La Cruz Perdida de la Pureza



 

¿Hay ESPERANZA para TODOS?

Esperamos en el Dios viviente,
que es el
Salvador de todos los hombres,
especialmente de los que creen.

1 Tim 4:9-10

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente, u otros escritos que confirmen el texto.

La escritura anterior confirma lo que escuché al Padre decirme y explicarme en su presencia. Hay esperanza para todos. Todos serán reconciliados con Dios, ya sea en esta vida a través del desagradable proceso de la crucificción de los deseos y los afectos, (de lo cual las sectas deficientes saben poco), o en el doloroso proceso de purificación de la vida siguiente, llamado Infierno. Todos serán salvos. Todos serán reconciliados por Cristo hacia Dios.

(Para más información acerca de la purificación en esta vida, vea Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio.)

Jesús dijo que pocos se salvarían porque la puerta es estrecha y el camino es comprimido, y pocos son los que la hallan. Mat 7:13-14, Lucas 13:23-24. Entonces, ¿qué sucede con la vasta mayoría de la gente, incluyendo los dos mil millones (¿pocos?) de personas que se llaman a sí mismos 'cristianos,' que no producen frutos, se purifican, alcanzan un estado sin pecado, y entran en el Reino del Cielo mientras este en la tierra?  ¿Están condenados al castigo eterno del infierno? Un Dios que tortura a la mayoría de la humanidad para siempre es un tergiversación enfermiza de las escrituras que convierte a nuestro Padre de luz, misericordia, compasión y amor en un monstruo; cualquier persona razonable encuentra que este concepto tergiversado de Dios una cosa repugnante. Este concepto falso de un Dios no perdonador, que castiga eternamente, sirve para alejar a las multitudes de Cristo y de Dios; es la doctrina y la herramienta del diablo. ¿Deberíamos temer a Dios? ¡Oh, sí! Deberíamos temer su desagrado; como un buen padre, (pero infinitamente mejor que un humano), el nos disciplinará y nos castigará por las cosas malas que continuemos haciendo -pero con un propósito — enseñarnos, cambiarnos, y reconciliarnos a sí mismo en amor. Dios es Amor. El Amor corrige. El Amor disciplina. Pero el Amor restaura. El Amor nunca falla. ¿Acaso usted cree que Dios nos creó para poder castigarnos y torturarnos para siempre? Y si usted lo cree, usted subestima grandemente su poder, su planeación, su misericordia, su bondad, su compasión, y más que nada — su AMOR. El propósito de la vida es encontrar a Dios, y su propósito no será frustrado. Él valora cada vida. Nosotros somos su creación, y él nos ama a todos. Todos somos uno. Cada persona que usted vea eventualmente será su hermano, reconciliado con Dios, después de ser purificado con la eliminación de sus deseos, afectos, egoísmo, adicciones, y orgullo.

[* Una secta deficiente importante ha modificado recientemente su posición con respecto a la tortura eterna, y ahora dice que Dios es misericordioso, porque sólo torturará a los pecadores por un tiempo proporcional a sus pecados, y después los destruirá. Se han imaginado que Dios es como un gato, que tortura a su presa antes de matarla y comérsela. Esto puede ser misericordia ante los ojos de hombres vengativos, no regenerados, pero aún así esto es crueldad sin sentido, y es una forma muy ingenua de comprender a Dios y su amor. Dios no va a castigar a las personas para siempre, ni a destruir aquellos que ha creado en amor.]

Para vivir en el cielo, usted debe ser purificado: ya sea en esta vida con mucho menos dolor y un galardón más grande, o en la siguiente, llamada Infierno. Ninguna de las dos es una experiencia agradable; el morir al yo no es agradable.

Los pecadores no pueden vivir en el cielo con Dios, o el cielo se convertiría en el infierno. Todos tenemos que ser purificados para vivir en la presencia de Dios y vivir en perfecta armonía y amor con nuestros hermanos. Una creencia común es que todos los creyentes serán purificados instantáneamente en el último minuto de sus vidas,* para vivir entonces en el cielo. Esto es incorrecto porque Dios nunca nos quitará nuestra nuestro libre albedrío; y si él nos purificara sin que nosotros aprendamos a a detestar y odiar nuestros hábitos egoístas y adicciones, una vez que seamos purificados instantáneamente, volveríamos otra vez a los mismos patrones comportamiento egoístas que causaron que abrazáramos el pecado. De modo que en esta vida o en la próxima tenemos que: 1) descubrir la amargura de las pasiones y los placeres que desea nuestro corazón, y 2) con el tiempo sufrir las consecuencias de nuestras pasiones y placeres, mientras deseemos que sean quitadas, buscando desesperadamente la gracia de Dios para ser cambiados. En el infierno, nuestras pasiones son sin restricción, de manera similar a como nos entregamos de manera sin restricción a los deseos y a la violencia en nuestros sueños. Porque nuestras pasiones son los peores tiranos. Cuando estemos en una situación en la cual nos entreguemos completamente a ellos, ellos atormentarán el corazón, y como un torrente, barrerán todo lo que esté delante de ellos, y sin embargo nunca estarán satisfechos. Debemos descubrir que la verdadera libertad debe ser hallada solamente en él, y su verdad nos hará libres, y quien nos guiará a entender que sólo con acciones virtuosas (sirviéndole a él) somos realmente libres. De esta manera, cuando sean quitados, uno a la vez, estaremos seguros de que no regresaremos al pecado por voluntad propia. El amor nunca insiste en lo suyo, sino que nos ayuda a ver el error de nuestros caminos equivocados, para que podamos escoger el camino correcto; y después nos recompensa con la gracia del cambio, lo que al final resulta en la pureza.

* Esto se deriva de 1 Corintios 15:41-52, todos seremos transformados en un abrir y cerrar de ojos a la trompeta final... los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados. Esto es cierto; es el último paso en un largo proceso de cambio que sucede en un abrir y cerrar de ojos. Pero antes del cambio del abrir y cerrar de ojos, debemos aprender la magnitud del mal que está en nuestro corazón y aprender a odiar tanto el mal, que nunca consideraríamos regresar a nuestros caminos egoístas. Luego, después de haber estado vivos en la corrupción, pero muertos a la vida de Dios, son resucitados a la vida incorruptible de Dios. Pero la corrupción no puede heredar la incorrupción; la corrupción en nosotros debe ser vista, odiada, aborrecida, y finalmente destruida. Aquello que nos muestra nuestros pecados, los elimina, lo cual es la gracia.

Si el pecador primero no ha purgado lentamente los pecados de su corazón, mientras aprende a odiar todo el mal, incluso si ese pecador fuera trasladado al cielo, no sería feliz porque no podría continuar con todas sus antiguas adicciones. Si usted muere cuando todavía está pecando, sería absolutamente miserable en el cielo; todos sus placeres y deseos, al no haber sido crucificados en la tierra, no estarán disponibles en el cielo, y usted será miserable sin ellos. Usted estará anhelando el viejo vino, que usted piensa que es mejor que el nuevo vino porque usted no ha sido preparado, crucificado, purificado (los odres nuevos) y liberado de sus deseos, enojo, deseos sexuales, resentimiento, envidia, codicia, mentiras, celos, necedad, fiestas, borracheras, placeres, etc. Aun sus pensamientos serían oídos por todos los que están a su alrededor; usted estaría aterrado, y desearía correr hacia la oscuridad donde esperaría que sus pensamientos no fueran oídos por nadie. El hombre debe crucificar sus pasiones y afectos en la cruz interna de la negación propia antes de que pueda disfrutar de la comunión en los cielos. Jesús nos dijo lo mismo en la parábola: "Ninguno que bebe el vino añejo inmediatamente quiere el vino nuevo, porque dice: "El vino añejo es lo mejor." Lucas 5:39. El hombre debe crucificar sus pasiones y afectos en la cruz interior de la negación propia antes de que pueda disfrutar de la convivencia en los cielos.

La purificación en la tierra es mucho más fácil que la purificación en el Infierno; la purificación en el Infierno es una experiencia horrible y obsesiva que se debe evitar lo más posible. Una descripción del Infierno que Él me dio para compartirla con ustedes es la siguiente: "mucho dolor con amor inesperado antes de la reconstrucción; mucho dolor para ser hecho apto para la reconstrucción." Porque TODOS serán reconciliados a Dios. Todos serán salvos. Su vida en el cielo será mucho más gratificante si usted alcanza la purificación mientras está en la tierra. Pero, aún si tiene que pasar por el Infierno, su vida posterior será mucho mejor que la vida en la tierra. ¡De modo que hay ESPERANZA PARA TODOS! Hablaremos más acerca del Infierno más adelante. Pero primero miremos a lo que la Biblia dice acerca de la Esperanza para Todos:

Lucas 3:6
Y todo mortal verá la salvación de Dios. Nueva Versión Internacional  
Y verá toda carne la salvación de Dios. Versión Reina Valera
Todo el mundo verá al Salvador que Dios envía. Biblia en lenguaje sencillo

Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo, él mismo [habiendo sido] hombre, quien dio su vida como rescate por todos. Este testimonio Dios lo ha dado a su debido tiempo. 1 Timoteo 2:5-6

Él es el sacrificio expiatorio por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. 1 Juan 2:2

Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo como Salvador del mundo. 1 Juan 4:14
(Ese era el propósito del Padre, y no será frustrado. El amor nunca deja de ser.)

..Dios nuestro Salvador, quien quiere que todos los hombres sean salvos y que lleguen al conocimiento de la verdad. 1 Tim 2:3-4
(Esa es la voluntad de Jesús, y no será frustrada. El amor nunca deja de ser.)

El Señor ... no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2 Ped 3:9
(Si el Señor no quiere que ninguno perezca, entonces ninguno perecerá; el amor nunca deja de ser.)

Nosotros mismos hemos oído y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo. Juan 4:42
(No hay excepciones, ni calificaciones, no condiciones, no peros — él salva a todo el mundo.)

Al día siguiente Juan vio a Jesús que se acercaba a él, y dijo: --¡He Aquí al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo! Juan 1:29

Yo no vine para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. Juan 12:47
(Su propósito al venir era salvar al mundo; el tendrá éxito porque el amor nunca deja de ser.)

Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 1 Cor 15:22

Por medio de él reconciliar consigo mismo todas las cosas, tanto sobre la tierra como en los cielos, habiendo hecho la paz mediante la sangre de su cruz. Col 1:20

Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos.
(Y porque todos hemos aprendido a odiar el mal, todos viviremos armoniosamente en amor, paz y gozo.)

Romanos 11:7, 25-33
¿Qué, pues? Lo que Israel busca, eso no alcanzó, pero los elegidos sí lo alcanzaron; y los demás fueron endurecidos,
Hermanos, para que no seáis sabios en vuestro propio parecer, no quiero que ignoréis este misterio: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.
Y así todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sión el libertador; quitará de Jacob la impiedad.
Y éste será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados.
Así que, en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros, pero en cuanto a la elección son amados por causa de los padres;
porque los dones y el llamamiento de Dios son algo de lo cual él no cambia de opinión ni los quita.
De igual manera, vosotros en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos.
Asimismo, ellos han sido desobedientes en este tiempo, para que por la misericordia concedida a vosotros, también a ellos les sea ahora concedida misericordia.
Porque Dios encerró a todos [los hombres] bajo desobediencia, para tener misericordia de todos [los hombres].
¡Oh la profundidad de las riquezas, y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!

Col 1:16-20
Porque en él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o poderes. Todo fue creado por medio de él y para él.
Él antecede a todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten.
Y además, él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo él sea preeminente;
por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
y por medio de él reconciliar consigo mismo todas las cosas, tanto sobre la tierra como en los cielos, habiendo hecho la paz mediante la sangre de su cruz.

Está escrito en los Profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Juan 6:45

Porque cuando tus juicios se manifiestan en la tierra, los habitantes del mundo aprenden justicia. Isa 26:9
(del mundo, significa que todo el mundo aprenderá justicia — con juicio. Se aprende en esta vida o en la próxima.)

Todas las cosas sometiste debajo de sus pies. Al someter a él todas las cosas, no dejó nada que no esté sometido a él. Pero ahora no vemos todavía todas las cosas sometidas a él. Heb 2:8
(Todavía no se puede ver que todas las personas y todas las cosas están debajo de sus pies; pero se verá cuando la obra de Jesús haya sido terminada.)
Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos. 1 Cor 15:28
(Cuando Jesús sujete todas las cosas, entonces Dios será el todo en todos.)

Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo. Juan 12:32
(Atraer a todos a él significa salvar a todos los hombres. No a todos en esta vida, sino que a unos pocos en esta vida, y a todo el resto en la próxima vida.)

Sobre este monte Jehovah de los Ejércitos hará a todos los pueblos un banquete de manjares, un banquete de vinos añejos, manjares suculentos y refinados vinos añejos.
Entonces sobre este monte destruirá la cubierta con que están cubiertos todos los pueblos, y el velo que está puesto sobre todas las naciones.
Él destruirá la muerte para siempre; el Señor DIOS enjugará las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra, porque el SEÑOR ha hablado. Isaías 25:6-8 

Declarad y presentad vuestro caso; sí, que deliberen juntos: ¿Quién ha anunciado esto desde la antigüedad y lo ha declarado desde entonces? ¿No soy yo, el SEÑOR? No hay más Dios que yo, un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí.
Vuelvan a mí y sean salvos, todos los confines de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.
He jurado por mí mismo, con integridad he pronunciado una palabra irrevocable:
Ante mí se doblará toda rodilla, y por mí jurará toda lengua.
Todos dirán dirán: "En Jehovah está la justicia y la fuerza."
Todos los que estaban enfurecidos contra él vendrán a él y serán avergonzados.
En Jehovah será justificada y se gloriará toda la descendencia de Israel.
Isaías 45:21-25
Note:  TODOS los hombres y mujeres se inclinan, confiesan y declaran la justicia del Señor. La última cosa que el Señor quiere es que alguien mienta y diga algo que no entiende o siente.
Él no es deshonesto, ni quiere que la gente sea deshonesta con Él. Sino que en cambio todos serán convencidos y felizmente se inclinarán y felizmente jurarán y dirán: "Sólo en el Señor están la justicia y la fortaleza;" cualquier otro camino no sería de Él. Y después además se dice: "toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es Señor, para la gloria de Dios el Padre; el llamar al hombre Señor significa que ellos lo han hecho a Él su Señor, no bajo amenaza o fuerza.

"Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: "Conoce a Jehová." Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová. Porque yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré más de su pecado.” Jer 31: 33-34

Jehová desnudó su santo brazo ante los ojos de todas las naciones. Todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios. Isaías 52:10

Yo anuncio lo porvenir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no ha sido hecho. Digo: 'Mi plan se realizará, y haré todo lo que quiero.'...Yo hablé, y yo haré que suceda. Lo he planeado y también lo haré. Isaías 46:10-11. No dude lo que Él ha dicho que hará; verdaderamente lo hará.

Así que, como la ofensa de uno alcanzó a todos los hombres para la condenación, así también la justicia realizada por uno alcanzó a todos los hombres para estar bien con Dios y para vida eterna. Romanos 5:18

Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla, de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2:10-11

(el confesar que Jesucristo es Señor, significa que todos lo hacen Señor de su vida — con su espíritu controlador dentro de ellos — en amor, paz y gozo)

Porque para esto mismo trabajamos arduamente y luchamos, pues esperamos en el Dios viviente,
quien es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen.
1 Timoteo 4:9-10
(Esto debiera terminar con la duda de que todos son salvados. Dice allí el Salvador de TODOS los hombres y mujeres; y para aquellos que creen, el resultado es aún más grande.)

