La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 5:1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Siendo declarados justos, pues, por la fe,1 tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, [La fe no es creer que Jesús es el Hijo de Dios, basado en la veracidad histórica de la Biblia; sino que la fe es escuchar la palabra de Dios dentro de su corazón, Rom 10:8,17, porque la fe es un don de Dios y es traída por revelación de Jesucristo, Efesios 2:8, Hebreos 12:2, Romanos 1:19. A menos que usted sea guiado (dirigido, ordenado, enviado) por el Espíritu, la ley es su tutor, Gál 5:18. La justicia imputada de Cristo no sólo viene a usted después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra de lo cual no hay ley, para entonces caminar en amor, obedeciendo los mandatos continuos de Cristo. Hasta entonces, nosotros por medio del Espíritu, por fe, esperamos pacientemente la esperanza de justicia, Gál. 5:5]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Siendo declarados justos, pues, por la fe. Este es otro caso de error de traducción. La mayoría de las traducciones bíblicas dicen: Siendo justificados, pues, por la fe. Nuevamente la palabra griega en la Net Bible es dikaiwyentev, (1344) de la cual la raíz es dikaioo, y más comúnmente significa hacer recto. "Justo" es una opción remota para los traductores, pero la mayoría la utilizaron. Este versículo está simplemente declarando nuevamente la justicia imputada de Cristo que viene a usted sólo después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra del cual no hay ley, para después caminar en amor, obedeciendo los mandamientos continuos de Cristo. Hasta entonces nosotros, por medio del Espíritu, por la fe, esperamos pacientemente la esperanza de justicia, Gál. 5:5. Vea la nota 2 en Romanos 3 para los detalles de la justicia imputada.

tenemos paz para con Dios. Habiendo crucificado nuestra naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia, estamos en paz con Dios por medio de Jesucristo y su justicia imputada en nosotros. Varios de los primeros cuáqueros enfatizaron que como esclavos del pecado no tenemos el favor de Dios ni existe paz entre nosotros. A menos que nuestro espíritu y mente hayan sido crucificados, estamos en enemistad en contra de Dios; y podemos tener paz mientras estamos en la tierra por medio de la muerte de la naturaleza pecaminosa en la cruz, o hacemos paz con Dios por medio de nuestro sufrimiento y purificación en el infierno, lo cual es la manera difícil.

Con respecto a la justificación, comúnmente atribuída a este versículo de manera errónea, Jorge Fox escribió que la justificación ocurre al mismo tiempo que usted experimenta la santificación y la redención:

El que le tiene a Él [Cristo] tiene vida, y el que no le tiene a Él, no tiene vida. Aquellos que testifican [ven y oyen] a Cristo en el interior, testifican el fin de la imputación, testifican la cosa misma, el fin de su creencia, y ellos poseen la santificación, y los tales llegan a conocer la fe y el amor. Aquellos que pueden tener todas las escrituras, y predicar de la justificación y santificación fuera de ellas, y no dentro de ellas, son como los judíos, son como las brujas y los reprobados. Ellos son reprobados, los que no testifican [ven] a Cristo en su interior, ni la santificación allí, y por lo tanto no testifican [experimentan la recepción de] la fe, y el amor, ni la fe que obra por amor; y ellos están en el error. Aquel que le tiene a Él, tiene la vida, la justificación, santificación, y redención.

Sí, somos justificados por la fe, así como nuestros corazones son purificados por fe, así como nuestras almas son purificadas por la obediencia a la verdad. Pero la fe tiene que funcionar, produciendo obras de arrepentimiento, incluyendo llevar nuestra cruz; la fe que funciona, de la cual Pablo dice que es la obediencia que lleva al Espíritu.

La fe en el interior justifica; la fe en el interior purifica. La fe es el proceso de seguir los mandamientos que escucharmos y oímos de Jesús desde el interior de su corazón; por medio de la obediencia la persona es limpiada, purificada, justificada y salvada de sus pecados. Pablo habla de la fe que viene a liberarnos de la ley como nuestro tutor. En Gál 5:18, él dice: si (y cuando) sois guiados (inspirados, ordenados, mandados) por el Espíritu, no estáis bajo la ley. De modo que él define la fe como estar en obediencia a la guía del Espíritu. De modo que la fe es seguir los mandamientos que hemos oído del Espíritu de Dios, del Señor. Esta es una aclaración importante de la definición de la fe, como nos dice Pablo además, que él le predica al mundo de la fe que está en nuestros corazones y nuestras bocas, y la fe viene por el oír la palabra; y Jesús dijo: Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios y la "guardan". Por lo tanto la fe es oír la palabra en el interior, y creer que es el hijo de Dios que le habla, y después guardarla [obedecerla, practicarla], repetidamente.

¡Note! Gálatas 2:17 Pero si es que nosotros, procurando ser justificados en Cristo.. Como creyentes, debemos procurar ser justificados. Sólo con creer en Jesús, no somos justificados automáticamente. De la misma manera por la fe uno es justificado; pero obviamente al creer en Jesús, uno no llega a ser puro instantáneamente. Debemos creer y obedecer lo que oímos a Jesús que nos dice que hagamos; eso es creer en Jesús. Nosotros no somos instantáneamente justificados, purificados, o salvados. Como dijo Pablo, buscamos ser justificados por Cristo y debemos ocuparnos en nuestra salvación con temor y temblor, Fil 2:12; y es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cercana de nosotros que cuando creímos. Rom 13:11.

_______________________________________