La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 1:7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá: aun los que le traspasaron. Todos los pueblos de la tierra harán lamentación a causa de él.2 ¡Sí, amén! [Él dijo: "Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a sus hechos", Mat 16:27-28. (No sólo una generación particular.) "Algunos que están aquí, que no probarán la muerte hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino", Mat 16:27-8, Mar 8:38,9:1, Luc 9:26-27; él llega a resucitar a aquellos hombres que han sido crucificados y purificados para el reino. Aquellos que no son crucificados y purificados, para ver la venida de Jesús en ellos antes de la muerte, lo ven cuando están muriendo, como lo hacen todos los pueblos, todas las naciones, todas las generaciones. Para aquellos que mueren todavía pecando: "Los pecadores en Sion tienen temor; el estremecimiento se ha apoderado de los impíos. ¿Quién de nosotros podrá habitar con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros podrá habitar con las llamas eternas"? Isaías 33:14; "Porque he aquí viene el día ardiente como un horno, y todos los arrogantes y todos los que hacen maldad serán como paja. Aquel día que vendrá los quemará y no les dejará ni raíz ni rama, ha dicho Jehovah de los Ejércitos", Malaquías 4:1; "¡Ay de los que anhelan el día de Jehovah! ¿Para qué queréis este día de Jehovah? Será día de tinieblas, y no de luz", Amos 5:18. ¡Ay de ustedes, los cristianos que piensan que la gracia excusa tus continuo pecado, por el Día del Señor será un terror para ustedes!]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá: aun los que le traspasaron. Todos los pueblos de la tierra harán lamentación a causa de él.

Aun los justos que son arrebatados del fuego y apenas son salvados, antes de que ellos experimenten gozo y alegría, conocen el terror del Día del Señor en sí mismos; como fue testificado (a partir de su experiencia real) por uno de los primeros cuáqueros, Francis Hogwill, quien habitó en el reino:

"Aquellos que no han visto todavía este día de la venganza del Señor en sí mismos, nunca han visto el día de la salvación. El profeta clamó: '¿Quién podrá resistir el día de su venida? o ¿quién podrá mantenerse en pie cuando él se manifieste?' Y muchos han sido testigos oculares del día terrible del Señor, que ha aparecido en ellos, en el cual toda la paz ha sido escondida de sus ojos: y todos los que alguna vez llegaron a ver el día de gozo y felicidad, primero conocieron el terror y el día terrible del Señor en sí mismos. Por lo tanto el apóstol dijo: 'Conociendo, entonces, el temor del Señor, persuadimos a los hombres'".

William Dewsbury, otro del los primeros cuáqueros, quien habitó en el reino, también dejó un testimonio del terror en el Día del Señor:

"Yo morí y fui bautizado, y fui como un niño pequeño bajo sus amonestaciones celestiales; tan pronto como mi alma fue llevada a esto, en mi humillación, ¡Oh! entonces, el temible juicio fue quitado, y el libro de la vida fue abierto ante mí, y el Señor me habló tranquilamente: 'con amor eterno te he amado'; y me hice cristiano por medio del día de venganza, y de un ardor como en un horno; y la arrogancia y el orgullo de hombre en mí fue derribado".

Después del terror, para los crucificados y purificados, el día del Señor es un gran gozo, como Francis Howgill también testificó:

"La aparición de Dios, quien es vida eterna, en su día, en su Luz inmensurable, es un gran gozo, y una fuente de gozo para los justos. Porque él es para su pueblo una luz eterna, y en su luz ellos llegan a ver la luz. Él revela los misterios secretos de su reino en aquellos que ven su día aparecer en sus corazones, el cual pone de manifiesto todas las cosas, aún los secretos del Señor, y su tesoro escondido, y sus riquezas duraderas, que nunca se corrompen ni se oxidan, sino que son frescas, y mantienen su imagen y su impresión pura. Por medio de esta Luz todos los justos, que han esperado la aparición de Dios, ven a verlo. Como está escrito: '¡He aquí, éste es nuestro Dios! En él hemos esperado, y él nos salvará: ¡Éste es Jehovah! En él hemos esperado. ¡Gocémonos y alegrémonos en su salvación!'. ¿Viene en realidad aquel a quien ustedes han esperado? Sí, viene, 'y su recompensa con Él'; y los que le ven encuentran satisfacción en Él, y en su recompensa. ¿Y cuál es su recompensa? Gozo, alegría, paz en la conciencia, seguridad del amor de Dios sellado en lo corazones por el puro Espíritu del Señor, las corrientes de la vida que fluyen continuamente de las grandes profundidades, que refrescan y nos mantienen refrescados en los extremos más grandes del calor de la tentación; y aquellos que lo han esperado y lo esperan las esperan; aún en el cuerpo ellos testifican de Él y de su venida".

_______________________________________