La Cruz Perdida de la Pureza



 



SALIR DEL MUNDO

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente o detalles escritos.

Valore su tiempo y escoja bien cómo USARLO

Mientras nosotros vivamos en nuestra naturaleza egoísta, somos rebeldes e incapaces de ser gobernados, controlados, o guiados por un Señor o Rey.
De modo que si nosotros queremos que Jesús sea nuestro Señor y Rey, primero debemos dar muerte a la naturaleza egoísta y pecaminosa por medio del arrepentimiento que lleva a la pureza.
Jesús nos saca del mundo, un paso a la vez, mostrándonos lo que debemos dejar, y enseñándonos cómo vivir.
El resultado final es la pureza y después el regreso de Cristo en su gloria con su Reino de paz y gozo eterno.

Jesús vino para destruir al diablo y sus obras [el pecado] en nosotros.
Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]:
para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.
1 Juan 3:8

No deje el mundo para ir a una cueva o un monasterio

Mucha gente piensa que dedicar su vida a Dios requiere que vaya a un monasterio, un convento, una cueva, alguna universidad bíblica, o un seminario. Por el contrario, tales acciones frustrarán su progreso espiritual. Se ha dicho que al alejarse del mundo, uno se aleja de las piedras pulidoras de la tentación. Alejarse de la tentación inhibe su crecimiento. Somos aconsejados por las escrituras como sigue a continuación:

Cada uno permanezca en la condición en que fue llamado. 1 Cor 17:20
Mientras estemos en una ocupación honesta, entonces debemos permanecer donde seamos despertados por el llamado de Dios para buscarle.

El que robaba no robe más, sino que trabaje esforzadamente, haciendo con sus propias manos lo que es bueno, para tener qué compartir con el que tenga necesidad. Efe 4:28

Tened por aspiración vivir en tranquilidad, ocuparos en vuestros propios asuntos y trabajar con vuestras propias manos, como os hemos mandado; 1 Tes 4:11

para que llevemos una vida tranquila y reposada en toda piedad y dignidad. 1 Tim 2:2

La Biblia nos llama a permanecer fuera del mundo. Estar en el mundo, pero no ser del mundo.

Y los que disfrutan de este mundo, como si no disfrutaran de él. Porque el orden presente de este mundo está pasando. 1 Cor 7:31

Os he escrito por carta que no os asociéis con fornicarios.
No me refiero en forma absoluta a los que de este mundo son fornicarios, avaros, estafadores o idólatras, pues en tal caso os sería necesario salir del mundo.
Pero ahora os escribo que no os asociéis con ninguno que, llamándose hermano, sea fornicario, avaro, idólatra, calumniador, borracho o estafador. Con tal persona ni aun comáis.
Pues, ¿por qué tengo yo que juzgar a los que están afuera? ¿No juzgáis a los que están adentro? 1 Cor 5:9-12

¡Vamos pues ahora los que decís: "Hoy o mañana iremos a tal ciudad, estaremos allá un año y haremos negocios y ganaremos"!
Vosotros, los que no sabéis lo que será mañana, ¿qué es vuestra vida? Porque sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece.
Más bien, deberíais decir: "Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello." Santiago 4:13-15

No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno.
No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Juan 17:15-16

William Penn, el fundador de Pensilvania, escribió extensamente acera de este tema en su gran obra, No Cruz No Corona:

Ni es la vida de un recluso, la justicia presumida de algunos, mucho más loable, o un poco más cerca a la naturaleza de la cruz verdadera. Porque no es impía como lo son otras cosas, es antinatural, que la religión verdadera no enseña. El verdadero convento y monasterio cristianos están dentro del creyente, donde el suelo está encerrado y alejado del pecado. Los verdaderos creyentes de Cristo llevan esta casa religiosa alrededor de ellos, quienes no están exentos de la conversación del mundo, aunque ellos se guarden del mal del mundo en su conversación. El monasterio o convento es una negación propia perezosa, oxidada, y no rentable, gravosa para que otros llenen su inactividad; asilos religiosos, donde se mantiene a la gente por temor a que hagan daño en el exterior; paciencia por la fuerza; negación propia en contra de su voluntad, más bien ignorante que virtuosa; y fuera del camino de la tentación, más bien que contentos en ella. No hay nada que vencer si nunca somos tentados. Lo que el ojo nunca ve, el corazón no lo ansía, y no gobierna.

La cruz de Cristo es de otra naturaleza; vence verdaderamente al mundo, y lleva a una vida de pureza en la faz de sus encantos; aquellos que la llevan no están así encadenados por temor a morder; ni encerrados por temor a ser robados. No, ellos recibieron el poder de Cristo, su capitán, para resistir el mal, y hacen lo bueno ante la vista de Dios. Son cambiados para llegar a odiar al mundo, y amar su reproche sobre toda su adoración. Son llevados a ser inofensivos a otros, pero aman a aquellos que los ofenden, aunque no porque los ofenden. ¡Qué mundo tendríamos si todos, por temor a transgredir, se encerraran dentro de cuatro paredes! Esto no es necesario porque la perfección de la vida cristiana se aplica e incluye a cada labor o comercio honesto que se encuentra entre ellos. Tal aislamiento severo no es el efecto del espíritu libre de Cristo, sino una humildad voluntaria y carnal; meras restricciones de su propia creación y apariencia, sin mandamiento ni razón. En todo lo que es claro ellos son sus propios legisladores, y ponen sus propias reglas, de privación, y rescate, una dureza obligatoria, incompatible con el resto de la creación. Porque la sociedad tiene un gran beneficio en la cruz, (y no debe ser destruido por temor al mal); porque el pecado que arruina a la sociedad es eliminado, por una reprobación firme y un ejemplo evidente de virtud probada. La verdadera piedad no quita a los hombres del mundo, sino les permite vivir mejor en él, y estimula sus esfuerzos para mejorar el mundo; no para esconder su lámpara bajo cajón, sino que se pone sobre una mesa en un candelero. Además, el aislamiento es un invento egoísta; un invento del hombre nunca puede ser la cruz verdadera, que es cargada para llevar a los inventos bajo sujeción. Pero nuevamente, este humor se aleja de sí mismo, y deja al mundo atrás para estar perdido; los cristianos deben guardar el timón, y guiar la nave hacia su puerto no escapar irresponsablemente en la popa del mundo, y dejar a aquellos que están en él sin un piloto, para ser llevados por la furia de los tiempos malignos, sobre la roca o la arena de la ruina. En realidad, este aislamiento monástico de la vida, si es adoptado por la gente joven, es usado comúnmente para cubrir la ociosidad, o para pagar las herencias, y salvar a la persona haragana del dolor del castigo, o a las clases altas de la desgracia de la pobreza. Uno no funcionará, y el otro lo desdeñará. Si se es anciano, una vida larga de culpa a veces se escapa hacia la superstición para obtener refugio, y después de tener su propia voluntad en otras cosas, terminará su vida en una religión voluntaria para hacer paces con Dios.

Pero tomar la cruz de Jesús es un ejercicio más interior. Es la circunspección y disciplina del alma en conformidad a la mente divina dentro del creyente que es revelada. El cuerpo sigue al alma, ¿no el alma al cuerpo? ¿Acaso aquellos que toman la cruz interior saben que lo que es aplicado externamente puede alejar al alma de la concupiscencia, o la mente de una infinidad de imaginaciones impías? Los pensamientos del corazón del hombre son impíos, y ocurren continuamente. El mal viene del interior del corazón, y no de afuera. ¿Entonces cómo puede una aplicación externa quitar una causa interna; o una restricción para el cuerpo, obrar un confinamiento de la mente? El confinamiento de los pensamientos de la mente es menos exitoso donde hay menos acción, porque hay más tiempo para pensar; y si esos pensamientos no son guiados por un principio más alto, los conventos son más maliciosos para el mundo que las casas de comercio. Y, sin embargo, el retiro periódico es tanto excelente como necesario; las muchedumbres y gentíos no fueron muy frecuentados por los antiguos santos peregrinos.

Examínate a ti mismo, Oh hombre. Cuál es tu fundamento, o quién te puso allí; por temor que al final se hallará que tú has confiado en el fraude externo con tu propia alma. Confieso que deseo la salvación de mi prójimo, habiendo hallado misericordia en mi Padre celestial. Quisiera que nadie se engañara a sí mismo hacia la perdición, especialmente acerca de la religión, donde la gente es apta a dar todo por sentado, y se pierden infinitamente por su propia dignidad y negligencia imaginada. La justicia interna y segura de Jesús es más que toda la devoción inventada del pobre hombre supersticioso; y permanecer aprobado ante la vista de Dios, supera a cualquier ritual de la religión que resulta del invento de los hombres. Y la mente que es despertada y guardada por su santo poder y espíritu, vive para Él en el camino de su propia institución, y lo adora a Él en su propio Espíritu, que es, en un sentido santo, vida, y la inspiración de él; que es en verdad la adoración evangélica. Yo no desaíro un retiro verdadero; porque no sólo reconozco, sino admiro la soledad. Cristo mismo fue un ejemplo de ella. Él amó y escogió frecuentar las montañas, jardines, y costas. Es un requisito para el crecimiento de la piedad, y tengo reverencia por la virtud que la busca y la usa; deseando que hubiera más de ella en el mundo; pero entonces se debería poder entrar y salir de ella libremente, sin obligar. ¿Cómo puede un retiro obligatorio y castigador beneficiar la mente, cuando debería ser un placer? No, por mucho tiempo he pensado que era un error entre todo tipo de órdenes monásticas no tener retiros para los afligidos, los tentados, los solitarios, y los devotos, donde pueden esperar a Dios sin interrupción, y pasar por sus ejercicios religiosos; y, al ser así fortalecidos, puedan, con más poder sobre sus propios espíritus, entrar en el negocio necesario del mundo otra vez. Aunque mientras menos necesario mejor, por seguro. Porque los placeres divinos se encuentran en una soledad libre.

De los muchos miles de los primeros cuáqueros que alcanzaron a tener a Cristo resucitado en ellos, pocos fueron llamados a ser evangelistas viajeros, como lo fue Jorge Fox. La mayoría fueron tenderos, comerciantes, siervos, agricultores, y aun muchos, soldados; predominantemente de la clase media y de todas las profesiones. Sin embargo, cada persona tenía un oficio en el cuerpo de Cristo, designado por el Espíritu de Dios, para que todos sirvieran a Dios en su lugar y posición.

