La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 9:53-55

Mostrar el Capítulo y las notas   

 53 pero no le recibieron porque vieron en su cara que iba a Jerusalén;

 54 Al ver esto sus discípulos Jacobo y Juan, le dijeron: --Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo y los consuma?

 55 Él se dio vuelta y los reprendió, diciendo: "Vosotros no sabéis de qué espíritu sois;4 [Los discípulos todavía no habían sido limpiados ni purificdos por el bautismo de fuego en el Pentecostés, de modo que ellos todavía estaban bajo el control del Espíritu de Satanás, como lo están todos los hombres hasta que han sido crucificados en la cruz interna de la negación propia. Este versículo prueba que todas las sectas protestantes y católicas que mataron (o aun aprobaron la matanza) de aquellos que tenían una opinión religiosa diferente eran muy diferentes de los cristianos verdaderos; incluso al considerar el asesinato, ellos estaban siguiendo y cediendo a su padre el diablo, quien era homicida desde el principio.]

Mateo 5:37,16:23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 37 Pero sea vuestro hablar, 'sí', 'sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del maligno6 [el espíritu de Satanás dentro de usted]. [El corazón del hombre está lleno de maldad; la mente carnal es enemistad contra Dios. A menos que nuestro espíritu egoísta, el espíritu de Satanás, que cada hombre tiene, sea crucificado, la mayor parte de lo que hablamos es del espíritu de Satanás; aún si usted ha "aceptado a Jesús," su boca sigue siendo controlada por el espíritu de Satanás hasta sea crucificada en la cruz interna de la negación propia, siendo sustituida por el Espíritu de Cristo para reine su corazón en pensamientos, palabras, y acciones.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 23 Entonces él volviéndose, dijo a Pedro: --¡Quítate de delante de mí, Satanás!2 Usted son una ofensa para mí, porque no piensas en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. [Pedro estaba hablando bajo el control del espíritu de Satanás, bajo el cual están todos los hombres hasta que su espíritu maligno, egoísta y satánico ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia.]

Efesios 2:2-3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire [Satanás], que es el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia. [Hasta que usted sea obedientemente guiado por el Espíritu de Cristo en todos sus pensamientos, palabras, y acciones, usted es un hijo de la desobediencia: un descendiente de Adán, el hombre caído y desobediente; y a menos que usted haya crucificado ese espíritu satánico y egoísta dentro de usted, usted está caminando de acuerdo a la dirección de Satanás, lo cual es caminar en lujuria, satisfaciendo los deseos de su carne y los pensamientos de su mente carnal.]

 3 En tiempos pasados todos nosotros tuvimos nuestra conducta entre ellos en la lujuria de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y los pensamientos de nuestra mente; y por naturaleza éramos hijos de ira y el objeto de su indignación, como el resto de la humanidad.1 [¡Tome nota! Toda la humanidad camina en deseos pecaminosos, de acuerdo a los deseos de su carne y los pensamientos de su mente, la cual está bajo la guía de Satanás. Sin embargo, Pablo le está hablando a los creyentes crucificados, quienes ya no están controlados por los deseos de su carne; quienes ya no piensan sus propios pensamientos, cuya naturaleza pecaminosa ha sido destruída, incluyendo su mente carnal, remplazada por la mente de Cristo.]

1 Juan 3:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

Hechos 26:17-18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 17 Yo te libraré del pueblo [judío] y de los gentiles, a los cuales ahora yo [Jesús] te envío

 18 para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados, una liberación de la esclavitud del pecado y una herencia entre los santificados y purificados por la fe en mi. "2

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.