La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Marcos 7:21-23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los robos, [Engañoso es el corazón, más que todas las cosas, y perverso. Jeremías 17:9]

 22 las avaricias, las maldades, el engaño, la falta de restricción, el ojo maligno [envidia], la blasfemia, el orgullo y la insensatez. [...el instinto del corazón del hombre es malo desde su juventud...Génesis 8:21]

 23 Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre.3 [El corazón de todo hombre comienza lleno de maldad, lleno de pecado, contaminado, y descalificado para el cielo. A menos tu corazón esté limpio por el Espíritu del Señor que destruye el pecado dentro un hombre, todos los hombres caminan de acuerdo a los caminos del mundo y al dios de este mundo, satisfaciendo sus deseos y la lujuria de su carne de acuerdo a sus pensamientos, de acuerdo a su imaginación maligna, de acuerdo a sus mentes carnales que son enemistad en contra de Dios y no pueden estar sujetas a la ley de Dios. Rom 8:6-7. Todo hombre es juzgado por sus palabras y obras, incluyendo aquellos que dicen ser cristianos; Dios no le muestra parcialidad a ningún hombre. De la Palabra del Señor en el interior: "Sólo un corazón que es limpiado del pecado es aceptable ante Dios. Todos están esperando que Jesús sea su excusa. Si tú todavía estás pecando, perteneces al pecado y no a mi. Veme a mi — que ningún pecado tiene lugar en mi. Estás sin excusa, oh hombre. El pecado en los creyentes es intolerable. La gente debe soportar el precio de su comportamiento descarado. El puro es inocente de toda contaminación." Usted puede pensar que usted es un cristiano y llamarle "Señor," pero si usted muere mientras todavía está pecando, es expulsado del cielo. Todos los hombres contaminados son expulsados del cielo. Cuando son purificados por la gracia, los hombres son trasladados hacia el cielo mientras todavía están en la tierra, y después para siempre. Para ser liberado del pecado, aún del deseo de pecar, usted debe obedecer los mandatos hablados por el Señor que usted se expone al oír, al espéralo a Él en humilde silencio a medida que usted oye y vela; esa es la única cosa necesaria. Lucas 10:39-42. ]

Efesios 5:3-6,2:3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 Pero como corresponde a los santos, no permitáis que la inmoralidad sexual, ni ningún tipo de impureza, ni codicia, sean nombradas entre vosotros ni siquiera una vez.

 4 Ni tampoco conducta indecente, ni palabras necias, ni bromas, las cuales no son apropiadas; sino más bien, dad acción de gracias.

 5 Porque esto lo sabéis muy bien: que ninguna persona sexualmente inmoral, ni impura, ni codiciosa, quien es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. [Los pueblos de la tierra han ignorado estos comportamientos que son perfectamente claros los cuales excluyen a cualquier persona del reino de Cristo y de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Efesios 5:5-6: Este es el vacío de la tierra, hecho perfectamente claro. Los que son inmorales no tienen heredad en el reino de Dios". Pablo nos dice que la codicia es idolatría. Por lo tanto, lo que valoramos o queremos sin necesidad real, es lo que adoramos; y cómo uno pasa su tiempo libre define su devoción. De la Palabra del Señor en el interior: "debes aprender a odiar todo lo que adoras".]

 6 Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes.1 [Pablo le ruega a usted que no sea engañado por ninguna persona que le hable de manera diferente, (por ejemplo, que su inmoralidad sexualimpureza, y codicia es excusada al creer en Jesús), lo cual es lo que los predicadores cristianos hacen; incluso los demonios creen en Jesús. Es sólo al esperar al Señor para oír y obedecer sus mandatos que uno puede llegar a ser puro, libre de inmoralidad sexual, y libre de codicia. De la Palabra del Señor en el interior: "El camino es claro: escucha y obedece".]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 En tiempos pasados todos nosotros tuvimos nuestra conducta entre ellos en la lujuria de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y los pensamientos de nuestra mente; y por naturaleza éramos hijos de ira y el objeto de su indignación, como el resto de la humanidad.1 [¡Tome nota! Toda la humanidad camina en deseos pecaminosos, de acuerdo a los deseos de su carne y los pensamientos de su mente, la cual está bajo la guía de Satanás. Sin embargo, Pablo le está hablando a los creyentes crucificados, quienes ya no están controlados por los deseos de su carne; quienes ya no piensan sus propios pensamientos, cuya naturaleza pecaminosa ha sido destruída, incluyendo sus mentes carnales, remplazadas por la mente de Cristo.]

1 Corintios 6:9-10,15:50

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni las parejas homosexuales masculinas pasivas, ni las parejas homosexuales masculinas dominantes, [De la Palabra del Señor en el interior: "Los deseos sexuales pueden ser vencidos".]

 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 50 Y esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción heredar la incorrupción. [Un hombre que todavía está en su carne camina de acuerdo a los caminos del mundo, cumpliendo los deseos de la carne y los pensamientos de la mente El hombre de la carne con su corrupción debe ser crucificado y nos debemos vestir de incorrupción; entonces podemos entrar en el reino, y todo esto debe ocurrir mientras usted todavía está en la tierra para evitar ser excluído del cielo cuando muera.]

Gálatas 5:19-21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes. Éstas son: inmoralidad sexual (incluyendo la fornicación y el adulterio), impureza, lujuria, [Las obras de la carne son el pecado y la paga del pecado es la muerte. De la Palabra del Señor en el interior: "El pecado libre de consecuencias no existe; las consecuencias son verdaderamente asombrosas. Hay una guerra que usted debe ganar; el pecado debe ser vencido; los deseos de la carne combaten contra su alma."]

 20 idolatría (incluyendo la codicia), hechicería, odio, discusiones (incluyendo las peleas), celos, ira, ambición, divisiones, facciones (incluyendo hacer sectas), [De la Palabra del Señor en el interior: "No seas engañado; la ira debe ser eliminada para entrar en el reino".]

 21 envidia, borracheras, fiestas (con fuertes cantos, bailes, y bebidas alcohólicas) y cosas semejantes a éstas, de las cuales os advierto, como ya lo hice antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.4 [Todos los hombres hacen obras de la carne porque sus corazones están contaminados hasta que ellos han sido crucificados en la cruz interna de la negación propia, y de ninguna manera entrará en el cielo ninguna cosa que está contaminada. Apoc 21:27. El fruto de la carne incluye: inmoralidad sexual, impureza, codicia, indecencia, tonterías, bromas groseras, obscenidad, adulterio, desenfreno, hechicería, odio, peleas, celos, iras, ambición egoísta, divisiones, envidias, homicidios, borracheras, fiestas, malos pensamientos, fornicaciones, iniquidad, engaño, blasfemia, orgullo, enojo, jactancia, lisonja, falta de modestia, inmoralidad, e insensatez; Ccualquiera de estas cosas descalifica a cualquier hombre del cielo.]

Romanos 8:8,2:8-16

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. [¡Tome nota! Si usted está viviendo para sus deseos y placeres, si usted está caminando según su mente carnal, si usted todavía está sin la guía continua del Espíritu de Dios, usted está en la carne. Si usted no ha crucificado la carne en la cruz interna de la negación propia, usted no es de Cristo: porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos [lujuria y afectos]. Gál 5:24.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 pero para aquellos que son egoístamente ambiciosos [egoístas], y no obedecen la verdad, sino que obedecen la injusticia; ellos reciben indignación e ira; [¡Tome nota otra vez! No obedecer la verdad es pecar. Obedecer la injusticia es pecar. Al obedecer la verdad su alma es purificada. 1 Ped 1:22 . Todavía hay pecado. Todavía hay obediencia que lleva a la justicia. Rom 6:16. Todavía está la ira de Dios que viene sobre el desobediente; esta ira ocurre no sólo en la próxima vida, sino también esa una maldición continua en esta vida porque aquellos que pecan permanecen en el estado maldecido y caído de Adán, y que no son reunidos con Dios y con la luz de la vida de Dios, que todavía están apartados por comer del árbol de la vida — el cual, cuando el pecado ha sido crucificado en el hombre, llega a disfrutar otra vez. La indignación y la ira son la furia de Dios que viene sobre los pecadores, especialmente los pecadores que piensan que Jesús es su excusa para continuar pecando.

De la Palabra del Señor en el interior:

 9 aflicción y angustia sobre cada persona que hace lo malo [que peca], de los judíos primero y también de los gentiles; [¡Tome nota otra vez! Todavía existe el mal. El pecado todavía existe. La ley define el pecado y el mal, de manera que todavía hay ley. Todo hombre tiene la ley moral escrita en su corazón, por medio de la cual Dios juzgará a todos los hombres de la misma manera, Rom 2:6 más arriba, Rom 2:8-16 más abajo; Dios no muestra parcialidad hacia ningún hombre. Rom 2:11 más abajo. Todo hombre que continúa pecando recibirá furia indignación, ira, angustia, y aflicción de Dios; todo hombre incluye aquellos que creen en Jesús. ¡Todo hombre será juzgado por sus obras, (vea el versículo 6 más arriba), ya sean malas o buenas! Jesús no es su pase libre para salir del infierno. Despierten, ustedes que se llaman a sí mismos cristianos; ustedes han sido totalmente engañados por lobos voraces vestidos de ovejas, acerca de quienes nos advirtió tanto Jesús como Pablo.]

 10 pero gloria, honra y paz son para todo aquel que obra el bien,3 al judío primero y también al gentil. [Para poder proteger su supuesto cristianismo, la cristiandad ignora deliberadamente este versículo y muchos otros; ellos ignoran la distinción entre obras de la ley y buenas obras, vigorizadas y motivadas por la fe obediente; esas obras son esenciales. Las obras de la ley no cuentan para nada. Las obras de la ley son las ofrendas de granos, las ofrendas de corderos, las ofrendas de bueyes, los lavamientos, no comer ciertas comidas, la circuncisión, los diezmos, los sábados, las celebraciones de días, festivales, etc.; estas son las obras muertas de la ley, que la mente carnal y la voluntad del hombre deciden cuándo se deben hacer. Las buenas obras son obras de amante obediencia a lo que Dios le ordena a usted que haga. La primera obra que se le ordenará hacer son obras de arrepentimiento; cuando acabe, sus obras mostrarán la justicia y el amor de Dios al mundo.]

 11 Pues no hay distinción de personas delante de Dios.

 12 Así que todos [los no judíos] los que pecan* sin la ley, sin la ley también perecerán; y todos [los judíos] los que pecan teniendo la ley, por la ley serán juzgados. [Pablo nos está diciendo que debemos llegar a estar libres de pecado antes de morir, o pereceremos; llegar a ser libres de pecado es el evangelio de Jesucristo — vayan a todas las naciones y prediquen del arrepentimiento con la liberación de la esclavitud (remisión) de pecados. Pablo le está escribiendo a cristianos muy maduros en Roma. Pablo le está diciendo a los cristianos que si ellos pecan, perecerán. Todos los que pecan (continúan pecando), perecerán - todos significa todos, aún aquellos que creen en Jesús. La única manera en que usted puede escapar de las consecuencias del pecado es al seguir los mandamientos morales de la ley, negándose a sí mismo, y tomando la cruz para seguir a Jesús cada día. Si usted hace eso, no perecerá; más bien tendrá la vida de Dios que no tiene comienzo o final, y usted llegará a ser libre de pecado para entrar en el reino de Dios para estar en unión con Dios, mientras estamos en la tierra y después para siempre.

* En el original griego de este versículo, la palabra "pecado" tenía el tiempo griego aorista, (un tiempo variable), y fue traducido incorrectamente como "los que han pecado," excepto en la Nueva Versión Internacional. Si todos los que han pecado perecen, entonces todo perecen, lo cual no es así, ya que aquellos que llegan a ser libres de pecado mientras todavía están en la tierra, entran en el reino para recibir la vida eterna en unión con Dios como hijo de Dios, lo cual es las buenas nuevas que Jesucristo vino a predicar.]

 13 Porque no son los oidores de la ley los que son justificados delante de Dios, sino que los hacedores de la ley [los obedientes] serán justificados. [Pablo nos está diciendo a todos que si no somos obedientes a la ley, no seremos aceptables ante Dios; aún los gentiles (no judíos), sin la ley de Moisés, serán juzgados por su obediencia a la ley moral escrita en los corazones y las conciencias de todos los hombres. Ellos serán juzgados por el registro que está en sus conciencias de los pensamientos, los cuales los acusan o los excusan.]

 14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley practican [obedecen] por instinto las cosas contenidas en la ley, estos hombres que no tienen la ley, son ley para sí mismos.

 15 Ellos muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, mientras que su conciencia también da testimonio; mientras que sus pensamientos los acusan o los excusan.4 [Esta ley está escrita en el corazón de cada hombre. Nos hace sentirnos mal cuando mentimos o robamos. Esta ley incluye las leyes morales externas: no robar, no mentir, no codiciar, no asesinar, no cometer adulterio, (y toda inmoralidad sexual), honrar a su padre y a su madre, amar a su prójimo como a sí mismo, hacer por otros lo que quisiéramos que hicieran por nosotros, etc. Todo hombre será juzgado de acuerdo a esta ley; ningún hombre será exento de esta ley por ninguna razón, y nunca ha sido anulada ni cancelada. La ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive, Rom 7:1; la ley es nuestro tutor hasta que hemos crucificado nuestra naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Las leyes morales de la ley interna exceden las leyes morales externas (Mosaicas) porque, como Jesús dijo, él vino a cumplir la ley; y entonces Él nos dijo cómo debía ser fortalecida, lo cual la ley interna refleja. La ley interna fortalecida puede ser entendida como habiendo sido violada cada vez que usted exhibe un fruto de la carne, los cuales incluyen: inmoralidad sexual, impureza, codicia, indecencia, tonterías, bromas groseras, obscenidad, adulterio, desenfreno, hechicería, odio, peleas, celos, iras, ambición egoísta, divisiones, envidias, homicidios, borracheras, fiestas, malos pensamientos, fornicaciones, iniquidad, engaño, blasfemia, orgullo, enojo, jactancia, lisonja, falta de modestia, inmoralidad, e insensatez. Cualquiera de estas cosas descalifica a cualquier hombre del cielo. De la Palabra del Señor en el interior: "La ley está en el corazón de cada hombre, y debe ser obedecida; la ley suprema — nunca ha sido cancelada. No puedes ignorar los mandamientos morales y ser cristiano. Tú debes tener una devoción por la ley que está en el corazón de cada hombre; tú debes oír; y debes obedecer. Ponte en guardia todo el tiempo para asegurarte que tus palabras no reflejen los frutos de la carne."]

 16 Todo esto ocurre en el día cuando Dios juzgará los secretos de los corazones de los hombres por medio de Cristo Jesús.

Mostrar el Capítulo y las notas   

Isaías 35:8,52:1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Y habrá allí una calzada a la cual se llamará Camino de Santidad. No pasará por ella ningún inmundo, sino que será para los redimidos.2 El hombre que ande por él, aunque sea simple no se extraviará. [Y de ninguna manera entrará en ella [el cielo] ninguna cosa que está contaminada...Apoc 21:27. De la Palabra del Señor en el interior: "Sólo aquellos que quieren ser limpios pueden oír. Los oídos deben oír."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 ¡Despierta! ¡Despierta! Vístete de tu poder, oh Sion; vístete de tu ropa de gala, oh Jerusalén, ciudad santa. Porque nunca más volverá a entrar en ti ningún incircunciso ni inmundo.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.