Ahora, veamos lo que Jorge Fox dijo acerca de "Todos", (sus palabras están de acuerdo con las escrituras mencionadas anteriormente).

De la carta 216 de Jorge Fox
Y entonces es el evangelio, que es eterno, predicado a todas las naciones de la humanidad, y a todos los que son alejados de Dios en el poder de la oscuridad;
con el propósito de que todos ellos puedan ir a Dios otra vez,
y tienen vida e inmortalidad, las que son llevadas a la luz por su gran poder, que expulsa a la muerte y a la oscuridad.

De modo que tráiganlos al gran sacrificio, al Señor Jesucristo, la simiente de la mujer,
quien se ofreció a sí mismo por el pecado del mundo, la piedra de arriba, que está puesta sobre todo,
quien está restaurando por medio de su poder, quien tiene todo el poder en el cielo y la tierra,
quien está restaurando todas las cosas en su lugar, como estaban al comienzo,
y reconciliando en uno, por medio de su poder, todas las cosas en el cielo y en la tierra,
destruyendo aquello que hizo la separación, y que rompió la unidad, que es la enemistad en la mente de la gente,
la cual es destruida por la luz que ilumina a todos los que vienen al mundo:


De la carta 222 de Jorge Fox
Todas las cosas en el cielo, y las cosas en la tierra, deben inclinarse al nombre de Jesús,
antes de ser reconciliadas con Dios;
porque todas las cosas en el cielo, y todas las cosas en la tierra, están reconciliadas con él en uno.

De la carta 320 de Jorge Fox
Porque al estar todos muertos en el viejo Adán terrenal, Cristo, el Adán celestial, ha probado la muerte por todos ellos,
y es una propiciación por los pecados de todo el mundo,

y él ilumina a todos, y su gracia ha aparecido ante todos,
y su espíritu es derramado sobre toda carne, y su evangelio, que es el poder de Dios, es predicado a toda criatura bajo el cielo.

Por último, a continuación son maravillosos mensajes de la Palabra del Señor en el interior:

Ahora, más acerca del infierno como parte de la salvación de todos los hombres:
(Mucho dolor con amor inesperado.)

La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al permanecer en la Luz y obedecer la Luz, el hombre recibe liberación de la esclavitud del pecado para llegar a ser un hijo de la luz, un hijo de Dios: Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Juan 12:36. Porque Dios es luz, y en él no hay nada de oscuridad. 1 Juan 1:5. De modo que al hombre se le da una pequeña medida de luz para que él crea lo que ella le muestra, aquello de lo cual lo reprende, aquello que lo convence — mientras el hombre está vivo en la tierra. Esta semilla, luz, o espíritu de Dios es su talento, el cual debe ser aumentado en esta vida; si usted no lo hace crecer, en la próxima vida le será quitado y le será dado a otro que haya aumentado su talento, mientras usted es echado fuera hacia la oscuridad, como un siervo indigno, donde será el llanto y el crujir de dientes. Si el hombre es totalmente obediente a la luz, él llegará a ser un hijo de Dios, un hijo de la luz. Pero si él odia la luz porque reprende su estilo de vida y comportamiento egoísta, entonces él muere en sus pecados; y cuando un hombre muere todavía pecando, Cristo, la luz, se sale de él, dejando al hombre en completa oscuridad, lo cual es el infierno. Entonces la medida de la luz que el hombre tenía es dada a otro que haya aumentado su talento mientras durante su vida. El resultado: eterna destrucción que nos aleja de la presencia del Señor, y de la gloria de su poder, 2 Tes 1:9; el hombre es separado de la vida, el poder y la gloria de Dios, y mora en completa oscuridad. De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando la luz se aleje, tú tendrás pánico; todos los impíos tendrán pánico."

1 Cor 3:15
Si la obra de alguien es quemada, él sufrirá pérdida; aunque él mismo será salvo, pero apenas, como por fuego.

Todo hombre se salvará eventualmente al pasar por el lago de fuego, una experiencia purificadora pero muy dolorosa. Usted no podrá mostrar ninguna cosa por el tiempo que pasó en la tierra. Todo habrá sido un desperdicio y para nada.

Lucas 12:47-48
Porque aquel siervo que entendió la voluntad de su señor y no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. Pero el que no entendió, aunque hizo cosas dignas de azotes, recibirá pocos azotes. Porque de todo aquel a quien le ha sido dado mucho, mucho se demandará de él; y de aquel a quien confiaron mucho, se le pedirá más.

¡Note! El castigo de Dios es descrito con: a) un número variable de golpes, basado en lo que usted sabía que debía hacer pero no hizo, y b) una penalidad impuesta en proporción a la ofensa; y con un propósito — limpiar el corazón y las partes internas del hombre: Las marcas de los azotes purifican del mal, y los golpes purifican al corazón. Pro 20:30. Algunos reciben una cantidad más pequeña de azotes (figura retórica para describir los sufrimientos) que otros — lo cual define menos tiempo de dolor — define un fin al dolor — define el fin del infierno para el individuo; el tiempo en el fuego está basado en lo que hicieron mientras estaban en la tierra.

¿Y cómo sale uno del infierno? Uno debe pagar hasta el último centavo de su deuda de pecados cometidos en la tierra para salir: Te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado la última blanca, Lucas 12:59; y por peticiones muy, muy largas al Señor Jesucristo, (el Salvador de todos los hombres) que los purifique, después que el último centavo, (una figura retórica que representa una penalidad), ha sido pagado. Todos serán enseñados por Dios. Y sucederá que cualquiera que invoque el nombre de Jehovah será salvo, Joel 2:32, Hechos 2:21, Rom 10:13; y todo hombre eventualmente clamará al Señor para que lo salve. Como dice el dicho mundano: no hay ateos en los hoyos de las zorras, así tampoco habrá ateos en el infierno. Toda rodilla se doblará y confesará que Jesucristo es Señor.

Pero, las personas que no encuentren santidad en esta vida "serán castigados con eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder." 2 Tes 1:9 Note que él no dice destrucción de la vida o tortura, sólo excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder - ese es el castigo eterno. Allí está el Reino de los Cielos, y el cielo después del infierno, pero un cielo que está aislado del la presencia y la gloria del Señor. Esteban Crisp, uno de los primeros eminentes ministros cuáqueros dijo: "El patio exterior del templo representaba la iglesia de Dios en general, en contraste con la particular; el patio exterior no era medido, para que los gentiles pudieran entrar; los que no eran bautizados [que no tenían el bautismo de la muerte por el fuego, que resultaba en un corazón no circuncidado], quienes nunca fueron regenerados, ellos podían entrar hasta el patio exterior, pero esto no les daba derecho para obtener los privilegios de la casa de Dios, ni de ninguna adoración ni sacrificio que fuera aceptado sobre el altar de Dios."

No temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar al alma. Más bien, temed a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno. Mateo 10: 28. El "aquel" que se menciona es Dios. "¡Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio! Adorad al que hizo los cielos y la tierra. Apoc 14:7

Aquellos que no son purificados pierden su alma y van al Infierno, pero el espíritu vive para siempre y eventualmente deja el Infierno para vivir una vida mucho mejor que la de la tierra. Perder su alma es perder esa parte de Dios que está dentro de cada hombre, Cristo quien es la luz, que podría haber estado unida con la plenitud de Cristo, para llegar a ser un hijo de Dios.

*¡Tome nota! El infierno (o Hades) mismo es echado en el lago de fuego para ser eliminado, como la muerte, Apoc 20:14; por lo tanto el Señor va a eliminar el infierno (o Hades) mismo, una vez que haya servido el propósito de purificación.