Tome nota de Jesús. Cuando él vino a la tierra, dejando su gloria en el cielo, no escogió ni una sola persona religiosa como su discípulo. Escogió pescadores, recaudadores de impuestos — gente que tenía trabajos verdaderos. No sacerdotes, que vivían de las contribuciones de otros. Después de la muerte de Jesús, escogió a Pablo, el fabricante de tiendas, para llevar el mensaje a los gentiles, parcialmente porque se necesitaría un judío de alto estatus religioso para explicar el rompimiento con las tradiciones judías de ceremonia, ritual, ordenanzas, sacrificios, alimentos, lavamientos, etc. — todas cosas necesarias para dirigir a las naciones gentiles.

Pablo escribe acera de su obra:

Ni hemos comido de balde el pan de nadie. Más bien, trabajamos arduamente hasta la fatiga, de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros;
no porque no tuviésemos autoridad, sino para daros en nuestras personas un ejemplo a imitar. Aún estando con vosotros os amonestábamos así: que si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. 2 Tes 3:8-10

¡Note! Pablo está diciendo que un predicador sin trabajo, no debería comer.

Las universidades bíblicas y los seminarios sólo ofrecen enseñanza de los hombres; y la enseñanza que ellos ofrecen está llena de errores. Todos necesitamos ser enseñados por el Espíritu Santo, toda la verdad, todas las cosas, con la necesidad de que ningún hombre nos enseñe:

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros. Y si yo voy, os lo enviaré.
Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
En cuanto a pecado, porque no creen en mí;
en cuanto a justicia, porque me voy al Padre, y no me veréis más;
y en cuanto a juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado. Juan 16:7-11

Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; pues no hablará por sí solo, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que han de venir.
Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo hará saber. Juan 16:13-14

Pero el Consolador, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os hará recordar todo lo que yo os he dicho. Juan 14:26

Pero vosotros tenéis la unción de parte del Santo y conocéis todas las cosas. 1 Juan 2:20
Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 1 Juan 2:27.

El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63

De modo que vaya para seguir escuchando al único Maestro. Para sentarse a los pies de Jesús y escuchar su palabra es la única cosa necesaria por alguien que desea experimentar las promesas de la Biblia:

Prosiguiendo ellos su camino, él entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.
Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual se sentó a los pies del Señor y escuchaba su palabra.
Pero Marta estaba preocupada con muchos quehaceres, y acercándose dijo: --Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado servir sola? Dile, pues, que me ayude.
Pero respondiendo el Señor le dijo: --Marta, Marta, te afanas y te preocupas por muchas cosas.
Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10:38-42

Jesús no le estaba leyendo las escrituras a María, él le estaba hablando a ella; debemos oírle hablarnos a nosotros también: las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63. Debemos ir a él. Debemos esperarleescuchar en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Debemos escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21. Diariamente debemos buscar, oír, obedecer...buscar, oír, obedecer....buscar, oír, obedecer. Debemos soportar hasta el final, cuando Cristo traiga la salvación.

Sentarse en silencio, luchando con su mente para escuchar, es una cruz para su voluntad; obedecer es una cruz para su voluntad — negando su voluntad, y cediendo a "hágase tu voluntad"esta es la cruz interna de la negación propia. Haga esto, y usted está siguiendo a Jesús.

Ciertamente él ama a los pueblos; Todos sus santos están en sus manos. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3

Hay tres fuentes del poder de Dios que es liberado para cambiarlo a usted: 1) la verdadera esperanza y evangelio, 2) la cruz interna de la negación propia, y 3) el poder en el nombre de Jesús. A medida que usted se sienta en silencio a esperar al Señor, piense en el nombre de Jesús.

No hay sustituto de aprender del Espíritu Santo. Una universidad o seminario no puede cumplir esa función de enseñanza. Estudiar la Biblia no resulta en aprender del Espíritu Santo. Para aprender del Espíritu Santo, debemos sentarnos en humilde silencio para esperar a Dios mientras esperamos para escuchar su voz y velamos para oír sus revelaciones

Finalmente, Jorge Fox tiene una carta excelente, dirigida a todos los comerciantes.

En el mundo, pero permaneciendo separados del mundo

El desafío es no dejar el mundo, sino todavía estar en el mundo, y sin embargo, mantenerse al margen del mundo.

Hacemos esto mediante: 1) no incorporarse en las actividades impías del mundo, sino 2), al no insistir a otros que hagan las cosas a nuestra manera.

Somos amables con las personas del mundo con quienes entramos en contacto, pero no socializamos con ellos.

Nos negamos a tomar parte en acciones deshonestas, engañar a otros, oprimir a otros, y criticar a otros. No devolvemos mal por mal.

Hacemos por los demás lo que quisiéramos que ellos hicieran por nosotros. Esta es la regla de oro del amor, en la que se basan todas las leyes de Dios.

Los placeres (pasatiempos) del mundo

Usted no puede agradar a Dios tratando de vivir en la carne. Rom 8:8. "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos." Isaías 55:8-9

"Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor." Hebreos 12:14

"Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Conviértanse, y vivirán! Lo afirma el Señor omnipotente. " Ezequiel 18:32

A medida que usted comience a denegar de sus actividades anteriores impías en el mundo, sus amistades disminuirán. A medida que deniegue de las malas palabras, de las fiestas, excesivo del alcohol, etc., sus amigos se sentirán incómodos y comenzarán a atacar su compromiso con lo virtuoso. Ya no tendrás nada que ganar al socializar con ellos. Porque ¿qué compañerismo tiene la rectitud con el desorden?  Sí, ellos piensan que es extraño que usted no corra con ellos en el mismo exceso de disipación y hablan mal de usted. Sus amistades sociales anteriores necesariamente desaparecerán, también le odiarán y le perseguirán; o peor aún, le llevarán de regreso al mundo mientras usted busca su aprobación. ¿Está usted tratando de ganarse la aprobación del hombre o de Dios?

No cometa el error de asumir que usted debe amar a todos, socializando con ellos, pensando que Jesús visitó a los pecadores y las sinagogas, y lo mismo debe hacer usted. Usted es incapaz de mostrar el amor de Dios a nadie hasta que haya sido purificado y el amor de Dios haya sido perfeccionado en usted. Todo lo que hizo y dijo Jesús, fue exactamente lo ordenado por el Padre, y cuando usted está claramente bajo el control de los deseos y las órdenes del Espíritu de Dios, también será enviado a la gente mundana, (incluyendo los religiosos mundanos), con instrucciones. La amistad con el mundo es enemistad contra Dios, entonces, deberá alejarle de los contactos sociales con ellos; sea cortés, pero no sea parte de las conversaciones y actividades del mundo. Esto no significa que no será amable y cordial con los del mundo con los cuales se debe asociar debido a su ocupación; solamente no socializará con ellos, porque podría ser doloroso y dañino para usted.  No se dejen engañar: "Las malas compañías corrompen las buenas costumbres." 1 Cor 15:33.

Jesús dijo: "La parte que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. Más la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia. " Lucas 8:14-15

Aparte de los evangelios falsos, que son universales en la Cristiandad hoy en día, los placeres de esta vida son los obstáculos más grandes que deben ser entendidos y vencidos. La mayoría de los placeres son intrínsecamente malos; el problema es el tiempo que uno se pasa en ellos. A medida que la prosperidad de nuestra sociedad ha aumentado, han proliferado variedades de placeres. Solamente considere todas las diferentes variedades de zapatos deportivos disponibles hoy en día, hasta una centena; cincuenta años atrás sólo había cuatro o cinco. Es muy difícil para nosotros, que hemos estado sumergidos en ellos desde la niñez, entender cómo los placeres del mundo pueden ser dañinos para nosotros. Es difícil ver cómo nuestros placeres en realidad pueden esclavizarnos, comprometiendo nuestra mente, tiempo y energía en su búsqueda. La búsqueda de los placeres es amor al mundo, el cual compite por el amor a Dios; como tal, nuestros placeres y pasiones son ídolos falsos para nosotros. Porque el amor al mundo, las cosas del mundo, y los placeres del mundo son enemistad contra Dios. Como está escrito:

No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. 1 Juan 2:15

Ustedes no aman a Dios ni lo obedecen. ¿Pero acaso no saben que hacerse amigo del mundo es volverse enemigo de Dios? ¡Pues así es! Si ustedes aman lo malo del mundo, se vuelven enemigos de Dios. Santiago 4:4

Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Gal 5:24

Por eso, los que viven obedeciendo sus malos deseos no pueden agradarlo. Rom 8:8

Del Diario de Jorge Fox:

"Tengan cuidado con los placeres, y valore su tiempo ahora que lo tienen; no lo pasen en los placeres o en la mundanalidad. Puede que llegue el día en que ustedes digan que tenían tiempo, cuando ya haya pasado. Por lo tanto miren el amor de Dios ahora que tienen tiempo; porque éste los llevará a odiar todas las vanidades y placeres terrenales. Oh, consideren, el tiempo es valioso; teman a Dios y regocíjense en aquel que ha hecho los cielos y la tierra."

La palabra del Señor para todos ustedes, personas vanas y de mente ociosa, que son amantes de los deportes, los placeres, los ejercicios necios, y las recreaciones, como ustedes las llaman; consideren sus caminos, y qué es lo que ustedes están haciendo. ¿Cuál fue el propósito por el cual fueron creados? ¿Acaso hizo Dios todas las cosas para ustedes, para que ustedes sirvan a sus deseos y sus placeres? ¿Acaso no hizo Dios todas las cosas para ustedes, y los hizo a ustedes para sí mismo, para que le teman y le adoren en espíritu y en verdad, en justicia y en santidad verdadera? ¿Pero dónde está el servicio de ustedes, mientras que sus corazones corren tras los deseos y los placeres? Ustedes no pueden servir a Dios y a los placeres necios del mundo, como el boliche, beber, cazar, y cosas por el estilo....

"Por lo tanto, ahora que ustedes tienen tiempo, aprécienlo; porque éste es el día de su visitación, y la salvación es ofrecida a ustedes. Cada uno de ustedes tiene una luz de Cristo; la cual les deja ver que ustedes no deberían mentir, ni hacer mal a nadie, ni jurar, ni maldecir, ni tomar el nombre de Dios en vano, ni robar. Es la luz la que les muestra estas malas obras: la cual si ustedes la aman, y van a ella, y la siguen, ella los guiará a Cristo, quien es el camino al Padre, de quien viene; donde no entra ninguna cosa injusta, ni impía. Si ustedes odian esta luz, ella será su condenación; pero si ustedes la aman, y van a ella, ustedes irán a Cristo; y ella los alejará de todos los maestros y los caminos del mundo, para que aprendan de Cristo, y ella los guardará de todos los males del mundo, y de todos los engañadores que hay en él." 

