La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Efesios 5:13

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 Todas las cosas que son reprobadas [pecados] son manifestadas [reveladas] por la luz; pues lo que revela es luz. [Reveladas por la luz de la palabra, Jesús, quien reprende a cada hombre de pecado con luz que le revela los pecados de su corazón; la luz nos ruega anónimamente que dejemos nuestro comportamiento impío, pero los hombres en su oscuridad no comprenden la luz. Aunque el hombre pueda olvidar la reprensión de sus pecados que proviene de la luz, cuando él muera, verá toda reprensión de Dios durante su vida mostrada de manera vívida y ellas serán su juez; él las recordará y estará avergonzado por haber ignorado las suaves súplicas de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay oscuridad sino lo que será descubierto. Todo pecado es oscuridad". ]

Juan 16:8-10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 "Cuando él venga, probará al mundo que están equivocados [reprobará a todos los hombres] con respecto al pecado, y la justicia y el juicio.1 [Todo hombre tiene su día de visitación del Espíritu Santo, cuando él oye las reprensiones silenciosas y anónimas del Señor. Aquellos que no creen en él, (sus palabras de reprensión), permanecen en la condenación. Pero si el hombre hace caso de su reprensión, el Señor derrama su espíritu y sus palabras sobre él, Prov 20:23,33; enseña al hombre cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente; y después finalmente juzga al hombre, recogiendo su trigo (sus obras de amor, vigorizadas y motivadas por la fe operacional) en el granero y quemando la paja (las obras del pecado) con el fuego que nunca se apagará el bautismo del Espíritu Santo de la muerte al espíritu egoísta de Satanás en el hombre.]

 9 En cuanto a pecado, porque no creen en mí; [Cuando el hombre oye el llamado suave y anónimo para abandonar sus malos caminos, si él se arrepiente, Dios le da más de su espíritu y hambre para buscarlo. Aquellos que no creen en Él, (en las palabras de reprensión del Señor), y continúan pecando hasta la muerte, sufren un juicio duro; y las palabras que el hombre oyó e ignoró serán recordadas, y esa mismas palabras lo juzgará, Juan 12:47-48, para su gran vergüenza y dolor. La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron. Juan 1:5. Porque todo aquel que practica lo malo (pecado) aborrece la luz (por lo tanto aborrece a Cristo, quien es la luz) y no viene a la luz, por temor de que sus obras sean expuestas y reprendidas. Juan 3:20. Si nosotros hacemos caso a sus reprobaciones y buscamos su reino y su justicia como la prioridad más importante de nuestra vida, al hacer la única cosa necesaria, (sentarse a sus pies y escuchar sus palabras habladas, Lucas 10:39-42 ), la gracia primero nos enseña a negar la impiedad y los deseos mundanos, quitando los pecados de nuestro corazón, uno a la vez; esta función del Espíritu Santo es llamada el Ministerio de condenación.]

 10 en cuanto a justicia, porque me voy al Padre, y no me veréis más; [Creer en el nombre de Jesús y que él es el Hijo de Dios, nos da acceso al poder de Dios para llegar a ser (no de ser automáticamente), un hijo de Dios. Si hacemos caso de sus reprensiones, y buscamos su Reino y su justicia como la prioridad más imporante de nuestra vida, al hacer la única cosa que es necesaria: sentarse a sus pies y escuchar las palabras que él nos habla, Lucas 10:39-42; entonces la gracia nos enseña a cómo vivir sobria, piadosa, y justamente en este mundo presente, redimiéndonos de todo pecado y purificándonos, Tit 2:11-14; para que podamos practicar la justicia, así como Jesús la practica: nadie os engañe. El que practica justicia es justo, como él (Jesús) es justo. 1 Juan 3:7. Esta función de la gracia, enseñándonos cómo practicar la justicia, es llamada el Ministerio de Justicia, que es mucho más glorioso que el Ministerio de la Condenación.]

