La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Isaías 55:1-3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 "Oh, todos los sedientos, ¡venid a las aguas! Y los que no tienen dinero, ¡venid, comprad y comed! Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.

 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no satisface? Oídme diligentemente y comed del bien, y vuestra alma se deleitará con abundancia.1 [¡Note! Oír es comer el pan de vida, quien es Jesús; las palabras que él le habla a usted imparten la vida de Dios.]

 3 Inclinad vuestros oídos y venid a mí; escuchad y vivirá vuestra alma .2 Yo haré con vosotros un pacto eterno, las fieles misericordias demostradas a David. [Para venir a Él, nosotros vamos directamente a Él, al sentarnos en humilde silencio a medida que esperamos en Él, escuchando los mandatos y enseñanzas dadas por su voz. De la Palabra del Señor en el interior: "Vamos a él, y él hace llover ayuda sobre nosotros; este ejercicio de Dios purifica bien a aquellos que lo hacen. Ven a mí con la esperanza de hablar y actuar con rectitud."]

Juan 6:27,48,50-51

Mostrar el Capítulo y las notas   

 27 Trabajad no por la comida que perece, sino [más bien trabajad] por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará; porque Dios el Padre lo ha autorizado y certificado con su sello. [¿Cuáles son las obras que usted debe hacer que perduran para vida eterna?—exponerse persistente y pacientemente a oír a Cristo hablar sus órdenes y enseñanzas a usted, al sentarse, esperar en Dios, escuchar, velar, oír, creer y obedecer; eso es lo único que se necesita y las únicas obras que sobreviven al fuego que todos deben atravesar.]

 48 Yo soy el pan de vida.

 50 Éste es el pan que desciende del cielo, para que el que coma de él no muera.

 51 Yo soy el pan vivo que desciende del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre. El pan que yo daré por la vida del mundo es mi carne. [Las palabras que el Espíritu habla de Jesús descienden del cielo y dan vida, Juan 6:63, el pan de vida, nuestro pan diario, el cual debemos esforzarnos todos los días para oír para que Jesús sea formado en nosotros con cada palabra oída, hasta que él sea formado completamente y nosotros seamos resucitados de los muertos para vivir en los cielos; pero nosotros también todavía caminamos en la tierra con él en nosotros y guiando todas nuestras palabras y acciones.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Juan 6:63,5:40

Mostrar el Capítulo y las notas   

 63 El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida.6 [Jesús es el pan de vida: la vida de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Las palabras que yo les hablo imparten vida; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída." Para adquirir más de Jesús, (la vida), usted debe estar en silencio, esperarlo a Él, oír, escuchar las palabras que él le habla a usted, y obedecer lo que él le manda. Sus palabras que él nos habla nos imparten la vida de Dios y están implantadas en nuestros corazones; y debido a que Jesús es la vida de Dios, sus palabras habladas forman a Jesús dentro de nosotros, hasta que finalmente él es resucitado en nosotros para llegar a ser nuestro verdadero Señor, gobernando nuestros pensamientos, palabras y obras. De la Palabra del Señor en el interior: "Cristo es en realidad resucitado en cada persona que viene de Él y le obedece repetidamente. Con persistente y fiel obediencia, usted también será resucitado."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 40 Pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida.6 [Jesús nos acaba de decir en este versículo y el anterior que estudiar la Biblia no es venir a Él para que usted pueda tener vida eternaVenid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al sentarse y esperarlo a él en humilde silencio, para velar, para oír, para escuchar sus palabras que él le habla las cuales le imparten la vida de Dios a usted a medida que sus palabras son implantadas en su corazón. Juan 6:63, Santiago 1:21. Cada palabra que usted le oye a Él hablarle a usted aumenta la vida de Dios en usted; cada palabra que usted le oye hablarle a usted lo purifica un poco más. Con una medida suficiente de sus palabras habladas, oídas desde el interior de su corazón, Él es formado en usted de modo que usted lo ve a Él y lo experimenta trayéndole su salvación y vida eterna. De la Palabra del Señor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

Mateo 4:4,6:11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Pero él respondió y dijo: --Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. [Para tener vida en Dios, todos los hombres deben oír a Dios hablándoles y vivir por sus palabras, que son espíritu e imparten vida. Juan 6:63.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Danos hoy el pan nuestro de cada día. [Jesús dijo: Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará. Yo soy el pan de vida, el pan del cielo. Porque el Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida. Tu pan de cada día es escuchar en silencio y oír al Señor hablar palabras de ánimo, enseñanzas, convicción y mandatos. Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios [dentro de su corazón] y la guardan [la practican, obedecen]. Lucas 11:28. Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras alma. Santiago 1:21. Todos tus santos están en sus manos. Ellos se sentarse a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.