He sido inspirado a advertirles que tengan cuidado de darle rienda suelta a sus propios deseos. Amén la cruz; no satisfagan sus propias mentes en la carne; sino que aprecien su tiempo mientras lo tienen, y conduzcan su vida en obediencia a lo que ustedes ya conocen, en obediencia a Dios; ustedes no serán condenados por lo que no saben, sino que sólo serán condenados por lo que saben y escogen no obedecer. Consideren antes que sea muy tarde, evalúense a sí mismos, vean donde ustedes están, y a quién sirven. Porque si ustedes blasfeman en contra de Dios, y toman su nombre en vano, si juran y mienten, si dan paso a la envidia, el odio, la codicia, y la avaricia, los placeres y las indulgencias, y cualquier otro vicio, tengan la seguridad de que ustedes sirven al diablo; pero si ustedes temen al Señor y le sirven, ustedes odiarán todas estas cosas. El que ama a Dios no blasfemará su nombre; pero donde hay oposición a Dios, y el servir al diablo, la profesión es triste y miserable. ¡Oh! Aprecien su tiempo, y no amen aquello que Dios prohíbe; la mentira, la ira, la malicia, el odio, la avaricia, la codicia, la opresión, la glotonería, la borrachera, la fornicación, y toda la injusticia, Dios prohíbe todo esto. De modo que consideren esto: las comunicaciones malignas corrompen los buenos modales. No sean engañados, Dios no será burlado con palabras vanas; la ira de Dios es revelada desde el cielo en contra de toda injusticia. Por lo tanto obedezcan aquello que los convence de todo mal, y les dice que no deben hacer nada malo: esto los llevará al arrepentimiento, y los guardará en el temor del Señor. ¡Oh! Miren las misericordias de Dios, aprécienlas, y no las vuelvan en comportamientos sin restringir. ¡Oh! ¡Miren al Señor y no a las cosas terrenales!

...la gracia y la verdad vienen de Jesucristo, quien quiere enseñarles a negar toda injusticia y deseos mundanos, y a vivir sobria y piadosamente en este siglo. Para que todo hombre y mujer pueda conocer la gracia de Dios, la cual ha aparecido a todos los hombres; la cual salva, y es suficiente para traerles la salvación. Esta guía, la gracia de Dios, quiere enseñarles cómo vivir, qué hacer, y qué negar; quisiera sazonar sus palabras y establecerse en sus corazones.

Jorge Fox

Como un ejemplo de los placeres de pasatiempo de este mundo, considere el fútbol. Habiendo sido un gran fanático del fútbol, no critico a aquellos que tienen la pasión por el fútbol. Pero por un momento, deténgase y considere el espectáculo de 50 a 100,000 personas gritando, emocionadas, mirando a hombres adultos jugando un juego; y considere el tiempo y el esfuerzo que se hace para llegar allí y regresar a la casa, además del tiempo que se pasa en el lugar; y considere el gasto; y considere la pasión y la adrenalina que se gasta en un juego que no tiene otra consecuencia que el orgullo de identificarse con el ganador. Cuando usted lo ve desde otra perspectiva, puede parecer algo realmente frívolo.

De "Una guía hacia la paz verdadera":

El amor a la libertad es una de las pasiones más peligrosas del corazón. Si seguimos esta tendencia, en vez de la libertad verdadera, ésta nos reduce a la esclavitud. Ya que nuestras pasiones son los peores tiranos, si los obedecemos parcialmente, debemos estar siempre en una lucha y contienda interior perpetua; y si nos entregamos completamente a ellos, es horrible pensar hasta qué extremos nos llevarán; ellos atormentarán el corazón, y como un torrente, barrerán con todo lo que está ante ellos, y sin embargo nunca estarán satisfechos. La libertad verdadera sólo se encuentra en él, y su verdad nos hará libres, y él nos hará experimentar que el servirle es reinar.

Cuando nuestra naturaleza egoísta sea eliminada, recibiremos el Espíritu de Cristo, para que seamos obedientes en nuestro amor a Dios - y nuestra obediencia es por elección, ya que Dios no nos ha quitado nuestro libre albedrío. El amor nunca insiste en su propio camino. Pero nuestro amor por Dios hará que nuestra obediencia a sus deseos sea el gozo de nuestra vida.

Comparados con buscar a Dios, el prepararse para la vida después de la tierra, la cual le afectará para siempre, y el aprender cómo conducirse en esta vida con integridad y honor, la búsqueda de los placeres palidece en importancia. Y sin embargo, esto es lo usted obtendrá si busca a Dios; él le enseñará cómo vivir justa, sobria y piadosamente en esta vida, como también a medida que usted se prepare para la felicidad máxima en la vida próxima que nunca se acabará. Vean cómo gastan su tiempo, porque nuestro tiempo sobre la tierra es finito, y el único propósito de nuestra vida es tener la oportunidad de encontrar a Dios, y así prepararnos para la felicidad máxima en la vida próxima. (Y encontrar a Dios es controlar nuestras palabras y acciones; el hacer a Dios nuestro Señor y Rey gobernante, a quien servimos y obedecemos, en vez de servir y obedecer a nuestro orgullo, intereses, pasiones y deseos.)

Es difícil que usted lo crea, pero la única razón por la cual usted está aquí es para encontrar a Dios, al aprender las lecciones de la vida: en particular, cuál es la profundidad de la diferencia entre el bien frente al mal, el pecado frente a la justicia, la luz frente a la oscuridad, la confusión frente a la paz, el orgullo frente a la humildad, y el amor frente a la lujuria. Cualquier cosa que usted haga, que lo distraiga de su meta, después lo lamentará eternamente, (no estoy hablando de castigo eterno, sólo de un remordimiento por no haber usado el tiempo para un bien eterno). Esto no significa que todos los placeres sean malos en sí mismos, sino que es la distracción que ellos representan; por ejemplo, cualquier persona razonablemente inteligente sabe que jugar a las cartas no es intrínsecamente malo, pero el tiempo que uno se pasa en esto se podría usar de manera que fuera más útil para nosotros. De alguna manera nos escapamos de la certeza de nuestra muerte venidera, y dejamos que nuestro tiempo se nos deslice de los dedos como la arena que tomamos con las manos. Tenemos solamente una cantidad limitada de tiempo que podemos gastar; gástenlo como si fuera su posesión más preciosa, sabiamente para obtener la ganancia más grande que sea posible. Los pasatiempos son los enemigos de las al más. Nunca sabremos cuando nuestra vida en este mundo se terminará, pero sabemos que se terminará. Así que como dice Jorge Fox: "aprecien su tiempo y el amor de Dios sobre todas las cosas;" buen consejo. Busque a su creador, averigüe lo que él quiere de usted, averigüe lo que él quiere que usted evite, averigüe por qué él lo creó, busque agradar a aquel que lo creó, busque su justicia - esto no es fácil, pero es él todo - no hay nada más - todo lo demás es una ilusión. Recuerde, él no le está pidiendo que deje todos sus placeres y pasatiempos; sólo lo suficiente como para darle a él una hora de búsqueda al día para comenzar - entonces él le atraerá aún más.

General

Hazme saber, Jehová, mi fin, Y cuánta sea la medida de mis días; Sepa yo cuán frágil soy. Sal 39:4
Apártate del mal,
y haz el bien, y vivirás para siempre. Sal 37:27
No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal.
Prov 3:7
Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.
Prov 16:6
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mateo 5:8
Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.
Lucas 14:33

Hay seis cosas que el Señor aborrece, y siete que le son detestables: 1) los ojos que se enaltecen, 2) la lengua que miente, 3) las manos que derraman sangre inocente, 4) el corazón que hace planes perversos, 5) los pies que corren a hacer lo malo, 6) el falso testigo que esparce mentiras, y 7) el que siembra discordia entre hermanos. Prov 6:16-19

Dios va a nosotros cuando estamos sumergidos en el pecado y nos dice: Paz. Él no lo condena. Él quiere ayudarle a salir de sus adicciones y su esclavitud. Él vino para ayudar a la gente que está en el pecado a deshacerse del pecado. Cristo fue a la ciudad de Samaria y fue hacia el pozo de la ciudad donde escogió a una mujer, quien había estado casada cinco veces, y más encima vivía con un hombre con el que no estaba casada; ella fue la primera persona que él escogió para llevar su mensaje al resto de la ciudad. Él entiende que nosotros estamos viviendo en pecado. Él no nos condena por eso. Él llama a los pecadores a salir de la oscuridad e ir hacia un estado sin pecado. Porque el mundo preferiría que Cristo excusara el continuar viviendo en sus pasiones y placeres, pero aquellos que están comprometidos con la verdad prefieren un Cristo que los cambie para poder vivir agradando a Dios, cualquiera sea el precio.

Para llegar a ser purificados y entrar en el Reino del Cielo, debemos estar preparados para dejar todo lo que tenemos. Esto no significa que nos vamos a convertir en personas pobres o que vamos a dejar a nuestra familia sin sostenimiento y que nos vamos a convertir en vagabundos. Un creyente que no provee para su familia, especialmente para aquellos que viven en su hogar, es peor un no creyente que nunca ha oído acerca de Dios. Tenemos que dar de nuestras posesiones materiales en exceso, (incluyendo el dinero), y tenemos que comprometernos espiritualmente con él, lo cual nos aísla del mundo, incluyendo de la familia; pero todavía seguimos permaneciendo en nuestra ocupación honesta, cuidando de nuestras familias, y cumpliendo con nuestras obligaciones mientras estamos en un proceso de búsqueda. Sin embargo debemos estar preparados para dejar cualquiera de nuestros ídolos falsos, (cualquier cosa que pongamos en un lugar igual o más alto que nuestro compromiso con Dios), y nuestros hábitos de la carne.

Los tres enemigos de Dios son: los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida. Tenemos que crucificar estas cosas con la ayuda sobrenatural de la gracia que produce cambio que proviene de la Luz. Los deseos de la carne incluyen el deseo por el cuerpo, la comida, la bebida, las drogas, el dinero, etc. Los deseos de los ojos es cuando uno quiere tener algo porque es hermoso. La vanagloria de la vida es ser orgulloso de su belleza, fortaleza, riquezas, posesiones, falta de posesiones, (uno puede ser orgulloso de ser pobre), causas sociales que usted ha servido, tener una dieta saludable, manejar un carro pequeño o un carro grande, etc; el orgullo se arraiga en la acumulación de deseos. Cuando deseamos algo debido a su escasez, lo deseamos para aumentar nuestro orgullo. La lujuria es el amor por el mundo, y el amor por el mundo es enemistad contra Dios. Los deseos y la naturaleza pecaminosa deben ser crucificados. Una vez que hayamos crucificado los deseos, por supuesto que seguiremos comiendo, bebiendo, haciendo nuestras propias cosas, etc; pero usaremos las cosas del mundo como si no las poseyéramos, es decir, con poco interés por estas cosas excepto como una necesidad de la vida, la cual se debe vivir en gozo eterno para gloria de Dios con acción de gracias, en vez de servir nuestros intereses egoístas.

