La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Santiago 1:21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 Por lo tanto, desechando toda suciedad y residuo de maldad, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.3 [Si usted humildemente cree y obedece las palabras que usted le oye a Cristo hablarle, ellas son implantadas en su corazón, haciendo cumplir las escrituras: pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las inscribiré (un entendimiento interno). Heb 10:16. De la Palabra del Seńor en el interior: "Tú debes obedecer toda ley que el Espíritu establezca."]

Juan 6:63

Mostrar el Capítulo y las notas   

 63 El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida.6 [Jesús es el pan de vida: la vida de Dios. De la Palabra del Seńor en el interior: "Las palabras que yo les hablo imparten vida; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída." Para adquirir más de Jesús, (la vida), usted debe estar en silencio, esperarlo a Él, oír, escuchar las palabras que él le habla a usted, y obedecer lo que él le manda. Sus palabras que él nos habla nos imparten la vida de Dios y están implantadas en nuestros corazones; y debido a que Jesús es la vida de Dios, sus palabras habladas forman a Jesús dentro de nosotros, hasta que finalmente él es resucitado en nosotros para llegar a ser nuestro verdadero Seńor, gobernando nuestros pensamientos, palabras y obras. De la Palabra del Señor en el interior: "Cristo es en realidad resucitado en cada persona que viene de Él y le obedece repetidamente. Con persistente y fiel obediencia, usted también será resucitado."]

Hebreos 8:10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 "Porque éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días," dice el Seńor. "Pondré mis leyes en la mente de ellos y en sus corazones las inscribiré.2 Y yo seré para ellos Dios, y para mí ellos serán pueblo. [Christo es el mediador del nuevo pacto; él media entre Dios y el hombre, dirigiendo la condenación y destrucción del pecado en hombres que buscan el reino de Dios y la justicia de Dios como la prioridad más alta de su vida, haciendo lo único necesario, sentarse a sus pies y escuchar sus palabras habladas. Lucas 10: 39,42. Esos mandatos que escuchamos o vemos revelados que nos ordenan cambiar nuestro comportamiento (arrepentirnos), son leyes que se ponen en nuestra mente y se escriben en nuestro corazón y se agregan a la ley interna en el corazón de un hombre. De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando hayas escuchado las palabras muertas en la Biblia y las recuerdes, presta atención a lo que se dice; siempre obediente a Sus mandatos. Debes obedecer todas las leyes que el Espíritu establece".]

2 Corintios 3:6,9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 Él mismo nos capacitó como ministros del nuevo pacto, no de la letra [la Biblia], sino del Espíritu. Porque la letra mata, pero el Espíritu vivifica [da vida].1 [La letra es las escrituras, y no hay vida en esas palabras escritas; las palabras escritas están muertas, sin vida. Las palabras que el Espíritu te habla te transmiten la vida, la vida de Dios. Poco a poco cada palabra hablada de Él que usted oye está implantada en su corazón y le imparte la vida de Dios haciéndolo un poco más puro.]

 9 Porque si el ministerio de condenación2 era con gloria, ˇcuánto más abunda en gloria el ministerio de justicia! [El ministerio de condenación es el Espíritu que condena los pecados en usted, ordenando su arrepentimiento; y con su arrepentimiento, entonces el Espíritu destruye los pecados en su cuerpo, circuncidando su corazón. Cuando usted ha (por medio del Espíritu) mortificado los pecados en su cuerpo, entonces usted recibe el ministerio de justicia, el cual consiste en aprender cómo caminar y hablar justamente, caminar por medio de la Luz de la Vida, caminar según el Espíritu. Cuando usted oye un mandato del Espíritu, hablando desde el interior de su corazón, eso le imparte la vida de Dios a usted; y ese mandato es establecido como una ley nueva en su corazón, añadida a la ley interna existente de Dios en el corazón de cada hombre. De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando tú has oído las palabra muertas en la Biblia, y las recuerdas, haz caso de lo que se dice — siempre obedientes a sus mandatos. Tú debes obedecer toda ley que el Espíritu establezca".]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.