificado. Entonces usted es dirigido por Dios a hacer obras de amor para su gozo y la gloria de él.

Los verdaderos cristianos han crucificado su espíritu egoísta para llegar a ser una nueva criatura, cuyos pensamientos, palabras, y obras son ordenadas por Dios. El obedecer la voz de Dios y hacer las obras que él ordena es amar a Dios; esas son las obras de amor por Él.

La primera clase de obras que usted oirá a Dios mandándole a que haga son las obras de arrepentimiento — abandonar los hábitos impíos, pasiones, y placeres. Esta es la función de la gracia: Enseñándonos a negar la impiedad y a los deseos mundanales, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente, Tit 2:12. Los mandatos que usted le oye decirle deben ser guardados, recordados y obedecidos; si él le ordena negar algo en su vida, usted debe seguir negándolo. Los mandatos que usted obedece y guarda entonces son escritos en su corazón y en su mente, lo cual complementa las leyes morales que ya está en el corazón de cada hombre; así se cumple la escritura: pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las inscribiré [un entendimiento interno]. Heb 10:16

Pablo dijo: "gloria, honra y paz son para todo aquel que obra el bien. Rom 2:10

Pablo dijo: Considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras. Heb 10:24

Lo único que cuenta es la fe, que es vigorizada y demostrada por obras [por lo tanto opera a través] de amor. Gál 5:6

La fe debe ser la fe operacional, evidenciada por las obras obedientes de amor a Dios, lo cual es obediencia a los mandamientos oídos del Espíritu de Dios; así es el amor de Dios. Las primeras obras de amor por Dios son: 1) esperar en humilde silencio a medida que usted escucha y vela para oír sus mandatos, y 2) entonces obedecer sus mandatos hablados que usted oye para arrepentirse de los pecados que Él revela en su corazón.

Pablo no está diciendo que usted puede ignorar el código moral de la ley — ser falto de amor, inmoral, codicioso, dado a los placeres, airado, etc.
Pablo dijo: Les he proclamado que se arrepientan y se conviertan a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento. Hechos 26:20
Pablo dijo, "lleven a cabo su salvación con temor y temblor." Filipenses 2:12
Nuevamente Pablo dice que la gracia, resulta en un pueblo celoso de buenas obras. Tito 2:14
Pablo dijo: Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras. Efe 2:10
Pablo dijo: Limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Cor 7:1
Pablo dijo: A los ricos de la edad presente manda que no sean altivos, ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios quien nos provee todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, que sean generosos y dispuestos a compartir. 1 Tim 6:17-18
Si usted vive en una nación próspera e industrializada, usted es rico en comparación al resto del mundo. De modo que sea rico en buenas obras.
Pablo dijo: gloria, honra y paz a cada uno que hace el bien. Rom 2:10
Pablo dijo: Considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras. Heb 10:24
Pedro dijo: Él es acepto el que le teme y obra justicia. Hechos 10:35
Pedro dice otra vez: poniendo todo empeño añadid a vuestra fe, virtud .. conocimiento.. dominio propio.. perseverancia .. devoción. 2 Ped 1:5-6
Jesús dijo: Si no os arrepentís, todos perecerán igualmente. Lucas 13:3. El arrepentimiento requiere esfuerzo de su parte.
Y: Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. Sé, pues, celoso y arrepiéntete. Apoc 3:19
(Celoso significa con deseo ardiente, entusiasmado).
Jesús dijo además: Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí. Mat 11:29
Jesús dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Lucas 9:23
En sus mensajes a las siete iglesias, Jesús menciona a cada iglesia que sus obras son clave.
Jesús dijo: No he hallado que tus obras perfectas delante de Dios. Apoc 3:2-3. Él quiere obras perfectas, vigorizadas por la fe.

¡Oigan! Jesús dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta, porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Lucas 13:24, Mat 7:13-14
La doctrina de no hacer obras quiere hacerle creer que no es necesario esforzarse, sin embargo Jesús nos ordenó a esforzarnos, (a ejercer mucho esfuerzo).
Jesús además dice: Estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y son pocos los que la hallan... Porque muchos procurarán entrar y no podrán. Mat 7:14, Lucas 13:24
¿Acaso las advertencias de Jesús no contradicen seriamente el concepto de salvación instantánea por medio de la gracia instantánea?
Gentil lector — haga caso de lo que Jesús está diciendo. El que usted diga la oración del pecador o que se haya mojado no es algo difícil de encontrar o de hacer.