Con respecto a vuestra antigua manera de vivir, despojaos del viejo hombre que está viciado por los deseos engañosos. Efe 4:22. Los deseos son engañosos, originalmente impulsados por el diablo. Usted desea algo porque cree que es bueno (así como Eva se dejó engañar por el diablo, pensando que el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal los haría sabios, y que era agradable a los ojos), y que le hará feliz. Somos convencidos por el correr de voz y la propaganda de que si tuviéramos una casa nueva, un coche nuevo, un vestido nuevo, un teléfono celular nuevo, unas vacaciones en Hawaii, una bebida, una droga, un cuerpo, una comida especial, una bebida especial — si sólo tuviéramos esto o aquello seriamos felices; pero cuando lo obtenemos, de inmediato enfocamos nuestra atención en conseguir algo más para encontrar satisfacción. La descarga continua de tentaciones engañadora es impulsada por el espíritu de Satanás; con sus promesas mentirosas, éstas crean el deseo por algo, lo cual es un engaño. No hay satisfacción en esta vida, hasta que usted se una con la vida de Dios; él es la satisfacción duradera, la paz eterna y la alegría. Los gozos de la tierra son transitorios, pero el gozo en el reino es eterno. Los placeres de la tierra no son satisfactorios, y sólo crean hambre por más. Algunas personas nunca se detienen para darse cuenta de que por mucho que obtengan cosas, estarán felices de seguir buscando algo más, esperando que el mundo lo provea; a ellos el Señor dice: ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! Porque tendréis hambre. Lucas 6:25; si usted está contento de siempre estar buscando las cosas y los placeres del mundo, usted estará muy descontento en la próxima vida.

La codicia, la cual es avaricia e idolatría o no estar satisfechos con lo que tenemos, es otra parte de la lujuria. Pero tenemos la seguridad de que si hacemos un compromiso con él, nuestras necesidades serán provistas por Él.

Así que no se preocupen diciendo: "¿Qué comeremos?" o "¿Qué beberemos?" o "¿Con qué nos vestiremos?" Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problema. Mat 6:31-35

No vivan preocupados por tener más dinero. Estén contentos con lo que tienen, porque Dios ha dicho en la Biblia: "Nunca te dejaré abandonado". Heb 13:5

Lo que Dios dice acerca de las deudas

No debáis a nadie nada, salvo el amaros unos a otros; Rom 13:8

El que toma prestado es esclavo del que presta. Prov 22:7

Ciertamente Jehovah tu Dios te bendecirá, como te ha prometido. Darás prestado a muchas naciones, pero tú no tomarás prestado. Te enseñorearás de muchas naciones, pero ellas no se enseñorearán de ti. Deu 15:6
__________________________________

Y de la carta 200 de Jorge Fox:

Y de todos, sea cual sea su oficio o llamado, manténganse alejados de las deudas; solamente amaros los unos a los otros. No vayan más allá de su patrimonio, para no tener problema, ni sufrimiento; sean humildes en todos sus actos. Para un hombre que podría ser grandioso y va más allá de su patrimonio, se mete en deudas y vive extravagantemente de los medios de otros hombres; es un desperdiciador de los medios de otros hombres, un destructor. No es servicial para la creación y las criaturas y da problemas a los demás, quien aparenta ser alguien, tratando de ser honesto, justo y bueno pero cae en la vergüenza. Por lo tanto, permanezca cada uno de ustedes en su propia rama,  (los que conocen la redención de la tierra), y no busquen ser grandiosos y permanezcan en la verdad, la justicia, en lo correcto, en la santidad y la bendición será grande.

Y nadie (sea cual sea su llamado), se meta en deudas, usuras, y extorsión; porque muchas personas han sido dañadas por esto; los que han tomado de ellos, quienes por eso han aparentado ser grandiosos y ser más de lo que eran, o así pareciera. Por lo tanto sean verdaderos y honestos, santos y justos, todos, en todo lo que tienen. No deban nada más que amor y en eso sentirás la bendición y serás servible en la creación, sirviendo los unos a los otros en amor  y no en opresión e impuestos.

Vea el excelente documento de Jorge Fox en la barra lateral llamado Nos Olvidamos de la Codicia para más información.

Si usted trata de guardar todos los mandamientos de la Biblia, aún si usted se limita a aquellos que están en el Nuevo Testamento, usted tendrá muy poco éxito. Esto sería tratar de vivir la Ley sin la ayuda divina - la gracia. Usted se ahogará. Trate de guardar estos mandamientos:

ame a sus enemigos,
cuando alguien lo golpee en un lado de su rostro, muéstrele su otra mejilla y ofrézcasela,
ame a sus enemigos como a sí mismo,
ame a Dios con todo su corazón, su mente, su alma y su fortaleza,
sea perfecto como su Padre que está en los Cielos es perfecto.

Usted no puede ser perfecto, no importa cuánto lo intente, a menos que él lo perfeccione por medio de su gracia. Usted no puede amar a sus enemigos como a sí mismo, a menos que él le dé el don del amor por medio de la gracia. Es imposible guardar los mandamientos, aún los del Nuevo Testamento, sin la ayuda y el cambio divino, la gracia. La gracia es un proceso, al cual se accede por medio de la cruz. La limpieza es un proceso. La gracia nos enseña a vivir sobria, justa y piadosamente en este siglo. Usted tiene que ir a Cristo para aprender de Él y para que Él le enseñe lo que Él quiere que usted cambie. Sólo él sabe cómo cambiarlo, y en qué orden hacer todos los cambios necesarios - con mandamientos personalizados y gracia divina para ayudarle. Y a medida que usted pasa tiempo en silencio con Él, sus deseos por el mundo se desvanecerán - de modo que cuando él le diga que deje de hacer algo, será con su ayuda y se sentirá bien. Él nos limpiará, un deseo o afecto a la vez. Esto es arrepentimiento; el sentir remordimiento por nuestros pecados o nuestra condición, haciendo la decisión de mejorar, y cambiar nuestras acciones. Él sólo nos dará mandamientos que somos capaces de guardar; y a medida que progresemos, él nos fortalecerá para que podamos guardar mandamientos cada vez más difíciles. Como nuestro Creador, él nos entiende más allá de nuestro propio entendimiento, y él está equipado de manera única para administrar nuestra purificación y cambio.

Los perseguidores más grandes de los cuáqueros eran los puritanos. Los puritanos caminaban externamente en la carne, de acuerdo a su interpretación de la Biblia, considerando la mayoría de las cosas como pecaminosas; mientras que los cuáqueros caminaban en el amor por medio del Espíritu, de acuerdo a como ellos eran dirigidos por su maestro interno, Cristo. De modo que el enfoque de los puritanos era evitar el pecado, mientras que el enfoque de los cuáqueros era ser obedientes y agradar a Cristo, su maestro y Señor en el interior. Ellos tenían dos espíritus completamente diferentes: uno severo y sentencioso, y el otro amante y obediente; uno enfocado en la ley externa, el otro enfocado en el amor y la obediencia interna. Podemos ver el espíritu puritano hoy en día en las sectas fundamentalistas. Y sin embargo, muchos de los del mundo han visto y siguen viendo a ambas como la misma cosa. Por ejemplo, los puritanos decían que jugar a las cartas era pecado; mientras que los cuáqueros decían que era una pérdida de tiempo, el cual puede ser usado mejor buscando oír y servir a su amado.

Aún antes que Jesús comenzara su ministerio, Juan, el más grande de todos los profetas, le estaba diciendo a la gente que comenzaran a prepararse para el Reino del Cielo siguiendo estos simples mandamientos que los guiarían a la justicia:

Arrepiéntanse: piensen de manera diferente, cambien sus mentes, tengan remordimiento por sus pecados y cambien su conducta. Mat 3:2
Den a los pobres; compartan de lo que tienen en exceso con aquellos que no tienen las necesidades de la vida.
Sean honestos en todos sus negocios, nunca exageren o extorsionen a nadie. No opriman a la gente ni atemoricen a nadie, no mientan, no quieran más de lo que tienen, no se quejen. Lucas 3:10-14

Aquellos que tomaron su mensaje de arrepentimiento en serio ya estaban entrando en el Reino del Cielo cuando Jesús comenzó su ministerio. Éstos son sólo los primeros actos de arrepentimiento. Ellos no cubren la lujuria, la ira, el orgullo, mentir, la envidia, los celos, las adicciones, etc.

Cada uno de nosotros tiene un set diferente de vicios y hábitos. Somos como cebollas diferentes. Él tiene que quitarnos las capas una a la vez. Mi primera capa es diferente que su primera capa. Al final, todos seremos muy similares, pero el orden y el proceso en el que llegaremos allí será diferente. Algo que para mí es lo más difícil de dejar, puede ser lo más fácil para usted. Todos somos diferentes. Él tiene que guiar a cada uno de nosotros de manera diferente para que podamos salir de nuestro desierto. Cada uno de nosotros recibimos mandamientos diferentes que están adaptados a nuestra condición en particular; él va a nosotros que estamos en el Egipto pecaminoso, y nos saca de allí de manera individual a través del desierto a la tierra prometida. Entre tanto, haga lo posible para "tratar ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes," (no como ellos lo han tratado a usted, o como usted piensa que ellos merecen ser tratados). Él desvanecerá los deseos que usted tenga por los placeres el mundo, y entonces serán fáciles de dejar. Esto se consigue al permanecer y mantenerse con Él en silencio mientras que usted escucha sus enseñanzas por medio de la Luz y las Palabras que él le dé, y obedeciendo sus mandamientos.

Para entender más acerca de la necesidad de aprender en silencio, vea los escritos de Jorge Fox acerca de ¿Por qué el silencio? (también en la barra lateral)

Vea Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio para más información. (también en la barra lateral)

Un alejamiento del mundo por un período de soledad puede ser beneficioso para ver el mundo más claramente. Esto viene del Señor: "Aléjate del mundo lo suficiente como para ver la desconsideración y el odio que hay dentro de él."

