La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 7:1,7,12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive? [Hasta que usted pierde su vida al crucificar su naturaleza pecaminosa, su mente carnal y su espíritu impío, usted todavía está bajo la ley; hasta entonces usted todavía está caminando en carne restringida; hasta entonces la ley es su tutor. Hasta que Cristo reemplace su naturaleza, mente, y espíritu con su para que tu naturaleza carnal esté muerta, usted está bajo la ley. Cuando Cristo controla sus pensamientos, palabras, y acciones, entonces la ley ya no tiene dominio sobre usted porque el "yo" egoísta ha muerto. Aún aquellos que no conocen ninguna ley, tienen la ley interna en sus corazones por la cual el hombre es juzgado y que tiene dominio sobre él hasta su muerte. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú seas testigo de que recibes la fe de parte de Cristo, estás bajo la ley. A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley."]

 7 ¿Qué, pues, diremos? ¿Que la ley es pecado? ¡De ninguna manera! Al contrario, yo no habría conocido el pecado sino por medio de la ley; porque no estaría consciente de la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.3 [Pablo acaba de ilustrar que la ley era su tutor, enseñándole lo que es el pecado, para que él pudiera buscar la gracia de Dios que purifica el corazón y el alma. En la nota 3 para este versículo, Jorge Fox declara que la ley a la cual Pablo se refiere es la ley interna.]

 12 De manera que la ley ciertamente es santa; y el mandamiento es santo, justo y bueno.

Gálatas 3:24-25

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 De manera que la ley ha sido nuestro tutor para llevarnos a Cristo, para que seamos justificados por la fe.3 [A menos que usted llegue a esforzarse para obedecer el centro moral de la ley, que es includio en la ley en el corazón de cada hombre, usted nunca será llevado hacia Cristo para ser justificado por la fe interna, oyendo la palabra de Dios en su corazón y obedeciéndola con persistencia; el centro moral de la ley es: no robar, no matar, no codiciar (desear), no mentir, no cometer adulterio, honrar a su madre y a su padre, y amar a su prójimo como a sí mismo — lo cual es hacer con otros lo que usted quisiera que hicieran con usted — la regla de oro.]

 25 Pero ahora que ha venido la fe [recibida con el fruto del Espíritu],4 ya no estamos bajo tutor [la ley que está en el corazón de cada hombre]. [La fe no es una creencia en Jesús basada en la veracidad histórica de la Biblia; la fe es oír la palabra de Dios desde el interior de su corazón, porque la fe es un don de Dios y viene por revelación de Jesucristo. Pablo además nos dice: si (y cuando) sois guiados (inducidos, ordenados, ordenados) por el Espíritu, no estáis bajo la ley, Gál 5:18. Ser guiado es cuando el Espíritu ordena sus pensamientos, palabras y acciones. Antes de que Cristo aparezca en su corazón con el fruto del Espíritu para guiarlo e inspirarlo continuamente, todos los mandamientos que usted oye del Señor también están escritos en su corazón para aclarar y añadir a la ley en el corazón de cada hombre, la cual es su tutor que debe ser obedecido continuamente.]

Gálatas 5:18,19-21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.3 [Ser guiado por el Espíritu es obedecer lo que usted ve y oye que la Palabra en el interior de su corazón le ordena a usted a hacer y hablar; cuando usted está obedeciendo completamente el Espíritu, la fe ha llegado. Gál 3:25. A menos que este don de fe por revelación haya llegado, la ley interna en el corazón de todo hombre, que incluye el centro moral de la ley mosaica, es su tutor, Gál 3:24-25. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú seas testigo de que recibes la fe de parte de Cristo, estás bajo la ley. A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley." Note los versículos 19-24 más adelante. A medida que usted sigue los primeros mandatos del Señor a arrepentirse de sus comportamientos impíos, (lo cual resulta en que Él le quita incluso el deseo de pecar), su confianza en alcanzar todas las promesas del evangelio aumenta dramáticamente.]

 19 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes. Éstas son: inmoralidad sexual (incluyendo la fornicación y el adulterio), impureza, lujuria, [Las obras de la carne son el pecado y la paga del pecado es la muerte. De la Palabra del Señor en el interior: "El pecado libre de consecuencias no existe; las consecuencias son verdaderamente asombrosas. Hay una guerra que usted debe ganar; el pecado debe ser vencido; los deseos de la carne combaten contra su alma."]

 20 idolatría (incluyendo la codicia), hechicería, odio, discusiones (incluyendo las peleas), celos, ira, ambición, divisiones, facciones (incluyendo hacer sectas), [De la Palabra del Señor en el interior: "No seas engañado; la ira debe ser eliminada para entrar en el reino".]

 21 envidia, borracheras, fiestas (con fuertes cantos, bailes, y bebidas alcohólicas) y cosas semejantes a éstas, de las cuales os advierto, como ya lo hice antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.4 [Todos los hombres hacen obras de la carne porque sus corazones están contaminados hasta que ellos han sido crucificados en la cruz interna de la negación propia, y de ninguna manera entrará en el cielo ninguna cosa que está contaminada. Apoc 21:27]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.