Al estar el alma unida con Cristo, vive en una dimensión más alta de amor y Vida que al vivir solamente en espíritu. El Señor le llama a esta recompensa "el reino de Dios"; es una recompensa que está más allá de la imaginación, más allá de lo que las palabras de la tierra pueden describir. El hombre debe rendir toda su vida a Dios; a cambio Dios se da a sí mismo al hombre — el regalo más grande que se puede imaginar, pero sin que entendamos hasta que Dios sea completamente conocido.

Todos lamentarán profundamente para siempre la pérdida de su alma, por no haber obtenido la purificación mientras todavía viven sobre la tierra, por dos razones: 1) el dolor del infierno, que parecerá eterno, y 2) la pérdida de su alma con la pérdida eterna del reino. Aquellos con los remordimientos más grandes serán aquellos que se llamaban a sí mismos cristianos, que tenían la promesa ante sus ojos continuamente, y que no buscaron la justicia de Dios y su Reino como la prioridad más importante de su vida — aquellos que pensaron que Jesús era una excusa para pecar en vez de Aquel que destruiría el pecado en ellos — aquellos que ignoraron su mandato para ser perfectos como nuestro Padre que está en los cielos es perfecto — aquellos que estaban contentos con vivir en la carne, adorando a la iglesia falsa de Babilonia — aquellos que estaban contentos con un supuesto Dios remoto, en vez de buscar el reino en el interior y a Dios en el interior donde ellos pueden adorar a Dios en espíritu y en verdad.

Lo que no puede saber es que ustedes están viviendo ahora en la tierra en una existencia maldita, la maldición de la caída de Adán, aislado de la vida de Dios, todo es relativo. Las escrituras nos dicen que a menos que seamos purificados y renovados a la imagen espiritual de Dios, estamos viviendo en un estado de condenación, ahora, en esta vida en la tierra. De modo que la vida después del infierno puede ser mejor que la tierra, pero no será para nada como lo que hubiera podido llegar a ser. El recuerdo de los pecados de aquellos que viven en la dimensión más alta serán borrados, mientras que los de la dimensión inferior nunca olvidará sus pecados en la tierra y sus malas pasiones y deseos, que se convirtieron en sus obsesiones en el infierno. No habrá la paz y la alegría del reino de la dimensión más alta; de modo que los de la dimensión inferior seguirán siendo sujetos a la miseria y al llanto y el crujir de dientes. Los de la dimensión inferior también se dará cuenta que los que están en la dimensión más alta disfrutan de la paz, la alegría, el amor y la proximidad a Dios. Por lo tanto, incluso después del infierno, van a estar continuamente conscientes de que viven en un estado de comparativo castigo, que ellos entenderán que es totalmente justo y equitativo. Ellos sufrirán al ser privados de los gozos y privilegios de la dimensión más alta. De la Palabra del Señor en el interior: "El hombre sufre con cualquier cosa de la cual sea privado."

El gozo es uno de los frutos del Espíritu Santo — un gozo permanente, más allá del gozo temporal de la tierra. Hay un viejo refrán que dice: "nunca sabrás lo bien que se siente hasta que dejes de golpearte a ti mismo en la cabeza con un martillo." El punto es que nuestra vida en la carne, separada de la vida de Dios, es como ser golpeado en forma continua en la cabeza con un martillo — somos miserables, en comparación con la felicidad que experimentamos en la santidad.

Como ha dicho Pablo: como está escrito: Cosas que ojo no vio ni oído oyó, que ni han surgido en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. De la Palabra del Señor en el interior:

"De cierto les dijo, toda la verdad es magnífica; ustedes se maravillarán cuando la vean.
Hay muy pocas personas que, cuando ven lo que es Dios, rechazan estar en unión con él."

Esteban Crisp pronunció estas palabras en su sermón que está registrado:

Donde hay gran cantidad de orgullo, malicia y envidia, el espíritu de Cristo los desarraigará, y todo ese mal que el enemigo ha plantado en los hombres, él lo arrancará, y traerá justicia eterna, y plantará amor en el alma, y la establecerá y se asentará. Una persona así tendrá tanto gozo, placer y deleite, bajo el gobierno del Espíritu de Cristo en un día, como lo que cualquier persona puede tener, que es gobernada por el espíritu maligno, en mil días.

Ricardo Claridge, destacado entre los primeros cuáqueros, escribió lo siguiente de manera muy profunda:

"La verdadera felicidad del hombre consiste en ser verdaderamente religioso, o santo, en nuestras medidas, como Dios es santo; la santidad y la felicidad están tan relacionadas, que la una no puede ser, o subsistir, sin la otra. La santidad es el comienzo de la felicidad, y la felicidad es la santidad en la perfección."

Y la perfección de la santidad es algo que Pablo aconseja específicamente: Así que, amados, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Cor 7:1. Sin la santidad estamos, y estaremos, en la miseria.

Sí, sí hay un Infierno. Es un lugar muy incómodo, por no decir más. No es como el infierno de Dante. No hay un fuego y azufre físicos; éstos son símbolos físicos de lo espiritual, como por ejemplo: "Dios es fuego consumidor." Heb 12:29. También hay un fuego dentro de cada persona por hacer algo; el fuego del deseo, pero esto es un fuego en una intensidad más grande que usted jamás haya conocido. Es una obsesión aguda. Es como una gran ciudad de pecado — una furia completa y mutua, completo deseo mutuo, etc. El azufre, sulfuro, (cuando es quemado el sulfuro produce dióxido de sulfuro, usado para purificar y blanquear), simboliza un agente purificador espiritual. Fui llevado allí porque oré, dudando sinceramente que hubiera un Infierno. Esto es lo que sentí y vi:

1) Yo estaba en una cueva subterránea. Estaba totalmente oscuro. Yo sabía que estaba siendo seguido por alguien. Yo sabía que yo estaba siguiendo a esa persona. Era matar o ser muerto. Había mucho temor y adrenalina. De repente había una luz , y al frente mío estaba la persona (con la cabeza de un animal) a la que yo estaba siguiendo y que me estaba siguiendo a mí. Nos golpeamos el uno al otro frenéticamente. La luz se apagó. Yo estaba en una cueva subterránea. Estaba totalmente oscuro. Yo sabía que alguien me estaba siguiendo......... un ciclo que yo sentía que duraría para siempre.

2) Fui transferido inmediatamente a una cueva iluminada, acompañado, donde habían vestíbulos y habitaciones a los lados. En cada habitación había una mujer desnuda y una cama. La única mujer que vi se parecía a mi esposa, todavía era algo atractiva, pero se veía muy cansada y usada hasta el punto de que su piel comenzaba a secarse y arrugarse un poco. Yo sabía, sin haber participado, que esto era sexo perpetuo con esa persona en ese cuarto. Yo sabía que esto continuaría, vez tras vez tras vez, y por lo menos parecería que fuera "para siempre." No era algo atractivo. No era algo asqueroso. Simplemente allí estaba. Ése fue el fin de mi experiencia en el Infierno. Fue suficiente para convencerme que era real.

El Señor me dijo una vez "si el pecado de un hombre puede maldecir a toda la raza humana, entonces cuanto más justo es que la justicia de un hombre pague los pecados de todo el mundo." Suena lógico, ¿no es cierto? ÉL ES LÓGICO. Y la prueba en las escrituras para la declaración que él me dio es la siguiente:

Por lo tanto, debido a que la desobediencia de un hombre llevó a todos los hombres a la condenación, así también el acto de justicia de un hombre exculpa (pronuncia como sin culpa de las ofensas) a todos los hombres para llevarlos a estar bien con Dios y a la vida eterna. Romanos 5:18

En la presencia del Padre, Él me dijo: "cada hombre y mujer es precioso; cada persona será llevado otra vez hacia Él en reconciliación; cada palabra hablada, cada acción tomada por cada persona la lleva a Dios." Yo podía ver y sentir la sabiduría infinita de Dios y cómo todos los caminos llevan a Dios; y yo podía ver y entender cómo esta vida es una ilusión porque no es nada más que un camino hacia Dios para todos; fue una cosa abrumadora; fue la experiencia más importante de mi vida hasta ahora. Yo sólo pude ver una nube, pero podía sentir Sus poderosas corrientes de energía, sino que era como entrar en un gran río de la sabiduría, ver con claridad la verdad infinita, la lógica y la realidad de todo lo que Él me dijo. También encontré que el Padre estaba lleno de gozo, alegre, perdonador, y estaba en control aún más de lo que podemos imaginar. Lo que nosotros estamos aprendiendo en esta vida, todos nosotros, eventualmente nos llevará a cada uno de nosotros hacia Dios — un proceso que es obviamente más largo y más difícil para algunos. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay fallas en la próxima vida, sólo gente que mejora."

Usted debe de estar pensando, “Como podría cada palabra hablada y cada acción conducirnos a Dios”. Porque nosotros aprendemos del dolor que provocan nuestras palabras y acciones incorrectas, nuestros errores eventualmente serán la fuente para aprender acerca del Diablo y aprender a odiarlo; ya sea en esta vida o en la próxima. Entonces, mientras aprendemos sobre del diablo naturalmente somos atraídos hacia la virtud, la bondad — Dios.  Está escrito "Todos los hombres serán enseñados por Dios;" ya sea en la tierra por el Espíritu Santo que está en tu corazón impaciente para llevarte a la verdad y para conozcas todas las cosas, o en la próxima vida, llamada Infierno, la cual es mucho más dolorosa, más larga y con menos recompensa al final. Nosotros somos creados para ser los hijos de Dios, para amarlo y para ser amados por él. Sin embargo, El no quiere estar en compañía del diablo y ya que nos dio libre albedrío para amar y para desear, primero nos manda a la “escuela del diablo”, la tierra, donde se nos ofrece la oportunidad de aprender sobre el diablo con una gran recompensa si lo hacemos, porque terminamos siendo uno con él, un hijo y parte de él como sus herederos. 

Él puede controlar los pequeños detalles de la vida del hombre, sin violar su libre albedrío y su confianza en sí mismo. Aquellos elegidos por Dios, están protegidos por El mientras completen su camino de búsqueda; como está escrito,  “todas las cosas ayudan para el bien de aquellos que aman a Dios (o como se dice, a quienes Dios ama) a los que son llamados conforme a su propósito”, pero el solamente provee protección a aquellos que lo están buscando en amor y a quienes ha llamado; de la voz del Señor: "Todas las otras personas destinadas para la reconciliación después de esta vida, viven sin protección”. Nosotros tenemos libre albedrío pero con los pequeños detalles, Él nos puede mover como piezas de ajedrez sin violarlo, porque los detalles insignificantes que controla, no violan los principios de nuestro corazón o nuestra confianza en nosotros mismos; las decisiones que siguen los principios de nuestro corazón y afectan nuestra confianza propia son hechas por nosotros independientemente, y Él no anula esas decisiones en ninguna persona. Esto no se trata de hacer algo bueno de una mala situación, sobre la cual Él no tiene control; Él está en control de todo lo que está alrededor de aquellos a quienes ha llamado de acuerdo a su propósito y quienes lo aman! ¿Para qué? De la voz del Señor, "la tierra existe para los santos”. La tierra es la oportunidad de todos para ser uno con Dios, como uno de sus hijos pero, para aquellos que no están tan motivados, hay solamente obstáculos, pruebas, pulido de piedras, en las ilusiones de esta vida, lo cual pareciera que uno elige todo de manera independiente pero, como la Voz del Señor dijo: "todo hombre es puesto en este lugar por Dios”. La ilusión es que no hay un Dios. La ilusión es que Dios no controla nada. La ilusión es que todos somos independientes, bajo ningún control. Es una ilusión necesaria; la tierra que nutre para permitir que el amor crezca sin opresión. Vea Porque al Diablo se le Permite Más. 

Todos los hombres y las mujeres serán hechos justos. Todos los hombres y mujeres serán glorificados. Pero no todos estarán en unión con Dios a través de Cristo.

Y Juan dijo: ‘El diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Apoc 20:10 Este texto es citado frecuentemente para probar que todos aquellos quienes han sido engañados serán atormentados día y noche para siempre — pero mire, todas las cuatro versiones bíblicas dicen que sólo el diablo es echado en el lago de fuego y atormentado para siempre. Aquellos que son engañados son echados en el lago de fuego y tienen su parte en el lago de fuego, pero ellos no son atormentados para siempre también; aquellos que han sido engañados, después de su tiempo, son reconciliados con Dios. Pero el diablo no fue engañado; él sabía lo que estaba haciendo cuando deliberadamente se rebeló en contra de las indicaciones de Dios. La creación entera será reconciliada con Dios, excepto el diablo.

Similarmente, los predicadores que predican de la maldición del fuego del infierno amenazan con el fuego eterno; y este fuego realmente es eterno. Pero mire, el bautismo del Espíritu Santo quema la paja con fuego que no se puede sofocar, que no se puede apagar. Mat 3:11-12. Ahora, pocos pueden argumentar que uno se quema para siempre por el bautismo del Espíritu Santo. El fuego dura para siempre, pero la persona no es dejada en el fuego para siempre — excepto por el engañador original. El humo de cuando la ramera (la iglesia falsa) es quemada sube para siempre, pero no el de los engañados; el humo es como una memoria que nunca es olvidada.

El libro de Apocalipsis describe dos grupos diferentes de hombres en el cielo: 1) los 144,000, que son las primicias de Dios, redimidos de la tierra, que siguieron al Cordero [en obediencia] donde él fue [lo que sea que él mande], y 2) una gran multitud de todas las naciones y razas y pueblos y lenguas, y nadie podía contar su número. Están de pie delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y llevando palmas en sus manos. Esta gran multitud no había sido redimida de la tierra, ellos no eran las primicias — pero ellos estaban allí, junto con los pocos que fueron contados, (144,000) y que habían sido obedientes a Jesús en su vida sobre la tierra.

Además, en la Nueva Jerusalén, el templo y esas cosas fueron medidas por dentro (pueden ser medidas, contadas, son finitas); el lugar de los judíos espirituales, aquellos cuyos corazones habían sido circuncidados sobre la tierra, para llegar a ser judíos (obedientes) por dentro. El patio exterior, que no fue medido. Apoc 21:16, nos da una medida adicional. Jorge Fox amplifica significativamente las dimensiones, refiriéndose a otra traducción:

La copia griega con la traducción interlinear de Arias Montanus lo tiene, Apocalipsis 21:16, que es, estadios, doce veces doce mil, esto es, ciento cuarenta y cuatro mil, esa es la longitud y la anchura, y la altura es igual, es doce mil, siendo todo un millón setecientos veintiocho mil estadios, esto es, doscientas dieciséis mil millas, que es diez veces el compás de la tierra, como es comúnmente informado, o por allí.

Usando la circunferencia mencionada e ignorando la altura, la Nueva Jerusalén cubriría 24 veces el área de la tierra. Si cada una de las 6,72 mil millones de personas que viven hoy en la tierra estuvieran de pie en un cuadro de 3 pies por 3 pies, todas las personas cabrían dentro de la mitad del estado de Connecticut.* Por lo tanto, el patio exterior de los gentiles en la Nueva Jerusalén (de aquellos que no fueron circuncidados en la tierra), tiene capacidad para los innumerables otros, no redimidos de la tierra, no las primicias — sino reconciliados con Dios, habiendo pasado por el lago de fuego para llegar a ser compañía apta para el cielo.