Salmos 50:21,90:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 Estas cosas has hecho, y yo he callado. Ciertamente pensabas que yo sería como tú, pero yo te reprenderé y las pondré mis cargos [de tus pecados] contra ti orden ante tus ojos.1 [Dios es puro, santo, perfecto, infinito; el hombre es profano, lleno de errores, finito, polvo. No hay manera en que podamos estar en la compañía de Dios a menos que seamos purificados. No hay lugar en el cielo para los mentirosos, engañadores, llenos de odio, que tienen lujuria por el cuerpo, aquellos que se enojan, aquellos que quieren más, aquellos que son codiciosos, aquellos que son borrachos, aquellos cuyas lenguas corren con sus mentes, aquellos cuyos pensamientos son inmundos.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Pones nuestros pecados antes de ti, lo que hemos escondido, por la luz de tu cara.1

Juan 12:48

Mostrar el Capítulo y las notas   

 48 El que me desecha y no recibe mis palabras tiene quien le juzgue: Las palabras que he hablado [a Él] le juzgarán en el día final.7 [Él llama a la puerta del corazón de cada hombre; él ruega silenciosa y anónimamente para que nosotros nos apartemos de los caminos impíos y egoístas. Si no guardamos [practicamos, obedecemos] sus palabras, cuando morimos (el último día), recordaremos sus palabras con las que nos rogaba que nos apartáramos del mal, y aquellas palabras nos juzgarán. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa."]

1 Juan 1:8-9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Si decimos que no tenemos pecado [cuando él nos reprende], nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. [Si decimos que no tenemos pecado, pensando que ya somos justos, no tenemos motivación para ir a Él, buscando su ayuda para llegar a ser limpios, puros, y aceptables ante Dios. Todos los hombres son pecadores, contaminados por el mal en sus corazones, hasta que somos purificados y liberados de todo pecado por el poder de Dios.]

 9 Si no negamos nuestros pecados [cuando él nos reprende], él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda injusticia. [Cuando vamos a Cristo para sentarnos y esperar en Él, a medida que Él (la Luz) nos muestra nuestros pecados y nosotros los reconocemos, Él nos perdonará y nos purificará de ese pecado. Nosotros creemos en Cristo, y nuestra obediencia muestra que amamos la verdad, quien es Cristo.]

Juan 3:20

Mostrar el Capítulo y las notas   

 20 Porque todo aquel que practica lo malo [pecado] aborrece la luz [por lo tanto aborrece a Cristo, quien es la luz], y no viene a la luz, por temor de que sus obras sean expuestas y reprendidas. [La verdadera luz es dada a cada hombre que viene al mundo para que pueda creer. Juan 1:9. La luz brilla en las tinieblas pero los hombres no entienden que es Cristo razonando de manera anónima con ellos, tratando de mostrarles (reprenderles) por su impiedad. Juan 1:5, Efe 5:13. Amando su vida egoísta, y odiando la luz (que es Cristo) que intenta corregirlos (reprenderlos), los hombres impíos huyen de la luz (Cristo) y así permanecen en la condenación, caminando en oscuridad, continuando en pecado, satisfaciendo la lujuria y los deseos de su carne.]

Proverbios 1:23-33

Mostrar el Capítulo y las notas   

 23 ¡Si os arrepentís con mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras!

 24 "Pero, por cuanto llamé, y rehusásteis; porque extendí mis manos, y no hubo quien considerara

 25 porque habéis tratado todo consejo mío como nada y habéis ignorado mi reprensión,

 26 yo también me reiré en vuestra calamidad. Me burlaré cuando os llegue lo que teméis,1

 27 cuando llegue como desolación lo que teméis, cuando vuestra calamidad llegue como un torbellino y vengan sobre vosotros tribulación y angustia.

 28 "Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán temprano y diligentemente y no me hallarán,

 29 por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.

 30 No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.

 31 Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios deseos.2

 32 Porque el descarrío [de mi consejo] de los ignorantes los matará, y la dejadez descuidada de los necios los destruirá.

 33 Pero el que me escuche y haga caso de lo que digo habitará confiadamente; y estará tranquilo, sin temor del mal."3

Mostrar el Capítulo y las notas   

Proverbios 13:18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 Pobreza y vergüenza tendrá el que desprecia la disciplina, pero el que acepta la reprensión logrará honra.4 [Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él anónimamente razona con nosotros para alejarnos del mal y para que hagamos el bien; pero típicamente ignoramos su consejo, su reprensión, y razonamientos porque somos obstinados e insistimos en obtener nuestros propios fines egoístas.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.