Pero el que practica la verdad [hace lo que es recto] viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [efectuadas, formadas, provocadas, vigorizadas] por medio de Dios. Juan 3:21. Un verdadero creyentes sigue o practica la verdad—hace lo que es correcto. (Ha acabado con el pecado, con hacer lo que está mal.) El creyente va hacia la luz, (sin temor) para mostrar que sus actos (u obras) han sido: producidas por medio de Dios; o divinamente efectuadas, formadas, provocadas, y vigorizadas.

La gracia y la salvación de Dios son proveídas para crear un pueblo dedicado a las buenas obras:
Para que andéis como es digno del Señor, a fin de agradarle en todo; de manera que produzcáis fruto en toda buena obra. Col 1:10
Nuevamente Pablo dice: "El propósito de la gracia.. purificar para sí un pueblo ferviente para buenas obras." Tito 2:11-14
Pablo afirma el propósito de Dios en la salvación: Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras. Efe 2:10
Y el Dios de paz...os haga perfectos en toda buena obra para hacer su voluntad, obrando él en ustedes lo que es agradable delante de él por medio de Jesucristo. Heb 13:20-21

Ahora hágase la siguiente pregunta: ¿Cuántas obras, o actos, he hecho que han sido en obediencia, o inspirados por Dios y con su ayuda? ¿Cuántas obras he hecho que Dios me haya dicho específicamente que haga, y que después me ayudó a realizar?
La primera obra para todos es el arrepentimiento—con Dios inspirándonos o mostrándonos de qué arrepentirnos, y después por medio del dolor, haciendo la resolución de obrar mejor—arrepentimiento. Como dijo Pablo: Les he proclamado que se arrepientan y se conviertan a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento. Hechos 26:20

Aunque a usted se le puede haber dicho que creer en Jesús es su excusa para evitar el juicio, eso es una mentira; el juicio final de cada hombre está basado en sus obras:

La fe sin obras es muerta. Las almas de aquellos que no tienen obras vigorizadas e inspiradas por Dios serán destruidas y sus espíritus serán excluidos del cielo. Las primeras obras de un verdadero creyente son obras de arrepentimiento.

El guía ciego dice que debido a que la gracia es gratuita, no hay NADA que usted necesita para ser salvo. Gratis es gratis.
Yo digo, es cierto; la gracia es gratuita, pero la salvación no lo es. La salvación viene a través del largo proceso de los dones de la gracia con la fe que es demostrada por las obras, comenzando con el arrepentimiento. Somos salvos por gracia, a medida que la naturaleza pecaminosa muere en la cruz; y nuestra muerte no es evidencia de que somos dignos de recibir los dones de Dios — no, sino que sólo la vergüenza de ser tan indignos.

Recuerde, Jesús le dijo a sus discípulos que predicaran el arrepentimiento con el perdón de los pecados.
Lucas 24:47
La gracia/salvación falsa mantiene el perdón pero ignora el arrepentimiento; los guías ciegos ni siquiera saben cómo arrepentirse.
Esto es lo que este sitio internet está dedicado a enseñar: cómo recibir la convicción que requiere arrepentimiento, y cómo recibir la gracia que limpia y produce cambio que lleva a la pureza y al Reino del Cielo, el paraíso en la tierra.

Pablo dice otra vez: ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. Romanos 6:15
De modo que la gracia no es un permiso para continuar pecando. No somos condenados mientras estamos esperando ser limpiados,
pero, nuevamente de acuerdo a Pablo, tenemos que continuar llevando a cabo nuestra salvación con temor y temblor.
Filipenses 2:12

Nuevamente de acuerdo a Pablo: Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados. Romanos 6:17
(él está hablando a la gente que en ese entonces estaban libres de pecado, habiendo obedecido la doctrina que los hizo libres del pecado)
Y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. Romanos 6:18

por obediencia a la doctrina que se menciona en el versículo 6:17, ellos eran librados del pecado y eran hechos siervos de la justicia.
Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Romanos 6:22 Usted no puede servir a Dios a menos que sea libre del pecado. La vida eterna viene después que usted haya producido fruto para santificación.

Y finalmente Pablo lo dice todo al concluir:
Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Romanos 8:13-14
y
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Corintios 7:1
De modo que aquí está: perfeccionando la santidad. No me puedo imaginar un requerimiento más exigente que ser perfectamente santos.
Esto no es cristianismo falso, éstos son los verdaderos requerimientos de ser cristiano.

Pablo dice otra vez, hablando a los cristianos maduros que han sido liberados del pecado y que están disfrutando de la santidad:
Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Rom 6:22

¿Qué hay con respecto a los mandamientos morales de la ley: amar a su prójimo como a sí mismo; y no robar; y no cometer adulterio; y no mentir; y no codiciar; y no asesinar; y honrar a su padre y su madre? Claramente observar estos mandamientos no es hacer las obras de la ley; una obra es no asesinar el día de hoy, o no cometer adulterio esta noche, o no mentir esta tarde, o amar a su prójimo hoy, o tomar una hora para amar a Dios, etc.

Peor aún, debido que: Cualquiera de vosotros que trate de ser justificado por la ley ha caído de la gracia, y Cristo ya no es de beneficio para vosotros. Gál 5:4; entonces, siguiendo esta lógica imperfecta (que dice que observar los mandamientos morales es hacer las obras de la ley), si usted decide no robar, usted ha perdido su salvación a través de la gracia y la fe en Jesús. La lógica torcida del cristianismo de sólo tener "fe en Jesús," ignorando los mandamientos morales y clasificando su observación como obras, hace que Jesús sea el autor de la iniquidad; es hacer la sangre de Jesús una cosa impía, una excusa para continuar pecando e ignorando todas las leyes, un permiso para la inmoralidad; y al enseñar esta doctrina, los guías ciegos del cristianismo se han echado la ley a la espalda para llevar a miles de millones de sus "creyentes" hacia el hoyo de la destrucción. De la Palabra del Señor en el interior: "ellos tambalean hacia el matadero;" ebrios con sus deseos, pasiones, orgullo, y placeres. Este es un error doctrinal de enorme magnitud; es un quebrantamiento del pacto de Dios.

Estos mandamientos son el centro moral de la ley mosaica obsoleta y están incluidos en la ley que está escrita en el corazón de cada hombre, cuyas conciencias dan testimonio, mientras que sus pensamientos los acusan o los excusan, Rom 2:14-16; estos mandamientos no han sido anulados y cualquiera que desee agradar a Dios debe obedecerlos.

Para más detalles acerca de las obras y de la ley interna que debe ser obedecida, vea la página web, Hasta que todas sus palabras y acciones sean ordenadas por Dios, usted debe obedecer a ley interna en el corazón de cada hombre.

Conclusión de la refutación

Las enseñanzas pacientes de Pablo, que explican en detalles cómo trabaja la salvación, han sido torcidas para convertirlas en la doctrina diabólica de la salvación instantánea.

De modo que las doctrinas de la gracia/salvación falsa están basadas en "escoger" unos pocos versículos de la Biblia acerca de la gracia y torcerlos para que hablen de la salvación, mientras que ignoran la preponderancia de otros versículos que se encuentran en toda la Biblia, que totalmente cambian de significado cuando son considerados solos; al promover "la salvación instantánea por medio de la fe y la gracia," ellos excusan el mal para el bien, ellos hacen al negro blanco; y ellos le piden a usted que les pague dinero por su error, aún cuando a ellos se les prohíbe específicamente que cobren dinero. 1 Ped 5:2. Y Hechos 20:29-31 nos dice: Aun de entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para arrastrar a los discípulos que los sigan. Ellos fueron enseñados en universidades bíblicas en vez de ser enseñados por Cristo mismo. Vea algunos de los escritos de Jorge Fox acerca de estos guías ciegos. La gracia instantánea es el camino ancho que lleva a la destrucción, versus el camino angosto que se contrae por causa de la presión, que lleva a la vida, el cual pocos encuentran.

El mundo quiere un Cristo que los excuse para vivir su vida como ellos quieren; es por eso que la gracia/salvación instantánea falsa ha barrido con las sectas deficientes — los falsos maestros les dicen lo que sus oídos con comezón quieren oír: relájate, solamente di que crees en Jesús, lávate con agua, y por magia nacerás otra vez, libre para continuar tu 'nueva vida' en pecado - pero con la seguridad de escapar el Infierno y de ir al cielo cuando te mueras. Relájate, relájate, gracia, gracia. ¿Acaso su sentido común no le dijo que la salvación instantánea y falsa que su predicador le vendía no era por lo menos algo sospechosa?

Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor. 2 Tim 2:19

Vea Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio para más información.

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.


Arriba | Quienes Somos | Inicio