*Estos cálculos pueden ser revisados en una página separada.

Pero no cometa el error de pensar que debido a que usted va a llegar de todas maneras, que puede disfrutar del mal lo más posible. Sus esfuerzos para vivir de acuerdo a su entendimiento de lo que se exige de usted le serán acreditados. Aprender que dar es más satisfactorio que recibir, aprender que la bondad se siente bien, aprender que decir la verdad (no importa cuales sean las temidas consecuencias) siempre es lo mejor, aprender a controlar la ira, aprender a tratar a otros como uno quisiera que lo trataran a uno, aprender a ser felices con lo que sea que tenemos, aprender a encontrar valor en la fidelidad conyugal, aprender que el perdón y la misericordia liberan la mente — aprender y practicar estas cosas minimizará su tiempo de purificación en el Infierno. Muchas llagas para algunos, pocas para otros.

Curiosamente, esto es confirmado por las visiones de Santa Juliana de Norwich, quien fue asegurada lo siguiente por parte de Dios: "El pecado es útil, pero toda estará bien, y todo estará bien, y todas las cosas estarán bien." La teología de Juliana era optimista, hablando del amor de Dios en términos de gozo y compasión en vez de la ley y el deber. Para Juliana, el sufrimiento no es un castigo que sea infligido por Dios, sino un medio que él usa para acercarnos a él. Ella también encontró que Dios era alegre y lleno de gozo, optimista, seguro y en control.

(Usted podría estar preguntándose: ¿por qué esta información a penas se está dando a conocer? Respuesta: se habla tanto hoy en día de la condenación con el fuego eterno del Infierno y esto es tan dañino para las almas pensantes, y es tan injusto, que Él sintió que era necesario recordarnos de su valor, amor y misericordia para todos los hombres y mujeres, lo que ha sido probado con las muchas escrituras citadas aquí, que nosotros hemos olvidado y puesto a un lado. Las verdaderas ovejas están siendo dispersadas a causa de lo que se habla acerca de la condenación por medio del fuego de infierno. Pero más importantemente: esta es la única generación que está a punto de pasar por la disminución masiva de la tierra en una serie de grandes calamidades, incluyendo hambres, guerras, desastres naturales, etc. Si no entendemos que todos los hombres recibirán la misericordia de Dios en la otra vida, y mientras más pronto se acabe su maldad, menos difícil será para ellos esforzarse para obtener su salvación; si no entendemos eso completamente, entonces aún los escogidos pueden ser vencidos con dudas con respecto a la bondad de Dios. Las calamidades serán catastróficas y más aterradoras de lo que nos podamos imaginar, y necesitamos tener confianza en el amor y la misericordia eventual que será otorgada a todos los hombres. Todo lo que termina bien es bueno, y necesitamos entender que Dios tiene un plan para que el fin de todos los hombres sea bueno.)

Ahora, en el caso especial de los niños: ¿cuánta purificación es necesaria para un bebé? ¿Un poco? ¡No! ¿Cuánta purificación es necesaria para un niño de cinco años? Desde luego, ¿no es lógico que la purificación de los niños sea mucho más simple que la de alguien que ha vivido 50 años de errores, hábitos, deseos y afectos?

Cuando está hablando del juicio, Jesús dice en Mateo 7:22-23: "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad." Obviamente estas personas, que pensaban que eran cristianos, lo llamaron Señor; y ellos tenían suficiente fe de que él era el hijo de Dios como para realizar obras maravillosas, pensando que ellos lo estaban haciendo en su nombre. ¿Dónde está el fruto que resulta de su pureza? Imagínese lo traicionados que estas personas se van a sentir. Probablemente estarán muy enojados. Probablemente sentirán resentimiento y desconfianza por Jesús. Su purificación probablemente tomará más tiempo que la de los 'pecadores' por causa de su ira y resentimiento; y los 'pecadores' terminarán con su purificación y entrarán en el cielo primero, y los 'salvos' terminarán su purificación y entrarán en el cielo al último. De modo que los últimos serán primero, y los primeros serán últimos. Y si hay maestros y predicadores no perfeccionados ni autorizados por Cristo, y por lo tanto que están enseñando en error, el tiempo que ellos estarán en el infierno será aún más largo, porque la sangre de aquellos a quienes ellos han conducido mal estará sobre sus cabezas. Esta escritura ya se estaba cumpliendo en el tiempo de Cristo sobre la tierra: los recaudadores de impuestos y las prostitutas ya estaban entrando en el Reino antes que los fariseos eminentes — aquellos a los que se les enseñó a ser los últimos entraron antes que aquellos a los que se les enseñó a ser los primeros. La persona que tiene la menos estima de sí mismo puede oír el llamado al arrepentimiento de la forma más clara. Los últimos pueden oír el llamado al arrepentimiento; los primeros son sordos en su justicia propia, (o su justicia imputada de parte de Cristo, la cual supuestamente los excusa de arrepentirse y de la cruz de Cristo).

No confunda esto con el "purgatorio" que ha sido definido por la secta romana y la griega. Todos los que no están purificados entran en el Infierno, no importa su profesión religiosa. No hay oración o contribución que pueda apresurar su salida. Jorge Fox ha dicho que no oremos por los muertos, y que los sacrificios por los muertos están prohibidos por las escrituras.

Esta enseñanza tampoco debería ser una munición para los universalistas, porque para escapar la purificación del Infierno y salvar su alma, usted debe encontrar la puerta angosta y estrecha que pocos encuentran. La fe en Jesucristo que produce fruto es el único camino a la salvación de su alma; no hay otro camino. Si usted pierde su alma, vivirá en espíritu solamente — una dimensión más baja del cielo — y esto sólo sucederá después de una larga y dolorosa experiencia de purificación en el Infierno. Usted lamentará para siempre el no haber aprovechado la oportunidad de la salvación mientras estaba en la tierra.

Usted debe tener comunión con Cristo en sus sufrimientos. 1 Ped 4:12-13
Si usted quiere llegar a reinar con él, debe sufrir con él. 2 Tim 2:12
Si usted quiere llegar a vivir con él, debe morir con él. 2 Tim 2:11
y esto es necesario para la salvación; y no es temporal sino continuo: debe haber un "morir diariamente."
Y si usted quiere llegar a morir con él, debe ser sepultado con él. Rom 6:4
Y siendo sepultados con él en el verdadero bautismo, usted también resucita con él. Col 2:12

Jesús dijo que él rechazaría a muchos, que creían que eran Cristianos, pero que todavía pecaban. Si él rechaza a personas que se llaman a sí mismos cristianos, aunque él ama a la gente de todas las creencias, él también rechazará a aquellos de otras creencias y también a los que no creen en nada. Es necesario un cambio completo de corazón.

Usted no puede depender de la lectura de las escrituras acerca de la gracia y la fe para obtener su justicia y 'salvación'. Si alguna vez usted llega a ser justo, cuando usted lo sea ¡Cristo se lo dirá! Cuando usted haya sido asegurado de su salvación, él le dirá "Mira que delante de ti he dejado abierta una puerta que nadie puede cerrar." La salvación se recibe simultáneamente con la entrada al Reino. No dependa de nada más que de las palabras que él le hable a usted. Recuerde que Jesús dijo, "No he venido a llamar a justos sino a pecadores para que se arrepientan," porque los justos no pueden oír su llamado al arrepentimiento, ¡ni ayer ni hoy! Los justos piensan que no necesitan hacer nada; ellos incluso dicen que el arrepentimiento y la cruz son "obras" y que el hacer obras relacionadas con la salvación los descalificaría para su salvación falsa basada en la 'gracia' — de modo que ellos no pueden oír su llamado al arrepentimiento, especialmente si están ocupados con alguna apariencia de prácticas religiosas: estudios bíblicos, asistiendo a servicios, diezmando, cantando, leyendo de algún libro de oraciones, comiendo pan y bebiendo vino, bautizando por agua, hablando en 'lenguas.' Él me dijo: "Es difícil para aquellos que están encerrados en una apariencia de religión el ver el arrepentimiento para la verdad." Era difícil ayer; es difícil hoy. Vea Jesús quiere enseñarle Él mismo para más información acerca de buscar su justicia.

Sabemos que habrá alguna forma de vida en el Infierno, de otra manera no se sentiría ningún dolor. Si todos deben ser declarados inocentes ante Dios, después del Infierno tiene que venir el cielo. Éste será mejor que la tierra, pero no estará cerca de la vida que podríamos haber obtenido si nos hubiéramos purificamos y hubiéramos obtenido el Reino del Cielo mientras estábamos en la tierra, (tal vez esto sea el "tercer Cielo" del que habló Pablo en 2 Cor 12:2). El logro que aquí se obtiene es relativamente libre de presión, relativamente libre de obligación, libre de la intensidad de la experiencia del Infierno. Aquí podemos escoger miles de veces al día lo que podemos hacer. Allá (en el Infierno) hay pocas opciones — solamente una obsesión para hacer las cosas que usted ha abrigado en su corazón con una intensidad repetitiva de tal manera que se convierten en repulsivas; y finalmente usted escoge arriesgar el sacrificio de lo que queda de su vida en vez de continuar -- alejándose así del mal, odiando el mal, y estando tan harto del mal que usted vive felizmente después sirviendo el amor — pero en un estado disminuido en comparación con el que usted tendría si hubiera escogido alejarse, odiar y evitar el mal mientras estaba en la tierra. El estado disminuido y el estado más alto me han sido descritos como "vivir en diferentes dimensiones." En el Antiguo Testamento, solamente el sumo sacerdote podía entrar en el lugar santísimo que estaba en el templo; aquellos que producen fruto en esta vida se convierten en reyes y sacerdotes, en la presencia del Señor y en la gloria de su poder para siempre, sirviéndole. El Apocalipsis describe el cielo como un templo de Dios y un patio exterior. El templo de Dios es para los judíos espirituales, aquellos cuyos corazones fueron circuncidados mientras estaban en la tierra; ellos sirven y adoran a Dios como sacerdotes y reyes en el templo de Dios, quien es el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero (Cristo). Esteban Crisp, un eminente ministro cuáquero dijo: El patio exterior representaba a la iglesia de Dios en general, a diferencia de los particulares; el patio exterior no estaba medido, de modo que los gentiles podían entrar; los que no estaban bautizados [el bautismo de la muerte por el fuego, lo que resulta en un corazón circuncidado], los que nunca fueron regenerados, ellos podían llegar hasta el patio exterior, pero esto no les daba derecho a los privilegios de la casa de Dios, ni a ninguna adoración ni sacrificio de los que eran aceptado sobre el altar de Dios. Sin embargo aquellos que no son purificados (regenerados) en la tierra no entran en el patio exterior hasta que han sido purificados en el Infierno.

Una vez más, el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen. 1 Tim 4:9-10

La pureza en la tierra no es una experiencia agradable porque implica sufrimiento a través de la tribulación y el fuego de la prueba, (el Ministerio de la condenación, en el cual el maestro es la Ley del Pecado y la Muerte, después del cual viene el Ministerio de la Vida), pero el Infierno es mucho peor; debe ser evitado a toda costa. Es verdaderamente un Infierno. Se sentirá como que es algo eterno en los primeros dos minutos. Será constante y sin cesar y tomará tantas formas diferentes como el número de sus adicciones. Sus adicciones no son evidentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta solamente leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted se da cuenta. Esas adicciones son destruidas, no al leer, sino al hacer. Se podría decir que se reciben los deseos del corazón, pero en una avalancha de cantidad/repetición masiva. Es verdaderamente una experiencia de agotamiento. Usted debe llegar al estado en el cual todas las adicciones son repulsivas para usted y en el cual usted automáticamente se aleja de ellas. De modo que cualquiera que sean sus placeres, éstos serán exagerados hasta que lleguen a ser repugnantes. En los Alcohólicos Anónimos se habla de la experiencia en la cual el alcohólico toca fondo; el despertar un día sobre la cuneta y decirse a uno mismo, YA BASTA — ESTO ES DEMASIADO, y tomar la resolución de reformarse con la ayuda de un Ser superior. Así será en el Infierno; usted será llevado hacia una experiencia de tocar fondo en cada deseo y pasión que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán temprano y diligentemente y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
por cuanto no siguieron mis consejos, sino que rechazaron mis reprensiones.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios deseos.
Porque el descarrío [de mi consejo] de los ignorantes los matará, y la dejadez descuidada de los necios los destruirá.
Prov. 1:28-32

En el cielo de los Vikingos, llamado Valhalla, ellos salían cabalgando todos los días a la batalla que era hasta la muerte, y después volvían a un festín de borrachera. Tal vez esto fue exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos de esto hasta su muerte. Tome conciencia de sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo y deseos.

La furia de Dios es para que la Luz y el Espíritu del Señor salgan de usted; siendo él quien lo ha limitado en su vida más de lo que usted se da cuenta. Cuando Él sale, usted se queda en el abismo de la oscuridad total; esto es ser arrojados a las tinieblas, la dimensión del reino del infierno. Sin la restricción del mal que viene de la luz, su corazón es libre de ejercer todas sus fantasías con obsesión; y eventualmente, sus pasiones y fantasías, junto con una continua repetición de los errores de su vida terrenal, uno por uno, llegan a ser un horror para usted. Su horror se convierte en un temor y un odio hacia ellos, hasta que finalmente el amor de Dios lo librará de ellos, uno por uno. Pero usted los odia tanto, que nunca consideraría algo remotamente similar en el futuro, cuando sea llevado al atrio de los cielos. Así, todos pagan por cada error que hayan hecho en la tierra, y el tiempo que permanezcan en este comportamiento obsesivo es proporcional a los pecados que cometieron cuando estuvieron en la tierra. Como dijo el Señor: os daré a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras. Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios deseos — y por lo tanto su tiempo en la tierra les ha servido para hacerse sabios — ¡de la manera difícil!

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el Infierno nunca será olvidada. Habrá llanto; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre y tendrá un propósito — el arrepentimiento hasta que haya una reconciliación con Dios por medio del amor.

Una persona me escribió diciéndome que era imposible para Dios poner a la gente en una posición en la que puedan pecar todo lo que deseen en su corazón, afirmando que yo estaba tratando de hacer malo a Dios. Yo digo que Dios puede fácilmente ponernos en un estado soñoliento en el cual somos puestos en condiciones extremas para jugar con las inclinaciones de nuestro corazón, pensando y sintiendo como si fuera una realidad — pero que no esté sucediendo realmente. Pero en este estado usted no puede despertar, y este estado continúa hasta que usted haya pagado hasta el último centavo y esté completamente harto del pecado.

Nuestros sueños son un anticipo de lo que puede ser el infierno. Cuando yo estaba en mi tercer año de universidad, actué de manera muy irresponsable, al saltarme todas mis clases que empezaban a las 8 de la mañana; sólo fui el primer día y después al examen de mitad de semestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años tuve la pesadilla recurrente de llegar tarde a mis exámenes de medio semestre y de no poder recordar en qué salones se llevaban a cabo las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente, en esta pesadilla, yo llegué a la conclusión de que no estaba siendo justo con mi madre al saltarme mis clases; ella estaba usando el dinero que tanto le había costado ganar para enviarme a la universidad, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño, decidí dejar la universidad y obtener un trabajo; nunca tuve la pesadilla otra vez. Tal vez usted ha tenido alguna experiencia similar. El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacer que descubramos el error de nuestros caminos. Cualquier equivocación que hayamos cometido en nuestra vida, a menos que la resolvamos antes de dejar este planeta, la tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados con repetirla hasta que finalmente estemos tan hartos de ella, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender; mucho más difícil que con la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra en la Luz los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

Un hombre sabio dijo una vez: "para llegar a ser sabio, uno primero debe reconocer que es ignorante."
A menos que usted sepa que es un esclavo, usted nunca será libre. De modo que el primer paso a la libertad es ver su esclavitud.
De la voz del Señor: "Aquellos que rehusan ver su esclavitud dicen: necesito la iglesia."
Al fin todo depende de la elección que usted haga de cómo quiere vivir:

  1. como un ser humano egoísta, esclavo de su propia ira, orgullo, deseos, pasiones y placeres que no dan satisfacción duradera, sujeto a la furia de la corrección dolorosa de Dios, o
  2. ¿preferiría usted estar dedicado al propósito de las acciones y palabras que son puras, verdaderas, nobles, limpias, pacífica, llenas de gozo, y beneficiosas para otros alrededor suyo, y llenas de amor para su Creador — mientras esté en unión con su Creador en su Reino -mientras él lo ame y lo atesore a usted, para su satisfacción eterna?

De la voz del Señor: "por lo tanto ellos deben pasar por la tierra sabios," o de otra manera, usted debe aprender acerca del bien y del mal de la manera más difícil, en el infierno.

Las presiones de alcanzar la pureza en la tierra son tan grandes que cuando algunos han sido "convencidos" y "condenados" (habiendo entrado en el Ministerio de la condenación), pueden llegar a estar tan cansados y agotados que no tienen fuerzas para continuar; entonces ellos se "quedan dormidos" en Cristo, (ellos mueren, pero mientras están en Cristo). Pero ellos son los primeros en ser trasladados durante la próxima venida del Señor, como dice 1 Tes 4:13-18. La misericordia y bondad infinitas del Señor los sacan del mundo para protegerlos del mal y de la apostasía, y para mantenerlos seguros hasta su resurrección de la tumba para ir al Cielo. Esta seguridad se encuentra en Apoc. 14:13. (Esto es maravillosamente especial para mí porque esto quiere decir que una vez que alguien entra en el Ministerio de la condenación, su salvación mientras están en la tierra está asegurada; que amor y cuidado Él tiene por nosotros -- para asegurarse que lleguemos allí, aunque nos debilitemos bajo presión. Yo no creo que yo pueda llegar a comprender lo grande que es nuestro Dios — Él está más allá de nuestro entendimiento. Pero sabemos que él es puro, lógico, sensible, tierno, amable, misericordioso, justo, fiel y verdadero de manera inconmensurable). Antes de que usted concluya que las presiones de la tierra son demasiado grandes, no se olvide que no importa lo grande que sean las presiones en la tierra, las del Infierno son mucho, mucho peor; y, por supuesto, la recompensa por alcanzar la pureza en la tierra son más allá de nuestra imaginación — como está escrito: Cosas que ojo no vio ni oído oyó, que ni han surgido en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. 1 Cor 2:9

El propósito de nuestra vida en la tierra es llegar al estado en el cual odiamos el mal de tal manera que aún cuando somos probados bajo presión, rehusamos volver a hacerlo. Es entonces que llegamos al estado de "perfección" de Job:

Job 2:3 dice: "Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job,
que no hay otro como él en la tierra: un hombre perfecto y recto,
temeroso de Dios y apartado [que aborrece y se aleja] del mal; y que todavía se aferra a su integridad
a pesar de que tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin motivo?

Y si llegamos a ser una de las "primicias" seremos reyes (siervos como Cristo) y sacerdotes para siempre en la cercana presencia de Dios, adorándole y sirviéndole, contemplando su gloria, y siendo como Él, siendo uno con Él, amándole, y siendo amados por Él.

No todos pueden ser reyes, o de otra manera todos estaríamos tratando de servir más que los otros. No se me ha dicho exactamente lo que los reyes estarán haciendo; en general, yo se que estarán creciendo en conocimiento y amor para siempre. Mi opinión es que el vasto grupo de personas que no alcanzan la pureza en esta tierra serán servidos por aquellos que lleguen a ser reyes y sacerdotes. Si somos escogidos, no podemos atribuirnos los méritos o estar orgullosos por eso; sólo somos beneficiarios de su favor inmerecido — la gracia. Los que son escogidos no son escogidos porque un día, por sus propios méritos, ellos deciden buscar a Dios; no, Dios es el que nos atrae hacia Él, y después le da nuestra salvación a Cristo para que la finalice. Muchos son llamados, pocos los escogidos. Aquellos que son escogidos han respondido al llamado de Dios. Debido a que para Dios no hay tiempo, él sabía con anticipación quien decidiría responder a su llamado.

Es la obra de Cristo reconciliar todas las cosas (lo que incluye toda la humanidad) con el Padre. La relativa facilidad y comodidad de alcanzar en esta vida, y las recompensas disponibles para aquellos que alcanzan la pureza y la reconciliación en esta vida, hacen que el esfuerzo supremo que se hace para alcanzar la pureza y el Reino en esta vida tenga mucho sentido. Valore su tiempo, mientras que todavía lo tenga disponible. Ore para que el Padre lo motive más al atraerlo a Él mientras esté en la tierra. Ofrézcale sus mejores esfuerzos de toda la vida a cambio de que Él lo atraiga a usted hacia Él. Dudando su existencia, una vez yo pronuncié una oración y él respondió con una experiencia indeleble; una experiencia que él me ha dicho que "todos pueden tener si la piden humildemente." (Esta experiencia creó un hambre en mí que me motivó por más de 25 años.) Él le dijo a mi esposa mientras esperaba en el Señor: "sé lo mejor que puedas ser . . . . ¡para mí!" (Tanto para beneficio suyo como para Él .)

Repitiendo lo que está dicho en otras partes de este sitio: Y para aquellos que alcanzan la perfección; para aquellos que alcanzan la pureza en esta vida; cuando hacen esto, (al producir fruto), ustedes muestran que son verdaderos discípulos de Cristo, y él entonces le da honor y gloria a nuestro Padre. ¿Hay alguna otra cosa a lo cual valga la pena aspirar? Porque si hay alguna manera en que podamos pagar a nuestro Padre por nuestro aliento, los latidos de nuestro corazón, nuestra vida, nuestro Salvador que ha preparado el camino para nosotros, entonces eso sería lo único de deberíamos desear — todo lo demás debe tomar una prioridad menor que la pasión de darle gloria al Hijo y al Padre. En cuanto a mí, sabiendo que tengo la posibilidad de hacer esto por Cristo y el Padre, así de insignificante como yo soy, felizmente dedico mi vida a hacerlo, y estoy eternamente agradecido por la oportunidad. Porque con éxito, llegamos a estar unidos con Dios, y operamos de acuerdo al propósito de Dios, su voluntad y su agrado; y nuestro agrado es tener un propósito limpio, puro, santo y perfecto en nuestras palabras y acciones — ser instrumentos en sus manos totalmente dedicados a una vida de amor.

El propósito de este sitio es mostrarle que es posible, ayudarle a asirse de esta esperanza, y después mostrarle cómo permitir que Jesús lo purifique por medio de la gracia para que usted pueda posteriormente entrar en la unidad con Cristo y el Padre en el Reino del Cielo mientras esté todavía en la tierra. Para más información acerca de cómo llegar a ser purificado en esta vida, vaya a la página inicial y después vaya a Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio.

Si vivís conforme a la carne [la naturaleza pecaminosa], habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:13

Para aquellos de ustedes que quisieran alegar que yo de alguna manera he mal interpretado las escrituras bíblicas citadas anteriormente, las cuales me parece que son muy claras y fáciles de entender, yo no discutiré con ustedes. No responderé.

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio