La Cruz Perdida de la Pureza



Unión con Dios

Mediante ellas nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas,
para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina,
después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones.

2 Ped 1:4

Para que todos sean uno.
Padre, así como tú estás en mí y yo en ti
que también ellos estén en nosotros,
para que el mundo crea que tú me enviaste..

Juan 17:21

Yo en ellos y tú en mí, para que sean hechos perfectos en uno;
Juan 17:23


y cuando estábamos muertos por nuestros pecados,
nos dio
vida en unión y comunión con Cristo...
Efe 2:5

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente.

Esta sección fue escrita para mostrarle que la unión con Dios es posible, como parte de alcanzar el Reino de Dios dentro de usted. Para alcanzar la unión, tomamos la cruz interna de la negación propia y el arrepentimiento para recibir la gracia de Dios que produce cambio que nos enseña a vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente y para después entrar en el Reino del Cielo. Todavía estamos en la tierra físicamente, pero estamos en el Reino donde tenemos comunión con el Padre y el Hijo, y con todos sus sagrados ángeles y santos. Este sitio muestra el camino para recibir esta gracia que cambia y purifica, que lleva el alma, la mente, el espíritu y el cuerpo a conformarse a Dios, el Padre de los espíritus, y a Cristo - y después al Reino del Cielo adentro y entre nosotros; para vivir en unión con Cristo y Dios en su presencia, mientras caminamos en la tierra por la luz de Dios,como hijos de la luz. Porque Dios es luz y está cerca; en él vivimos y nos movemos y existimos. Nuestra conciencia y visión son trasladadas a una dimensión espiritual de la Luz o el paraíso, donde vivimos en unión con Dios y Cristo mientras estamos en la tierra y después para siempre como hijos de Dios.

Por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de las pasiones. 2 Pedro 1:4

Antes que intentemos mostrar que es posible por medio de las escrituras, permítame aclarar lo que significa ser "uno con Dios". No significa llegar a ser Dios. No significa llegar a ser Cristo. No podemos ser iguales a ninguno de los dos.

Pero mientras estamos en la tierra podemos estar en Cristo y en el Padre, y Cristo y el Padre pueden estar en nosotros, hasta llegar al punto en que tenemos la mente de Cristo y somos uno con ambos. Podemos estar en unión con Dios, ser uno con Dios. Podemos entrar en el Reino del Cielo. Podemos ser una parte verdaderamente operacional del cuerpo de Cristo, para que podamos tener a Cristo completamente resucitado dentro de nosotros, para que podamos llegar a ser hijos adoptados de Dios, para que podamos vivir de acuerdo con la voluntad del Padre, para que podamos estar con Cristo y con Dios para siempre, para que podamos tener comunión con Cristo y con el Padre en el cielo mientras todavía estemos en la tierra, y para que nuestras palabras y acciones puedan estar controladas por Dios. Ya que Cristo es uno con el Padre, nosotros también podemos ser uno con el Padre por medio de Cristo; y podemos ser uno junto con todos los otros que son uno con Dios y por lo tanto parte del cuerpo de Cristo, la iglesia verdadera de Cristo en la unidad sobre la tierra.

Esta unión no se puede llevar a cabo hasta que usted haya sido cambiado para llegar a ser como Él, puro. Para unirse, los dos deben ser similares.
Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.
Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro
. 1 Juan 3:2-3
Y somos purificados por el poder inmerecido e infinito de Dios. Ninguno de nosotros es digno de esta ayuda.
En humildad vamos a él, buscando ser cambiados. Es su voluntad y su poder lo que nos cambia para llegar a ser como él. Porque los puros de corazón ven a Dios; los puros de corazón experimentan la aparición de Cristo y de Dios con el Reino.

Vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.
               Este es el regreso de Cristo. El mundo no lo ve. Él regresa con el padre. Ellos llegan a ser uno con nosotros.
               Es una experiencia personal. Esto no es la resurrección. Él está hablando acerca de llegar a ser uno con los discípulos.
No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. Juan 17:15
De modo que Jesús quiere dejarnos en el mundo, pero protegernos del maligno, mientras estemos en el mundo—para ser santificados.
Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me amaste desde antes de la creación del mundo. Juan 17:24
De modo que mientras estamos en el mundo, Él quiere que estemos en el cielo con Él, pero santificados. Podemos estar allí con Él antes de morir al entrar en el reino del cielo interno, que es otra dimensión. De modo que entramos allí mientras estamos vivos en la tierra, para estar allí para siempre, aún después de la segunda muerte.
El que me obedece y hace lo que yo mando, demuestra que me ama de verdad. Al que me ame así, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y le mostraré cómo soy en realidad [Me dejaré ser visto claramente por él me haré real a él].
Judas (no el Iscariote) le dijo: --¿Por qué, Señor, estás dispuesto a manifestarte a nosotros, y no al mundo?
Le contestó Jesús: --El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. Juan 14:18-23

Yo habitaré en ellos y andaré en ellos; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 2 Cor 6:16

Este es el regreso de Cristo en su gloria con el Padre. Ellos llegan a ser uno con nosotros.

Es una experiencia personal, ver a Cristo y llegar a ser uno con Cristo y con el Padre. El mundo no lo ve.
Aparte del fruto del Espíritu, el mundo no ve a Cristo; porque la vida de tal persona está escondida en Cristo Jesús.
Este es el legendario regreso de Cristo, y su hogar es el glorioso Reino del Cielo establecido en el corazón de usted.
Esta es la unión con Dios en el Reino del Cielo
.
Se lleva a cabo en la Cena de las Bodas del Cordero con su Novia, la Iglesia de creyente(s) purificado(s) .

Oye, Israel. El Señor nuestro Dios, el Señor es uno. Mar 12:29. Así dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos (deseos y afectos) por estrado de tus pies. Salmo 110:1

Solamente voy a citar el Libro de Juan de la Biblia a continuación. Los escritos de Fox testifican acerca de esto abundantemente, pero aquí nos limitaremos al libro de Juan en la Biblia para nuestra discusión. El resumen de la oración de Cristo al Padre en Juan 17, Versículos 6-26 incluye:

  • ellos pueden ser uno, como nosotros somos uno; Yo (Cristo) en ellos (seguidores) y tú (Padre) en mí,
    para que ellos puedan llegar a ser uno y estar en perfecta unión
  • no para que sean quitados del mundo, sino que sean protegidos de la maldad en el mundo
  • teniendo la plenitud del gozo de Cristo en sus corazones y almas
  • teniendo el amor que el Padre le da a Cristo en sus corazones (seguidores)
  • estando con Cristo para ver su gloria, y mientras todavía estamos en la tierra
  • siendo dedicados, santificados, consagrados y santificados aquí
  • estando en perfecta unión (esta es la unidad de la fe, y la única unidad)

Ahora los versículos bíblicos, comenzando con una oración magnífica hecha por Jesús durante la Última Cena, donde él está orando por sus discípulos y por todos los seguidores que vendrían y que podrían recibir sus enseñanzas:

Jesús ora al Padre: (y sabemos que todas sus oraciones se hacen realidad, para aquellos que llevan su cruz y los siguen) Juan 17:6-26

He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; eran tuyos y me los diste, y han guardado tu palabra. Juan 17:6

Ahora han conocido que todo lo que me has dado viene de ti; Juan 17:7

porque yo les he dado las palabras que me diste; y las recibieron, y entendieron que en verdad salí de ti, y creyeron que tú me enviaste. Juan 17:8

Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me has dado; porque son tuyos; Juan 17:9


y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo, mío; y he sido glorificado en ellos. Juan 17:10

Ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, guárdalos en tu nombre, el nombre que me has dado, para que sean uno, así como nosotros.  Juan 17:11

Cuando estaba con ellos, los guardaba en tu nombre, el nombre que me diste; y los guardé y ninguno se perdió, excepto el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliera. Juan 17:12

Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo para que tengan mi gozo completo en sí mismos. Juan 17:13
¡Él quiere que tengamos su gozo!

Yo les he dado tu palabra y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Juan 17:14

No te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno. Juan 17:15

Ellos no son del mundo, [mundanos, perteneciendo al mundo] como tampoco yo soy del mundo. Juan 17:16

Santifícalos [hazlos santos, puros, apartados] en la verdad; tu palabra es verdad. Juan 17:17

Como tú me enviaste al mundo, yo también los he enviado al mundo. Juan 17:18

Y por ellos yo me santifico, para que ellos también sean santificados [dedicados, consagrados, santificados] en la verdad. Juan 17:19

Mas no ruego sólo por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos. Juan 17:20 Todos estos versículos en esta oración de Jesús al Padre se pueden aplicar a usted y a mí también, porque estamos leyendo las palabras y enseñanzas de los discípulos. Pero tenemos que tomar nuestra cruz diariamente y seguirlo como sus discípulos.

Para que todos sean uno. Como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Juan 17:21
Aquí lo tienen, uno con el Padre y con Cristo.

La gloria que me diste les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno: Juan 17:22

Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfeccionados en unidad, para que el mundo sepa que tú me enviaste, y que los amaste tal como me has amado a mí. Juan 17:23

Padre, quiero que los que me has dado, estén también conmigo donde yo estoy, para que vean mi gloria, la gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. Juan 17:24.
Él nos quiere en el cielo con Él mientras todavía estamos en el mundo, pero santificados. Nosotros podemos estar allí con Él antes de morir al entrar en el Reino del Cielo que está adentro, en otra dimensión.

Oh Padre justo, aunque el mundo no te ha conocido, yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Juan 17:25

Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos y yo en ellos. Juan 17:26.
¡Él quiere que tengamos su espíritu de amor!

Espero que usted pueda ver todas sus oraciones o promesas. Sólo para resumir, Jesús le prometió a sus creyentes verdaderos: (quienes llevan la cruz y le siguen)

  • ellos pueden llegar a ser uno, como nosotros somos uno; Yo (Cristo) en ellos (seguidores) y tú (Padre) en mi,,
    para que ellos puedan llegar a ser uno y estar en perfecta unión
  • no para que sean quitados del mundo, sino para que sean protegidos de la maldad del mundo
  • teniendo la plenitud del gozo de Cristo en sus corazones y sus almas
  • teniendo el amor que el Padre le da a Cristo en sus corazones (seguidores)
  • estando con Cristo (en el cielo) para ver su gloria, y mientras todavía estamos en la tierra
  • siendo dedicados, santificados, consagrados y santificados aquí
  • estando en perfecta unión (esta es la unidad de la fe, y la única unidad)

Esta es tal vez la escritura con más esperanza; y es una de las pocas veces que se registra una oración de Jesús - y ¡qué oración es para nosotros! Pero nosotros debemos llevar el fruto del arrepentimiento a la pureza a través de la cruz de Cristo como sus verdaderos discípulos.

Pero el que guarda su palabra, en él verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado.
En esto sabemos que estamos en El.
El que dice que permanece en El, debe andar como El anduvo. 1 Juan 2:4-6

De manera que si obedecemos la Palabra que le escuchamos hablarnos a nosotros o lo que nos muestre en la Luz,
(siendo Jesús la Luz y la Palabra), y si permanecemos en Él, somos de la verdad y sabemos que estamos en Él.
Y el amor de Dios es perfeccionado en nosotros; lo que resulta en que caminemos como Jesús caminó, en amor y verdad.

Ahora, del Diario de Jorge Fox, "Los primeros años y su traslado", aquí está su experiencia en la unidad con Cristo y con Dios
(el Diario completo está disponible en la barra lateral a la izquierda)

También vi las montañas ardiendo, y los escombros, y las sendas y los lugares escabrosos y torcidos hacerse parejos y planos, para que el Señor pueda venir a su tabernáculo. Estas cosas se encuentran en el corazón del hombre; pero hablar de estas cosas que son internas parece extraño a los que son toscos, torcidos y a los montañosos. Aún así el Señor dijo, 'ah tierra, ¡escucha la palabra del Señor!'

Nota: el versículo para comparación con la experiencia de Fox: Todo valle será rellenado, toda montaña y colina será allanada. Los caminos torcidos se enderezarán, las sendas escabrosas quedarán llanas. Lucas 3:5

Entonces me elevé en espíritu, por medio de la espada encendida,* al paraíso de Dios. Todas las cosas eran nuevas, y toda la creación tenía otra fragancia para mí, más allá de lo que las palabras puedan expresar. Yo no conocía nada más que la pureza, la inocencia, la justicia, y el ser renovado a la imagen de Dios en Cristo Jesús; de manera que alcancé el estado de Adán, el estado en que se encontraba antes de la caída. La creación fue abierta a mí, y se me mostró cómo se le dio nombre a todas las cosas de acuerdo con su naturaleza y su virtud. Llegué a un punto en mi mente, en el cual debatía si debía practicar medicina para el bien de la humanidad, viendo que la naturaleza y la virtud de las criaturas me habían sido reveladas de tal manera por el Señor. Pero fui llevado inmediatamente en el espíritu, para ver otro estado más inquebrantable que el estado de inocencia de Adán, a saber, el estado de Cristo Jesús, que nunca caería.** Y el Señor me mostró que los que eran fieles a él, en el poder y la luz de Cristo, podían alcanzar el estado en que se encontraba Adán antes de caer; en el cual las obras admirables y las virtudes de la creación pueden ser conocidas, por las revelaciones de esa palabra divina de sabiduría y por el poder por el cual fueron hechas.El Señor me guió a grandes cosas y profundidades maravillosas me fueron reveladas, más allá de lo que las palabras pueden expresar; pero a medida que la gente comience a someterse al espíritu de Dios, y a crecer en la imagen y el poder del Todopoderoso, ellos pueden recibir la palabra de sabiduría que abre todas las cosas, y llegar a conocer la unidad oculta en el Ser Eterno.

* Expulsó, pues, al hombre; [Adán] y al oriente del huerto del Edén puso querubines,
y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida. Gén 3:24

** Hay dos pasos en la perfección a través de la gracia de Cristo: 1 º) ser levantado hacia la perfección de Adán y Eva en el paraíso, pero todavía capaz de caer en la tentación, y 2 º), ser levantado a la unión con Cristo Jesús, una perfección eterna, que es incapaz de caer en el pecado o la tentación. Esteban Crisp, otro eminente cuáquero, escribe más de esta perfección en dos fases:

Porque ya sabéis que mientras la vasija está llena de ira, envidia, o con injusticia de cualquier tipo, los tales todavía no son aptos para que la gloria de Dios brille en ellos. Cuando esto sea quitado por medio del juicio; y Sión sea liberada de la opresión , entonces la criatura vuelve a Dios como un vaso puro en la justicia que existía antes de la caída. Así que un hombre o una mujer pueden llegar al estado en el que Adán se encontraba antes de caer, que era sin pecado. Contra los tales no se pronuncia el juicio de Dios, sino que tienen paz con Dios, y comunión en lo que es puro, antes que existieran el pecado y la transgresión. Los que vienen a este estado, puede ser atrapados otra vez; al igual que Eva, y si no velan, pueden ser atrapados otra vez; pero si son fieles al poder que los redimió del pecado, y en el poder resisten la tentación, entonces tales reciben el sello de la vida eterna en Cristo Jesús, quien nunca cayó, a pesar de que fue tentado, y así llegan a un establecimiento en aquel que nunca cambia.

Y también de el Diario de Jorge Fox, "Los primeros años y su traslado"

Además el Señor me dejó ver, cuando fui elevado a su imagen en justicia y santidad y fui llevado al estado del paraíso de Dios, cómo Adán fue hecho un alma viviente; y también a la estatura de Cristo, el misterio que había estado oculto desde las edades y las generaciones; las cuales cosas son difíciles de pronunciar, y muchos no las pueden resistir. Porque de todas las así llamadas sectas de la cristiandad con las cuales discutí, no encontré a nadie que pudiera resistir que le dijeran que cualquiera puede crecer espiritualmente a la perfección de Adán (es decir, a la imagen de Dios, y justicia y santidad en la cual estaba Adán antes de la caída), para ser limpio, puro, y sin pecado como él estaba. Por lo tanto, ¿cómo podrían resistir que se les diga que alguien debe crecer espiritualmente a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, cuando se sienten amenazados de oír que alguien debe, mientras está en la tierra, llegar al mismo poder y espíritu en el que estaban los apóstoles y los profetas? Aunque es una verdad absoluta que nadie puede entender los escritos de los apóstoles correctamente sin el mismo espíritu por el cual fueron escritos.

El Señor Dios me reveló por su poder invisible como 'cada hombre era iluminado por la luz divina de Cristo'. La vi brillar en todos, y vi que los que creyeron en ella salieron de la condenación a la luz de la vida, y fueron hechos hijos de ella; pero los que la odiaron y no creyeron en ella, fueron condenados por ella, aunque hacían profesión de Cristo. Esto lo vi en las revelaciones puras de la luz sin la ayuda de ningún hombre; ni tampoco sabía en ese tiempo dónde encontrarlo en las escrituras; aunque después, escudriñando las escrituras, lo encontré. Porque vi en esa luz y ese espíritu que existían antes que las escrituras fueran dadas y que guió a los hombres santos de Dios a escribirlas, que todos deben venir a ese espíritu si quieren conocer a Dios o a Cristo, o las escrituras correctamente, por el cual fueron enseñados y guiados aquellos que nos las dieron. (del Diario de Jorge Fox)

Ése es el propósito de este sitio internet: mostrarle lo que es posible y después mostrarle como obtener la unión con Dios. Esto requiere que usted le de muerte a la naturaleza pecaminosa por medio del arrepentimiento, ya que usted debe perder su vida carnal para encontrar su vida espiritual.

Esta es la cruz interna de la negación propia.

Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo,
lleve su cruz cada día y me siga
.
Lucas 9:23

Es la gracia la que trae salvación al enseñar la negación de la impiedad y los deseos, a vivir sobria, recta, y piadosamente en el mundo presente, buscando aquella esperanza bendita, y la gloriosa aparición del gran Dios y nuestro Salvador Jesucristo. Llegar a ser uno con Dios, entrando en el Reino de los Cielos, y la finalización de la salvación, todo va a ocurrir con el regreso de Jesús, una experiencia personal, la cual siempre ha estado disponible para aquellos que por medio del arrepentimiento se purifican a sí mismos para estar listos. Algunos, estando en Jesús, vieron su regreso antes de morir; porque era una experiencia personal.

Lea la Página inicial para un vistazo general o vaya directamente a Jesús quiere enseñarle él mismo y Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio. No deje de buscar hasta que esté en comunión con Cristo y el Padre en el cielo; no enseñe, predique o testifique hasta que se le dé el mandato explícito para hacerlo, porque su progreso espiritual se detendrá si usted habla acerca de Dios o de Cristo antes de ser ajustado, restaurado, perfeccionado y corregido.

Jesús dijo: El discípulo no es superior a su maestro; pero todo el que sea perfeccionado, será como su maestro. Luc 6:40
¿Para qué iba a decir esto Cristo, a menos que él quisiera que fuéramos como él? Recuerde que este fue el prólogo para la siguiente declaración: "saca primero la viga de tu propio ojo y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano." Cuando usted "saca la viga de su propio ojo" al ser perfecto, usted puede ver cómo sacar la paja del ojo de su hermano. Por lo tanto él quiere que seamos sin pecado y puros para que podamos ayudar a nuestros hermanos, pero hasta entonces, ni siquiera podemos ver cómo ayudar - y si creemos que podemos, somos más ciegos que aquellos a quienes estamos tratando de ayudar - tenemos una viga en nuestro ojo, y nuestro hermano una paja - ¿quién es más ciego? Sólo cuando Cristo nos ha perfeccionado podemos sacar la viga; solamente entonces podemos predicar o enseñar, después que hemos sido reajustados, restaurados, perfeccionados y rectificados, autorizados; entonces podemos ayudar - hasta entonces sólo dañamos aquellos que tratamos de corregir. Ser restaurado es ser renovado a la imagen de Dios, como estaba el hombre antes de la caída - ésta era la tarea de Cristo para todos nosotros - reconciliar a toda la creación con Dios, como estaba, o aún mejor, antes de que cayera por causa de la desobediencia de Adán. Porque no podemos ser reconciliados con Dios en nuestro estado caído, debemos ser purificados, restaurados, perfeccionados antes que la unión pueda ocurrir - una unión que sólo puede ocurrir entre dos seres semejantes.

Él no necesitaba que nadie le informara nada acerca de los demás, pues sabía lo que estaba en sus corazones. Juan 2:25

Hermanos en Cristo, no todos debemos tratar de ser maestros. Porque Dios juzgará a los maestros más estrictamente que a los demás. Sant 3:1

Esté listo para dar cuenta de su esperanza si alguien le pregunta. 1 Ped 3:15
(¡Pero sólo si alguien le pregunta! Entonces usted responde porque usted tiene decir la verdad.)

Vea
Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio para ver cómo alcanzar la pureza y después la unión con Dios.

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio