La Cruz Perdida de la Pureza



 




¿Por qué se permite el mal en el mundo?

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente.
Cuando usted haya entrado en el sitio de la Biblia en línea,
usted puede cambiar y actualizar el pasaje para ver cualquier versión de la Biblia que usted prefiera.

Frecuentemente hemos oído que en esta vida tenemos libre albedrío. Que todos tienen la opción de hacer sus propias decisiones, y que Dios no viola nuestro libre albedrío, que él no puede interferir. Que Dios no quiere que tomemos las decisiones equivocadas que hieren a nuestro prójimo o a nosotros mismos, pero que con el libre albedrío, las decisiones equivocadas no se pueden evitar. Muy bien, eso tiene sentido. Pero, aparte del valor inherente de la libertad, ¿por qué todos tenemos que operar bajo el libre albedrío? Mientras oramos desesperadamente al Señor para que haga algo y despierte a los millones de personas que no tienen ni la menor idea de lo que se espera de ellos, yo le oí a él decir: "Yo podría detener las acciones de dos tercios de la población del mundo, cualquier momento que yo quiera." Lo que me dejó pensando: ¿por qué no lo hace?

Fue unos años atrás cuando entendí. Este es el jardín del Señor. Él está cultivando hijos de Dios, para deberes que incluyen juzgar a los ángeles. Los hijos que se desarrollan en la tierra son las "primicias." Las primicias son aquellos que encuentran una unión total con Dios mientras están en la tierra en esta vida; hombres y mujeres que llegan a ser hijos de Dios. Realmente no sabemos qué otra cosa un Hijo de Dios va estar haciendo después que él o ella deje este planeta, pero sabemos que van a llegar a ser Reyes y Sacerdotes; por lo tanto estarán en la santa presencia de Dios constantemente. Y sabemos que Dios quiere hijos que hayan sido probados completamente; hijos que se hayan cansado de comer la comida de los puercos que el mundo ofrece; hijos que han conocido la amargura de la lujuria, el egoísmo, el orgullo, y la "falsa libertad," para no ser tentados con ellos nunca más; hijos que probablemente están llenos de poder, que si fuera abusado, traería gran dolor a muchos, tal vez millones; y son hijos que han llegado a ser la personificación de Dios mismo, el AMOR. Las escrituras nos dicen que el propósito de esta vida es encontrar a Dios. Cuando lo encontremos, todos seremos como él; su santa y pura luz quemará cualquier cosa que sea profana, dejando sólo el amor. Entonces, debido a que el propósito de esta vida es encontrar a Dios, y esto resulta en amor, entonces el propósito de esta vida es crear amor. El amor crea amor. El amor ama el amor.

Hay una definición del amor que proviene de la religión oriental que me gusta y dice lo siguiente: "dar con absolutamente ninguna expectativa de recibir algo a cambio."

Pablo nos da una maravillosa definición del Amor:

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.

Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá.
...
Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.
1 Cor 13:4-13

De los Refranes de William Penn:

"Si creemos en un juicio final, si pensamos lo suficiente acerca de lo que creemos, permitiríamos más amor en la religión de lo que permitimos; porque la religión no es nada más que el amor por Dios y por el hombre.

El que vive en amor vive en Dios, dice el amado discípulo; y sabemos por seguro que el hombre no puede vivir en ningún otro lugar mejor.

.. las lenguas cesarán, y las profecías se acabarán, y la fe será consumada en la vista, y en la esperanza de gozo; pero el amor permanecerá.

El amor es en verdad el cielo sobre la tierra, debido a que el cielo no sería cielo sin ella. Porque donde no hay amor hay temor, pero el amor perfecto echa fuera el temor. Y sin embargo lo que más tememos es ofender a lo que más amamos.

Lo que amamos, eso oiremos; lo que amamos, en eso confiaremos; y lo que amamos, eso serviremos, sí, y sufriremos por eso también. Si ustedes me aman (dice nuestro bendito Redentor) guarden mis mandamientos. ¿Por qué? Porque entonces él nos amará a nosotros; entonces seremos sus amigos; entonces él nos enviará el consolador; entonces lo que pidamos, recibiremos de él; y entonces donde él esté nosotros estaremos también, y así será para siempre. Contemplen los frutos del amor, ¡el poder, la virtud, el beneficio y la belleza del amor!

El amor está sobre todo; y cuando éste prevalezca en nosotros, todos seremos personas amantes, y amaremos a Dios y los unos a los otros."

El amor es una acción voluntaria.
No puede ser ordenado ni forzado.
El amor no puede crecer bajo la intimidación;
debe haber una libertad completa para escoger lo que es bueno:
libertad total para buscar a Dios,
libertad total para dejar de servir al yo y servir a otros,
libertad total para cometer errores y aprender de ellos,
libertad total para buscar entender al creador,
libertad total para alejarse de lo que inhibe su crecimiento en amor,
libertad total para escoger amar a Dios,
libertad total para escoger sacrificar su vida para agradar a Dios,
libertad total para escoger dar su vida por el beneficio de sus amigos, e incluso
libertad total para cambiar de parecer y regresar al amor egoísta y traicionero.

Una vez que se escoge el amor, buscando su propia fuente y destino,
entonces uno debe ser probado, bajo presión, para ver qué tan certera es la elección,
para ver si es sólo un coqueteo, o si es un compromiso real.
¿Puede que esta decisión sea solidificada, o puede revertirse;
o se puede volver otra vez hacia lo malo?
De modo que, para estar seguro, el que decide debe ser estirado y ejercitado,
para que llegue a ser más fuerte, más seguro, más puro.
Como el fuego es calentado, se le quita las impurezas, es recalentado, se le quita las impurezas, .... hasta que es puro.
El que escoge debe ser probado de tal manera, que cualquier cosa aparte del amor se convierte en algo asqueroso;
y que aún cuando sea amenazado y forzado a sufrir, escogería la muerte,
en vez de traicionar al amor y volver a servir el yo, volver a lo malo.
Porque a medida que usted aprende los caminos del amor y de Dios,
usted aprende a odiar la vida de pasiones, orgullos y placeres;
porque el perder la vida es salvarla.
El mal se hace repulsivo, algo que se debe evitar, algo de que abstenerse;
porque sólo entonces puede completarse la creación milagrosa del amor y puede estar segura.

Crear amor es el acto primordial de la creación. Es la cosa más difícil de crear. Este es el jardín del amor de Dios, y hay mucha "otra gente" que no están destinados a ser las "primicias;" sino que esta "otra gente" no debe ser interferida ni corregida ni restringida con temor o intimidación, o de dañar las delicadas plantas de amor, las "primicias." La "otra gente" también está aprendiendo de su vida en el jardín; sus vidas serán sus recordatorios de lo que es realmente importante: aprender y amar, el pecado frente a la justicia, la lujuria frente a amor, el bien frente a mal. Debemos pasar por la tierra sabiamente, o de otra manera debemos aprender acerca del pecado y la justicia en la vida siguiente. Nuestra vida en la tierra es una escuela, cuyas experiencias el Señor usa para ilustrarnos sus enseñanzas acerca de la justicia y el pecado. Así aprendemos del Espíritu Santo, quien está listo para enseñarnos todas las cosas, quien está listo para guiarnos hacia toda la verdad, para que seamos sabios antes de dejar la tierra; o en la próxima vida debemos aprender de la manera más difícil, con menos recompensa por nuestros esfuerzos, (vea Hay esperanza para todos para más información); cada uno debe hacer a decisión de dónde aprender por sí mismo. Dios está en nosotros, ansioso de enseñarnos todas las cosas, si estamos en silencio, escuchamos y obedecemos; pero eventualmente las escrituras se cumplirán: todos serán enseñados por Dios.

Antes de que existiera la tierra y el hombre sobre la tierra, hubo una rebelión en el cielo dirigida por Satanás, quien se llevó a millones de ángeles con él. Los ángeles habían sido creados como seres perfectos, pero ellos cayeron ante la tentación engañosa presentada por Satanás; ellos nunca antes habían experimentado la amaragura del mal, por lo tanto fueron engañados. Mi esposa tuvo una visión acerca de lo que sucedió después. Jesús estaba de pie en frente de Satanás. Jesús extendió su mano, llena de polvo, y dijo: "¿Ves este polvo Satanás? Yo voy a hacer que este polvo sea más grande que tí, y no hay nada que puedas hacer para detenerme." El polvo somos nosotros; Él formó al hombre del polvo de la tierra. Debido a que el mundo entero está bajo la impiedad, el hombre está sujeto al mal cuando nace en la tierra. Dios nos llama a todos; los que responden a su llamado son atraídos al Señor, cuyo propósito es crear un hijo de Dios. Para llegar a ser un hijo de Dios, el hombre debe primero aprender acerca del mal en sí mismo. En la tierra en esta vida, aprender acerca del mal es esperar en silencio al Señor para que el Señor pueda escudriñar el corazón del hombre y exponer por medio de su luz el pecado que está en su interior; a menos que al hombre se le muestre la profundidad del pecado en su propio corazón, él no tiene idea de su propia depravación; ni puede el hombre comprender las cosas de Dios, hasta que se le muestre con la revelación de Dios. Así como el hombre aprende sobre el mal en sí mismo, retrocede por la repugnancia que siente por lo que se ha convertido, y huye hacia lo que es bueno; él es atraído a lo que es bueno, es atraído a Dios. El Espíritu Santo reprende al hombre, convence al hombre de la justicia de Cristo, y juzga al hombre; y el pecado es quitado del corazón de este hombre por el Espíritu de Gracia, un pecado a la vez, si él se arrepiente con dolor por su condición que ha sido expuesta. El compromiso del hombre con la piedad también es probado severamente durante la tribulación. Aquellos que se arrepienten de su mal y soportan la prueba llegan a ser hijos de Dios para disfrutar paz, gozo inefable, y justicia. Ellos saben que el acto egoísta más pequeño de parte de ellos resulta en su regreso a la vida alejada de la paz y el gozo de Dios, y esa es una misera infernal que no tienen ningún deseo de repetir. Por lo tanto un hijo de Dios es creado para ser una vasija confiable que está inmune a cualquier tentación, santificado y perfeccionado para siempre. Los hijos irreprochables que le obedecen en amor son entonces dotados con grandeza, poder, y gloria que es incorruptible. El mundo que existe para producir santos cumple su propósito, y la sabiduría es justificada por sus hijosLucas 7:35.

Aquellos que no se dejan esta tierra siendo sabios, habiendo aprendido a odiar apasionadamente el mal mientras están en la tierra, incluyendo el mal en sí mismos, lo aprenderán de la manera más difícil — en la próxima vida con mucho menos recompensa; pero todos ellos serán enseñados por Dios

Cuando una planta delicada de amor de las primicias ha madurado, entonces los ángeles cantan, y junto con Cristo, vienen y la cosechan, porque en realidad es preciosa. Tan preciosa, tan valiosa, tan importante para el avance de la creación, que toda la creación (toda la naturaleza) espera con ansiedad esas plantas delicadas de amor, que son los hijos de Dios, para que sean revelados. Todo encaja, ¿no es así? Sólo unas pocas plantas de amor entre medio de muchas otras. Cuando una planta madura, entonces es cosechada, no miles de años después; y las plantas de amor son muy pocas, (el camino angosto y estrecho que pocos encuentran).

Estos hijos adoptados de Dios, que han crecido en el jardín de la tierra, son la clave para la expansión de la creación. Ellos son el eje del futuro, un futuro en el cual el crecimiento del Reino de Cristo y su gobierno es sin fin — infinito — para siempre. Isaías 9:7. Ellos serán los reyes en la expansión infinita del Reino del Cielo y su gobierno; (pero los reyes en el cielo son siervos como Cristo, no gobernantes como nosotros los conocemos en la tierra). Ya que esta expansión de su gobierno continúa para siempre, ¿qué le dice esto acerca del rol de la tierra en el futuro? Recuerde, él dijo que "podría detener las acciones de dos terceras partes de la gente en cualquier momento que él quisiera."

El precio del amor creciente es la ausencia total de fuerza e intimidación de parte de Dios; esta ausencia total de control de Dios resulta en sufrimiento, enfermedades, guerras, hambre, etc. Todas las personas en el planeta pueden escoger entre el bien y el mal, y así aprenden; la libertad de escoger el mal existe para que el amor pueda ser creado y pueda crecer en libertad total, que es el suelo necesario para el crecimiento. Cada hombre y cada mujer tienen su día de visitación en el cual el Espíritu de Dios razona con ellos para modificar sus caminos. Si tenemos en cuenta el consejo del Espíritu o la Luz dentro de nosotros, obtenemos más consejo. Si ignoramos el consejo, Dios nos ignora hasta que decidimos buscar su consejo y dirección.

Basándose en su conocimiento de los que nunca renunciarán hasta que se produzca la unión, Dios escoge a aquellos para que sean sus primicias — él los atrae a sí mismo, pero en una manera que es sin temor ni obligación — para que ellos puedan escoger buscarle a Él por amor. El Padre no trata de asustarnos para que lo busquemos, más bien nos atrae con amor; de la Palabra del Señor en el interior: "la gente no puede venir en temor — ellos deben venir en amor." Con el amor el Padre nos atrae a sí mismo y crea un hambre de más en nosotros; sólo un deseo de amor puede motivar a un hombre a dar su vida en obediencia. (Las predicaciones del fuego del infierno y de la condenación, las cuales traen de asustar a la gente para que se una a las sectas, son una abominación.)

Buscar a Dios y encontrarlo, (verlo en el interior), es el propósito principal de la vida. [Dios] De uno solo ha hecho toda raza de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra. Él ha determinado de antemano el orden de los tiempos y los límites de su habitación, para que busquen a Dios, si de alguna manera, aun a tientas, palpasen y le hallasen. Aunque, a la verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros; porque "en él vivimos, nos movemos y somos", un Dios y Padre de todos, que está sobre todos, y por todos, y en todos.

Pero cuando desde allí busques a Jehová tú Dios, lo hallarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. Deut 4:29

Aquellos escogidos por Dios son protegidos por Él para estar seguro de que ellos terminen su curso; como está escrito: "a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados." Él me dijo: "Toda la otra gente, que está destinada* a la reconciliación después de esta vida, viven sin protección" y por lo tanto están sujetos a una muerte accidental, a enfermedades, guerra, etc. Una vez, cuando estaba meditando acerca de la voluntad de Dios para la gente de este mundo, comencé a pensar acerca de los seis millones de judíos que fueron asesinados por los nazi, preguntándome cómo esto había sido posible. Escuché que Él me dijo: "no te atrevas a atribuirme el holocausto a mí." También siento gran tristeza cuando un predicador le dice a alguien de su congregación (que está viviendo en la esperanza falsa) que ha perdido trágicamente a un hijo: "es la voluntad de Dios; él lo quería en su hogar con él." No es la voluntad de Dios que sucedan esas tragedias. Las tragedias son el resultado del libre albedrío del mundo y no es la voluntad de Dios que sucedan. Toda la vida es valiosa para Él, y las tragedias lo ponen triste a Él también — pero son el precio del libre albedrío del hombre, que es necesario para que crezca el amor.

* No piense que por hablarle a los demás del evangelio, ellos también estarán protegidos. El Señor hace la llamada. A menos que usted haya sido enviado con órdenes específicas en cuanto a qué hacer, cuándo hacerlo, y las palabras para decir, usted sólo dispersará, y no recogerá. No asuma que el Señor está dormido en el trabajo. De la Palabra del Señor en el interior: "Que nadie piense que no podemos ver y escuchar a todos.  Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa."

El sufrimiento colectivo de la humanidad a través de la historia es un precio muy alto — un precio colosal — un precio sin medida. Debe ser compensado con esta cosa que él está creando, que está infinitamente más allá de la imaginación de cualquier persona en cuanto a su responsabilidad, autoridad, y poder. Estas plantas de amor deben ser hermanos de Cristo, quien tiene la plenitud de Dios dentro de él; ¿entonces tienen ellos también la plenitud de Dios dentro de ellos? Debe ser algo así, de otra manera el precio que se ha pagado por el libre albedrío del hombre es demasiado para ser compensado. No me malentienda. Yo me estremezco de miedo con sólo pensar que se me pueda dar sólo una fracción de tal autoridad — yo solamente menciono la posibilidad para tratar de ayudarle a entender el horrible, pero necesario precio del "libre albedrío." (Yo sirvo a Dios por una razón, y sólo una: escucharle decir un día "bien, buen siervo fiel." Yo vivo para esta esperanza.)

También se ha declarado que el propósito de la vida es crear el cuerpo de Cristo, para que a través de la iglesia se dé a conocer la sabiduría de Dios en toda su diversidad, a los poderes y autoridades en las regiones celestiales. Efe 3:10. De modo que Dios está creando clones de Jesús con diferentes experiencias retenidas en sus almas, para poder reflejar una faceta diferente de la personalidad de Dios, para reflejar una faceta diferente de la sabiduría de Dios, para su gloria. Encontrar a Dios es una experiencia individual, que requiere pureza, y la muerte de la naturaleza egoísta dentro de nosotros.

La purificación a través de la cruz de Cristo es difícil. Implica sufrimiento y tribulación; el sufrimiento es necesario para despojarse del hombre carnal, antes que el Espíritu de Cristo pueda reemplazarlo. Esta cruz ahora es tomada como un sacrificio para nuestras vidas — el único don que somos capaces de dar a Dios - la vida que él nos dio para vivir como nos plazca — para él, para vivir por su voluntad. A medida que somos limpiados por Dios para deshacernos de nuestra carne, hacemos muchas pequeñas decisiones para arrepentirnos. Cada paso que nos aleja del mundo fortalece nuestra resolución para nunca volver atrás, hasta que el mundo y toda sus prácticas egoístas, avaras, airadas, y lujuriosas se convierten en algo repulsivo. Y el precio que pagamos en sufrimiento crea una resolución para nunca apartarse de sus caminos. Nos convertimos en una vasija probada y confiable — hartos del pecado. Mientras que si fuéramos purificados instantáneamente al momento de morir, a menos que nuestro libre albedrío fuera quitado, volveríamos otra vez a nuestras prácticas egoístas.

El mundo existe para producir los santos; el mundo es sólo el canal de nacimiento para la vida eterna por venir. La vida, como está relatada en el Antiguo Testamento, antes que Jesús abriera la oportunidad del Reino para cualquiera que tuviera fe en su nombre, fue usada para crear una alegoría indeleble de la experiencia individual de la purificación — como referencia, comprensión, advertencia y ánimo. En vez de la pureza de un individuo, era la pureza de un pueblo escogido; habían castigos para los que no obedecieran, y se les dijo que destruyeran cualquier otra raza que hubiera en su territorio. Los reyes que Josué destruyó representaban una alegoría de los elementos de nuestros propios espíritus reinantes que tienen que ser destruidos. Como individuos, nosotros somos disciplinados, azotados, y amonestados por Dios en el proceso de nuestra purificación, Heb 12:6-8; pero todo esto es para nuestro beneficio, para que nos podamos deshacer de nuestras naturalezas pecaminosas y participar en la naturaleza divina.

La alegoría continúa. El Antiguo Testamento es una alegoría del nuevo pacto. El libro de Hebreos menciona varias, pero hay muchas, muchas más. Cualquiera sea la pérdida que la gente experimentó para crear una alegoría indeleble será compensado por un Dios que es perfectamente justo.

Afortunadamente, el dolor y sufrimiento que la gente experimenta en esta vida será compensado por Dios en la vida próxima; esta vida es como un sueño distante.

Y todos serán consolados. Y todos dirán que Dios es justo.
Y todos dirán que Jesucristo es Señor.
Y estas cosas se dirán en sinceridad y honestidad por todos,
porque Dios no se agrada de alguien que miente forzadamente o bajo la amenaza de fuerza;
estas cosas se dirán de corazón por todos para la gloria de Dios el Padre.

Devorará a la muerte para siempre; el Señor omnipotente enjugará las lágrimas de todo rostro, y quitará de toda la tierra el oprobio de su pueblo. El Señor mismo lo ha dicho. Isa 25:8

Declaren y presenten sus pruebas, deliberen juntos.
¿Quién predijo esto hace tiempo, quién lo declaró desde tiempos antiguos? ¿Acaso no lo hice yo, el Señor? Fuera de mí no hay otro Dios; Dios justo y Salvador, no hay ningún otro fuera de mí.

Vuelvan a mí y sean salvos, todos los confines de la tierra,
porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.

He jurado por mí mismo, con integridad he pronunciado
una palabra irrevocable: Ante mí se doblará toda rodilla,
y por mí jurará toda lengua.

Ellos [es decir todos los que han sido mencionados en los versículos anteriores] dirán de mí: "Sólo en el Señor están la justicia y el poder." Todos los que contra él se enfurecieron ante él comparecerán y quedarán avergonzados. Isa 45:21-25

Para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla
en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra,
y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Fil 2:10-11

Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen. 1 Tim 4:10
(Vea Esperanza para Todos para obtener más detalles, incluyendo el dolor)

De modo que todo el sufrimiento y dolor sobre la tierra será olvidado y corregido. Y si usted siente el llamado de Dios para buscarlo, (y lo sigue buscando, hasta que esté en sus brazos); entonces tal vez usted valorará aún más el sufrimiento sobre el planeta, el cual existe para que usted busque a aquel quien lo escogió, libre de cualquier intimidación; y para crecer hasta llegar a ser como Cristo, perfeccionado, maduro y resucitado. El darnos cuenta de esto debería ser una experiencia humillante; por cierto no una de la que pudiéramos enorgullecer, sino un motivo para llevar la cruz pacientemente para producir el fruto del Espíritu, trayendo de esa manera gozo y gloria a Cristo y al Padre, llegando a ser la corona gloriosa de la creación — el amor.

Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto
y muestran así que son mis discípulos.

Juan 15:8


Yo soy la vid, vosotros los pámpanos;
el que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto,
porque separados de mí nada podéis hacer.

Juan 15:5

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio