La Cruz Perdida de la Pureza



 

Los Sacramentos

Pues en vano me honran,
    Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.

Mat 15:9

La palabra sacramento no se encuentra en ninguna parte en la Biblia; tal ausencia es nuestra primera clave para saber que el origen de los sacramentos no es Dios, sino que es una invención del hombre. La palabra está derivada de la palabra griega que significa misterio y era usada en los juramentos militares de los paganos. Como muchas de las prácticas de los paganos, las sectas romanas y griegas las incorporaron, haciéndose más populares y atrayendo más seguidores que diezman, (siga la pista del dinero).  Hay muchos así llamados sacramentos, todos los cuales tienen sus orígenes en la secta romana, incluyendo: la comunión, el bautismo, la confirmación, la penitencia, el ungir a los enfermos, las santas órdenes, y el matrimonio.

Comunión (llamada la Eucaristía)

Pablo relaciona las palabras de Cristo con respecto al pan y al vino de esta manera: "Haced esto todas las veces que la bebáis en memoria de mí" y él mismo añade, "Todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que él venga." 1 Cor 11:24-27. Cristo nos está diciendo lo siguiente: todas las veces que ustedes rompan el pan y compartan una copa de vino después de una comida, hagan esto en memoria de mí, hasta que Él venga a usted, (aparezca en usted, sea revelado en usted, sea visto en usted).

Era una costumbre judía el partir el pan y compartir una copa de vino después de la cena. De modo que Jesús partió el pan y dijo:

"Tomad; comed. Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado. Haced esto en memoria de mí."

Lo que Él está diciendo es: mi cuerpo es quebrado para que yo pueda vivir en ustedes; cuando ustedes partan el pan, piensen acerca del pan que ha sido partido como si fuera mi cuerpo quebrado y muerto por ustedes; y hagan esto hasta que yo venga otra veza vivir en unión con ustedes. Por lo tanto ellos le recordaron cuando partieron y comieron el pan, y su esperanza de que Jesús fuera resucitado en ellos fue mantenida viva al recordar esto hasta que Él regresara para vivir en ellos como su Señor y Maestro que reina en ellos.

Él tomó la copa de vino y dijo,

"Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama. Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del pacto, la cual es derramada para el perdón de pecados para muchos."

Lo que él está diciendo es: cuando ustedes beben en vino de la copa que comparten después de comer, recuerden que mi sangre fue derramada para que el pecado pueda ser destruído en muchos. Así, la costumbre judía de compartir una copa de vino después de comer llegó a ser el medio de mantener viva la esperanza en los creyentes de que ellos serían liberados del pecado cuando Jesús apareciera dentro de ellos para destruir las obras del diablo: el pecado en ellos.

¡Tome nota! Esto se debe hacer durante las comidas cuando el pan y el vino son compartidos, no en una ceremonia de una secta.
¡Tome nota! Esto se debe hacer hasta que el Señor venga, o regrese, o aparezca otra vez. 2000 años atrás se le dijo a la gente que hiciera esto hasta que él viniera; ¿para qué se les va a decir que hagan algo hasta que suceda un evento que no ocurriría por miles de años? No fue así, porque Cristo aparece a todas las generaciones en aquellos que han purificado sus corazones, para preparar el camino para que regrese el Señor. El Nuevo Testamento está lleno de referencias a la segunda venida de Jesús como entonces, no miles de años más tarde. En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunos de los que estaban con él en ese entonces, 2000 años atrás, verían su gloriosa venida en las nubes con el reino antes de morir. Después Pablo, Jesús en Apocalipsis, Pedro, Santiago, y Juan, — todos dijeron pronto, el tiempo está cerca, un corto tiempo, él está a las puertas. El cristianismo despreocupadamente ignora esta enorme incongruencia entre lo que la Biblia dice claramente en contraste con lo que sus propios guías ciegos les enseñan. Sería un engaño cruel estar esperando que Él aparezca, si las 100 generaciones pasadas de creyentes en realidad no tenían ninguna esperanza de verlo alguna vez.

Venir otra vez se refiere a cuando él aparezca en los corazones de los creyentes purificados; aquellos que han crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia.

Porque el Dios que dijo: "La luz resplandecerá de las tinieblas" es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. 2 Cor 4:6
Después que usted alcanza la pureza, usted ve a Dios en el rostro de Cristo Jesús.
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mat 5:8.
Sin un corazón puro, usted está ahora, y estará, excluido del cielo.
Él aparece al corazón purificado del creyente - él es visto.
Esta es su segunda venida - esta vez a los puros de corazón. Porque el Dios que dijo: "La luz resplandecerá de las tinieblas" es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. 2 Cor 4:6.
Cristo es revelado en su corazón; usted ve, y tiene conocimiento de la gloria de Dios.
El lucero de la mañana se levanta en vuestros corazones. 2 Ped 1:19.
Jesús es resucitado en nosotros para ser nuestro verdadero Señor. 2 Cor 4:14, Col 2:11-12,3:1, Efe 2:6. Y entonces:

Y cuando se manifieste Cristo, vuestra vida, entonces también vosotros seréis manifestados con él en gloria. Col 3:4. [Cuando él aparece, usted entra en el Reino, y también aparece en gloria.]

todos nosotros, mirando a cara descubierta, contemplamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, por el Espíritu del Señor. 2 Cor 3:18. Nosotros nos vestimos de la naturaleza que es creada nuevamente [de Cristo] que ha sido creado a la imagen de Dios en justicia y santidad de verdad. Efesios 4:22-24.

Cuando él sea aparece, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro. 1 Juan 3:2-3
Sólo aquellos que son como él, puros, le verán venir. Invoquen al Señor los de corazón puro. 2 Tim 2:22

El tiempo de la comida se supone que debe hacer que recordemos que el cuerpo del Señor fue quebrantado y su sangre fue derramada para que Él puede ser resucitado (aparecer, venir) dentro del creyente que persiste en cargar la cruz interna de la negación propia y seguir a Jesús, (obedeciendo todos sus mandatos). Un gran cuáquero, Esteban Crisp, escribió acerca de cómo Cristo le enseñó lo mismo:

Esto me fue dado durante un tiempo cuando el sentido de mi propia indignidad me había abrumado tanto en pesar y angustia, que yo pensé que era indigno de cualquiera de las criaturas; puesto que yo estaba fuera del pacto de Dios, y por consiguiente fui tentado a negarme a mí mismo de ellas. Entonces surgió en mí la esperanza de la resurrección de los justos, y se me enseñó a esperar en Dios, y comer y beber en temor y vigilancia, proclamando la muerte del Señor hasta que él venga para ser resucitado para vivir y reinar en mí.

Del Diario de Jorge Fox, defendiendo la negación del sacramento y explicando los verdaderos requerimientos de la comunión :

Otra de las grandes objeciones que tenían era "que los cuáqueros negaban el sacramento," como ellos lo llamaban, "del pan y del vino, el cual" dijeron éstos, "ellos debían tomar, y hacer en memoria de Cristo hasta el fin del mundo." Tuvimos que trabajar una gran cantidad con los sacerdotes y profesantes acerca de esto, y acerca de las diferentes maneras de recibirlo en la así llamada cristiandad: porque algunos de ellos lo toman de rodillas, algunos sentados; pero ninguno de ellos, que yo alguna vez haya podido encontrar, lo toman como los discípulos lo tomaron. Porque ellos lo tomaron en un aposento después de la cena; pero aquellos generalmente lo toman antes de la cena; y algunos dicen, después que el sacerdote lo ha bendecido, es "el cuerpo de Cristo." Pero acerca de este asunto, Cristo dijo, "Hagan esto en memoria de mí." Él no les dijo qué tan seguido debían hacerlo, o por cuánto tiempo; ni les dijo que lo hicieran siempre por mientras que vivieran, o que todos los creyentes en él debían hacerlo hasta el fin del mundo. El apóstol Pablo, quien no se había convertido hasta después de la muerte de Cristo, le dijo a los Corintios que él había recibido del Señor aquello que él les manifestó a ellos con respecto a este asunto, y relató las palabras de Cristo con respecto a la copa de esta manera; "Hagan esto, todas las veces que lo beban, en memoria de mí" y él mismo añade, "Porque todas las veces que coman este pan y beban esta copa, anuncian la muerte del Señor hasta que él venga." De modo que, de acuerdo con lo que pronuncia aquí el apóstol, ni Cristo ni él impusieron sobre la gente que hicieran esto siempre, sino que les da la libertad de hacerlo, "todas las veces que lo beban," etc. Los judíos sí acostumbraban a tomar una copa y partir el pan, y dividirlo entre ellos en las fiestas; como se puede ver en las Antigüedades Judías; de manera que el partir el pan y beber el vino eran ritos judíos, los cuales no debían durar para siempre. Ellos también bautizaron con agua, lo cual hizo que no fuera algo extraño para ellos, cuando Juan el Bautista vino con su ministerio disminuyente de bautismo por agua. Pero en cuanto al pan y al vino, después que los discípulos lo habían tomado, algunos cuestionarion si acaso Jesús era el Cristo. Porque algunos de ellos dijeron, después que él había sido crucificado, “nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel,".. Y aunque los Corintios tenían el pan y el vino, y fueron bautizados en agua, el apóstol le dijo que eran "reprobados, [el pecado todavía vivía en ellos], si Cristo no estaba en ellos;" y les pidió que se "examinaran a sí mismos." Y como dijo el apóstol, "Todas las veces que ustedes coman este pan y beban esta copa, ustedes anuncian la muerte del Señor hasta que él venga;" así Cristo había dicho antes que él era "el pan de vida," el cual "descendió del cielo;" y que "él vendría, y moraría en ellos;" lo cual los apóstoles testificaron que se cumplió; y exhortaron a otros a buscar aquello que "viene de lo alto:" pero el pan y el vino externos, y el agua, no vienen de lo alto, sino de abajo.

Ahora, ustedes que comen y beben de este pan y vino exteriores en memoria de la muerte de Cristo, y tienen su comunión con ello, ¿no vendrán más cerca de la muerte de Cristo que tomar el pan y el vino en memoria de ella? Después que hayan comido en memoria de su muerte, deben venir a su muerte, y morir con él, como lo hicieron los apóstoles, si ustedes quieren vivir con él. Este es un estado más cercano y más avanzado, estar con él en la comunión de su muerte, que solamente tomar el pan y el vino en memoria de ella.

Debemos tener comunión con Cristo en sus padecimientos; 1 Ped 4:12-13
si vamos a reinar con él, debemos sufrir con él; 2 Tim 2:12
si vamos a vivir con él, debemos morir con él; 2 Tim 2:11
y si morimos con él, debemos ser sepultados con él, Rom 6:4
y al ser sepultados con él en el verdadero bautismo, también seremos levantados con él. Col 2:12

Entonces habiendo sufrido con él, muerto con él, y habiendo sido sepultado con él, si ustedes han resucitado con Cristo "busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios." Coman el pan que viene de lo alto, el cual no es un pan externo; y beban la copa de la salvación la cual él da en su reino, la cual no es de un vino externo. Y entonces no mirarán las cosas que se ven (como lo son el pan y el vino y el agua externos), porque el apóstol dice, "Las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas." Así que aquí están los muchos estados y condiciones por las cuales se debe pasar antes que la gente pueda ver aquello, y participar de aquello que "desciende de lo alto:"

Porque primero hubo un "tomar del pan y el vino externos en memoria de la muerte de Cristo."
Esto era temporal, y no era necesario; sino que estaban en su libertad de hacerlo "todas las veces que lo llevaran a cabo,..".

Segundo, debe haber un "venir a su muerte, un sufrir con Cristo;" y esto es necesario para la salvación; y no temporalmente, sino continuamente: debe haber un "morir diariamente."

Tercero, un "estar sepultados con Cristo."


Cuarto, "un ser resucitados con Cristo."

Quinto, después que ellos hayan sido resucitados con Cristo, entonces viene "una búsqueda de las cosas que están en lo alto, una búsqueda del pan que desciende del cielo" y un "alimentarse en ello y tener comunión en ello." Porque el pan, el vino y el agua externos vienen de abajo, y son visibles y temporales; pero, dijo el apóstol, "No buscamos las cosas que se ven, porque las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas."

De manera que la comunión que está establecida en el uso del pan, el vino, el agua, la circuncisión, el templo externo, y las cosas que se ven tendrán un fin; pero la comunión que está establecida en el evangelio, el poder de Dios, el cual existía antes que existiera el diablo, el cual trae la vida y la inmortalidad a la luz, por la cual la gente puede ver sobre el diablo que los ha oscurecido, esta comunión es eterna, y permanecerá. Y todos los que están en la verdadera comunión buscan aquello que es celestial y eterno, lo cual desciende de lo alto, y están establecidos en el misterio eterno de la comunión del evangelio, el cual está escondido de todos los ojos que miran solamente las cosas visibles. El apóstol le dijo a los corintios, quienes estaban en confusión en cuanto al agua, el pan y el vino, que él "no deseaba saber nada entre ellos sino a Jesucristo, y a éste crucificado." 

Y del Diario de Jorge Fox, discutiendo la comunión con los jesuitas:

Después de esto él [el jesuita comenzó a hablar acerca de la comunión] se fue a su sacramento del altar, comenzando con el cordero de pascua, y el pan de la proposición, y llegó a las palabras de Cristo, 'Éste es mi cuerpo,' y de ello el apóstol les escribió a los corintios; concluyendo 'que después que el sacerdote ha consagrado el pan y el vino, es inmortal y divino, como también el que le recibe, recibe a todo Cristo.' Yo lo seguí a través de las escrituras que él mencionó, hasta llegar a las palabras de Cristo y los apóstoles. Le mostré 'que el mismo apóstol le dijo a los corintios, después que habían tomado el pan y el vino en memoria de la muerte de Cristo, que ellos estaban reprobados, [el pecado todavía vive en ellos] "si Cristo no estaba en ellos;" pero si el pan que ellos comían era Cristo, él debe por necesidad estar en ellos después que lo comían [lo cual, si son reprobados, es imposible: Prueba no. 1]. Además, si este pan y este vino, los cuales los Corintios comieron y bebieron, era el cuerpo de Cristo, entonces ¿cómo tiene Cristo un cuerpo en el cielo?' [Prueba no. 2]. Yo también le hice notar 'que tanto los discípulos durante la última cena, como los corintios después, debían comer el pan y beber el vino en "memoria de Cristo," y debían "anunciar su muerte hasta que él venga;" lo cual prueba claramente que el pan y el vino, el cual ellos tomaron, no era su cuerpo. Porque si ellos hubieran comido su verdadero cuerpo, entonces él ya hubiera venido, y estaría allí presente, y hubiera sido inapropiado hacer tal cosa en memoria de él, si él hubiera estado presente con ellos, como él debía estarlo si ese pan y ese vino que ellos comían y bebían hubieran sido su cuerpo verdadero.' [Prueba no. 3]. Como esas palabras de Cristo, 'Éste es mi cuerpo,' yo le dije, 'Cristo se llama a sí mismo la vid, y la puerta, y es llamado una roca por las escrituras. Por lo tanto ¿es acaso Cristo una piedra, una puerta o una vid externa?’  'Oh,' dijo el jesuita, 'esas palabras deben ser interpretadas;' 'También,' le dije yo, 'deben serlo estas palabras de Cristo “Éste es mi cuerpo."' [Prueba no. 4]. Habiendo cerrado su boca como para argumentar, le hice al jesuita la siguiente propuesta: 'que ya que él decía que "el pan y el vino eran inmortales y divinos, y el Cristo mismo; y que quien sea que los recibiera, recibía a Cristo completo;" que se organizara una reunión entre algunos de los que el papa y sus cardenales nombraran, y algunos de nosotros; que se traiga una botella de vino y una barra de pan, y que ambos sean divididos en dos partes, y que ellos consagren la parte que quieran. Y entonces que se pusieran el vino y el pan consagrados y no consagrados en un lugar seguro, con un guardia seguro para cuidarlos; y que así se haga una prueba, para ver si es que el pan y el vino consagrados no perdían su frescura, y si el pan no se ponía seco y mohoso, y si el vino no se hacía malo y agrio, de la misma manera y al mismo tiempo que el que no estaba consagrado.' Por este medio,' le dije yo, 'la verdad de este asunto se podría hacer manifiesta. Y si el pan y el vino consagrados no cambiaban, sino que retenían su sabor y su frescura, esto podría ser un medio de llevar muchos a la iglesia; pero si éstos cambiaban, se descomponían y perdían su frescura, entonces ellos debían confesar y abandonar su error, y no derramar más sangre por causa de esto; porque mucha sangre ha sido derramada por causa de estas cosas; como en los días de la reina María.' A esto el jesuita me respondió de esta manera: 'Toma un pedazo de tela nueva, y córtala en dos pedazos, y hace dos prendas con ellos, y pon una de ellas sobre la espalda del rey David, y la otra sobre la espalda de un vagabundo, y la una se gastará igual que la otra.' Yo le pregunté: '¿Es ésta tu respuesta?' 'Sí,' dijo él. 'Entonces,' le dije yo, 'por esto los presentes pueden estar todos satisfechos que el pan y el vino consagrados de ustedes no es Cristo. [Prueba 5]. ¿Le ha dicho usted a la gente por tanto tiempo, que el pan y el vino consagrados eran inmortales y divinos, y que eran el verdadero y real cuerpo y sangre de Cristo, y ahora usted dice que se arruinará o descompondrá igual que el otro? Yo le debo decir,"Cristo es el mismo ahora que ayer," y nunca se descompone; sino que es la comida celestial de los santos para todas las generaciones, como si ellos tuvieran vida.' Él no respondió nada más a esto, estando dispuesto a dejarlo pasar; porque los que estaban presente vieron su error, y que él no podía defenderlo.

Los romanos, griegos y algunas sectas protestantes dicen que el vino y el pan es cambiado (consagrado, hecho santo) para ser el cuerpo y la sangre de Cristo por el sacerdote que está recitando una oración especial. Esto no es nada más que palabras mágicas pronunciadas por el sacerdote para cambiar el pan en la carne de Cristo y el vino en la sangre de Cristo - ¿acaso es esto menos ridículo que las palabras mágicas de un médico brujo? Pero debido a la pompa y circunstancia (las ropas largas, edificios impresionantes, el santuario, coros, órganos, velas, mucha gente asintiendo con la cabeza), aceptamos estas palabras mágicas como si fueran verdad - ¡de las cuales nos reiríamos en otra cultura, al no estar rodeadas de tanto esplendor! ¡Superstición pagana!

La peor práctica supersticiosa viene de la secta romana que cree que sus misas, donde se come pan y se toma el vino, son un sacrificio necesario por los pecados. Francis Howgill habla de esta abominación de creencia, que considera la sangre derramada por Jesús como una expiación insuficiente por los pecados:

Su sacrificio [de la secta romana] sin sangre de la misa no es de beneficio para nadie; porque donde no hay derramamiento de sangre, no hay remisión de pecados. Heb 9:22; por lo tanto su sacrificio [de la secta romana] es abominable, y es un ídolo.

El hecho que el sacrificio de la misa es completamente inútil debe ser obvio para todos los que reciben la doctrina de los apóstoles: "Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados." Heb. 10:14. "CRISTO es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo."   1 Juan 2:2. "Ya no queda más sacrificio por los pecados." Heb 10:26. La ineficacia de las penitencias también es obvia a partir de estas doctrinas; y es evidente que una dependencia en ellas, y en las misas, para la expiación de los pecados, y para ser aceptados por Dios, es idolatría; porque aquellos que confían en ellas buscan otros objetos para la propiciación de sus pecados y para ser aceptados por Dios, en vez de buscar a Aquel a quien Dios ha establecido, que es Cristo: Rom 3:25, por medio de quien tenemos únicamente acceso al Padre. Juan 14:6.

La historia de la práctica supersticiosa de la eucaristía, la cual es la base de la comunión protestante, es como sigue:*

  • Los miembros de la iglesia primitiva comían su cena juntos en sus hogares, partiendo el pan y compartiendo la copa después de la comida (una tradición judía) para recordar al Señor hasta que él regresara para aparecer dentro de ellos y ser su Señor que los guía en todos sus pensamientos, palabras, y acciones.
  • La comida y el hogar fueron abandonados para llegar a ser una ceremonia que se realizaba en el edificio de la secta: una ofrenda ritual, el sacrificio para la expiación del pecado.
  • Siguiendo las religiones paganas misteriosas, el ritual fue designado como sagrado (sacramento), y por lo tanto sólo podía ser realizado por los sacerdotes sagrados; el pan y la copa llegaron a ser santos, objetos sagrados; y el altar llegó a ser el lugar donde la víctima era ofrecida. Todos los demás miraban al sacerdote como cambiaba mágicamente el pan en el cuerpo de Jesús y el vino en su sangre.
  • El sacerdote entonces comía el pan (sacrificando el cuerpo de Jesús), comía su cuerpo (el pan), y bebía su sangre (el vino), — completando así el "sacrificio" de Jesús otra vez como su "ofrenda" (¿¿¿¿¡¡¡!!!???).
  • La audiencia miraba la representación teatral con gran temor, creyendo que el pan y el vino en realidad se convertían en Dios.
  • Muchos años después, los miembros auténticos de la secta eran invitados a participar, pero sólo después de que todos los demás eran despedidos.
  • Los reformistas protestantes no pudieron romper esta práctica inventada por el hombre, y algunos se aferraron a su superstición de que el pan y el vino en realidad se transformaban en su cuerpo y su sangre; otras sectas protestantes insistían que el consumirlos hacía santos a quienes que los consumían.

    *Frank Viola and George Barna, Pagan Christianity ?, (¿Cristianismo pagano?) , (Tyndale Books, 2008), p.193-195
     Los autores de ¿Cristianismo pagano?, Frank Viola y Jorge Barna, hicieron un trabajo erudita y maravillosa al trazar la degeneración del cristianismo, claramente identificando y documentando extensamente la fuente pagana de casi todos los detalles en el cristianismo de hoy. Sin embargo, ellos fracasaron en: 1) identificar que el cristianismo se ha convertido en Babilonia, 2) identificar la mentira más impía y daniña en el cristianismo — llamar a la Biblia la Palabra, 3) identificar el verdadero evangelio de Cristo, e 4) identificar el camino para alcanzar las promesas del evangelio. Más bien ellos promovieron las iglesias en las casas como la cura para el desastre llamado cristianismo; y este desastre ellos lo pintaron con destreza. Los servicios de su iglesia son descritos como personas que toman turnos al hablar con sus mentes carnales acerca de sus experiencias con el Señor, y algunos que cantan cuando así lo desean. Los servicios que describen son una imitación dela adoración que se describe en 1 Cor 14:29-33; sin embargo, un verdadero servicio es controlado por el Espíritu Santo, y no hay nadie hablando o cantando a menos que el Espíritu Santo esté en completo control de sus palabras.

En Juan 6:27-28, Cristo comienza su discurso acerca de "comer mi carne, y beber mi sangre" con esta declaración: Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre éste ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación. Yo sugiero que el sacramento de una secta de comer pan y beber vino escasamente se puede describir como "trabajar" por la comida, sino más bien como un sustituto de hombres perezosos para una labor ordenada directamente, la cual Cristo describe suficientemente, para así acabar con cualquier argumento contrario.
Cristo lo distingue más aún: Yo soy el pan de vida.
Éste es el pan que bajó del cielo. Los antepasados de ustedes comieron maná y murieron,
pero el que come de este pan vivirá para siempre.
Juan 6:48,58

Cristo termina con lo siguiente: El Espíritu da vida; la carne no vale para nada. Las palabras que les he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:59-63
Claramente, sus palabras, las cuales debemos trabajar para poder oír, al estar en silencio y escuchar, son el pan que nosotros debemos comer,
al escuchar, oír, y obedecer (arrepentirse), Lucas 6:47-48

Cristo en ustedes, la esperanza de gloria. Col 1:27
Las palabras que yo os he hablado son espíritu e imparten la vida de Dios a nosotros, Juan 6:63;
y esa vida de Dios es Cristo, Juan 1:5,14:6, por lo tanto Cristo se forma dentro de usted, Gal 4:19.
Hasta que finalmente Cristo está completamente formado e incluso ha resucitado en usted. 2 Cor 4:14,Col 2:11-12,3:1,Efe 2:5-6
Entonces usted ve a Cristo, la gloria de Dios, aparecer en corazón y lo ve trayéndole su salvación y vida eterna.

En la Última Cena tal vez el ejemplo más grande y más dramático de su enseñanza fue cuando Cristo lavó los pies de sus discípulos, mostrando que el que quiera ser el más grande, debe ser el siervo de todos. Si se siguiera esta enseñanza literalmente, su sacerdote lavaría regularmente los pies de toda la congregación para mostrar su humildad; pero curiosamente, tal ceremonia nunca es realizada por hombres que prefieren tener los asientos principales de la asamblea y les encanta ser saludados con títulos como Reverendo, Padre, Doctor, Maestro, Pastor, etc. Digo esto no para sugerir que una ceremonia tal sea necesaria, sino solamente para ilustrar lo selectivas que son las invenciones del sacramento; porque los ejemplos físicos, los cuales Jesús usó para ilustrar sus enseñanzas, eran para ser seguidos como un principio espiritual solamente, no como una ceremonia física. Vea la nota 2 de Juan 13 para obtener el entendimiento espiritual del lavado de los pies que se ha perdido completamente en el cristianismo.

Hay otro punto que se puede hacer con respecto a las instrucciones de Pablo a los Corintios: que cuando él habló acerca de la condenación al comer, se refería al hecho que algunos no esperaban que llegaran sus pobres hermanos antes de cenar, los pobres que no tenían ni casa ni comida, y olvidando que todos los creyentes eran un cuerpo, procedían a comer y a beber antes que llegaran los pobres - provocando así la condenación debido a propio comportamiento indigno. 1 Cor 11:20-28:
De hecho, cuando se reúnen, ya no es para comer la Cena del Señor, porque cada uno se adelanta a comer su propia cena, de manera que unos se quedan con hambre mientras otros se emborrachan. ¿Acaso no tienen casas donde comer y beber? ¿O es que menosprecian a la iglesia de Dios y quieren avergonzar a los que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Voy a elogiarlos por esto? ¡Claro que no!
Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.» De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.» Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.
Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa.

De modo que los creyentes comían juntos. Algunos eran tan pobres que no tenían comida o casa. Algunos estaban comiendo antes que llegaran los pobres, despreciando así a sus pobres hermanos; despreciando así al cuerpo de Cristo en el cual todos son uno, como el pan que Cristo partió en pedazos, para significar que su cuerpo debía ser quebrantado, para que pudiera ser levantado en muchos, lo cual debemos recordar cada vez que comemos o bebemos, hasta que él vuelva a nosotros. Pero, al comer sin esperar a los hermanos pobres, mostraron desprecio por el cuerpo de Cristo de los creyentes, (incluyendo a sí mismos), y por lo tanto comieron condenación sobre sí mismos.
Debemos acordarnos de él cada vez que comemos o bebemos, hasta que él regrese.
Note: esto de ninguna manera quiere decir comer y beber como un "sacramento" o ceremonia - (el pan era parte de la comida, el vino venía después).
Era sólo un recordatorio del cuerpo quebrantado de Cristo y su sangre derramada, para que en su regreso personal a nosotros, nosotros podamos vivir en él y a través de Él.
Y, como hicieron los discípulos, aquellos que han recibido el regreso de Cristo por completo en sí mismos no continúan esa práctica después de la cena.

El bautismo por agua

El ministerio y el bautismo de Juan eran sólo para los judíos, siguiendo la tradición de los lavamientos; las siguientes son algunas de las tradiciones:

El bautismo de Juan lavó los pecados del pasado de los judíos siempre y cuando mostraran los frutos del arrepentimiento - un estilo de vida diferente, comenzando con el arrepentimiento: compartir de sus excesos con aquellos que carecían las necesidades básicas de la vida, sin tomar ventaja de nadie, ni defraudando a nadie, ni oprimiendo a nadie, ni mintiendo, ni queriendo tener más cosas, ni quejándose. Pero el bautismo de Juan era sólo para preparar a la gente para recibir el ministerio de Cristo; y en ninguna manera excusaba sus pecados futuros, ni los excusaba de la necesidad de convertirse en discípulos verdaderos que finalmente producen el fruto del Espíritu. Durante los comienzos de la iglesia primitiva, ellos (Pedro en particular) mantuvieron la circuncisión judía, las leyes dietéticas, y la costumbre judía de los ritos de purificación con agua - conocido por los cristianos como el bautismo por agua de Juan. Pedro incluso aplicó algunas de estas prácticas con los gentiles, hasta que el Espíritu Santo lo corrigió en cuanto a la comida, Pablo lo corrigió, y el Concilio de los apóstoles emitió pautas diferentes para los gentiles. Debido a que tanto Cristo como Juan el bautista hablaron de un mejor bautismo, este bautismo fue eliminado más tarde de la práctica cristiana y los creyentes mantuvieron una fe, un Señor, un bautismo, el bautismo de fuego por el Espíritu Santo. Claramente, así como no hay muchos señores, tampoco hay muchos bautismos.

Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza;
un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; Efe 4:4-5

Juan dijo: Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Mat 3:11
Jesús dijo: Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. Hechos 1:5
Pablo dijo: un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, Efe 4:4-5
Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado,
sino a Crispo y a Gayo;
para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre.
También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro.
Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; 1 Cor 1:14-17
.
Por lo tanto en este verso Pablo claramente no está contento de haber bautizado con agua aún a los pocos que bautizó; claramente él está hablando acerca del bautismo con agua porque los corintios se estaban identificando a sí mismos como perteneciendo a Pablo o a Apolos, quienes sólo conocían el bautismo por agua.

Hechos 8:13- 22
Simón el mago creyó y fue bautizado. Él trató de comprar el poder para imponer las manos.


Pedro le dijo a él, "Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás." Hechos 8:22
¿Suena esto como un hombre salvado por creer o por el bautismo - quien está en la hiel de amargura y en prisión de maldad?
Uno no puede estar 'salvado' y todavía estar en amargura y en la prisión de la maldad.
Pedro dijo que
"quizá" él podía ser perdonado, si él se arrepentía y oraba por el perdón.
Pero el estar perdonado no es estar olvidado. Él había sido salvado anteriormente.


Claramente el único bautismo necesario es el fuego del Espíritu Santo, el cual circuncida el corazón al echar fuera el pecado y la iniquidad, y quita el cuerpo de muerte y pecado de la carne de manera que estamos sin pecado; "..bautizados en Cristo Jesús .. su muerte, sepultados con él por el bautismo para muerte, para que ellos puedan caminar en novedad de vida."

Pedro corrobora lo mismo: El bautismo, que corresponde a esta figura, ahora, mediante la resurrección de Jesucristo, os salva, no por quitar las impurezas de la carne, sino como apelación de una buena conciencia hacia Dios, 1 Pedro 3:21. ¡Note! El bautismo del que Pedro está hablando, es el bautismo de la muerte, que resulta en la resurrección de Jesucristo dentro del hombre.

Aunque debía ser evitado como un ritual innecesario, el bautismo por agua no era dañino, a menos que uno pensara que esto lo hacía a uno recto de alguna manera, siendo así impedido de buscar la justicia, la cual es el mandamiento prioritario de Cristo: "Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia." Si usted ha sido bautizado en el agua en el pasado, no se preocupe porque sea algo en su contra; pero si usted entiende que el bautismo que es necesario es la muerte de la naturaleza humana egoísta, entonces ser bautizado en agua es negar la verdadera esperanza.

Si el bautismo de agua puede salvar a una persona, entonces Jesús no es ni siquiera necesario porque el bautismo de agua por Juan el Bautista entre los judíos estaba sucediendo antes que Jesús comenzara su ministerio. Llevar la cruz, exponerse a sí mismo a oír los mandatos provenientes de él para usted, y obedecer lo que usted oye a Jesús hablarle a usted, es el único camino a la salvación, lo cual es ser liberados de todo pecado, aún el deseo de pecar.

Jorge Fox escribió un documento excepcional, en el que distingue el fuego inextinguible del Espíritu Santo en contraste con el agua exterior. Él hace dos observaciones críticas: 1) Juan claramente declara para qué fin él fue enviado a bautizar con agua, a saber, que Cristo pueda ser manifestado a Israel, los judíos, que tenían las figuras y sombras de Cristo; porque Juan no dice que él vino a bautizar con agua, para que Cristo pueda ser manifestado a los gentiles o los paganos, sino a Israel; y 2) tan pronto como el ministerio de Juan había terminado, (junto con su bautismo), el ministerio de Jesús comenzó: Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio de Dios, y diciendo: "El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!" Mar 1:14- 15, Mat 4:12,17.

Para santificarla y purificarla en el lavamiento del agua con la palabra, Efe 5:26-27. Usted debe buscar y oír habitualmente el Espíritu de Dios, que es la Palabra de Dios, para ser lavado en el interior y el exterior por el agua pura y santa; y obedecer las Palabras oídas de la boca de Dios, contínuamente, para ser santificados. El agua no es un agua exterior, ni es la palabra oír la Biblia; es el poder de la Palabra de Dios, Jesucristo, quien dijo: Si no te lavo, no tienes parte conmigo.

La mayoría de las sectas también tienen el "Bautismo" como un sacramento, o simplemente el bautismo de los bebés, generalmente después de cobrar honorarios, por supuesto (siga la pista del dinero). No existe ninguna base bíblica en lo absoluto para este bautismo. Está derivado de una creencia errónea de que uno debe ser bautizado por agua para ser 'salvado' y por lo tanto esto se aplica a los niños también. Dios no es tan injusto como para dejar fuera a un bebé que no ha sido rociado con agua, y recibir a otro que no ha sido rociado o sumergido - esto lo convertiría en un Dios que juzga basado sobre un detalle técnico o ritual ridículo, completamente sin equidad ni justicia. Además asume que los bebés necesitan ser 'salvados,' lo cual es más ridículo. ¿Qué pecado han cometido los bebés?

Del Diario de Jorge Fox:

Habían algunos bautistas en ese lugar, a los cuales yo deseaba ver y hablar con ellos porque ellos se habían separado de la adoración pública. Por lo tanto Oats, uno de los maestros principales, y otros de los directores de ellos, con varios de su compañía, vinieron a encontrarse con nosotros en Barrow, donde nosotros disertamos con ellos. Uno de ellos dijo, 'lo que no era de la fe, era pecado.' Después de lo cual yo les pregunté, ¿qué es la fe? Y ¿cómo fue creada en el hombre? Pero ellos perdieron el interés en ello, y hablaron acerca de su bautismo en agua. Entonces yo les pregunté si su montaña de pecado había sido derribada, y rebajada en ellos. Y si sus caminos ásperos y torcidos habían sido hechos lisos y derechos en ellos. Ellos vieron las escrituras como que significaban montañas y caminos externos; pero yo les dije que ellos los tenían que encontrar en sus propios corazones; a lo cual ellos parecieron maravillarse. Nosotros les preguntamos, ¿quién bautizó a Juan el Bautista? ¿quién bautizó a Pedro, Juan y el resto de los apóstoles? Y les probamos con las escrituras que ellos fueron bautizados en agua: pero ellos estaban en silencio.

y:

De la misma manera él [Pablo] fue sensible con respecto al bautismo por agua; pero cuando él vio que comenzaron a hacer sectas basados en esto, algunos clamando a Pablo, otros a Apolo, él los juzgó, y los llamó carnales, y le agradeció a Dios que él no había bautizado más que a unos pocos; declarándoles claramente que él había sido enviado a predicar el evangelio, y no a bautizar; y los llevó al único bautismo por medio del único espíritu, hacia el cuerpo del cual Cristo, el hombre espiritual, es la cabeza; y exhortó a la iglesia a que todos bebieran de un espíritu. Porque él afirmó en la iglesia la fe única, de la cual Cristo es el autor; y el bautismo único, el cual era el del espíritu hacia el único cuerpo; y el único Señor Jesucristo, quien era el bautista espiritual, el cual Juan dijo que vendría después de él. Y más aún el apóstol declaró que ellos, quienes habían adorado y servido a Dios en el espíritu, eran de la circuncisión del espíritu, la cual "no era echa a mano;" por la cual "el cuerpo pecaminoso carnal fue quitado:" de la cual Cristo era el ministro.

y:

Y aunque los Corintios tenían el pan y el vino, y fueron bautizados en agua, el apóstol les dijo que eran "reprobados, [el pecado todavía vivía en ellos], si Cristo no estaba en ellos;" y les pidió que se "examinaran a sí mismos."

y:

De vuelta en Londres fui a visitar a Esquire Marsh que tanto a mí como a los Amigos nos había dado pruebas de gran afección. Dio la casualidad de que llegase a su casa cuando estaba comiendo, y así que oyó mi nombre me mandó a buscar para que subiese y quería que me sentase a su mesa; mas no me sentí libre de hacerlo. Varias personas de significación estaban allí comiendo, y Marsh le dijo a uno, que era un gran papista, "He aquí un Cuáquero a quien ustedes nunca habían visto antes." Este papista me preguntó si estaba yo conforme con lo de bautizar a los niños; y le respondí que nada decían las Escrituras de tal práctica "¡Cómo!" exclamó "¿No bautizar a los niños?" Le dije que no y le expliqué del único bautismo por obra del solo Espíritu en nuestro cuerpo; pero que en cuanto a lo de echar un poco de agua por la cabeza del niño, y decir que entonces estaba bautizado y era cristiano, nada decían las Escrituras.

Jesús dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Juan 3:5
Algunos dicen que el versículo recién mencionado es prueba del bautismo por agua;
pero ser nacido del agua, es ser lavado por sus palabras habladas, oídas, y obedecidas:

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, Efe 5:25-26

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Juan 17:17

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Juan 15:3

Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. Juan 13:8

Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Heb 10:22

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo [Jesús] y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.
Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan en uno. 1 Juan 5:7-8

Algunos de ustedes que pertenecen a las sectas evangélicas ahora se están diciendo: "¿Pero qué acerca de la gran misión?" Yo digo que los evangélicos de hoy en día son completamente ignorantes con respecto a lo que realmente es la gran misión. Examinemos este asunto:

Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Mat 28:19-20.

Primero: Nadie debe ir y predicar o enseñar a menos que haya sido entrenado, perfeccionado, y restaurado a la imagen de Dios que Adán tenía antes de la caída, y después autorizado y enviado: Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies, Mat 9:38; note que él envía a los obreros.

Segundo: Los verdaderos obreros de Cristo sólo hablan las palabras que el Espíritu de Dios les dice que hablen: El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia. Juan 7:18. Así como Jesús habló sólo lo que se le dijo que hablara, nosotros también debemos esperar hasta que podamos oír cuando se nos dice lo que debemos hablar; de otra manera estamos buscando nuestra propia gloria; esto es hacer "su voluntad" en vez de nuestra voluntad.

Tercero: Los discípulos no deben bautizar, sino que deben ser entrenados y ser expertos en enseñarles a guardar todas las cosas que os he mandado. No sólo enseñar los mandamientos, cualquiera puede leerles la Biblia; sino enseñándoles a guardar (obedecer) todas las cosas que les ha mandado. Por lo tanto, sus verdaderos discípulos deben enseñarnos a guardar todos sus mandamientos (haga clic aquí para ver la lista). Pero el cristianismo ignora todos sus mandamientos. De la Voz del Señor en el interior: "Ellos han destruido a Jesús. Ellos han hecho a la Biblia algo hueco." ¿Dónde está la enseñanza de los mandamientos de Cristo en la cristiandad hoy en día? ¿Y quién le está enseñando a la gente cómo guardar todos sus mandamientos?

¿Qué? ¿No su predicador? Entonces él nos es un verdadero discípulo de Cristo, sino que es un ministro de Satanás engañado, transformado para parecer como un ministro de justicia. 2 Cor 11:14-15.

A un verdadero discípulo de Cristo el Espíritu de Dios le dice exactamente dónde ir, cuándo ir, y qué decir cuando llegue allí. El maestro es Cristo. Todos los demás deben ser estudiantes. Si el estudiante comienza a enseñar antes de que su maestro se lo autorice, entonces el pupilo ciego piensa que puede ver y que es superior al maestro. (Lucas 6:39-40). Una autorización tal viene directa y específicamente de él; usted le oye decir: ahora tú eres un maestro, o: predica del arrepentimiento con el perdón de los pecados.

Jesús dijo que el hombre que predica con su propia mente busca su propia gloria. Busca obtener dinero, admiración, y sujeción a su autoridad. Los predicadores del cristianismo están condenados por buscar su propia gloria y después por aceptar pago por sus palabras sin valor; cuando aún cobrar por las palabras verdaderas de vida como Balaam, pronunciadas con el espíritu de Dios, está expresamente prohibido por Pedro y por Jesús. Buscando su propia gloria, los predicadores de la cristiandad hablan con sus mentes carnales, la naturaleza de la muerte, y en las vanas imaginaciones de su malvado corazón.

De modo que bautizar en agua, sin enseñarles a observar todas las cosas en todos los mandamientos, no tiene valor, y crea conversos que son dos veces más aptos para el infierno que los discípulos falsos. Mat 23:15.

Si sus verdaderos discípulos estuvieran enseñando a obedecer todos los mandamientos, aquellos que son obedientes serían bautizados en el Espíritu Santo, el único bautismo que es necesario.

Finalmente hay aquellos que dicen que Jesús fue bautizado con agua, y eso prueba entonces que es algo necesario. Si uno sigue esta lógica, entonces uno debe ser circuncidado (no importa la edad, no importa el dolor), uno debe seguir todas las leyes dietéticas, observar todas las ceremonias judías, etc. Sin embargo Jesús era judío, y él tenía que cumplir la ley completamente para poder vivir sin pecado, siendo luego la ley reemplazada por el nuevo pacto que él vino a establecer. Por supuesto todas las cosas mencionadas no son necesarias, y el practicarlas sólo nos pondría bajo la condenación de la ley. Y recuerde, no existe ningún registro de que Jesús haya bautizado a alguien con agua.

Confirmación

No hay escrituras para apoyar esto tampoco. Es una completa invención del hombre en la secta romana, suponiendo que el inventado bautismo de niños no es suficiente para mantener a una persona madura suficientemente salvada.

Las santas órdenes

Este es el proceso de ordenación de obispos, sacerdotes, y otros cleros, entre tres sacramentos que crean una marca indeleble llamada el carácter sacramental en el alma del que la recibe. Esto es el hombre creando cargos por ceremonias que supuestamente son santas - nuevamente una invención total del hombre, limitada a las sectas romana, griega y anglicana.

Cristo es el único que puede seleccionar, entrenar y autorizar al hombre a ser pastor, maestro o evangelista. No hay ceremonia ni palabras mágicas mencionadas en la Biblia para la creación de estos cargos.

Matrimonio

Cito la Introducción de William Penn al Diario de Jorge Fox:

Su forma de casarse de ellos es muy peculiar, y muestra un cuidado distintivo más allá que todas las otras sociedades que profesan cristianismo. Ellos dicen que el matrimonio es una ordenanza de Dios, y que solamente Dios tiene el derecho a unir a un hombre y una mujer en matrimonio. Por lo tanto ellos no usan ni sacerdote ni magistrado, sino que el hombre y la mujer interesados se toman el uno al otro como marido y mujer en presencia de un número de testigos confiables, 'prometiéndose el uno al otro, con la ayuda de Dios, para amarse y ser fieles en esa relación hasta que la muerte los separe'. Esta sociedad rehusa las ceremonias de anillo y de sacerdote basados en su conciencia, apoyados razonablemente con los ejemplos de las escrituras, las que muestran que el sacerdote no tenía ninguna parte en el matrimonio aparte de ser testigos, ante los cuales los Judíos acostumbraban realizar sus matrimonios. Estas personas ven la necesidad de un sacerdote en el matrimonio como una imposición para avanzar el poder y las ganancias del clero. Ellos consideraban el uso del anillo como una costumbre pagana y vanidosa, la cual nunca se practicaba entre el pueblo de Dios, los judíos o los primeros cristianos. Las palabras en la forma común, como 'con mi cuerpo te adoro', etc., son difícilmente justificables. En resumen, su método es más cuidadoso, exacto y regular que cualquier otra forma usada ahora, y está libre de las inconveniencias de otros métodos. Su cuidado y su control son tan grandes que no se pueden practicar matrimonios clandestinos entre ellos.

No hay ningún matrimonio registrado en la Biblia donde un sacerdote o magistrado es quien oficia. La secta romana lo instituyó, para propósito del control de la población, y más importante nuevamente, por dinero (siga la pista del dinero).


Penitencia

Mientras que afortunadamente estaba limitado a las sectas romana y griega, este sacramento servía para comprar el perdón de los pecados pasados y presentes, por medio la visitación de varias reliquias y santuarios (peregrinaciones), actos de castigo (por ejemplo, repetir oraciones vez tras vez), y dando dinero para financiar las misas (servicios religiosos). Esta es completamente una invención del hombre, que se enfoca en lo físico, ignorando cualquier requerimiento de verdadera pena y rectificación de la conducta, y sustituyendo con las acciones externas del hombre el cambio de corazón que resulta de la verdadera convicción y del arrepentimiento con Dios. Sin embargo, esta invención ha sido la fuente más importante de ingresos para la fe romana (siga la pista de mucho dinero).

Todos estos actos de peregrinaje, castigo, y financiamiento, siendo sin precedentes en las escrituras, son racionalizados como algo "bueno" y "digno" por las afirmaciones del Papa, conocidos como Bulls. Se afirma que la autoridad del Papa es pasada en sucesión de los papas anteriores, siendo Pedro el primero. Esa sucesión no tiene base bíblica; y si la sucesión estuviera basada en las escrituras, todos los papas en la cadena tendrían que ser santos como Pedro. Pero varios de los papas eran tan malos que fueron echados de Roma por varios cientos de años por ciudadanos indignados; Francia tenía tanta aversión a la conducta papal, que incluso abandonaron el cristianismo por un tiempo. Existen sitios de internet dedicados a desenmascarar la actividad criminal histórica del papado. Una afirmación de autoridad que se obtiene por sucesión es obviamente una mentira descarada. Debería señalar aquí que no todos los papas eran malos aún en propósito; muchos eran hombres de buenas intenciones; pero para que la cadena de sucesión fuera remotamente posible, todos dentro de la cadena, debían por necesidad, estar controlados por Dios en sus palabras y acciones, lo cual históricamente no fue así.

Aún más ridículo es que varias sectas protestantes se hayan separado de la secta romana debido a sus errores, sin embargo hipócritamente afirman que su autoridad clerical está en la misma línea sucesión de los papas antes de su separación.

Últimos ritos

Los últimos ritos, que pretenden absolver todos los pecados juntos antes de la muerte, y todas las teorías de la salvación instantánea están basadas en el ladrón en la cruz, que fue crucificado a un lado de Jesús, quien obtuvo consuelo cuando Jesús le dijo: "Hoy estarás conmigo en el paraíso."

Por supuesto, las circunstancias del ladrón eran excepcionales. Considere lo siguiente:

1) él estaba viendo cómo otro criminal condenado (Jesús) estaba siendo crucificado a su lado.
2) este hombre [Jesús], que afirmaba tener una relación especial con Dios, no hizo nada para prevenir su crucifixión.
3) el criminal mismo estaba en una agonía inimaginable debido al dolor de su propia crucifixión.

Y todavía su fe fue suficientemente fuerte como para reprender al otro criminal, quien también estaba crucificado y lanzaba insultos a Jesús: "¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!" Este [otro] criminal le contestó: "¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo." Y luego él dijo, "Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino."

Yo diría que la fe de este hombre era tan fuerte, todavía activa a pesar del dolor insoportable, todavía activa mientras veía al hombre que afirmaba ser el hijo de Dios siendo ejecutado de manera horrenda; tal fe, siendo mayor de lo que yo puedo decir que tengo la capacidad de mostrar, fue recompensada por ser extraordinaria y excepcional; el Señor puede hacer cualquier excepción que él quiera.

Una parte del juicio será llegar a saber la verdad. Parte de saber la verdad es ver el paraíso. Como todos los que no son purificados en esta vida, después del juicio en el paraíso, el ladrón probablemente tendrá que dejar el paraíso para pasar un tiempo en el infierno; antes que él pueda volver al paraíso para vivir en el patio de afuera, que no es medido, el patio de los incircuncisos de corazón, gentiles espirituales. (Vea Hay esperanza para todos para más detalles.) Los siguientes versículos también muestran cómo los hombres serán juzgados en el paraíso y después desterrados o recogidos:

Pero cuando entró el rey para ver a los convidados, [¡Note! En la fiesta de bodas, en el paraíso] y vio allí a un hombre que no llevaba ropa de bodas,
le dijo: "Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin llevar ropa de bodas?" Pero él quedó mudo.
Entonces el rey dijo a los que servían: "Atadle los pies y las manos y echadle en las tinieblas de afuera." Allí habrá llanto y crujir de dientes. Mat 22: 11-13.

Muchos me dirán en aquel día: '¡Señor, Señor!
¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no echamos demonios?
¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas?'
Entonces yo les declararé: 'Nunca os he conocido.
¡Apartaos de mí, obradores de maldad!’ Mat 7:21-23

El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles,
y recogerán de su reino a todos los que causan tropiezos
y a los que hacen maldad, y los echarán en el horno de fuego.
Allí habrá llanto y crujir de dientes. Mat 13:41-42.

(¡Note! No recogidos de la tierra, sino recogidos del reino, que es el paraíso.)

Si alguien considera el ejemplo sobrehumano de este criminal como la base para entrar el el reino de Dios, escapando el infierno, porque ellos "creen en Jesús," esta persona no está considerando la magnitud de la fe del criminal, que casi nadie en este mundo podría imitar; o que una vez que él fue juzgado en el paraíso, fue excluido de allí por un tiempo.

Como me dijo la Voz del Señor: "Si tú hubieras estado conmigo la noche que me arrestaron, no hubieras creído que yo era el Santo de Israel."

El ungimiento de los enfermos

Éste por lo menos está basado en las escrituras. Marcos 6:13 relata como los discípulos sanaban a los enfermos con aceite. Y Pablo dice que la enfermedad es un llamado para que los ancianos sean enviados (pero no a la iglesia, sino que eran llamados al lugar donde estaba la persona enferma), y debían orar por la persona, y ungirla con aceite en el nombre del Señor. Esta no era una ceremonia eclesiástica. La secta romana comenzó a realizarla como una ceremonia sacramental, pero dejó esta ceremonia cuando no se pudieron sanar las enfermedades; el ser nombrado anciano, sin ser guiado y controlado por el Espíritu de Dios, da como resultado una iglesia que no está controlada por Dios. Dios no honra las oraciones de un grupo de ancianos falsos; si lo hiciera estaría fortaleciendo una iglesia falsa.


Conclusión

La mayoría de los supuestos e inventados sacramentos son el intento del hombre de crear una salvación fácil, ritualizada, y auto-realizada que difícilmente podría describirse como la puerta estrecha, a la cual uno se debe esforzar para entrar, y la cual pocos hallarán, porque muchos prefieren el camino ancho y fácil que lleva a la destrucción. El esforzarse es ejercer mucho esfuerzo o energía; pocas personas argumentarían que el estar mojado con agua, o comer pan y beber vino o jugo de uva, es trabajar con mucho esfuerzo o energía. Más bien esto forma una fantasía de salvación sin esfuerzo, solamente un ritual - yo incluiría que el recitar la "oración del pecador" es solamente otro invento de los auto-nombrados evangelistas, quienes están ansiosos de ser reconocidos por lo que ellos imaginan que es "salvar" otras almas.

Sí , todas las sectas deficientes de hoy constituyen la Ramera de Babilonia del libro de Apocalipsis, con la cual todas las naciones han bebido del vino de la ira de sus fornicaciones, porque todas las sectas son simplemente variedades evoluciónales de la iglesia del imperio Romano, tanto del este como el oeste, las doctrinas de la cual eran dictadas por los emperadores canonizados Constantino y Justiniano el déspota, eliminando de esa manera el evangelio verdadero alrededor del año 390 DC. La iglesia adulteró con los reyes de la tierra.

Él [la bestia] también se le permitió hacer guerra con el pueblo santo de Dios (los santos) y vencerlos. Y le fue dado poder para extender su autoridad sobre cada tribu y pueblo y lengua y nación. La bestia del libro de Apocalipsis es la bestia de la autoridad religiosa pagana, el poder de la cual fue severamente reducido [una herida en la cabeza] por los primeros cristianos, particularmente en la región del Mediterráneo. Pero una segunda bestia se levantó un corto tiempo después, que tenía cuernos como los de un cordero, pero era una bestia. Note que esta bestia parece ser cristiana, y bajo la pretensión de la autoridad del cordero (aunque actuando por medio del poder del dragón, derivado de la primera bestia de la religión pagana) obliga a los hombres a conformarse con tales tradiciones, ceremonias y rituales (por el deber cristiano), pareciéndose así a las costumbres de los paganos, en su adoración idólatra y su superstición. Toda la tierra siguió a esta bestia, y todavía lo hace. Así surgió la falsa iglesia, y nadie podía espiritualmente comprar o vender, (como las vírgenes insensatas no pudieron comprar el aceite para sus lámparas), a menos que se sometieran a la bestia y recibieran la marca de la iglesia falsa. Cualquiera que negara esa iglesia falsa, o tratara de comprar o vender (obras espirituales por medio de la mente o la mano) sin la sanción de la iglesia falsa fueron martirizados, como sus predecesores lo habían sido anteriormente, bajo el poder pagano, o la primera bestia.

De la Palabra del Señor en el interior:
"Se puede ver que cualquier hombre que estuviera actuando fuera de las normas
o en disconformidad con la iglesia Católica era asesinado."

Durante la Edad media (del 800 A.C. hasta el 1500 D.C.) nueve millones de almas fueron llevadas a la muerte por la iglesia Católica, acusadas de brujería. Y mientras esta iglesia falsa es a menudo identificada por los protestantes como la iglesia romana, los protestantes son todos parte de la misma falsa ramera (la bestia tiene muchos nombres), y las sectas deficientes que practicaban las invenciones creadas por el hombre: el bautismo de infantes, jugo de uva y pan, la trinidad, (que no se menciona en las escrituras), el matrimonio por los sacerdotes, los edificios vanos y orgullosos, torres con campanas, túnicas negras, camisas negras, collares especiales, los credos, la lectura de los sermones, los sacramentos, los vicarios, secretarios, párrocos, curas, bachilleres de arte, magisteres, padres, la Navidad, Semana Santa, y los bachilleres de divinidad; la salvación sobre la base de decir ciertas palabras, el agua, el pan y el vino - todos los rituales supersticiosos - en lugar de un cambio completo de corazón - circuncidado para ser un nuevo corazón y una mente nueva en una criatura completamente nueva; todos son inventos heredados de la madre del protestantismo, los católicos romanos.

No solamente fue detenido cualquiera que tratara de enseñar o escuchar una doctrina diferente, comprar o vender aceite espiritual; ellos fueron asesinados - lo cual realmente los dejó incapaces de comprar o vender.

Muchas persecuciones católicas romanas fueron justificadas por las famosas palabras de San(?) Agustín: "¿Por qué ... no debería la iglesia usar fuerza para forzar a sus hijos perdidos a regresar, si los hijos perdidos fuerzan a otros a ir a su destrucción?" - Un clásico ejemplo de "el fin justifica los medios", que hacer perder de vista el mandato principal de Cristo para "amar a los enemigos," no destruirlos. Otro supuesto santo(?), Tomás Aquinas escribió: De parte de la Iglesia, sin embargo, hay misericordia que busca la conversión del errante, por lo cual ella no condena de inmediato, sino "después de la primera y la segunda amonestación," como el apóstol los dirige: después de eso, si él es todavía rebelde, la Iglesia ya no espera su conversión, sino busca la salvación de otros, al excomulgarlo y separarlo de la Iglesia, y además lo entrega a un tribunal secular para ser exterminado así del mundo por la muerte. Estos reverenciados santos(?) ignoraron las escrituras del Nuevo Testamento que señalan claramente que debemos amar a nuestros enemigos, que debemos orar por nuestros enemigos, que debemos dar la otra mejilla, y que era algo satánico incluso pensar acerca de matar a aquellos que no comparten nuestras creencias. Jesús además dijo que si alguien está violando las normas de la iglesia (pecando), ellos deben ser advertidos por uno, después advertidos por dos o tres, después censurado por todo el cuerpo de creyentes, — y si ellos no se arrepienten de su error, ellos deben ser expulsados y evitados — no asesinados, ni encarcelados, ni torturados ni privados de su propiedad. Se supone que debemos amar y orar por nuestros enemigos, no destruirlos.

Los protestantes también mataron herejes. Juan Calvino fue el fundador principal del protestantismo, y tuvo gran influencia sobre los presbiterianos, congregacionalistas, bautistas, y aún luteranos. Calvino hizo arrestar a Servet y presentó cargos de herejía en contra de él, y testificó en contra de él durante su juicio; el crimen de Servet fue haber negado el apoyo bíblico de la trinidad y el bautismo infantil. Los cargos en su contra que Calvino presentó y su eventual arresto resultó en que Servet fuera quemado en la estaca. Calvino también hizo que treinta y cuatro mujeres fueran quemadas en la estaca como brujas acusadas de ser responsables por una plaga, mientras que otra versión le atribuye a su teocracia en Ginebra 58 sentencias de muerte. Calvino justificó la ejecución de los herejes, al escribir: Quien sea que sostiene ese mal que es hecho a los herejes y blasfemos al castigarlos se hace a sí mismo un cómplice en su crimen y culpable como ellos. Aquí no hay duda de la autoridad del hombre; es Dios quien habla, y es claro qué ley él hubiera guardado en la iglesia, aún hasta el fin del mundo. Por lo cual él demanda de nosotros una severidad tal, aunque sea para mostrarnos que no le damos el honor debido, mientras que no pongamos su servicio por encima de toda consideración humana, de modo que no perdonemos ni familiares, ni la sangre de ninguno, y nos olvidemos de toda la humanidad cuando el asunto sea combatir para su gloria. Los defensores de Calvino, derramando sangre y olvidando toda humanidad, mencionan que muchos otros protestantes mataron herejes también - (la defensa de "todos lo han hecho"; mejor dicho es: ¿todos los grandes hombres de Dios(?) ellos fueron asesinos).

Jesús dijo: .. cualquiera que los mate pensará que le está prestando un servicio a Dios. Juan 16:2

Otro protestante venerado era Martín Lutero, que estaba lleno de odio por los judíos. Lo siguiente es parte del artículo de Wikipedia acerca de Martín Lutero:

Lutero inicialmente recomendó ser amables con los judíos, pero sólo con la intención de convertirlos al cristianismo, lo que se llamaba Judenmission. Cuando sus esfuerzos para convertirlos fracasaron, él se hizo cada vez más hostil hacia ellos. Sus obras principales con respecto a los judíos fueron su tratado de 60,000 palabras llamado Von den Juden und Ihren Lügen (Sobres los judíos y sus mentiras), y Vom Schem Hamphoras und vom Geschlecht Christi (Sobre el santo nombre y el linaje de Cristo) — que fueron reimpresos cinco veces durante su vida — ambos escritos en 1543, tres años antes de su muerte. Él dijo que los judíos ya no eran el pueblo escogido de Dios, sino que eran "el pueblo del demonio." Eran el pueblo degradado y adúltero, es decir, no el pueblo de Dios, y su jactancia de ser el linaje, la circuncisión y la ley debía ser considerada como suciedad." La sinagoga era una "novia contaminada, sí, una ramera incorregible y una mujerzuela impía ..." y los judíos estaban llenos de "las heces del diablo ... en las cuales se revuelcan como cerdos." Él recomendó incendiar las sinagogas, destruir los libros de oraciones de los judíos, prohibirle predicar a los rabinos, confiscar la propiedad y el dinero de los judíos, y asegurar que estos "gusanos venenosos" fueran forzados a hacer trabajos pesados o expulsados "para siempre." Él también parecía sancionar su asesinato, cuando escribió "somos culpables por no destruirlos."

Según la opinión del Dr. Robert Michael, las obras de Lutero adquirieron un estatus de escrituras en Alemania, y él llegó a ser el autor más leído de su generación, en parte debido a la naturaleza tosca y apasionada de sus escritos. La opinión prevaleciente entre los historiadores es que su retórica anti-judía contribuyó de manera importante al desarrollo del antisemitismo en Alemania, y en la década de 1930 y 1940 proveyó un fundamento ideal para los ataques del partido nacionalsocialista (NAZI) sobre los judíos. Reinhold Lewin escribió que "cualquiera que escribiera en contra de los judíos por cualquier razón creía que tenía el derecho a justificarse a sí mismo de manera triunfante si se refería a Lutero." Según Michael, casi todos los libros en contra de los judíos que se imprimieron durante el Tercer Reich contenían referencias y citas de Lutero. Heinrich Himmler escribió con admiración acerca de sus escritos y sermones sobre los judíos en el año 1940. La ciudad de Nuremberg presentó una primera edición de Sobres los judíos y sus mentiras a Julius Streicher, editor del periódico Nazi Der Stürmer, en su cumpleaños el año 1937; el periódico lo describió como el tratado más radicalmente anti semítico que se haya publicado. En el 17 de diciembre, 1941, siete confederaciones protestantes regionales emitieron una declaración en la que concordaban con la norma que obligaba a los judíos a usar una banda amarilla, "ya que después de su amarga experiencia Lutero ya había sugerido medidas preventivas en contra de los judíos y su expulsión del territorio alemán."

Todas las sectas protestantes y católicas que mataron (o incluso aprovaron la matanza) de aquellos que tenían una opinión religiosa diferente eran muy diferentes de los verdaderos cristianos; al incluso considerar el asesinato, ellos estaban siguiendo y obedeciendo a su padre el diablo, quien fue asesino desde el principio.

Tal vez usted está comenzando a ver que para el año 388 d. C., el cristianismo se había transformado en sinagogas de Satanás, con ministros de Satanás transformados para parecer ministros de justicia. Agustín y Tomás son dos de los cuatro pilares del catolicismo romano. Calvino y Lutero son los fundadores principales del protestantismo. Si los venerados fundadores de las sectas son impíos, ¿cómo pueden las sectas mismas y las doctrinas que promulgan no ser también impías? Cuando la raíz es mala, no importa cuántas ramas estén en el árbol — son malas también. De la voz del Señor en el interior: "Ellos son corruptos, hasta la médula;" y "ay de aquellos que tratan de sacar algo bueno de lo malo."

Y la ramera estaba ebria de la sangre de los santos — la inquisición de la iglesia romana y las masacres a través de toda Europa, en la cual durante la Edad media (del 800 A.C. hasta el 1500 D.C.) nueve millones de almas fueron llevadas a la muerte, acusadas de brujería.Los fanáticos protestantes de Alemania, inspirados por la traducción radical de la Biblia por Lutero, mataron a 100.000 católicos y personas de alta clase en la Guerra de los Campesinos. El rey inglés Enrique VIII, el fundador de los episcopales, hizo que 72.000 opositores (mayormente católicos) fueran asesinados. Inglaterra, Escocia e Irlanda sufrieron tres guerras civiles de puritanos* en contra de los gobiernos gobernantes, las cuales dejaron a 190.000 personas muertas en Inglaterra (3.7% de la población); 60.000 muertos en Escocia (6% de la población); y 616.000 muertos en Irlanda (41% de la población, la cual era mayormente católica).

*Justificando su revolución como algo que trajo el reino de Cristo a la tierra, los puritanos consideraron a sus adversarios como enemigos de Cristo. Los puritanos oficiales de su ejército frecuentemente inspiraron a sus tropas al gritar una cita del Antiguo Testamento en contra de la idolatría pagana: "¡Maldito el que haga con negligencia la obra de Jehovah! ¡Maldito el que retraiga su espada de la sangre!" Los victoriosos soldados puritanos y parlamentarios, con sus nombres bíblicos extraordinarios — Alabanza a Dios Barebones y Sargento Hew Agag en Pedazos ante el Señor — recorrían el país, destruyendo imágenes en las iglesias, arrancando las pipas de los órganos, rompiendo los vitrales, y guardando sus caballos en catedrales.

Esto fue seguido en el siglo 17 por los protestantes de Inglaterra y Estados Unidos, quienes en 50 años fueron responsables de las muertes de más de 869 cuáqueros, (incluyendo a tres hombres y una mujer ahorcados en Boston por los puritanos creyetes de la Biblia), encarcelando a decenas de miles, y confiscando las propiedades de decenas de miles; los perseguidores de los cuáqueros incluyeron los episcopales, presbiterianos, puritanos congregacionalistas, y bautistas.

La iglesia falsa se jacta que no es una viuda y que no verá llanto. Ella se jacta de que Cristo es su esposo; pero estas iglesias falsas son la ramera de Babilonia, quienes ignoran el mandamiento de Cristo de arrepentirse, sus enseñanzas, sus requisitos, sus advertencias, su necesaria santidad, su evangelio, su Reino, su promesa de libertad del pecado, y su cruz de negación propia — la Cruz Perdida de la Pureza.

Ahora, el mundo entero, pensando que están adorando a Cristo, adorando al diablo, Apoc 13:3-4. ¿Cómo puede ser esto? Porque el Jesús falso que adoran excusa todo tipo de pecado; el Jesús falso que ellos adoran se desposará con una novia que está llena de adulterio, codicia, ira, lujuria, lenguaje profano, mentiras, etc. Su Jesús falso les permite vivir su vida en pecado hasta que mueren, y después se supone que los va a aceptar en el cielo. Este Jesús falso hace el pecado más fácil, haciendo que el pecado sea supuestamente libre de culpa. Este Jesús falso acepta el pecado y el mal. Su Jesús falso dice: ustedes pueden vivir como ustedes quieran, haciendo decisiones por sí mismos basado en lo que ustedes piensan que es bueno o malo. Amigos, esta es una descripción del diablo que le dijo a Eva que ellos serían como Dios, conociendo el bien y el mal. Este Jesús falso es un dios que aprueba que el hombre camine según las imaginaciones de su corazón, que es peor que adorar ídolos de madera o de piedra, Jer 16:11-12. Este Jesús falso aprueba que el hombre sea su propio dios. Este no es el Jesús verdadero.

Jesús es santo y puro. La novia de Jesús debe ser santa y pura también. Jesús dijo: ¡No pequen más! Y ¡Arrepiéntanse o perezcan! [perder su alma]. Y Jesús dijo: Si tu mano te hace tropezar, córtala. Mejor te es entrar manco a la vida que teniendo dos manos, ir al infierno, al fuego inextinguible. Si tu pie te hace tropezar, córtalo. Mejor te es entrar cojo a la vida que teniendo dos pies, ser echado al infierno. Y si tu ojo te hace tropezar, sácalo. Mejor te es entrar con un solo ojo al reino de Dios que, teniendo dos ojos, ser echado al infierno. Mar 9:43-47. Jesús está tratando desesperadamente de decirnos que para entrar en el reino y escapar el infierno, el pecado debe ser eliminado. Él sabía que los ministros falsos con evangelios falsos que prometen libertad para continuar pecando se levantarían después que él se fuera. Los cambios en nuestro corazón a través de la cruz perdida de la pureza pueden quitar el deseo de la mano, del pie, y del ojo, que causan que pequemos.

Sin santidad, nadie verá a Dios. Heb 12:14. Entonces aquellos que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Porque si vivís conforme la carne, habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:8,13. Y los que son de Cristo han crucificado al carne con sus pasiones y deseos [lujuria y afectos]. Gal 5:24. Y Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoral ni impuro ni avaro, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. Efe 5:5-6. De modo que todas las 41,000 sectas del cristianismo, que permiten que sus miembros sigan pecando hasta la muerte, están adorando al diablo, que usa una etiqueta que dice Jesús. Pablo nos advirtió acerca de este "Jesús diferente" y los evangelios diferentes. 2 Cor 11:4.

La marca de la bestia es vista por las cosas espirituales en las que el hombre usa su mano (su mano derecha) y su mente (su frente). Aquellos que tienen la marca de la bestia dan su espíritu, alma, y cuerpo para mantener la religión del hombre, como fue inventada por el hombre; buscando la justificación por la acción carnal, la ceremonia, y el ritual; ellos buscan cubrirse, permanecer en su naturaleza caída, no redimida, no purificada, no regenerada, imperfecta, impía, carnal, orgullosa, lujuriosa, lasciva, egoísta y bestial. Cualquiera que hubiera tratado de aumentar su medida de Cristo por cualquier manera que difiera de la doctrina de la iglesia falsa (para comprar o vender aceite espiritual de manera diferente para sus lámparas), no sólo no se les permitió comprar ni vender; fueron asesinados — lo cual realmente los hizo incapaz de comprar o vender.

Si usted quiere leer más acerca de cómo las sectas de hoy son la ramera y la bestia de Babilonia, este sitio contiene explicaciones muy completas de Isaac Penington: 1. Babilonia la Grande, y 2. La Gran Apostasía; también está disponible La Historia de la Iglesia de Janney y la exposición de Francis Howgill del deterioro en el cristianismo.

En vez de un corazón nuevo, todo lo que usted tiene que hacer es decir palabras. Pero decir que Jesús es Señor no hace que él sea su Señor, y esto no nos salva. El ser bautizado en agua no nos salva. Ni tampoco nos salva un toque del Espíritu (el llamado de Dios solamente), promovido como el bautismo del Espíritu Santo. Estas cosas no garantizan que vamos a vivir para siempre ni nos convertirán en hijos de Dios. No hay tal cosa como creer/ser bautizado, o "una vez salvo, siempre salvo." La salvación no es instantánea. La salvación es un proceso. Para ser nacidos otra vez, primero debemos morir. Usted tiene que perder su vida para poder salvarla. El bautismo verdadero del Espíritu santo, el único que es necesario, circuncida el corazón, al hundir el pecado y la iniquidad, y al poner de lado el cuerpo de muerte y los pecados de la carne para que estemos sin pecado; un bautismo en la muerte de Cristo, lo que resulta en que él es resucitado en nosotros para llegar a gobernar nuestras palabras y acciones.

Jesús dijo que él rechazaría a muchos, los cuales piensan que son cristianos, pero que todavía pecan. Ellos no lo han hecho su Señor en la práctica, para que controle sus vidas en sus acciones y palabras; él no los ve como siervos que lo tienen a él como su Señor. Ellos dicen que Jesús es Señor con los labios, pero lo mantienen muy alejado de sus corazones y así Él no puede llegar a ser verdaderamente su Señor y Rey. 'En vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. Mat 15:9. Para hacerlo Señor, él primero tiene que limpiarnos de nuestra naturaleza pecaminosa que es rebelde; hasta que él nos limpie, nosotros seguiremos siendo esclavos del pecado, (¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!), y seguiremos siendo incapaces de ser siervos de él como nuestro Señor o Rey.

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo,
tome su cruz cada día, y sígame.
Lucas 9:23

Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:27

Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa,
con sus pasiones y deseos.
Gal 5:24

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio