La Cruz Perdida de la Pureza


BABILONIA LA GRANDE

DESCRITA

LA CIUDAD DE CONFUSIÓN

EN CADA LUGAR DONDE REINA EL ANTICRISTO

QUE NO CONOCE EL ORDEN Y LA UNIDAD DEL ESPÍRITU,
SINO QUE INTENTA ESTABLECER EL ORDEN Y UNIFORMIDAD
DE ACUERDO A LA SABIDURÍA DE LA CARNE,
EN TODOS SUS TERRITORIOS Y DOMINIOS
SUS PECADOS, SUS JUICIOS

CON ALGUNAS PREGUNTAS ADICIONALES PARA DESCUBRIRLA;
Y ALGUNAS CONSIDERACIONES PARA AYUDAR A SUS SUBURBIOS,
PARA QUE SU EDIFICIO INTERNO PUEDA ESTAR MÁS ABIERTO
AL ALIENTO Y EL ESPÍRITU DEL SEÑOR,
DE QUIEN DEBE RECIBIR SU CONSUMACIÓN Y DERROCAMIENTO

TAMBIÉN

UNA EXHORTACIÓN
A LOS PODERES DE LA TIERRA

POR ISAAC PENINGTON

1659

Introducción a Isaac Penington

Isaac Penington (1616-1679) fue el hijo mayor de Sir Isaac Penington, quien fue Alcalde Mayor de Londres en 1642 y 1643, y un acérrimo puritano congregacionalista. Su padre estuvo en el tribunal que condenó a Carlos I de traición y lo ejecutó. En 1654 se casó con María, viuda de Sir William Springett, e hija de Sir Juan Proude.  [La hijastra de Penington, Gulielma María Springett se casó con William Penn]. Tanto Isaac como María habían estado por un tiempo entre aquellos llamados Buscadores, y por medio de esta experiencia, estuvieron preparados para oír la verdad del mensaje de los cuáqueros con respecto a la unión y restauración hacia la imagen de Dios. Fueron convencidos en el año 1658, y después de un corto tiempo se fueron a vivir a Bucks. Penington sufrió seis encarcelamientos, cinco en Aylesbury y uno en Reading, los cuales sufrió alegremente.

Penington fue un prolífico escritor de literatura religiosa. A diferencia de la mayoría de los primeros Amigos, él escribió aún antes de conocer a Jorge Fox, [lo cual representó el momento crucial en su búsqueda de una unión santa con Dios], y se convirtió en cuáquero. Se han publicado varias ediciones de sus libros y sus muchas cartas impresas.

Isaac y María Penington tuvieron cinco hijos; hay descendientes de ellos que ahora viven en Norteamérica. Su muerte sucedió en Goodneston, provincia de Kent. De acuerdo a Penney, a pesar de sus muchos enemigos y detractores que habían sido ofendidos por sus escritos, "difícilmente podía haber vivido un hombre más inocente."

Los escritos de Penington son los mejores del período cuáquero entre 1650 y 1700, cuando 528 cuáqueros escribieron 2800 libros y folletos. En este documento, Penington nos explica que Babilonia ha existido desde el 300 D.C., a medida que desapareció la iglesia primitiva fue reemplazada por una imitación engañosa. Y la secta romana católica, tan fácilmente encontrada en error, no el la única dueña de Babilonia; porque los protestantes son sólo manifestaciones diferentes de la misma bestia, con cuernos como los de un cordero, que tiene muchos nombres, tras la cual va todo el mundo.

BABILONIA LA GRANDE

DESCRITA

Lejos está lo que fue; y lo muy profundo, ¿quién lo hallará? Me volví y fijé mi corazón para saber y examinar e inquirir la sabiduría y la razón, y para conocer la maldad de la insensatez y el desvarío del error. Y he hallado más amarga que la muerte a la mujer cuyo corazón es lazos y redes, y sus manos ligaduras. El que agrada a Dios escapará de ella; mas el pecador quedará en ella preso. Ecl 7:24-26

Aquel que nace de la semilla pura e inmortal, y vive en la unción, se escapa de la copa de oro de la fornicación, y de todas las camas pintadas de la fornicación, y no están contaminados con mujeres; Apoc. 14:4., sino que se mantienen en la castidad esperando al novio.

He aquí esta ciudad es edificada y está llena con imágenes y semejanzas de los caminos y las verdades de Dios, sin la vida ni el poder.

En su exterior tiene la apariencia de iglesia, la apariencia de ministerio, la apariencia de ordenanzas, deberes y caminos de santidad.

En su interior tiene la apariencia de buen conocimiento, la apariencia de arrepentimiento y conversión, la apariencia de fe, la apariencia de celo por Dios, la apariencia de amor a Dios y a sus santos, la apariencia de la mansedumbre e inocencia del Cordero, la apariencia de santificación, la apariencia de mortificación, la apariencia de esperanza, gozo, paz, reposo, y santificación, etc., pero la sustancia, la verdad, la virtud de todas estas cosas no están en ella; y ella misma es hallada persiguiendo aquello, (donde se encuentra la verdad), la imagen de lo cual ella clama.

Esta, esta es la mujer que ha hechizado a la tierra completa por todas estas generaciones, y todavía está cambiando sus vestidos y sus pinturas, para poder todavía hechizar a la gente, y se sienta como una reina gobernando sus conciencias; pero bendita es la luz que se ha levantado para descubrir, y el poder que es capaz de derribar esta ciudad majestuosa, noble y poderosa, y todos los que toman parte de ella.

El Señor Dios Omnipotente reina en Sión; y el anticristo, con su ciudad de Babilonia, cae. Canten alabanzas, canten alabanzas, ¡Oh habitantes de Sión! a aquel que somete a Babilonia, con toda su gloria, bajo sus pies.

Porque derribó a los que moraban en lugar sublime; humilló a la ciudad exaltada, la humilló hasta la tierra, la derribó hasta el polvo. La hollará pie, los pies del afligido, los pasos de los menesterosos. Isaías 26:5-6.

PRÓLOGO

Desde niño he tenido un celo por Dios, y he escudriñado seriamente las escrituras, (lo cual mi alma deseó profundamente, y mi corazón las honró y las amó, y todavía lo hace), para que la mente y la voluntad de Dios fueran reveladas. Busqué seriamente y pedí dos cosas: una era el descubrir del camino externo de la adoración; la otra era la vida interna, virtud, y poder; y yo había considerado que las cosas externas eran el medio apropiado para llevarme a ellas. Al comienzo de los problemas en esta nación, había una emoción viva en mí, y algo de esperanza que Dios estaba produciendo. De la misma manera, yo sentí la misma emoción en muchos otros, ante lo cual mi corazón se regocijó, y con lo cual mi alma se consoló; pero encontré que pronto ésta comenzó a flaquear y marchitarse, lo cual me forzó a retirarme, y a separarme de aquello en lo cual encontré que la vida y el poder estaban muriendo y deteriorándose. El Señor estaba conmigo en mi separación; mi alma lo recuerda muy bien; y él tuvo en consideración la sencillez, honestidad, e integridad de mi corazón, las cuales él mismo despertó en mi corazón. Y aunque pronto caí en el camino del compañerismo eclesiástico y las ordenanzas; aún así él tuvo consideración de mí, y se compadeció de mí, y consoló mi vida aún en esas circunstancias. Pero finalmente la forma nos sobrepasó, y la vida dulce y preciosa comenzó a morir. Entonces el Señor halló otra manera de consolarnos, (a saber, por medio de relacionarse sensiblemente con nuestra condición, y de su trato con nosotros, y su obra dentro de nosotros), lo cual fue muy dulce y precioso al principio; pero el enemigo se entrometió allí también. En este estado nunca hice ningún cambio; pero allí la mano del Señor cayó sobre mí, golpeándome en la raíz misma, quebrantando mi vida en mil pedazos, y pisoteando mi cabeza en el polvo. Entonces llegué a ser un hombre de dolores, (habiendo sido despojado de toda mi vida, fe, esperanza, gozo y consuelo, en un solo día), sin saber hacia dónde mirar, o qué desear. A veces hubieron alientos que se movieron dentro de mí, pero ellos fueron juzgados prontamente; a veces hubo un pequeño refrigerio de alguna escritura que me fue presentada; pero al ser repentinamente quitadas, y mi muerte y oscuridad fueron aumentados por ellos. Entonces deseé, ¡Oh que pudiera comparecer ante su trono! Porque seguramente mi conciencia está limpia ante él, y no me he apartado impíamente de mi Dios, sino que fui quebrantado en pedazos por sus manos, aún mientras mi alma estaba buscándolo de todo corazón. ¡Oh, cómo se lamentó mi alma, al ver cómo yo estaba listo para ser devorado por todo espíritu hambriento! Muchos quisieron devorarme, pero la mano del Señor estaba conmigo, guardándome, aunque yo no lo sabía. Y aunque yo estaba completamente quebrantado, y apartado de todo lo que yo había llamado, o podía llamar, conocimiento, (de modo que no podía llamar bueno ni malo a ninguna cosa), aún así el Señor, por un instinto secreto, me guardó de gran manera de lo que era impío, y mantuvo mi corazón secretamente deseando aquella fuente y manantial de bien. Sí, cuando yo finalmente estaba (por causa de la desesperación profunda de alguna vez volver a encontrarme con Dios en esta vida), cautivado por el mundo, y traicionado por su amor, (el cual por fin se levantó en mí, y ganó sobre mí, al persuadirme que mi estado y condición presente requería que lo usara libremente, y que aprovechara todo el gozo que éste me pueda otorgar), sin embargo el Señor me siguió, y a menudo sentía una aversión secreta del mundo, y deseos de alejarme de él, y jadeaba por el manantial de mi vida. Pero yo temía estas cosas, y repentinamente fueron apagadas por la parte maligna que estaba en mí, por temor de la miseria y la angustia indecible que yo había sentido anteriormente por causa de esto; el recuerdo de lo cual todavía estaba fresco en mí.

En este cortejo mío con el mundo, y en mi alejamiento de la vida, la parte razonable (que el Señor había estado golpeando por mucho tiempo, y había humillado grandemente), se fortaleció en mí; y comencé a crecer en sabiduría otra vez, y fui capaz de juzgar las cosas de Dios, y de esperar y tener la esperanza de una gran aparición, en la cual al fin yo pudiera ser visitado, y pudiera encontrarme con aquello que deseaba tan apasionadamente, y que necesitaba tanto. Por medio de lo cual el enemigo me engañó profundamente, llenándome de satisfacción, y manteniéndome alejado de la unidad con aquello que era lo único capaz de darme una visión de él, cuando se apareciera. Y juzgué con esta sabiduría carnal y odié la vida verdadera en otros, como algo débil, bajo e incapaz de llevarlos hacia aquello que yo necesitaba, y que esperaba. Sí, mientras más consideraba y razonaba en mi mente, y más conversaba con ellos, (esperando así encontrar algún terreno claro para encontrarles la razón o alejarme de ellos), más alejado me encontraba; hasta que por fin el Señor me tocó poderosamente, y levantó la vida en mí, (la cual yo había destruido por medio de todos estos razonamientos y consultas). Entonces de a poco, (esperando en esa vida), yo vi, sentí, probé, toqué, a medida que al Señor le agradaba abrirme estas cosas, lo que había estaba oculto de mí en mi búsqueda más ardua y en mis razonamientos más cercanos. Por lo tanto el judío en mí fue quitado, y fue llamado el gentil. Pero, ¿quién puede leer esto? Estoy seguro de que el ojo de la sabiduría religiosa del hombre no puede hacerlo.

Así mis ojos han sido abiertos y he visto las cadenas, con las cuales he estado encadenado y alejado de mi vida todos mis días. Sí, mi ojo, (en la vida pura), ha contemplado muchas de las calles y cámaras de Babilonia, en las cuales vive la bruja que con sus encantos nos aleja de la vida. Sí, he oído la lengua del falso profeta, que habla como el profeta verdadero, de modo que ninguna carne puede discernir o distinguir entre ellos. Sí, he visto el dragón en el templo, que es adorado allí en vez de Dios, por los creyentes más estrictos. Y ahora, en las tiernas entrañas, en la verdadera luz de la vida, de los movimientos puros del espíritu eterno, (a medida que el Señor se complace en guiar y dirigir), salgo a visitar a mis pobres compañeros y cautivos en Babilonia. Y lo que he visto y conocido, lo testifico para el alivio de otros, para que si es posible (por la misericordia y la buena mano de Dios), se puedan escapar de esa miseria con la cual mi pobre alma ha sido abrumada, y puedan salir de esa ciudad sucia y abominable, que Dios ha desolado. En la cual la vida pura, la fe que conquista, el amor sufrido, la esperanza purificadora, la destrucción del cuerpo de pecado, el ponerse la vestidura viviente, no es testificada ni se puede testificar, sino que los hombres sólo sueñan de estas cosas en Babilonia; donde toda la satisfacción que ellos tienen, proviene del placer de sus sueños; pero cuando ellos se despiertan encuentran delgadez, y pobreza, y desnudez sobre sus almas.

UNA DESCRIPCIÓN DE BABILONIA
POR EL BIEN DE LA HIJA DE SIÓN,
LA CUAL AL PRESENTE MORA EN SU MEDIO

Ahora, aunque el mundo está sordo y ciego, (incluso toda clase de creyentes, desde el más alto hasta el más bajo), abran sus oídos, y oigan el alegre sonido; abran sus ojos, y vean la ciudad de desolaciones, y todas las abominaciones de la tierra (tanto de la carne como el espíritu); y sientan dentro de sí mismos lo que debe ser alejado, y qué debe ser guiado; para que sus pies puedan ser dirigidos, y establecidos firmemente, en el monte de Sión; donde la vida reina sobre todos sus enemigos.

BABILONIA es la estructura espiritual de la iniquidad; la mística gran ciudad del gran rey de la oscuridad; edificada como imitación de Sión, pintada igual que Sión, para que pueda ser confundida con Sión, y pueda ser adorada allí, en vez del Dios verdadero, eterno y viviente, y Rey de Sión.

Aquí es donde se sienta el hombre de pecado; donde hay un edificio levantado en cualquier corazón, o en cualquier sociedad de hombres, como Sión. Allí él se aloja, allí vive, allí se sienta como dios, allí reina, allí él es adorado, allí él es exaltado sobre todo lo que puede ser llamado Dios en ese corazón, o en esa sociedad.

1. Es una ciudad. Ésta es una parábola adecuada, por la cual se puede descubrir el misterio de la iniquidad; es igual que una ciudad, es una clase de ciudad. En una ciudad hay muchas calles; en las calles hay casas; en las casas, hay varios cuartos, en los cuales se encuentran las familias y las personas; y para todas estas cosas hay leyes y gobiernos. Así es aquí; hay muchas calles en esta ciudad de Babilonia, muchas casas en cada calle, muchos cuartos en cada casa; y en las casas y cuartos se encuentran muchas familias y personas. Ellos tienen sus leyes y gobiernos, su conocimiento de Dios y de Cristo; su orden, su adoración, su disciplina en la cual caminan, y por medio de la cual se ordenan a sí mismos en sus varios servicios, lugares, oficios, y empleos, bajo el rey de Babilonia.

2. Es una ciudad espiritual o mística. No es un edificio externo de materiales terrenales, sino un edificio interno de materiales internos. Así como la Sión externa, y la Jerusalén externa, han pasado en su uso y su servicio; así la Babilonia externa es anticuada también. (No necesitan mirar muy lejos para encontrarla.) Y así como Dios ha edificado una ciudad interna, un edificio espiritual; así también ha hecho el rey de las tinieblas. Él nunca hubiera podido tentar a la gente ni alejarla de la ciudad del Dios viviente, de la ciudad del misterio de la vida, excepto por medio de la ciudad del misterio del engaño. Y así como Dios edifica su ciudad con piedras de cantería, con piedras cuadradas, con piedras vivas; también así tiene el rey de las tinieblas sus canteras, sus piedras cuadradas, sus preparaciones, y lo necesario para su edificio. Si aparece la luz, y hace que sea muy obvio el tener a toda la nación como un iglesia, o admitir a toda una parroquia a las ordenanzas, él reunirá una iglesia para sacarla de la nación, y escogerá algunas de sus piedras más seleccionadas de la parroquia [como él lo hizo con los protestantes originales]. Sí, él incluso podría obtener algunas de las piedras del templo verdadero, si ellos llegan a estar dentro su alcance y su círculo; esto es, si ellos miran hacia afuera, si ellos salen adelante, y no se mantienen cerca al ungimiento interno, el cual es la única y gran ordenanza para guardar a los santos del poder del anticristo. Porque si ellos hacen incluso una oración en contra del anticristo, sin permanecer en Dios, son atrapados en su trampa, y estarán sirviéndolo en esa misma oración, la cual parecería que ellos hace en contra de él con gran esfuerzo y celo.

Nota del editor del sitio: Antes que la Biblia fuera publicada en 1516, habían mucho menos de cien sectas cristianas. La Biblia es el medio externo para identificar el error. Tan pronto como un error era descubierto, se creaba alguna una variación nueva de la iglesia falsa. Después de 500 años de estudio bíblico ahora tenemos 41,000 sectas. La iglesia falsa, Babilonia, es como un virus que se transforma en nuevas estructuras e identidades tan rápidamente, que no se puede hacer nada para destruirla. Un hombre descubre un error, tal vez incluso con la ayuda del Espíritu Santo, y entonces el demonio le tienta, ofreciéndole convertirlo en un gran hombre de Dios, creando una secta nueva, construida en torno a la denuncia del error, y así el hombre cae en la tentación, al no esperar hasta que el Señor lo haya perfeccionado, y crea una nueva sección de Babilonia. La metamorfosis continúa.

3. Es una ciudad grande; una ciudad que se sobre extiende sobre la tierra. Así como la Sión espiritual era una vasta ciudad, una ciudad que se sobre extendió sobre las naciones, (¡cómo la fe del evangelio invadió el mundo en los días de los apóstoles!), así esta ciudad a invadido el mundo. Es más, se ha tomado territorios completos y los dominios de otra ciudad, (y se ha engrandecido aún más), y Sión ha sido echada al polvo, y ha sido pisoteada bajo los pies. Y aunque muchos testigos, profetas, y mártires se han lamentado por ella, ninguno pudo levantar el tabernáculo de David, el cual ha caído, ni recuperar a Sión hasta esta día; pero Babilonia a tenido el poder sobre ella. Miren con el ojo verdadero, y contemplen cómo todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos, se han embriagado con alguna de las mezclas de la copa de la mujer falsa, (algunos de ellos vez, tras vez, tras vez), y han sido habitantes de esta ciudad, clamando por ella, (aunque no todos estén en sus prácticas impías, pero algunos están en sus formas más refinadas y sus trasformaciones), por la iglesia verdadera, por Sión; mientras que, ¡ay! ella sólo tiene el vestido de Sión, la forma de Sión, la vestidura externa de Sión, (la cual es la apariencia en la que ella está esperando para engañar), pero no el espíritu de Sión.

4. Es una ciudad de iniquidad, de iniquidad escondida. Aquello que está escondido en esta ciudad no es la vida, no es la justicia, la santidad de los santos; sino iniquidad, pecado, transgresión de la vida. Busquen en cualquiera de las calles de Babilonia, en cualquiera de las casas, cualquiera de los cuartos, cualquiera de las cámaras de oscuridad: hay pecado allí; hay injusticia allí; no se puede encontrar ni un corazón limpio allí; ni un solo ojo puro para contemplar al Dios de la vida se puede encontrar allí. En cada corazón hay pecado en misterio, iniquidad en misterio, injusticia en misterio. Parecen estar de parte de Dios y Cristo, y de ser limpiados por ellos; pero la impureza se aloja en ellos, y el pecado gobierna en ellos en contra de Dios, y en contra de Cristo en misterio; lo cual sus ojos no pueden ver, y por lo tanto se equivocan en cuanto a su estado. Sin embargo éste es el estado verdadero de Babilonia, en todas sus partes; es una ciudad sucia, donde no se conoce la pureza de corazón ni la vida; pero aunque es lavada y transformada tan frecuentemente en el exterior, sin embargo se mantiene corrupta en el interior; lo cual contamina la posesión y el dominio allí en el misterio. El agua viviente, la sangre viviente, no corre en ninguna de las calles de esta ciudad, de modo que allí no puede haber verdadera limpieza. No, esos extraños eran los habitantes escogidos de Babilonia para la fuente de la vida en Sión, para el río que limpia y sana, que no pueden creer que hay una posibilidad de limpieza y sanidad perfecta, y de llegar a estar sanos y completos aquí en la tierra. Se habla mucho de estas cosas, (del agua, la sangre, la limpieza), en todas las religiones de Babilonia, (la cual ha oído de la fama, y se hace una semejanza de ella); pero eso mismo no se puede encontrar allí, de modo que la virtud, que viene de eso mismo, no se puede sentir allí.

Y aquí hay una gran diferencia entre las vasijas de Sión, y las vasijas de Babilonia. Las vasijas de Sión son débiles, de barro, necios, despreciables ante la sabiduría de los hombres, (que no pueden encontrar ningún asunto de excelencia allí); pero el tesoro, el licor de la vida en ellos, es precioso. Las vasijas de Babilonia hacen un gran espectáculo, parecen ser muy santos, muy celestiales, muy celosos de Dios y de Cristo, y de establecer su iglesia y ordenanzas en todo el mundo. Así aparecen ellos en el exterior; pero son sepulcros; tienen inmundicia por dentro. Bajo todo esto se aloja un corazón impuro y no santificado; un corazón no sometido al espíritu y al poder del evangelio, mientras hace un gran espectáculo de la sujeción y la obediencia a la letra.

5. Es la ciudad del rey de las tinieblas, del gran rey de las tinieblas, del príncipe de la potestad del aire, que gobierna universalmente en la oscuridad, en todo el misterio de la iniquidad, incluso en cada corazón. Donde hay pecado, allí está el trono de Satanás; y allí él tiene sus leyes, su gobierno, su poder, en cada corazón bajo su dominio. Aún donde hay menos sujeción a él, él todavía es un príncipe; su edificio todavía no está completamente derribado; él no está todavía desposeído ni ha sido echado fuera. Mientras todavía quede algo en lo cual él pueda morar, él conoce lo suyo, y mantiene su mano sobre ello. Es su derecho, y él no lo perderá. Todo pecado, toda oscuridad, es correctamente suyo. Es su trono, y él allí gobierna. El hombre es el terreno donde estos dos reyes pelean; y aquello que es bueno y santo le pertenece a un rey, y aquello que es impío e impuro le pertenece al otro; y no hay comunión ni paz entre ellos; pero cada uno se mantiene en lo suyo, y reúne lo suyo para sí mismo. Y cuando ha comenzado la batalla entre estos dos, no hay quietud en esta tierra, hasta que uno de ellos sea desposeído; pero entonces habrá paz en Babilonia, más comúnmente bajo la apariencia de santidad; o habrá paz en Sión, en el espíritu, y poder.

6. Esta ciudad fue construida, (y es construida diariamente), como imitación de Sión, pintada igual que Sión. La intención al ser edificada era comer de Sión, suprimir a Sión, para separarse de la verdad por medio de una imagen falsa, y para guardar a sus habitantes en paz y satisfacción, bajo la creencia y la esperanza que está en la Sión verdadera. Por lo tanto, necesita ser como Sión, o de otra manera no puede cumplir este fin. Todas las calles deben ser como las calles de Sión; cada casa, como las casas de Sión; cada tribu y familia, como las tribus y familias de Sión; cada persona, como las personas de Sión; todas las leyes, ordenanzas, etc., como las leyes y ordenanzas de Sión. La adoración debe ser como la adoración de Sión; la fe, como la fe de Sión; el Cristo pintado, como el Cristo de Sión; todo lo que pasa por verdad, como la verdad de Sión; de otro modo no engañarían. Babilonia pronto sería vista completamente, y rápidamente sería desolada y abandonada, si ella no se pusiera su gruesa pintura, con gran arte y habilidad. Ahora, ésta es la sabiduría, ahora son probados los ojos verdaderos, para ver a través de todas las pinturas de esta ciudad, en todas las formas de ella; para alejar de toda calle, toda casa, toda cámara, toda imagen y apariencia falsa de la verdad; toda apariencia falsa de las ordenanzas y caminos de la adoración; toda semejanza de cosas que este espíritu forma a partir de la letra; cada deber al cual ésta llama; toda promesa de las escrituras que procura aplicar a aquello que no pertenece, para poder adormecer el alma, y defraudarla y engañarla y no darle lo que le prometió. Así, yo digo, el ojo verdadero probado para que se aleje de todas estas cosas, y esperar el surgimiento y la redención de la semilla verdadera de Sión, y para que brote la vida y el poder en él y por él. Porque mientras este espíritu pueda engañarlos con cualquier semejanza, ustedes nunca conocerán la verdad, ni llegarán a la adoración del Dios verdadero y viviente, quien es el único que está en el espíritu, y en la verdad.

7. El fin de todo esto, de que Satanás edifique esta ciudad, esta gran ciudad, (construida así con exactitud en el poder del engaño, y en la semejanza misma de Sión), era, y es, que sea confundida con Sión, y sea adorada allí como a Dios, y esto sin celos o sospechas. Y él ha alcanzado este fin; su ciudad ha engañado y engaña, generalmente es confundida con Sión entre todos los habitantes de Babilonia; casi toda clase de gente la reconoce y la demanda como Sión, en una apariencia u otra, aunque todos demandan la misma apariencia; pero , todos ensalzan su propia imagen, camino, y adoración: su propia imagen de verdad, por la verdad; su propio camino de adoración, por el camino; su propia iglesia y familia, por la iglesia y la familia de Dios. Y al adorar allí, ellos adoran a Satanás, y no al Señor: porque el Señor no puede ser adorado en ninguna parte de Babilonia; pero el rey de Babilonia es adorado en Babilonia, y el sólo rey de Sión es adorado en Sión. ¡Ah! ¡cuán profundamente los hombres engañan sus almas! Ellos piensan que creen en Dios, ellos piensan que oran a Dios, y esperan por fin ser poseídos por Dios, y sin embargo están tan lejos de salir del misterio de Babilonia, que nunca fue descubierto en ellos. Pero ellos han caminado en el camino de la religión y la adoración en la que fueron criados, en la apostasía, o tal vez han sido quitados de una o dos de sus anchas calles, y así por esto piensan que han dejado a Babilonia; cuando el mismo espíritu es puesto en otra calle de la misma ciudad, edificando otra casa por medio de la dirección del rey de las tinieblas, y allí adorando al mismo espíritu que adoraron antes; pero sus almas nunca conocieron el fuego de Sión, ni el horno de Jerusalén; por el cual el mismo interior de sus espíritus debe ser limpiado, antes que el ojo puro de la vida sea abierto, el cual puede ver a Sión.

Ahora, debido a que ustedes son más capaces de recibir cosas expresadas de las escrituras, que por la naturaleza misma de esas cosas, habladas como si se sintiera del corazón, (con respecto a lo cual se podría decir mucho más, si pudieran soportarlo), consideren algunas escrituras.

Babilonia es llamada la gran ciudad, Apoc 16:19, y una ciudad grande y fuerte, cap. 18:10. ¡Oh, el poder del engaño en esa ciudad, para hechizar y alejar de la vida! ¡Oh, la multitud de las maravillas mentirosas que allí son mostradas en el corazón, para hacer a los hombres creer que están en la vida! Para persuadir a los hombres que el rey de ella es el rey de Sión, y que las leyes, y las ordenanzas de adoración allí, son las leyes y ordenanzas de Sión, que la oración allí, es la oración del hijo verdadero, que la creencia allí es la fe verdadera, que el amor allí es el verdadero amor, la esperanza allí es la verdadera esperanza, etc. Algunas partes de Babilonia, algunas semejanzas de la verdad en ese lugar, son tan convincentes, que nadie sino los elegidos, por medio de la iluminación del ojo eterno, pueden identificar el engaño.

Y es una ciudad espiritual, una ciudad mística, una ciudad edificada por la obra del misterio de la iniquidad, 2 Tes 2:7, donde ella es llamada misterio, Apoc 17:5. No es una ciudad de iniquidad abierta, sino una ciudad de pecado que está escondido; de pecado que mantiene su vida bajo una cubierta, bajo una apariencia de piedad; de pecado que reina en el corazón bajo celo, bajo devoción, bajo oración, creencia, adoración, esperanza, espera, etc. Donde sea que el pecado esté escondido bajo estas cosas, allí está Babilonia; allí está el misterio de la hechicería; allí está el trono pintado de Satanás; allí está el Egipto y la Sodoma espiritual, donde el Señor de la vida es crucificado diariamente. Esta es la ciudad, la ciudad mística, la ciudad espiritual, Apoc. 11:8. Y aquí se edifica y se derriba continuamente. Ella edifica; el espíritu del Señor confunde, entonces su edificio es derribado; entonces otro se levanta, y es derribado otra vez. Este es su curso sin fin, cuando el espíritu del Señor la perturba; porque de otra manera ella se puede adaptar a cualquier apariencia de conocimiento o adoración; aunque en su curso común ella también tiene muchos cambios y alteraciones; unos mientras esto o lo otro estaba en la verdad, y otros no; unos mientras esto o lo otro estaba en el sentido o el significado de tales escrituras, otros no. Babilonia está rara vez sin esta clase de edificación, y derribamiento.

Y esta ciudad es una gran ciudad, una ciudad extendida sobre toda la tierra. "Ella ha hecho beber a todas las naciones del vino de la ira de su fornicación." Apoc 14:8. La mujer, que es esta ciudad, (Apoc 17:18), "se sentó sobre los pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas." Apoc 17:15. Se sentó sobre ellos como reina, como princesa, guiándolos en su conocimiento y adoración del rey de Babilonia. Y aquellos que alguna vez la odiaron, y que hicieron guerra con ella, y quemaron su carne con fuego, ella los engañó con una pintura nueva, los metió en su nueva cama de la fornicación, y los hizo adorar al rey de Babilonia otra vez, Apoc. 17:12-13. y versículo 16-17, y allí ellos cometieron adulterio con ella, hasta el tiempo de su último incendio y completa desolación; pero ellos la abandonaron, por temor a su tormento, cuando vieron el humo de su incendio. Apoc 18:9-10.

En los templos de esta ciudad, (porque en todas las calles de este lugar, sí, en cada casa, hay templos), el anticristo se sienta como Dios, y es adorado. 2 Tes 2:4. "Él se sienta como Dios en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios." Se ha vestido como Dios, él aparece como Dios, (como el espíritu santo y puro de la vida y poder), él aparece en el templo de Dios, se sienta allí, gobierna allí, proclama leyes y ordenanzas de adoración y devoción. Sí, si alguno cuestiona su deidad, o su derecho a hacer así, él lo probará, él lo manifestará en el templo mismo de Dios, que Él es Dios: "Él se sienta como Dios en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios." Él se ha exaltado a sí mismo en el trono, por encima de todo lo que se llama Dios; él se metido en el templo, se sienta allí como Dios, y allí él manifiesta a todos los adoradores que él es Dios; de manera que, entre todos los habitantes de Babilonia, él es reconocido y adorado, y el verdadero espíritu de la vida está escondido de su vista, y es negado y crucificado. Él ha mostrado que es Dios; él da demostraciones de su divinidad, lo cual ese ojo que está fuera de la vida no puede más que reconocer y creer que es verdad. No hay ninguno que pueda ver y reconocer al Dios verdadero, al verdadero Cristo, sino aquellos que tienen el ojo verdadero, el verdadero ungimiento, ("nadie puede llamar a Jesús Señor, [que es el Señor de su vida, en palabras y hechos] sino por el Espíritu Santo," 1 Cor 12:3); y, sin embargo, ¿cuántos pueden hablar grandes palabras de Dios, y de Cristo, que ahora no conocen lo que pertenece a la unción? ¡Ay! ¡ay! todas las naciones y las clases de creyentes, fuera de la vida, son engañados con las demostraciones del diablo, con demostraciones del anticristo, con las demostraciones de la ramera, con las demostraciones del falso profeta, las cuales son innegables para la sabiduría en la cual ellos permanecen, y para el ojo con el cual ellos ven.

Ahora, tomen nota de esto: la venida del anticristo, cuando fue percibida primero, fue muy poderosa, extremadamente grande. 2 Tes 2:9-10. "cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden," etc. Consideren todas la cosas bien. Satanás usó todas sus artimañas, y todas su fortaleza, para concebir y producir este misterio de la iniquidad, para que como el misterio de la piedad, pueda ser considerado como realidad en el mundo, y que él gobierne como Dios en él. Con todo el poder, etc., sin falta de poder para engañar; él no escatimó nada para mostrar las señales y prodigios mentirosos. Sí, él le dio poder a la bestia para hacer señales y milagros, incluso para hacer descender fuego del cielo hacia la tierra, delante de los hombres, (lo cual era la señal y el milagro por el cual el Dios de Israel fue diferenciado de Baal; poder para obrar la misma señal que Satanás le da a la bestia, para confirmar con esto la divinidad del dragón y del anticristo). Apoc 13:13-14. Éstas son las cosas que los hombres buscan; si ellos ven gran poder, señales y milagros, están satisfechos. El mundo entero está listo para ser engañado con esto. Sí, y si las personas no abren los ojos, de manera que puedan distinguir del poder, son engañados. Las señales, maravillas y milagros tenían su lugar en el primer pacto, y eran para aquello para lo cual era el primer pacto; no para los que creen, sino para los que no creen. Ahora, después de la completa demostración de la verdad por medio de señales y milagros, se levanta el poder de Satanás; y por medio de señales mentirosas, maravillas y milagros, derriba la verdad. Ahora, la parte no creyente en el hombre espera y pide señales y milagros, y dice que ellos determinarán la controversia, y establecerán otra vez el estado de la iglesia; pero esa parte no debe prescribirle a Dios su camino. Sí, él les robará como un ladrón, cuyo ojo está en el exterior, y busca las demostraciones por fuera.

Y como el anticristo se levantó de esta manera, así el anticristo se irá. Él levantará este poder, y las señales, maravillas y milagros mentirosos que pueda, para defenderse con ellos. Ahora el espíritu del Señor se ha levantado para desposeerlo, y echarlo fuera de la casa en la cual se alojaba. Y aquel que puede ser engañado con poder, con señales, con milagros mentirosos, (los cuales son mentirosos porque vienen del espíritu de engaño, con la intención de engañar, aunque puedan pasar, y aparecer como verdaderos ante los ojos de los hombres. Deut. 13:1-3), o con cualquier engaño de la injusticia, nunca saldrá de Babilonia; sino sólo será trasladado hacia alguna de las cámaras más finas en ella, y alimentado con algo de la fresca apariencia de la verdad, donde todavía permanecerá como habitante y adorador de alguna imagen, (tal vez del amor universal, vida, y libertad), y sin embargo están fuera de la vida, fuera del amor, fuera de la libertad de la verdad, la cual permanece en el poder y la presencia del espíritu de Dios, y no están ni siquiera en la imagen más refinada o semejanza de Él.

"Toda la tierra se maravilló en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia." Apoc. 13:3-4.

El dragón es el diablo; la bestia es ese espíritu de la tierra que se levanta, y se alimenta en los hombres con una forma y apariencia de la verdad; a la cual él le da su poder, su trono, y su autoridad: y todo hombre tiene una medida de esto de acuerdo a su estado y condición, lugar y servicio en Babilonia. Y ahora, lo que el hombre haga aquí en la religión, no importa cuán devoto y celoso, y frecuente en cuanto a las ordenanzas y los deberes, es la adoración de este espíritu, y del dragón que se sienta y gobierna en este espíritu. Yo me he encontrado con muchas expresiones duras, muy duras, porque la naturaleza de estas cosas está escondida de los ojos de los hombres, y ellos están en medio del levantamiento del anticristo, en el humo que sale del hoyo, donde no se abren los ojos verdaderos, y no hay vislumbres verdaderas de las cosas. Pero ciertamente, si ustedes alguna vez ven al dragón, la bestia, el anticristo, la ramera o el falso profeta, ustedes deben buscar en la casa, y leer dentro de sí mismos; y habiéndolo encontrado, y habiéndolo visto a la luz verdadera, ustedes ciertamente podrán verlo en el exterior también. Ahora, no anden tratando de distinguir estas cosas en la idea del entendimiento; sino lleguen a sentir la vida en el interior, para unirse con la vida, y se abrirán los ojos que pueden ver la naturaleza de las cosas, y contemplarán todo en su debido tiempo; porque esos ojos que están tan deseosos de ver, nunca verá estas cosas; sino sólo ese ojo que espera en quietud y silencio sobre el placer y buena voluntad del que los abre.

Ahora, todo este tiempo, mientras Babilonia permanece, mientras el anticristo se sienta en el templo, mientras Satanás reina sobre todo el mundo anticristiano, el Dios verdadero y vivo no ha sido conocido, temido, ni glorificado; pero el conocimiento del hombre ha sido de un dios falso que ellos han establecido, y a él han temido, y le han dado gloria en su adoración. No, el evangelio no ha sido predicado; el verdadero evangelio, el evangelio eterno, en evangelio en el cual está la luz y el poder de la vida eterna, para alejar a los hombres de todas las formas anticristianas de conocimiento y adoración, hacia la vida y el poder verdadero. Pero cuando cae Babilonia, y el monte de Sión comienza a aparecer otra vez, entonces el evangelio debe ser predicado otra vez, por un ángel, quien lo recibe de Dios mismo, Apoc 14:6-7, porque el hombre nunca lo pudo recuperar nuevamente; esto requiere una nueva inspiración. "Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová." Y este evangelio debe ser predicado "a toda nación, tribu, lengua y pueblo," ver. 6. Tomen nota: no había una nación, no había una tribu, ni una lengua, ni un pueblo que guardara el evangelio eterno; sino que fue entregado en Sión; fue llevado por la iglesia hacia el desierto, y allí ha estado escondido todo el tiempo de la apostasía, desde los días de los apóstoles. Pero ahora Sión está redimiendo, la verdadera mujer está trayendo otra vez del desierto, ella trae consigo el evangelio verdadero y eterno; y hay un ángel [mensajero de Dios] escogido en el poder del Señor, (en el mismo poder y espíritu que lo predicó al principio), para predicarlo otra vez a cada nación, tribu, lengua, y pueblo. Y el Señor lo ha ordenado así, para hacer que la voz de este ángel sea tan despreciable para los sabios en la religión, para los celosos en la devoción, para toda clase en esta era de apostasía, como la predicación antigua fue para los sabios y devotos entre los judíos y los griegos. De modo que quien sea sabio en la religión de acuerdo a la carne; quien sea sabio en expectación y en esperar el reino; quien sea sabio en razonar acerca de aquello, y pueda hablar acerca de las señales que lo precedieron, etc., no conocerá la voz. Pero aquel que pueda cerrar sus ojos por medio de la inspiración de una vida pura, y pueda entrar en las entrañas escondidas de la sabiduría, donde la luz de la vida es sembrada, será formado nuevamente, y saldrá como un niño de las entrañas de la sabiduría, con ojos nuevos, oídos nuevos, un nuevo corazón, un nuevo entendimiento y nuevos sentidos; y manteniéndose en la sencillez de un niño, fuera de la sabiduría, celo, y devoción que lo engañaron antes, él recibirá y entrará en el reino eterno.

Por lo tanto todo el pueblo espera humildemente la lámpara del Señor, con la cual ustedes pueden descubrir a Babilonia, y pueden llegar a ver cuáles de sus tesoros ustedes han juntado; para que puedan tirarlos rápidamente, y puedan dejar sus barcos y naves, (con los cuales ustedes han traficado para obtener esta clase de objetos), hacia el fuego de los celos del Señor. Para que ustedes puedan recibir las riquezas duraderas; para que puedan oír la voz júbilo del evangelio eterno, y conocer al Cristo verdadero que sólo ésta revela; y lleguen a temer y adorar y glorificar al Dios verdadero; y que no se hundan en el hoyo o en el lago junto con el dragón, la bestia, la ramera, y el falso profeta, lo cual será la porción de los adoradores falsos más celosos. Y cuando sus ojos lleguen a ser abiertos en la luz verdadera, ustedes bendecirán al Señor por darles estas advertencias, y no estarán tan enojados con nosotros, (que hemos pagado tan caro por ellas), por nuestro deseo, si fuera posible, de ahorrarles algo de lo que nos costó a nosotros. Sin embargo, por lo menos esperamos poder guardar sus almas de esa ruina y destrucción espantosa a la cual llevan todos los caminos de Babilonia.

LOS PECADOS DE BABILONIA

A pesar de que en la siguiente descripción, algunos de los pecados de Babilonia han sido mencionados, encuentro que mi espíritu está más atraído, (en los caminos del servicio del Señor y su pueblo), a tomar un vistazo de ambos, y algunos de sus pecados. Los pecados de Babilonia, por el espíritu de la vida, (que los ha medido justamente y los conoce), son referidos por estos dos principales, fornicación y abominación. Ella atrae al espíritu de la criatura hacia una cama extraña, y allí actúa sucia y abominablemente con este espíritu extraño. Ahora, de estos dos hay dos clases; primero, algunos más abiertos y manifiestos; segundo, algunos más escondidos y secretos, difíciles (sí, completamente imposible), de ser discernidos, sin el brillo de la luz pura de la vida.

Toda clase de hombres son alejados de la vida; debajo de todo el cielo el Señor Dios ha sido olvidado, y también su ley pura y santa y el camino de la vida; y se comete indecencia y abominación por todas partes. Ahora, toda esta indecencia, (aún la indecencia común de la tierra), brota de Babilonia, tiene su origen en su vientre. Si no fuera por ella, el sonido de la vida se oiría incluso entre los paganos, y ellos no serían tan extraños para aquel que los hizo, ni actuarían tan contrariamente a esas inspiraciones y enseñanzas del espíritu de Dios, (quien es el Dios de toda la tierra), el cual no está ausente aún en las partes más oscuras. Es ella la que saca sus mentes de las vislumbres puras que surgen en ellos, estableciendo otro dios en sus ojos, y caminos paganos y borrachos de temor, adoración, y devoción: y bajo esto ella los ensucia y los corrompe, y los hace impuros en sus mentes y en sus cuerpos, brutos en su conocimiento y en sus prácticas; "porque ella es la madre de las rameras, y de las abominaciones de la tierra." Apoc 17:5. Miren qué orgullo, qué vanidad, crueldad, envidia, ira, codicia, idolatría, blasfemia, etc., se encuentra en por todos lados entre los hombres que están sobre la tierra; ella es la madre de todo esto. Toda la suciedad y hedor de la tierra brota de su vientre, su vientre secreto, su vientre escondido. Porque aunque en esta apariencia abierta y visible, ella se manifiesta a los ojos de muchos, para esos hijos que ella ha concebido, engendrado, y criado así, ella es un misterio de iniquidad, y ellos no perciben que ella está aquí, y por lo tanto no pueden escapar su cama abiertamente corrupta.

Segundo, la ramera tiene más fornicaciones secretas y abominaciones. Donde ella puede presentarse así, no necesita pintarse a sí misma o a sus objetos; pero donde la necesidad hace que ella tenga que pintarse, allí presenta sus deleites para los ojos curiosos. Apoc. 18:3. Tiene su canela, aromas, ungüentos, e incienso para el olor agradable; tiene su harina fina y trigo, etc., para el paladar refinado; y oro, piedras preciosas, perlas, y vasijas de marfil, y toda clase de vasijas de la madera más preciosa, para el adorador más majestuoso; como también de bronce y hierro para los más comunes. Apoc. 18:12-13. Ella se puede pintar a sí misma, y a sus objetos, para hacerlos atractivos a la vista de toda carne. Ella puede mezclar su copa de tal manera, que le agradará a cada paladar, excepto a aquel que está verdaderamente vivo; y puede poner una distorsión tal sobre sus abominaciones, que ningún ojo que esté enfocado en lo exterior pueda sospechar; pero toma a cada muchacho que esté cazando en el exterior, y que no conozca la fuente de vida en sí mismo. De modo que todos los engaños en la religión, todos las varias formas de conocimiento y adoración, todas las ordenanzas, deberes y devociones en los cuales se complacen la mayoría de los espíritus de los hombres, son de ella. Y éste es su orgullo y su gloria, en sujetar a éstos, en gobernar sobre éstos, en cegar los ojos de éstos, y oponerse a la verdadera vida y poder de éstos. Ella no valora otros territorios como valora las congregaciones de éstos. Porque noten lo siguiente:

La gran obra maestra de la ramera hacerse pasar por la esposa del Cordero, y así alejar a la gente de la iglesia verdadera, y establecer la iglesia falsa; lo cual, por razón de su apariencia y su semejanza a lo que alguna vez fue verdadero, debería pasar de allá para acá por el mundo, y ser considerado como verdad; y esta es su belleza, su gloria, su majestad, su vida, su corazón, aún el engaño de su apariencia. Por lo tanto, su gran arte y esfuerzo es mantener así su posesión y dominio. Ella a menudo renueva y cambia su apariencia, para parecerse más y más cerca a la imagen y semejanza antigua de la verdad, para que pueda hacerse pasar por la verdad, y mantener lo que es en realidad la verdad aún bajo reproche, desprecio, y persecución, como ella lo ha hecho por muchos años. Por lo tanto ella tiene toda clase de apariencia a su alrededor, sus variedades de hechicerías, de brujerías, de encantamientos, por causa de los cuales su copa está llena, y con los cuales su vino se ha hecho más fuerte, para embriagar así a los habitantes de la tierra; para que estando así enamorados, estando fuera de sí mismos, y que sus sentidos espirituales estén atados, (como el vino lo hace muy eficazmente, donde sea que su copa sea bebida), ella podrá llevarlos de allá para acá, de una cosa hacia la otra, de una cama hacia la otra, de una práctica y una forma de adoración hacia la otra, y todavía mantenerlos alejados de aquello que es viviente y verdadero que sus almas están buscando.

Leer las escrituras con respecto al poder de la vida que los santos disfrutaron anteriormente, el ministerio y las ordenanzas vivientes, su dulce caminar y comunión en la luz, la presencia del espíritu en su adoración, y el curso entero de sus vidas, su amor sincero en el espíritu, y capacidad de soportar tiernamente las debilidades los unos de los otros, como también las dudas y las diferencias; todas estas experiencias de los santos sólo generan una apariencia para poder experimentarlas. Porque éstos ideales no deben decaer ni morir ni perderse, de modo que cese el poder del Espíritu, y que así cesen las revelaciones, (como quisiera el espíritu de la ramera, el cual se ha salido de la vida); sino que en cambio estos ideales deberían aumentar y crecer, y abundar aún más en los últimos tiempos, con el poder y la gloria de la verdad. Porque estar satisfechos leyendo acerca de probar y saborear cosas es estar satisfechos con apariencias muertas y caminos muertos; tales personas deben estar completamente embrujadas, y totalmente privadas de sus sentidos, estando embriagados con el vino mezclado de la ramera en esta noche oscura de la apostasía. Sí, los creyentes están embriagados, ellos han bebido profundamente de la copa, y están tristemente abrumados, y sus corazones sobrecargados con licor fuerte; lo cual los enloquece de tal manera que llevan a otros a su cama de fornicación, y se paran en gran ira, y también llaman a los magistrados para defenderlos. Sí, como la mujer clamorosa, ellos hacen un gran alboroto acerca de las ordenanzas, deberes, ministerio, iglesia, etc., ("He perfumado y adornado mi cama," dijo la mujer lujuriosa, la mujer de corazón sutil, Prov 7:16-17.), pero no consideran sobriamente cuáles son los que son apariencia, y cuáles son verdad. Hemos corrido hacia estas cosas por mucho tiempo; ahora es tiempo para estar quietos, y esperar la purificación del vino, con el cual todos nuestros cerebros han sido confundidos, para que podamos ir hacia la sobriedad, y hacia un temperamento apto para ser guiado por el espíritu de la vida fuera de la cama de las fornicaciones, y fuera de los caminos, adoraciones, ordenanzas, y deberes de la fornicación, hacia la cama del espíritu puro. Ahora, aquel que adora a Dios correctamente, debe sentir la vida en su interior, y esa vida debe ser levantada y fortalecida por aquel que la engendra; y éste probará la muerte; y, siguiendo fielmente a su guía, saldrá de la tierra de la muerte; aún de esa tierra donde habitan todos los adoradores falsos, y en la cual todos estos falsos caminos y adoraciones, deberes, ordenanzas, ministerios, etc., y son establecidos y prosperan.

Ahora, estos pecados secretos de Babilonia son igual que los más abiertos y obvios; la gran diferencia es su estado secreto, no el que parecen pecado, su apariencia o su color, por lo cual son aceptados como santos y buenos. Como por ejemplo:

Hay fornicación, (o adulterio de la vida), en las formas más finas y más puras de adoración que el hombre pueda inventar o imitar; pero la fornicación no aparece tan abiertamente en este caso, sino que aquellos que han bebido de la copa aceptan estas cosas como formas y poderes de Dios. Aquellos que establecen la iglesia de la ramera, no la llaman así, y tal vez ni siquiera piensan que es así; aquellos que establecen el ministerio de la ramera, o sus ordenanzas, no les dan ese nombre, sino que los llaman ministerio y ordenanzas de Cristo; sin embargo ésta es tan cierta y verdaderamente fornicación de la vida, como los caminos más obvios de adoración pagana. Oh ¡tomen nota de esto! ¡tomen nota!

Si ustedes leen las escrituras, y se lanzan hacia cualquier práctica que encuentren mencionada allí, sin que se levante lo viviente en ustedes, y sin que ustedes sigan su guía, ustedes hacen esto por causa del consejo de la ramera; y en esto ustedes están cometiendo fornicación, y errando de la vida. Porque la verdadera adoración se encuentra en el espíritu y en la verdad, es el nuevo nacimiento que Dios busca para que le adoren; pero el espíritu del hombre que se lanza hacia estas cosas, el Señor lo aborrece y lo rechaza. Y este espíritu nunca puede ser limpiado de esta manera, ni puede ser apto para entrar en la cama de Cristo; pero sólo obtiene una apariencia de las escrituras, y entra en la cama pintada y en el seno de la ramera, donde permanece sin ser renovado, cambiado, o mortificado, en medio de todo su gran discurso y profesión de estas cosas. Y así las Escrituras, las santas Escrituras de la verdad, (las cuales fueron entregadas por el espíritu puro de la vida), son usadas por el espíritu de la ramera para alejarnos de la vida. Porque, ¿qué personas, que han fornicado de la vida, no hacen uso de las escrituras para mantener su adulterio, y para hechizar a otros hacia sus adulterios? Toda clase de personas claman que su propio camino y adoración son el camino y la adoración que están de acuerdo a las Escrituras; y si alguno es sacado de esta hechicería hacia el poder de Dios, entonces los hechizados dicen que esos están hechizados.

Entonces, en cuanto a todas las abominaciones de la tierra, toda la indecencia que corrompe el corazón, se puede encontrar en las faldas de la ramera, incluso en su vestido más refinado; porque su religión, su adoración, su profesión, sus prácticas, no alcanzan a purificar la conciencia, sino solo a pintar sobre el sepulcro antiguo, donde se aloja la putrefacción. La llaga nunca fue examinada completamente; el corazón nunca fue circuncidado completamente ni bautizado; el hombre viejo nunca fue quitado, y el nuevo hombre no fue adquirido; la sangre de la purificación, (que verdaderamente limpia el pecado), nunca fue sentida en su virtud y su poder. Ellos sólo perciben y hablan de que han sido limpiados en Cristo, de una noción que ellos han robado de las Escrituras; pero no de la verdadera realidad experimentada en la vida y el poder en sus conciencias. De manera que la naturaleza impía todavía permanece, el corazón impío de incredulidad todavía se encuentra en ellos, y ellos no tienen la vida, no tienen el poder, no tienen el espíritu, no tienen el amor, no tienen la humildad, no tienen la mansedumbre, no tienen la paciencia, no tienen la inocencia y sencillez del cordero y de la paloma. Y cuando el Señor llega a provocar sus celos al hacer brillar su luz, y por la llegada de su poder en algunos a quienes ellos desprecian, entonces el orgullo, la pasión, la envidia, el corazón ardiente, los discursos duros, las suposiciones falsas, con el resto de la enemistad que todavía permanece en ellos, se agita y se levanta en contra de la vida y el poder, y su hipocresía se ha manifestado. Sí, algunos de los más estrictos entre ellos pueden burlarse y mofarse ante la aparición de la vida; tan fuerte es la naturaleza impía y desvergonzada en ellos, y son tan vanidosos en sus caminos y y en sus prácticas, porque su cubierta, bajo la cual está toda esta iniquidad, en su mayoría, escondida de sus ojos. Pero, por todo esto, está allí; la lámpara del Señor la buscará, y los ojos de ustedes lo verán, y encontrarán en sí mismos el sangriento Caín, burlándose de Ismael, el profano Esaú, el judío no circuncidado; quien está enojado porque el sacrificio de su hermano es aceptado, y el suyo no lo fue; quien desprecia y ridiculiza a la semilla verdadera de la vida, el heredero verdadero; quien caza afuera buscando la comida que le agrada a su naturaleza, que debería ser dejada sin alimentar; quien crucifica al Señor de gloria por su maldad, y porque no aparece en ese camino de devoción y santidad en el cual ellos lo esperan. Ni tampoco él aparecerá así; sino para derribar todo lo que ustedes han establecido, y para establecer aquello que ustedes desprecian. De parte de Jehová es esto, y es cosa maravillosa para nuestros ojos.

Ahora, hay varios pecados por los cuales el espíritu del Señor ha culpado a Babilonia, y por los cuales considerará con ella, y con todos los que toman parte con ella en el interior; algunos de los cuales mencionaré, como:

1. Sus profundas fornicaciones de la vida, bajo el pretexto de honrarla y adorarla. (No se ofendan porque comienzo con esto otra vez, ya que también es mencionado entre otros pecados de ella. Apoc 18:3-9.) Ella habla palabras justas; ella pide que se establezca la adoración de Dios, y un ministerio piadoso, y las ordenanzas de Dios en la nación; pero las cosas no son así ante la vista de Dios, sino que en todo esto ella busca avanzar sus propias fornicaciones. Y esto era, y esto es, el camino mismo del levantamiento del anticristo; él entra en la apariencia, él clama la apariencia; y por la apariencia que él clama, se come el poder. Si el anticristo hablara directamente en contra del poder, (sin meterse primero, y establecer una apariencia, y clamar a favor de ella), pronto sería detectado; pero, bajo una apariencia y profesión de la verdad, él se esconde, y cubre su espíritu de enemistad y persecución; y así él puede golpear secreta y seguramente al inocente, y pelear en contra del espíritu mismo, de la vida y el poder, del cual él mismo, en su apariencia, hace profesión de estar sujeto. Y éste es el lobo vestido de oveja, quien, por medio de esta apariencia de lana de oveja sobre su espalda, cubre su naturaleza rapaz de los ojos de los testigos.

Ahora, hay tres formas de fornicación, y este espíritu siempre es culpable de una de ellas, y a veces de todas.

a.) Al inventar cosas que el Señor nunca mandó, o al añadir a aquello que el Señor sí mandó. La mente del hombre está muy ocupada, llena de inventos; y cuando el corazón es tocado con devoción y celo hacia Dios, la parte que inventa se ocupa mucho de esta manera, ya sea imaginando y formando algo que cree que es aceptable a Dios, o al añadir a aquellas cosas que piensa que son ordenadas. Así abunda la fornicación de la la iglesia papista, estando ella llena de ceremonias inventadas, y cosas añadidas a las que se encuentran mencionadas en las Escrituras. Los protestantes comunes también son culpables de esto.

b.) Al imitar aquellas cosas que le fueron mandadas a otros. Cuando un hombre encuentra en las escrituras las cosas que otros hicieron, o que se les mandó a que hicieran; y así se lanza hacia ellas antes de sentir la inspiración de ese espíritu por el cual fueron guiados. Ahora, en esto él se aleja de la vida; se sale sin su guía; hace lo que era bueno para otros, (que fueron guiados a actuar así por el espíritu), pero en él esto es fornicación. Este hombre es un ladrón y un intruso; se roba el conocimiento y la práctica externa, sin la vida ni el poder interno: él se entromete en aquello hacia lo cual otros fueron llevados justamente; no entrando por la puerta correcta, en la cual él debería haber esperado, y no debería haberse ido hacia esto. Los protestantes más estrictos generalmente han sido atrapados en esta forma de fornicación, quienes han ido más y más lejos para buscar la forma más pura de adoración, el patrón más cercano a los tiempos primitivos, y así se han dedicado diligentemente a esto, sin saber lo que tenían que esperar para que fuera su guía, y para darles la entrada. Y así ahora, pensando que estaban en lo correcto, ellos han adquirido un espíritu noble, (y sostuvieron sus conceptos del camino como el único camino), y así han perdido la mansedumbre y sencillez, que antes estaban frescas y vivas en algunos de ellos; lo cual los entorpece en gran manera, y hace que su entrada en el reino sea muy difícil para ellos. Si esa sencillez y ternura estuvieran frescas en ellos, el Señor les mostraría gran consideración en cuanto a esto, fácilmente perdonándoles este error suyo, y, en misericordia hacia ellos, visitando ese espíritu maligno con sus juicios, el cual estaba cerca de ellos, y fue la causa de su error. Pero ellos han crecido mucho, se han hecho más sabios, ellos se han hecho más confiados, ellos ya conocen el camino, y pueden mantenerlo por medio de argumentos innegables, (como ellos piensan), para que sea el camino; de modo que el Señor, con sus enseñanzas, está a una muy lejos de ellos; y esto está muy abajo en ellos, lo cual sólo el Señor les enseñará.

c.) Al continuar en prácticas, hacia las cuales ellos una vez fueron dirigidos por el espíritu, sin la presencia inmediata y la vida del espíritu. Porque toda la adoración, toda la religión del evangelio, consiste en seguir al espíritu, en hacer que el espíritu haga todo en nosotros, y por nosotros. Por lo tanto, lo que el hombre haga por sí mismo está fuera de la vida, está en la fornicación. Si un hombre ora en cualquier momento fuera del espíritu, esa oración es fornicación, y no es aceptable para Dios, ni provechosa para él; sino que aflige al espíritu, hiere la vida, y lastima el alma. Ahora, ellos han caído especialmente en esta forma de fornicación, quienes habían estado familiarizados con las inspiraciones verdaderas del espíritu, y después han ido detrás de estas otras para recibir refrigerio, y así poco a poco se han olvidado del espíritu que originalmente los inspiró. Y por este medio, esa vida, que era muy preciosa y muy deliciosa para los ranters, (antes que ellos fueran seducidos por el espíritu de engaño hacia el camino de los ranters), fue derribada. Y así ellos también, (quienes vieron profundamente el misterio de las fornicaciones, y los caminos más interiores de la fornicación, más que otros), incluso ellos también fueron engañados con la copa de la ramera, y tomaron nuevamente del vino de la fornicación, el cual la ramera muy sutilmente mezcló para ellos; y ellos también se han convertido en un reproche para los habitantes de Sión, quienes encuentran una habitación viviente en ese espíritu de vida del que ellos se alejaron.

Ahora, si al leer esto, los ojos verdaderos son abiertos en alguna persona, cuán fácil y manifiestamente verá la fornicación y el adulterio, en las prácticas religiosas generales de los hombres, en sus iglesias, en sus ministerios, en sus ordenanzas, en sus oraciones, en su curso completo. Oh, ¡cómo, piensan ustedes, el ojo del Dios celoso puede contemplar estas cosas! pero los ojos de ustedes, que son esclavos aquí, no pueden verlo. El Dios del mundo, con su neblina, los ha oscurecido a ustedes; la gran ramera, con sus hechicerías, los han encantado; y ustedes son esclavos de ella, ustedes están ebrios con su copa; y ¿cómo pueden ustedes juzgar sobriamente ya sea acerca de su propio patrimonio hacia Dios, o con respecto a sus prácticas en la religión?

2. Sus notorias blasfemias. Habiendo fornicado de la vida, y del espíritu, entonces ella blasfema de la vida, y del poder santo y puro, y la inspiración del Espíritu. "La mujer sentada sobre una bestia escarlata, (con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación), estaba llena de nombres de blasfemia." Apoc 17:2-3. Sí, la bestia que la cargaba, que tenía muchas cabezas, cuernos, y coronas, ella también tenía en sus cabezas "nombres de blasfemia." Apoc 13:1. "Y se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias." ver. 5. Y ella, junto con la ramera, (porque lo hizo por su espíritu e instigación, por virtud del vino que había bebido de su copa), "abrió su boca en blasfemas contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo." ver. 6. Ésta ha sido la obra de la lengua, en cada cabeza de la bestia; es decir, blasfemar de la vida, blasfemar del poder verdadero y viviente, en todas las edades y generaciones, desde la apostasía de la vida y el espíritu de los apóstoles.

Nota de los editores del sitio: Sí, todas las sectas deficientes de hoy en día constituyen la ramera de Babilonia mencionada en el Apocalipsis, de la cual todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación, porque todas las sectas son simplemente variedades evolucionales de la iglesia del imperio romano, tanto del este como del oeste, cuyas doctrinas fueron dictadas por los emperadores beatificados Constantino y Justiniano el déspota, eliminando así el verdadero evangelio para el año 390 D.C. La iglesia fornicó con los reyes de la tierra.

Ahora, hay una blasfemia doble, de la cual la ramera, y los poderes de la tierra que le sirven, son culpables.

a.) Hablar bien de los caminos que son inventados por ellos, o de los caminos que ellos han imitado estando fuera de la vida. Llamar a éstos los caminos de Dios, los verdaderos caminos de la vida, es una blasfemia. "Yo conozco la blasfemia de los que dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás." Apoc 2:9. Habían, aún en los días de los apóstoles, personas que pretendían ser cristianos, y pretendían todavía ser de la iglesia, aunque habían perdido la vida; y el espíritu del Señor dijo que esto era blasfemia. ¿Y qué son sus reuniones en la iglesia, de aquellos que nunca se reunieron en la vida, y establecieron ordenanzas, y pastores? ¿Qué es esto? ¿Qué es que él se llame a sí mismo cristiano, o judío en el interior, aquel que nunca recibió el corte en su prepucio del cuchillo de la circuncisión del espíritu? ¿Qué dirá el Señor que es esto, cuando venga a juzgar?

b.) Hablar impíamente de las verdades de Dios. El verdadero conocimiento, el verdadero temor, la verdadera adoración, los verdaderos santos, el verdadero Dios, el verdadero tabernáculo, el verdadero templo, el verdadero cielo, (todo lo cual está en el espíritu, y es sólo revelado y visto allí), estas cosas son reprochadas, son distorsionadas, (y a la versión verdadera ellos llaman error, herejía, y sectarianismo), por todos los blasfemos de Babilonia.

Israel, a pesar de que tenían la ley y los profetas, las verdaderas ordenanzas y los sacerdotes verdaderos, "le decían a lo malo bueno, y a lo bueno malo; hacían de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; ponían lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo." Isa 5:20. "Eran sabios ante sus propios ojos, y prudentes delante de sí mismos; eran tan valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebidas; los que por soborno declaran justo al culpable, y al justo le quitan su derecho," y no podían ser convencidos por la LUZ de DIOS, que brillaba de parte de los profetas, porque ellos "desecharon la ley de Jehová, y abominaron la palabra del Santo de Israel." versículos 21 al 25. No, ellos eran observadores de la ley, y oían a los profetas y a los sacerdotes de la ley. Jer 5:31. Por lo tanto, cuando pase el turbión del azote, no llegará a ellos: Sí, cuando los profetas verdaderos del Señor los amenazaron con su venida, la cual sería con venganza terrible, y su extraña obra, ellos, en la altanería y confianza de su espíritus, pueden responder, "¡Venga ya, apresúrese su obra y veamos!" Isa 5:19. Qué ciegos eran que no podían ver sus blasfemias; no podían ver que estaban llamando a lo malo bueno, y a lo bueno malo, etc. Sí, en los días de los mismos apóstoles, ya se hablaba impíamente del camino de la verdad, y se establecían sinagogas de Satanás, y abundaban rápidamente las blasfemias en aquellos que tenían apariencia de verdad, pero negaban su poder, aún cuando abundaban los derramamientos del Espíritu, y las revelaciones del Espíritu: ¿cómo se podría esperar que fuera de otra manera ahora, cuando el Espíritu ha cultivado una cosa que es tan extraña, que mencionar que es inspirada por el Espíritu, y realizada por el Espíritu, se ha convertido en algo ridículo? Y los maestros mismos de la nación, (que deben hablar por el Espíritu, si hablan la palabra de Dios), claman que la revelación se ha acabado, y consideran como algo reprochable que un hombre pueda pretender hablar por inspiración, y en el poder, del Espíritu.

Ahora, esta doble blasfemia necesariamente sigue a la fornicación: cualquier persona que haya fornicado alejándose de la vida, blasfema de la vida, en todo su conocimiento, en toda su adoración, en toda su religión. Esta persona llama oración a lo que no es oración; ordenanza a aquello que no es ordenanza; iglesia a aquello que no es iglesia; ministro a quien no es ministro; pero niega y blasfema lo que es en realidad la oración, la ordenanza, la iglesia, el ministro; y no puede hacer de otra manera, hasta que los juicios justos del Señor lo purifiquen del vino de la ramera, y él sea llevado otra vez hacia la vida y el espíritu, de lo cual, (en todas estos caminos de adoración, invenciones, e imitaciones), él se ha salido en adulterio.

La ramera, por estas muchas edades, ha estado añadiendo blasfemia a la acusación de aquellos que, en cualquier grado, han sido llevados por el espíritu del Señor y alejados de los adulterios de ella; pero ahora el Señor la está quitando de ellos, (quienes por mucho tiempo han sido acusados injustamente con ella), y la está culpando a ella, y ella no se puede escapar de sus juicios; porque aunque ella se ponga vestidos y apariencias muy finas, como la esposa e iglesia de Cristo, aún así el Señor puede distinguir y encontrar a su esposa, aunque esté desnuda en el desierto, y sin su atavío; y también puede identificar el espíritu de la ramera, aunque esté vestida con el atavío de la iglesia; y puede culpar las blasfemias, (en contra de él, su tabernáculo, y de aquellos que moran en el cielo), sobre ella.

3. Idolatrías obvias o más refinadas. "Hijitos," dijo Juan, "guardaos de los ídolos." 1 Juan 5:21. Él vio que el anti-cristianismo estaba surgiendo rápidamente, y que muchos anticristos ya habían venido; y ahora, (dijo él), manténganse en el ungimiento, y guárdense de los ídolos. Sin una vigilancia muy estricta, sin una poderosa conservación por parte el ungimiento, él vio que la idolatría se introduciría entre ellos, quienes habían probado el verdadero poder y virtud de la vida. Pero, ¿cómo se podían guardar de los ídolos, aquellos que no conocen el ungimiento, sino que piensan que las revelaciones se han acabado? Aquel que no compra el oro refinado de Cristo, (Apoc 3:18), ¿cómo puede evitar comprar el oro no refinado del anticristo, o la plata, el bronce, la madera, o la piedra, los cuales son comerciados por los mercaderes, y son convertidos en ídolos? Apoc 9:20. Si sus ojos están ungidos con el colirio verdadero, ustedes podrán ver y leer la parábola.

Idolatría es adorar a Dios sin su espíritu, (esta es la pura y simple verdad del asunto). Inventar cosas de la mente carnal, o imitar cosas, que otros que tenían el espíritu, hicieron en el espíritu, por el mandato del espíritu, que usted imite y practique estas cosas sin el espíritu, es idolatría. Una iglesia inventada, un ministerio inventado, una adoración inventada; una iglesia imitada, un ministerio imitado, una adoración imitada, sin la vida, sin el espíritu, todas estas cosas son las obras de las manos de los hombres, y son ídolos, y todo lo que es realizado en el interior es idolatría. Apoc 9:20. Esta es una religión sin vida, una adoración sin vida, una estructura para la idolatría; y el trayecto entero de adoración, y servicio en ella, es idolatría. Porque el Dios viviente, el Señor Dios de vida y poder sin fin, sólo él es adorado por su espíritu, y en la verdad de esa vida que él engendra en el corazón; y toda otra adoración, aunque parezca siempre muy espiritual, es idolatría. ¡Ah! ¡creyentes, creyentes! Si ustedes supieran con cuántas oraciones y servicios a los ídolos ustedes han sobrecargado al Señor, y cómo ustedes han cometido adulterio y se han alejado de él, mientras ha parecido que ustedes se han acercado a él, ustedes bajarían sus cabezas y se lamentarían! Porque lo que ustedes han hecho en la adoración a Dios, sin la inspiración y la presencia de su espíritu, ha sido idolatría. Ya que la alabanza a Dios, bajo el evangelio, "es en el espíritu y en la verdad," y es necesaria en aquellos que están en el espíritu y en la verdad, y no en otros. Juan 4:23. Porque el Señor sólo los busca a ellos para que le adoren; y el Señor no admitirá a nadie en su alabanza, sino a aquellos a quienes él busca. Y si algún otro se lanza en esta alabanza, no será aceptada; ni ellos adoran al Dios verdadero, sino que "adoran lo que no conocen;" y toda la trayectoria y el estado de ellos es un estado y una trayectoria de idolatría.

[Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad: debe ser su espíritu para adorar; debe ser la verdad de la vida que él produce en su corazón, y esta vida es la luz, y esta luz es la unción, la cual es verdad y no es mentira; la verdad en el interior.]

4. Hechicerías, brujerías, adivinaciones, y encantos, (no me refiero a las hechicerías o brujerías externas; ellas no son sino las sombras o figuras del misterio interior de engaño de este espíritu negro y oscuro, que aparece como un ángel de luz, para poder hechizar y engañar). "Y no se arrepintieron de sus hechicerías." Apoc 9:21. Esta iglesia falsa, esta mujer adúltera, tiene una copa de oro, y su vino está mezclado; y con esta copa ella hechiza al ojo, con su vino ella inflama el corazón, e intoxica el cerebro. Ella inventa caminos y adoraciones que son como los verdaderos, o imita los caminos verdaderos y las apariencias de la vida; y cuando el hombre pobre y sencillo busca a Dios, por toques verdaderos de su vida, antes que él llegue a conocer el espíritu de la vida, antes que él pueda llegar a estar desposado con el Cordero, ella llega con su copa de oro, y con su vino tentador, y hechiza al pobre corazón en su interior, y así lo lleva a alejarse para irse hacia su cama pintada. ¿Disfrutaría usted a Dios? dice ella. ¿Lo adoraría correctamente? ¿Tendría comunión con él? He aquí está el camino; aquí está l iglesia; aquí están las ordenanzas; aquí está el ministro; aquí están los medios. Usted debe esperar a Dios con respecto al uso de los medios, y éstos son. ¿Acaso los santos no hicieron lo mismo anteriormente? ¿Acaso no se encontraron con Dios aquí? ¿Acaso no sirvieron y adoraron a Dios en esta forma? ¿Acaso usted no viene aquí también, no hace lo que ellos hicieron y disfruta lo que ellos disfrutaron? Sí, pero tú mujer adúltera, ¿acaso Dios designó algún camino sin su espíritu? Tú dejas las cosas necesarias, sí, en verdad, la única cosa que dejas detrás, que es lo único que es aceptado, y sin lo cual nada es aceptado. Y esta es la trayectoria de la ramera; en todas sus transformaciones, en todos sus anzuelos, en todas sus tentaciones, ella todavía deja al espíritu atrás. Tal vez ella hable del espíritu, para esconderse aún más, (porque la letra de la escritura es expresada así en el interior); y enseña a la gente a buscar y esperar al espíritu, pero de la manera que nunca se debe obtener; porque aquel que comienza en la religión ya sea para orar o adorar, o buscar el conocimiento de Dios, sin el espíritu, nunca se encontrará así con el espíritu; sino que ese tipo de conocimiento, religión y adoración suya, primero debe ser derribado, y la persona debe llegar a ser un necio, y recibir el espíritu como un necio, (para alejarse de todo el conocimiento y sabiduría religiosa que había acumulado anteriormente); y después, siguiendo el espíritu que es recibido así, la persona es llevada hacia la verdadera sabiduría. Ahora, tomen nota de lo que sigue, ustedes que tienen el deseo de entender.

Este espíritu de engaño, este espíritu de adulterio, este espíritu de adivinación y hechicería, ("que por sus hechicerías engañó a todas las naciones," Apoc 18:23), llegó curiosamente adornado al principio, con toda clase de engaños de injusticia. Tenía la forma exacta de la vida, (la apariencia verdadera de la piedad), y un espíritu vivo en su interior: tenía la apariencia del conocimiento, y la apariencia de la adoración, y con todas estas llegó a tentar, y a alejar de la vida y el poder a aquellos que estaban en la vida y en el poder; y prevaleció sobre aquellos que no se mantuvieron cerca del ungimiento. Pero después que había vencido, y ganado los territorios de la iglesias, entonces pudo corromper con seguridad la apariencia; y así lo hizo, y se fue hacia las multitudes de inventos y presunciones, (como puede ser visto en estos días entre los papistas). Ahora, éstos son fácilmente descubiertos, y son vistos por cualquier ojo simple, sencillo y honesto, con un poco de luz. Por lo tanto, el espíritu adúltero, cuando percibe que ha sido descubierto, cambia su forma y su atavío, y vuelve otra vez de a poco, (como lo requiere la necesidad), a las formas de conocimiento y adoración, con los cuales la mujer estaba vestida cuando engañó al principio: sin embargo ella todavía es la misma, y hace esto para mantener a los corazones pobres y simples que todavía de su lado, alejándolos de la vida y del espíritu. Y pintada así, adornada así, y sosteniendo así el conocimiento de la escritura y las formas de adoración de las escrituras, ella es la adivina más sutil, la hechicera más sutil, y es capaz de engañar a cualquier ojo, excepto al que está abierto en la luz. Con su declaración: "He aquí que está Cristo, o he aquí, que está allá," ella engañaría aún a los escogidos, si fuera posible; pero no es posible. Porque el espíritu les enseña a ellos a no ir, y el ungimiento en su interior los guarda. Y aquel que no conoce que el espíritu nos guarda así, es encantado por ella; y su temor de Dios es como el que puede ser enseñado por los preceptos de los hombres, y practicado sin el conocimiento de la ley del espíritu de la vida en Cristo Jesús, lo cual es la regla, guía y conservación de los santos. Porque como los apóstoles eran "ministros competentes, no de la letra, sino del espíritu del Nuevo Testamento," 2 Cor 3:6, así también aquellos que recibieron su ministerio, (o lo que ellos ministraban), no sólo recibieron la letra, sino el espíritu; y no fueron guardados por la letra, sino por el espíritu, y fueron hechos capaces de probar palabras, cosas, y espíritus, no por la letra, sino por el espíritu. Pero el espíritu del adulterio se aparta de esto, y encanta a otros para que se alejen también; primero poseyéndolos para que el espíritu no sea buscado, y después persuadiéndolos para hacer el mejor cambio que puedan sin él; y después, (habiendo preparado así a la gente), ella trae sus artefactos. Miren ustedes, dice ella, éste es el camino; así practicaron los santos; hagan así también ustedes. Pero ustedes deben recibir el espíritu de los santos antes que conozcan o adoren; de otra manera conocerán o adorarán fuera de él; y en ese camino de hechicería y adivinación que aleja de la vida, ustedes nunca se encontrarán con la vida; sino que mientras más procedan hacia su interior, estarán más alejados de ella, y llegarán a ser enemigos más grandes de ella, y estarán más enamorados de la ramera, y sus formas y caminos placenteros de devoción, por los cuales el espíritu falso en ustedes se levanta y es alimentado; no con el pan de vida de la mano del espíritu, sino con palabras, o apariencias de conocimiento, o caminos inventados o imitados de adoración; los cuales no hacen nada más que estimular el entendimiento, o la parte afectiva del hombre, pero no alcanzan la vida; de modo que aquello que debería servir al Señor, no es levantado allí, sino que todavía está atado con las cadenas de la iniquidad.

5. Lujos, excesos y placer. Ella es rica con su mercancía, y la disfruta al máximo, toma placer en ello. Ella construye casas costosas, usa ropas lujosas, come con deleite, (lea espiritualmente con el ojo espiritual). Ella es rica en conocimiento, rica en caminos de adoración, rica en deberes, rica en servicios y prácticas religiosas. Y a medida que ella obtuvo estas cosas por su propia voluntad, (sin la inspiración de la vida), y por su propia búsqueda y sabiduría; así ella puede usar estas cosas de acuerdo a su propia voluntad, y de acuerdo a la dirección de su propia sabiduría. Ella puede ayunar cuando desea, agradecer cuando desea, predicar cuando desea, cantar cuando desea, orar cuando desea, cantar cuando desea, meditar cuando desea, darle su conocimiento a otros cuando ella desea. Vean a los papistas; cuán ricos son ellos en edificios externos, en magníficas ceremonias, en tiempo de adoración, en formas de mortificación y penitencia, en ayunos, fiestas, etc. Vean a los diferentes tipos de protestantes; ellos también tienen riquezas: sus iglesias, sus edificios, sus artes, sus ciencias, sus lenguajes, sus cuerpos de divinidad, sus casos de conciencia, etc. Ellos pueden abrir el cuerpo entero de religión, resolver todas las dudas, exponer todas las escrituras. "La gran ciudad estaba vestida de lino fino, púrpura y escarlata, y estaba adornada de oro, piedras preciosas y perlas." Apoc 18:16. Y ella se sentó así en el trono como una reina, viviendo en deleites, y tomando su placer, los cuales son en proporción a su tormento y a su llanto después, versículo 7. Sí, ella tenía suficiente tesoro y lujos para hacer ricos a todos los mercaderes que comerciaban con ella, versículo 19. ¿Qué conocimiento, qué comida delicada, pueden desear los más sabios y más grandes de la tierra, que ella no tenga listos para ellos?, (vea el versículo 3, y el versículo 9).

Pero Sión, todo este tiempo, ha estado tirada en el polvo, y ha sido despreciada; ella no ha tenido edificio, no tiene cerca, sino que ha sido pisoteada bajo los pies por toda bestia impura; sus testigos se han vestido de cilicio, (una prenda que todos los habitantes orgullosos de Babilonia desprecian); su comida ha sido escasa en el desierto, sólo un poco de maná, (el cual, como el Israel carnal, que deseaban tener conocimiento rico y grande, es considerado pan ligero, y sus almas pronto lo odiaron): ni tenía ella esto en abundancia, sino sólo una pequeña porción diaria, de la mano del Dador, suficiente para guardarla con vida en el desierto, y proveerle fuerza para que ella de su testimonio en contra de Babilonia, mientras que el Señor vea a bien llamar a cualquiera de su simiente. Ahora, ¿qué creyente puede estar dispuesto a comer así con ella en el presente, y esperar sus riquezas futuras, su plenitud, belleza y gloria? No, no; ellos han vivido ricamente por tanto tiempo, y han comido deleites en Babilonia, que ellos no saben cómo comer el pan de aflicción, ni beber del agua de aflicción, con la triste y desolada Sión; y sin embargo este es el único camino y pasaje para salir de Babilonia y entrar a Sión. Aquello que ha sido rico y engrosado, y alimentado allí hasta llenarse, debe llegar a ser pobre y flaco, y a sentir hambre, y no recibir nada del pan de vida; no, ni siquiera los hollejos. Y en este día triste, y en este estado de miseria, los pobres son visitados, quienes reciben el evangelio; y los muertos son resucitados, quienes reciben la vida.

6. Adorando al diablo. "Toda la tierra se maravilló en pos de la bestia, y adoraron al dragón." Apoc. 13:3-4. Ahora, el dragón es el diablo. Apoc 20:2.

No hay otra adoración de Dios bajo el Nuevo Testamento, sino en el espíritu y la verdad; y aquel que adora de otra manera, no adora a Dios, sino a ese espíritu que enseña a adorar fuera del espíritu de Dios, y fuera de la verdad. Cada oración no es una oración a Dios, sino sólo una oración que es del espíritu y en el espíritu. Cada ordenanza, o deber, no es una ordenanza de Dios, o un deber realizado para Dios; sino sólo para aquello a lo cual el espíritu dirige, y en lo cual guía y guarda. Este es el camino en el cual toda la tierra se ha separado del Señor; a saber, al errar de su espíritu. Ellos claman las prácticas en la religión; deberes, ordenanzas; los medios, los medios; una iglesia, una iglesia, (como hicieron los judíos con "el templo del Señor, el templo del Señor;"), pero ellos encuentran la iglesia, antes de haber encontrado el espíritu del Señor, y así ellos no encuentran la iglesia que está en Dios, la iglesia que él ha edificado; sino que ellos, ¡pobres corazones! construyen el armazón de un edificio lo mejor que pueden, de acuerdo al patrón que encuentran en las escrituras; y así no son una habitación para Dios en el espíritu, sino que están alejados de la vida y el espíritu en toda su adoración; y así no son hallados por el espíritu, (el cual los escudriña a ellos y a su adoración), adorando a Dios, sino "las obras de sus manos, y demonios." Apoc 9:20. Porque esta acusación es válida en contra de todos los habitantes de Babilonia, aún los más altos y estrictos entre ellos, ya sea en las apariencias, o fuera de las apariencias. Hay muchos hombres, que son muy celosos y devotos en sus formas de adoración, quienes nunca fueron enseñados por el espíritu cómo adorar a Dios, ni saben cómo adorar en el espíritu: mi alma se compadece grandemente por éstos. Ellos han recibido en sus entendimientos, de la letra de las escrituras, que Dios debe ser adorado en espíritu, y que Dios le dará su espíritu a aquellos que lo piden. Ellos han pedido, y tienen la esperanza de tener el espíritu; pero, ¡pobres corazones engañados! ellos no saben de qué espíritu son, ni en qué espíritu ellos actúan, ni a qué espíritu sirven; y así perecen por falta de conocimiento, la clave de lo cual ha estado escondida de ellos. Ahora, que ellos consideren:

No hay más que dos espíritus; el espíritu de Dios, y el espíritu de Satanás: uno de los cuales guía a todos los hombres en su devoción y religión, y uno que ellos sirven en el interior. Aquel que es guiado por el espíritu de Dios, éste sirve a Dios, adora a Dios; aquel que es guiado por el espíritu de Satanás, aquel no sirve a Dios, sino a ese espíritu que aparece en el templo de Dios, como Dios, y da demostraciones de que él es Dios, como ninguna carne puede negar. 2 Tes 2:4. Ahora, aquí está el gran engaño. Satanás se ve fácilmente en lo profano, en la impiedad manifiesta; y los hombres que son hallados aquí, es seguro que ellos están sirviendo al diablo; pero es difícil ver que él se siente como rey en las iglesias que se han reunido, en deberes, en ordenanzas, en caminos de negación propia y mortificación, y son adorados allí. Sin embargo, él es adorado en cualquiera de estas cosas hacia las cuales el espíritu de Dios no ha guiado, o aquellas que son realizadas en cualquier momento sin su espíritu. Consideren esto, ustedes que son sabios en la religión, y están leyendo las escrituras diligentemente, y están reuniendo conocimiento, y reglas de adoración, y aplicando promesas, etc. ¿Hacen ustedes esto en la vida y el espíritu de Dios? ¿o en su propia sabiduría, y de acuerdo a su propio entendimiento? ¿acaso la sabiduría de ese espíritu, que está fuera de la verdad, los guía en su búsqueda de la verdad? Oh, no sirvan al espíritu que el Señor aborrece, sino que vuelvan a aquello de lo cual, en todo esto, ustedes yerran, y a lo cual, en todo esto, ustedes no pueden servir ni adorar. Y no dejen que su religión consista en mera práctica de lo que los santos practicaron anteriormente, (porque ustedes pueden hacer esto sin el mismo espíritu), sino ríndanse a esa vida, poder, y espíritu puro por el cual ellos eran guiados. Y cuando ustedes se unen a esto, entonces no le prescriban al Cordero el camino por el cual debe caminar, sino que "sigan al Cordero dondequiera que vaya." No le digan al Pastor, (por medio de la sabiduría que han reunido), el camino por el cual él los debe guiar; sino que conozcan la voz, y síganla; porque esto lo puedo testificar verdaderamente, que una vez que ustedes llegan a seguir al Cordero en fidelidad y luz verdadera, él los guiará en caminos que ustedes no han conocido, y fuera de los caminos que ustedes han conocido.

De la Palabra del Señor en el interior:

7. Forzando a otros a adorar. Apoc 13:15-16. La mujer falsa y la bestia establecen una adoración en la voluntad, y ellas no saben por qué las personas no se someten voluntariamente a ella. Ellos pueden darles razones, ellos pueden darles argumentos de las escrituras; pero si no se rinden a estas cosas, deben ser considerados como tercos y obstinados, y deben ser obligados por la fuerza. Este ha sido el modo de actuar en general a través de toda la tierra de Babilonia; pero ellos muestran así que ellos mismos han errado de la verdad, (y por lo tanto son muy incapaces y es poco probable que enseñen a otros); porque aquello donde Dios obra es la conciencia, la cual él convence por medio de la luz de su espíritu; y ninguna otra luz la puede convencer verdaderamente. Por lo tanto aquello que hace que los hombres se rindan a las prácticas, o formas de adoración, hasta que estén verdaderamente convertidos, es del diablo. "Hijo mío, dame tu corazón," dice Cristo, la sabiduría de Dios: no vengas a mí con ofrendas ni sacrificios, sino dame tu corazón. Hijo mío, dame tu rodilla, dame tu obediencia a los caminos que yo he establecido, dame tu conformidad, dice el anticristo, dice la sabiduría adulterada: y si alguno se niega, ella procura obligarlo. Así, como "Jeroboam, el hijo de Nabat," ella hace pecar a Israel (como ella le llama): o, como Nabucodonosor, ella establece un ídolo, y hace que todos sus hijos se inclinen hacia él. Así la culpa de la iniquidad de las multitudes está sobre la ramera escarlata, que impone su copa de abominaciones e inmundicia sobre todos los que puede, Apoc 17:4, causando que todos, tanto pequeños como grandes, que están en su territorio, reciban su marca, y adoren su imagen. La obra del ministro de Cristo es mantener la conciencia sensible, para que la voz de Cristo pueda ser oída, y la ley de su espíritu de vida, (que nos hace obedientes al Dios de vida), brote en ella; pero esta es la imagen, este es el camino, la inclinación, la conformidad, dicen los ministros del anticristo. Pero nosotros no estamos convencidos ante la vista de Dios de que este es el camino, dicen las pobres almas. Es la culpa de ustedes; ustedes pueden estar convencidos si quieren, dicen los ministros del anticristo; nosotros estamos listos para darles argumentos y escrituras para convencerlos; ¿cómo es que ustedes no están convencidos? Ustedes deben convencerse, sino el magistrado tendrá que lidiar con ustedes. Así ellos se esfuerzan por endurecer la conciencia, para que se puedan sentar sobre ella y montarla, y aterrorizarla para que no se sujete a su único rey verdadero y legítimo. ¡Oh, el caos que se ha hecho con las almas por este medio! El Señor lo está pidiendo de esta generación.

Pero déjenme hacerle esta pregunta a todos los eruditos y los sabios, en todas las regiones de Babilonia, que están bajo cualquier apariencia o camino pintado. ¿Puede alguno adorar a Dios correctamente, antes de estar verdaderamente convencido de su voluntad y su camino? ¿Puede alguno ser convencido sin su luz y su espíritu? ¿Era bueno y aceptable ante la vista de Dios que cualquier persona corriera hacia ese camino, del cual ustedes dicen que están convencidos que sí es el camino, antes que ellos mismos estén convencidos? Si no es bueno ni aceptable, ¿qué es lo que los obliga? Fuera con las armas carnales; y si ustedes se acercan a Dios, acérquense por medio de aquello que es espiritual: pero si ustedes todavía están usando fuerza externa, (corriendo hacia las leyes de los hombres, y el poder de los magistrados), el Señor ha abierto un ojo, el cual descubre la desnudez interior, y puede ponerla de manifiesto ante la vista de toda la gente; y ustedes no cubrirán por mucho tiempo su vergüenza. El pueblo del Señor será "un pueblo dispuesto," a seguirlo a él "en el día de su poder;" pero el pueblo del Señor no ha estado dispuesto a seguirte en el día de tu poder, el cual está cercano a su fin; y la fuente misma de su engaño, y tiranía sobre la conciencia, se está abriendo y poniendo de manifiesto.

8. Persecución de aquellos que ella no puede obligar a que la adoren. Ella establece su apariencia de conocimiento, establece su forma de adoración, y aquellos que no son llevados a reconocer la una, y a practicar la otra, ella los marca como personas erradas, cismáticos, herejes; ellos no pueden "comprar ni vender." Apoc 13:17. Ellos deben ser desterrados o encarcelados, o tal vez condenados a muerte; porque ella difícilmente está satisfecha, hasta que ha bebido de la sangre de aquellos quienes, en gran medida, son testigos de Cristo en contra de ella. Apoc 17:6. Esto es algo que Juan se preguntó con gran admiración; para ver a esta mujer, a esta gran ciudad, la cual lanza todos los dardos venenosos en contra de los santos y mártires de Jesús, bajo una pretensión de celo por la iglesia y las ordenanzas de Cristo. Porque éste es el motor, con el cual el dragón hace guerra en contra de la simiente de la mujer, (los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo), aún por medio de esta mujer falsa que está sentada sobre la bestia, por cuyo poder y fortaleza ella vence a los santos. Ella establece una forma de doctrina, una forma de adoración en la nación, y hace que se pasen leyes para su defensa, y en contra de aquellos que no se someten a ella; y así ella es muy dura con los santos; por estos medios ella vence a los mártires y los testigos, y mantiene la verdad derribada, y mantiene su forma de engaño; el cual, sin este apoyo, caería muy pronto.

Comentario del editor del sitio: Él [la bestia] también se le permitió hacer guerra con el pueblo santo de Dios (los santos) y vencerlos. Y le fue dado poder para extender su autoridad sobre cada tribu y pueblo y lengua y nación. La bestia del libro de Apocalipsis es la bestia de la autoridad religiosa pagana, el poder de la cual fue severamente reducido [una herida en la cabeza] por los primeros cristianos, particularmente en la región del Mediterráneo. Pero una segunda bestia se levantó un corto tiempo después, que tenía cuernos como los de un cordero, pero era una bestia. Note que esta bestia parece ser cristiana, y bajo la pretensión de la autoridad del cordero (aunque actuando por medio del poder del dragón, derivado de la primera bestia de la religión pagana) obliga a los hombres a conformarse con tales tradiciones, ceremonias y rituales (por el deber cristiano), pareciéndose así a las costumbres de los paganos, en su adoración idólatra y su superstición. Toda la tierra siguió a esta bestia, y todavía lo hace. Así surgió la falsa iglesia, y nadie podía espiritualmente comprar o vender, (como las vírgenes insensatas no pudieron comprar el aceite para sus lámparas), a menos que se sometieran a la bestia y recibieran la marca de la iglesia falsa. Cualquiera que negase esa iglesia falsa, o tratara de comprar o vender (obras espirituales por medio de la mente o la mano) sin la sanción de la iglesia falsa fueron martirizados, como sus predecesores lo habían sido anteriormente, bajo el poder pagano, o la primera bestia.

De la Palabra del Señor en el interior:
"Se puede ver que cualquier hombre que estuviera actuando fuera de las normas
o en disconformidad con la iglesia Católica era asesinado."

Durante la Edad media (del 800 A.C. hasta el 1500 D.C.) nueve millones de almas fueron llevadas a la muerte por la iglesia Católica, acusadas de brujería. Y mientras esta iglesia falsa es a menudo identificada por los protestantes como la iglesia romana, los protestantes son todos parte de la misma falsa ramera (la bestia tiene muchos nombres), y las sectas deficientes que practicaban las invenciones creadas por el hombre: el bautismo de infantes, jugo de uva y pan, la trinidad, (que no se menciona en las escrituras), el matrimonio por los sacerdotes, los edificios vanos y orgullosos, torres con campanas, túnicas negras, camisas negras, collares especiales, los credos, la lectura de los sermones, los sacramentos, los vicarios, secretarios, párrocos, curas, bachilleres de arte, magisteres, padres, la Navidad, Semana Santa, y los bachilleres de divinidad; la salvación sobre la base de decir ciertas palabras, el agua, el pan y el vino - todos los rituales supersticiosos - en lugar de un cambio completo de corazón - circuncidado para ser un nuevo corazón y una mente nueva en una criatura completamente nueva; todos son inventos heredados de la madre del protestantismo, los católicos romanos.

No solamente fue detenido cualquiera que tratara de enseñar o escuchar una doctrina diferente, comprar o vender aceite espiritual; ellos fueron asesinados - lo cual realmente los dejó incapaces de comprar o vender.

Muchas persecuciones católicas romanas fueron justificadas por las famosas palabras de San(?) Agustín: "¿Por qué ... no debería la iglesia usar fuerza para forzar a sus hijos perdidos a regresar, si los hijos perdidos fuerzan a otros a ir a su destrucción?" - Un clásico ejemplo de "el fin justifica los medios", que hacer perder de vista el mandato principal de Cristo para "amar a los enemigos," no destruirlos. Otro supuesto santo(?), Tomás Aquinas escribió: De parte de la Iglesia, sin embargo, hay misericordia que busca la conversión del errante, por lo cual ella no condena de inmediato, sino "después de la primera y la segunda amonestación," como el apóstol los dirige: después de eso, si él es todavía rebelde, la Iglesia ya no espera su conversión, sino busca la salvación de otros, al excomulgarlo y separarlo de la Iglesia, y además lo entrega a un tribunal secular para ser exterminado así del mundo por la muerte. Estos reverenciados santos(?) ignoraron las escrituras del Nuevo Testamento que señalan claramente que debemos amar a nuestros enemigos, que debemos orar por nuestros enemigos, que debemos dar la otra mejilla, y que era algo satánico incluso pensar acerca de matar a aquellos que no comparten nuestras creencias. Jesús además dijo que si alguien está violando las normas de la iglesia (pecando), ellos deben ser advertidos por uno, después advertidos por dos o tres, después censurado por todo el cuerpo de creyentes, — y si ellos no se arrepienten de su error, ellos deben ser expulsados y evitados — no asesinados, ni encarcelados, ni torturados ni privados de su propiedad. Se supone que debemos amar y orar por nuestros enemigos, no destruirlos.

Los protestantes también mataron herejes. Juan Calvino fue el fundador principal del protestantismo, y tuvo gran influencia sobre los presbiterianos, congregacionalistas, bautistas, y aún luteranos. Calvino hizo arrestar a Servet y presentó cargos de herejía en contra de él, y testificó en contra de él durante su juicio; el crimen de Servet fue haber negado el apoyo bíblico de la trinidad y el bautismo infantil. Los cargos en su contra que Calvino presentó y su eventual arresto resultó en que Servet fuera quemado en la estaca. Jacques Gruet, un conocido opositor de Calvino, fue arrestado, torturado por un mes y decapitado en el 26 de julio, 1547, por poner una carta en el púlpito de Calvino llamándolo un hipócrita. Calvino también hizo que treinta y cuatro mujeres fueran quemadas en la estaca como brujas acusadas de ser responsables por una plaga, mientras que otra versión le atribuye a su teocracia en Ginebra 58 sentencias de muerte. Calvino justificó la ejecución de los herejes, al escribir: Quien sea que sostiene ese mal que es hecho a los herejes y blasfemos al castigarlos se hace a sí mismo un cómplice en su crimen y culpable como ellos. Aquí no hay duda de la autoridad del hombre; es Dios quien habla, y es claro qué ley él hubiera guardado en la iglesia, aún hasta el fin del mundo. Por lo cual él demanda de nosotros una severidad tal, aunque sea para mostrarnos que no le damos el honor debido, mientras que no pongamos su servicio por encima de toda consideración humana, de modo que no perdonemos ni familiares, ni la sangre de ninguno, y nos olvidemos de toda la humanidad cuando el asunto sea combatir para su gloria. Los defensores de Calvino, derramando sangre y olvidando toda humanidad, mencionan que muchos otros protestantes mataron herejes también - (la defensa de "todos lo han hecho"; mejor dicho es: ¿todos los grandes hombres de Dios(?) ellos fueron asesinos).

Jesús dijo: .. cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2

Otro protestante venerado era Martín Lutero, que estaba lleno de odio por los judíos. Lo siguiente es tomado de los artículos de Wikipedia acerca de Martín Lutero y acerca Kristallnacht, (La noche de los Cristales Rotos):

Lutero inicialmente recomendó ser amables con los judíos, pero sólo con la intención de convertirlos al cristianismo, lo que se llamaba Judenmission. Cuando sus esfuerzos para convertirlos fracasaron, él se hizo cada vez más hostil hacia ellos. Sus obras principales con respecto a los judíos fueron su tratado de 60,000 palabras llamado Von den Juden und Ihren Lügen (Sobres los judíos y sus mentiras), y Vom Schem Hamphoras und vom Geschlecht Christi (Sobre el santo nombre y el linaje de Cristo) — que fueron reimpresos cinco veces durante su vida — ambos escritos en 1543, tres años antes de su muerte. Él dijo que los judíos ya no eran el pueblo escogido de Dios, sino que eran "el pueblo del demonio." Eran el pueblo degradado y adúltero, es decir, no el pueblo de Dios, y su jactancia de ser el linaje, la circuncisión y la ley debía ser considerada como suciedad." La sinagoga era una "novia contaminada, sí, una ramera incorregible y una mujerzuela impía ..." y los judíos estaban llenos de "las heces del diablo ... en las cuales se revuelcan como cerdos." Él recomendó incendiar las sinagogas, destruir los libros de oraciones de los judíos, prohibirle predicar a los rabinos, confiscar la propiedad y el dinero de los judíos, y asegurar que estos "gusanos venenosos" fueran forzados a hacer trabajos pesados o expulsados "para siempre." Él también parecía sancionar su asesinato, cuando escribió "somos culpables por no destruirlos."

La persecución nazi de los judíos en Alemania comenzó de manera masiva en Kristallnacht, (La noche de los Cristales Rotos), en la cual 200 sinagogas fueron quemadas; libros judíos fueron quemados; 7.500 fachadas de negocios judíos fueron destrozadas, (por eso el nombrecristales rotos); lápidas y tumbas fueron arrancadas; 30.000 judíos fueron arrestados y llevados a campos de concentración; por lo menos 100 fueron asesinados inmediatamente; y muchos hogares fueron saqueados. Una matanza similar de magnitud similar ocurrió en Viena, Austria esa misma noche. Estos eventos ocurrieron en el 9 y 10 de noviembre, 1938: el cumpleaños de Lutero es el 10 de noviembre. El consejo de Lutero se cumplió en Kristallnacht al pie de la letra. Este fue el comienzo de La solución final y El Holocausto.

Según la opinión del Dr. Robert Michael, las obras de Lutero adquirieron un estatus de escrituras en Alemania, y él llegó a ser el autor más leído de su generación, en parte debido a la naturaleza tosca y apasionada de sus escritos. La opinión prevaleciente entre los historiadores es que su retórica anti-judía contribuyó de manera importante al desarrollo del antisemitismo en Alemania, y en la década de 1930 y 1940 proveyó un fundamento ideal para los ataques del partido nacionalsocialista (NAZI) sobre los judíos. Reinhold Lewin escribió que "cualquiera que escribiera en contra de los judíos por cualquier razón creía que tenía el derecho a justificarse a sí mismo de manera triunfante si se refería a Lutero." Según Michael, casi todos los libros en contra de los judíos que se imprimieron durante el Tercer Reich contenían referencias y citas de Lutero. Heinrich Himmler escribió con admiración acerca de sus escritos y sermones sobre los judíos en el año 1940. La ciudad de Nuremberg presentó una primera edición de Sobres los judíos y sus mentiras a Julius Streicher, editor del periódico Nazi Der Stürmer, en su cumpleaños el año 1937; el periódico lo describió como el tratado más radicalmente anti semítico que se haya publicado. En el 17 de diciembre, 1941, siete confederaciones protestantes regionales emitieron una declaración en la que concordaban con la norma que obligaba a los judíos a usar una banda amarilla, "ya que después de su amarga experiencia Lutero ya había sugerido medidas preventivas en contra de los judíos y su expulsión del territorio alemán."

Todas las sectas protestantes y católicas que mataron (o incluso aprovaron la matanza) de aquellos que tenían una opinión religiosa diferente eran muy diferentes a los verdaderos cristianos; al incluso considerar el asesinato, ellos estaban siguiendo y cediendo a su padre el diablo, quien fue homicida desde el principio.

Tal vez usted está comenzando a ver que para el año 388 d. C., el cristianismo se había transformado en sinagogas de Satanás, con ministros de Satanás transformados para parecer ministros de justicia. Agustín y Tomás son dos de los cuatro pilares del catolicismo romano. Calvino y Lutero son los fundadores principales del protestantismo. Si los venerados fundadores de las sectas son impíos, ¿cómo pueden las sectas mismas y las doctrinas que promulgan no ser también impías? Cuando la raíz es mala, no importa cuántas ramas estén en el árbol — son malas también. De la Palabra del Señor en el interior: "Ellos son corruptos, hasta la médula;" y "ay de aquellos que tratan de sacar algo bueno de lo malo."

Y la ramera estaba ebria de la sangre de los santos — la inquisición de la iglesia romana y las masacres a través de toda Europa, en la cual durante la Edad media (del 800 A.C. hasta el 1500 D.C.) nueve millones de almas fueron llevadas a la muerte, acusadas de brujería.

Martín Lutero también fue selectivo en sus creencias de las escrituras. Lutero rechazó la autenticidad de los libros de Ester, Hebreos, Santiago, Judas y Apocalipsis. Llamó a la epístola de Santiago "una epístola de paja"; también tuvo palabras duras hacia el Libro del Apocalipsis, diciendo que él no podía "detectar de ninguna manera que fuera producción del Espíritu Santo".Cuando Martin Lutero publicó su traducción radical de la Biblia en Alemania, fue una sensación. La gente depravada escuchó sus enseñanzas acerca de la fe y la justificación y concluyó que ellos eran santos; algunos concluyeron que eran profetas; algunos concluyeron que eran apóstoles. Ellos comenzaron a mal completamente interpretar otros pasajes en la Biblia (después de todo, todos eran santos — sí, claro), incluyendo "los mansos heredarán la tierra" como queriendo decir que la propiedad de la clase alta era de ellos por derecho divino; y así ellos organizaron el ejército del Señor de 300.000 hombres, y comenzaron a violar, matar, y saquear a 100.000 católicos y miembros de la nobleza en  la Guerra de los Campesinos.

El rey inglés Enrique VIII, el fundador de los episcopales, hizo que 72.000 opositores (mayormente católicos) fueran asesinados.

Inglaterra, Escocia e Irlanda sufrieron tres guerras civiles de puritanos* en contra de los gobiernos gobernantes, las cuales dejaron a 190.000 personas muertas en Inglaterra (3.7% de la población); 60.000 muertos en Escocia (6% de la población); y 616.000 muertos en Irlanda (41% de la población, la cual era mayormente católica).

*Justificando su revolución como algo que trajo el reino de Cristo a la tierra, los puritanos consideraron a sus adversarios como enemigos de Cristo. Los puritanos oficiales de su ejército frecuentemente inspiraron a sus tropas al gritar una cita del Antiguo Testamento en contra de la idolatría pagana: "¡Maldito el que haga con negligencia la obra de Jehovah! ¡Maldito el que retraiga su espada de la sangre!" Los victoriosos soldados puritanos y parlamentarios, con sus nombres bíblicos extraordinarios — Alabanza a Dios Barebones y Sargento Hew Agag en Pedazos ante el Señor — recorrían el país, destruyendo imágenes en las iglesias, arrancando las pipas de los órganos, rompiendo los vitrales, y guardando sus caballos en catedrales.

Esto fue seguido en el siglo 17 por los protestantes de Inglaterra y Estados Unidos, quienes en 50 años fueron responsables de las muertes de más de 869 cuáqueros, (incluyendo a tres hombres y una mujer ahorcados en Boston por los puritanos creyetes de la Biblia), encarcelando a decenas de miles, y confiscando las propiedades de decenas de miles; los perseguidores de los cuáqueros incluyeron los episcopales, presbiterianos, puritanos congregacionalistas, y bautistas.

La iglesia falsa se jacta que no es una viuda y que no verá llanto. Ella se jacta de que Cristo es su esposo; pero estas iglesias falsas son la ramera de Babilonia, quienes ignoran el mandamiento de Cristo de arrepentirse, sus enseñanzas, sus requisitos, sus advertencias, su necesaria santidad, su evangelio, su Reino, su promesa de libertad del pecado, y su cruz de negación propia — la Cruz Perdida de la Pureza.

Esta mujer de espíritu adúltero presiente al espíritu del Señor; ella sabe que pronto vendrá su muerte, si no puede hacerla aparecer odiosa, y suprimirla; por lo tanto ella caza este espíritu, ella caza la vida y el poder de aquello que ella misma profesa, (especialmente si éste parece vigoroso y fuerte en alguno); ella busca vengarse en contra de los siervos del Dios viviente, representándolos ante los poderes de la tierra como personas de principios peligrosos y malas prácticas, inventando toda clase de lo que puede ser llamado impío en contra de ellos, y esparciéndolo entre la gente, para que la verdad no pueda comenzar en ninguna parte de la tierra, sino que en todas partes sea derribada por la violencia de la multitud, o por la espada del magistrado ofendido. Ahora, ¿cuál es el problema con todo este ruido y esta furia? Bueno, es esto: Un cordero se levanta en la inocencia; el espíritu puro e inofensivo está apareciendo en la tierra; la vida verdadera, (que descubre la hipocresía, y las apariencias muertas y los caminos del espíritu adúltero), está apareciendo: por lo tanto ella hace un gran clamor: ¡Despierta, pueblo! ¡despierta! la iglesia está en peligro: ¡levántense, magistrados! la magistratura y el ministerio caerán, si este espíritu como cordero es permitido. No, no: éstas cosas perdurarán, pero Babilonia caerá, y su misterio de la iniquidad será descubierto, y su engaño de injusticia será manifestado; y la vida verdadera y el espíritu se levantarán y tomarán posesión de los corazones de la gente, y los harán limpios y aptos para ser habitados por Dios; y las personas que están sujetas a esto, lo sentirán, y lo disfrutarán; aunque los mercaderes de Babilonia dicen que los hombres nunca serán purificados mientras vivan, sino que deben todavía tener un cuerpo de pecado y muerte. Pero ¿cómo se van a vestir de Cristo, los que no se han quitado el cuerpo de pecado? ¿Acaso aquellos que son hechos reyes y sacerdotes para Dios aquí en la tierra, ministrarán en sus ropas sucias?

Estos son algunos de los pecados de Babilonia, la ramera pintada, que es sutil de corazón y espera para poder engañar, en la ausencia de la iglesia verdadera, cuya ropa y semejanza ella adopta, y aparece en ella.

Y cuando ella había hecho todo esto; cuando, como Egipto, ella había mantenido a la simiente en servidumbre en todos sus territorios y dominios, en cada iglesia que ella ha establecido, y por todos los ministerios y ordenanzas; cuando, como Sodoma, ella había llenado toda la tierra con inmundicia, suciedad y toda forma de abominaciones espirituales; cuando, como la vieja Jerusalén, que era la esclava, ella y sus hijos se burlaron del espíritu en cada apariencia, durante todo el tiempo de su reino, y los pisotearon y dominaron, a quienes no han hecho más que hablar de la venida del justo en su pueblo, y así ella se jactó de sí misma en sus propios engaños; sin embargo, después de todo esto, ella se limpia la boca, y dice que no ha hecho nada malo; que ella ha estado de parte del evangelio, y de la iglesia, el ministerio, y las ordenanzas, y la fe que una vez fue entregada a los santos, y que sólo ha estado en contra de los engañadores, seductores, blasfemos, y herejes. Pero el espíritu del Señor no puede ser engañado así; ni las naciones serán siempre engañadas así, ni soportarán que ella se siente como reina sobre sus conciencias; pero ella verá llanto, y ellos probarán el gozo ante el sonido del evangelio eterno, cuando una vez más éste llegue a sus oídos. Apoc 14:6 y cap. 19:6-7.

EL JUICIO DE BABILONIA

Babilonia la grande, esta gran ciudad de abominaciones, que ha reinado sobre toda la tierra, la cual ha embrujado a toda clase de creyentes con la copa de oro de sus fornicaciones, la cual ha alejado sutilmente de la vida, y ha mantenido a toda clase de gente cautiva en la hechicería de su engaño, y ha triunfado sobre la simiente santa, haciendo de Sión, su madre, una ciudad desolada, que se sentó en el polvo, y fue pisoteada por ella; esta gran ciudad, esta ciudad gloriosa, esta rica ciudad, esta ciudad grandemente poderosa, esta reina de la tierra, (que no sabe lo que pertenece a la miseria, el dolor, la pobreza y la desolación de Sión), siendo el anticristo su rey y esposo, (quien se ha vestido con las ropas de la luz, y ha aparecido en la semejanza del rey de Sión, y ha sido reconocido y adorado así por mucho tiempo), debe ser juzgado por el espíritu de la vida, el cual se levanta del polvo de Sión.

Y aunque Babilonia, la gran ramera, (que en todas sus transformaciones, todavía sigue siendo enemiga de la vida), tiene gran poder y gran sabiduría, y puede cambiar sutilmente para salvarse así misma por medio de esas dos cosas; sin embargo poderoso es el Señor Dios que la juzga, y también es sabio; y ella no se escapará de su mano, sino que él la buscará con su voz, y con sus truenos, con sus granizos, con sus terremotos, con sus ayes, con sus plagas, con sus copas de indignación, hasta que él la haya puesto de manifiesto, hasta que él la haya quebrantado en pedazos, hasta que él la haya desmenuzado y echado en el polvo, hasta que él la haya llevado hacia el hoyo mismo, donde los pies de Sión la pisotearán para siempre. Canten, canten, oh habitantes de Sión. ¿Acaso no pueden ver la corona de orgullo siendo derribada rápidamente? La sentencia en contra de ella está sellada; ella no se puede escapar; sí, ella ha caído; ella ya ha sido atrapada; los ojos de mi vida lo ven, y se regocijan por ella en el poder viviente.

Las plagas del Dios Todopoderoso, provenientes de la furia de su indignación, se están esparciendo sobre todo su territorio, y pasando sobre toda la tierra. Nada puede ayudarle a evitar su golpe; ninguna pintura le ayudará, y ninguna cubierta le esconderá, ninguna profesión, ninguna práctica, ningún deber, ni ordenanza, ni iglesia, ni ministerio, puede ocultarla; pero ese espíritu es persuadido por el espíritu del Señor, y hallado en todas partes, y las plagas son preparadas y derramadas sobre ella. No, aunque ella deje todas sus apariencias, y finja esperar y buscar al Señor, aún así ella será hallada allí también.

Ahora, ¿cuál es su juicio? Destrucción y completa desolación de parte de la mano del Señor; para llegar a ser una condena y un reproche en todas las generaciones; para ser derribada, (por el derramamiento de la ira y la venganza del Todopoderoso), hacia el hoyo, y allí para beber de la plenitud de su ira para siempre. Sión será exaltada; Sión beberá de la copa de la vida, la copa de la bendición, la copa del amor, la copa de la salvación para siempre; pero Babilonia beberá la copa de la furia, la copa de la indignación por siempre y para siempre. Sión cantará; pero Babilonia aullará; y todos los que vieron alguna belleza, o se agradaron con ella, se lamentarán por ella. ¡Ay, ay de ella! Aquella que por tanto tiempo ha estado en la iglesia, y ahora se ha comprobado que es una ramera; aquellos que han sido considerados, en sus muchas transformaciones, como verdaderos ministros, se ha manifestado que son profetas falsos; sus ordenanzas y deberes, son nada más que robos e imitaciones; cosas que ellos han robado de los que leen las Escrituras, pero nunca recibieron de la mano del espíritu.

La ira de Dios, la copa espantosa de su furor, y la indignación celosa por causa de Sión, debe pasar sobre toda la tierra, sobre el mar, y todos los barcos que comercian allí, y todos sus mercaderes, con todos su tráfico y mercancía preciosa. Todas las doctrinas que ella ha robado de las escrituras, todas sus disciplinas, todas sus experiencias, todas sus actuaciones, (aún aquellas que son más como las actuaciones de los santos antiguos); no, aunque ella hable las palabras mismas de la verdad, aún así como ellas salen de su boca, ellas serán echadas fuera y juzgadas, y no serán de servicio ni estima para Sión. Los más preciosos de sus utensilios serán como escoria y estiércol en la tierra de la vida, donde no habrá mar, ni ninguna clase de mercaderes, ni tráfico, ni comercio para siempre.

Su tierra será también desolada, y quemada, con todo lo que se encuentra dentro de ella; todos sus poblados serán sacudidos; todos sus árboles frutales serán arrancados de raíz, todos sus frutos se marchitarán, se pudrirán, morirán y perecerán. Todas sus conversiones de gente hacia Dios, así como ella las llama, llegarán a ser nada: Sí, y si ella todavía tiene más vestidos, o cubiertas secretas, en las cuales ella aparecería otra vez como la iglesia, y así surgiría otra vez; pero ella y sus hijas serán descubiertas inmediatamente, su carne será quemada con fuego, y sus hijos serán arrojados en contra de las piedras. Cada calle en su ciudad, cada casa e ídolo en cada calle, cada cuarto en cada casa, junto con todo habitante, beberán de la copa del asombro, y tropezarán y caerán, y no se levantarán otra vez. "Por mucho tiempo has triunfado sobre mí, ¡oh enemigo mío! porque yo he caído, y me he sentado por mucho tiempo en la oscuridad; pero no te regocijes ya más; porque me levantaré otra vez, y el Señor será una luz para mí: pero tú no te levantarás ya más, y tu luz será apagada para siempre. Gloria al Cordero manso y sufriente, a aquel que se sienta sobre el trono de la vida para siempre."

Su aire también será oscurecido. El Señor iluminará mi oscuridad; pero la luz de Babilonia será oscurecida para siempre. "La luz de lámpara no alumbrará más en ti." Babilonia ha establecido muchas luces en la noche oscura; pero cuando se levante el Sol de Justicia todas ellas serán extinguidas para siempre, y Babilonia será dejada en completa oscuridad. Sí, todos los que han retenido a Babilonia, todos los que han caminado por la luz de cualquiera de sus lámparas, que han clamado que cualquiera de sus utensilios era ortodoxo, que le han dado sus nombres bajo cualquiera de sus vestidos o apariencias, o que han recibido cualquiera de sus marcas, ellos tomarán parte de su vergüenza, de su miseria, y de su tormento, de la mano del Señor Dios. Sí, su trono también será visitado, y el trono del anticristo en cada corazón sentirá su ira.

Levántate del polvo, y grita con alegría, Oh hija cautiva de Sión, que has vivido por mucho tiempo bajo opresión, en medio de la hija de Babilonia. ¡Mira! El rey de Babilonia ya no juzgará sobre Sión; pero tu Rey será juez, y juzgará al rey de Babilonia; y que todos los poderes y los tiestos de la tierra se esfuercen al máximo; sin embargo, dijo el Señor, "he puesto mi reino sobre mi monte santo de Sión," y él gobernará en mi pueblo, y gobernará sobre Babilonia.

Por lo tanto, aprendan, oh habitantes de la tierra, grandes y pequeños, la mansedumbre; aprendan la justicia; aprendan a temer al Señor; besen al hijo; no se endurezcan en contra de él, llamándolo engañador, blasfemo, seductor, hereje, (porque lo que ustedes hacen al más pequeño que aparece en sus vidas, ustedes se lo hacen a él): sino que escuchen la palabra de su evangelio eterno, el cual dice, "TEMED A DIOS, Y DADLE GLORIA, PORQUE LA HORA DE SU JUICIO HA LLEGADO;" y no se pueden escapar de su mano por medio de ese temor que es enseñado por los preceptos de los hombres, o por el conocimiento tradicional de las Escrituras; ni cuando ustedes buscan ese honor que salió de la tierra, y que es de la tierra, y de lo que es terrenal. Por lo tanto, dejen que sus corazones aprendan a conocerlo, y que sus lenguas lo confiesen, y sus rodillas se inclinen ante él; lo cual si ustedes lo hacen, deberán olvidar todo ese conocimiento, y esas confesiones e inclinaciones, que ustedes han aprendido de Babilonia; porque aunque ustedes hayan confesado algunas cosas verídicas, (habiendo aprendido esto en Babilonia), ustedes han confesado falsamente; así como los judíos, que dijeron, "Vive Jehová," y juraron en falso. Jer 5:2.

Ahora consideren, ustedes ministros de varias clases, y ustedes creyentes de varias clases: nosotros podemos parecer como grandes enemigos para ustedes, porque testificamos en contra de sus caminos, y les decimos cual será el fin de ellos; pero, ¿acaso somos nosotros en verdad enemigos de ustedes, y no es nuestro deseo salvarlos de esta gran ira que ya ha entrado a la tierra, y ha tomado a algunos? ¿Deberíamos nosotros tranquilizarlos a ustedes, y no testificarles de estas cosas, (las cuales conocemos infaliblemente), cómo deberíamos responderle al Señor nuestro Dios, o a nuestras almas, cuando comparezcamos ante él? Si nosotros estuviéramos en la condición en que se encuentran ustedes, ¿estaríamos contentos de dejar que las cosas se queden así, y que ustedes sean sorprendidos por esta gran destrucción? No podemos estar en silencio. Ustedes deben estar en silencio; pero nosotros no podemos. Nosotros sabemos que ustedes deben estar en silencio; porque aquello que ahora habla en ustedes, ha sido silenciado en nosotros, y no debe ministrar las cosas de Dios. Pero el espíritu del Señor no debe ser apagado en nosotros, a pesar de todas nuestras debilidades; pero el tesoro debe salir de las vasijas terrenales, para el alivio de los pobres de espíritu, quienes son los únicos que reciben el evangelio. Por lo tanto, aunque ustedes nos odien, aunque ustedes nos persigan, aunque ustedes hablen toda clase de males en contra de nosotros, y nos usen tan duramente; sin embargo, hay amor arraigado en nuestras almas hacia las almas de ustedes. Sí, hacia sus personas también; y habiendo sentido la ira, y habiendo probado la misericordia, no podemos hacer menos que advertirles acerca de la primera, e invitarlos a la segunda. Y, ¡oh! ¡que ustedes puedan encontrar un refugio bajo la sombra de sus alas en la estación tormentosa, cuando la ira sea derramada sin misericordia!

Y no podemos hacer menos que decirles que las varias formas de religión en el mundo cristiano no son más que muchas cubiertas; y que lo que está cubierto con ellas es el espíritu adúltero, que el espíritu del Señor está cazando; y él la desvestirá, y la dejará desnuda, y ella aparecerá como la ramera que ha estado bajo todas ellas. Ahora, aquello que está por debajo de este espíritu en ustedes, el cual es odiado y pisoteado como si no fuera nada, el cual es cargado y asesinado diariamente por la multitud de ordenanzas, profesiones, y prácticas religiosas de ustedes; éste es el heredero de la vida; y cuando esto se levanta y vive en ustedes, ustedes pueden ir hacia la vida, y no de otra manera. Y toda religión que no tenga esto, aún la más interna, no es más que engaño de la ramera, que hace una gran muestra de adoración, y celo hacia Cristo, sus ordenanzas y su ministerio, (como ella les llama); pero por medio de todas estas cosas, y bajo todas ellas, mantiene la vida en esclavitud, y se esfuerza por todos los medios para asesinar al heredero, para que la herencia pueda ser dada a su hijo. Pero Caín, el que sacrificaba; Ismael, el hijo de la esclava; Esaú, el cazador que cazaba venado; el judío, lleno de su profesión, celo, ordenanzas, y adoración, no heredarán nada; sino que Abel, que fue asesinado, será resucitado a la vida; Isaac (quien nació del vientre seco y estéril), recibirá la promesa; el sencillo Jacob, la bendición; el gentil que ha sido marginado será buscado. Así será; ¿lo pueden leer? Sí, es el deseo de nosotros que el remanente entre ustedes sea salvado, y ahora se está reuniendo. Por lo tanto, busquen la humildad, busquen la pobreza de espíritu, buscan a la semilla sufriente, los mansos, inocentes, inofensivos, de naturaleza como las palomas, aún el amor que no se enferma; porque éste es el espíritu que debe ser reunido; pero los altaneros y sublimes, los sabios y entendidos, los gruesos y fuertes, los duros y confiados, en su sabiduría, y en sus deberes, iglesias, ordenanzas, etc., (las cuales ellos han reunido y han robado de las Escrituras, fuera de la vida), deben ser rechazadas con todas estas cosas, y deben ser encerradas en la ceguera y la dureza de corazón. "Para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan, y les sean perdonados los pecados." Sí, es este espíritu que se inquieta bajo su dolor y tormento, los que provienen de las aflicciones y las plagas; pero no puede arrepentirse, sino que pasa con Babilonia hacia la ruina y la destrucción. Apoc 16:9-11. "Babilonia se ha convertido en habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Salid de ella, pueblo mío, par que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas." Apoc 18:2-4.

Este es el clamor con respecto a que Babilonia está a punto de caer. Su iniquidad está completa, su inmundicia está rebosando, la semilla pura se está reuniendo fuera de ella, y nada sino el diablo y los espíritus viles, y las aves impuras y odiosas, permanecen en ella. Y el llamado todavía es para el pueblo de Dios, de un lugar al otro, de una parte de Babilonia a la otra, para seguir viajando, hasta llegar a estar fuera de todo. No es suficiente salir de una parte de la adoración babilónica; ni al salir de algunas porciones del conocimiento y sabiduría babilónica, se responderá al llamado; pero ustedes deben salir de todo eso. "Andad, andad; este no es el lugar de reposo, pues está contaminado." No se queden en ninguna parte de la tierra impura, ¡Oh, hijos de la vida pura! sino que sepárense, y no toquen nada impuro, si quieren que el Santo los reciba. No sólo están contaminados los muchos vestidos y apariencias de la ramera; sino que también su espíritu, y toda su estructura religiosa interna, de la cual ustedes deben salir también, si algún día se quieren unir con la vida pura. Su fe, su esperanza, su amor, su paciencia, su gozo, su paz, su justificación, su santificación, su mortificación, su habilidad para orar, para dar gracias, para esperar, etc., todo debe ser derribado, todo debe sufrir pérdidas, todos deben convertirse en escoria y estiércol para ustedes, para que ustedes conozcan la edificación de la vida verdadera del espíritu y en el espíritu. Porque el Señor no tendrá ninguna de estas cosas, ni los recibirá a ustedes si tienen alguna de las cosas que la ramera ha tocado; pero si ustedes quieren tener la vida pura, tanto adentro como afuera, ustedes deben separarse de la vida corrupta, tanto por dentro como por fuera. Este es un testimonio fiel y verdadero; ¿pero quién lo puede recibir? ¿Acaso no se ofenderán las casas de Israel, y tropezarán con él? Pero si alguien en el pueblo de Dios permanece todavía en Babilonia, y no presta oído a todos los llamados del espíritu del Señor, para seguir su guía y salir de cada parte de ella, ellos recibirán, (de la mano imparcial del Señor), de sus plagas, y tendrán tormento y dolor en proporción a la gloria y el placer que ellos han tenido con ella. Por lo tanto, si después de una, dos, tres o muchas salidas de las partes y prácticas de Babilonia, la voz todavía sigue, clamando, "Salid de ella, pueblo mío," (el espíritu del anticristo todavía está entre ustedes, el vino de la fornicación que aleja de la vida pura no ha sido eliminado todavía entre ustedes), no tapen sus oídos, pensando que esto no les pertenece, porque ustedes han abandonado algunos caminos que no son cristianos; sino que oigan y sigan; porque es su vida, y su camino hacia el reposo y la paz en la tierra de los vivos, y su seguridad en contra de la angustia, perplejidad, y miseria en la hora del juicio de Babilonia y la angustia dolorosa.

UNA OBJECION CONTESTADA

Ahora, hay una cosa que permanece como un gran obstáculo en el camino, para impedir que este testimonio pueda entrar en los corazones de aquellos a quienes está dirigido, o por lo menos a debilitar la demostración del espíritu a sus conciencias, (porque el espíritu de la ramera es extremadamente sutil para mantener a todos sus súbditos alejados de la visión o la sospecha de ella en sí mismos, y para oscurecer todo rayo de luz, por lo cual Dios se agrada en permitir que ellos la descubran), el cual es este:

Objeto. ¿Pero acaso ha sido nuestra religión, por todas estas edades, babilónica, y un adulterio de la vida? Incluyendo todas nuestras iglesias, todas nuestras ordenanzas, todos nuestros deberes, todo nuestro ministerio, etc. Nosotros nunca podremos ser llevados a creer en esto. Estamos seguros de que hemos sentido toques vivos de Dios muchas veces, y hemos disfrutado la dulce comunión con él en ellos. Dios a menudo nos ha encontrado allí, y ha refrescado nuestros espíritus; lo cual él no hubiera hecho, si ellos no hubieran sido de él.

Respuesta: Ha habido una sencillez y sinceridad de corazón, moviéndose en algunas personas hacia Dios, en todas las edades: aún entre los paganos, bajo todos sus ídolos; y entre los judíos, en medio de su gran apostasía; y esta sencillez es de Dios, y es aceptable ante él, a pesar de la carga de inmundicia que puede colgar alrededor de ella. Aun en el medio de Egipto, o en medio de Babilonia, si Israel gime, el Señor oye, y puede regresar respuestas dulces a Israel, aún allí. "Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo." El aliento más bajo de la vida verdadera hacia Dios es la voz de su Hijo, y entra en su oído de la parte más oscura de Egipto o Babilonia.

Ahora, en esta nación la sencillez ha inspirado más que en otras naciones; la semilla de Dios en esta tierra ha sido muy preciosa y estimada para él. Y al comienzo de estos recientes problemas, la inspiración de la sencillez de la semilla pura era más vigorosa y animada de lo que había sido en muchas edades anteriores; y por consiguiente las respuestas de Dios a esto fueron más frescas y dulces; y él fue probado, y hubo una comunión con él, y esperanzas dulces y refrigerios para el alma. Aunque el camino de la oración, la predicación, y la adoración, ya sea pública o privada, no estaba bien ante él; aún así él pasó por alto aquello que su alma odiaba, (sin hacer caso del tiempo de la ignorancia y la oscuridad anticristiana), y se unió a aquello que él amaba. Y si la sencillez hubiera crecido y hubiera prosperado, la comunión con Dios, y la vida de él, hubieran aumentado, aunque el camino puro a la santidad no se había manifestado todavía.

Pero esto destruyó todo; otra cosa se levantó bajo una cubierta, y la sencillez se hundió; de modo que la vida se alejó, y Dios se ha hecho más extraño para su pueblo. Él extrañó lo que amaba, y fue a visitarlo; encontró que aquello fue echado sobre él, que su alma no puede tenerlo ni se puede unir con él; y así él vino, pero "como un caminante que se retira para pasar la noche." Jer 14:8. Entren en sus corazones, ¡oh, ustedes hijos rebeldes! ¿no es así? Ustedes que tenían un sabor dulce de Dios, ¿acaso él no se ha convertido en un extraño para ustedes? Ustedes que tenían ese aliento dulce, fresco, vivo de Dios, ¿acaso ustedes no están establecidos en una apariencia, o bajo alguna noción agradable, y tienen una cubierta, pero perdieron la sencillez de su vida, y el sabor dulce de Dios, y el refrigerio de parte de él? Así ha sido en todas las reformas. Generalmente hubo un comienzo puro, sencillo, y desnudo; pero una cosa impía pronto tuvo dominio de ello, destruyendo la inspiración pura y viviente por medio de la apariencia que se levantó, bajo el pretexto de conservar así la vida, y de servir a Dios de manera más uniforme y aceptable en el interior. ¡Ah! ¡la semilla preciosa que fue sembrada al comienzo de estos problemas! ¿Qué sucedió con ella? ¡Cómo son todos alejados de la vida pura, hacia algún ídolo de su propio corazón! algunos hacia una forma de adoración, y otros hacia otra; algunos hacia una noción, y otros hacia otra; y todos se unen para mantener a la semilla en esclavitud, esforzándose para llevarla otra vez a Egipto, (y para obligarla a servir allí), o para destruirla y enterrarla en el desierto. Pero el Señor ha visitado a esta pobre y desconsolada semilla, y la ha estado uniendo en todos los lugares; desde en medio de todas las apariencias por una parte, y todas las nociones vanas y altaneras por otra parte; y él la conservará, venciendo a todos sus nuevos enemigos, así como los viejos.

Este es, entonces, el resumen de la respuesta.

1. Ningún camino, o acto de adoración en particular, bajo el Nuevo Testamento, es aceptable para Dios, sin su espíritu.

2. Todos los caminos inventados o imitados, o los actos de adoración, para los cuales no son necesarios la inspiración, la presencia y el poder de su espíritu, pero que los hombres pueden realizar sin ellos, son babilónicos, y es adulterio del espíritu con el cual el verdadero cristiano está unido, en el lo cual todo lo que él hace es realizado.

3. Bajo este anticristianismo, bajo este adulterio, aún en la tierra de Babilonia, donde el verdadero Israel está cautivo, algunas veces puede estar moviéndose una verdadera sencillez hacia Dios.

4. Cuando en cualquier momento esto se mueve hacia Dios, el Señor se compadece de él, el Señor lo ama, el Señor lo acepta. Cuando esto llama, el Señor lo oye, y espera para que puede ser generoso, y le regresa respuestas de gracia.

5. Aunque el Señor acepta esto en el medio de Babilonia, y en medio de los caminos adúlteros de adoración que se han aprendido allí; esto no hace que Babilonia, ni sus caminos de adoración, sean aceptables; ni son usados, (ni pueden serlo), por nadie que tema a Dios, para justificarse.

6. Donde son usados, y los caminos babilónicos y las apariencias de adoración son vociferados, (debido a la visitación de Dios y su tierna misericordia para su semilla que está bajo ellos), Dios es provocado, su presencia se retira, la vida se pierde, y su ira de prepara en contra de esas apariencias y formas de adoración, que alcanzarán las entrañas mismas de aquellos que se encuentran allí.

Y que esta palabra llegue a sus corazones, ¡Oh, ustedes que conocieron la dulce comunión con Dios! Si Dios fue tan tierno con ustedes en Babilonia, cuando él los inspiró en la sencillez pura y el celo mientras estaban allí, ¿cómo hubiera sido con ustedes, si ustedes hubieran salido de Babilonia? ¡Ah! ustedes han perdido la sustancia a cambio de la sombra; y esa no es la sombra correcta tampoco, sino una sombra que ustedes mismos han formado. Y ahora ustedes están enojados con aquellos que no dejan la sustancia para clamar en sus sombras. ¡Ah! Entren en sus cámaras secretas, y que la vergüenza cubra sus rostros; ustedes que quisieran propagar al apostasía para alejarse del Señor, en la cual sus propios corazones han entrado, y con la cual están profundamente envueltos. ¡Oh, que sus ojos fueran abiertos para que lo pudieran ver! ¿Acaso sus corazones no lo sienten un poco? Oh, lamenten al Señor, y lamenten la pérdida de lo que una vez, (en alguna medida en ustedes), era verdadero para el Señor. ¡Oh, que sean buscadas las ovejas perdidas, y lo que ha sido esparcido, (en el día de la soberbia de ustedes, cuando buscaban el dominio y las grandes cosas), pueda ser reunido otra vez para el Señor! Porque grande es la ira y la severidad es contra ustedes, y él está extremadamente celoso por causa de su semilla; el juicio debe comenzar con ustedes, que claman en contra del anticristo en una apariencia externa y carnal, y aún así lo están sirviendo, algunos de ustedes en otras formas, algunos en el espíritu.

Ésta es una verdad permanente; cualquier cosa que no es del espíritu de Dios en religión y adoración, es del espíritu del anticristo. Cualquier cosa que el espíritu del hombre haya inventado o imitado, no es la cosa misma, no es la adoración verdadera; porque la adoración verdadera está solamente y continuamente en el espíritu; y nunca fuera del espíritu. La verdadera oración está en el espíritu; el verdadero canto, en el espíritu; la verdadera predicación, en el espíritu: cualquier cosa que está fuera de él, es del anticristo en el hombre. Ahora, por lo tanto, dejen toda su religión, su conocimiento, su adoración, sus prácticas, las cuales están fuera del espíritu; y regresen al Señor, y esperan que él se levante en esa semilla dentro de ustedes, la cual una vez comenzó a brotar, pero ahora está destruida, y está en la muerte y en la cautividad bajo todas estas cosas; y la parte terrenal, (en la cual permanecen toda esta religión y estas prácticas), cubre su sangre, de modo que ustedes no pueden ver cómo ustedes han matado, y matan diariamente, al Justo.

¡Oh la sangre, la sangre, la sangre inocente, que clama diariamente al Señor en contra de ustedes! ¿Cómo puede el Señor aceptar sus servicios, mientras sus manos están llenas de sangre? Mientras la sencillez pura es destruida, el amor se enfría, la vida se pierde, y el camino adúltero, (en el cual y por el cual se perdió), clamó por el camino de Dios. ¿Acaso el Señor no visitará estas cosas? ¿Acaso su alma no se vengará de una nación como esta? Sí, su ira se ha encendido, la furia de su ira está encendida en contra de los creyentes de esta era, y el ay del Señor es en contra de ellos. Ay de las congregaciones protestantes, ay de sus pastores, que les han ayudado a desviarse de la vida hacia los ídolos muertos, lo cual no puede ser provechoso; ay de aquellos que son exaltados en nociones y conocimiento. Ustedes han juzgado y condenado a los papistas, ¡y el Señor ha encontrado el mismo espíritu de idolatría en ustedes! Pero aléjense de sus ídolos, regresen a la sencillez, quiten el adulterio de sus pechos, y regresen a su primer amor, y el Señor los recibirá, aunque ustedes se han ido hacia muchos amantes, y han se han encendido con el amor de los ídolos bajo todo árbol verde. Pero el alma del Señor los aborrece cuando ustedes están en sus camino de iglesia y adoración, y todo su celo y sencillez anterior son borrados y olvidados; y ustedes morirán en su adulterio e idolatría presente, a menos que oigan la voz del Señor llamándolos, y se vuelvan ante su reprobación.

Ahora, misericordiosamente para ayudarlos un poco, consideren lo siguiente:

El mismo espíritu que se roba la verdadera sencillez, se levanta y roba con una imagen falsa; lo cual no se puede percibir en estos momentos, a menos que el alma se humille bastante, y se mantenga abierta y despejada en la luz pura.

Y así como en la sencillez verdadera, la luz verdadera, el conocimiento verdadero, la fe verdadera, la esperanza verdadera, la mansedumbre verdadera, el celo verdadero, la verdadera pobreza y humildad, etc., brotan y son alimentados; así en la imagen falsa de sencillez, (en la cual el diablo se comunica secretamente, cuando él se roba la verdadera), hay una semejanza de todas estas cosas que brotan y crecen.

Y hay un comienzo de Babilonia en el corazón; allí están sus riquezas internas y tesoros. ¿Qué puede pretender Sión, de lo cual Babilonia no tenga una semejanza? ¿Hay sencillez en el corazón de Sión? ¿Y no hay sencillez de corazón entre los habitantes de Babilonia? Sí, una imagen falsa. ¿Hay luz en Sión? ¿Y acaso no hay luz también en Babilonia? Sí, está la luz del sol, y la luz de la luna, y la luz de las estrellas que cayeron del cielo, y la luz de muchas velas que brillan en Babilonia. ¿Hay conocimiento verdadero en Sión? Hay conocimiento, llamado así falsamente, en Babilonia. Un conocimiento falso de la cruz de Cristo; un conocimiento falso de su muerte; un conocimiento falso de su sangre, sin sentir su virtud viviente, que realmente limpia el pecado. De modo que para la fe, esperanza, amor, mansedumbre, celo, humildad, etc. de ustedes, hay imágenes falsas de todas éstas en Babilonia, y de cualquier otra cosa que sea obrada en la verdad de los habitantes de Sión.

Ahora, cuando la verdad está perdida, y la imagen falsa ha penetrado, (ambas cosas suceden sin que nos demos cuenta, mientras el labrador está durmiendo, de modo que no lo percibe, sino que piensa en su corazón que todavía es la semilla de la verdad que está creciendo en él), entonces comienza el misterio de la fornicación, la hechicería, y toda clase de impiedad espiritual y engaño que obra en el corazón. Toda la creencia, esperanza, amor, celo, oración, espera, etc. de ustedes es abominación aquí; es de una raíz falsa; es de una clase falsa; no es la semilla verdadera: el enemigo se ha robado eso, mientras que ustedes eran negligentes y estaban dormidos; y todo esto se levanta en ustedes de la semilla que él sembró allí, y es el fruto de la tierra de Babilonia.

Y habiendo cometido así adulterio interno en su propio corazón, ustedes también buscaron y establecieron caminos externos de adulterio. Habiendo primero establecido la imagen interna de la vida interna de los santos, ustedes buscan y establecen otra imagen en su adoración externa; una imagen de iglesia, una imagen de ministerio, una imagen de ordenanzas, una imagen de oración, una imagen de cantos, una imagen de predicación, una imagen de bautismo, una imagen de comunión con los santos. Y así ustedes están contaminados por dentro y por fuera, y están furiosos con envidia y rabia porque no pueden hechizar a los habitantes de Sión, (quienes son guardados puros de todas estas contaminaciones, y reservados como testigos en contra de ustedes), ni llevarlos hacia su cama de adulterio. Por lo tanto, aunque ustedes piensan que son los adoradores principales, están completamente contaminados; "toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente;" no hay pureza, no hay sensatez, ni por dentro ni por fuera, sino "herida, hinchazón y podrida llaga," las cuales "no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite:" pero la herida de la hija de mi pueblo ha sido sanada falsamente, por médicos nulos, que no tienen aceite. Isa 1:5-6 y Job 13:4.

Este es generalmente el estado de los creyentes de hoy en día; pero ellos no lo pueden ver; porque han quitado los ojos de la sencillez, (con los cuales sólo Dios soportará que las cosas de la vida sean vistas), y Dios ha cegado los ojos de su sabiduría, para que no vean, ni sean convertidos ni sanados en ese camino. Por lo tanto su estado es extremadamente miserable; ellos no verán el camino de Dios, y Dios no les permitirá que vean sus caminos. De modo que aunque hay "renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; sin embargo es para que vayan y caigan, y sean quebrantados, enlazados, y presos." Porque a medida que los descubrimientos de la verdad se hacen más claros y manifiestos, ellos se endurecen más en contra de ella. Y a medida que ellos, por un lado, siguen caminando aún más en contra de Dios; así Dios, por otra parte, sigue caminando en contra de ellos; deleitándose más y más en hacer tropezar a la parte sabia que disputa, que está dispuesta a saber, pero que debe ser cegada, para que los ojos de los niños sean abiertos, el cual ve con esa sencillez infantil, la cual el otro ojo nunca puede alcanzar en al sabiduría más humana.

Por lo tanto, quiten todas las imágenes y semejanzas de la verdad; quiten su fe falsa, (la cual nunca puede vencer la naturaleza y el espíritu mundanos en ustedes), y su esperanza falsa, (la cual nunca puede purificar sus corazones), y su humildad fingida, y ayunos de voluntad propia, (los cuales nunca pueden derribar la naturaleza soberbia y exaltada en ustedes), y su amor falso, (con el cual ustedes nunca pueden amar a sus hermanos en la verdad, sino sólo en las nociones, o alguna otra semejanza de la verdad), y su celo, mansedumbre, santidad falsa, etc., (todas las cuales brotan y crecen de la semilla incorrecta, en una aparente sencillez): y todas sus oraciones, lecturas, predicaciones, etc., las cuales ustedes han tomado y practican en su propia voluntad, la cual debería ser crucificada; y con las cuales ningún servicio, adoración, o actuación, puede ser agradable para Dios; y esperen hasta que se levante la semilla verdadera de la vida, en la verdadera sencillez, por la cual ustedes pueden servir a Dios de manera aceptable, y ser salvos para siempre. Y no sean burlones, teniendo temor de que sus bandas se hagan más fuertes; porque el consumo está determinado en contra de ustedes por el Espíritu de la vida, cuyo aliento los gastará. Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. Seguramente este pueblo es hierba, y su celo y profesión de Dios, como la flor que se marchita.

Comentario del editor del sitio: Una petición común de los ministros en el tiempo de los primeros cuáqueros fue la siguiente: déjennos tranquilos, también somos cristianos; y citaban las escrituras: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue, y se lo prohibimos porque no nos seguía. Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis, porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda hablar mal de mí, pues el que no está contra nosotros, por nosotros está. Marcos 9:38-40. Pero aquellos que están haciendo milagros en el nombre de Jesús no estaban predicando una fórmula diferente para la salvación, o para el evangelio; ellos estaban haciendo milagros en su nombre, sacando demonios. Además, Pablo dijo: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema, Gal 1:9; y también: Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene; Tito 1:10-11. (Ellos predicaron por dinero, en contra de los mandamientos de Cristo y el mandamiento de Pedro.) El hacer milagros en el nombre de Cristo no daña la obra de Cristo; pero predicar una salvación falsa o un evangelio falso, daña la obra de Cristo de manera inmensurablemente.

ALGUNAS PREGUNTAS SENCILLAS

Sacadas del libro de APOCALIPSIS, para que toda clase de creyentes de esta edad respondan entre DIOS y sus propias almas; para que ellos puedan ver si han recibido esa luz de él, la cual su espíritu juzgó que era necesaria dar, para mantener a la gente casta para él, y para guardarlos de las muchas camas pintadas de las fornicaciones del anticristo y el adulterio de la Vida.

"Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca." Apoc 1:3.

Entonces el tiempo de engaño del anticristo estaba cerca para el anticristo, (con su iglesia falsa, y sus profetas falsos), para levantarse, el cual debía perdurar hasta la "hora del juicio." Apoc 14:7-8. ¿Lo han leído? ¿Lo han leído? ¿Han guardado las cosas escritas en este libro? ¡Entonces ustedes son felices!

¿Pero no han leído en el Espíritu? ¿Acaso no han oído el sonido verdadero de estas cosas del Espíritu de la vida? ¿No han guardado las cosas escritas allí? Entonces ustedes han sido engañados con el misterio de la iniquidad, y deben ser inteligentes con la ramera en la hora del juicio.

Las PREGUNTAS son estas que siguen:

PRIMERO, ¿QUE mujer estaba vestida con el sol, y tenía la luna debajo de sus pies, etc. Apoc 12:1. ¿Es la iglesia verdadera o no?

SEGUNDO. ¿Cuál era el desierto a donde ella huyó, donde ella tenía un lugar preparado por Dios, donde podía ser alimentada por 1260 días? Apoc 12:6.

TERCERO. ¿Cuánto duraron esos 1260 días, y si ya se han acabado, y si la iglesia verdadera se puede encontrar en algún otro lugar, aparte del desierto, durante esos 1260 días?

CUARTO. ¿Qué son todas las iglesias, el ministerio y las ordenanzas, que aparecen del desierto todo este tiempo, mientras la iglesia verdadera ha sido desterrada al desierto?

QUINTO. ¿Qué era esa bestia que salió del mar; a la cual el dragón le dio su poder, su trono, y gran autoridad; a la cual todo el mundo adoró? Apoc 13:1- 5.

SEXTO. ¿Qué es ese mar, y esos barcos, en los cuales y con los cuales los mercaderes de la tierra han comerciado con Babilonia, y que se enriquecieron por su comercio? ¿Qué eran esos mercaderes? ¿Qué era su mercancía? ¿Y qué clase de riquezas eran estas? Apoc. 18 ver. 15, to 20.

SEPTIMO. ¿Cuál era el nombre de Dios, y ese tabernáculo, y esos habitantes del cielo, que fueron blasfemados por la bestia que salió del mar, durante todos los cuarenta y dos meses? Apoc 13:5-6.

OCTAVO. ¿Qué es el libro de la vida del Cordero? ¿Y dónde está? ¿Y cómo son escritos allí los nombres de las personas, para guardarlos de la adoración de la bestia? Apoc 13:8.

NOVENO. ¿Qué es la bestia que salió de la tierra, con cuernos como los de un cordero, (como si saliera con el poder del Cordero), la cual hace grandes señales, y justifica su sacrificio, al hacer que descienda fuego del cielo ante la vista de los hombres; quien hizo que los hombres hicieran una imagen de la primera bestia, y también pusiera vida en la imagen que hacen los hombres? Apoc 13:11, etc. De modo que ésta no es una mera imagen muerta, sino que hay vida en el conocimiento de la bestia, las ordenanzas y la adoración; (sin embargo con Dios todo esto está muerto, porque no es la vida verdadera).

DECIMO. ¿Qué es la marca de la bestia, su nombre, su número? Apoc 13:17. Porque si no sé esto infaliblemente, podría recibir su marca; podría ayudar a hacer su nombre; yo podría ser de su número, y ser, sin yo saberlo, adorador de ella y de su imagen, y así estar expuesto a ser partícipe de los tormentos de fuego y azufre con los cuales está amenazada. Apoc 19:20.

UNDECIMO. ¿Qué es el cántico, que nadie puede aprender sino los 144,000, que no estaban contaminados con mujeres, sino que permanecieron vírgenes? Apoc 14:3.

DUODECIMO. ¿Qué es esa otra mujer, que tomó y se quedó con el lugar de la mujer anterior, después que ella huyó hacia el desierto, y que engrandeció sus territorios en las naciones, tribus, lenguas y pueblos? Apoc 17:4, y ver. 15.

DECIMOTERCERO. ¿Qué eran los colores púrpura y escarlata, y el oro y las piedras preciosas con las cuales ella estaba adornada? Apoc 17: 4.

DECIMOCUARTO. ¿Qué era la copa de oro que ella tenía en su mano, la cual estaba llena de abominaciones, y la inmundicia de sus fornicaciones; en medio de toda su apariencia gloriosa de celo, devoción, humildad, y santidad? Apoc 17: 4.

DECIMOQUINTO. ¿Qué tipo de ebriedad era ésta, con la cual los reyes y los habitantes de la tierra se han embriagado con el vino de su copa? Apoc 17:2.

DECIMOSEXTO. ¿Cómo pueden aquellos que han odiado a la ramera, y la han desconsolado y desnudado, y que comen su carne, y que la quemaron con fuego, sin embargo después de todo esto, le dan su reino otra vez a la bestia? Apoc 17:16-17. ¿Cómo puede ser esto? ¿Y qué tan a menudo se puede hacer?

Estas son preguntas sencillas y simples, para no enredar las mentes de los hombres, o poner sus cerebros a trabajar, (porque de esta manera ellos nunca podrán resolverlas), sino para despertar la sencillez en ellos, la cual fácilmente les dejará ver lo que el Señor les ha revelado en el interior, y en la cual deben esperar el conocimiento de él, para que ellos se puedan escapar o salirse de la trampa. Y que por mientras no se jacten, como hizo el Israel antiguo, (cuando los profetas los acusaron con las palabras del Señor), para que no se "contaminen a sí mismos," ni se vayan "tras los baales", (Jer 2:23 & 35); pero esperen, ¡Oh cristianos rebeldes! y ustedes "verán el camino en el valle." Y aunque ustedes han atravesado a menudo su terreno para cambiar de camino, deambulando del uno al otro, de una noción a la otra; sin embargo todo esto ha sucedido fuera de la vida, fuera del poder puro, y todavía en el adulterio. Abran los ojos débiles y enfermos en el corazón débil, (porque ¡qué débil ha sido el corazón de ustedes, mientras han hecho todo esto!), y que la lánguida sencillez sea mi testigo; porque, (bajo toda su sabiduría, su celo, su conocimiento, su adoración), esto desmaya, esto falla, esto no es lo que era al comienzo. Aunque ustedes han crecido para ser más altos, más sabios, y más grandes de otras maneras, sin embargo allí ustedes han perdido; y ustedes serán felices, si pierden todas las ganancias que obtuvieron desde entonces, para recobrar esto.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

Ayudando desde los suburbios o las afueras de Babilonia, para que se pueda acceder al edificio interno más fácilmente, y para que estén más abiertos al hacha y el martillo, los cuales lo van a golpear, y a cortar para el fuego.

Primero, considere de qué huyó la iglesia, cuando huyó hacia el desierto. ¿Acaso no fue de ese estado de iglesia o edificio, que el Espíritu de Dios ha levantado para ella aquí en el mundo, a la cual pertenecían sus ordenanzas, y formas de adoración de la iglesia? ¿No fue aquí que el dragón la asaltó, y de donde ella se escapó hacia un lugar y un estado desértico?

Segundo, ¿Qué espíritu entró en estos, cuando ella huyó de ellos? ¿No eran éstos el botín del conquistador? ¿Acaso el anticristo no poseía la apariencia? ¿Acaso la ramera no obtuvo la ropa de la esposa? ¿Acaso los lobos no reunieron las ropas de la oveja, y se vistieron con ellas? ¿Acaso el atrio exterior, (¿qué es el atrio exterior bajo el evangelio, sino el estado visible de la iglesia, con sus ordenanzas visibles?), dado a los gentiles, quienes pisotearon la santa ciudad con sus pies, mientras que estaban adorando en el atrio exterior? Apoc 11:2.

Tercero, ¿Qué espíritu dirige a los hombres a estas cosas, ya que la verdadera iglesia ha huido de ellos? ¿Y con qué intención? ¿No es ese espíritu que quiere alejar a los hombres de la vida, para que ellos no nazcan del vientre estéril en el desierto, sino que nazcan de algunos de los vientres fructíferos de las iglesias visibles, mientras la iglesia es invisible, y no tiene un lugar visible en la tierra, sino que permanece en ese lugar en el desierto que Dios le ha preparado, y donde recibe su alimento todos los cuarenta y dos meses? Apoc 12:6 & 14.

Yo he sido herido profundamente por estas cosas, y he sido enseñado por las zarzas y las espinas del desierto, por las cuales mis oídos llegaron a ser abiertos, para oír el sonido del evangelio eterno, ante el cual ellos fueron detenidos anteriormente por la ignorancia. Porque yo también creí y esperé grandes cosas en estado de la iglesia y la forma de adoración; y en la sencillez de corazón entré en ella, y caminé en ella, y no estaba allí sin conocimiento, calor, o experiencias. Pero el Señor derribó todo esto con mano fuerte, en un momento; y me ha enseñado desde entonces a echar fuera todas mis ganancias allí, y en otras partes, y a contarlas como escoria y estiércol, por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús mi Señor. Y habiendo probado, habiendo visto, habiendo sentido y habiendo tocado, no puedo hacer otra cosa más que encomendar la vida; y disuadir a todos los hombres de todo el conocimiento, toda la adoración, toda la religión, todas las formas, todas las prácticas, (aunque sean muy atractivas, agradables y prometedoras), que están fuera de la vida. Y esto es conocer a Cristo; es decir, conocer la vida: y esto es obedecer a Cristo, obedecer la vida: y esto es conocer el reino de Cristo que ha venido, el tener la vida que reina en poder y gran gloria. Pero tener el conocimiento o la creencia de una historia concerniente a Cristo, esto no es el conocimiento o la fe; el anticristo, durante toda la apostasía, en todas sus varias formas y vestidos, ha conocido y creído esto: y esta clase de conocimiento debe pasar, más allá de donde puede encontrar un lugar y un servicio en la vida. No se enojen con mi testimonio; ya que éste fluye de un amor puro, y llega con mucha buena voluntad a sus almas.

Sí, si es posible que yo pueda de ser de un poco de servicio a ustedes, (por que mi alma está atribulada por la redención de creyentes de la hechicería del espíritu adúltero, aún de aquellos que están listos para injuriar lo único que los puede redimir), en la mansedumbre y frescura de su espíritu, fuera del celo ardiente y falso, consideren un poco más estas pocas cosas que siguen:

1. El estado del evangelio es un estado invisible, un estado que consiste en cosas invisibles, (así como la ley estaba en un estado visible, o un estado que consistía en cosas visibles); la luz invisible, la vida invisible, el poder invisible; lo que convierte a lo invisible, lo que es convertido en algo invisible, y todo el transcurso de la vida espiritual es invisible.

2. Este estado invisible tienen una forma visible de apariencia en el mundo, por la ropa que usa, por los movimientos y ejercicios que la vida escoge para que aparezca.

3. Estas ropas están sujetas a la corrupción, y para ser usadas por lo que es corruptible, y que está corrompido. Aquello que no tiene la vida se puede poner la ropa; y aquello que ha perdido la vida todavía puede tener la ropa.

4. La vida no es guardada en la ropa, ni en la observación de ninguna cosa en lo que la vida haya aparecido alguna ver; pero el vestido es guardado en la vida. Y la vida puede cambiar su vestido como le plazca, y puede rehusar ponerse aquellas ropas que la ramera ha usado, sino como la vida pueda guiar otra vez.

5. Cuando la vida se pierde en algún momento, la única forma de recobrarla es retirarse hacia lo invisible, y quedarse allí, y crecer allí; y no andar en lo visible más de lo que la vida indique, ni quedarse allí más de lo que la vida se queda.

Ahora éste es el error que las personas hacen generalmente; ellos buscan para encontrar la vida invisible en las cosas visibles. Ellos corren hacia las ordenanzas y formas de devoción corruptas, y piensan que pueden encontrar a Dios allí: pero no esperan para sentirlo en sus corazones, ni para ser guiados por él hacia lo que a él le agrada; y para no quedarse en ningún lugar por más tiempo, sino seguir al Cordero hacia donde él vaya.

Algunos otros hacen el error de correr hacia aquello, y esperar en aquel lugar donde alguna vez sintieron la vida, pero no conocen el camino para esperar en la vida misma; y así están corriendo hacia una imagen, esperando en una imagen, adorando una imagen, y el Dios viviente no se unirá con ellos en ese lugar. Sino que echará fuera sus imágenes; que Efraín, el hijo amado, le diga a los ídolos: fuera de aquí; quiten los adulterios que provocan el celo del ojo de Dios, reciban al precursor, (el purificador severo), en sus pechos, y dejen que el fuego de su celo limpie sus corazones, y la voluntad pura vendrá poco después, y se alojará otra vez entre sus pechos. ¿Pueden oír este sonido? Aquello que es nacido de esta misma sabiduría, no puede hacer otra cosa más que oírlo; pero el otro nacimiento debe tener sus oídos tapados.

Ahora, escuchen este consejo. Cuando sientan y conozcan la vida invisible, no desprecien el consejo para seguirla hacia cualquier cosa visible donde los guíe. No dejen que la sabiduría de ustedes juzgue aquello hacia donde la vida los guíe, y aquello en lo cual la vida debe ser seguida; sino dejen que la vida misma sea juez: y dejen que el hijo, que ha nacido de la vida, la siga de manera singular, sin murmurar, sin disputar. La vida tiene maneras necias, (para los ojos de la sabiduría), de romper la sabiduría en ustedes, lo cual es contrario a ella, contra lo cual la sabiduría razonará y disputará; y si escuchamos esa sabiduría, la vida será derrocada en su camino, y la cabeza de la serpiente todavía será hallada en ustedes, la cual las cosas necias y débiles, (que la sabiduría de Dios escoge para contrariarla y perturbarla), ayudarían a romper y aplastar.

UNA EXHORTACION PARA LOS PODERES PRESENTES

Babilonia la grande, el misterio de la iniquidad, que ha engañado y ha esclavizado a todo el mundo cristiano por muchas generaciones, bajo formas y apariencias de piedad y devoción, por fin ha llegado a la memoria de Dios, quien se ha levantado para juzgarla, y derribar su trono. El ejército se ha estado preparando, y muchos soldados han sido llamados; la trompeta ha sonado, la batalla ha comenzado, y sangre ha sido derramada en ambos lados; la sangre de la criatura por un lado, la sangre del espíritu adúltero en el otro lado.

La ramera, (con el poder de la bestia sobre la cual está montada, y por medio de cuya fuerza y ayuda ella hace guerra en contra del Cordero), es poderosa y espantosa; se ha dicho por mucho tiempo, "¿Quién podrá luchar contra la bestia?", (cuya fortaleza es de ella). Pero el Señor Dios, (quien se ha levantado de su santa habitación para juzgar, y ha comenzado a juzgarla), es más poderoso; que la hará caer por medio de su brazo y fortaleza, y la bestia ya no podrá llevarla de acá para allá; no, ni podrá sostenerla en el trono del gobierno sobre las conciencias de los hombres.

Por lo tanto, sean sabios ahora, y consideren el estado presente de las cosas; y si no encuentran corazones para ayudar al Señor en contra de los poderosos, de todas maneras tengan cuidado de no ayudar a los poderosos en contra del Señor. Las vasijas en las cuales se levanta y aparece la vida, son pobres y muy despreciables, y ustedes pueden fácilmente pisotearlas; pero la vida que se levanta en ellos es muy preciosa, y muy fuerte para los poderes de la tierra y del infierno. El Señor no apareció anteriormente entre ustedes, ni últimamente ha comenzado a levantarse en ustedes otra vez, para que puedan convertirse en enemigos de él, ni para que ayuden a sus enemigos en contra de él; sino para que ustedes puedan salir a adorarle en el desierto, (porque en esta tierra oscura de Egipto no se puede). Por lo tanto, rompan los yugos, y quiten las cargas, y no que se les ponga ninguna nueva trampa; pero dejen la conciencia, (donde el Señor escoge aparecer, y la cual él se deleita en alejar del mundo hacia sí mismo), libre para el Señor.

El Señor ha encendido, y está encendiendo, el fuego con el cual él está quemando, y con el cual quemará, la carne de la ramera. No se acerquen a ella para ayudarle, para que no sientan las llamas. Quédense lejos de ella y véanla quemarse, y como mucho tengan piedad de ella, pero no le ayuden.

No tenemos lucha contra la carne y la sangre de las criaturas, sino contra ese espíritu maligno que las cautiva y las hace miserables; ni luchamos con armas carnales, sino con las armas que son capaces de alcanzar ese espíritu. Ahora, si usted se interpone con sus armas carnales, y golpea la vasija que a Dios le agrada usar en esta guerra, su mano estará sobre usted. Sí, si usted se esfuerza para soportar el golpe de la ramera, los iluminará, y la mano del Señor, (y sus golpes en este día de celo y venganza), es muy pesada.

Haga lo que haga, usted no podrá impedir la victoria del Señor, (quien vencerá, aún por medio de este mismo pueblo, que es odiado por todo tipo de sabios). Todo lo que usted puede hacer al tomar parte con el enemigo, es causar heridas y juicios para sí mismo, y acortar los días de su gobierno. Pero la obra del Señor continuará y prosperará; y esta ramera pintada, (que pretende ser la esposa de Cristo, y se ha adornado a sí misma de manera tan agradable con el conocimiento que ha robado de las escrituras, y clama tener su ministerio y ordenanzas), será desnudada, y su vergüenza será vista, y todo hijo que esté en la vida será capaz de apuntarla; y el canto de triunfo sobre el dragón, la bestia, las iglesias falsas, y todos los falsos profetas, (que no son hechos, ni profetizan, por medio del ungimiento), será cantado en justicia, al Cordero, quien diariamente obtiene, y siempre obtendrá, la victoria perfecta; porque a él es dada la victoria sobre todos sus enemigos.

POST DATA

La redención del alma es llevada a cabo por el Espíritu del Señor; el cual aquel que quisiera disfrutarla, debe conocer su apariencia y operación en sí mismo, y no apagarlo ni limitarlo, sino estar sujeto universalmente a su guía y su inspiración. Toda la miseria interna del hombre proviene de su rebelión interna, la cual es como el pecado de la hechicería, (brotando el espíritu de la hechicería). Su recuperación y felicidad están en la fe y la obediencia al poder puro, la inspiración, y las operaciones del Espíritu en él.

El Señor Dios, quien creó a la humanidad, quien es el Señor de todo, él está redimiendo un pueblo para sí mismo por medio de su Espíritu. Y este Espíritu no será limitado por los poderes de la tierra, sino que quebrantará a las naciones en pedazos, y pisoteará sobre los príncipes como un mortero, y así como el alfarero moldea el barro, hasta que haya caminado por medio de ellos.

¡Oh! Abran los ojos, los ojos internos, que pueden discernir los tiempos. Ahora no es el tiempo para que el anticristo prevalezca, o para que la carne orgullosa se levante en su voluntad embriagadora, para detener las salidas de su Creador. Ese tiempo ha pasado; y el tiempo para que prevalezca la vida y el poder del Sol de Justicia ha llegado ahora.

Por lo tanto, levanten sus cabezas, ¡Oh, ustedes que son los débiles y frágiles del rebaño! Porque la iniquidad y la opresión deben caer tanto por dentro como por fuera; y el Dios tierno de amor eterno quitará la esclavitud de su pueblo, y de sus criaturas. Por lo tanto, no tengan temor del poder interno del pecado en el corazón, ni de los poderes externos oprimentes de la tierra; porque la fuerza del Redentor está sobre todo, y él está estirando su brazo poderoso para salvar: y se siente en la fe verdadera y viviente de los elegidos.

Y, ¡ustedes fragmentos de alfarería de la tierra! No luchen con su Creador, no lo limiten, porque él seguramente los quebrantará. No piensen sujetarlo por sus leyes; sino que aprendan su ley, pónganse debajo de su yugo, y sean atados por él, para que puedan probar su libertad. Laven sus labios, y besen al Hijo, y no estén enojados con las varias apariencias que son tan contrarias a su sabiduría; sino que teman su terrible nombre, y su instrumento para trillar que tiene dientes; y busquen un lugar para esconderse bajo la sombra de sus alas, en contra del tiempo agudo de la venida de su ira, y su celosa indignación por causa de Sión, que viene pronto.

Por mucho tiempo él ha dejado que el espíritu de Babilonia tenga su libertad, y ¿acaso el de ella ha estado en silencio? Ahora es el tiempo para que hable su Espíritu, y para que Babilonia esté en silencio. ¿Todavía lo forzarán para que esté en silencio, y abrirán la boca de Babilonia? ¿Acaso no soportan que hable, de acuerdo con las leyes y las órdenes de Babilonia? ¿Acaso esa reina falsa todavía se sentará en el trono entre ustedes, y la verdadera princesa será su sierva? Oh, ¡que no sea gravoso para ustedes, ver que se levanta el Espíritu del Señor, y que Babilonia aparezca como Babilonia! Su sabiduría, su conocimiento, su unidad, su uniformidad, su orden, su atractivo, su belleza, no son más que insensatez, confusión, desorden, y deformidad ante el Señor. Dichosos son los ojos que la ven, y los pies que se alejan de ella.

Por lo tanto despierten, levántense, y pónganse de pie por los muertos. Salgan de la tierra densa y oscura, donde el Dios puro de la vida no puede ser hallado. "Salid de ella, Babilonia, y no toquen lo impuro," para que la vida pura los reciba en la unidad consigo misma: pero el Señor no podrá estar cerca del espíritu que no es purificado de sus adoraciones y prácticas babilónicas. Por lo tanto busquen aquello que es Babilonia, y que es de Babilonia, en todos sus caminos y adoraciones; y esperen al Espíritu del Señor para ser redimidos de ella, y separados de ella, o tendrán que permanecer separados del Señor, y no tomar parte de su vida y su virtud, de la cual esa ciudad, con todos sus habitantes, es dejada afuera para siempre.

El Señor ha tenido una controversia dolorosa con esta nación (con sus gobernantes, sus maestros, su pueblo), por causa de su semilla, la cual él ha estado engendrando para sí mismo, y llamando para que le adoren, (de acuerdo con la ley pura de su Espíritu de vida), fuera de los caminos, la adoración y la costumbres paganas del espíritu terrenal.

Israel es su primogénito, a quien ya no tendrá en la esclavitud. Ellos son de él, él mismo los engendró y los formó, él mismo los nutrió y los crió; las plantas de su propia mano derecha, a la cuales él riega con el rocío del cielo, y con las lluvias de su misericordia eterna, y su piedad; a quienes él a reunido con su brazo poderoso, y a quienes él dirige y defiende con su nube, y su columna de fuego; sobre quienes él sensible como la niña de sus ojos. Ellos son sus ungidos, a quienes él no tocará, sino que reprocha a los reyes y el parlamento, al ejército y los concilios, por su bien; diciendo: "No toquen a mis ungidos; ni le hagan mal a mis profetas."

¿Acaso ustedes no han visto que ninguna fortaleza ni consejo ha sido capaz de prevalecer en contra de ellos? Ellos no han tenido ninguna cerca, sino el brazo que los ha reunido. ¡Que conspiraciones e inventos han habido en contra de ellos! ¡Como son ellos, como ovejas señalados para el matadero, destinados para ser devorados, aplastados, y pisoteados bajo los pies! ¡qué adivinaciones y encantamientos han sido usados en contra de ellos, aún para borrar sus nombres y su recuerdo de la tierra!

¿Pero por qué ustedes se esfuerzan y contienden así con el Dios de Jacob? ¿Pueden ustedes prosperar? Aquel que hizo la tierra, ¿acaso no lo dejarán que tenga espacio adentro para su pueblo? ¿Deben ser ellos sujetos a la voluntad de ustedes? ¿Acaso ellos se deben inclinar a la imagen de ustedes? ¿Acaso el Dios de los espíritus de toda la carne tiene el dominio de los espíritus de su propio pueblo? ¿Acaso ustedes pueden detener al Espíritu de Dios para que no respire sobre ellos? ¿O caerán vilmente sobre ellos, si ellos son obedientes al aliento y la inspiración de su Espíritu? ¿Acaso no es suficiente que ellos son inocentes e inofensivos en sus conversaciones y prácticas, que ustedes todavía se enseñorean sobre sus conciencias? ¿Pondrán ustedes al Señor en esto, en último lugar, para probarlo con ustedes, si es que él puede defender a su pueblo, y abrir el camino para su libertad?

¡Bueno! si la paz es quitada de ustedes; si sus gobernantes, leyes, y gobiernos son quebrados en pedazos; si su mano es estirada en contra de ustedes; si él maldice sus bendiciones, ¿a quién pueden culpar? ¿Por qué lo provocan en contra de sus propias almas? ¿Acaso ustedes son más fuertes que él? Si ustedes son más fuertes y más sabios, pueden prevalecer; pero si él es más fuerte, y si estira su brazo, su pueblo será salvo, y encontrarán refugio en él, en medio de toda esa ira que está siendo derramada sobre ustedes. La paz de ustedes ha sido prolongada por causa de ellos. "Si no hubiera sido por causa de ellos," (por el remanente que el Señor tenía que reunir), "ustedes hubieran sido, escuchen esto, como Sodoma, y semejantes a Gomorra." La tierra está llena de inmundicia, que el alma del Señor odia; y en vez de desenvainar la espada en contra de ella, ustedes la desenvainan en contra de sus testigos. Hay suficiente libertad para el pecado y la vanidad, para el exceso y el desenfreno, para las imágenes y los ídolos. Pero el adorar a Dios en espíritu, obedecer su pura inspiración, esto enciende la ira en ustedes, y ésta es la gente que son una carga para ustedes. ¡Ah! ¡qué dispuestos están ustedes a deshacerse de este pueblo!, (Sión es en verdad una piedra agobiante, que caerá pesadamente sobre todos los que se entrometen con ella). Pero el Señor quitará a todos los adversarios de su vida y su espíritu, y traerá la justicia que él ha preparado, y que ha establecido en la tierra, y nadie será capaz de detenerlo. Por lo tanto únanse para la batalla; asóciense, para que puedan ser quebrantados. Tomen consejo mientras están unidos, que llegará a ser nada; hablen de la palabra, no permanecerá; pero el consejo del Señor permanecerá, y él cumplirá todo lo que le plazca, y se deleitará en su pueblo, y los levantará con la caída de sus enemigos. Y entonces ustedes verán en contra de quien han conspirado y contendido, y lo que ustedes han ayudado a provocar con todas sus conspiraciones y designios secretos. "Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, que lo repita ahora Israel;" si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, ¡qué hubiera sucedido con su pobre pueblo! ¡Ah, pobre gusano Jacob! ¡cuán frecuentemente el pie del orgullo los hubiera pisoteado vez tras vez, si el brazo eterno no se hubiera estirado por ustedes! pero no temas, gusano Jacob, ni ruegues para ser guardado, sino que confía en ese brazo que se deleita en guardarte.

Ah, pueblo necio e imprudente; que lucha en contra de su propia misericordia; que no ven de qué dependen sus misericordia, sino que hacen que su deber sea romper las murallas que los defienden.

Jerusalén es la ciudad del gran Rey, que está descendiendo del cielo; e Israel es su pueblo; y ambos deben tener un lugar en la tierra. El Señor lo ha determinado, ¿y quién lo puede soportar? ¿Qué prejuicios puede Jerusalén, o sus habitantes, traerles a ustedes? Ellos son enemigos, de verdad, de este estado terrenal de cosas, y quisieran sujetar a todos bajo la vida y el poder de su rey, y derribar todo lo que se opone a Dios, y someterlo a su espíritu; y el espíritu terrenal, que no está bajo ningún yugo, no puede soportar esto. Pero éste es el interés de sus almas, y el camino hacia la unidad con esa vida que es su felicidad, su paz, y su reposo para siempre. Porque si ustedes pudieran pasar por el fuego, y soportar que se queme su escoria, ustedes también podrán convertirse en vasijas para lo más fino, y podrían morar con ellos en su habitación eterna.

Los santos anteriormente tenían una entrada que era ministrada a ellos hacia el reino eterno, y llegaron al monte de Sión, que no puede ser quitado; y a Jerusalén, la ciudad del Dios viviente, Heb 12:22, donde la sangre rociada, la paz que sobrepasa todo entendimiento, la justicia eterna, y el gozo indecible y lleno de gloria, fueron testificados en el espíritu renovado, que recibe el reino que no puede ser sacudido, y entra en el reposo eterno.

Y es nuevamente revelado, y los testigos ascenderán hacia el cielo ante la vista de sus enemigos; hacia el nuevo cielo y la nueva tierra, donde mora la justicia; y el cielo viejo y la tierra vieja, (con todos sus habitantes), serán quemados. Y entonces se verá que la justicia se convierte, y le pertenece, a la casa de Dios para siempre. Y su ciudad será una morada silenciosa, libre de todo el ruido y el apuro de Babilonia; donde el río puro de vida fluye limpio, libre de todo lodo y mezcla de Babilonia; y el Señor Dios de plenitud infinita no despreciará la comunión con sus criaturas, sino que pondrá su tabernáculo entre ellos, morará con ellos, cenará con ellos, y los llevará hacia su santa habitación, y ellos morarán con él, cenarán con él, y caminarán en él.

Pero, ¿quién habitará en su tabernáculo? ¿Quién morará en su santo monte? Aquel que camina en integridad, y hace justicia, y habla la verdad en su corazón, etc., aquel que condena a la persona vil, (no importa lo grande y alto que sea), pero honra aquellos que temen al Señor, no importa que más hagan. Este hombre morará en lo alto, por encima del alcance de todos los espíritus bajos, oscuros, que se arrastran, en esa santa habitación de la vida y el poder, que nada puede tocar o molestar.

Ahora concluiré con unas pocas palabras con respecto al patrimonio presente de esta pobre y distraída nación, (Inglaterra en el siglo 17).

Esta nación por mucho tiempo ha estado herida y enferma. Ha tenido muchos médicos, (en quienes ella ha gastado mucho dinero), quienes le han prometido mucho, pero no la han curado. Últimamente su llaga se ha agrandado mucho. Sí, ella se ha enfermado en el corazón mismo, y está en mucho peligro. Muchos están usando su juicio con ella; algunos piensan que un rey le ayudaría a todos, algunos al parlamento, y algunos esperan algún bien del ejército; pero todo ojo ve que su caso es muy desesperado. ¡Ah Inglaterra, Inglaterra! tú luchas con tu Creador, y él derriba tu fortaleza y tus concilios. La vida y la sabiduría que tu desprecias, es lo único que te puede sanar. Tú te esfuerzas para alejar los golpes de los enemigos de Dios, y golpeas a sus amados; ¿cómo te puede perdonar? Las manos todavía se unen para no permitir que los golpes de Dios alcancen a Babilonia, los cuales él ha dirigido a su corazón, y no fallará, sino que atravesará todo lo que esté en el camino. Aunque el clamor ha sido por mucho tiempo: No hieran las conciencias sensibles; eso es aquello sobre lo cual obra el Señor, y en lo cual él escoge aparecer, y con lo cual él está complacido, y con lo cual se compadece. Muchas promesas han estado tocando la libertad de conciencia; sin embargo los mansos de la tierra, los corderos inocentes de Cristo, (aquellos que son fieles a la luz de Dios en sus conciencias), todavía son perseguidos y sufren. ¡Qué puedes alegar, Oh Inglaterra! ¿por qué no debería el Señor quebrarte en pedazos, y salvar a su pueblo él mismo, en medio de tus ruinas? El Señor tendrá la victoria sobre ti en este asunto, sobre lo cual él ha luchado contigo por tanto tiempo. Sería mejor y más fácil para ti rendirte a su mano, que ser forzada por ella. Por lo tanto, oye finalmente su voz, con la cual él te ha dicho en voz alta, "Deja ir a mi pueblo, para que me pueda servir."

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz,
que lleva a la unión con Dios en su Reino.


Arriba | Quienes Somos | Inicio