La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 16:25

Mostrar el Capítulo y las notas   

 25 Porque el que quiera salvar su vida la perderá, y el que pierda su vida por causa de mí la hallará.3 [Si vivís conforme a la carne (la naturaleza pecaminosa), habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:8,13. Para encontrar la vida superior de Dios, usted debe crucificar su vida egoísta en la cruz interna de la negación propia, y así encontrará la vida de Dios en unión con Dios.]

Juan 12:25

Mostrar el Capítulo y las notas   

 25 El que ama su vida, la pierde; pero el que odia su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.2 [De la Palabra del Señor en el interior: "Pocos serán salvos debido a su amor por la vida". No es fácil perder tu vida. El camino angosto a la vida superior y eterna de Dios es difícil; como Isaac Penington, que vivía en el reino, escribió: "el camino es largo, el viaje pesado, los enemigos y las dificultades muchas, y que hay una necesidad de mucha fe, esperanza, paciencia, arrepentimiento, vigilancia en contra de las tentaciones, etc., antes que la vida eterna de dios en ellos llegue a ese nivel".]

Marcos 8:35

Mostrar el Capítulo y las notas   

 35 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.2 [Los que viven según la carne (naturaleza pecaminosa) no pueden agradar a Dios. Rom 8:8. Usted debe hacer morir todo el pecado en su cuerpo para salvar su alma y obtener la vida superior de Dios, haciendo a Cristo el Señor de su palabras y acciones, mientras esté en la tierra, y después para siempre.]

Mateo 10:39

Mostrar el Capítulo y las notas   

 39 El que halla su vida la perderá, y el que pierde su vida por mi causa la hallará.3 [Para encontrar la vida superior de Dios, Cristo debe quitar el cuerpo de pecado de su carne al circuncidar su corazón, destruyendo todo el pecado en usted; lo cual ocurre cuando usted sigue a Jesús en la cruz interna de la negación propia, para así salvar su alma para vivir en la Vida superior de Dios en unión con Dios. Si vivís conforme a la carne (la naturaleza pecaminosa), habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:8,13.]

Lucas 17:33

Mostrar el Capítulo y las notas   

 33 Cualquiera que procure salvar su vida, la perderá; y cualquiera que la pierda, la conservará. [Si usted ama su vida actual, y evita la cruz interna de la negación propia, usted perderá la pequeña medida de la vida de Dios, la luz de los hombres, que todos los hombres que han venido al mundo tienen; pero si usted lleva la cruz interna de la negación propia para perder su vida egoísta y carnal, usted conservará y aumentará la vida de Dios en usted, para ser restaurado a la imagen espiritual de Dios, la cual Adán perdió por todos los hombres en el jardín del Edén.]

2 Timoteo 2:11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Fiel es esta palabra: Si morimos con él, también viviremos con él. [Haber muerto con el Señor es haber hecho morir su naturaleza pecaminosa y haberla crucificado en la cruz interna de la negación propia, y haber pasado por el bautismo de la muerte: Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, Rom 6:4; y al ser sepultado con él en el verdadero bautismo, usted también es resucitado con él. Col 2:12. Al igual que la resurrección de Lázaro, después de que tú sometas al bautismo de la muerte, el Señor te llama por tu nombre para "ven fuera". Esto no se debe suponer; se debe experimentar. Suponer es cristianismo falso.]

Lucas 9:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la salvará. [Cuando usted se niega a sí mismo continuamente y obedece los mandamientos del Señor, eventualmente perderá su vida orgullosa, y salvará así su alma para vivir la Vida en unión con Dios.]

Romanos 12:1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y aceptable para Dios,1 que es vuestro servicio espiritual y adoración. [En la conclusión de la muerte de nuestra naturaleza egoísta y pecaminosa, somos lavados en el interior con agua santa, somos quemados con el baustimo de fuego del Espíritu Santo, la sangre de Jesús es rociada en nuestras conciencias, (la puerta a nuestro corazón), y ofrecemos el incienso de la adoración devota, el gozo, y acción de gracias por ser liberados de la oscuridad de este mundo para entrar el reino. Estos son los eventos que usted debe ver, sentir, y experimentar antes que su creencia resulte en salvación.]

Romanos 7:9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 Por yo estaba vivo aparte de la ley una vez; pero cuando el mandamiento vino, el pecado revivió; y yo morí.4 [Pablo (cuando todavía es judío) había estado observando estrictamente la ley de Moisés; pero entonces Pablo comenzó a oír más mandatos de parte del Espíritu que estaban adaptados a las circunstancias de su vida. Estos nuevos mandamientos hicieron que él se diera cuenta que el pecado todavía estaba vivo en su cuerpo; el pecado había revivido. Entonces la persona muere y llega a estar muerta a la ley al oír los muchos mandatos del Espíritu que restringe la mente, las palabras y las acciones carnales; y si esos mandatos hablados son escuchados y obedecidos, uno gradualmente pierde su vida carnal, muriendo diariamente, hasta que su voluntad y mente carnal sean crucificadas, (muertas). Cristo entonces es revelado en el cuerpo. El Señor condena el pecado en su corazón al revelárselo a usted y mandándole a arrepentirse, (vino el mandamiento); el pecado de lo cual usted ni siquiera está consciente (el pecado revivió); cuando usted reconoce que las revelaciones de Él son verdad, usted obedece sus mandatos; por gracia Él entonces quita de su corazón incluso el deseo por ese pecado. Este proceso es repetido, primero con sus acciones, después con sus palabras, y después sus pensamientos; hasta que usted ha crucificado su mente carnal y su naturaleza pecaminosa, (morí). Ahora usted está libre de la ley, caminando bajo el dominio total del Señor sobre sus pensamientos, palabras, y acciones. (A través de la ley, morí a la ley.)]

De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.