La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Gálatas 2:19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 Porque mediante la ley he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios. [Pablo (cuando todavía se llamaba Saulo) había estado observando estrictamente la ley de Moisés; pero entonces Pablo comenzó a oír más mandatos de parte del Espíritu que estaban adaptados a las circunstancias de su vida. Estos nuevos mandamientos hicieron que él se diera cuenta que el pecado todavía estaba vivo en su cuerpo; el pecado había revivido. Entonces la persona muere y llega a estar muerta a la ley al oír los muchos mandatos del Espíritu, los cuales se añaden al la ley interna, que incluye el centro moral de la ley mosaica, en el corazón que restringe la mente, las palabras y las acciones carnales; y si esos mandatos hablados son escuchados y obedecidos, uno gradualmente pierde su vida carnal, muriendo diariamente, hasta que están muertos. Cristo entonces es revelado en el cuerpo. El Señor condena el pecado en su corazón al revelárselo a usted y mandándole a arrepentirse, (vino el mandamiento); el pecado de lo cual usted ni siquiera está conciente (el pecado revivió); cuando usted reconoce que las revelaciones de Él son verdad, usted obedece sus mandatos; por gracia Él entonces quita de su corazón incluso el deseo por ese pecado. Este proceso es repetido, primero con sus acciones, después con sus palabras, y después sus pensamientos; hasta que usted ha crucificado su mente carnal y su naturaleza pecaminosa, (morí). Ahora usted está libre de la ley, caminando bajo el dominio total del Señor sobre sus pensamientos, palabras, y acciones. (A través de la ley, morí a la ley.)]

Romanos 7:1,4,6,9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive? [Hasta que usted pierde su vida al crucificar su naturaleza pecaminosa, su mente carnal y su espíritu impío, usted todavía está bajo la ley; hasta entonces usted todavía está caminando en carne restringida; hasta entonces la ley es su tutor. Hasta que Cristo reemplace su naturaleza, mente, y espíritu con su para que tu naturaleza carnal esté muerta, usted está bajo la ley. Cuando Cristo controla sus pensamientos, palabras, y acciones, entonces la ley ya no tiene dominio sobre usted porque el "yo" egoísta ha muerto. Aún aquellos que no conocen ninguna ley, tienen la ley interna en sus corazones por la cual el hombre es juzgado y que tiene dominio sobre él hasta su muerte. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú seas testigo de que recibes la fe de parte de Cristo, estás bajo la ley. A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley."]

 4 De manera semejante, hermanos míos, vosotros también habéis muerto a la ley por medio del cuerpo viviente de Cristo en vosotros para que os podáis estar casado con otro y resucitados del muerto para llevar fruto para Dios.1 [Pablo se está dirigiendo a los creyentes que habían sido crucificado, (y por lo tanto habían muerto a la ley), quienes habían sido resucitado de los muertos con Cristo, la nueva criatura en novedad de vida. Cristo había aparecido en ellos y morado en ellos. Ellos habían recibido el fruto del Espíritu de parte de Cristo con la medida de fe que libera de la ley, habilitándolos para ya no caminar en la carne sino caminar según el Espíritu, a medida que él guiaba todas sus palabras y acciones; ellos habían alcanzado la primera etapa de la perfección. La traducción de este versículo ha sido típicamente torcida para decir que la muerte de Cristo y su resurrección hicieron que el creyente estuviera muerto a la ley, pero sólo estamos muertos a la ley por medio de la ley después que hemos sido crucificados y Él está morando en nosotros, controlándonos completamente, y Él está ordenando cada palabra que debemos hablar y cada acción que debemos hacer. A pesar de que la sangre de Cristo hizo a la ley mosaica obsoleta, la ley interna en el corazón de todo hombre todavía está viva, nunca cancelada (y esta ley interna incluye el centro moral de la ley mosaica); y para ser liberado de la ley, por medio de la cual todos los hombres serán juzgados, usted se debe someter a Dios, condenando el pecado en su carne, con los mandatos que usted oye cuando lo espera a Él; y esos mandatos están establecidos como leyes adicionales en su corazón, en el cual están todas las leyes usted debe obedecer y continuar obedeciendo hasta que usted haya sido completamente crucificado, para entonces caminar en amor y libertad bajo ninguna ley.]

 6 Pero ahora, habiendo muerto a lo que nos tenía sujetos [el pecado], hemos sido liberados de la ley, para que sirvamos en lo nuevo del Espíritu y no en lo antiguo de la letra.2 [¡Tome nota! Pablo habla de haber muerto a la ley por medio de la ley. Las leyes morales sólo terminan cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. Vea la nota de Rom 3:28 para más información acerca de por qué la ley interna, en su corazón, la cual incluye el centro moral de la ley antigua, y es su tutor hasta que sus pensamientos, y palabras y acciones están bajo el control completo del Espíritu Santo. De la Palabra de Dios en el interior, con respecto a la novedad de vida: "La nueva vida es tan radicalmente diferente como un hombre que ha vivido en un subterráneo toda su vida, que de repente sale a la superficie para ver el sol, el cielo, las plantas, los animales, el viento, las estrellas." ¡Tome nota! Pablo había muerto a la ley por medio de la ley y fue liberado de la ley; él ya no servía al pecado. Él cumplió y estableció la ley.]

 9 Por yo estaba vivo aparte de la ley una vez; pero cuando el mandamiento vino, el pecado revivió; y yo morí.4 [Pablo (cuando todavía es judío) había estado observando estrictamente la ley de Moisés; pero entonces Pablo comenzó a oír más mandatos de parte del Espíritu que estaban adaptados a las circunstancias de su vida. Estos nuevos mandatos hicieron que él se diera cuenta que el pecado todavía estaba vivo en tu cuerpo; el pecado había revivido. Entonces la persona muere y llega a estar muerta a la ley al oír los muchos mandatos del Espíritu que restringe la mente, las palabras y las acciones carnales; y si esos mandatos hablados son escuchados y obedecidos, uno gradualmente pierde tu vida carnal, muriendo diariamente, hasta que tu voluntad y mente carnal sean crucificadas, (muertas). Cristo entonces es revelado en el cuerpo. El Señor condena el pecado en tu corazón al revelárselo a usted y mandándole a arrepentirse, (vino el mandamiento); el pecado de lo cual usted ni siquiera está consciente (el pecado revivió); cuando usted reconoce que las revelaciones de Él son verdad, usted obedece sus mandatos; por gracia Él entonces quita de tu corazón incluso el deseo por ese pecado. Este proceso es repetido, primero con tus acciones, luego con tus palabras, y luego con tus pensamientos; hasta que usted hayas crucificado tu mente carnal y tu naturaleza pecaminosa, (morí). Ahora usted está libre de la ley, caminando bajo el dominio total del Señor sobre tus pensamientos, palabras, y acciones. (A través de la ley, morí a la ley.)]

De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.