Tenemos que llegar al punto en el que evitamos el mal no sólo porque se supone que debemos hacerlo, sino porque lo odiamos. Para odiar algo malo, tenemos que estar consientes del dolor y el daño que nos causa. Él permite que nos duela. Entonces nos mantendremos alejados de algo porque querremos evitar el dolor que esto envuelve. Cada vez que nos deslizamos y regresamos a alguna adicción, (un afecto o deseo), el dolor se hace peor, hasta que finalmente hacemos hasta lo imposible para nunca volver a caer. Cristo nos entiende; y si vamos a Él estando en silencio y esperándolo, él nos ayudará a deshacernos de nuestros deseos, afectos y adicciones. Las cosas que provocan nuestras adicciones y deseos son volteados en 180 grados para convertirlos en cosas que nos provocan huir de ellas.

Se cuenta una historia acerca de William Penn, el fundador de Pensilvania, y Jorge Fox, el fundador de los cuáqueros. Penn había sido recién convencido del evangelio verdadero y se le acercó a Jorge Fox, (quien estaba muy en contra de tomar las armas), acerca de si él debía continuar usando su espada. Según se dice, Fox le dijo que "la usara por tanto tiempo como pudiera." Un tiempo más tarde, al encontrarse con Penn sin la espada, él le dijo: "William, ¿dónde está tu espada?" "Oh," dijo Penn, "he tomado tu consejo. La usé por tanto tiempo como pude." Él la usó hasta que su conciencia o Cristo le dijo que la dejara, y entonces ya no la pudo usar. Esto es análogo a cualquier cosa en nuestra vida que nosotros hacemos o tenemos; cosas que no estamos seguros si Cristo quiere que la dejemos o no. Él nos enseñará cómo vivir. Él nos mostrará las cosas de las que necesitamos deshacernos. Con cuidado, él nos llevará hacia Él; menos de nosotros mismos, menos de nuestros hábitos, menos de nuestra inestabilidad, menos de nuestras emociones, y más de Él.

Usted debe comprometerse a decir la verdad. Aún las "pequeñas mentiras blancas" se hacen más y más grandes porque mentir se hace más y más fácil. Las mentiras pueden ser una clara contradicción, exageración u omisión de detalles que podría terminar refutando lo que usted acaba de decir. Ninguna mentira es aceptable. Si usted se equivoca y dice una mentira en el apuro o la emoción del momento, vuelva a la persona a la que le mintió y corrija su mentira. Mientras más usted piense que va a perder diciendo la verdad, más ganará para su sorpresa total si usted se arriesga a decir la verdad. Es una ley espiritual, así como la gravedad es una ley natural. Todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Apoc 21:8. Y Ustedes son de su padre, el diablo, cuyos deseos quieren cumplir. Desde el principio éste ha sido un asesino, y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira! Juan 8:44. Mentir es tan fácil, que el Señor nos ha instruido a hacer que nuestras respuestas estén limitadas a una sola palabra: o no, porque todas las palabras adicionales vienen invariablemente del espíritu del maligno que está dentro de nosotros; y este es el espíritu que tratamos de quitar por medio del proceso de purificación que enseña este sitio. Cuando usted está dispuesto a dejar cualquier cosa, para acercarse más a Dios, usted ya no tiene nada más acerca de qué; porque uno miente para ganar algo o para guardarse de algo, ya sea bienes u orgullo.

Los primeros cuáqueros tuvieron mucho éxito en los negocios y el comercio, porque la gente quería negociar con personas que podían confiar que fueran honestos en todas las circunstancias. Tenemos que ser honestos, aún con nuestros impuestos. "El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?" Lucas 16:10-11. Para más información acerca de la honestidad en nuestras vidas profesionales y de negocios, vea la carta 200 de Jorge Fox.

Cualquier tipo de pornografía que exista en nuestra vida debe ser dejada; cualquiera que sea y en su totalidad, cualquiera sea su procedencia: películas, televisión, internet, revistas, etc. Todas las avenidas y actos de inmoralidad sexual deben ser eliminados para poder progresar espiritualmente. Él me dijo: "aquel que practique el adulterio, (que sea infiel a la pareja con la cual esté comprometido), no puede ser mi discípulo; pero yo no juzgo a nadie que esté saliendo de una relación tal, a menos que ellos no se arrepientan." Obviamente que usted no puede detener un pensamiento, pero usted debe hacer todo lo que pueda para detener todas las acciones de inmoralidad sexual. Los pensamientos y deseos son algo que Cristo debe quitar eventualmente; (yo escribo esto, cuando ya la mayoría de los míos han sido quitados, sólo queda una pequeña chispa, pero esa chispa puede llegar a convertirse en una llama si yo dejo de tener cuidado y de esforzarme para evitar los viejos hábitos y fuentes de interés). Pablo dijo: 'Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo.' 1 Cor 6:18. Cuando el evangelio de paz fue predicado primero a los gentiles, los apóstoles del Concilio de Jerusalén consultaron con el Espíritu Santo para darles a los gentiles las reglas mínimas que ellos debían seguir. La única de las cuatro que fueron dadas que se aplica a la sociedad actual es 'evitar la inmoralidad sexual.' De modo que se puede decir que esta es la única regla que es necesaria para comenzar y tener éxito. Entonces él añadirá otros mandamientos que estén adaptados a usted. Sin embargo, cualquier cosa que usted sepa que está mal, si usted puede evitarlo, evítelo. La gran mayoría de la gente que ha llegado a este sitio no sólo están comenzando su caminata espiritual; ellos están hambrientos por más y están buscando la manera de satisfacer esa hambre. Cualquier cosa que usted ya haya dejado, mantenga su abstinencia; no regrese a esas cosas, pensando que usted sólo debe dejar las cosas que Cristo le haya mandado específicamente.

Él me dijo, "hay demasiado poco amor en el mundo hoy, y yo veo con agrado cualquier amor entre los hombres y las mujeres." ¿Se acuerda de la mujer junto al pozo? Ella tuvo cinco esposos previos, y estaba viviendo con otro hombre sin haberse casado. Pero Cristo la eligió, le enseñó, y después la mandó a testificar y a predicar al resto de la ciudad. Juan 4:5-30. De modo que obviamente él no estaba preocupado. Ella evidentemente estaba comprometida en su relación. La fidelidad es lo importante, no un anillo; y no una ceremonia efectuada por un "predicador" o magistrado civil - ninguno de los cuales tiene Su autoridad. No se puede ser infiel al hombre y fiel a Dios. De modo que las personas adultas que están viviendo juntas en una relación en la cual están comprometidos, o la gente que está divorciada y casada otra vez, no están viviendo en inmoralidad sexual, por lo menos no en los ojos del Señor. Usted puede ser su discípulo si está viviendo junto con otra persona en una relación seria, pero asegúrese que el compromiso sea no sólo de parte de usted, sino también de su pareja, (una relación seria requiere que ambas personas estén comprometidas con la relación, no sólo una). Entienda que cuando usted ha madurado espiritualmente suficientemente como para hablar actuar de acuerdo a sus mandatos, su falta de un matrimonio públicamente reconocido podría ser una piedra de tropiezo para muchas personas, y por esa razón usted probablemente querrá eventualmente quitar esa piedra de tropiezo por amor a su prójimo. Usted probablemente puede casarse formalmente en cualquier momento que usted desee, o puede esperar hasta oírle a Él decirle que formalice su relación con un matrimonio legal ante los ojos del mundo. Los matrimonios de los primeros cuáqueros se realizaban durante sus reuniones, sin anillos y sin un hombre que los casara, lo cual usted puede leer en la carta de Jorge Fox #264. Cuando las reuniones de la verdadera fe sean establecidas otra vez, los matrimonios se realizarán de manera similar; hasta entonces, tal vez un juez de paz, o un empleado del condado, (no un sacerdote o predicador), es la mejor alternativa para formalizar una relación como matrimonio legal.

Con respecto al matrimonio: Recibí un mandamiento de parte de él de no bailar con nadie excepto con la esposa, ni siquiera con parientes cercanos de ninguna edad. El baile es un ritual de apareamiento, de modo que limítese a su cónyuge para evitar la excitación, interés y/o tentación; aún si usted no está interesado, su pareja lo puede estar. Podría haber raras excepciones que sean tradiciones culturales, como cuando todos toman su turno con la novia en una boda.

Un asunto que está algo relacionado con la inmoralidad sexual, es que las mujeres se deben vestir castamente. La ropa provocativa es un veneno para los hombres; y si usted quiere hacer con otros como usted quisiera que hicieran con usted, usted no expondrá su cuerpo a los hombres sólo para ser "atractiva" o "estar a la moda," porque al hacer eso usted puede estar sólo apelando a sus deseos impíos. De modo que mantenga su cintura, caderas, y pecho cubiertos; mantenga sus vestidos de un largo decente; no como burkas, pero decentes. Vístase como si se estuviera vistiendo exclusivamente para su hijo o hermano de dieciséis años; y vístase de manera simple, sin excesos. Aquellas de ustedes que se visten para ser atractivas, pregúntense a sí mismas qué tipo de hombre ustedes están tratando de atraer; un hombre piadoso sólo sentiría aversión por tal falta de modestia. Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios. 1 Ped 3:3-4

Los primeros cuáqueros dieron un gran testimonio en contra de las modas; particularmente con respecto a la ropa, alegando en contra de las cintas, los lazos, y cualquier decoración de la ropa que no tuviera una función. El apóstol Pedro habló de las mujeres que se visten moderadamente, sin peinados presuntuosos ni joyas. (El mismo consejo se aplica a los hombres con peinados presuntuosos, tatuajes, joyas, perforaciones corporales, etc.) Algunos ejemplos de seguir las modas son: comprar los estilos y colores más modernos, mientras que se dejan atrás en el ropero ropas en perfectas condiciones; vestir visiblemente con ropas caras y extravagantes de diseñadores renombrados con las últimas moda; el tener siempre el mejor teléfono celular, cuando el viejo trabajaba perfectamente bien; servir la última sensación de gusto de las revistas de comida gourmet; ese nuevo vestido para la fiesta; y tener más ropas, sólo para verse diferente todos los días. En otras palabras, no use la creación de manera derrochadora o para apelar a su orgullo. Hay moda en la ropa, juguetes, deportes, comidas, automóviles, computadoras, casas, bicicletas - cualquier cosa y en cualquier lugar que sea lo último y lo mejor o lo más popular. De modo que ¿cómo debemos vestirnos?: de manera simple, práctica, honesta, modesta, con lo que esté comúnmente disponible, sin extravagancias, sin cosas superfluas, moderadamente - pero de acuerdo a nuestras preferencias, lo cual es libertad cristiana. Vea la Carta 250 de Jorge Fox para más información.

Con respecto a las modas, existen sectas dentro de la cristiandad que se enorgullecen en las modas de los siglos pasados. Margarita Fox, la madre de los cuáqueros, escribió varias veces de manera fuerte en contra de tal religión y conformidad. El objetivo correcto en el vestido es la simpleza, no el tener algo viejo o apagado. Porque aún Jorge Fox, el fundador de los cuáqueros, le envió a su esposa regalos de materiales que eran "escarlata" - noticias escandalosas para algunos, pero el color no es pecaminoso. No hagamos una exhibición de piedad en frente de los hombres, repitiendo los errores de los fariseos, quienes usaban ropas largas (lo cual todavía es la práctica de los ministros de hoy en día, herederos de la hipocresía de los fariseos) para verse piadosos; todas sus obras las hacían para ser vistos por los hombres. El usar cruces también es una exhibición de piedad. En vez de una exhibición externa, deje que su bondad, acompañada de su moderación en el vestido y la conversación sean la "insignia" de su religión.

Así como con la mayoría de las reglas de Dios, ellas nos son dadas en amor para que las sigamos, para nuestro propio beneficio. Y si las seguimos, seremos mucho más felices y más exitosos en la vida. Muchos de nosotros tenemos que aprender la verdad de esta declaración de la manera más difícil, al sufrir las consecuencias de romper las reglas en nuestra vida, sin siquiera mencionar las consecuencias espirituales.

Le diré algunas de las cosas (las más difíciles y las últimas para mí) que el Señor me dijo que dejara, pero si esto no tiene sentido para usted, no se preocupe. Por muchos años yo vacilé y retrocedí al tratar de dejar la cosas que se me habían mandado, y de esta manera progresé muy poco. Finalmente, las dejé completamente, mientras aumenté drásticamente la cantidad de tiempo que pasaba esperando en silencio, y mi progreso espiritual fue casi inmediato. Si es pertinente, cuando sea el tiempo correcto, él le guiará suavemente a esas cosas, para que usted pueda estar feliz de dejarlas y saber que es el tiempo correcto para usted:

1) La televisión, el teatro, y casi todas las películas. La televisión porque está llena de inmoralidad sexual, violencia, y lenguaje violento: en los programas, los comerciales, las comedias, etc. Incluso el canal de Disney es culpable de esto ocasionalmente. Hubo tiempos en los cuales no teníamos una televisión en la casa. Teníamos una televisión, pero estaba guardada, disponible para posiblemente ver DVDs producidos en el futuro. Nosotros no tenemos, ni hemos tenido cable por los últimos 26 años.

2) Los deportes. Para mí, el asistir a los eventos deportivos era mucho problema, pero verlos en la televisión era fácil. El fútbol profesional fue una de las últimas cosas que se me dijo que dejara. No lo extraño. La pérdida de adrenalina fue notable. Ahora prefiero pasar el tiempo buscando. Años más tarde la Palabra del Señor me dijo por qué se me había dado el mandato de dejar el fútbol: "la razón por la cual me opongo al fútbol es porque alienta a los jugadores a herir a los del equipo contrario; el fútbol toma a los niños pequeños y los transforma en animales. El "Super Bowl": un paraíso de necios." Jorge Fox describió el ser un fanático gritón en un evento deportivo de la siguiente manera: "Estos en sus deportes gritan y chillan como asnos salvajes. Ellos son como el ganado o las bestias cuando son llevadas a pastar, mugiendo cuando están llenas. "

3) Yo era un adicto a las noticias, los eventos mundiales, particularmente la política, y las noticias en general. Nosotros no compramos el periódico. Yo no veo las noticias de la tarde en la televisión; ni siquiera tenemos una televisión. No las extraño. Después me hice adicto a los sitios de noticias en el internet. Podría apostar que visitaba los sitios de noticias unas quince veces al día en el trabajo mientras hacía una pausa para contestar el teléfono. El Señor me pidió que dejara este habito por años. Yo traté y fallé, y traté otra vez, y fallé. Finalmente, lo dejé. No las extraño. El mundo se las arregla perfectamente sin necesidad de que yo esté informado de todas las cosas de las cuales no puedo hacer nada. Yo solamente tengo que preocuparme de mis asuntos, mientras otros se preocupan del mundo sin necesidad de que yo me preocupe de eso. Yo era el único que estaba perdiendo. Las noticias son chismes y material de preocupación. La preocupación es sólo algo para ocupar su mente y aumentar su orgullo.

De la carta 391 de Fox "Y manténganse alejados del espíritu de los atenienses [Hechos 17:21 ], quienes pasaban su tiempo escuchando y oyendo noticias, de las cuales el mundo está lleno.

Para hacer los periódicos con las noticias de cada domingo es necesario destruir 500,000 árboles. Curiosamente, el movimiento ambiental ignora el tremendo derroche de recursos que se hace para servir este vano placer. No hay estadísticas disponibles para añadir acerca del impacto de los periódicos "gratuitos." Esta es una razón más para ignorar las noticias.

Este es un anuncio de noticias en un teléfono celular: Celebridades, películas, artistas―desentierre todos los trapos sucios que usted desee.
No importa que tan actualizado usted sea, no hay ningún beneficio en buscar trapos sucios. Las noticias son malas noticias. Las buenas noticias no se venden en el mundo.

4) Algo relacionado con lo anterior, era mi tendencia a repetir las preocupaciones ( y las "noticias" siempre son malas y son algo de lo cual uno se preocupa) del mundo a todos lo que estaban a mi alrededor. Preocupaciones acerca del terrorismo, terremotos, políticos corruptos, políticos incorruptos, guerras, el informe del tiempo, el déficit comercial, la deuda externa, etc. No sólo estaba manteniendo mi mente en un estado de confusión, (lo opuesto a la paz y la confianza de que Dios nos cuidará), al preocuparme acerca del mundo, yo estaba traspasando mis preocupaciones a otros. ¡ESTO NO ES BUENO!

5) Uno de los últimos mandamientos que se me dio fue el 'no tomar una posición política.' Él ya me había preparado para esto al decirme previamente 'Yo sano a la derecha y a la izquierda,' y 'amontona tolerancia.' Lo que yo entiendo de esto es que él quiere me mantenga al margen de la política - sin opiniones. El quiere alcanzar a personas que se encuentran en todos los niveles del espectro político; y si yo establezco una posición en alguna parte de este espectro, ofendo a aquellos que no son de la misma opinión. De modo que cambié mi registración de votante a independiente. No apoyo a ningún candidato o partido con mi dinero ni mi esfuerzo. Mi tiempo lo paso buscando en el interior. Así soy mucho más feliz. Ahora me enfoco en amar a todos, no importa sus ideas políticas; y soy feliz de no ser una piedra de tropiezo para ninguna persona que sea de una persuasión diferente a la que yo tenía anteriormente. Y mis opiniones políticas están muriendo; pienso que si lo intentara, podría emocionarme acerca por algún asunto otra vez, pero no extraño ninguna de esas cosas.

Ciertamente tenemos que hacer grandes esfuerzos para dejar las prácticas en contra de la ley: la mentira, los fraudes, las borracheras, jurar, robar, recriminar, inmoralidad sexual, etc.

Pero en nuestra cultura estamos sumergidos en pasatiempos que no son en contra de la ley -como los deportes, la televisión, películas, navegar el internet, DVDs, música, conciertos, teatro, carreras, fisicoculturismo, compras, blogging, juegos de video, etc. Así que ¿dónde comenzamos? Usted no puede dejar todo de una vez, o se convertirá en una caparazón vacía. Debe ser guiado por él para saber qué dejar, una cosa a la vez, y Dios le dará más hambre por Él con cada paso que de. Tito 2:11-14 dice que la gracia nos enseñará a negar la impiedad y los deseos mundanos - cómo vivir sobria, justa, piadosamente. Hay ciertas cosas de las que debemos alejarnos con toda nuestra fuerza, particularmente aquellos que nos llevan a la inmoralidad sexual. La adicción a la pornografía es la enfermedad de esta era y donde sea que aparezca debe ser eliminada: revistas, calendarios, libros, televisión, películas, el internet, etc. Si usted está adicto a la pornografía en el internet, por lo menos quite esos sitios de su lista de Favoritos. Haga que la derrota requiera más que un clic en su computadora; deshágase de sus tarjetas de crédito - lo que sea necesario para obstruir la facilidad de la depravación.

Pero acerca de los pasatiempos que no son dañinos: tenga en cuenta que eventualmente los tendrá que dejar, pero espere a que el Señor lo guíe a negarlos, cuando él le de la fuerza para acceder y más hambre por él para llenar el vacío que sea creado cuando usted los deje. Como el Señor me ha dicho: "No quiero que la gente deje todo de una sola vez, sin que yo los guíe a dejarlos y a llenarlos al mismo tiempo, o ellos terminarán como un caparazón vacío."

Con respecto a los deportes, el ejercicio corporal para mantenerse saludable es importante y no debiera ser clasificado como un pasatiempo, siempre y cuando usted no esté obsesionado con ganar o con el orgullo que resulte por su apariencia.

Los pasatiempos no son dañinos a menos que el dejarlos sea doloroso. Pero, aún si un pasatiempo no es importante para usted, para otros es una influencia grande en sus vidas. De modo que usted puede decidir, o se le puede pedir, que se abstenga de participar en ellos para: 1) evitar la apariencia de estar promocionándolos, y así ser un buen ejemplo para aquellos que podrían darse un gusto con ellos y así ser dañados, y 2) no ofender a aquellos de otras creencias religiosas, que piensan que son cosas pecaminosas - lo cual previene que puedan oír la verdad como usted la practica. Ambos casos ilustran la práctica de ser el guarda de su hermano.

Hay otra forma de adicción: derechos o cosas dadas por sentado. Nuestros gobiernos han legislado e imaginado una variedad de derechos: el derecho a decir cualquier cosa, el derecho a una pensión, el derecho a tener cuidado médico, el derecho a satisfacer la inmoralidad sexual, el derecho al aborto, el derecho a no ser discriminado, etc. Si la idea de tener que renunciar a algún derecho le molesta, entonces usted está adicto a ese derecho. El camino del Señor es no insistir en hacer las cosas a nuestra manera, ni escapar las cortes para obtener protección, ni escapar a las calles para protestar; debemos aceptar todo como proveniente de la mano del Señor, porque él tiene un control perfecto de todos los eventos que rodean a aquellos que lo han hecho a él la prioridad más importante de sus vidas.

Hay toda una subcultura de música que habla acerca de que no existe ni el bien ni el mal; esta música diabólica ensalza el eliminar el concepto del bien versus el mal y promete "vaporizar a los perros judaizantes" que dicen que sus prácticas son malignas. Los "ranters" en el tiempo de Jorge Fox creían que todos los placeres (incluida la borrachera, el adulterio, la fornicación) no eran pecaminosos si se hacían con fe; por supuesto que esto es absurdo. Uno de mis conocidos de la religión hindú me dijo que "no hay bien ni hay mal; que él era tan bueno en hacer el mal, que él era 'bueno' para eso." Esta es una racionalización ridícula del mal.

Debido a que el discutir con la gente acerca de sus creencias no es útil para desarrollar la paz, una vez que usted se haya comprometido, usted tendrá que retirarse de cualquier secta deficiente que predique que no hay que arrepentirse y que todo es válido. Salgan de en medio de ellos y apártense, dice el Señor, no toquen nada impuro, y yo los recibiré. Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso." 2 Cor. 6:17. Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas. Apoc 18:4. Si usted se queda, le será difícil escuchar las distorsiones que hacen del mensaje de Cristo y la idolatría que hacen de las escrituras hasta convertirla en su palabra, regla, guía, maestro, juez, y probador de los espíritus. Pero no trate de corregirlos; así solo se dañará a sí mismo y no los convencerá. Aquellos que no pueden oír, no pueden oír. Espere hasta que Él le diga cuando hablarle a otros. Cuando usted haya terminado, si se le dice que predique, el poder de Dios le precederá y encadenará a sus oidores para que estén forzados a oír. Usted tendrá que dejar su secta deficiente discretamente para poder oír las enseñanzas de Cristo porque él no lo edificará sobre un fundamento falso. (Vea Los servicios de las sectas para más información.)

Si usted se compromete con Dios, a buscar su voluntad diariamente, dedicando tiempo a estar en silencio para escuchar, él lo guiará y lo protegerá. Sus problemas desaparecerán. Cualquier cosa que suceda será para su propio bien, aunque a veces no parezca así. Nada lo dañará. Él le dará descanso. Usted tendrá la protección del cielo. De modo que ya no hay nada de qué preocuparse. Haga lo que usted sea capaz de hacer, y deposite sobre él todas sus ansiedades. Deje que él las solucione. Vea Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio para más detalles.

Pero no piense que el cuidado que él tiene sobre usted significa que usted estará seguro si participa en actividades peligrosas por su propia voluntad. Recuerde que Cristo fue tentado a tirarse desde el pináculo del templo, con la seguridad de que los ángeles lo agarrarían; pero él contestó, 'no tentarás al Señor tu Dios.' Esto es de la voz del Señor como una advertencia para todos: la embriaguez lo puede hacer tan distraído que usted se llega a matar. La embriaguez puede resultar de las drogas o el alcohol.

Nosotros no somos doctores médicos y por lo tanto no podemos dar consejos de medicina. Lo que les puedo decir es que si sentimos la necesidad de corregir un problema físico, vamos al profesional médico apropiado para obtener una solución. En los últimos 8 años, mi esposa ha tenido la necesidad de dos operaciones; el Señor nos dijo prosiguiéramos con las operaciones, y las dos tuvieron mucho éxito. Yo fui completamente curado de un dolor de espalda después de dos ajustes con un quiropráctico muy recomendado. Sin embargo, minimizamos nuestras visitas médicas ya que no obtenemos chequeos médicos rutinarios ni exámenes de laboratorio, y sólo hacemos una limpieza dental por año, ya que este fue un límite ordenado por el Señor. En caso de que Él nos diga que hagamos algo diferente, ciertamente obedeceremos. Esperamos ansiosamente la salud y felicidad del reino de los cielos, donde el Señor es nuestro único médico; sin embargo, todavía no tenemos ese privilegio.

de la carta 77 de Jorge Fox

Amigos,

Esperen en la medida de la vida de Dios,
para que guíe sus mentes hacia el Padre de la vida, donde no hay sombra ni cambio.
A medida que ustedes progresan, deben conocer la expulsión y el cambio de aquello que cambiará,
con aquello que no cambia;
para ello, tengan cuidado de guiar todas sus mentes, para que ninguno sea hallado desnudo.
Porque aquellos que son hallados desnudos, están en aquello que tiene un fin, y que cambia,
y que causa ceguera
.
Y, por lo tanto, para todos ustedes, esta es la palabra del Señor: esperen en la medida de la vida,
para que ésta pueda unir sus corazones a la vida del Padre,
para que todos ustedes lleguen a recibir esas ropas y esa justicia,
y lleguen a sentir que su fortaleza se renueva por el Dios de toda la fortaleza,
a cada uno de ustedes de acuerdo con su medida, y vean a aquel que muestra misericordia.
Y así vivan en paz, la cual viene del Dios de toda la paz,
que hiere a Satanás bajo los pies de ustedes, quien ha gobernado.
De modo que aquí el amor de Dios llegará a ser esparcido exteriormente en sus corazones,
cuyo amor es uno, y no cambia;
moren en él, y crezcan y abunden,
para que así, sobre todo aquello que es contrario al Señor de la vida, quien destruye la muerte,
ustedes puedan reinar sobre sus propios corazones, y deseos, y afectos viles,
y sus antiguas conversaciones viles, disposición, y naturaleza, y voluntad.

De modo que ustedes puedan llegar a conocer el estado de los santos,
ante quien todas las cosas fueron hechas nuevas, y las cosas viejas pasaron;
y aquello que no cambia, lo cual es nuevo, en eso piensen,
para que guíe todas sus mentes hacia el Dios viviente, de quien proviene la luz, la vida y el poder.
Así que el Señor Dios de la vida los guarde en esto,
para que en él ustedes puedan ser un olor grato;
para aquello que corromperá, y corrompe,
y se hará más andrajoso, y llegará a rasgarse,
y morirá por sí mismo y se marchitará, se desvanecerá, y apestará en la nariz de Dios,
es aquello que es contrario a la medida de la vida de Dios,
y es condenado con la luz.
Por lo tanto esperen, (les advierto a todos en la presencia del Señor viviente),
en la medida de la vida de Dios, en ella crezcan en el amor, en la virtud, y en la inmortalidad,
en aquello que no se desvanece, lo cual une sus corazones;
y que todos sean condenados con la luz, los que son contrarios a ella.
Porque aquello que contamina, está fuera del reino de Dios,
y es visto y condenado con la luz;
en la cual caminan los hijos de la luz,
y tienen unidad los unos con los otros, y con el hijo de Dios, de quien proviene.
Y, mis queridos amigos, mantengan sus reuniones,
y sentirán la semilla de Dios entre todos ustedes,
aunque nunca se hable una palabra entre ustedes.
Pero sean fieles, para que puedan responder a aquello que es de Dios en todos.
Y no abandonen sus talentos,
sino que sean fieles en el poder y la vida de Dios, la cual ustedes han recibido.
Y moren en la vida, en el poder, y en el amor de Dios los unos con los otros.

Jorge Fox

Otra vez del Diario de Jorge Fox:

Sí, dicen ellos, somos cristianos; pero la gente seria dice que ellos están fuera de la vida de Cristo, fuera de los mandamientos de los apóstoles, y fuera del adorno de los santos. Al ver a aquellos que están en las modas del mundo antes mencionadas, un grupo de ellos jugando a los bolos, o en las mesas, o juegos varios, o cada uno tomando su caballo, con montones de cintas en la cabeza, como un jinete tiene sobre la suya, tal vez también un aro en su oreja, y así van a las carreras para arruinar las criaturas; ¡Oh! ellos son realmente caballeros, son criados para ser caballeros, estos son muy valientes, y tienen que tener sus pasatiempos; porque todos los placeres son legítimos. Ellos, cuando están en sus deportes, gritan y vociferan como asnos salvajes. Son como el ganado o las bestias que se ponen a pastar, que mugen cuando están llenas. Así es como se glorifican aquellos que fueron mencionados; pero es en la carne, no en el Señor. Éstos son malos cristianos y muestran que son glotones con las criaturas, y entonces la carne se regocija. Así se crían mal los jóvenes y las jovencitas, que son llevados en las vanidades de su mente en sus propios invenciones, orgullo, arrogancia, deseos, glotonería, impureza. Ellos comen y beben, y se levantan a jugar. Esta es la generación con la cual Dios no está complacido; porque sus ojos están llenos de adulterio, que no pueden dejar de hacer lo malo. Éstos son los que viven en los placeres sobre la tierra; éstos son los que están muertos en vida; que no glorifican a Dios, sino en la carne; éstos son los que están fuera de la vida que fue dada en las escrituras, que viven en las modas y las vanidades del mundo, fuera del adorno de la verdad y dentro del adorno del diablo (quien está fuera de la verdad), no en el adorno del Señor, quien es manso y de espíritu tranquilo, y está con el Señor de gran precio. Pero este ornamento y adorno no es puesto sobre ellos para que estén adornados, y tienen el ornamento de aquel que está fuera de la verdad. Y lo que ellos aceptan con sus ojos no es aceptado por el Señor.

y

Vengan, ustedes benditos del Señor, y regocíjense juntos; manténganse en la unión y la unidad del espíritu. ¡Triunfen sobre el mundo! Estén gozosos en el Señor; reinando sobre el mundo, y sobre todas las cosas que nos alejan del Señor; para que en la claridad, la justicia, la pureza, y el gozo, ustedes puedan ser guardados para el Señor. ¡Oh escuchen! ¡Oh, oigan el llamado del Señor! Salgan del mundo, y ¡manténganse fuera de él para siempre! Vengan, canten juntos, ustedes los justos, el cántico del Señor, el cántico del Cordero; el que nadie puede aprender, sino aquellos que son redimidos de la tierra, y del mundo.

Jorge Fox

El placer de corregir los males del mundo
(una forma sutil de placer en el orgullo)

La acción social es otra forma de religión. Usted se siente orgulloso de estar en el "el lado correcto" de las cosas. Usted se siente como una persona recta, pero lo que usted siente en realidad sólo le aumenta el orgullo, un aumento que ocurre en la carne. Las actividades mundanas no cuentan para nada. Cualquier cosa que usted haga en la carne no agrada a Dios.

La Biblia nos llama a mantenernos alejados de mundo. A estar en el mundo, pero no ser parte del mundo. Su enfoque debe ser en el interior, no en el exterior. Usted puede pasar sus días sobre la tierra corrigiendo el "mal" o usted puede buscar la voluntad de Dios, hasta que usted esté bajo su control y sea capaz de entender sus instrucciones y de llevarlas a cabo con su poder. Así como a los discípulos se les dijo que "permanecieran en Jerusalén esperando el poder de lo alto", ustedes son llamados a volverse hacia el interior y buscar la Jerusalén celestial, buscando la luz que lo cambia y lo convierte en una vasija equipada con su poder y apta para su servicio. (De los 650,00 cuáqueros, un porcentaje pequeño eran predicadores; la mayoría eran personas de clase media que eran dueños de negocios, obreros, soldados, campesinos, etc.; pero todos tenían un oficio en el Cuerpo de Cristo, y sus vidas eran ejemplos brillantes de virtud cristiana.)

El que usted se abstenga de envolverse en el mundo no es una traición a su "bondad," sino que es un compromiso a buscar la voluntad de Dios sin competencia de afuera. No estamos inactivos mientras estamos buscando; somos llamados a expresar nuestra fe en actos de amor: dando a aquellos que estén en necesidad, visitando a las viudas, asistiendo a los huérfanos, con actos de bondad hacia otros, animando a otros con actos de amor, y evitando la conducta y la conversación impía. (Los actos de amor no incluyen protestas, actividades políticas, hacer campañas, Promover, alguna institución, etc.) Un buen soldado no se involucra en los asuntos civiles.

Somos llamados a enfocarnos en los tesoros celestiales, para ir hacia el interior y buscar la luz, para enfocarnos en lo que es hermoso, noble, digno de respeto, verdadero, y bueno. Si gastamos nuestras energías y nuestro tiempo en corregir el mal, perdemos la oportunidad de ser cambiados en el interior. Después que somos cambiados, podemos trabajar duro junto con el Señor en las causas que él elija; y las causas no faltarán, pero él será el que ordene nuestras actividades - Su voluntad, no la nuestra.

Si usted piensa que ha sido "llamado" a hacer algo, yo le pregunto: ¿Dónde en la Biblia se habla de ser "llamado," como usted dice? Ser llamado significa ser convocado o nombrado. En la Biblia no hay ni una sola referencia a que ser "llamado" sea algo que Dios exija de usted, excepto el ir hacia Él. Cuando Él quiera que usted haga algo, Él le dará el mandamiento y la orden; no un sentimiento, un deseo, un mensaje, una puerta que se abre, una atracción, o un "llamado." Esta palabra se usa comúnmente en algunas sectas para justificar cualquier cosa que cualquier persona se sienta inclinado a hacer, como un "llamamiento." Cuando Dios lo guíe a hacer algo, él le dirá exactamente qué hacer y exactamente cuándo hacerlo.

El "llamado" es usado particularmente por los predicadores, quienes han "oído el llamado." Ser tocado por Dios, o tener una experiencia espiritual, no es un llamado de él a ser predicador; es un llamado a buscarle: Muchos son llamados, pocos los escogidos. Mucha, mucha gente interpreta el toque de Dios como si significara que él quiere que trabajemos para él en un trabajo no-secular; esto no es cierto. Él quiere que nos quedemos donde estamos, haciendo los menos cambios posibles en nuestra vida, para que podamos oírle más fácilmente a medida que tratemos de silenciar nuestras mentes y oír sus enseñanzas y mandamientos. Y si comenzamos a predicar o a enseñar antes que seamos perfeccionados y dirigidos directamente por él, nuestro progreso espiritual se detendrá completamente.

Como cristianos, se nos dice que nos hemos de alejar del mundo, de modo que no necesitamos seguir preocupándonos por sus problemas Cuando entramos en el Reino del Cielo, el cual está en otra dimensión, el mundo, como nosotros lo vemos, desaparece; nosotros vemos a partir de otra dimensión, a pesar de que nuestros cuerpos todavía están en la tierra. El Reino del Cielo está dentro y alrededor de nosotros; es otra dimensión de la realidad. Todo lo que vemos ahora desaparecerá de nuestra vista. (Los físicos nos dicen que hay varias otras dimensiones, aparte de las tres más el tiempo que nosotros podemos ver.)

De modo que somos llamados a salir del mundo e ir hacia el interior; a dejar de pensar acerca de las cosas que están en el mundo, y pensar acerca de las cosas celestiales; a dar a los pobres y juntar tesoros en el cielo. Debemos enfocarnos en Cristo y en amar a nuestro prójimo. En ser bondadosos con nuestro prójimo. En perdonar a nuestro prójimo. A amar a todos en el trabajo; ellos también son nuestro prójimo. A amar a cada persona con la cual entramos en contacto, porque todos ellos tienen la luz de Cristo en su interior y cuando los amamos, amamos a Cristo. Hemos sido llamados a buscar la paz con todas las personas. Si estamos protestando, no estamos buscando la paz con todos los hombres. Heb 4:12, 2 Tim 2:22. Somos llamados a ser apolíticos - a no tener opiniones políticas. Somos llamados a no poner nuestra fe, esperanza, recursos, o esfuerzos en el poder, las personas, o las causas terrenales. Esto no significa que somos insensibles a los problemas del mundo; porque sabemos que al morir al yo, y al convertirnos en soldados bajo las órdenes de Cristo con su poder para ayudarnos - entonces podemos ser más efectivos que lo que seríamos en cien vidas sin la dirección y el poder de Dios.

Reglas iniciales simples para seguir

Más allá de nuestra búsqueda diaria a través de nuestra espera en el Señor, aquí hay algunas reglas iniciales, que si usted las sigue, le irá bien.

Considere la declaración de Jorge Fox que sigue a continuación con respecto a cualquier actividad mundanal:

Considerando los apuros que había en la nación, me sentí inspirado al final de esta reunión a escribir unas pocas líneas a los Amigos, para advertirles a que se mantengan fuera del espíritu del mundo, en el cual se encuentran los problemas, y a morar en la verdad pacífica, como sigue:

ESTIMADOS AMIGOS Y HERMANOS,

A quienes el Señor ha llamado y a escogido en Cristo Jesús,
que es la vida y la salvación de ustedes, en quien ustedes tienen reposo y paz con Dios;
el Señor por medio de su gran poder que está sobre todo, los ha guardado y los ha apoyado hasta este día,
para que sean un pueblo peculiar para él,
para que por medio de su espíritu y poder ustedes puedan ser alejados del mundo,
porque en el mundo hay conflicto.
En este gran día del Señor Todopoderoso,
él está sacudiendo los cielos y la tierra de las profesiones externas,
sus elementos están en el calor, su sol y su luna están oscurecidos, sus estrellas están cayendo,
y las montañas y las colinas están temblando y tambaleándose,
como sucedió entre los judíos en los días de la aparición de Cristo.
Por lo tanto, estimados amigos y hermanos, moren en la simiente, Cristo Jesús,
la roca y el fundamento, que no puede ser sacudido
;
para que ustedes puedan ver con la luz y el espíritu de Cristo,
para que ustedes sean tan estables como las estrellas en el firmamento del poder de Dios;
y en su poder y su luz ustedes verán todas las estrellas de ambulantes,
nubes sin agua, y árboles sin fruto.

Aquello que pueda ser sacudido será sacudido,
como los serán todos los que se han alejado del firmamento del poder de Dios.

Estimados amigos y hermanos, ustedes que son redimidos de la muerte y la caída de Adán,
por medio de Cristo, el segundo Adán, en él ustedes tienen vida, reposo, y paz;
porque Cristo dijo: "en mí ustedes tendrán paz, pero en el mundo tendrán conflicto."
Y el apóstol dijo: "aquellos que creen han entrado en este reposo," es decir, en Cristo,
quien ha vencido al mundo, quien hiere la cabeza de la serpiente, destruye al diablo y sus obras,
y es el cumplimiento de todos los tipos, figuras y sombras del Antiguo Testamento, y de los profetas.
En quien las promesas son sí y amén;
quien es el primero y el último, el comienzo y el fin, el reposo eterno.
De modo que manténganse y caminen en Cristo, su reposo, todos ustedes que lo han recibido.

Estimados amigos y hermanos,
cualquiera sean los ajetreos y conflictos, tumultos o atrocidades,
disputas y contiendas, que se levanten en el mundo,

manténganse fuera de todos ellos;

no se preocupen con estas cosas;
sino que manténganse en el poder del Señor y la verdad pacífica, que está sobre todas estas cosas;
poder en el cual ustedes buscan la paz y el bien de todos los hombres.
Vivan en el amor que Dios ha esparcido en el exterior en sus corazones a través de Cristo Jesús;
amor en el cual nada puede separarlos de Dios o de Cristo,
ni de los sufrimientos externos, persecuciones, ni de ninguna cosa externa que esté debajo o afuera;
y no dificulten ni rompan su comunión en la luz, el evangelio, y el espíritu de Cristo,
ni su santa comunión con el espíritu santo, que procede del Padre y del Hijo,
la cual los conduce a toda verdad.
En este espíritu santo, en el cual está su santa comunión,
que procede del Padre y del Hijo,
ustedes tienen comunión con el Padre y con el Hijo, y los unos con los otros.
Esto es lo que vincula y une la iglesia de Cristo o el cuerpo
con él que es la cabeza celestial y espiritual, y en unidad con su espíritu,
el cual es el vínculo de paz con toda su iglesia, y con los miembros vivos,
en quien ellos tienen reposo eterno y paz
en Cristo, y con el Dios eterno,
quien debe ser bendecido y alabado por siempre, ¡Amén!

Estimados amigos y hermanos,
permanezcan en Cristo, la vid, para que ustedes puedan producir fruto para la gloria de Dios.
Como todos han recibido a Cristo, caminen en él, quien no es del mundo que está en la impiedad;
para que ustedes puedan ser guardados fuera de las modas vanidosas y las costumbres del mundo
las cuales satisfacen los deseos de los ojos, los deseos de la carne, y la vanagloria de la vida,
los cuales no son del Padre, sino del mundo que es pasajero.

El que se una con aquello que no es del Padre, o que lo fomente,
aleja su mente de Dios el Padre y del Señor Jesucristo.

Por lo tanto dejen que Cristo gobierne en sus corazones,
para que sus mentes, almas, y espíritus puedan ser mantenidos fuera de las vanidades del mundo
en sus palabras, caminos, y acciones,
para que puedan ser un pueblo peculiar, celoso de buenas obras,
sirviendo al Señor a través de Jesucristo, para alabar y glorificar a Dios;
para que por la palabra de su gracia sus palabras puedan ser llenas de gracia,
y en sus vidas y conversaciones ustedes puedan mostrar su justicia, santidad, y piedad,
para que el Dios Todopoderoso pueda ser glorificado en todos ustedes, y a través de todos ustedes,
quien está sobre todo, bendecido y alabado para siempre. Amén.     

Jorge Fox
Londres, el día 11 del cuarto mes, del año 1685

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 
 

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio